lig tv izle
justin tv

Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 
promosyonbank.com promosyon canta

Archivo de Junio, 2010

Best seller

Escribir un libro que se llame Best seller (…el mercado del best seller de ficción narrativa…) es una buena idea en términos de negocio: en la tapa aparece ese nombre y es garantía de que lo compran muchos (Lolita).

Puedes, sin necesidad de gastarte mucho, mezclar allí relatos de sueños -los que nos cuenta todo el mundo (José Pulido: La Circunvalación Poética)- con recetas de cocina, fórmulas de alquimia casera y de salud; mezclarlo con poemas “especiales” -quiero decir, que puedan servirle al lector para ocasiones especiales- y cuentos eróticos, y cuentos de hadas, y consejos de belleza (Belleza)… Autoayuda (La princesa que creía en los cuentos de hadas), yoga, gimnasia, psicoanálisis improvisado e improvisaciones sobre cómo escribir un diario íntimo que pueda ser leído por otros, por ejemplo; fórmulas sobre cómo escribir cartas de amor, de odio, de pedido de empleo (La mujer mayor de 40 años).

También capítulos con estos nombres, para enviar a revistas femeninas (“Ojos”, la revista parlante): “Los lápices de labios”, “El perfume”, “Los objetos deseados”, “Los zapatos”, “Accesorios para la mirada”, “Las vitaminas” (hablar también de “las del alma”: el amor, la pasión por las estampillas, etc.). Ya mismo empiezo con el primero.

Los lápices de labios

Es indudable que estos objetos en nada se asemejan a, por ejemplo, un par de zapatos. Ya sólo el hecho de que se expendan casi sin excepción por unidades exime de mayores comentarios sobre una inexistente afinidad.

(Continuar leyendo »)

Editorial

El amor entre mujeres

Tengo una caja de postales antiguas, de las que solían enviarse entre amigas (Breve ensayo sobre el afecto, amor y amistad), entre compañeras o vecinas que habían partido de viaje (El viaje del héroe o no hay héroes nuevos bajo el sol).

Es extraño, pero las mujeres siempre se amaron entre sí; lo que dicen estas tarjetas de principios del siglo XX parece demostrarlo (Homosexuales… ¿Rechazo hacia ellos?).

Copio algunas (algunas son de alguien llamada Amalia a alguien llamada Matilde, otras de alguien llamada Mercedes a Anita, de Felicitas a Irene, etc.):

Al besar, amiga, tu mano hechicera/ te doy en el beso / mi vida entera. (La Vida)

A los altos montes la nieve y a las almas hermosas la helada ingratitud. (David Hume)

En tu rostro angelical/brilla el alma candorosa/como el botón de una rosa/en un vaso de cristal.

La hermosura física pronto se marchita, la hermosura inmortal es más alta que la tumba.

(Continuar leyendo »)

Editorial

El que abre el baúl

Uno saca las palabras del interior de un inmenso baúl en sombras, pero que no es un baúl sin fondo (¿Por qué a las palabras se las lleva el viento?).

Uno escoge las palabras y las teje, las acomoda, y de pronto hay alguna cosa que se resiste a salir del baúl, a salir de la sombra (Jorge Guillén o El paraíso, no su sombra).

Por lo general depende de la habilidad del abridor de baúles, de la agilidad de su mano, de su pericia para violar candados y cerrojos (Artesanos vs. Academias), pero a veces el más experto cerrajero falla, y es aquí donde empieza a asomar el misterio de las palabras (El misterio del Evangelio prohibido de Judas); el misterio de las palabras consiste sencillamente en que para algunas cosas ellas no existen.

(Continuar leyendo »)

Editorial

En busca del tiempo presente

Soy tan feliz haciendo y deshaciendo las palabras, las sílabas, la tela de mi araña interior (Más allá de las palabras), que es allí donde me encuentro con lo único que soy, que es mucho, con lo único que somos: la sombra de Dios, o de los dioses (Postmodernidad: El retorno de Dios).

San Juan de la Cruz asentiría con lo que digo,  agregaría que es un círculo pequeño, una gragea de Dios, mi ser. También diría que en realidad no es que yo sea feliz desentrañándome, conociéndome, sino que soy menos feliz para ser feliz en las tinieblas (Ensayo para espiritistas).

Y Freud aseguraría que conociéndome a mí misma llegaría a ser lo más dichosa que se puede en un mundo sin dicha (Influencia y trascendencia -Arthur y Sigmund, algunos de los porqué del psicoanálisis-Epis II).

Aunque…

Tener conciencia de uno mismo es tenerla del instante presente, pero a veces el presente no está (¿Se puede Historiar el presente?).

En general miramos el pasado o somos flechas disparadas hacia el futuro (Historia, espejo del pasado y brújula del futuro).

(Continuar leyendo »)

Editorial

Personajes

Se me ocurre una idea (Sed de ideas, ¿qué hacemos con el mundo?): todos los que estamos aquí, en este sitio, nos damos maña para escribir, es cierto (Oralidad y escritura).

¿Y si pusiéramos una consigna, del tipo de las que se usan a menudo en los talleres literarios? (Creatividad: propuesta de talleres para su desarrollo).

Hoy propongo que inventemos, o recreemos, personajes (Los elementos clásicos en el diseño de los personajes).

Voy a ilustrar mi idea con una mujer hija de mi escritura, pero formada con muchas otras, tristes y solas en el exilio (Inmigración y literatura: el exilio).

Si alguno de ustedes quiere seguir su descripción, por favor, continúela (La descripción, huérfana literaria).

Pero lo verdaderamente singular sería ver que emergen nuevos personajes, personas de tinta en sangre.

Los espero con verdadera curiosidad. ¡Oh, mundo, qué ricos colores tienes! (Universo literario: mundos y aldeas literarias, retos y desafíos en el siglo XXI).

(Continuar leyendo »)

Editorial

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda