lig tv izle
justin tv

Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Archivo de Septiembre, 2010

El palacio de la soledad

Sí, yo veo un palacio (El majestuoso palacio de Cichén Itzá), no una precaria construcción, en la soledad.

O lo que puede llegar a ser un palacio si somos hábiles arquitectos (Arte y arquitectura del siglo XX…).

Todos estamos solos, aunque nos rodeen nuestros amigos, aunque vivamos con nuestros amigos: la soledad es el corazón del humano, como el fértil carozo de una fruta (Fragmentos para una poética de la soledad).

“Ninguna persona puede quitarle a otra su morir”, escribió Heidegger, y con esto dejó asentado que nada acompaña nuestra esencial soledad, lo que no quiere decir que seamos seres tristes o incapaces de compartir “nuestro palacio” (Poesía, lenguaje e interpretación en Heidegger).

Lo que no quiere decir tampoco que no sea heroico enfrentar la soledad (Héroes).

Pero el heroísmo se aprende de puro vivir e ir comprendiendo el misterio de los días.

(Continuar leyendo »)

Editorial

Se cobra entrada

“La poesía no se vende porque la poesía no se vende“, insisten los libreros (Las Ferias del Libro en la Historia).

“Poesía no publicamos porque nadie la compra”, explican los editores.

Y es cierto, aunque Las flores del mal (Análisis literario de poemas) y los poemas de Neruda fueron best seller, es raro encontrar en las librerías a gente en el acto de adquirir este tipo de lujo, los libros de poesía (La poesía lírica).

Contra cualquier probabilidad, lo que no es tan raro es que alguien los escriba (Dios y el azar).

No sólo los jóvenes enamorados borronean cuadernos con las manchas de un cuadro de Chagall (Chaim Soutine).

Chagall es el pintor que le canta a los enamorados y a la inocencia delirando imágenes como la de un violinista o una mujer que asciende por los cielos y no es la virgen María sino una muchacha que estalla en flores voluptuosas en el momento del amor (Trilogía del Amor: El Amor, el Odio y los Celos).

(Continuar leyendo »)

Monografias

¿La revelación o el misterio?

A veces es más misteriosa la revelación que el misterio (Meditación y Chakras en el banquete de Platón). Por eso también revelar es mitificar (La historia de la filosofía como diálogo). Más digo callando; diciendo callo la mayor parte de las cosas.

Un silencio continuo no es misterioso, sólo es plomo y tedio.

El misterio es algunas palabras, no todas. Pero tampoco ninguna (Hacia una pedagogía del silencio).

También es misterioso un largo poema, pero, ¡qué misterio es dar dos palabras y decir, por ejemplo, M’ilumino d’inmenso (me ilumino de infinito), como dice a veces Ungaretti (Teódulo López Meléndez, el escritor de la palabra delirante).

(Continuar leyendo »)

Editorial, Monografias

Miscelánea

Borges

Me pregunto si él estaba allí, si yo estaba allí, si conversamos, si aquella vez, antes, cuando yo tenía 17 o 18 años, rocé su traje (Los adolescentes en busca de su identidad).

¿Cómo puede existir un amor así, sin sexo, sin deseo, sin que el destinatario lo conozca, pero apasionado, total? (Bioquímica y sociología del amor).

Me parece que de esta manera aman a Dios los místicos (El Inmortal).

Cuando se habla de Borges (Algunos Borges de Jorge Luis Borges), o cuando en mi trabajo de correctora me toca algún ensayo que lo nombra, siento como si mencionaran a mi hijo, a mi hermano, a mi padre, a mi amante, a alguien tan familiar y tan querido, pero que debo mantener en secreto (El secreto de la ley de la atracción).

¿Cuál es la cuestión? ¿Borges es mío? Seguro me están diagnosticando -locura-, pero, absolutamente, Borges es mío (La idea de la palabra según Platón).

Cuando lo leo, y leo una de esas frases en las cuales está todo su humor, su ironía perfecta, siento que es un juego para mí, un código que sólo él y yo compartimos. Y me río como de una danza particular que disfruto, un misterio de amantes.

¿Puede estar muerto quien está tan vivo que parece salirse de sus libros, emerger de sus frases con una carcajada, con aquella sonrisa tan fresca, tan hermosa en aquella cara que nunca pude ver como la de un anciano ciego? (La muerte en la historia).

(Continuar leyendo »)

Editorial

El vientre de la Tierra

Veo a la Tierra (La Tierra) como a una mujer enorme y milagrosa (La mujer).

Y a veces es cruel (Artistas: ¡salven el planeta!).

En su vientre el fuego se convierte en piedras preciosas (Las piedras semipreciosas en el Perú), el color destella en la negrura, es un vientre maternal, y una tumba (Memorias de un cadáver).

Siento que la Tierra es sagrada, es una diosa que llama por su nombre a los que elige (Lo mágico y mítico de la mujer como diosa).

Y que a los treinta y tres mineros a quienes cuida y a quienes sepultó, los convocó uno a uno de ese modo. Al número 34, quién sabe por qué, lo dejó ir… (Los pares de opuestos).

Estoy segura de que esos mineros están aprendiendo una lengua nueva, lengua de las entrañas, lengua del amor.

Volverán sabios esos 32 hijos de Chile y el hijo de Bolivia (La civilización cristiano-occidental en Chile y Culturas andinas y amazónicas. Bolivia).

(Continuar leyendo »)

Editorial

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda