Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

En busca del tiempo presente

Soy tan feliz haciendo y deshaciendo las palabras, las sílabas, la tela de mi araña interior (Más allá de las palabras), que es allí donde me encuentro con lo único que soy, que es mucho, con lo único que somos: la sombra de Dios, o de los dioses (Postmodernidad: El retorno de Dios).

San Juan de la Cruz asentiría con lo que digo,  agregaría que es un círculo pequeño, una gragea de Dios, mi ser. También diría que en realidad no es que yo sea feliz desentrañándome, conociéndome, sino que soy menos feliz para ser feliz en las tinieblas (Ensayo para espiritistas).

Y Freud aseguraría que conociéndome a mí misma llegaría a ser lo más dichosa que se puede en un mundo sin dicha (Influencia y trascendencia -Arthur y Sigmund, algunos de los porqué del psicoanálisis-Epis II).

Aunque…

Tener conciencia de uno mismo es tenerla del instante presente, pero a veces el presente no está (¿Se puede Historiar el presente?).

En general miramos el pasado o somos flechas disparadas hacia el futuro (Historia, espejo del pasado y brújula del futuro).

Y la elección de uno de estos dos escenarios -en pretérito o futuro perfecto o imperfecto (El Verbo, La Palabra)- no siempre coincide con nuestra edad cronológica: es casi cuestión de nacer “romántico” o “pragmático”; se nace aristotélico o platónico, se ha dicho (El nacimiento de la filosofía: la verdad de la vida).

Se me cruza la sombra de Buda

…de pronto se me ocurre que -entre algunos otros, pero es él quien se atravesó en mis imágenes- Buda es uno de los que nos señala el camino del “hoy” (El destino del hombre).

Y aunque no empecé a escribir esta entrada pensando en él ni en el budismo ni en religiones (5 Grandes religiones del mundo) -sólo en dioses (Los dioses el cotidiano)- siento que apareció por algo y debo dedicarle algún párrafo más.

La Iluminación

Ya sabemos: lo vemos meditando bajo la higuera -¿era una higuera el árbol bodhi?- durante días y meses, tratando de hallar algo durante años, hasta llegar a la iluminación (El holograma del cerebro y la memoria: El holograma del Universo).

¿Qué se iluminó con su Iluminación? -ahora corro a buscar un texto magnífico que lo describe, describe ese ahora; sé que está por allí, entre mis cosas en desorden…

Vuelvo: leo que “el Buda, sintiendo que el descubrimiento estaba próximo, se sentó esa noche que haría época, dispuesto a no levantarse hasta lograr la iluminación. (…) …Después, mientras del árbol Bo llovían flores rojas que iluminaron la noche de mayo como si hubiese luna llena, la meditación se profundizó de vigilia en vigilia hasta que, al brillar el lucero del alba en el transparente cielo oriental, su mente atravesó por fin el caparazón del universo y lo hizo añicos, pero, maravilla de maravillas, lo encontró milagrosamente restaurado con el resplandor del verdadero ser. Había llegado el Gran Despertar. (…) El júbilo de todas las cosas creadas llenó el aire de la mañana, y la tierra, embelesada, tembló en seis direcciones. Diez mil galaxias se estremecieron asombradas mientras los lotos florecían en todos los árboles, convirtiendo el universo entero ‘en un ramo de flores que giraban en el aire’” (Huston Smith, Las religiones del mundo).

Y “El júbilo de todas las cosas creadas” le canta al presente, al instantáneo presente: ahora es cuando hay que estar presente y vivir.

Es el modo de Ver e iluminarse. En las nervaduras de una planta uno encuentra el Universo y también la verdad, y ante esa verdad, “Muerte, dónde está tu aguijón”.

En este momento -y este momento es el único del mundo- no muero ni moriré porque -cómo decirlo- la lluvia salpica palabras melancólicas y entre el fuego -que encendí para mayor amparo- y yo, hay insinuaciones silenciosas.

Envío

Les envío a todos una brasa que sacaron mis ojos de mirar el fuego; también una rosa que inventé al amanecer, y un recordatorio de que, sin conocerlos, los adoro, aunque a veces no pueda nombrarlos ni referirme a los temas y reflexiones -importantes, coloridas, variadas y sobre todo, abridoras de puertas, derrumbadoras de límites- que hacen llegar a este espacio, más de ustedes que de nadie.

Fabu: “fabulosa” reaparición, no podía ser de otra manera.

Judith Mora, tocaya: como todos, cálida -me refiero a la entrada anterior- y exquisita, ¡gracias por tu “empatía”!

Blanca Estela (también en referencia al post “Maternidad”): nada me emocionó ni emocionó tanto a Mane como tu poema “escrito” por Lola, sos genial…

Mora

Editorial

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

14 respuestas a “En busca del tiempo presente”
  1. Celestino Gaitan dice:

    Mora:
    Mi siempre Amada y Recordada Mora…
    …Es cuando te pones asi…de Inspirada,
    cuando mas me encantas y me fascinas,
    Aunque suene a cliche’, o a disco rallado,
    no encontre’ mejores palabras para describir,
    lo que hoy he sentido al leer tu Comentario,
    Editorial o como le llamen.
    Estuviste, exquisitamente…Mmmhhh…
    No encuentro la palabre, pero seria…
    …algo mucho mejor que GENIAL,
    Y eso que intencionalmente la escribi’ con Mayuscula.
    Posiblemente, seria…Iluminada,
    o tal vez, estabas en un estado de Super-Alerta?
    No sabes ni te Imaginas de lo que has sido capaz, o si?
    Te trascribo…
    “Es el modo de Ver e iluminarse. En las nervaduras de una planta uno encuentra el Universo y también la verdad, y ante esa verdad, “Muerte, dónde está tu aguijón”.

    Muerte…donde esta tu aguijon?
    Ja.ja.ja…A veces pienso que un poco,
    de nervaduras de un Planta, no vendrian mal,
    …como puedo llegar a un estado de Iluminacion?
    A estas alturas del partido, (y conste que no tiene que ver con nada del Mundial,
    ni nada que se le paresca)
    despues de todo lo que necesita uno “meterse”
    para mantenerse vivo…(para la presion arterial, para poder dormir…)
    empiezo a perder el miedo a experimentar…
    …Hoy solo soy adicto a Ti, mi Mora Amada,
    y eres la unica que me lleva al borde de la Iluminacion.

    Gracias como Siempre, y no dejes de Iluminarnos,
    y ponernos a pensar de vez en cuando.

    Saludos a Tod@s y un Fuerte y Fraternal Abrazo.

    Celestino Gaitan.

  2. Joise Morillo dice:

    Solo hay una

    Lumen que emana las neuronas y son voz
    En vuestras cuartillas lumbre grafica
    Esplendidas, pulcras, cruzadas, cortan cual hoz
    Las tinieblas ignominias de quien saber necesita

    Policromo vuestro iris, necesarios días
    Para enaltecer la cuantía de las más relumbrantes
    Vuestros poemas danzantes
    De resonante diapasón y contagiantes alegrías

    No menos sublime se os asoma razón
    Cuando pareciendo celosa, con la letra y la prosa
    Reblandecéis un corazón

    Y si, más coqueta con la tinta y la pluma
    Os tornáis más hermosa
    ¡Como vos! No hay dos, ni tres, solo hay una.

    Os ama

    Joise

  3. Marco Antonio Dueñas dice:

    Si fuera poeta, te diría que la iluminación es simplemente verte, pero como no lo soy, te diré que la iluminación es prender un foco, o ver salir al rubicundo Apolo salir arreando los corceles que tiran de su dorada carroza. Buda es iluminado, tu también cuando prendes una vela a una foto tuya.en un lugar oscuro. Todo son veleidades, una buena borrachera te ilumina, pero al otro día no quieres ni ver la luz. ¿Como jugar con las palabras, si son ellas las que juegan con nosotros? Unas veces se muestran parcas y otras veces espléndidas y derrochadoras, sobre todo al cuarto o quinto tequila. Este pedazo de soneto, me pone en mi lugar cada vez que lo recuerdo: Hombres necios que acusáis a la mujer, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpais, si con ansia sin igual solicitáis su desdén ¿como quereis que obren bien, si las incitáis al mal? de un no muy perfecto desconocido, a una perfecta desconocida. Marco A Dueñas

  4. Fabu 11 dice:

    Mora
    Gracias por tu cálido recibimiento.

    Una flecha de carne, hombre, disparada del pasado hacia el futuro, va con los ojos abiertos y sin conocer su destino…, lo esperará su presente.

  5. Freddy A.D. Ponce dice:

    En la época de la Guerra de (por) las Malvinas, corrijanme si estoy equivocado, fue la única en la que los hermanos argentinos volvieron sus ojos a nuestro continente y no fueron ignorados. Ellos siempre han estado presentes, para nosotros.
    Hace algunos meses recibieron por unanimidad, nuevamente nuestro apoyo incondicional.
    La utilización de la lengua espaniola, las palabras y sílabas, que Mora hace, es realmente bella. Tanto, que es una delicia leerla.
    En cuanto a su “marania interior” es muy sofisticada, pero accesible a todos. Por lo que cumple con su objetivo de divulgación del conocimiento de manera ética y estética.
    Lo que extranio es que ninguno en su corte, ni ella misma, tornan sus ojos a nuestro continente en busca de inspiracion y/o conocimiento. Será que siguen sintiendose, de manera subconciente, “inmigrantes”?
    En la Cultura Aymara (12.000 anios antigua y vigente) se ve el pasado en frente de los ojos. Es algo de lo que tenemos certeza, si de algo podemos tenerla. Y, por corolario, vemos el futuro a nuestras espaldas. Talvez a ojos europeos o europeizados, esto es una contradicción o una incongruencia. “Cosa de Indios ignorantes” como nos lo dicho desde hace 500 anios…
    Para nosotros el presente siempre está, es lo único que está -ojo que no decimos “es”. Cuando alguien muere, pasa a ser parte de la Energia Creadora -o mejor dicho de su espíritu- y permanece conjuntamente nuestros ancestros, cerca de nuestras familias, protegiendonos. En el dolor de su perdida física solemos decir “ya no está” y eso es lo que nos duele profundamente. Al mismo tiempo, el hecho de saber de que permanece en otra forma -espiritual- cerca de nosostros, protegiendonos, nos consuela y nos permite continuar en comunidad e individualmente, con el dolor de su ausencia…y su presencia.
    Espero que mis comentarios no ofendan a nadie y de alguna manera -pretenciosa, por supuesto- complemente ese vacio que noto en tu grupo de admiradores, apreciada Mora. Considérame uno de ellos.
    Agunos de los errores ortográficos de estas lineas son atribuibles a la falta de lengua espaniola en mi programa y teclado. Al menos, esa es mi disculpa…

  6. Joise Morillo dice:

    Saludos querida Mora, y a todos permitidme comentar algo, que creo pertinente:

    Evidentemente, señor A. D. Ponce, sois de gentilicio: Aymara Uta, bueno, ¡pienso yo!

    En entregas anteriores (pasadas) estuvimos hablando de vuestra tierra y el sufrimiento de mucha gente oriunda de vuestra patria. Tambien se ha hablado de nuestros pueblos americanos incluso del aborigen, las etnias autóctonas de nuestra querida Sur América, ahí tenéis a José Itriago que ha hablado tanto de nuestra gente autóctona venezolana como de nuestro paisaje, a Osvaldo Bonini que ha interpretado la precaria condición del habitante autóctono del altiplano Boliviano, como también del lado Argentino, también se ha hecho mención Del Puno, de los Charruas y muchas otras etnias, incluso de la parte jocosa de la historia como los cuentos de Patorusito ETC.

    Asi, también de la descendencia europea de nuestros pueblos y su desenvolvimiento.

    Empero si, Sr. A.D. Ponce, es importante asumir vuestra posición en el sentido de conceder una importancia tacita a nuestra estirpe, nuestro espíritu es la herencia de un pueblo valiente y guerrero, desafortunadamente la lucha asimétrica desarrollada en otrora, fue de proporciones perversas para nuestros ancestros autóctonos, pero ese espíritu con sus genio, fortaleza y amor a la madre tierra, no morirá, ha quedado en la conciencia de todos nosotros, y se puede dar evidencia de ello con las frases que nuestros compañeros amigos en las entregas anteriores han manifestado.

    Otra cosa es la concepcion politica.

    No obstante, ¿Que importa que preferencia tenga el individuo? Sea, adorar a Pachamama u otras deidades, nuestro sincretismo ha creado una forma de compartir la paz por medio de la comprensión de la dualidad que debe subsistir (mujer/hombre), (Cielo/Tierra), (bueno /malo) ante un universo cíclico que debe comprender la bondad de la armonía antes que la discordia, es por ello que existe de la cultura Aymara la acepción:

    El Arajpacha: Tierra de arriba, cielo, mantención del cosmos ideal.

    El Akapacha: la tierra de “acá” donde viven los aymará, de los Mallkus, la Pachamama y el Amaru. Con ellos Mantener vuestro mundo cultural, y un magnifico equilibrio.

    El Manqhapacha: tierra de adentro (abajo), Fuerzas destructivas. Mantención del caos.

    La idea es acabar con la posible discrimacion y antipatía que haya en nuestros pueblos
    Si señor si se habla y si se quiere nuestro terruño, sobre todo vivir en paz.

    Ahora bien, inspirada en la discriminación del hombre, no necesariamente americano y de un autor venezolano, Andres Eloy Blanco, basado en una historia de las cumbres andinas.

    El palabreo de la loca Luz caraballo

    De Chachopo a Apartadero
    caminas, Luz Caraballo,
    con violeticas de mayo,
    con carneritos de enero;
    inviernos del ventisquero,
    farallón de los veranos,
    con fríos cordilleranos,
    con riscos y ajetreos,
    se te van poniendo feos
    los deditos de tus manos.

    La cumbre te circunscribe
    al sólo aliento del nombre,
    lo que te queda del hombre
    que quien sabe donde vive;
    cinco años que no te escribe,
    diez años que no lo ves,
    y entre golpes y traspiés,
    persiguiendo tus ovejos,
    se te van poniendo viejos
    los deditos de tus pies.

    El hambre lleva en sus cachos
    algodón de tus corderos,
    tu ilusión cuenta sombreros
    mientras tu cuentas muchachos;
    una hembra y cuatro machos,
    subida, bajada y brinco,
    y cuando pide tu ahinco
    frailejón para olvidarte,
    la angustia se te reparte:
    uno, dos, tres, cuatro, cinco.

    Tu hija está en un serrallo,
    dos hijos se te murieron,
    los otros dos se te fueron
    detrás de un hombre a caballo.
    “La Loca Luz Caraballo”
    dice el decreto del Juez,
    porque te encontró una vez,
    sin hijos y sin carneros,
    contandito los luceros:
    .. .seis, siete, ocho, nueve, diez.

    A.E.B.

    Os ama

    Joise

  7. Fabu 11 dice:

    Sr Freddy A.D.Ponce
    Con mucho respeto a su Cultura, permítame decirle, que también respeto a la mía y a la de todos.
    Debería usted reveer su opinión con respecto a donde y en qué latitud ponen sus ojos Mora y sus bloguers, puesto que somos americanos como usted, viviendo en el mismo continente que usted con parecidos o diferentes orígenes y problemas como usted.
    En cuanto a sentirse inmigrante conciente ó inconcientemente, le comento que no es mi caso, desciendo de segunda y tercera generación.
    Los temas que se tratan aquí son totalmente de diversos colores y contenidos, y aún más.
    Lo invito a que dé una ojeada, del 2.007 hasta el 9 de junio del 2.010 segundo post del mes actual.
    Saludos cordiales

  8. Jose Itriago dice:

    No participo en la polémica anterior. Joise la respondió con su proverbial erudición y Fabu también. Pero ese no es el punto. Es que la considero fuera de tiempo y lugar. Este es un sitio libre, nadie tiene que seguir ningún guión, ni está obligado a escribir ni a leer, ni justificarse ante nadie, ni esperar que nadie lo apoye o lo ataque.

    Como bien dice Mora, el presente no está, se desvanece en nanosegundos. Tenemos un pasado y un futuro y nos aferramos a ese futuro porque es nuestra única esperanza. Pero igualmente el futuro se va desintegrando por nanosegundos. Esta vida es breve y por eso aferrarnos al futuro debería ser aferrarnos a la alegría y la alegría está en nosotros y en nuestra capacidad de ver, apreciar y aceptar todo lo bello que nos rodea.

    Debo admitir que conozco muy poco del budismo y ni siquiera sé meditar y menos con la profundidad y dedicación que se requiere para trascenderse a uno mismo. Por eso, en cierto sentido, soy apenas un espectador, pero un espectador entusiasta. Si así puedo llegar cerca de las luces, colores, sonidos y sensaciones que entreveo, pues creo que habré logrado lo más que está a mi alcance y a veces siento que he acercado.

    En el sitio de Osvaldo, en un primer intento, escribí sobre el encuentro con un libro con símbolos para mi extraños. En la medida que los fui internalizando, sin que mi yo cotidiano pudiera conocer su significado, pero sintiéndolo en cualquiera de los otros que no puedo definir, descubrí un sentido progresivamente más complejo.

    Al principio, absorber el significado de un símbolo podía ser cosa de horas y su comprensión podía lograrse con una concentración compartida con otros conceptos, como el de los ecos de los recuerdos. Pero progresivamente cada uno me fue tomando días, más tarde semanas, después meses, hasta la vida misma y me fue aislando de cualquier pasado.
     
    De esta manera, cada vez que avanzaba se incrementaba el tiempo para llegar a la última página, mucho más, como si a medida que me sumergía en su contenido, el libro se percatara de mi intromisión y los significados se extendieran, se enriquecieran, para cautivarme, para que no olvidara que su comprensión sería ahora mi única razón de ser. Inicialmente creía en la vecindad de un final, una recapitulación de cualquier tipo. Pero los significados tienden a lo inabarcable, más, mucho más y entendí que el final -o quizás los finales- están en una zona oscura, difícil para poder ver los miles de detalles que lo describen.

    Pero en todo caso, siempre tuve como meta llegar al índice que, según intuía, recapitularía toda mi vida, aun a sabiendas que para llegar a ese punto tenía que pasar por el final y por eso la recapitulación esclarecedora no la podría apreciar con este cuerpo y menos con este yo. El precio era el silencio total, un silencio que no da cabida, ni siquiera, a los ecos de esos recuerdos que están rebotando continuamente en todas nuestras moléculas.

    Quiero decir una meditación tan profunda como la de Buda tiene ese mismo altísimo precio: primero, el abandono de nuestros asideros a la vida, que son las infinitas ramas del pasado y más difícil, el desprendimiento de la esperanza del futuro. Por eso quiero creer que si fuimos creados, lo habremos sido para nuestra ventura y no para que participemos en una contienda donde podamos obtener, entre muy pocos, el trofeo de la vida eterna. No. Supongo que podemos esperar mayor misericordia. Si los hombres podemos tenerla, aunque sea a veces, a los dioses les sobrará.

  9. Fabu 11 dice:

    HE AQUÍ QUE HOY SALUDO

    He aquí que hoy saludo, me pongo el cuello y
    vivo,
    superficial de pasos insondable de plantas.
    Tal vez me recibo de hombre, tal más bien me
    despido
    y de cada hora mía retoña una distancia.

    ¿Queréis más? encantado.
    politicamente, mi palabra
    emite cargos contra mi labio inferior
    y económicamente,
    cuando doy la espalda a Oriente,
    distingo en dignidad de muerte a mis visitas.

    Desde tales códigos regulares saludo
    al soldado desconocido,
    al verso perseguido por la tinta fatal
    y al saurio que equidista diariamente
    de su vida y su muerte,
    como quien no hace la cosa.

    El tiempo tiene un miedo ciempiés a los relojes.

    Cesar Vallejo

  10. Baldemar Chacon dice:

    Tengo una pared en blanco o mejor dicho bien pelada, el puro block. Estoy haciendo un pequeno bosquejo para que esta pared pelada se convierta en un maravilloso mural o por lo menos en un simple mural sin vanidad ni presunciones esteticas de gran magnitud puesto que yo mismo lo pintaré.
    El Ciclo de la vida, el tiempo giratorio en un plano como la tierra en el pensamiento primitivo, el eje sobre el cual gira el tiempo es el presente, abstraerme para concebir una idea donde figure lo esencial en un cuarto con poca luz yque solo veran pocas personas en el mundo. La iluminacion como dice Mora llega a muchos rincones cuando la recibimos.

  11. María Celeste Cécere dice:

    Mori, ¡qué bella! Gracias por lo que nos has dejado en esta entrada. Me resulta particularmente precioso, ya lo sabes. La figura de Buddha, tan humana, tan simple, nos ayuda a comprender nuestras propias limitaciones y elucubraciones mentales.
    Iluminación es muy difícil de definir. Es, en el mejor de los casos, definible por contraposición, es decir, se define por negación de aquello que no es. Así, se le llama “extinción del deseo”, “fin del sufrimiento” y otras por el estilo. Cuando se quiere afirmar algo respecto de ella, suele decirse “incomparable seguridad”, “inmutable estabilidad”, “paz”, todas las cuales nos refieren o intentan referirse a la característica de ser lo único verdaderamente permanente, estable y existente.
    En sánscrito se dice que es Satchittananda: sat, existencia; chitta, conciencia; ananda, felicidad. O sea que, en estado de iluminación, lo único que se percibe es el Ser que se conciencia a Sí mismo en estado de absoluta Dicha.
    Es lo que “envidiamos” de los santos: el gozo de la comunión del alma con lo divino. No encuentro modo de decirlo. Por algo el Buddha se resistía a definir la Iluminación, jajajaj. ¡Cómo pretendo yo definirla!
    Poder tener el alma de un niño, que se maravilla con todo lo que ve, la inocencia de los animalitos, que viven entregando belleza, la generosidad de la Madre Gaia, que nos sigue soportando sobre sus espaldas, todas esas cosas nos acercan a poder experimentar el estado de Iluminación.
    Por ello, aquella persona que se acerque a la senda del Buddha, deberá respetar los preceptos:

    “Entendimiento justo”: que se adquiere aprendiendo a observar el análisis de sí mismo y de los demás, viendo gradualmente cómo es le mundo en realidad, sin concepciones previas ni falsas imágenes.
    “Pensamiento justo”: cuando se comprende el poder que tiene el pensamiento y que el centrar la atención sobre cualquier cosa, positiva o negativa, le otorga más vida.
    “Palabra justa”: consiste en saber lo que hay que decir y la mejor forma de decirlo, así como cuándo permanecer en silencio.
    “Acción justa”: son las normas de comportamiento reunidas en los Cinco Preceptos:
    1- No quitar la vida a ningún ser vivo intencionadamente.
    2- No tomar nada que no nos sea dado libremente.
    3- No permitirnos una vida sexual irresponsable.
    4- No hablar empleando falsedad, insulto o argumento malicioso.
    5- No consumir drogas o alcohol.
    “Sustento justo”: el modo de ganarse la vida debe redundar no sólo en el beneficio propio, sino también en el del entorno y los demás seres.
    “Esfuerzo justo”: es la autodisciplina que incluye la determinación necesaria praa reconocer y trascender los límites personales, las resistencias y el negativismo, como así también la perseverancia para promover la apertura mental, el entendimiento y el positivismo.
    “Plenitud mental justa”: consiste esencialmente en la práctica del conocimiento de lo que se hace, piensa y siente en todo momento de la vida cotidiana.
    “Meditación justa”: se refiere a los profundos estados de tranquilidad que se alcanzan al irse haciendo la mente cada vez más silenciosa.

    En una ocasión, alguien interrogó al Buddha la causa de la exultante felicidad de sus seguidores, a lo que él contestó: “Ellos no se arrepienten de su pasado, ni se obsesionan con un futuro sombrío. Ellos viven el presente y por eso están radiantes de felicidad.”

    Los abrazo con el corazón…

  12. Joise Morillo dice:

    Hola Mora, mi querida Ma. Celeste, eso que vos citais de Buddha:

    “Palabras sabias”

    En una ocasión, alguien interrogó al Buddha la causa de la exultante felicidad de sus seguidores, a lo que él contestó: “Ellos no se arrepienten de su pasado, ni se obsesionan con un futuro sombrío. Ellos viven el presente y por eso están radiantes de felicidad.”

    Es muy parecido a esto que sigue; de otro iluminado tambien, que os dejo a vuestra consulta

    –no procuréis el pan y vestido para mañana, Dios proveerá, observad los pájaros con su bello plumaje y lindo trinar, despreocupados comiendo el alpiste y las semillas que les proveen los arboles que el señor creo-

    “además, porque mantener dos cobijas si con una podréis apaciguar vuestro frio de invierno, concededle una a vuestro prójimo”.

    Os ama

    Joise

  13. Belieth Pèrez dice:

    No todos los días son hermosos y llenos de luz
    No todos los días veo al sol y no todos los días su calor me abraza
    Tampoco todos los días tengo tu abrazo
    El tiempo traiciona mis pensamientos
    Me vuelve fría
    Razono, no me gusta
    Me alejo y me retraigo
    La introspección no me sirve
    Una catarsis mínima es la poesía
    Ya ni llorar o gemir, o … quizá arremeter contra el karma
    Màs, el cielo aùn existe
    El aire aun agita mi cabello
    Y yo aùn deseo sumergirme en el agua de la vida
    He de esperar a cumplir con el dharma
    He de esperar a mi madre la poesía
    De nuevo vendrá mi sonrisa
    Y otra vez un abrazo…

  14. María Celeste Cécere dice:

    Ciertamente Joise… diste en el clavo. Los iluminados han dejado en el mundo más coincidencias que discrepancias. Sólo la ceguera humana es la que les impide ver.
    ¿Qué importancia tiene quién dio le mensaje si la palabra es la misma? Cada uno se atuvo al contexto social y cultural que le tocó vivir.
    ¿No será que como el Ser es Uno, cuando se manifiesta siempre viene a decirnos los mismo? ¡Mirá que somos cabeza duras que no aprendemos…!
    Un abrazo



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom