Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Meditaciones de cementerio

Hay como un canto encerrado dentro de mí que parecería poder brotar a cuchilladas (“Orfeo”, mito y notas hermenéuticas), con la violencia de la muerte (Sobre la muerte).

Y es posible que cuando ocurra eso se asomen los que están embalsamados en el fondo de mis ojos (Egipto), los que quedaron dentro del espejo, con siglos, con herrumbre, sellados de plata antigua (Época antigua).

Con un fino cincel o con tinta de sangre limaré la cofia de mi abuela hasta que sonría otra vez; abriré de hoja en hoja las partituras de mi abuelo para que las siga escribiendo en el fondo de la casa que era como un barco, y cree la música de su guitarra (La guitarra y su técnica… Reflexiones de un guitarrista).

Frente al papel en blanco a veces viene a visitarme mi niñez (Representaciones sociales sobre la niñez, la adultez y la sexualidad…).

Hoy vino, y me hizo entrar de golpe, corriendo, en esa casa que mi abuelo decía: “Es un barco” (La radio y el Titanic). Al fondo estaban las hojas de pentagrama llenas de signos que él les dibujaba; la ventana de su cuarto daba a un naranjo (Las frutas cítricas…) que por esta época estaba lleno de azahares y de noche lo sacudía el viento y dejaba perfume y blancura todo a lo largo del reborde de la ventana.

En el medio del barco una señora, mi abuela, hipnotizada con estampitas de tantos santos y tantas vírgenes, sometida a esas fuerzas del cielo (Religiones), nadaba, flotaba en una gran cama solitaria. Las estampas estaban a cada lado, en las mesas de luz: cartones macerados, parecidos a naipes de boliche, que ella acomodaba y desacomodaba todo el día como si fuera cartógrafa y aquéllas fueran mapas del cielo (Cartografía - Elementos del mapa).

De pronto me pregunto, ¿dónde estoy? Parece que el aire no respira, que los sueños flotan como si fueran la verdad, la carne de las cosas, y comprendo que estoy en remolino de años, entre pájaros y ángeles que son el viento de Dios, hasta que entre los muertos mi propia muerte me mira, y comprendo que no es más que una tela negra, mi muerte. Una tela tejida en la vida para llevar hasta el hueso una rosa, si es posible; si no es posible, alguna otra cosa, como una serpiente o una memoria venenosa.

Me digo que cuando me aproxime ya muerta a los muertos, ellos dirán al ver esta vieja ansiedad de poros, de células ardientes: “Aquí se alzó una mujer, un cometa, es lo mismo, de larga cabellera”. Los muertos no sospecharán que tuve ojos, éstos que suavemente, negramente, al ver otra mirada, alumbran, ni tampoco sospecharán los muertos tantos reflejos de las otras miradas de los vivos que me miran. Los muertos aún me esperan y me espían detrás de las ventanas, con sombreros aludos. Yo atravieso las calles del cementerio, paso por medio del misterio sin tocarlo.

Paseo

Paseo con mi amiga Fabiana, que ha venido de Córdoba -en este blog ella se firma “Fabu”- por el cementerio más grande del mundo, según dicen, por la Recoleta, donde mis muertos no están, ni yo estaré. La sombra de los panteones gigantescos forma tranquilas avenidas por donde va Fabiana espiando en los vitrales y las que tienen roto algún vidrio le permiten ver; yo la miro caminar por la ciudad que se prolonga hasta la muerte: es la misma ciudad, es Buenos Aires, y sus personajes son iguales a los de la calle Florida. Asamblea de personas en silencio y quietud, ésa es la diferencia, apagando los ruidos, sembrando pura luz o pura oscuridad, asamblea de gente que en un momento fue apagada, y sus movimientos congelados por los hielos eternos, como en los cuadros antiguos.

De pronto nos sentamos Fabu y yo sobre una varanda, y quizá allí mismo una de las personas perseguía su sombra y otra alzaba la voz tanto que no podíamos oírla.

Envío

Un regalo -y no saben con cuánto amor se los hago llegar a todos -los recuerdo uno a uno:

Esto lo encontré en una gran tumba, flotando al aire de la muerte:

OH -VOSOTROS -QUE -NOS -LLORÁIS

NO -OS -DEJEIS -ABATIR- POR -EL -DOLOR.

MIRAD -LA- VIDA- QUE- COMIENZA

Y -NO -LA- QUE- HA -CONCLUIDO.

SAN -AGUSTÍN

Besos muy cariñosos para todos, pero esta vez saludo especialmente a alguien que no concurre mucho: ¡un abrazo a Ximena Hidalgo, yo sé por qué!

Mora

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Editorial

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

16 respuestas a “Meditaciones de cementerio”
  1. benjadem alflorentin dice:

    hola mora, estoy d regreso, estuve leyendo tus posteos previos, como siempre muy interesantes y estimulantes. Según tengo entendido el cementerio mas grande del mundo es el q està en las afueras d madrid, x cuyo interior pasa un colectivo urbano, y tiene no recuerdo si 6 o 10 paradas allí dentro; pero bueno, es una anécdota (bueno, èso si no consideramos al río Ganges como cementerio, pues allí se arrojan todas las cenizas d las cremaciones rituales hindúes). Ahora es la muerte, tan “temida” y tan despreciada, ésta es una ambigûedad q la ejercen casi todos los adolescentes, q tanto miedo les da mirar muertos d cerca en un velorio, o pasar solos junto a los paredones d los cementerios y luego corren picadas callejeras, o andan haciendo willys x las avenidas en motos y sin casco.
    Supongo q muchos se habràn despertado alguna vez, sobresaltados x algún sueño o x haber creído escuchar un timbre lejano, en mitad d la noche, sin luces (asì es como me gusta dormir, no puedo dormir con luz, x èso tengo q dormir solo, jaja) y al abrir los ojos y ver d golpe la sola e inconmensurable negritud se habrán preguntado en un tris, casi como un relámpago impensado, “¿ésto es la muerte; y ahora, qé?”
    al menos a mi me pasa, y realmente me qeda como un resabor d angustia, y no sè bien x qé, si es xq no encontrè a nadie d los q pensaba encontrar en la muerte, o x la insignificancia q toman todos nuestros pesares cotidianos frente a èsa masa negra d infinito, no lo sé, creo q si lo descubro algún dìa entonces ya no tendrè mas pretextos para seguir viviendo.
    Racionalmente creo q la muerte es èso, negritud infinita y nada mas; y es la razòn x la q cuesta tanto a muchos hablar del tema. Aunqe tambièn pienso q hay resurrecciòn, pero no la fantàstica del nuevo testamento, sino algo mas parecido a la reencarnaciòn, ya q nuestros átomos al disgregarse en la tierra, o las cenizas al disolverse en las aguas o prados, se integran al ecosistema hasta q acabamos en el interior d otro ser vivo, donde pasaremos a integrar tambièn su ser, y hay una teoría q la leí en un libro d Von Dâniken sobre la memoria d los electrones, (q son los q emigran permanentemente d átomo en átomo) q todos los hechos d la historia d todos los hombres q han existido se conservan en peqeñas partes d trillones d trillones d electrones q han pasado y conformado nuestra existencia, y cuando sea posible extraerles èsa información, se podrá conocer hasta el mínimo d los detalles q jalonaron cualqier vida pasada. Teoría nomas, pero creo q es mas factible q un cielo, un infierno, o un dios; q hasta ahora nada indica q sean reales ni posibles.
    bueno mora, besos, y esperaré la saga d los mitos, q me apasionan. Pensar q el oscurantismo religioso q fue´el cristianismo para Europa, retrasó durante mil años el desarrollo d las ideas racionales, ya q la iglesia prohibió como libros demoníacos a todos los d la sabiduría griega clásica, (aristóteles, euclides, pitágoras, anaximandro, etc.) y salvados para occidente gracias a los árabes y judíos q los introdujeron, los estudiaron, los tradujeron y los ampliaron durante el siglo d oro español.

  2. OSVALDO JAVIER GARRIDO MUÑOZ dice:

    He leído con atención su monografía y he quedado maravillado, la insto a que nos siga deleitando con su labor intelectual. Osvaldo Garrido Muñoz y María Lucía Del Carmen León Neira.

  3. Joise Morillo dice:

    Mi querida Mora, besos y abrasos, leyendo la reflexión de Gabo, en Newletter de hoy, concíbo las bondades y las miserias de los concuspicentes, que indudablemente tienen en su haber desenvolver grandes frenesís, las más de las veces. Cuando hablamos de carácter y personalidad, por ejemplo, Viviana Schafer explica -en su blog, A vos te pasa lo mismo, con “Lo que esperan de mí y lo que quiero”- que: es sano para el espíritu reconocer las fallas de uno y no achacarles a los demás las tragedias de nuestros avatares. Ella, lo refleja en los asuntos pasionales –de parejas- pero, en realidad, tal situación nos afecta en la mayoría de nuestros desenvolvimientos cotidianos, en la misma entrega plantea, que: “el individuo humano empieza a ser mejor cuando deja de pensar que la razón es de su propiedad absoluta” –idea, con la que estoy de acuerdo-.

    Empero, mientras deshacemos tales conductas, desafortunadamente, pasan muchos movimientos terráqueos –tiempo-, momentos donde sufrimos angustias e icertidumbres y hasta pensamos: “que importa el mundo si siempre me voy a morir”. Por supuesto, esta es una fórmula suicída, omitir los devenires conforme van acaeciendo, es como nacer, crecer, y no pasar de la infancia; peor aun es como no participar del mundo estando en él. Aun cuando nada, ni nadie es inprescindible, debemos admitir que: si somo impoprtantes y valemos, mas aún cuando hemos sido parte de un abolengo y tenemos ejemplos brillantes de nuestra índole, además de nuestra siempre minúscula obra para el bien de la sociedad, el ser humano, “Del mundo”.

    Recoléta, aposento post morten, pacífico (tacito) y emblemático, donde no se opaca el brillo de quienes fueron la lumbrera de unos, pero tampoco cesan las discordias y la infámias que padecieron otros. ¡La última esperanza es morirse! pues bien, vivamos con merecida dignidad, aun cuando el mundo conspire en contra de nuesta felicidad, Con este mensaje emúlo a Pablo Coelho en “El Alquimista”, tambien a Shakespeare en Hamlet, El Principe de Dinamarca -de mi interpretacion peculiar- “Que es mas sano para el espíritu? Vivir arrodillado pidiendo clemencia ante el escarnio y la humillación o, empuñar la espada y morir con dignidad ante las afrentas del enemigo (….) ¡He ahi el dilema, ser o no ser, morir-dormir!”.

    Se es, los que se es.

    Flujo Parménideo Vs. Newton

    Quien creeis quien sois?
    Si no sois quien sois?
    Sois por nesecidad? Por devocion?
    Y no por voluntad?
    O es que sois y no sois?
    Sino, que quereis ser!
    O sereis cuando otros quieran que seais?
    Se es, lo que se es, sino no puede ser!
    O es que, siendo no se es?
    No, no puedes ser!
    Para ser mejor
    Primero se es lo que se debe ser
    Hacer lo que debe ser

    Pues “lo que es, no puede no ser”

    Os ama

    Joise

  4. Joise Morillo dice:

    benjadem, muy certera vuestra apreciacion, ejemplo: Anaximandro, afirmaba que el ser humano desciendede los peces, le tenia tanto respeto a estos que no comia pescado, esta idea es una anticipación de la teoría moderna de la evolución, por ejemplo el caldo primitivo de Oparín y/o las teorias evolutivas del Darwin (la diferencia es la especie). Definitivamente los pensadore presocraticos fundan un Areopago, desde Tales, que nada tienen que envidiarle a los del siglo XXI.

    Desafortunadamente, siempre habra detractores y oscurantistas, que no dan el merito que el genio se merece, sino, hasta cuando es inminente su veracidad, mientras tanto, no le otorgan ni el beneficio de la duda acerca de sus planteamientos, pero eso, lo crea la ignorancia, incluso una ignorancia ilustrada -valga la ambiguedad-.

    Como este hay infinidades de ejemplos, entre ellos Galileo.

    Os ama

    Joise

  5. Rubén Ilich Leiva Toledo dice:

    Mora, no me conoces, yo a ti si y desde hace mucho esta monografía me llegó muy especialmente, si me pernites te contaré una pequeña historia

    La sala estaba llena de niños que no conocía, el nuevo entró cabizbajo, avergonzado,una lluvia de almhoadillazos fue su bienvenida, esa escuela era muy distinta de la que hasta hacía menos de una semana había sido su primera escuela, echaba de menos a sus amigos, el camino para llegar y para volver, las veredas con jardines, las calles pavimentadas, iluminadas,

    que distinto era todo, los niños eran distintos, la sala era fría, las calles terrosas, un canal pestilente, que pasaba entre un aserradero y un gran sitio baldío primero y luego de atravesar la Av. Cementerio se internaba entre un basural y el camposanto en cuya entrada rezaba “Esta puerta es el camino para otro, que es morada sin pesar; mas cumple tener buen tino para andar esta jornada sin errar.”… o algo por el estilo, mientras tanto bajo el puente, los roedores de guardia, rumiaban el abandono de la ciudad. Fue un gran cambio, además en esta nueva escuela no había niñas, solo niños

    La señorita Melania, fue su primera profesora en esa escuela, era muy divertida, solo estuvo con ella dos semanas, se reían mucho con ella, aunque la mayor parte del tiempo sentía que se reían de el, en fin, la primera semana pasó rápido, era semana Santa, la segunda semana estuvo marcada por la muerte de su mascota de siempre, su fiel amigo de tantas aventuras… pero esa es otra historia.

    La tercera semana, conoció a la que sería su maestra por los siguientes seis años, su nombre, Señorita Elena García Toro, en el momento de entrar a la sala de clases, fue recibido por una lluvia de challas y serpentinas, uno de los niños, Julio Ugarte, fue el encargado de recitar un mensaje de bienvenida gran beso de la profesora, y un gran aplauso.

    Esa misma semana la Señorita Elena, se dio cuenta que sabía leer y le pidió que lo hiciera frente a sus compañeritos de curso, el Libro se llamaba Corazón, de Edmundo de Amicis, era una edición antigua y una o dos veces a la semana, se leían algunas páginas, antes de darse cuenta, todos estaban leyendo.

    Con héroes y villanos, los favoritos Garrón, Deroso y Coreta, y entre los villanos mención honrosa para Nobis, navegando a veces a bandadas, otras con viento en Popa, pero siempre suavemente con la mano del capitan firme en la rueda del timón,

    entre las páginas de este y otros libros, entre los cuales su favorito era uno que se llamaba Mi Amigo, conoció las vidas de los hombres de la patria, de la picardía de los campesinos que burlaban al mismo Satanás, supo que existían lugares y culturas diferentes, que nuestro país era solo uno entre muchos, que nuestra tierra era una mota de polvo perdida en un rincón de este vasto universo, que la inmensidad del cosmos es tan interesante y maravillosa como la infinita vastedad de los átomos y sus combinaciones, conoció de sumas, restas, divisiones y multiplicaciones, estaba tan entretenido navegando bajo la conducción de tan sabio timonel que un día,

    mientras leía una revista de dibujos animados, antes de irse a su casa y estando solo con su profesora, esta lo llama y le dice… hoy es mi último día de clases, llevo treinta y cinco años haciendolo, pórtate bien con el profesor que me reemplazará.-

    Acto seguido tomó el libro Corazón, lo puso ente las manos del niño, ahora casi un adolescente, le dio su número telefónico, besó su frente y se fue con los ojos húmedos y la garganta seca, cuando el niño llegó a su casa abrió el libro para mostrárselo a su madre y al hacerlo encontró en la primera hoja un pequeño mensaje que decía con la inconfundible y bella caligrafía de la Señorita Elena, la profesora de sus primeros años,

    Para el que fuera el mejor de mis alumnos, su profesora Elena García Toro, Lunes, 31 de Agosto de 1970

    algunos días después, fue a visitarla, y lo siguió haciendo durante algún tiempo, la veía reacia a conversar, casi triste, después de treinta y cinco años de cultivar las mentes de cientos de niños, contrajo matrimonio, no tuvo hijos propios, porque estaba tan ocupada con sus niños que no se dio cuenta que se le pasó el tren de la vida y cuando quiso subirse, lo hizo en el tren equivocado , a los pocos meses de casada, no pudo seguir recibiendo visitas de sus ex alumnos, un accidente automovilístico, y los malos tratos de su esposo la encerraron en si misma, su alma sensible se quebró en mil pedazos, falleció en 2004, sola, triste, y abandonada, si existe justicia ahora estará en alguna escuela del paraíso esperando a sus alumnos y enseñándole a los ángeles guardianes como llegar al alma de un niño.

    Al día siguiente tomo el camino a la escuela cruzó el punte, leyó quizá por milésima vez, “Esta puerta es el camino para otro, que es morada sin pesar; mas cumple tener buen tino para andar esta jornada sin errar.”… mientras tanto bajo el puente, los roedores de guardia, después de seis años roían la miseria de la ciudad, este final de año sería distinto, no estaría su señorita Elena, recordó su primer día en la escuela, lo mal que lo pasó esas dos semanas, la muerte de su perro, sería un nuevo cambio, aun que ya no era el nuevo, el nuevo era yo…

  6. Jose Itriago dice:

    lunes, 08 de noviembre de 2010
    01:07 p.m.

    .
    Hay como un canto encerrado en ti y cuando se abra camino, cuando rompa los diques que lo contienen, se esparcirá apacible sobre nuestros espíritus cansados, balsámico, como un paseo entre tumbas quizás olvidadas, mas no por eso desprovistas de musgo, de flores silvestres y todo tipo de insectos. En todo: las lápidas, las cruces, las esculturas, las paredes del contorno, descubriremos la obra de manos de hábiles artesanos, artistas o albañiles, manos curtidas de trabajo y de sol, un poco de asombro y mucho de espera, manos creadoras que se empecinaron en otorgarnos la caricia y el abrigo de su trabajo para contrastar tanta piedra y ausencias; y lo haremos siguiendo paso a paso las estrofas de tu canto, como un himno a la vida. Un paseo en el cementerio pregonando vida.

    Nunca visito los cementerios. No se que hacer ante las tumbas. No hay nada, sólo el recuerdo y tengo que forzarlo. Más bien se me llena el ánimo de vacío. No tengo la sesibilidad de Pérez Bonalde, exiliado, que cuando por fin pudo regresar a Venezuela, frente a la tumba de su madre escribió (fragmento de Vuelta a la Patria):

    /…..
    Madre, aquí estoy: de mi destierro vengo
    a darte con el alma el mudo abrazo
    que no te pude dar en tu agonía;
    a desahogar en tu glacial regazo
    la pena aguda que en el pecho tengo
    y a darte cuenta de la ausencia mía.
    Madre, aquí estoy; en alas del destino
    me alejé de tu lado una mañana,
    en pos de la fortuna
    que para ti soñé desde la cuna;
    mas, ¡oh, suerte inhumana!
    hoy vuelvo, fatigado peregrino,
    y sólo traigo que ofrecerte pueda,
    esta flor amarilla del camino
    y este resto de llanto que me queda.
    /…..

    O como otro poeta venezolano, José Antonio Maitín, que escribe frente a la tumba de su esposa (Fragmento de Canto Fúnebre):
    /…
    Adiós. adiós. Que el viento de la noche.
    de frescura y de olores impregnado,
    sobre tu blanco túmulo de piedra
    deje, al pasar, su beso perfumado;
    que te aromen las flores que aquí dejo;
    que tu cama de tierra halles liviana.
    Sombra querida y santa, ya me alejo;
    descansa en paz… Yo volveré mañana.
    /…

    Más bien, me aferro a ese que imagino tu canto de vida. Ya tendremos siglos de siglos para conocer en la próxima etapa lo que haya o no haya.

  7. Karli Rodríguez dice:

    Ayer, recibí como siempre el correo de Monografías avisándome del nuevo Post de Morita… a veces me adelanto al mail y vengo a revisar si ya hay algo nuevo, pero esta vez no pude y si hubiese sido por el mail fiel que me avisa, a lo mejor se me hubiese escapado pasar por acá.
    Pero tengo que ser honesta: el tema no hizo que me animara a leerlo. Y es que justo he tenido que ir al cementerio dos veces seguidas esta semana: el miércoles por la mañana enterramos a una tía del lado materno y el jueves regresamos a enterrar a otra tía, esta vez de la afamilia paterna.
    Así que voy a ser sincera: ayer el título no me animó para nada, y hasta apagué la compu por completo…
    Pero hoy regresé y lo he leído completo. Y aunque no puedo evitar que los ojos se me llenen de lágrimas por momentos, es sabaiduría eterna la que se esconde en la frase de San Agustín que cita usted Morita: la vida sigue y la muerte es también parte de ella.
    Esta semana volví a tener esa certeza plena que la muerte no es una enemiga, tampoco que la considere mi amiga, pero si la concibo como esa eterna compañera que traemos desde el mismo momento de la concepción y que algún día la saludaremos como lo hicieron mis tías esta semana…
    Y sólo nos queda reflexionar en las lecciones aprendidas de las personas que se van y como las podemos aplicar a nuestras propias vidas…
    Abracitos mojaditos, para cada uno de ustedes.

    Karli

  8. Baldemar Chacon dice:

    como en la fiesta en donde hay oscuridad y al ver en la ventana veo un fantasma con cara triste, ¿que otra cara podria tener un fantasma? Pero al haber luz la ventana no es ventana sino un espejo. Es la realidad que no vemos en la oscuridad?

    Asi pensabe Pedro Guamix del Fraile cuando no entendia bien porque adoptó el pensamiento de la creacion de sus ancestros, esos de los supiros de maiz, al pobre Pedro lo llaman traidor en su aldea como si el tuviera la culpa de sus padres de ponerle un nombre como el del infame conquistador, solo sonrie y por eso lucha con el que no le entiende su lengua: ese fraile loco de premisas inintelegibles que no entiende nada.
    Pedro habria recibido la llama ancestral pero fue repudiado cuando fue bautizado, aun asi quedo una chispa dentro de él dispuesta a expandirse solo falta el aire para avivar la llama y los deseos por reescribir lo que mal escribieron los que no escriben su lengua, tanta palabra gastada con el fraile la noche anterior lo habian convencido que se necesitaba mas que deseos, se necesitaba la herencia que los dioses le dieron y que los humanos trataron de robarle, la herencia de los viajes cosmicos, de ver con los ojos antiguos de escuchar los ecos pasados.
    Ahi en su hamaca de maguey, bajo el arbol de jicaros él ve uno y sonrie probablemente se acuerda de la leyenda de la cabeza de jicaro del Pop’ Wuj mas allá del cielo se escribe como en una piedra, un glifo con su sonrisa eterna, el Dios primero mas alla de Orion con cuatro cabezas de colores, si, la blanca, la amarilla, la roja y la negra, de pronto el Pedro esta en el centro de las cabezas de los tiempos: el tiempo pasado, el tiempo presente, el tiempo futuro y el tiempo que nunca fue; el hubiera el que todo mundo desea pero que no es ni será.

    A un paso de su aventura…..

  9. Fabu 11 dice:

    Viendo volar las flechas que lanzaban los ángeles de eterno luto, otros tocaban una música a lo lejos, mientras los inmóviles custodios de cemento miraban sacar foto.

    En tanto Mora y yo descubríamos bellos vitrales (foto), mármoles intactos y los corroídos pintados por el tiempo, la poesía esculpida, el arte de una época, la gloria de un tiempo y la muerte de todos, se convirtieron en una sola estampa.
    Mora me relato algunas historias increíbles de personas del lugar, fue emocionante, para mi un honor.
    Y pienso que ademas nos bien representó poéticamente algo..
    …”quizá alli mismo una de la personas perseguia su sombra y otra alzaba la voz tanto que no podiamos oirla”

  10. benjadem alflorentin dice:

    q interesante joise, no sabía ése detalle d anaximandro, seguro estaba familiarizado con la mitología babilónica entonces, puesto q adoraban a un dios con cuerpo d hombre y cabeza d pez q surgía d las aguas del golfo pérsico y decían q era el creador y civilizador d la humanidad. (perdón x la digresión mora.)

  11. maria jose lopez dice:

    El dia de los Santos como cada año fuí a depositar flores sobre los lechos
    que albergan los restos de aquellas personas a las que tanto amo y quiero.
    Visite varios cementerios,templos sagrados de tierra bendecida,en la cual
    habitan los restos de todos aquellos que dejarón sus huellas sobre los caminos.
    La sepultura de mi madre es de tierra,no tiene marmol,no tiene opulencia,es sencilla
    como la muerte y la vida,adorne la cruz de hierro y cubri la tierra de flores,encendi dos
    velas,amo ese pedacito de tierra.
    Camine hacia otro cementerio,donde reposan los restos de otras personas que
    recuerdo y quiero,entre ellos el que duerme con su joven hermano,mayor que él,
    y recientemente acompañados por su querida madre. Él me hizo sentir el tetrico y hélido
    frio que se siente cuando la muerte te arrebata el cuerpo que estas abrazando,como
    pasa en pocos segundos el calor corporal a convertirse en algo inerte y muy frio con un
    ultimo suspiro el alma vuela.
    Visite más cementerios,y deposite en todos ellos flores,este año me las podrian haber
    depositado a mi pense,si no hubiera sido por la rapida intervención del 112.
    Ahora no puedo seguir escribiendo,seguire más tarde.
    Os quiero,besos

  12. benjadem alflorentin dice:

    hola mora, voy a abusar d tu bondad, pero qería comentarte q para los q descendemos d la cultura judía la muerte es una acción cotidiana, pues nuestra tradición mística supone q al dormir uno “muere” y entrega el alma en manos d dios, x éso al acostarnos tenemos una oración donde rogamos a Adonai (Mi Señor) q cuide d nuestra alma y tenga la bondad d devolvernosla al amanecer, (ésto x supuesto tiene versiones y visiones particulares, pues se considera ésto siempre y cuando se duerma mas d media hora y q sea luego d la puesta del sol, ya q para la siesta hay consideraciones particulares.)
    También recuerdo las “fiestas” d San la Muerte en México donde se rinde culto a los muertos y se hacen fiestas en algunos cementerios, q se supone es una conmemoración ecléctica derivada d la costumbre d algunos pueblos precolombinos q celebraban la muerte como el fin d los sufrimientos y el pasaje a una vida mejor en el paraíso junto a los dioses, x lo q no consideraban un triste evento la muerte sino como una bendición. De manera parecida lo hacían los egipcios cuyos artistas dedicaban su vida enteramente a decorar y diseñar pirámides, (q no son mas q monumentos funerarios). Hay una novela en 4 tomos muy interesante y muy emocionante q se llama “La Piedra d Luz” del escritor francés Christian Jacq, q es imposible dejar d leer una vez q comenzás sobre la vida d los constructores d pirámides q recomiendo vivamente.

  13. maria jose lopez dice:

    Desperté de mi profundo sueño en una habitación de hospital,por caualidades
    de la vida en el mismo sitio y en la misma cama que unos meses atras ocupara
    mi tia,cuyos restos hoy descansan junto a los de sus dos amados hijos.
    Senti una paz infinita,aunque en esa habitación cuando sali sé que se quedo una
    parte de mí.
    La muerte es el gran misterio que nos sobrecoge a los vivos,un hecho que ni los
    más sabios han podido resolver.
    ¿ Qué sucederia si se descubriera el misterio ?
    El dolor inmenso de la separación sensitiva….visual,tactil……. hace nacer la angustia
    y preocupación borrando las formas innumerables en el cielo infinito.
    Es la pena de la separación la que odserva en silencio toda la noche,de estrella a estrella.
    Algunos miran la muerte como una noche oscura,que viene sola y marcha acompañada
    dejando a su paso una sombra muy negra en la claridad.
    Otros la ven como una esperanza,una liberación de lo terrenal,de aquello que nos ata
    cosas inutiles y la ambición que domina.Para partir hacia un lugar que sin nada se
    posee todo.La plenitud del contacto con el Universo,el aire tranquilo y silencioso,
    susurros mezclados con lo eterno e inmortal.
    Un dia mis parpados se cerrarán y el latido de mi corazón murmurara un adios,
    saciare su sed con mi vida y la acompañare deslizandome ligera entre las
    lagrimas de aquellos que se quedan.Mi voz no tendra sonido para consolar su llanto
    para explicar que voy a fundirme con el infinito.

    Muchos besos Mora y para tod@s

  14. Cesar Coronel dice:

    hola Mora todos tus post se me hacen muy interezantes son muy buenos


Trackbacks

  1. Meditaciones de cementerio | BlogArticulos.com – Articulos del internet.
  2. Buy Guaranteed Facebook Fans


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda