lig tv izle
justin tv

Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Archivo de Noviembre, 2010

Carta de despedida

No, ésta no es una carta en línea recta (Carta a los adolescentes infames), no es una carta de despedida para ustedes, los participantes de “la divina tertulia” (Mi complejo de escritor).

Y no los nombro pero los recuerdo a todos, y me pregunto por qué se convirtió en fantasma de otros lugares mi querida Blanca Estela y no aparece más ni por asomo (La octava esfera). Otros van y vienen y sé que siempre están allí, y participan con miradas que intuyo (La Intuínica: cómo desarrollar su sexto sentido).

Ésta es una carta de despedida que puede ser la muestra de cómo lo personal y cotidiano tiene la posibilidad de convertirse en literatura (Literatura universal). No digo en buena literatura, no lean antes… Pero sí que la carne de los libros está hecha de pequeños, intrascendentes sucederes que cobran importancia al ser traducidos a la letra (Viaje hacia los libros). ¿A quién no le interesa espiar en intimidades algo oscuras o ambiguas, a quién no le interesa descifrarlas? (Criptografía sobre el posible autor del Manuscrito Voynich).

(Continuar leyendo »)

Editorial

Meditaciones de cementerio

Hay como un canto encerrado dentro de mí que parecería poder brotar a cuchilladas (“Orfeo”, mito y notas hermenéuticas), con la violencia de la muerte (Sobre la muerte).

Y es posible que cuando ocurra eso se asomen los que están embalsamados en el fondo de mis ojos (Egipto), los que quedaron dentro del espejo, con siglos, con herrumbre, sellados de plata antigua (Época antigua).

Con un fino cincel o con tinta de sangre limaré la cofia de mi abuela hasta que sonría otra vez; abriré de hoja en hoja las partituras de mi abuelo para que las siga escribiendo en el fondo de la casa que era como un barco, y cree la música de su guitarra (La guitarra y su técnica… Reflexiones de un guitarrista).

Frente al papel en blanco a veces viene a visitarme mi niñez (Representaciones sociales sobre la niñez, la adultez y la sexualidad…).

(Continuar leyendo »)

Editorial

Biografía del mito: Hugo Mandón

No muchos han oído hablar de Hugo Mandón más allá de los límites de la ciudad fantasma (Una ciudad imaginada). La ciudad fantasma es la ciudad donde nací, la vieja Santa Fe de los jazmines, las constituciones y las reuniones literarias (Santa Fe: geografía económica e inundaciones).

Yo tuve el privilegio de conocerlo, iba a decir que fue mi padre poético, pero además de ampuloso el título me parece que no le hace justicia a mi padre biológico, ya que él me enseñó antes que nadie a amar los versos y relatos, los libros y las librerías, Carlos Ernesto Torres.

Volviendo a Hugo, alguien de este sitio comparte conmigo el haberlo conocido: es Osvaldo Bonini, autor del blog “La gente y su sombra” (Aproximación al uso del Blog como recurso de enseñanza y aprendizaje).

Y aunque pasen los años (Tiempo social contra reloj…), y de Hugo hayan muerto casi todos sus amigos, y los recuerdos se conviertan en polvo, buenos y malos recuerdos de un señor como él, yo tengo entre las manos papeles que lo vuelven a la vida y que queman como incendios: su viuda -Nidya- me entregó una carpeta con varios de sus escritos, cuentos, versos y notas para audiciones.

¡Aquellas audiciones de nuestra amada radio Universidad del Litoral! En la época en que los jóvenes éramos absolutamente todos poetas y revolucionarios, guiados por manos como las de Hugo, en épocas tan turbias (El Proceso de Reorganización nacional) para toda Latinoamérica… (Latinoamérica y el mundo en la década de los 60).

Pero… trataré de ser ordenada, de ordenar mi memoria (La dialéctica orden/desorden social desde los imaginarios sociales). “La memoria, donde se la toque, duele”, dice Jorge Seferis, el griego (La Memoria).

(Continuar leyendo »)

Editorial

Las miraditas de las máscaras

Hace años quise ser o fui poeta, y alguna vez narré (Escritores y poetas venezolanos); tengo una gran biblioteca bastante releída (Biblioteca virtual), y no escribo poesía habitualmente, ahora. Estos escritos son en parte “versos”, pero no es mi intención (Libro de Buen Amor).

Busqué tres cosas: una manera de escribir un diario, de no olvidarme de mis reflexiones y, sobre todo, de dejar registrados los encuentros, milagros y rituales (Shamanismo), pero también mis hechos cotidianos (Valores, normas, leyes, símbolos, signos). Tomé una forma que no es del todo prosa llana porque así, balbuceado, entrecortado, suele caer el misterio (Nuevas sendas en las montañas),  por unas grietas que no existen en la apretada prosa de academia (Arte del Renacimiento).

También quiero explicar para alguien, no sé quién, algunas cosas que me maravillan, no las infinitas abiertas alas de las mariposas que se comprenden en la juventud sino las infinitas abiertas alas de los murciélagos que bordean mi atardecer (Vampiros: los Moradores de las Tinieblas).

(Continuar leyendo »)

Editorial

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda