Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Sin Título Número Uno

Las explicaciones psicoanalíticas no consiguen que la sorpresa sea menor por el inefable misterio de las cosas (Lo que la Filosofía debe al Psicoanálisis).

Por ejemplo, que un poco de sed se convierta en el desierto del Sahara (El Sahara).

O que una infancia -con o sin “problemas”- devenga en una enfermedad en la que aparecen ojos en todo el cuerpo, y hasta en la planta de los pies, de modo que se pueda verlo todo, hasta el suelo pisado (El todo y la nada).

I

A mis quince años, yo tenía dos novios: uno diurno y otro nocturno (Bioquímica y sociología del amor).

Con el diurno íbamos a la plaza, nos robábamos besos entre los árboles, mirábamos hechizados las olitas del lago del Parque del Sur, como si fueran las del mar, y el mundo empezaba todos los días con nuestro amor, y terminaba a las ocho de la noche en punto también con él, despidiéndonos en la puerta de mi casa (El arte de hacer el amor).

El novio nocturno era otra cosa: aparecía después de cerrar los ojos, pero, a pesar de esto, siempre cuando yo estaba leyendo en una silenciosa habitación de algún lugar desconocido (Monstruos y animales desconocidos. El universo onírico de la criptozoología).

Se sentaba a mi lado y continuábamos la lectura de unos versos redactados en claves casi musicales sobre algo así como papel de pentagrama -signos de un idioma tal vez extraterrestre (Memoria “Ovnis”).

Después que terminábamos el libro, mi novio me miraba a los ojos un momento, me besaba la mano con unción y remontaba vuelo; salía por una ventanita que aparecía siempre en el momento preciso.

Esto sucedió durante muchas noches, hasta que en una no vino él, sino el poeta Baudelaire (Entre palíndromos y retruécanos: cuando el aparato social se pone en marcha).

Baudelaire me cerró de golpe el libro y dijo en perfecto  y argentino castellano: “Vamos, dejá de leer este bodrio, que así después es lo que escribís… Voy a dictarte los versos más hermosos del mundo”.

No comprendo cómo aparecieron  el papel y la tinta sin que yo hiciera un solo gesto para conseguirlos, pero en efecto él me dictó el poema más perfecto de los que yo había leído hasta entonces, inclusive mejor que cualquiera de los suyos que leía en traducciones diurnas.

Después, sin una mirada, sin besarme la mano, se fue y no vino más.

Para no crear falsa expectativa entre mis amigos, les anticipo que no podrán tener acceso al material que me dictó: del mundo nocturno al diurno no puede traspasarse nada, aunque sí puede hacerse lo contrario.

II

Iba por un desierto, con una sed espantosa.

Caminaba sin pausa, porque estaba claro que lo que más deseaba era arribar a alguna parte, pero sufría inexpresablemente.

Lo peor: cada diez o veinte metros había una botella de Coca Cola helada -sí, no sé cómo la mantenían helada- incrustada en la arena. Pero ¡sobre cada botella estaba marcado el precio, y yo no llevaba ni un centavo, había olvidado el monedero! Además, en el mismo cartel y a modo de publicidad competitiva, rezaba: “No es un espejismo”.

Es inútil contar cómo me revisaba los bolsillos de la túnica blanca en busca de monedas, mientras repetía: “Pero es imposible… si yo siempre guardo muchas monedas para el colectivo, no puede ser que ahora no tenga, ahora que me muero de sed”.

Y no tenía…

Lo curioso es que, en semejante estado -desesperación y deshidratación- yo no atinaba a cruzar los márgenes del “delito” o el “pecado” y a tomarme gloriosamente un litro de Coca fría; se ve que en mi inconmensurable honestidad, prefería morir, cuestión que en la vida diurna suelo manejar de otra manera.

Pero alcancé la meta al fin,  no saben después de cuántas penas, con las piernas que no me sostenían y mi cuerpo y mi túnica hechos harapos, muy gastados.

A la llegada me esperaba una multitud, con altoparlantes que gritaban: “¡Llega, llega… ya llegó, el Gran Premio a la Ética 2004!”.

Yo brillaba de felicidad mientras apagaba mi sed en un vaso del más puro cristal y recibía el premio: una máquina para poner al lado de mi cama que otorgaba cuanta Coca Cola quisiera una beber con sólo extender la mano, para toda la vida, hasta lo infinito.

Mora-leja

Y así me fui convenciendo de que la felicidad consistía en mantener el equilibrio entre la vida diurna y la nocturna. A veces era feliz tan solo en una de ellas, pero eso ya bastaba para ser feliz -la redundancia es adrede.

¿Acaso Rilke no aseguró que “para escribir un solo verso, hay que haber visto muchas ciudades, hombres y cosas, hay que conocer los animales, sentir cómo vuelan los pájaros y saber qué movimiento hacen las florecillas al abrirse por la mañana”? (La palabra, el escritor y la poesía).

Bueno, soñadores míos, todo eso se ve mucho mejor, generalmente, en la noche profunda, con los ojos cerrados que es cuando el sol ilumina más. Así que si seguimos soñando, tal vez nos sale, como quería Borges, al menos la primera línea de un buen verso.

Envío

Inspirada en mi último relato -y aunque no sé qué premio voy a otorgar- aquí mismo organizo el Primer Gran Concurso de Sueños 2010.

Algo parecido a una máquina de esparcir polvo dorado sobre los sucesos, cada noche, podría acompañar al galardón, ya se verá… Una que se coloque al lado de la cama.

Mientras tanto, también empolvados en oro, van mis besos, para cada uno de ustedes, y tengo en mente, lo juro, la mejilla o la frente de cada uno, noche y día.

En cuanto al título de esta nota, si los pintores pueden usarlo a veces para hacerse los enigmáticos… ¿por qué nosotros no?

Editorial

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

26 respuestas a “Sin Título Número Uno”
  1. Joise Morillo dice:

    Mi poema, el mundo

    Ufano, orondo, con una copa de vino
    Y una Hamburguesa sustituyendo
    El churrazco del hotel
    En Puerto Madero, comiendo
    Y vos ansiosa con ganas de himeneo
    Lanzáis vuestro verso al freo
    Con ímpetus de corcel
    Y los corzos mientras tanto
    Queriendo surcar el Sena
    Ignorantes en vida plena
    Los olores del mastranto
    No es que quiera presumir
    Ni que quiera desear tanto
    Lo que quiero es que se sepa
    Amo tanto a Venezuela
    Y al mundo otro tanto
    Aunque quiera un mojito
    No lo quiero en la habana
    Pero si es de escoger
    Lo bebería en Copacabana
    Que me pesquen en Madrid
    Si por este pecado purgo
    Empero, con gusto me tomaría
    Un whiskey en Edimburgo.

  2. Norma Quiroz dice:

    Presioso , me encanto leerte.
    Gracias.

  3. Jose Itriago dice:

    Con voz tranquila, alisando algunas arrugas imperceptibles de su blusa, en medio de una conversación que manteníamos sobre unas orquídeas de Vietnam que me enviaron en un e.mail, me soltó de pronto:

    - Aquí está otra vez el miedo omnipresente. Me había hecho la ilusión que no regresaría en mucho tiempo, que estaba ocupado con alguien más, que mis barreras eran sólidas y las máscaras que instalé en mis compuertas, eran suficiente para espantarlo, para que entendiera que ya no. Tendré que hacer algo y pronto.

    - ¿Cuáles máscaras usaste?, quise saber. Las buenas para espantar el miedo son las que tienen las dos lanzas atravesadas y una cabeza zulú en el centro, como si hiciera un escudo de armas de algún país. Si usaste una de esas máscaras que sólo tiene colores y paisajes, pues tendrás que darle espacio a tus miedos, hacerlos compañeros.

    Mientras tanto seguía pasando las imágenes de las orquídeas vietnamitas, maravillado de su belleza. Y es que a mi siempre me han gustado mucho y en mi casa tengo algunas sembradas. Una blanca con centro amarillo, otra rojo encendido y tres de las que por aquí llamamos “Flor de Mayo”. Las tengo en el tronco de un laurel que sembré hace como 20 años, para que hiciera una buena división con los vecinos.

    - No sé, no estoy segura, me dijo. Tú sabes que mis miedos no me dejen ni asomarme. Sé a ciencia cierta cómo son por la parte de atrás, por la espalda. Pura madera con un costillar de juncos o algo similar. Pero jamás las he visto de frente. No tengo valor para ello. Créeme, tengo que hacer algo y pronto.

    Esta presentación que me mandaron vía e-mail, es igual a una de hace como dos años, sólo que ahora, con muy mal gusto, estropearon cada fotografía con unos consejos viejos, necios y cursis, en inglés y español, como aquel cuento que publicó Cortázar en Último Round, que hace referencia a un plomero o ferretero cubano que deseaba retratar a la familia real inglesa y se le apareció Jesús. El libro se podía leer en un sentido en español y en el sentido contrario, en inglés. De todas maneras leía los insulsos consejos: es difícil no hacerlo cuando los tienes en pantalla y dado el curso de la conversación, lo menos que deseaba era interrumpir la presentación, que, de cierta manera, servía como catalizador. Además, me dije, de pronto puede que salte alguna buena idea para espantar miedos reticentes. Lo triste es que no podía dejarlas de leer en ambos idiomas, lo cual me hacía sentir desconsiderado con las angustias de ella.

    Pero mientras pasaban todas las orquídeas, los consejos de galletas chinas y su traducción, paso a paso, mis miedos, acartonados por los años y hasta aclimatados dentro de mi extenso menú de angustias, empezaron a aflorar, a alborotarse, presintiendo que tenían que compartir mi cuerpo o mi alma con uno nuevo, que horadaba su camino con sonoros pasos que ni ellos y menos yo podíamos ignorar. ¿Y si los miedos de mi amiga eran contagiosos?. Todos me dirán que el miedo no es viral. Que puede ser genético, pero no viral. Sin embargo yo he visto como se pega el miedo. Lo he visto no una, sino muchas veces. Y mientras repasaba la Orchidaceae Mística, un zumbido en el oído izquierdo que provenía del fondo de mi desprotegida amiga, me alertaba de que un miedo al miedo nuevo estaba irrumpiendo en mi espíritu.

    Me volteé hacia ella para explicarle lo que me pasaba , pero no estaba allí, no había nadie, ni siquiera yo . Bajo una zozobra creciente que confirmaba mi nuevo miedo, empecé mi propia búsqueda, mientras el zumbido crecía y yo me repetía que no era necesario, que estaba aquí. Hasta que me sorprendí hablando con ella en un Jardín Botánico.

    - ¿Qué haces?, le pregunté
    - Rosa la más delicada que por mi amor cultivada nunca fue. Rosa la más encendida, la más fragante y pulida que cuidé. Blanca estrella que del cielo, curiosa de ver el suelo, resbaló; a la que una mariposa de mancharla, temerosa, no llegó.
    - ¿Y tu miedo?
    - Mi miedo eres tú, me dijo, que transcurres

    Era, en efecto, un rosal maravilloso. Estaba rodeado de rosas blancas como las teclas de marfil de un piano y al momento empezamos a escuchar las notas tenues del primer movimiento del Claro de Luna de Beethoven. Flotábamos, pero de una manera suave, como el humo del cigarro que asciende y asciende y no se sabe hasta donde llega. De pronto no lo ves más, pero sabes que no se pudo desaparecer y que sigue flotando, tenuemente, quizás, pero ¿hasta dónde llegará? ¿Hasta la troposfera o la estratosfera o…? . Así estábamos ambos, flotando mientras ella, con voz tenue y tratando de arreglarse adecuadamente su blusa, que con el viento se le desacomodaba, decía algo como que el miedo se había quedado enterrado, que las rosas lo habían vencido y que bebíamos buscar algo de vino para poder entender nuestro momento.

    Me hizo muy feliz saber que era “nuestro” ese momento mágico y le alargué el brazo para que reposara su cabeza en él. Su cabellera me recordó a la Venus de Botticelli y en cuanto cerró sus ojos, sus bellos y adorados ojos de cielo y de tierra, me dormí.

  4. Joise Morillo dice:

    Habana por habana

  5. Aguero Santiesteban dice:

    ¡Ay! Mora, Morita (a veces me parece tienes algo de los moros, quizá la evocación de una mujer tras la alhambra), tantos pasos para registrarme y decirte un escualido y escueto comentario. Esta es la primera que has terminado de convencerme con tu encantadora (prosaica) prosa. Tenés (y te digo esta palabra en argentino , aunque no lo soy) un ángel que a veces te dicta algunas cosillas. ¿Sabes? me gustó mucho la alegoría de ambos novios, el diurno y el nocturno, aunque sentí algo de celos (celosías). No queda más que enviarte un tierno beso…

  6. Luis Vivanco dice:

    Como todo lo que sale de la pluma y la mente maravillosa de Mora Torres, aquí es como un río de ideas, aunque tengo una imagen (¿metáfora? ¿símil? en fin) que me parece más gráfica y real. Cuando chico mi mamá nos hacía una sopa que en Chile llaman “Carbonada”. Consiste en un caldo bien sabroso por lo general, y flotan en él pedazos de carne aún más ricos. También a veces tomábamos sopa de arvejas, que a diferencia de la anterior, aún sigo tomando de vez en cuando en Venezuela. A esa sopa de arvejas se le echaba unos pedacitos de pan tostado en un sartén, a veces con aceite , a veces con mantequilla, y siempre rico en compañía de las arvejas. Pues la prosa de Mora es como ese caldo de la carbonada, o esa sopa de arvejas, y las ideas son como los trocitos de carne en la carbonada, o los pedacitos de pan frito en la sopa de arvejas. Si los textos de Mora no tuvieran esas ideas, igual serían de grata lectura, y sugestivos, pero no pasarían de ser literatura. En cambio, con esas ideas que saltan por aquí y por allá,… van más allá de lo literario. ¿Hacia dónde? Ah, ya no sé. No sé de literatura en realidad, pero sé lo que es leer algo y que alguna o algunas de las ideas leídas me sigan taladrando la mente y el alma durante días. Mora logra esto. No es poco. Al menos, este es el tributo de mi dura cabeza.

  7. Freddy A.D. Ponce dice:

    Permiteme llamarte:

    Querida Mora:

    Hace varios anios que recibo tus “Monografias” y la “Frase de Hoy”. Muchas gracias!

    Lo primero que debo decir es que el manejo del idioma es delicioso. Aunque la mayor parte son temas de cierto grado de abstracción intelectual, están escritos de una manera directa -aunque a veces podria cosiderarse sofisticada-, clara y muy facil de leer -y entender. Claro ya te habrás dado cuenta que mi errores ortográficos, aparte de los suelen escaparsenos a los nacidos y criados en el Continente Americano, son a causa de que el equipo electrónico que uso está diseniado para la lengua inglesa; en este caso, el Reino Unido, desde donde te leo.

    Debo reconocer que no todas tus Monografias han sido tán fascinantes como esta para “obligarme” a leer todo el articulo sin parar y además no poder evitar de “meter mi cuchara en esta suculenta sopa”. Las tengo todas guardadas bajo la promesa de terminar de leerlas un dia. Mi primera esposa que era muy “adicta” a leer me dijo una vez; y me parece que la referencia no era suya: cuando llegue un libro a tus manos si no puedes hacerte su amigo leyendolo… por lo menos sé su conocido, dandole una mirada…

    La descripción de tus dos mundos, diurno y nocturno, me ha facinado no sólo por su implicación metafórica, hay algo más en ello que me ha impactado y lo extranio es que no sé que es. Por supuesto que tus “Caca-colas” me han decepcionado (por lo menos podias poner una gaseosa de marca argentina); pero te las puedo disculpar porque me parece que tu inclinación no es precisamente de izquierda. Me equivoco?

    Gracias por tu polvo de oro, cuando me llegue y antes de que me toque los convertiré en polvo de nacar que es como imagino a tu piel.

    Me despido en quechua: Tumpanasunchis k’ama (que quedria decir algo asi como: hasta que nuestras huellas se encuentren otra vez…)

    Freddy

  8. jorge chacon dice:

    Gracias José por aclarar parte del vocabulario en el anterior cuento.

    Les dejo un sueño, Mora me hace soñar.

    ¿Le tomo una foto a la nena? La nena se sonríe y posa. Luego se va con la guitarra a la que le salían de cada traste, trapos viejos que no le dejaban ver ni sentir el vibrar de las cuerdas, era una guitarra muda, pero no le importa sigue tratando pues la fiesta debe continuar, el apagón se prolongó hasta muy tarde y los trapos viejos seguían en los trastes. Entre cuento y chistes, luz de vela y tragos largos de ron, la fiesta continuó silente pero alegre. La de la guitarra con voz desgarbada se hundía en sentimientos con las melodías arítmicas de sus notas, tan negras como la penumbra, sin embargo la gente bailaba, sí, en las paredes las sombras que proyectaban la luz de las velas y el viento, bailaba la gente, con la música del viento. Otro largo trago de ron, otro chiste y otra foto oscura.

    ¿sintió el temblor joven? Me pregunta Doña Panchita, claro que si le digo. Eso es una señal, puede que llueva o puede que no llueva. Asi es Doña Panchita puede que llueva o no llueva. En la calles oscuras hacen fiestas los fantasmas tocando las puertas de los vivos mientras camino entre ellos hacia la fiesta, quedate en ésta me grita un espectro con cara de chucho, oh no no me gustan las fiestas de los fantasmas porque me dan miedo. El cielo sigue escampado parece que no va a llover, Doña Panchita no me dijo nada.

    Toco el portón del anfitrión, desde adentro me preguntan ¿Fantasma o vivito? La verdad: un poco de lo último. Esta bien pasá, lo que pasa es que ya se colaron algunos fantasmas y no queremos problemas con ellos, nadie los quiere. Esta bien les digo yo estoy vivo soy Jorge traigo este regalo para los novios. ¿qué? ¿que novios? Si se fueron cuando el apagón y ni el pastel partieron, ya no se la aguantaron un par de horas más, después de diez años ¿que les costaba un par de horas más?,- es que en esos diez años nunca tuvieron permiso le digo y hoy que el cura ya se los ha concedido, ni modo tenían derecho, -ha pues si va, viéndolo así, pues si, ponga el regalo en la mesa y siéntese donde pueda, dispense la música pero no tenemos luz.- esta todo bien no se preocupe, la nena esta cantando con eso es suficiente.

    La nena no cantaba sino gritaba como lamentos de los fantasmas de allá afuera que proyectaban sus sombras hacia dentro del salón, mezclándose con las sombras de los vivos bailando en las paredes. El espectro con cara de chucho que antes me había invitado a su fiesta, me observaba con su miseria y dolor, con sus ojos grandes y tristes, detrás de la ventana. ¡pobre perro! que esperaba la luz que no le llegará jamás. ¡Ya vino la luz! ¡ya vino la Luz! Y la ventana no es ventana sino espejo. Todos gritan anunciando lo mismo y empieza la música de disco a sonar y a bailar todo el mundo. Afuera los fantasmas entristecen al igual que la nena que guarda su guitarra de trapos viejos. Ahora entre música estridente ya no se cuentan chistes, ni cuentos, solo mueven la cabeza al ritmo de la música no hay otra opción y beben tragos mas largos de ron.

    A mediamadrugada debo irme a descansar, la fiesta languidece y salgo por el portón sin despedirme de nadie. Para llegar a mi casa debo llegar hasta el cementerio donde mis amigos fantasmas me esperan, ¿Te colaste verdad? Me dicen –Si- y me acuesto en la tumba que guarda mis sueños de humano.

    Saludos

  9. María Elena Cruz Bustos dice:

    Me pareció muy hermoso, tiene una imaginación maravillosa y un don muy especial para expresar cosas tan bellas, siga adelante, este tipo de lectura nos ayuda mucho, porque nos saca de la rutina diaria.

    Gracias

  10. valentinne capdeville dice:

    (…) “del mundo nocturno al diurno no puede traspasarse nada, aunque sí puede hacerse lo contrario.”

    siempre es beuno leerte…
    sonrisas

  11. DORIS ACEVEDO dice:

    Sin título número uno.
    Me pareció un escrito bien logrado, en el cual lo envuelve a uno y lo transporta por aquellos parejes que describe la autora, así que felicitaciones.
    Doris Acevedo.

  12. Celestino Gaitan dice:

    Amada Mora,
    Gracias!!!
    Como siempre y como los mejores vinos,
    Cada vez Mejor.
    Para mi ya resultaste adictiva.

    Te sigo, como se sigue con la mirada,
    la serpenteante trayectoria de una bengala,
    Mas no bengala normal, sino con sello de garantia.
    Desde empezar a leerte,
    viene promesa cumplida.
    Resultado…
    …es un cielo tachonado,
    manchado de mil colores.
    cada chipazo es distraccion,
    para seguirte, con atencion.
    Al gran final, que es tu envio.

    Luego en estelas colgantes,
    se descuelgan sigilantes,
    comentarios y lecciones,
    de nostros, tus amantes.

    Habana por habana,
    o debiamos por bebiamos,
    ya que importa!!!
    disfrutamos el encuentro,
    ha sido grato el momento
    y siempre espectacular.

    Recibe mi amor.
    Y para Tod@s un fuerte abrazo y fraternal saludo.

  13. Freddy A.D. Ponce dice:

    Todavia estoy en duda de qué es lo que tiene tu editorial “Sin Titulo” que nos hace reaccionar de tan diferentes maneras. Pero creo hay algo en común en los anteriores comentarios; una especie de magia que posiblemente haya sido creada por tu mágico polvo de oro o por los besos en nuestras mejillas y/o frentes. O talvez en nuestras mentes?
    A tres de los anteriores nos hiciste pensar en bebida y comida. El primero en verso (Joise Morillo), el segundo en maravillosa descripcion de cultura popular chilena (Luis Vivancio) y la tercera con una frase de tradición popular en Bolivia.
    Sin embargo , me fue dificil encontrar la relación con las flores de José Itriago (de casi imposibe lectura) exceptuando su maravilloso final con su alusión mágica.

    Sabes qué, querida Mora? No estoy de acuerdo contigo en cuanto a que no se pueda trasladar nada del mundo del dia al de la anoche. Al contrario, creo que un gran porcentaje del primero conforma el segundo. Parafraseando tu cita a Rilke: Cómo podriamos crear poesia en nuestros suenios si no hubieramos vivido la de la naturaleza -y la del ser humano, como parte de la última? Cómo podriamos volver a ver, sentir y hasta tocar a nuestros seres amados, que ya no están, sino en nuestros suenios?

  14. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Eres adorable Mory.
    Es una grata invitación a soñar dulcemente en la placidez de la noche, o con los ojos bien abiertos a la luz del amanecer.
    Hoy mismo viajo a las profundidades absurdas de mi ser.
    Espérame.

  15. Joise Morillo dice:

    Mi querida Mora, todos, vos, nuestra mentora estética, exhorta sin ninguna voluntad que no sea el placer del lector, sin lugar a equivoco me afinco en la idea de los sueños de toda persona están sujetos a un deseo inmenso de superación o de lograr metas, también están ligados a grandes miedos y pensamientos previos acerca de cosas que no se quiere que suceda, esta catarsis natural puede dar el caso de evitar tales situaciones, o alcanzar un deseo, todo depende de la intensidad de importancia que el afectado le otorgue al sueño y el recuerdo tácito del mismo.

    No solamente se sueña dormido, vuestra maravillosa narración; explica que un día os decidiste por un mentor, ese, os abrió los ojos y entraste en la verdad de vuestra aspiración y, como lograr vuestro deseo poético literario, a vuestros 15 años se abrió el camino a seguir, dejaste de soñar en vano para disfrutar no solo del sueño dormida sino también de vuestro sueño hecho realidad todos los días, ahora seguís soñando la vida diaria mediante vuestras meditaciones más terrenales que etéreas. Aun cuando, cada cual triunfe a su manera, antes debe haber la voluntad de triunfar; de hacer realidad los sueños mediante la praxis, en función de los deseos, empero siempre habrá una disolución respecto al grado de conciencia, esta debe conectarse a los principios morales y éticos del ámbito que os circunscribe, de no ser así, puede ser que: el que sueña y lleve a cabo sus sueños, los convierta en realidad para enajenar la felicidad de otros.

    Recordad mis gratísimos amigos, “la felicidad” es: Lograr el menor número de frustraciones, al tiempo que obtener el mayor grado de satisfacciones y, que el que está próximo a vos lo contemple como tal. Y llega a su valor más elevado cuando vuestra felicidad no es obstáculo para que otros sean felices.

    En eso se funda la solidaridad del buen pastor; proteger la oveja descarriada de las garras del lobo “No le deis pescado al hambriento ignorante, enseñadle a pescar.”

    “El minero baja a las minas y extrae el oro, el horno lo funde, y el orfebre lo moldea y le hace un bonito grabado solamente para que el rey tome un sorbo de vino cultivado con sudor y lagrimas (….) ¡nada hay nuevo bajo el sol solo hay vanidad, todo es vanidad!” (El rey Salomón, ungido de Israel).

    Os ama

    Joise

  16. JULIAN PEREGRINO dice:

    Felicitaciones por el espacio literario tan enjundioso, a nuestra anfitriona y a todos los colegas que dejan sus impresiones para demostración y deleite de los demás…La propuesta del “Primer Gran Concurso de Sueños 2010″ con posibilidades ad infinitum de participación y premios me parece genial. El otro día disfruté inmensamente leyendo la Fabula de Fidelia la Vaca Voladora: Es necesario dejar a un lado, por algunos instantes, el razonamiento lógico, las líneas geométricas y las verticalidades para imbuirse en ese mundo mágico y dorado como tus besos en la frente, e internarse en el arte sin mas pretensiones que dar vuelos a la imaginación, la fantasía y la plenitud de la libertad de escribir y soñar.
    Mi sueño es muy sintético: Un día de los próximos cinco años, estar reunidos todos los que hemos sido tocados por la magia de tu vida, juntos allá en Rosario o en Bs.As. en un parque muy cerca de tu Mora-da al cobijo de las sombras de la arboleda, compartiendo un mate y escuchando a cada uno sus anécdotas, poemas o narracines. Es fácil adivinar la diversidad pero también la coherencia de intereses reunidos bajo tu tutela. Como afluentes de un gran rio concurriremos de todas partes del mundo y fundaremos una de las comunidades mas hermosas sustentadas en el arte del buen decir. Abrazos amigos,
    Desde Venezuela, nación en riesgo de perder su libertad de expresarse y otras.

  17. Joise Morillo dice:

    (Para el concurso de los sueños)

    ¡Soñar no cuesta nada! o ¿cuesta mucho? -cuento-.

    Esta mañana nos levantamos –Olga y yo-, casi que sobresaltados por el sonido insistente del timbre de alerta, eran mis vecinos, acudieron a llamarme preocupados por mi retraso a tomar mi desayuno en el café colectivo de mi vecindad (gratuito), el retrasos tenía visos de placer, por cuanto el día anterior estuvimos festejando, con: vino, frutas y quesos el triunfo de un nuevo incremento colectivo logrado por los empleados de la empresa donde trabaja la comunidad donde yo vivo, el caso es que ahora cada trabajador tendrá dos vacaciones anuales con gastos pagos por la empresa y podrá viajar para el país donde le plazca con trámites de inmigración y todo lo concerniente al desenvolvimiento migratorio.

    Mi comunidad fue la creación de un proyecto gubernamental donde participó con un porcentaje considerable la empresa privada (La empresa donde trabajo) bajo la supervisión del Instituto Nacional de la Vivienda (Una villa diseñada con un bosque central, con parques y diversiones para los residentes de todas las edades).

    La empresa donde trabajo es el resultado de un consorcio privado que ha logrado expandirse en el país y en el Exterior por motivo de las coherencias fiscales y el concurso de todos los titulares del ministerio de fomento, tanto del gobierno, como de la misma empresa, por tal motivo, las ganancias se han multiplicado relativamente y, a la vez no han dado lugar a un planteamiento monopólico por las características participativas y democráticas que el gremio de productores de la misma especie han planteado a nivel mundial.

    De este modo el ingreso per cápita se ha elevado de tal forma que la cesta básica alimentaria, permite a cada empleado un ahorro del 75% de los ingresos mensuales, es tanto así que la empresa está promoviendo la idea de que cada familia pueda cambiar su vehículo, usado, no cada dos años como lo veníamos haciendo desde hace 10 años, sino, cada año, con la exhortación de que en vez de obtener preferencialmente: Mercedes Benz, ahora la opción se centra en BMW o Lamborghini, sinceramente; debo decir que: entre gustos y colores no han escrito los autores por eso mejor escojo por mi cuenta un Audi.

    Bueno, el asunto es que en medio de las trivialidades que se han venido planteando como si fueran de extrema necesidad, el gobierno anda detrás de mí hijo –recién graduado de ingeniero- para que se decida por escoger la dirección de una de las innumerables empresas (casi un millón) que el sector privado les ha puesto a disposición con el objeto de incluir un contingente de empleos que sobrepasa las 10.000 personas, el asunto es que tanto obreros como la mano de obra calificada esta concursando para nuevos cargos y opciones incluyendo el intercambio de personal según la comodidad del empleado. Bueno, ya mi hijo escogerá. Pero debe ser pronto porque las empresas deben renovar sus empleados, ya que se acerca la jubilación de personal de 10 años de servicio y de cincuenta años de edad. Beneficio este maravilloso porque se le otorgara además de sus vindicaciones enumeradas a continuación, un número de acciones de la empresa considerable a cada jubilado.

    Lo mejor de esto es que: a cada jubilado le van a otorgar el 100% del sueldo mensual que es de: 15000 dólares a los de administración y dirección, mientras que al personal obrero es de 10000 dólares, además le otorgaran sus prestaciones sociales que es el equivalente a 100 días por años de servicio y un seguro de vida y hospitalización de por vida. ¿No les parece excelente?

    Otra cosa que me tiene preocupado es que las escuelas que son de nivel (A1) las quieren nominar (A1)2, por motivo que ya no va haber salones con proyectores vía USB y pantalla panorámica, sino que cada salón tendrá su propia página web según la disciplina, y cada alumno tendrá su propio NoteBook Wi-FI, con opción a teclado periférico, pantalla plasma, Pantalla de toque, scanner y cámara. Bueno mi preocupación es que esta comodidades simplistas no vayan a disminuir el número de summa cum lauden, que se han venido graduando los últimos años, igualmente se planteó y se aprobó en el ministerio de educación y cultura, tal decisión para los planteles de secundaria y universidades nacionales, qué deberán escoger, estas últimas, los sistemas informáticos más apropiados según su autonomía.

    Bueno me he extendido, por el asunto de mi retraso del desayuno y no les he explicado, otro caso, es el de la vivienda de mi hijo próximo a casarse, el, solicitó al gobierno, que se le construyera un departamento sobre el segundo nivel que antes construyó sobre la planta baja de mi casa –donde antiguamente vivíamos - para cuando mi hija se caso (ahora está divorciada y a su ex marido le entregaron un departamento de soltero que está pagando en sustitución de los abonos mensuales que debe otorgar a mi nieta) en ves (mi nieta) está recibiendo una beca del gobierno hasta graduarse de cualquier profesión en la universidad. Por todo esto el gobierno plantea construirle en tres meses una casa con cuatro cuartos, y uno de servicio domestico, con sus respectivos servicios sanitarios, lobbies, 2 patios de estar (interno y externo) garajes para 4 vehículos, en 400mts cuadrados de posesión particular; pues ellos, el Instituto Nacional de la Vivienda argumenta que el debe tener su propio espacio para su familia futura, pero él, mi hijo, plantea: que no quiere alejarse del calor familiar, el asunto es que cualquiera de las dos opciones tiene una semana para decidirse, para empezar los trabajos de acondicionamiento y construcción de la obra.

    Mientras tanto el instituto ya escogió el hotel cinco estrellas donde nosotros Olga, mis hijos y yo vamos a vivir durante estos tres meses de construcción, con todos los gastos pagos incluyendo transporte en Helicóptero porque la empresa donde laboro esta a tres distritos donde se encuentra ubicado el hotel. Quiero participarles también que últimamente las compañías de Cáterin que proveía los comedor, tanto de las empresas donde trabajan el total de las comunidades organizadas de nuestro estados como los colegios y Universidades, fueron ascendidas al rango de calidad 7 estrellas por la calidad de su servicio, por lo tanto el gobierno aprobó la licitación de 2 domésticos para cada hogar y un cocinero o chef según el rango del empleado, a los cuales les será asignado un sueldo básico de 8000 dólares y transporte adicional por parte del gobierno.

    Bueno ya los servicios públicos no hayan como mejorar, acaban de colocar un conteiner automático que escoge el tipo de desecho, orgánico plástico o no reciclables, y cada día pasa el colector de desechos, fumigando con un fluido ecológico, que hasta hace crecer la alborada y le da más brillo a las flores que crecen en las plantas de rosas claveles y tulipanes que sembró el servicio ornamental de la comunidad hace un año, en función de trasladar las antiguas plantas al jardín botánico general. Igualmente reconstruyeron las aceras con bordes de teflón, y renovaron las calzadas de cemento y mármol sintético de dureza 9 en la escala de moss, es verdaderamente excelente, yo creo que ahora si no tenemos de que quejarnos.

    Qué lindo es el socialismo. Todo esto se lo debemos a la gran administración del gobierno y el asesoramiento de los filósofos y científicos que día a día luchan mediante el uso del conocimiento y bajo el más alto concepto de la ética, para vindicar al pueblo, aunado al grado de sabiduría y solidaridad del soberano que ha aprendido a sopesar las bondades del conocimiento y despreciar la peor miseria “la ignorancia” y disfrutar de la mas alto valor y derecho del individuo humano vivir “libertad”.

    Os ama
    Joise

  18. Osvaldo Bonini dice:

    Oh! Sí, sí, José. Vi esa pps. Realmente son de ensueño…, (aunque el estimado Sr. Freddy Ponce no logre comprender la relación).
    Me fascinan las orquídeas y también me parecen que son mágicas y majestuosas hasta el punto de lograr emborracharnos en nuestros propios sueños y combinarlos y navegar en sus aromas incomparables, sus formas y colores…; nuestros miedos enterrados… juntos nos sentimos seguros… y todo eso en un sueño… ¡Genial!
    Mira, para don Freddy Ponce me parece correcta la opinión de Julián Peregrino, la que comparto plenamente.

    ¡Joise!, ¡ese sí que es un sueño! ¿Será que don Hugo lo sueña igual? Si se hiciere realidad serías el nuevo Julio Verne del siglo XXI !!!! ja ja

    Y Celestino, siempre gentil y atento, esta vez con un final similar a una payada gauchesca. Mis saludos y mis respetos, Celestino.

    Morita, tus besos empolvados llegan. Sí que llegan te lo aseguro, gracias por ellos. Te quiero montón.

    Saludos a todos.

  19. Osvaldo Bonini dice:

    Ah, José, puede que te sea útil este dato que no tiene nada que ver con el tema.
    Te sugiero que abras esa pps con Power Point (incorporado en el paquete Office) y le borres los textos que posean (antes debes bajarla si está en la red)). Así, queda sólo con las fotografías que podrás guardar luego pero teniendo cuidado de hacerlo con extensión .jpeg. Cuando haces “guardar” te pregunta el nombre que deseas ponerle y más abajo, en “Tipo”, te da la posibilidad de expandir y elegir la extensión “Formato de intercambio de archivos JPEG”. Power point te preguntará si quieres guardar todo o solo la diapositiva que marcaste, le das a esto último. (Si deseas guardas la presentación sin los textos le das a guardar todo sin preocuparte por la extensión porque la coloca por defecto en .pps).
    Quedas así con las fotos guardadas que podrás usar de fondo de escritorio o en una postal o lo que desees.

    Con respecto al tema que Morita propone, tengo que encontrar y revisar un relato inspirado en la madre de un amigo. Puede que lo suba al blog y lo copie aquí también. Dicho sea de paso, aún no he podido contestar comentarios y algunos correo ¡tirones de orejas para mí!! Perdón -en especial a Karla- …ustedes saben…

    Saludos.

  20. Júdith Mora V dice:

    Soñar, fantástica y maravillosa forma de hacer propias cosas, situaciones, personas, con un toque personal… soñar, la base de lo que ya existe, y el preámbulo de lo que existirá… y entonces sueño, con los ojos abiertos o cerrados, sueño…

    sueño con un plato de comida para todos, las tres veces al día;
    sueño con techo para todos, siempre;
    sueño con niños calzados, vestidos y estudiando, todo el tiempo;
    sueño con ancianos cuidaditos, abrigados, mimados, en cada casa;
    sueño con animalitos libres viviendo en la bondad, al lado del humano;
    sueño con empleos honorables para todos;
    sueño con políticos que cumplen sus promesas;
    ueño que la Iglesia se hizo justa y humilde;
    sueño que el humano no levanta más su dedo y juzga;
    sueño con el sueño de las Naciones Unidas;
    sueño con países sin fronteras;
    sueño con cielos y suelos sin bombas;
    sueño que los Derechos Humanos son más humanos que nunca;
    sueño que despierto en un país libre, de nuevo;
    sueño con un plato de comida en mi mesa, igual a hace dos años;
    sueño que mis hijas no abandonan su país buscando libertad y desarrollo, en otros;
    sueño que las puedo mantener, y brindarles la paz, como ayer;
    sueño que soy libre de soñar, sin acostarme llorando al ver que la realidad me abruma;
    sueño con que soy de nuevo aquella que soñaba risueña, y se levantaba llena de esperanza, porque sus sueños se cumplían;
    sueño con el otrora aroma de mi tierra, para ahuyentar el olor nauseabundo del ahora …

    sueño, sueño, sueño… no me canso de soñar, porque sé que algún día me levantaré, aunque sea al lado de Dios, y veré mis sueños cumplidos, una vez más…

    y sueño con ustedes, y entonces, sé que soñar vale completamente la pena…

    Mis besos enormes.

  21. Joise Morillo dice:

    Si mi querido Osvaldo, de acuerdo con vos ¡seria un nuevo Julio Verne! Tambien vi lo de las orquiedeas de Jose. Tengo un amigo en Trinidad & Tobago que importa de todas partes del mundo orquidaceo y exporta tambien orquideas que cultiva el mismo.

    Os ama

    Joise

  22. Fernando Paguay dice:

    Saludos Morita
    No, yo creo que si es posible luchar para que los sueños nocturnos se conviertan en una realidad tangible en la claridad del día

  23. Osvaldo Bonini dice:

    Al igual que todas las mañanas al levantarse, retira el brazo que la abraza por encima de ella. Lo hace con cautela y lentitud para no despertarlo, aunque ella sabe que se despertará igual pero él hará que piense que sigue dormido.

    Doña Carmen es una anciana fresca e inquieta. Su jardín es vivo y colorido, el césped mantiene durante todos los días del año un olor a recién cortado como si fuera aroma mágico que nace por sí solo. En la casa, todo posee el aspecto de pulcritud y prolijidad usual en las personas de su edad, con flores frescas en los centros de mesas, puertas abiertas por las que el aire atraviesa la casa acompañando el corretear de su pequeño nieto, ventanas luminosas con cortinas de hilo de algodón tejidas en crochet, muebles que crujen siempre, nidos en la galería con los pichones de las ratoneras piando incansables y el radio a válvulas encendida durante todo el día sintonizando una estación en especial, por pura costumbre.
    Enviudó hace más de treinta años y desde entonces vivió solita hasta hace tres años, cuando el destino quiso que encontrara a un ser especialísimo con el que se casó a pesar de todas las opiniones adversas que recibiera de parte de sus parientes y amistades sinceras.
    Casi podría decirse que posee una salud inquebrantable que parece nacer de la energía que emana de ella. Es algo raro verla quieta. En su andar se bambolea como cualquier otra anciana con la diferencia que parece ir bailando una danza que disfruta. Va acariciando paredes, columnas y arboles como si aún fuera un juego de niños, pero no lo es; son sus manos que van atrapando las texturas de las cosas para su disfrutar íntimo y secreto. Quién sabe qué sensaciones recrea en ese placer. Su voz es agudísima y duelen los oídos al ser escuchada. Habla mucho, muchísimo, como si todo el día estuviese concentrado en ese sólo momento de conversación, obligada a contarlo todo. Nada la detiene y todo lo cuenta sin importar consecuencia ni opinión.
    Se jacta orgullosamente de sus hijos y de su primer marido al que jamás deja de nombrar, que se encuentra permanentemente en sus recuerdos; aquel período de su vida es su referente inolvidable.
    Sus nietos ya son grandes con excepción de Julián, está por cumplir los siete años y le dedican toda su atención junto a Don Tito, su actual esposo. Lo consienten sin medida a pesar de las rabietas de sus padres que, como es normal, se quejan que lo malcrían demasiado con tanto cariño.
    Carmen y Tito se divierten paseando de las manos a Julián por las veredas. Pega saltos con lo que ellos se esfuerzan para que se eleve hasta donde puedan hacerlo elevar, y gritan con él, y lo incentivan al próximo. Les retuerce las manos con sus piruetas. Juntos, le enseñaron a andar en bicicleta y a atarse los cordones. A usar diestramente los cubiertos y a limpiarse la boca antes de tomar del vaso. A lavarse los dientes, a sumar, a restar, a saludarlos en las noches y mañanas que se queda a dormir con ellos.
    Tito, que es poco mayor que Carmen, juega a la pelota con él mientras ella prepara el almuerzo. A veces la pelota rompe una maseta y ambos se agarran la cabeza, se tapan la cara, hacen una mueca de grito en silencio tapándose las bocas con las manos para luego acordar en complicidad qué hacer para que la abuela no se enoje.

    -¡Rompimos una maseta, nos van a retar!- Dice Tito en voz baja sabiendo para sí que Carmen no lo hará.
    -¡La abuela se va a enojar, Tito!- Le susurra Julián casi al oído.
    -¿Y ahora qué hacemos?
    -No sé, la podemos poner dentro de una bolsa y la tiramos.
    -¿Te parece?…
    -Mejor la escondemos detrás del ligustrino.
    -Creo que Carmen se va a dar cuenta, ¿tú qué crees?
    -¡Ay, sí! Entonces mejor le decimos aunque se enoje.
    -Sí, creo que mejor es no mentirle… Pero ¿qué podemos hacer para que no se enoje?
    -¡Le regalamos unas flores y le damos muchos besos!
    -Puede ser, pero la planta se puede morir si la dejamos ahí, y además la tierra desparramada…
    -¡La plantamos contra el muro!
    -¡Ah! ¿Sabes? Creo que hay otra maseta en el galponcito.
    -¡Vamos!

    Carmen sale entonces desde la cocina. A pesar de haber observado todo lo sucedido se muestra ignorante y escucha pacientemente el relato del nieto a la vez que inspecciona la nueva maseta y el estado de la planta. Con nueva voz dulce y suave perdona a Juan mientras le tiende la mano, al tiempo que toma del brazo a Tito y los invita a almorzar.

    -¡Pero no lo vuelvan a hacer, tengan más cuidado!- Sentencia, ya con su voz de siempre.

    El día de cobrar las jubilaciones, los tres se fueron de paseo al centro de la ciudad a conseguir una cometa de esas de payaso que Julián quería. Había tantas y de tan variados tamaños y colores que Julián quedó encantado a tal punto que ya no sabía cual elegir. Se decidió por una octogonal con muchísimos flecos, colores y también muy cara, lo que no les importó demasiado a los ancianos.
    La remontaron esa misma mañana en el parque con poco viento. Carmen la sostenía en lo alto mientras Tito le mostraba a Juan cómo debía correr a la vez que largaba piola. Corrieron juntos con risas y gritos hasta que se quedaban sin espacio, entonces Tito le mostraba cómo debía tirar de la piola y aflojarla. Lo hicieron decenas de veces pero la cometa se balanceaba hacia un lado y hacia el otro y caía pesadamente. A Juan le dolía en cada caída porque no quería que se rompiese. Le colocaron más cola y por fin la cometa comenzó a subir majestuosa. A medida que iba subiendo, el rostro de Julián y la sonrisa de Tito se parecían mimetizar encantadamente bajo la mirada de Carmen. Aplaudía y daba pequeños saltitos de alegría. Se sintió completa.
    Había cientos de cometas en el cielo del parque pero para ellos era la mejor y la más alta. Se turnaban en sostenerla y en largarle un poquito más de piola hasta que se quedaron sin ella; entre tanto, los abuelos le contaban a Julián las historias más fantásticas de otras cometas no tan grandes, lindas y altas como esa.
    Esa noche Julián durmió con ella entre sus brazos, sumamente cansado y satisfecho. Fue ángel y nube, tocó el cielo con las manos, estuvo cerca de los aviones que pasaban y saludó a las personas que veía por sus ventanillas. Sorteando barriletes, paseó en el carruaje conducido por Tito, sentado junto a la abuela Carmen, su princesa, y tirado por cientos de golondrinas chirriando sórdidamente. Sintiendo el vértigo placentero en su estómago arrancándole sonrisas.
    Para Carmen y para Tito fue el tema del resto del día. Lo contaron en el barrio con todos los detalles exagerados, salieron especialmente a eso. Al acostarse y antes de apagar la luz y del beso habitual, lo siguieron comentando largamente, felices, conformes. Carmen soñó con su madre y Tito con un cielo de cometas, risas de niños y ecos de aplausos interminables.

    Hoy he visto a Carmen y a Julián que están sentados en un banco de la plaza. Él juntó un manojo de piedritas e intenta pegarles con saña a las palomas. Carmen no lo observa.

    El viernes anterior, al igual que lo hacía todas las mañanas al levantarse, retiró el brazo de Tito que la abrazaba por encima de ella. Le sintió sus rodillas frías y pensó que se había destapado. Con cautela y lentitud para no despertarlo, al taparlo con la manta descubre el color obscuro del derrame en su pecho.
    Lo acomodó hacia arriba y se sentó junto a él en silencio a memorizar la sonrisa con la que ésta vez sí estaba dormido mecido en su cielo.

  24. jorge chacon dice:

    Es un mundo tan singular, que el vivir solo es soñar
    y la experiencia me enseña que todo el que vive sueña lo que es, hasta despertar.

    ¿Quien habrá soñado que tuvo el mundo en sus manos y al despertar era la almohada?
    Como el Sueño de Joise, !tan Realizable! !como quisiera que lo contado por él no fuera ficticio!
    Cuando Seguismundo creia que soñaba siendo Rey, fue un tirano, ¿Como nos comportaríamos nosotros al tener todos los beneficios del mejor sueño que me han contado?
    Cuando el hombre esclavizó al hombre, logró el tiempo para pensar y crear mientras el otro soñaba. Nos pone a pensar ¿Que está mal? ¿Que nos obliga a seguir esclavizando al hombre? a mantenerlo con hambre y darle migajas para que siga soñando con el cambio !AH! NOSOTROS SOMOS EL CAMBIO !MARCA NUESTRO LOGO CON UNA X! y te daremos mas migajas que mantendran tu hambre.
    Yo estoy harto de soñar con que las cosas sean diferentes, Que en las calles lleven flores y no pistolas, que una sonrisa da el mejor blindaje a nuestros cuerpos, que los bosques sigan desplazandose, que todavia somos humanos y harto como estoy sigo soñando en las pocas horas que creo estar vivo o despierto. Pero he soñado alguna vez en controlar mi destino, decirme: oye Baldocha, Estas soñando !eh!, tienes la facutaltad de controlar tus sueños solo cree!.
    !Solo cree! solo cree… es el eco que viene a mi cuando se deben hacer las cosas, nosotros tenemos la facultad de producir el cambio, nosotros el colectivo humano, tan distintos para hablar de colectivo humano como un término aplicable, solo debemos creer que podemos hacer lo del sueño de Joise.

    Saludos
    Un Soñador Empachado

  25. DANIEL AVELLANEDA dice:

    Oye realmente esta precioso, aunque tan solo queria que me aclaras una inquietud aún soy un adolescente y quisiera saber si la verdader felicidad es eterna o es tan solo una utopia que se encuentra en pequeños fragmentos tiempo??

  26. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    De pequeña siempre se llevó bien con los hombres. Sentía que con ellos podía jugar a la par. No le asustaba escalar árboles ni era miedosa de perder el equilibrio sobre las cornisas en el edificio donde creció. Tal vez al momento de su concepción hubo un error y los cromosomas, en vez de ser XY se quedaron en las dos X…Le habría encantado ser hombre, decía, pero un día fue madre y… Por supuesto que son puras tonteras, pensó. Que, cuando una se transformas en mamá, no resisten ningún análisis.
    Una tarde sentada en el balancín mohoso del patio del que fue un día su colegio, los recuerdos acompasados por el vaivén le hablaron…: Fue una tarde de juegos en la plaza junto a mis amigos, Sí, los mismos con los que me besaba jugando a “las escondidas”. El sol ya se había escondido y debía regresar a casa, cuando de pronto entre los arbustos aparecieron dos hombres que eran gigantes para mí, el miedo me salía por los ojos y ellos lo percibían, mientras me rodearon, me decían silencio con sus dedos. Sabía que eran muy fuertes frente a mi imperceptible masculinidad, y el hecho de poder defenderme estaba lejano, era como si el tiempo se hubiese detenido, tal como mi corazón lo haría por palpitar tan rápido. Estaba aterrorizada, paralizada, casi sin aliento, hasta que uno de ellos habló: “Ganamos, te pillamos ahora eres nuestra”-luego simulando un revolver que me apuntaba directo al corazón debajo su chaqueta, dijo al otro: ¿la llevamos? Y el otro se abalanza con su mano sobre mi cabeza y dice: “Sabía que te asustarías ah?, fue una broma, tranquila, ándate a tu casa y no juegues aquí.
    Recién allí volvió a la vida y tal fue su reacción, que los insultó con los garabatos de más grueso calibre que conocía.
    Ahora creció y ya es una mujer madura,( con la que su madre siempre soñó), siente y se da cuenta que no tiene nada de masculino, le resulta difícil calificarse, pero se dice que es una mujer muy sensual y femenina. Sin embargo, su hermano no olvida el piedrazo que marcó su frente con la fina puntería de la “cawgierls”, aquella tarde que se perseguían por un fin de juego en disputa. Haber lanzado las bolitas, o, canicas, como decía su padre que era un verdadero cuate, hasta el cielo con el fin de perderlas, por haber ganado con trampas.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom