lig tv izle
justin tv

Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Archivo de Agosto, 2010

Chismes terribles de la historia

Lo bueno de nuestro lugar es que todos lo edificamos (Sociedad del conocimiento e identidad personal). Envío algo así como sugerencias o narraciones con “moraleja” (Ética) -me disgusta escribir la palabra moraleja- y ustedes lo completan; a veces, sencillamente lo crean de la nada (Budismo. Un estilo de vida).

Hoy un ventarrón diabólico me trajo preguntas -o más bien chismorreos- de la historia; o más bien personajes históricos por los que siento curiosidad.

Y, debo reconocer, son tan común, y tan humana, y mi carne es tan flaca -nadie lo diría viéndome en fotografías o personalmente- que los chismes históricos me encandilan (Mitos e historia).

Y aunque exista peligro de difamación, aunque sean la escoria o la basura de la historia, a todo eso lo supero con heroísmo y me pregunto, por ejemplo: ¿Fue Cristóbal Colón un criminal y un asesino de primer agua? (Quinientos años de mentiras: un usurpador y criminal llamado Cristóbal Colón).

(Continuar leyendo »)

Editorial

El músico vampiro

Tan de moda que están los vampiros, en especial entre los adolescentes (Vampiros: los Moradores de las Tinieblas), y pensar que el joven Giacomo Puccini ya en su tiempo tenía contacto con ellos (La ópera).

A través de su música, es claro (La música: conflicto de identidades).

No había hecho tampoco ningún pacto con ellos -como indica la leyenda que sí lo hizo el inefable Paganini con el Diablo (El Satanismo)-, pero le gustaban todas estas rarezas, como las que escribía su amigo el libretista Arrigo Boito, cuyo Mefistófeles se escucha ahora con mejores oídos: los del pueblo (La educación popular: trayectoria y actualidad).

En 1884 la primera ópera de Puccini, Le Villi, sobre los avatares de un vampiro trágico, se convirtió en un suceso y lo llenó de honores en plena primavera, es decir, en plena juventud (Suicidio en la juventud: guía para los padres, el público en general, y maestros).

Después de esto debió esperar a que la buena fortuna regresara (La rueda de la fortuna), el talento seguía… debió esperar varios años para que los demás volvieran a escuchar su luz (La luz para los artistas, los museólogos y los arquitectos).

(Continuar leyendo »)

Editorial

Cárcel de mujeres

En la ciudad donde nací (La ciudad tomada), ahora lejana y diluida, hay un edificio sombrío, que sin embargo recibe todos los rayos del sol (El Sol y su estructura).  Está en el Parque, rodeado de árboles. Se llama El Buen Pastor. Es una cárcel de mujeres (Las miserias carcelarias).

Yo pasaba cuando era niña por allí, muchas veces (Estado de la niñez en el Perú).

En las ventanas había óvalos que eran caras de mujeres (La mujer).

Yo quería hablar con esos óvalos, no podía verles las facciones, adivinaba historias trágicas (Mujeres Asesinas: ¿Criminales o Heroínas?).

En especial había una ventana por la que se asomaba una sola mujer, siempre.

Un día ella arrojó un cuaderno, como si fuera una botella al mar (Dimensiones subjetivas de la comunicación).

Y yo lo recogí y lo tengo, es algo increíble.

La página que más me llama la atención está escrita con excesivo cuidado, como si la que lo escribió cuidara su prosa, aunque hay errores de ortografía y sintaxis que traté de corregir (Producción de textos).

Nunca supe de verdad quién era la escritora más que un óvalo y una mano que arroja un cuaderno que ahora está amarillo, que casi es una reliquia mía.

(Continuar leyendo »)

Editorial

El aborto y la primavera

Apenas pongo el título de este post -y escribo antes el título porque ya sé, o al menos tengo una idea, de lo que voy a escribir (Metodología de la lectoescritura)- se me ocurre que las palabras tienen tanto dolor y tanta dicha como sepamos dárselas (Más allá de las palabras).

Hay poetas que eligen un sustantivo terrible y otro suave, y el resultado es una gloria, una gloria, digo, de belleza y desolación (Antonio Machado y Miguel Hernández. Poetas luchadores y mentores de conciencia).

Pienso en el Eliot de “Tierra baldía” (Sobre el peso del humor negro en “Asesinato en la Catedral” de T. S. Eliot):

“Abril es el mes más cruel;

engendra lilas de la tierra muerta,

reúne memorias y olvidos,

mezcla flores muertas con raíces primaverales”.

O, más cercano a nosotros, el Neruda torrencial de “Tango del viudo” (Pablo Neruda):

“Perra, ya habrás hallado la carta, ya habrás llorado de rabia

mirando mis viejos zapatos vacíos para siempre…

¡Cuánta sombra de la que hay en mi alma daría por recobrarte,

y qué desamparados me parecen los nombres de los meses,

y la palabra invierno, qué sonido de tambor lúgubre tiene”.

-Pido perdón si la memoria me falla y rellena a gusto con algún adjetivo, me parece que en la cita de Neruda algo no está bien- (La Memoria).

(Continuar leyendo »)

Editorial

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda