Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

¿La revelación o el misterio?

A veces es más misteriosa la revelación que el misterio (Meditación y Chakras en el banquete de Platón). Por eso también revelar es mitificar (La historia de la filosofía como diálogo). Más digo callando; diciendo callo la mayor parte de las cosas.

Un silencio continuo no es misterioso, sólo es plomo y tedio.

El misterio es algunas palabras, no todas. Pero tampoco ninguna (Hacia una pedagogía del silencio).

También es misterioso un largo poema, pero, ¡qué misterio es dar dos palabras y decir, por ejemplo, M’ilumino d’inmenso (me ilumino de infinito), como dice a veces Ungaretti (Teódulo López Meléndez, el escritor de la palabra delirante).

Se parece de todos modos al azar (Dios y el azar), que navega y trae especies preciosas a la arena: una moneda de oro porque se hundió un barco hace 200 años y hubo diecisiete tormentas -fatales pero azarosas (El velero. Una travesía por el mar de la existencia).

También estamos hechos de azar. Los hechos de nuestra vida son como la moneda que los naufragios y las tormentas arrojan o no arrojan sobre la playa. Los libros, las visiones, son como la moneda o no-moneda (Sociedad del conocimiento e identidad personal).

Filtrar la realidad de su hojarasca para que en lo escrito lo que se muestre sea intenso (De la realidad virtual y el principio de realidad psíquica).

Pequeño relato, supuestamente escrito por la niña que fui

La hora de la siesta

La loca hora de la siesta

cuando se oyen los pasos

y el corazón está con su fantasma.

A la noche y con rayos, todo negro como el vestido de terciopelo de mi mamá, todo furioso y tempestuoso y con silencios y ruidos repentinos, quisieron hacerme creer que brotan los fantasmas.

No digo que algunas veces no sea así, a cualquier hora, cualquier día, pueden aparecer, pero porque soy chica -parece ser que hay un momento en la vida de los adultos en que ellos olvidan para siempre determinadas cosas de cuando fueron chicos- sé perfectamente que la hora propicia, que la hora redonda que los deslumbra y los atrae es la hora de la siesta.

Cualquiera estará de acuerdo conmigo si es un niño y ha pasado alguna temporada con primos, en el campo o en una quinta, como yo. Casi puedo decir que los fantasmas de la siesta son fantasmas de campo, terriblemente tímidos y frecuentes, serviciales a veces y muy buenos jinetes.

Un día estábamos en la galería de la casa-quinta de mi tío María Isabel, Valeria y yo jugando a las cartas cuando yo dije: “corto”, y en ese mismo momento Valeria, que era la más pequeña, pegó un grito espantoso y se puso a llorar. Isa y yo supusimos que era por el diente flojo, que se le habría caído.

Hacía unos días que andaba con el problema y era el primero, por lo demás, así que, bastante mayores que ella, la comprendíamos, aunque de vez en cuando nos hubiera gustado darle un tirón y arrancárselo de repente, de cuajo, de inmediato.

Pero era la hora de la siesta, la respetable hora de la siesta en verano, en el campo.

Venía desde afuera un calor embalsamado con perfume de miel y de limones: era agridulce por lo tanto el calor, daban ganas de asaltar la cocina y comerse lo que sobró del postre, revisar los objetos de un viejo cajón, mirar las fotos de un álbum polvoriento y bastante prohibido porque se desintegraba de sólo tocarlo, jugar con la caja de herramientas tan anaranjadas y brillosas, y al momento daban ganas de no hacer nada de esto, ni siquiera de jugar a las cartas.

Venía desde adentro el silencio fresco de las casas de campo ventiladas anticipadamente para poder dormir la siesta, luego encerradas en la mayor oscuridad; y pequeños silbidos y ronquidos a coro, apagados por las puertas añosas bien cerradas.

Valeria dijo algo que no alcanzamos a entender primero, y que después pudimos, aterrorizadas, traducir:

“Me miró, me miró desde afuera y se llevó mi diente”.

Envío

Libélula, ¡qué felices vamos a ser charlando en el Tortoni, y con Celeste!

María José López: eres adorable…

Besos a todos mis amigos, a Fabu, Freddy, Baldemar, José, Joise, Vancho (¡gracias por tu sabroso café!), Osvaldo, Blanca Estela y tantos otros… Extraño mucho a Celestino, ¿cómo estás?

Mora

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Editorial, Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

25 respuestas a “¿La revelación o el misterio?”
  1. Jose Itriago dice:

    Un silencio continuo es plomo y tedio. Pero ¿qué es continuo?. Excluyendo la muerte como respuesta aparente (no creo que exista tedio en la muerte, mas si plomo), se hace difícil definirlo. Así pensaba mientras me imaginaba viendo la tierra y luna desde Mercurio (¿porqué no se dirá “el mercurio” y si “la luna” y “la tierra”). Debe ser un silencio total y me sentí parte de ese intangible espacio sideral, surcado a veces y de manera repentina por feroces meteoros, más feroces por su silencio que por su enorme capacidad de daño. De aquí podíamos inferir varias metáforas y consejas, como “me gusta cuando callas porque estás como ausente” o aquella más prosaica de que perro que ladra no muerde; o que los ladrones son silenciosos, sólo se dejan oír al momento del desastre, o que quien explica pasa a ser un tonto con demasiada facilidad, mejor callarse y que los demás supongan.

    Como el silencio es atributo exclusivo de nosotros los que tenemos atmósfera y oídos, el continuo de tedio y plomo es casi humano y no podrá ser más largo que la vida, pensé. Nadie puede referirse a los continuos del arcano, sino a los nuestros, limitados a menos de 100 años, quizás mucho menos. Un continuo puede, para algunos, ser apenas cosa de horas y para otros decenios. Pero desde Mercurio, la tierra y la luna se ven apenas como dos puntos más, insignificantes, minimizadas por las magnitudes celestiales y por el silencio total. Dos puntos más entre tantos que hay en la bóveda celestial. Aquí el continuo tiene dimensiones milenarias, al menos así debemos suponerlo, aunque ninguno pueda testificarlo, ni toda la humanidad, que abarca apenas algunos decenios de miles de años. Fue cosa grande que hubiéramos sido formados con oídos, porque si no, nos imaginaríamos la tierra como parte del silencio sideral.

    En el llano, frente al horizonte infinito, uno no siente los otros sonidos porque se hacen parte del paisaje. Puede que una guacharaca esté cantando por allá y más allá otra le conteste, puede que algún pájaro silbe algo, a lo mejor nuevo, diferente, como ensayando un nuevo trinar y uno indiferente, ni aprueba ni desaprueba, simplemente sin oírlo, porque es paisaje. Los trinos son paisaje, los mugidos son paisaje, los gruñidos nocturnos, incluso los rugidos, son paisaje. Por eso será que los animales se empecinan en decir siempre lo mismo y de la misma forma. ¿Para qué cambiar? Dirán ellos, sabiendo, como saben, que no nos percataremos de esas sutilezas. Un turpial siempre canta turpial y es paisaje o de llano abierto o de casa vieja, con sus jaulas y sus pájaros.

    Entonces, cuando cae el sol y uno ve la puesta en la distancia, de dorado intenso, pasando a rojo, después como una placa oxidada detrás de los cujíes, uno siente ese silencio. Quizás a lo lejos, también como paisaje, oiga el ajetreo de una cocina que ya empieza a pilar el maíz o el de algún muchacho arriando algún ternero despistado, pero no es con uno. Tampoco rompe el silencio que te llamen a comer , en realidad no te están diciendo nada, el silencio sigue; ni lo rompe que te pidan que pases el la mantequilla o el queso, no, no te quieren decir nada y uno tampoco, uno se anuda a su silencio y pasa y pide cosas, pero no dice nada, Cuando los demás se vayan a acostar y a alguien, por extrañas circunstancias, se le ocurriera pregunta qué dijo José, todos dirían; nada. Y sería verdad. El silencio no se rompe con la bulla. No, el silencio es algo íntimo que se interrumpe sólo cuando alguien penetra en esa esfera.

    El cuervo de Edgar, que en la tosca medianoche cuando en tristes reflexiones, sobre más de un raro infolio de olvidados cronicones Inclinaba somnoliento la cabeza con incierta mano tímida interrumpe para después romper el silencio con un “nunca más” tan denso como el plomo. La noche llena de la música de las alas de José Asunción se queda en silencio absoluto, cuando por la misma senda su sombra, por los rayos de la luna proyectada, iba sola, iba sola, iba sola por la estepa solitaria. Sin embargo oiría los grillos, los perros, las ranas y quien sabe que más, que estaban allí solamente para que sintiera el verdadero silencio, el de la soledad. Ya no oía la música de las alas. Y ese silencio si es de plomo.

    Sigo viendo la tierra y la luna desde Mercurio. Asombra que seamos tan prepotentes, siendo tan insignificantes en el universo. Pero todavía los veo, o nos vemos, estamos, somos, aferrados a nuestro silencio, al silencio que no queremos y no podemos compartir porque nos dispersaríamos como cola de cometa vista de cerca: unas piedras por aquí, otras por allá y nada más.

  2. Joise Morillo dice:

    Emulando al probervial Jose I. con esto.

    “o que quien explica pasa a ser un tonto con demasiada facilidad, mejor callarse y que los demás supongan”.

    Me acuerdo de Wittgenstein:

    ¡De lo que no se sabe es mejor no hablar!

    Querida Mora, hola, ¡No sabéis el gusto tan grande que me otorga dicernir ante este vuestras primeras frases! Dado a que el filósofo mencionado, le da más valor al alma que al cuerpo; puesto que, para él, el cuerpo se destruye, en cambio, el alma , si se cultiva bien, podría pasar a la vida eterna.

    Esto anterior podría compadecerse en el mismo sentido con el chakra del yoga, como el orden mediante el éxtasis del conjunto de sus siete puntos energético.

    Acontece que: según Luis Gil –de la cátedra de filología griega de La Universidad de Madrid – para Platón, la con¬templación mística, según hemos dicho anteriormente, constituye algo por su misma esencia incomunicable a los demás y, como muy bien vio Ortega, tan sólo puede reportar beneficios a quien la experimenta. Luego explica, el sentido de la revelación de Diotima, más o menos, viene a ser el de que si el amor para la especie humana es la garantía de su perduración y de su progreso en cuanto sociedad organizada, para los individuos, aparte de ser un acicate de su constante perfeccionamiento moral e intelectual, es lo único que les eleva en su caso a la mayor felicidad que darse pueda en esta vida: la unió mystica. Un aspecto éste que se desarrollará con más amplitud en el Fedro, al especificarse las valencias salvacionistas del amor. Que el tono de jovialidad y de exquisito fuego de nuestro diálogo no nos engañe. Sócrates, como nuestros grandes místicos, desde Santa Teresa hasta San Francisco Javier, tenía una alegría especial y un modo “de saber compartir con los demás los goces de esta vida, que dejaba estupefacta a la gente. Tal es la naturaleza ambivalente del hombre demónico y del santo, y tal el tono ambivalente del Symposion.

    En tal sentido queridos lectores, permitidme tomar cartas del impulso filosófico de nuestra Mora, para Transcribir: que es el amor Platónico. Aclaro haberles dado una versión de lo mismo anteriormente, esta próxima es la traducción de Burnet.

    Comienza, en un Banquete, en la casa de Agatón, con la narración de Apolodoro respecto al dialogo entre los filósofos, quienes discutían acerca del amor, después de haber escuchado varias versiones entre ellas las de Fedon y por ultimo al mismo Agatón, Sócrates, interpelando a una extranjera sabia -Oráculo de Mantinea-n quien le afirma que el amor no es una divinidad, ni Dios, le inquiere.

    — ¿Qué cosa puede ser entonces el Amor?. ¿un mortal?
    — -No. ni mucho menos.
    — Entonces, ¿qué?
    — Como en los casos anteriores — repuso — , algo intermedio entre mortal e inmortal.
    — ¿Qué, Diotima?
    — Un gran genio es, Sócrates, pues todo lo que es, está entre lo divino y lo mortal. —Y ¿qué poder tiene? — le repliqué yo.

    — Interpreta y transmite a los dioses las cosas humnas y a los hombres las cosas divinas, las súplicas los sacrificios de los unos y las órdenes y las recompensas a los sacrificios de los otros. Colocado entre y otros rellena el hueco, de manera que el Todo quede ligado consigo mismo.

    A través de él discurre arte adivinatoria en su totalidad y el arte de los sacerdotes relativa a los sacrificios, a las iniciaciones, los encantos, a la mántica toda y a la magia. La divinidad no se pone en contacto con el hombre, sino que es a través de este género de seres por donde tiene lugar todo comercio y todo diálogo entre los dioses y los hombres, tanto durante la vigilia como durante el sueño. Así, el hombre sabio con relación a tales conocimientos es un hombre ‘genial’ y el que lo es en otra cosa cualquiera, bien en las artes o en los oficios, un simple menestral. Estos genios, por supuesto, son muchos y de muy variadas clases y uno de ellos es el Amor.

    —Y ¿quién es su padre —le pregunté— y quién es su madre?

    —Más largo es de explicar, pero sin embargo, te lo diré. Cuando nació Afrodita, los dioses celebraron un banquete y entre ellos estaba también el hijo de Metis (la Prudencia), Poro (el Recurso). Una vez que terminaron de comer, se presentó a mendigar, como era natural al celebrarse un festín, Penía (la Pobreza) y quedóse a la puerta. Poro, entretanto, como estaba embriagado de néctar —aún no existía el vino—, penetró en el huerto de Zeus y en el sopor de la embriaguez se puso a dormir. Penía entonces, tramando, movida por su escasez de recursos, hacerse un hijo de Poro, del Recurso, se acostó a su lado y concibió al Amor. Por esta razón el Amor es acólito y escudero de Afrodita, por haber sido engendrado en su natalicio, y a la vez enamorado por naturaleza de lo bello, por ser Afrodita también bella. Pero, como hijo que es de Poro y de Penía, el Amor quedó en la situación siguiente: en primer lugar es siempre pobre y está muy lejos de ser delicado y bello, como lo supone, el vulgo, por el contrario, es rudo y escuálido, anda descalzo y carece de hogar, duerme siempre en el suelo y sin lecho, acostándose al sereno en las puertas y en los caminos, pues por tener la condición de su madre, es siempre compañero inseparable de la pobreza. Mas por otra parte, según la condición de su padre, acecha a los bellos y a los buenos, es valeroso, intrépido y diligente; cazador temible, que siempre urde alguna trama; es apasionado por la sabiduría y fértil en recursos: filosofa a lo largo de toda su vida y es un charlatán terrible, un embelesador y un sofista. Por su naturaleza no es inmortal ni mortal, sino que en un mismo día a ratos florece y vive, si tiene abundancia de recursos, a ratos muere y de nuevo vuelve a revivir gracias a la naturaleza de su padre. Pero lo que se procura, siempre se desliza de sus manos, de manera que no es pobre jamás el Amor, ni tampoco rico. Se encuentra en el término medio entre la sabiduría y la ignorancia. Pues he aquí lo que sucede: ninguno de los dioses filosofa ni desea hacerse sabio, porque ya lo es, ni filosofa todo aquel que sea sabio. Pero a su vez los ignorantes ni filosofan ni desean hacerse sabios, pues en esto estriba el mal de la ignorancia: en no ser ni noble, ni bueno, ni sabio y tener la ilusión de serlo en grado suficiente. Así, el que no cree estar falto de nada no siente deseo de lo que no cree necesitar.

    —Entonces, ¿quiénes son los que filosofan, Diotima —le dije yo—, si no son los sabios ni los ignorantes?

    —Claro es ya incluso para un niño —respondió— que son los intermedios entre los unos y los otros, entre los cuales estará también el Amor. Pues es la sabiduría una de las cosas más bellas y el Amor es amor respecto de lo bello, de suerte que es necesario que el Amor sea filósofo y, por ser filósofo, algo intermedio entre el sabio y el ignorante. Y la causa de estas tendencias ingénitas en él es su origen, pues es hijo de un padre sabio y rico en recursos y de una madre que no es sabia y carece de ellos. La naturaleza, pues, de ese genio, ¡oh querido Sócrates!, es la que se ha dicho; y en cuanto a esa idea errónea que te forjaste sobre el amor no es extraño que se te ocurriera. Tu te imaginaste, al menos me parece según puedo colegir de tus palabras, que el Amor era el amado y no el amante. Por este motivo creo yo, te parecía sumamente bello e l Amor porque lo amable es lo que en realidad es bello, delicado, perfecto, y digno de ser tenido por feliz y envidiable. En cambio, el amante tiene una naturaleza diferente tal como yo la describí. (Banquete 203 A —D, Platón ed. Labor 1983, págs. 79-82 )

    Os ama

    Joise

  3. Marco Antonio Dueñas dice:

    La revelación puede ser un misterio en si misma. Como prueba tenemos la Revelación, o Apocalipsis a Juan “el discipulo amado”. De la realidad virtual, podemos extraer el principio de la realidad siquica, la “p” antepuesta, (a la p’siquis) hace mucho no es realidad, es fantasía.

  4. Joise Morillo dice:

    En este parrafo extraido de mi anterior opinion

    “después de haber escuchado varias versiones entre ellas las de Fedon y por ultimo al mismo Agatón,”

    en vez de Fedon, Fedro.

  5. Eduardo Corbo dice:

    Para comprender a P laton hay que estudiarlo y luego lo terminas amando,es un mundo muy particular el que vive,y hoy en dia es muy dificil que lo lean por que no se pueden poner en el lugar del el ,es un mundo que es dificil insertarse en las vivencias que el manisfiesta,otro diria yo que me puedo poner en el mundo de la niña ,de la siesta en el campo,por que vivi esa etapa con vivencias paralelas,ya que mecrie en el campo,tambien me puedo poner en el lugar del niño ,por que no perdi la memoria de cuando yo era niño, era muy picaro y me acuerdo de muchas travesuras de mi niñes.

  6. Iván Salazar Urrutia dice:

    Puf! Qué fuerte. Mi admiración desde Mora -como siempre- a José y Joise. También reclamo a Clestino, Osvaldo, Jud, Celeste… etc.
    Pero esto del introito de Joise me hizo recordar un cuento que alguna vez escribí; capaz que ya lo conozcan. Pero fue escrito para momentos como estos: ¡con qué anteojos miráis?

    LA PORFIADA BUSQUEDA DE LA LUZ

    No podía recordar lo soñado, pero despertaba llorando desconsoladamente.

    A veces se sorprendía mirando la nada.

    No siempre fue así; pero ahora, otra vez, un llorar y llorar, despierta o dormida.

    Es posible que el usar nuevamente los anteojos –como toda su vida, aún antes de aprender sus primeros pasos- fuera la única solución. Pero su padre y el oculista, pero sobre todo el psicólogo, que no, que no los usara, que le hacían daño, que todo fue un error, una equivocación.

    Primero se trató como un problema de astigmatismo: una falla en la curvatura del ojo; una severa distorsión de la luz; visión borrosa; extraña mezcla de colores en la córnea… Ahí fue cuando se percataron, primero los padres, luego el oculista y, claro, existe un nuevo tipo de cristal que reacciona a la diversidad de onda de los colores y puede restablecer la normalidad…

    Cualquier explicación salía sobrando; era ya insoportable. Y la ventana siempre ahí, abierta a los doce pisos de la acera y al espacio de color…

    Otra vez el llanto; tras la ventana el cielo ya no era morado intenso –casi bermellón-, sino celeste pálido; y las nubes eran grises y blancas y no rojas y azules, ¡azules! Bellas en sus mil tonalidades, confundidas en ocasiones con el violeta del cielo y el rojo que invitaba a la lluvia… y el atardecer, cuando el verde sol con sus rayos como fuego penetraban de verde los azules más intensos de los nubarrones del inicio otoñal. ¡Cuántas tardes descansó la mirada en el mar, en ese dispar amarillo que reflejaba el violáceo cielo o el azul profundo de las tormentas! ¡el color de su alma! pensaba ella.

    Otra vez, lágrimas no pensadas cayendo como paletadas. En el pecho colgando de una fina cadena, los anteojos, como una eterna tentación; total, solo ella lo sabría, en el fugaz momento del salto por la ventana hacia la luz, su querida luz.
    VANCHO

  7. Celestino Gaitan dice:

    … ? …???…
    …? …!!!…
    SSSSSSssssssssiiiiiiiiick…
    …continuando el silencio ininterrumpido,
    y apenas distorsionado por el leve suspiro, de una puerta que se habre,
    … y que por ser usada tan frecuentemente…
    …no rechina. (que coraje, esperaba algo que sonara te’trico…)
    …Con un pie bien plantado Aqui, y el otro en el mas alla…
    …apenas si ha logrado asomarse, de regreso…
    …y con la expresion de asombro de sus insignificantes ojos,
    coronados por la escasa ceja de origen oriental,
    …que en esta especial ocasion, mas bien parecen un techo de dos aguas.
    …el personaje, siempre mas ovio que misterioso,
    apenas si tiene voz para romper el Silencio,
    …y aunque el se esta’ imaginando,
    que en esta ocasion esta’ GRITANDO…
    ( transcribo lo que escucho, porque estoy seguro que no lo oira’n…)

    …Mora, mi siempre AMADA Morita Torres,
    No todo los dias tiene uno la Suerte de escuchar musica Angelical…
    …mi nombre en tu voz, es musical.
    …nueve letras, saliendo en el orden preciso de tu pluma,
    …o nueve signos tecleados para escribir el orden,
    que significa mi escencia.
    (Despues de Conocer y Admirar tu Alma a travez de tus escritos)
    …y eso de que me extrañas mucho, me ha hecho llorar…
    (…pero no te apenes, esta mañana has lavado mi alma y te lo agradesco)

    Gracias a TOD@S…los sigo y los AMO…
    …Tienen la extraña capacidad de hipnotizarme, ponerme alas,
    y proyectarme a las mas espectaculares y maravillosas Aventuras.
    Sacan lo Mejor de Ustedes y lo comparten con tanta facilidad
    y honestidad, que hasta parece facil hacerlo.
    …a mi me Sorprenden y me estimulan Mil (asi decimos lo chavos de hoy en dia)
    Reciban un Afectuoso Saludo y un Fuerte Abrazo…
    …Gracias Jose Itriago, Joise,Gracias… por ti me he descubierto descendiente
    de Penia y Poro, y servidor de Afrodita…
    Gracias VANCHO…HERMANO, asi con Mayusculas…
    …OSVALDO BONINNI,BLANCA ESTELA, MI TOCAYA DE ORO…
    (…Perdon por los involuntarios olvidos,es culpa de la tres
    neruronas que me quedan, y agravando, mal interconectadas.)

    Morita, estoy Muy Bien, rayando en lo exelente…
    …lo de arriba fue intentando hacer algo de misterio, que no se me da…
    La realidad es que trabajo duro para sobrevivir y disfrutar de la Vida,
    …y como Buen Mexicano, estamos festejando el Bicentenario,
    a veces asoma la duda, de que festejamos?
    La mayoria somos Buenos Mexicanos y Festejamos la Vida y la Esperanza.
    Recibe un Gran Beso y todo mi AMOR.

    Celestino

  8. Celestino Gaitan dice:

    Aclarando:
    Ja.ja.ja…
    el suspiro,(sonido leve que hizo la puerta al abrir),
    intentaba llevar el mensaje subliminal,
    (la palabra sick= enfermo),
    para transmitir la idea de estar enfermo y moribundo,
    creo que no lo logre’,
    aparte estoy EXCELENTE.
    Abrazos para los muchachos…
    …Besos para las muchachas.

    Celestino

  9. Baldemar Chacon dice:

    Despues de la ruidosa y alegre entrada de Celestino ya no puede haber silencio.

    !Pero silencio! Mora, ninfa en tus plegarias acuerdate de mis pecados.
    ¿Que es mas sublime para el espiritu? Recibier fama y fortuna o ser simplemente uno
    anonimo que pueda vivir sencillamente en silencio, como el campesino de Nicaragua de VANCHO, bueno, ya lo conocemos todos pero con un nombre generico, o talvez blandir un frasco de barbituricos y de unos cuantos sorbos acabar en silencio el milagro de que estemos vivos?
    o saltar por la ventana, buscando lo que no tenemos?
    Despues de todo nuestro cuerpo es silencio
    pero nuestros pensamientos se repetiran como un eco
    de eterna cuerda, viajando en el tiempo sin descanso y sin necesitarlo
    girando talvez, para ver de reojo a alguien que nos emula con palabras
    melancolicas, alegres y sabias o talvez a todas en un solo conjunto.

    Imagino el momento exacto en que una letra tras otras pulsada por las manos magicas de Mora, seguia la secuencia de mi identidad despues un sentimiento mio, que no se explicar, al saberme tomado en cuenta como un amigo, !es genial, es un privilegio, es un honor y lo disfruto!

    Un abrazo enorme para todos!
    un abrazo y un beso especial para Maria Jose Lopez. !Se puede ser feliz!

    JBC

  10. maria jose lopez dice:

    Muchas,muchisimas gracias mora,me ensanchas el corazón,lo llenas de jubilo
    y de energia.Contigo,al leerte a tí,siento inspiración a escribir,abres mi mente y
    mi corazón.Te adoro,y sin conorte te quiero,porque siento que te conozco,y te noto
    cercana a pesar de la lejania,porque habitas en mi corazón.

    El misterio abre nuestros pensamientos,despierta nuestros sentidos,agudiza la
    percección,nos mantiene alerta.
    Los misterios son infinitos,como los granos de arena esparcidos a la orilla del mar,
    testigos mudos,silenciosos,de mil y un acontecimiento.El misterio del amor,el de la
    creación,el de la muerte,el del ¿ porqué ?……
    Indescifrables incognitas ,sin teoremas ni ecuación.
    La revelación esta en la mente,en el alma y en el corazón,esta dentro de cada uno
    de nosotros,en lo más simple,en lo más sencillo.

    Besos para todos y para ti Mora muchos más

  11. maria jose lopez dice:

    Yo tambien recuerdo y añoro las siestas de mi infancia y juventud.
    En las vacaciones de verano,volvia a mi casa,la que me vio nacer,en mi
    querido pueblecito.
    La casa era muy antigua,las paredes interiores hechas de adobe y las
    exteriores de piedra,todas pintadas con cal,las puertas de tablones de madera
    unidos por clavos. El patio con un enorme y centenario rosal de rosas rojas,que
    impregnaban el aire con su fragancia. La sombra que nos proporcionaba el parral,
    con sus racimos de uvas colgando,uvas doradas sabor moscatel y como se filtraban
    entre las hojas los rayitos de sol furtivos.
    Recuerdo mi habitación,con dos camas con los cabeceros de hierro forjado y los
    colchones de suave lana,que los mullia y mullia hasta que alcanzaban un volumen
    esponjoso.Cuando terminaba de hacer la cama,tenia la tentación de dar un salto
    y volver a sumergirme entre un lecho de paz y nubes.
    Guardaba mi ropa en un baul,junto con los mantones y pañuelos que pertenecierón
    a mi abuela.
    La ventana era de madera,con grandes huecos que dejaban pasar la luz de sol,
    pero nunca el frio.
    A la hora de la siesta,la casa nos protegia del calor sofocante que hacia en el exterior
    y nos proporcionaba un frescor ,que tenia que echarme una sabana con aroma a
    jabón casero,sintiendo un calido y suave bienestar.
    Siempre tenia un libro en la mesilla,en el que me sumergia hasta que mis ojos
    comenzaban a cerrarse,placidos con el silencio que envolvia todo.
    Las noches eran distintas,sobre todo en las vacaciones de invierno,cuando se
    quedaba la lumbre encendida en el gran salón comedor con su suelo de piedra ( lanchas ).
    La chimenea era de las que te podias sentar alrededor de la lumbre hecha en el suelo,
    con sus murillos para sujetar los pucheros,donde haciamos las lentejas los garbanzos….
    El centro de la chimenea con un hollin negro que se alzaba en vertical hacia el exterior,
    y a ambos lados las paredes blancas,blanquisimas,blanco impoluto, como si hubiera una
    una barrera invisible que evitara que el humo rozara esas paredes.
    Nos acostabamos pronto,a las diez ya estaba en la cama y hasta las once que era más
    o menos hasta la hora que mi padre me dejaba mantener la luz encendida,mi vista se
    pegaba al techo. Aun recuerdo cada rendija,cada recobeco,cada agujero en la madera.
    El techo se componia de unos largos tablones de madera,unos más juntos que otros,
    sostenidos por unos gruesos y largos maderos ( vigas de madera ) que iban cruzadas
    a poca distancia. Este antiquisimo enmaderamiento,separaba la estancia inferior de la
    superior,que era la troje,destinada a guardar los sacos de grano,la trilla,los aperos de labrar,
    las uvas e higos pasiques,los frutos de la cosecha y de la recolección e infinidad de cosas más.
    Cuando llegaba la hora de apagar la luz,encendia una vela , cogia el libro y me ponia a
    leer esperando…….
    En el silencio se escuchaba el crepitar de lo leños de la lumbre y la luz de las llamas
    jugaban a hacer claridades y sombras,despues los pasos arriba, primero lentos,sigilosos,
    timidos,evitando ser oidos.Poco a poco se van animando,como si danzaran y corrieran en
    todas direcciones,haciendo crujir las maderas.
    La lumbre desprendia un resplandor que iluminaba toda la estancia,las sombras, iban,
    venian,desaparecian y volvian.
    Yo acurrucada en mi colchón de lana,era un mudo espectador que odserbava.
    El unico sentimiento que tenia era que me sentia protegida.
    Con el tiempo fui aprendiendo y conociendo.

    Besos y más besos

  12. Joise Morillo dice:

    Bienaventurada Mora, he aqui, el cafe en 1958, y las noticias en la radio.

    Las tablas de madera, compiladas unas sobre otras, constituyendo la estructura de una pared dejaban pasar entre las rendijas, sendos espectros de luz, nítidos y complejos, donde las diminutas partículas que ocupaban el ambiente se podían observar. Tal espectro, más poderoso que la luz que iluminaba el espacio de lo que comprendía la cocina donde mi tía Hildebranda manufacturaba sus tortillas de maíz, azucaradas con el papelón, panela, la forma más burda de la concentración del zumo de la caña de azúcar. Resultaba, junto con el café, edulcorado también con tales sustancias, la ambrosia de cada mañana.

    No obstante, la estética del momento no era satisfacer mi necesidad nutritiva, sino compartir ese haz de luz que manifestaba cada mañana la presencia de la naturaleza, salvando el obstáculo cultural de una construcción por demás escueta y burda, pero que tenía la capacidad de albergar la voluntad de los comensales de tomar el café. Mi ignorancia, por infantil y dolida de conocimientos, no me impedía disfrutar del espectáculo que proveían los rayos ultravioletas y, las partículas de cuanto elemento se manifestaban en una danza espectral y concreta, en un ritmo armonioso y lento a lo largo y ancho del haz de luz.

    No era lo que ahora conozco de los láser, ni las especificaciones lumínicas de la incandescencia ni lo estroboscópico, ni la fluorescencia, era solamente la estética de la naturaleza la que me hacia comprender que había algo no humano que existía y que otorgaba su benevolencia para el disfrute del café y la luz, en un ambiente natural lleno de cultura y sobrevivencia, no obstante mi ignorancia.

    ¡Se podría decir, simplemente era un desayuno en un rancho, pero no, antes que la interpretación de la cosa, era un hecho! Fue el mundo que viví bajo un espíritu que se desenvolvía en un lapso que comprendió un momento en el espacio, que se transporto a mi memoria. ¡No era Gran cosa! Solo era: el café, el sol, y las torticas. Lo importante era, lo que no se hubiera visto, si no hubieran existido las rendijas en la pared.

    Os ama
    Joise

  13. ROBINSON RAMIREZ dice:

    UN SILENCIO CONTINUO ES TEDIO Y PLOMO.
    ES UN SILENCIO CONTINUO TE DIO PLOMO. Eso fue lo único que pude decirle a aquel desconocido cuando lo vi caer sobre la calle, ensangrentado el rostro y aún con los ojos abiertos.
    Gracias a Dios nací en el país de la muerte, de no ser así el recuerdo de este echo fatal hubiera atormentado mis noches y mis días; no tengo pesadillas, ni me siento culpable por no haber intentado “salvar” de la muerte a este pobre infeliz. Solo puede escribir algunas lineas mientras la sangre empezaba a manchar mis zapatos.
    ” En la ciudad encuentro las ruinas y las sombras, el veneno de las serpientes, mi oscura soledad. Un disparo.
    En la ciudad encuentro el caos, la muerte anunciada en las paredes que caen vencidas como escarcha de tiempo.
    El disparo fue algo letal, milimétrico, casi como una bendición. Intento recordar alguna de las oraciones que aprendí de memoria cuando era un niño, pero nada, nada llega a mí.
    Se pierden mis ojos en la oscuridad infinita del plomo que penetró en la cráneo.
    Otras lineas:
    “Mi rostro no soporta la bendición negada, ni extrañan a ese Dios que nos tiene en olvido.El ir , el ir, irse siempre dejando entre la fuga pedazos de la carne de ese ser que no soy en mis ausencias vagas.
    En la ciudad… las ruinas; siempre ese otro reflejado en el charco, en la vitrina, siempre ese otro que se abandona de mí y me deja a la intemperie y luego se desploma como un palpito agónico hasta hacerse pedazos bajo mis pies desnudos. ”
    Yo no sé como pude pensar tantas cosas al presentir la muerte.

    ( LAS AUSENCIAS DEL AMOR Y LA MUERTE)

  14. Freddy A.D. Ponce dice:

    ¡Gracias por tu saludo querida Mora! Es un privilegio para mi tu amistad. Habré de alimentarla constantemente y honrarla también…

    Andaba meditando sobre la questión que Mora presenta esta semana; que es la de todo escritor que ha dejado de escribir para si mismo o para su círculo de lectores y busca el diálogo con el lector universal; y que la palabra, es la escencia del diálogo humano -por lo menos en el diálogo verbal-. Y la palabra, es pues, hija natural de dos dimensiones: la reflexión y la acción en su nexo inseparable de la realidad… (Freire, 1996)

    Que en el juego de misterio y revelación o develación, como dicen los españoles, la autora va más allá, buscando una interacción de/con su lector…

    Digo, andaba yo en estas meditaciones, cuando encuentro a continuación del editorial de Mora, dos disparos, en plomo puro, absolutamente fuera de la realidad –o de mi realidad y creo que la muchos otros-. Sorprendido paro y sigo meditando, sin atreverme a intervenir… luego llega un tercer disparo, esta véz no en plomo, pero multicolor; y reconosco en él mi propio daltonismo –una herencia familiar y que de seguro no me llevaría, ni a mi ni a nadie, al suicidio. Pero claro, creo que ha de entenderse que la alusión del autor es metafórica… ¿Talvéz a las disquisiones filosóficas de los autores anteriores?-

    Y entonces… llega la luz con el bello relato de María José López ¡Gracias! Que me lleva a una nueva reflexión en cuanto a otra dimensión de la palabra –que nunca antes había considerado-: la contemplación, una observación embelezada de los puros valores estéticos ¿O está incluida en la reflexión? Creo que no. La autora nos relata de una manera sencilla y maravillosa su observación. Sólo al final hace un comentario a modo de reflexión:

    “…Yo acurrucada en mi colchón de lana,era un mudo espectador que odserbava.
    El unico sentimiento que tenia era que me sentia protegida.
    Con el tiempo fui aprendiendo y conociendo…”

    Creo que no nos invita ni a la reflexión, ni a la acción, sólo a disfrutar de su relato, que nos llega, nos conecta con la realidad, en un uso sencillo y bello de la lengua, de la palabra.

    Querida Mora, esta véz también extraño la magia a la que nos tienes acostumbrados, pero como siempre tu propuesta me/nos lleva a la reflexión y a la acción en un fuerte contexto con la realidad… Para mi, es pedagógicamente revolucionaria y liberadora.

    Fraternalente,
    Freddy

    P.S.
    Me queda un “misterio” que talvéz María José quiera develar. Tanto de la forma de escribir como de su ficha personal, creo que ella es española… pero el uso de la “Y” por la “LL” en uno de sus aportes anteriores me dejó la duda si se trata de una chilena en españa…(¿?)

  15. maria jose lopez dice:

    Hola Freddy
    Muchisimas gracias,te agradecco de corazón tus palabras,viniendo de un prodigio en las
    letras,es un elogio que me colma de felicidad.
    Soy española de nacimiento,solo nos diferencia el lugar que nos vio nacer y sus costumbres,
    por lo demas ¿ que más da que sea chilena,africana,inglesa,arabe,? si todos sentimos
    igual y estamos hechos de la misma materia.

    Muchos besos Freddy,aqui tienes una amiga.

    Para ti mi apreciado Jorge muchisimos besos.

  16. Baldemar Chacon dice:

    Veo el mar desde la montaña, alguien grita por altavoces que el fin esta cerca mientras proyecta una pelicula que no logro ver, la gente se agolpa para verla hasta el miedo la ve. Hace tiempo vivimos presos en esta isla y desde la cima de la montaña que esta al centro de esta isla, desde mi escondite he decidido escapar.
    Hay muchos obstaculos que salvar, pero he decidido aunque sea muy arriesgado tirarme al rio que tiene una corriente fuerte y baja apresurado la montaña pero yo se que va al mar y alli sere libre, al menos podria navegar en algun bote de los que estan en la playa.
    El dia marcado viene y me precipito al bravo rio, es una pesadilla las aguas son rapidas, turbias hay muchas serpientes con el proposito de matarme, me atacan y apenas las puedo evadir.

    ha sonado la alarma y me persiguen pero ya estoy cerca de mi meta, un guardia con cara de vibora cascabel fue quien activo la alarma, y el mundo se viene encima. Casi sin aliento, con poca esperanza y un ejercito de viboras tras de mi, logro divisar un pequeño banco de arena blanca resplandeciendo bajo la luz de la luna tan cerca! tan cerca! digo jadeante cuando unas enormes turbinas lanzan aire al mar llevandose todo lo que esta a la orilla, ahi va tambien mi bote, mi esperanza.

  17. Baldemar Chacon dice:

    ¿Que sueño tan raro?

  18. Eva eugenia Choque dice:

    La verdad es que la vida y la muerte tanbien son dos tipos de revelaciones y misterios que hasta el momento no se ha podido dar una respuesta certera y logica de como surge y en que terminan, no tiene principio ni fin realmente es un milagro. Todos los seres humanos formamos parte de esa revelacion y somos partïcipes activos de todo acontecer en nuestro planeta y en nuestra vida misma.

  19. Freddy A.D. Ponce dice:

    PARA MARIA JOSE LOPEZ

    Gracias por satisfacer mi curiosidad, María José, y sobre todo por tu amistad. Realmente me gusta cómo y lo que escribes. La lengua española me encanta tanto escrita como en sus diversos acentos coloquiales. Soy “fan” de García Lorca, de su poesía inspirada en canciones gitanas y me identifico con él en su colección “Un poeta en Nueva York”, “Doble poema del lago Eden”, “Oda a Slavador Dalí” [en entrada separada copio un soneto que escribí inspirado en los suyos] . He trabajado, estudiado y vivido en tres ocasiones en Cataluña, en total unos diez años… mi hija mayor nació allá. Llegué a Madrid en octubre de 1971, escapando de la dictadura de Banzer -que por primera vez en la historia se había “atrevido” intervenir la Universidad Boliviana; santuario, hasta entoces, ante todo atentado policial o militar en contra la libertad- con los billetes de avión comprados a crédito, cien dólares en el bolsillo y esperanza de futuro en el corazón. Era la primera vez que estaba al nivel del mar… fué muy gracioso… al caminar, me sentía como flotando en el aire, era como caminar en cámara lenta… la contaminación de los coches golpeaba mis narices y algunas personas hablaban, para mi, tan rápidamente que me era dificil seguir la conversación… que risa… un andino en Madrid. Como todo inmigrante pobre, lo primero, fue buscar trabajo y la maravilla: estaba vigente, por entonces, el convenio de libre tránsito de trabajadores entre Bolivia y España. Cataluña era el centro industrial, así que a los pocos días buscaba trabajo allá. Creía que por ser estudiante universitario y haber trabajado algún tiempo en una importante obra en mi ciudad natal, podría conseguir trabajo “aunque fuera de dibujante”; iluso de mi. Gracias a Maite y Edy, que me acogieron en su hogar, pude sobrevivir por un par de meses con los pocos centavos en el bolsillo… no había tenido éxito de ser aceptado en ninguno de las decenas de trabajos más o menos calificados. Finalmente, después de dar un examen como topógrafo, fui aceptado para encargarme del movimiento de tierra de un complejo deportivo en las afueras de Barcelona. El gerente me llama y me dice: “Lo felicito! Puede comenzar mañana, traiga su equipo… ¿Tiene coche?”. Le agradecí y expliqué que acababa de llegar y que no tenía ni un lápiz… “pero la empresa podría comprar el equipo o alquilarlo y descontarlo de mi contrato…”, continué. Obviamente la respuesta fue amable, pero firme: ¡No!
    –“Pero necesito trabajar, por favor, estoy recién casado y dejé a mi esposa allá”, rogué.
    Al día siguiente estaba trabajando de peón de construcción. ¡Que agujetas en los músculos…! Los primeros días me esforzaba por trabajar más que los demás. Luego aprendí a medir mis fuerzas. Ya no llenaba las carretillas de ladrillos, los ponía en falsa boveda, el centro quedaba hueco…
    Tuve suerte, el topógrafo que contrataron, era mayor y no tenía experiencia trabajando en montaña y de eso, yo tenía de sobra… Al poco tiempo estaba haciendo su trabajo, con su equipo y mi salario de peón; que no estaba nada mal, ya que en pocos meses pude ahorrar suficiente para pagar los pasajes de mi esposa.
    En este ambiente conocí a los inmigrantes españoles, en Cataluña, la mayoría de ellos trabajadores de campo o campesinos empobrecidos. Con ellos compartí su pan de campesino, sus verduras y frutas fraganciosas y aprendí a tomar vino de sus botas y agua de sus botijos de cerámica o madera; y a tomar carajillo, delicioso café con un poco de brandy o cognac, llamado así por “caraquillo” que, “dizque” venía de Caracas.
    En este contexto disfruté de la amistad y solidaridad del pueblo catalán y español en tiempos de la dictadura de Franco -que prohibió a los catalanes de hablar su lengua y cultivar su cultura por décadas-. Salí de tascas con ellos y aprendí a bailar la sardana y la jota; y posteriormente a manifestarme en las calles con mis compañeros de universidad. A algunos de ellos los vi caer bajo las patas de los caballos de los “grises” [policía represora al servicio del fascismo franquista]. Mi carnet boliviano me salvó de ser detenido en más de una oportunidad. Hoy sólo serviría para ser deportado.
    Tu relato, María José, me trajo al alma ese calor y humedad del verano mediterraneo, aunque para nosotros -trabajando en construcción- lo de la siesta, fuese un lujo imposible de alcanzar. Mágicamente, las fragancias y los sabores y colores de tu tierra, de sus campos y campesinos inundó mi espíritu… Qué no daría hoy por un “pan de payes amb tomaca y alioli” o un “cunit a la brasa amb alioli” [Una rodaja de pan integral campesino con tomate frotado en su superficie. Alioli es una salsa picante hecha de aceite de oliva con ajo, molido lentamente, en un mortero de piedra. Cunit es por conejo de castilla]
    Y tienes razón, apreciada amiga, estamos hechos de la misma materia, y sentimos igual; y creo todos los campesinos del planeta tenemos similares costumbres; algo que hace años vengo llamando: una agro-cultura.

    Con un abrazo fraternal,
    Freddy

    P.S.
    Lo de “prodigio en la letras” estuvo muy bueno… cuando se lo leí a Maria, nos reimos a “mandíbula batiente”…

  20. Freddy A.D. Ponce dice:

    SONETO PARA NAIRA

    ¿Sabías que Naira es la luz de la aurora,
    es el tiempo sin medida,
    es el ayer, el mañana, el ahora?
    ¡Naira es poesía que dá vida!

    No dá vida en sí misma,
    pero la dá cuando al amanecer todo ilumina.
    Es parte de nuestra filosofía,
    es expresión de nuestra Cosmovisión Andina.

    Es el no-ver lo que desconocemos.
    Es el aprehender de lo que ya conocemos.
    Es el mirar el futuro atrás.

    Es mirar adelante el pasado veráz.
    Es como, parafraseando a José Martí,
    decir: niña, he ahí el mundo, es para tí.

    Freddy A. Delgadillo Ponce, Hoyland, 3 de noviembre del 2007

    [Fue dedicado a Naira Medina, de Alemania, pero inspirado en mi hija menor, Naira Delgadillo B.]

  21. Freddy A.D. Ponce dice:

    DE LOS ESPEJOS DE LORCA

    Se miró
    en una de las imágenes
    y con los mismo filos
    dió fin a sus pesares.

    Freddy AD Ponce, Hoyland, 2007

  22. Freddy A.D. Ponce dice:

    DOLOR DE LABRADOR

    No son las fatigas
    de las faenas,
    (hechas con esperanza)
    los dedos verdes,
    la mirada en la ontananza.

    Ni el sol a las espaldas,
    la sal hiriendo las pupilas,
    lo que más hiere
    las entranias del labrador

    Es,
    el fruto maduro y querido
    tomado al decuido
    por mano furtiva… irreverente…

    Freddy AD Ponce, Hoyland, 2007-1010

  23. maria jose lopez dice:

    Querido Freddy
    para mi eres un prodigio en las letras,eres bueno escribiendo.
    Yo pase una temporada en Barcelona,fue muy grata mi estancia,
    comparti y sigo compartiendo amistad con seres autenticos que
    te brindan todo por nada.
    Tambien me gusta el pan tumaca,el ali-oli,de hecho lo hago muy
    amenudo,cuando tengas ocasión de venir a España te invito,y a una
    buena parrillada,regada con un buen vino de pitarra.
    Mi hijo es del Barsa aunque el padre es del atleti,en algo tenia que
    salir ganando yo ¿ no ?
    La etapa de mi vida en el campo a pesar de ser un poco más dura ( en esfuerzo fisico ),
    fué la más maravillosa y gratificante.Me gusta el contacto con la naturaleza,el aroma
    de la jara,de los pinos,de tierra mojada.La melodia del viento,del revolotear de hojas,
    el canto de los pajaros,o el canto del gallo que a las seis de la mañana nos avisaba
    que ya estaba amaneciendo.
    Podria escribir durante horas,de aquellos maravillosos años,

    besos

  24. Rosana Stark Plaza dice:

    Aporto una revelacion: Los chakras ahora son 13, revelacion de 5 chakras de asencion.


Trackbacks

  1. ¿La revelación o el misterio? | BlogArticulos.com – Articulos del internet.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi