Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

La fe de los ateos

Una doctora ante la que me indignaba porque no conseguía descubrir el origen de la enfermedad que padecía yo (Enfermedades monogénicas) -en la próxima nota voy a hablar de las desesperadas búsquedas de diagnóstico que deben soportar algunos pacientes-, me dijo un día: “La medicina no es una ciencia, es un arte” (Historia de la Medicina).

Esta frase me hizo meditar durante mucho tiempo hasta que logré, tal vez, entenderla en toda su magnitud.

Digamos para empezar que ningún arte se basa en cantidades exactas, verdades absolutas o definiciones indiscutibles.

El aserto de la doctora me persiguió y se hizo más presente cuando empecé a interesarme -desde la mayor ignorancia, por supuesto- en ciencias como la física, a la que actualmente, debido a las polémicas que suscita, considero la más oscura de las artes, la más indescifrable “religión” (Restauración de la Física Clásica).
De la teoría de las cuerdas, universos paralelos incluidos, etc., hasta la existencia o no de materia oscura, agujeros negros o agujeros de gusano, todo es una pregunta no resuelta, una gran pregunta para responder a la cual algunos convocan a Einstein con su “Dios no juega a los dados con el universo” y otros aseguran que Einstein estaba equivocado… Hasta del venerable Isaac Newton se dice a veces que hay que revisar de urgencia su Ley de Gravedad -¿la vetarán? (Recomiendo a todos, sabios y humoristas, la siguiente monografía: El fraude y el humor en la ciencia).

Todo esto viene a cuento debido a que en la entrada anterior, cuando hablé de la intolerancia entre la gente de diferentes religiones, olvidé mencionar al menos explícitamente a la también dura intolerancia que sustentan algunos ateos contra los creyentes (Ver Diatribas antiateístas y En defensa del ateísmo: sofismas teístas).

En nuestro mundo cotidiano y rampante, pueden sonar a fábula los dogmas religiosos, es cierto. Se trata de cuestiones demasiado bellas, demasiado tranquilizadoras, y somos por naturaleza bastante incapaces de creer en los verdes paraísos (¿Existe realmente Dios?). Hasta dentro de la misma gente religiosa se han acuñado frases populares de incredulidad tales como: “Cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía”.

Pero también entre los mayores filósofos, escritores y artistas (Filósofos contemporáneos), casi diría que es más común encontrar dudas o directamente ateísmo que lo contrario, y diría además que esto no es sólo contemporáneo. Hubo épocas en que nadie, por más letrado o celebrado que fuera, se animaba a alzar la voz para decir, aunque lo creyera profundamente, que no había Dios ni dioses. He estado leyendo a Voltaire, y juraría que es así, lo mismo que Montaigne y tantos otros viejos amigos (Voltaire).

“Guerras religiosas”

La entrada anterior, ¡qué “querellas” desató! -en realidad, estaban ahí, atadas, las querellas, y el artículo las desató. Se podría decir que otra “guerra religiosa”.

Y para refresco, entre los últimos comentarios está el de Iván Salazar Urrutia -nuestro Vancho-, con su cita y postura de José Saramago: “Se necesita tener un altísimo grado de religiosidad para ser un ateo como yo”. Y luego Joise que saluda a Vancho siempre eruditamente y define la palabra insolencia con claridad… Y en la ultísima entrada, hasta ahora, creo, aparece Blanca Estela, nuestra Blanquita. Ella es poética, romántica, a veces de una rara lucidez.

Pero de alguna manera manifiesta en esta entrada una mota de intolerancia: “A Vancho… sé que es un amante de lo bello, la poesía, la música (…) De esta forma no creo que sea un ateo” -no te ofendas, Amiga, por ponerte en este ejemplo. Es que quiero ilustrar lo que afirma concienzudamente Vancho: “Tolerancia no es aceptar o no replicar lo que el otro dice: bien puede ser sólo indiferencia”. (En este punto caigo en un abismo: ¿quién es la intolerante, Blanca, tú o yo?

Como ven, estamos todos arrojando la primera piedra, pero sin merecer quizá el honor de sostener la honda…

Envío

Gracias a todos los que hacen este lugar cálido y ameno, aun con polémicas, o tal vez por ellas, y dos abrazos especiales: uno para José Itriago y otro para Osvaldo.

Editorial

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

31 respuestas a “La fe de los ateos”
  1. Jose Itriago dice:

    Tú calido abrazo es oración.
    ———————————————–

    Resbalo cada vez más rápido.
    Mis dedos intentan hundirse en la superficie, como para detener la caída.
    Estoy en una arteria principal o una gran vena de un universo humano donde viví por años en crítico equilibrio y nunca lo supe.
    No me parecía tan resbaloso, hasta que tuve algún desliz y empezó la frenética caída.

    ——————————

    Veo
    fragmentos de mi propio cerebro en esa otra relación de espacio / tiempo
    por donde ahora transcurro,
    pero apenas capto uno que otro de sus contenidos y cuando empiezo a concentrarme, aparece otro y otro y otro y no puedo analizar ninguno.
    Son como los avisos en la vía férrea: para todos menos para los del tren.
    Me concentro en determinar el objeto de este acto absurdo.
    El objeto de este acto absurdo es revisar la vida, real o inventada, pasada o quizás la futura que alimento en este preciso momento y que ya tienen corporeidad y densidad, aun siendo inexistente.
    Para reordenarlos.
    Como un paquete existencial.
    Le vendo a usted, señor José, un módulo entero de todo lo que podrá recordar, una caricatura de su vida y de lo poco que recordará, ahora y después. Un diagrama sencillito, para que entienda el antes de cada traspié.
    AC/DC, con Angus Young y todo el Heavy Metal necesario para ensordecer cualquier recuerdo que lo perturbe.

    Pero eso es ahora.
    ———————————

    Caminaba
    Se protegía de un viento húmedo que le calaba los huesos.
    Le pareció que lo que acababa de expresar a viva voz –no recordaba qué y tampoco estaba seguro si fue realmente a viva voz o más bien a vivo sentir en un pensamiento fugaz- era una repetición de algo.
    Que todo estaba repetido.
    Que toda esa discusión sobre la religión y el ateísmo estaba repetida.
    Que quien impone el ateísmo es tan agresivo como el que trata de imponer su religión, su fe inquebrantable y que ambos tienen en su haber un largo saldo de sangre.
    Empezó a entender que no todas sus columnas eran de acero ASTM 2000, sino que estaban intercaladas con columnas de papel maché, con muchos colores y dibujos, pero sin consistencia.
    Al principio quizás fue una o a lo sumo dos, pero después se multiplicaron y tomaron prácticamente toda la planta baja, que sustenta el resto de su edificio, por muy orondo que se yerga.
    Cada columna de papel maché fue elaborada con innumerables textos provenientes de pergaminos, panfletos, revistas, periódicos, las hojas de todos los libros que mandaron a quemar, las profecías de todas las religiones, incluso las catastróficos que anuncian periódicamente el fin del mundo y cuanto escrito haya existido para tratar todos los temas de religión, política, literatura, cocina, noticias, obituarios, deportes, convocatorias, discursos pomposos, versos dolidos, sociales, en fin más que lo que almacenó Alejandría y ahora la Biblioteca del Congreso y todo el mundo tiene que saber que se refiere al de USA.
    La parte creativa de su cerebro, tan cuestionada, cansada de tanto, le dio por sustentar su pensamiento en tan largos y manidos escritos.
    Y fue así que él se fue convirtiendo en su propio eco o en el eco de todos los demás. Es posible que repitiera las mismas ideas con otras palabras o que usara las mismas palabras para otras ideas.
    El maldito viento.
    Se llevó un finísimo hilo que empezaba a atisbar y quizás podría conducirle a la idea que quedaba suelta al viento, gritando vientos, como un cometa multicolor escribiendo en el espacio, hasta perderse en las alturas de las nubes ceñudas.
    Me quedé sin saber si yo era su eco o él el mío. De pronto no; más bien que cada uno pensaba en una clave diferente. Que todo lo que había que pensar era lo mismo, una sola gran madeja de seda, pero que cada uno la pensaba en su clave y aunque hablamos lo mismo, decimos cosas diferentes.

    Eso fue antes, mucho antes.
    ——————————–

    ¿Cómo siempre doctor?.
    Me dijo el barbero, el Señor Tapia, un caballero muy formal que me corta desde hace un tiempo para acá.
    Antes era una señora muy amable, pero me mudé y ella se quedó.
    No digo que debió seguirme, menos aun cuando vive en el otro confín, pero cada vez que el señor Tapia me pregunta si me va a cortar como siempre, se me atraviesa ese abandono, parte necesaria de mis auto-rituales, que no creo poder re-establecer con el bien intencionado nuevo barbero.
    Apenas cumplo las tradicionales normas de cortesía.
    Desde el principio establecí que no me gusta que me hablen.
    Me niego a que se aprovechen de mi turno de oyente cautivo
    Para suavizar esa mala entrada, le dupliqué la propina y quedamos en paz.
    Me criticarán los entendidos -que son todos los demás- por el uso de “auto-ritual” Discúlpeme que le diga que usted, amigo silencioso –porque no lo oigo, me niego a oírlo- puede que no haya notado que la mayoría de los rituales que nos gobiernan, a mí y a usted que se siente tan seguro de sí mismo, no son nuestros, ni siquiera intentamos establecerlos.
    Nos los impusieron.
    Desde que tenemos uso de razón tuvimos que movernos en un enjambre de rituales:
    Titiriteros
    que nos llevan, nos bailan, nos caminan.
    Me rebelo contra ellos y dentro de ellos me impongo otros, muy míos. Diferentes, subrutinas de los primeros o embebidos en ellos, donde hago cosas extrañas, no esperadas por mi entorno.
    Muecas sorpresivas
    Tan fugaces y tan bien colocadas, que puedo mantener los estándares de normalidad mental y social exigidos, como demostré en estas recientísimas fiestas de Navidad y Fin de Año, con mayúsculas.

    Cuando el Señor Tapia trabaja me veo fijamente en el espejo.
    No leo, porque necesito los anteojos y eso molestaría al Señor Tapia.
    Me miro fijamente en el espejo.
    Traté de adivinar lo que estaba pensando mirándome a los ojos, sin pestañear.
    Un penique por tus pensamientos.
    Me concentré al punto de no oír las tijeras ni el ruido del TV que el Señor Tapia mantiene encendido en su canal de noticias preferido. (Ese aparato asombrará al mundo cuando empiece a sangrar indeteniblemente, después de describir con lujo de detalles los centenares de muertos que día a día marcan el ritmo del mundo)
    20 muertos en atentado suicida en procesión chiita. Tailandia deporta 4.000 miembros de la etnia hmong: unos centenares morirán en el camino. 8 muertos en manifestación dominical en Irán. Muchos muertos doctor Itriago, muchos muertos… Azotes asesinaron de 20 tiros a policía en el Sector de la Capilla. Contabilizan 207 asesinatos durante la Navidad caraqueña, todos por armas de fuego, las armas blancas quedaron en el desaparecido limbo: el Ministro del Interior dice que son sólo 186 los muerticos, los demás pasaron por la morgue y ahora sabrá Dios donde andan. Congo’s bloody coltan y dele que son pasteles… aquí mismo la última gran reserva de tierra del mundo está empezando a ser comprada, colonizada, modificada y ensangrentada: hay coltan en la Orinoquía.
    Muerte y desolación
    Eso es lo que oye y hace oír el señor Tapia. Me imagino que supone que ese tripero es del gusto de la clientela.

    Sigo mirándome fijamente en el espejo.
    Pero los pensamientos que capto son extraños a mí.
    Pensamientos de otros incrustados en el espejo interfieren con los propios, que a su vez son repetidos con voces desafinadas. Parece un mercado de pensamientos, de reflexiones, todas fuera de contexto y no puedo encontrar las mías, mi pensamiento, que supongo se habrá arrinconado con lo primero que encontró, para dudar que esté pensando.
    Allí fue cuando me surgió aquello de que uno se va convirtiendo en su propio eco o en el eco de todos los demás.
    Un cerebro especular, con alteraciones de circo que hacen ver las cosas más gordas o flacas, según te inclines a creer.
    Le dije al Señor Tapia que yo era un eco de alguien y de todos y me contestó, muy amablemente, “Si doctor”
    No hay más hombre-eco que un barbero. Seguramente le habrá dicho al próximo cliente que hay hombres que son eco de alguien y de todos, sí señor, y ¿qué le parece la bomba que pusieron Bagdad?

    Todo eso fue apenas hace dos días.
    ———————————–

    Ayer
    estábamos viendo cómo el cielo se tragaba una a una las nubes hasta llegar a la negrura total.
    No había estrellas.
    No había ninguna de las lunas o planetas que imaginaba.
    El universo entero se puso espeso, como si se hubiera quemado y sólo quedaran las esperanzas celestiales carbonizadas para teñirse el cuerpo con símbolos mágicos de supervivencia, símbolos que difícilmente sobreviven las pocas horas de una noche cerrada y amanece uno, entonces sí, a plena luz, desnudo, vergonzosamente tiznado, como piache en desuso, buscando a toda carrera un baño donde dejar escurrir tanta exposición de cuerpo y de alma.

    Después
    las explicaciones bien cuerdas, extrañas, levantando suspicacias y silencios comprometedores, con un algo de vergüenza ajena
    y uno caminando entre esos pegotes de miradas condescendientes, buscando un agujero de silencio íntimo, donde no haya preguntas y menos respuestas, donde todo se dé por sobreentendido.

    Enciende inmediatamente el equipo para escuchar a Alexandre Rabinovitch con parte de su Recite de Voyage. Perpetuum:
    Die Zeit, for Four Amplified Instruments: L’élan, L’horloge, La durée.
    La oye una y otra vez, descifrando el mensaje de Alexandre que quizás surgió cuando lo descubrió en el espejo mientras eludía los comentarios mascullados por un barbero que a lo mejor se llamaba Tapia, pero en ruso.

    Tres partes de un mismo perpetuo:
    tiene que encontrar algo porque está allí.
    Pero pasados más de treinta años, se hace difícil entender lo que Alexandre captaba con sus antenas de artista arrinconado en una búsqueda que él y yo sabemos que no termina en esta tierra. Una búsqueda que aplasta:
    Primero envuelve con hilos de seda delicados, la más fina de las sedas.
    Más después de miles de vueltas, se hace ovillo denso, asfixiante.
    No, no se parece en nada a la delicada seda que envuelve las hermosuras de los sueños, frágiles y sugerentes. Se parece más a la trampa seda y él se acuerda del Camino de la Seda, aquél que aun no se ha terminado de definir, lleno de voces espectaculares y sangre y más sangre, como las emisiones de la TV del Señor Tapia.
    ——————————-

    Hoy,
    que ruedo por mi ducto arterial revisando las neuronas descubro sus colores y es que son como pantallas tridimensionales de video.
    En colores. ¡Son multicolores!. Pero no son colores que se ven como uno está acostumbrado a hacerlo: con los ojos; sino más bien se perciben como vibraciones, perfectamente diferenciables.
    Uno sabe exactamente cuál es la paleta de cada neurona. Increíble ¿verdad?
    Encuentro un hilo de seda que se desprendió de otras reflexiones y me aferro a él para amortiguar la caída, no tanto por mí, que parezco pocillo de loco, sino para no golpear las frágiles imágenes.
    Entiendo todo y lo que fue sospecha, que ascendió a presunción, terminó en la certeza de que con ellas, reordenándolas, puedo armar una vida totalmente nueva.
    Es cosa de poner en posiciones activas algunas que fueron pasivas y viceversa; poner otras antes o después, donde le vaya mejor al argumento que deseo para mí. En suma, ordenarlas conforme debieron ocurrir los mismos hechos y donde debieron ubicarse los mismos actores.
    Después de todo somos ecos.
    Empiezo la clasificación de las imágenes y descubro que sólo clasificarla ya crea otras y que percatarme de ello, otras más.
    Cuando recuerdo algo que ya no puede ser realidad –o quizás, que nunca lo fue, pero en su momento no pude entenderlo- tengo que inventar algún yo adecuado que lo pueda sobrevivir.
    Clasifico como siete mil o más imágenes.
    Agotado, me duermo.
    Sueño que trato de ordenarlas y despierto confuso, sin saber qué hice. Reemprendo mi labor en el punto que supongo más cercano a donde estaba, a sabiendas de que creo incoherencias en el desarrollo de mi vida reordenada, pero sigo componiendo imágenes conforme supongo debieron ocurrir.
    ———————————–

    En este momento:
    Me agobia la sensación de que esta misma faena la he hecho antes y quizás tantas veces, que ya se ven las costuras de mis viejos remiendos en los remiendos que ahora hago. Es la necesaria búsqueda de algo infinito. No se conforma uno con la poquita finitud que le tocó. Oigo hablar los dioses en las bocas de otros, todos representantes exclusivos y aguzo el oído para ver que puedo captar por mí mismo, pero sólo oigo el torrente de mis angustias.

    Pero sigo porque quizás esta vez llegue a un prisma de cristal que me difracte en todos los colores del espectro y así pueda seleccionar uno solo, quizás violeta, y quedarme así, violeta, sin más angustias. L’élan se perdió, mientras L’horloge sigue marcando impasible: una batuta que dirige sin orquesta ni director.

  2. JP M dice:

    Senora, escribe muy bien, atrayente e interesante. Es evidente que es una persona muy culta. Sin embargo, Que opina usted???, veo varias citas de frases de cientificos o filosofos; la esencia del razonamiento radica en la busqueda de la verdad, aunque quiza no la sepamos manejar o talvez nunca conozcamos la inmensidad de la belleza de esta.

    Bonito Articulo

  3. ANIBAL RUIDIAZ dice:

    Ser ateo por ateo no tiene sentido. Yo soy ateo desde hace más de 30 años, pero hace 21/2 años que tuve contacto con el MOVIMIENTO RAELIANO (www.rael.org) religión atea, y aquí corroboré que hemos sido engañados en nuestra buena fe por parte de las religiones deistas, con la católica a la cabeza. Ahora sigo siendo ateo pero raeliano, los invito a visitar la página arriba mencionada y conocer otra versión de los hechos de la creación de la vida en el planeta al que conocemos como TIERRA.

  4. Joise Morillo dice:

    Hola Mora, y todos.

    Se debe ser ingenuo, tener un alto grado de ignorancia, inocente de muchas cosas y de muchas actividades y fenómenos que acaecen cotidianamente, o tener un alto grado de inocencia y mucha ignorancia para abundar en credibilidad respecto a todo lo que se le presenta como veras y conciso, sin antes tener un fundamento porque creer (convicción). Las cosas que el individuo cree, bien sea por definición de otros o por acto de presencia ante fenómenos, es un acto de adquirir evidencias imprecisas, de lo que se ha planteado, sencillamente, creer; es adquirir conocimientos mediante: fenómenos observados, mediante documentación o por audición (relatos , charlas, discursos, enseñanzas). En tal sentido, se puede creer argumentos originados de la imaginación de otros o peculiares; considerando motivos diversos, que acentúan o afirman tales argumentos. La diferencia entre adquirir conocimientos y creer lo que se tiene como verdad, aun cuando sea una falacia y la fe es:

    1) El mito, es una realidad que viven y han vivido muchos crédulos a través de la historia, es un conocimiento impreciso. Sin embargo el mito puede ser la idea para determinar un conocimiento producto de la investigación acerca del mismo. (Ciencia)

    2) La fe es creer sin más evidencia que la palabra de otros, ej. creer en el mito incondicionalmente

    La fe nace de la confianza que se tiene a quienes profesan una supuesta verdad, un supuesto conocimiento nacido de la abstracción de individuos que se plantean una interrogante producto de deducciones ante lo sublime del acontecer cotidiano, bien sea por causa de la naturaleza del Universo o de la conducta humana.

    El conocimiento real (la realidad) está abierto a la duda, su beneficio es descubrir la verdad.
    La fe es incondicional y cerrada a la duda.

    Un dólar es un documento fiduciario, su valor se funda en un supuesto tesoro que lo respalda y, lo que se puede obtener con él, todos tienen fe de que el oro que lo respalda existe, no obstante no todos han visto ese oro.

    Considerando lo que os he expuesto, ahora, vosotros tenéis un conocimiento, entonces creerlo o no creerlo es una realidad, aunque lo expuesto no sea verdad.

    Creerlo incondicionalmente es la fe. Esa es la fe del ateo estar convencido de la inexistencia de Dios sin ninguna evidencia, y peor aún, sin intentar liberar el beneficio de la duda; oculta en su inconsciencia.

    Os ama

    Joise

  5. Julián Rodríguez dice:

    Me sorprendió el tono de la frase la medicina no es ciencia, como un argumento para descalificar a las ciencias al mencionar los intensos debates entre los científicos. Efectivamente no es una ciencia pero es una de las actividades donde se aplican los conocimientos científicos. Gracias a la ciencia la humanidad conoció el origen de las enfermedades y se dejó de pensar que eran producids por espíritus, por fuerzas sobrenaturales. El asunto no va por ahí,la ciencia es el conocimiento de determinadas áreas sin recurrir a explicaciones sobrenaturales. Va paso a paso, tratando de descubrir fenómenos desconocidos para poder controlarlos. La ciencia es una actividad permanente constante que no para nunca, su métodos son la investigación permanente, el uso de la razón para explicar lo que no conocemos, la duda que nos lleva a descubrir los errores en cualquier interpretacion, el debate para someter a las pruebas de la verdad cualquier explicación. La duda y el escepticismo es parte esencial para avanzar en la ciencia. La otra forma del ver el mundo en por medio de explicaciones mitologicas, por medio de dogmas, los cuales solo se apoyan en la fe, es decir en la afirmación sin ningún sustento, más que la creencia ciega. Son dos maneras de ver y explicar el mundo.

  6. Miguel Antonio Espino Perigault dice:

    Creo que los buenos ateos son personas muy interesantes y muy tolerantes (en el sentido de respeto) con las ideas religiosas de los creyentes. Podría pensarse que es cierto aquello atribuido, si no me equivoco, al cantor chileno comunista. “Yo, gracias a Dios, soy ateo”.
    Pero, en el mundo moderno está proliferando un tipo de “ateo” que es, más bien, antiteísta. Anti-Dios. Con lo cual parecen demostrar que creen en El; pero lo odian. La existencia o no de Dios es algo que no debe preocuparle al ateo serio, indiferente al tema. .
    Este moderno antiteísta lidera los movimientos furibundamente anticristianos, principalmente anticatólicos, en materia de libertdes y derechos humanos y de expresión, y apunta hacia destruir todo lo que el cistianismo ha aportado a la civilización y a la cultura universal. Ya no e trata, solamente, de recorda,r siempre, los errores del cristianismo (los de la Iglesia), casi siempre exagerados o mal enfocados (Galileo, poer ejempo), sino de arrasar con todo, principalmente con la familia como la concibe y defiende el catolicismo;acabar con el matrimonio; con los derechos humanos (basados en el derecho natural), y la ciencia con ética y basada en la ley natural arrrasar con el derecho de creer en Dios, ya sea como fruto del razonamiento humano o de la fe. Este es el mundo que estamos viviendo, o sufriendo, más bien.Lo absurdo de esto es que, al tratar de borrar estas institcuiones y etos valores sostenidos durante dos mil año tras un largo y lento proceso de perfeccinamiento, (con las discusiones con los ateos serios), los promotores de esta nueva era de tolerancia suprema y de libertad de creencias que atan, están propiciando, sin ningún rubor, una vuleta de dos mil años al pasado., cuando no había crucifijos en las paredes de las escuelas (porque tampoco había escuelas); un pasado sin matrimonio, sin familias como la actual; la eliminación del hombre con la dignidad de creatura de Dios, algo que es más noble que un simple producto del azar o de una evolución sin planes divinos. Es un volver dos mil años al pasado paganpo, de la Madre Tierra de Evo Morales y de Al Gore; al paganismo de Sodoma y Gomorra, pero sin lluvias de ceniza castigadoras… ..Y todo esto, como si se tratara de un progreso.
    La intolerancia del ateo, o más bien, de los antiteistas, la vemos en la intolerancia de las minorías, guiadas por ideas intolerantes a las ideas de las mayorías. Leyes de minorías que castigan a quienes los miran mal o citan pasajes bíblicos que condenan costumbres aberrantes, para unos, y hermosas para las minorías: Minoritarias, firmemente aferradas a una ideologíia cerrada y que no tolera el diálogo para conocer la verdad, sino que se conforma con intercambiar ideas en un “terreno común”, en lugar del antiguo Bien Común que o liga a encontrar la verdad (el bien).
    Uun “terreno común”, en el aue no importa descubrir la verad, pues cada lado tiene la suya, que hay que tolerar, como suprema virtud hmana, y como lo correcto. Yy se pregunta uno si todo es tolerable, si cualquier cosa es tolerable. ¿El mal, el crimen, por ejemplo? La tolerancia absoluta supone la inexistencia del bien y de la verdad. Esta es la tragedia del homre moderno.
    Saludos

  7. jorge chacon dice:

    Jose Itriago, Gracias

    LLegaba a mi casa despues de una larga jornada de trabajo nocturno, odio trabajar de noche; siento que vivo en reversa, mietras otros van saliendo yo voy entrando, y en la puerta me encuentro a dos Testigos de Jehova, asi se llama esa denominacion religiosa, tengo la certeza que no son “testigos de Jehova” y con el respeto que se merecen todos ellos, se que ellos tampoco tienen la certeza de ser testigos de Jehova.
    Acepte la invitacion de escuchar sus palabras sin la mejor disposicion por mi estado de fatiga y desvelo, creo que no escuché solo oia, el tema siempre es el mismo y ya esta grabado en mi mente desde mi infancia me dije, en efecto, las palabras que salian de sus bocas eran como las que tenia en mi mente y llegue a pensar que solo las estaban leyendo de mi cerebro.

  8. jorge chacon dice:

    Continuo.
    La Biblia es un buen libro, un excelente libro, por tal razon me gusta y me atrae su lectura.
    De prestar oido a sus palabras, decidi a pesar de mis ojeras, expresarles mi sentir y pensar sobre el tema, no recuerdo bien cuales fueron mis palabras pero se que no fueron de su agrado a tal punto que me senti fustigado por su reprimenda. “Lo que pasa es que ud, es un rebelde” recuerdo bien esa frase y hubo otras mas que se quedaron en el olvido. Debo aclarar que no soy ateo, ni antiteista, solo que la idea que me ha dado mi razon sobre Dios, es diferente a la de las religiones.

    No es tiempo de crear otra guerra religiosa, con mi novia tenemos planes de vivir juntos y de como educaremos a nuestros hijos, para ella la religion es base imperativa y al exponerle mi punto de vista se crea una batalla que se desata en el campo de la tolerancia, espero que se mantenga alli.
    Vivir en paz y en sociedad suena tan utopico, !Ahhhh!
    La religion constituye un elemento de la sociedad que se ata a la educacion y a la familia, cambiando el orden suena mas aterrador, la familia y a la educacion, por alli mi novia tiene su base partiendo de eso tengo media batalla perdida. ¿Acaso soy un rebelde? si yo no pretendo cambiar nada ni a nadie, ni la religion puede hacer eso.
    Sra. Torres, Temas como estos ultimos son eternos, se modificaran en el tiempo, en pugna entraran otros dioses, otros dogmas, si y solo si, se tenga completa la certeza de lo que es y lo que no es, de lo que existe porque existe, como existe, de que existe, su razon de existir o de ser y no se entrara en detalles de lo que no existe porque habra certeza de su no existencia.

    Reciban Saludos.

  9. carlos vidal dice:

    Supongo, que como con todo, las cosas se ven distintas según la perspectiva del observador.
    Aquí se habla de los ateos y como bien se trasluce en las opiniones que me preceden admiten que existen categorías. Puestos a puntualizar, no deben haber dos, o tres, o cuatro distintas gradaciones, sino más bien tantas como individuos pensantes.
    Creo que a los 10.000 años de desarrollo del Cro-Magnón, debería ya tener la Humanidad, clara la diferencia en el sentir innato de su Naturaleza y lo que son las Religiones en plural.
    Las últimas deberían racionalizarse y convertirse en enseñanzas de ética, o moral. Las historias que propagan, cada cual arrimando el ascua a su favor, así deberían presentarse. Parte Historia y resto fábula.
    Entiendo que las Instituciones con su labor encomiable, deberían apoyarse, modernizándose y cambiando el chip, y confesar al público la realidad de su organización económica.
    Por ello, propagarían asignaturas desligadas. Seguro que al actuar así, se acabarían las diferencias radicales. Enseñarían asignaturas comunes.
    Y cómo la Ciencia, no alcanza siquiera la magnitud del Cosmos observable, ¿Cómo va a pretender alcanzar a comprender a Dios?. Aquí podría seguirse con esta otra asignatura, la verdadera Teología, que nada tiene que ver con la Religión.
    Si desarrollando tal asignatura, se llegara a descubrir a Dios, lejos de guardárselo, siquiera por pretensión, lo comunicaría a la Ciencia en general, para ésta ampliar sus conocimientos.
    Saludos.

  10. Patricia Patri dice:

    Casualmente me topé con esta web a la que, sin saber, estaba suscripta desde hace bastante tiempo. Qué agradable sorpresa haberme encontrado con este texto que, directa o indirectamente, nos sumerge en uno de los debates más complejos.
    Así como también, en una especie de juego de palabras a la que no siempre se le da lugar. Muchos ateos pecamos, algunas veces, de tener una mente religiosa así como muchos creyentes tienen la capacidad para no enmarcarse en pensamientos dogmáticos.

    La discriminación no se basa en no poder entender sino en no poder respetar (¿poder o querer?). Pero el trato peyorativo ante el que piensa diferente no emana sólo desde aquellas personas que creen en algún Dios o en dioses. Sino frente a los diversos discursos que, muchas veces, escapan de la religión.

    Muy bueno el artículo.

  11. Federico Uranga dice:

    Sra. Mora Torres: Reciba un saludo afectuoso y mi agradecimiento por hacernos partícipes de sus pensamientos tan hábilmente embrollados para hacernos pensar. Para desenmarañar este tema que hoy nos plantea me he permitido iniciar con cuatro definiciones (tomadas de la Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta) de cuatro palabras que creo sean la clave del dilema por usted planteado.

    Religión: Conjunto de creencias o dogmas a cerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto.

    Ciencia: Conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales.

    Arte: Virtud, disposición y habilidad para hacer algo.

    Medicina: Ciencia y arte de precaver y curar las enfermedades del cuerpo humano.

    De las definiciones de ciencia y religión podemos fácilmente deducir que la física no tiene nada que ver con la religión; de las de arte y medicina concluimos que esta última, cuando no cuenta con los aparatos, análisis o conocimientos suficientes para saber con certeza la naturaleza de una enfermedad, cuando la ciencia abandona al médico, éste tiene que echar mano del arte, es decir, de su disposición, de su habilidad, para curar al paciente.

    Ahora bien, la ciencia evoluciona a medida que la humanidad posee mayores conocimientos (no creencias) y mejores aparatos de medición; cuando no cuenta con estos para demostrar algo, lanza hipótesis que podrán o no ser comprobadas en el futuro. La ciencia, constantemente se enfrenta a fenómenos que por el momento no tienen explicación (agujeros negros), entonces les da nombre y los divulga para que la comunidad científica los razone y en su momento los dilucide.

    A Isaac Newton, (1642-1727), matemático y físico británico, considerado uno de los más grandes científicos de la historia, difícilmente podremos olvidarlo, sus conceptos son tan claros y sus ecuaciones tan asequibles que sin dificultad los entienden los muchachos desde la escuela elemental, sin embargo, la física de Newton no fue suficiente para explicar algunos fenómenos que se suscitan cuando un cuerpo se mueve a velocidades cercanas a la de la luz, (300,000 Km/s), como los electrones en los átomos. Dos siglos y medio después, las leyes universales de la gravedad de Newton, fueron “enmendadas” por Albert Einstein, (1879-1955), con su teoría de la relatividad general.

    A propósito de átomos, resulta cómodo visualizar los electrones que se desplazan alrededor del núcleo como si fueran planetas que giran en torno al Sol (como nos lo enseñan en la escuela elemental). No obstante, esta visión es mucho más sencilla que la que se mantiene actualmente. Ahora se sabe (Mecánica cuántica) que es imposible determinar exactamente la posición de un electrón en el átomo sin perturbar su posición. Esta incertidumbre se expresa atribuyendo al átomo una forma de nube en la que la posición de un electrón se define según la probabilidad de encontrarlo a una distancia determinada del núcleo. Esta visión del átomo como “nube de probabilidad” ha sustituido al modelo planetario que nos enseñaron en la escuela.

    En la mentalidad tan brillante de Einsten no encajaba la idea de que una partícula (como los electrones) se moviera al azar, en una nube de probabilidades, por eso expresó “Dios no juega a los dados en el mundo” y murió sin poder encontrar una ecuación que permitiera definir su ubicación dentro del átomo.

    La mecánica cuántica (con las ecuaciones de onda de Erwing Schrödinger, (1887-1961)). resolvió todas las grandes dificultades que preocupaban a los físicos en los primeros años del siglo XX. Amplió gradualmente el conocimiento de la estructura de la materia y proporcionó una base teórica para la comprensión de la estructura atómica y del fenómeno de las líneas espectrales.

    Para responder a las “grandes preguntas”: ¿De dónde venimos?, ¿a dónde vamos?, ¿quiénes somos? la humanidad ha tomado dos caminos: el Idealismo, que considera la idea (Dios) como principio del ser y del conocer y el Materialismo que pregona que el cerebro (la materia) es el generador de las ideas. Como quien dice: ¿Quién fue primero, el huevo o la gallina? Sin embargo, ya quedamos de acuerdo, en sesiones anteriores, que cada quien puede creer en lo que mejor le acomode. Y así vemos que hay científicos creyentes (como Einstein) y científicos ateos como muchos otros.

    La física es tan cristalina como el agua, sólo que requiere un poquito de nuestro preciado tiempo.

    Sra. Mora Torres, permítame decirle que envidio la forma tan poética (no se si esa es la palabra adecuada) con la que se expresa usted y la mayoría de sus seguidores. ¿Cómo le hacen?

    P.D. Ya sé lo que me van a contestar. Requiere un poquito de tiempo.

  12. Eucar Angarita dice:

    Señores del blog:
    Anticipo que es un punto de vista muy personal y no tiene la mas minima intencion de ser ofensivo , por el contrario, espero sean tolerantes.
    El creer es un acto individual que llega a ser colectivo con el acto de persuadir a una o varias personas de tal creencia como verdadera,aunque en ocaciones parezca absurda a la luz de la razon,y solo de la razon.Es en ese justo momento, es cuando se acude a la “f`è“ que es el acto de creer, negando el acceso a la razon y a la duda.
    La ciencia, por otro lado, tiene como pilar fundamental la duda y el uso de la razon para encontrar explicacion demostrable a lo que no tiene explicacion en tal momento historico.
    La brecha es clara, aunque no se que tan profunda,pero lo evidente es que resulta cada vez mas dificil sostener los puntos de interseccion entre ciencia y religion, cuando la ciencia avanza a ritmo geometrico y la informacion de sus resultados es difundida al instante.
    Pero otra cosa tambien es evidente,estamos en la infancia de la razon,y siempre ante la imposibilidad chocante de visualizar cientificamente el origen ( Si es que lo hay) del universo y de entender su orden o su desorden, nos deja dos opciones:

    1. El uso de la fe para creer sin evidencia razonable que hay un creador y regidor del universo y sus leyes.O para creer sin evidencia definitiva, que este no existe sin darle cabida a la duda y a la razon.(TEISMO Y ATEISMO).

    y 2.El uso de la ciencia para plantear la duda y dejar nuestra mente abierta a posibles explicaciones razonables, reconociendo y asumiendo nuestra incapacidad para encontrar dicha explicacion siquiera en un mediano plazo.(AGNOSTICISMO).

    Debo hacer la aclaracion que el derrumbamiento de muchas aseveraciones de libros religiosos y tradicion oral pertinente a creencias religiosas, por cuenta de demostraciones cientificas, no tienen porque menoscabar la moral y la familia que tienen bases mas fuertes, tambien, dicho sea de paso, consignadas en la mayoria de estos escritos.

    CONLUYO ENTONCES QUE LA FE DE LOSATEOS NO ES PARADOJA..

  13. Júdith Mora V dice:

    Hola mis amoreeessss… FELIZ AÑOOO!!!!!!!!!!!…

    Estaba sin conexión, sólo de a ratos me prestaban un pen drive de esos que ahora salieron, y resulta que era el bendito cable coaxial que estaba partido -oh! dije bendito? espero que no se tome a blasfemia jejeje- bromita bromita.

    Desde el tema anterior vengo leyéndoles con mucha atención, tratando de entender a unos y otros, toda vez que nuestras opiniones y/o creencias son producto de nuestra educación, de lo que hemos recibido, incluso en aquellos que de chicos fueron creyentes y posteriormente han decidido ser ateos, ya que, o bien ha habido malestar incluido en esas creencias -historias personales tenemos todos- o bien su capacidad de análisis y síntesis les ha llevado a variar sus procesos de asimilación y acomodación. Pero confieso, estos temas me producen algo de escozor, por que siento -dentro de mi humilde opinión y discernimiento- que es muy difícil llegar a un acuerdo consensuado cuando se trata de poner en un mismo plano lo físico con lo espiritual.

    En los foros estas discusiones son interminables y siempre derivan en discusiones acaloradas, creo que allá encontramos más a aquellos que se empeñan en dejar su forma de pensar como una verdad incuestionable, creyentes como ateos, terminando al final siempre todos inmensamente dogmáticos, bueno, la mayoría.

    Soy, según alguien muy querido, un bicho raro, de esos que denominan ¿agnósticos? es posible, aunque yo prefiero no colocarme una etiqueta, los que me conocen, saben que mantengo una lucha férrea por hacerlas desaparecer de este mapa.

    Creo en Dios, en esa existencia que se percibe, pero no es palpable, en ese ser que me acompaña y que está pendiente de mi, pero que responsablemente sabe que soy yo, y sólo yo, la autora de mis días, pues para eso me dejó un mundo, con lo necesario para desarrollarme en él, un cerebro, para usarlo de cuando en cuando -especialmente cuando estoy en problemas jajaja- y sobre todo, algo que se denomina “libre albedrío”.

    Si vamos al RAE, encontramos en el mismo, como definición de albedrío, algunas opciones, si, porque son varias definiciones y asumo que uno elegirá la que se acomoda al momento:

    Una: “Voluntad no gobernada por la razón, sino por el apetito, antojo o capricho.”

    Otra: ” Libertad de resolución.”

    Me gusta más la segunda, porque a mi parecer, implica una combinación entre razón, capricho y elección –el capricho no deja de ser un acto de voluntad- bajo la libertad, de esta forma lo veo.

    Dios, para mi, es la figura que me enseñaron como la cara de la fe, así como a los Budistas Buda o a los Hinduistas (existe esta denominación? espero que si) Brahmä.

    De los distintos debates relacionados al tema en los que he tenido a bien participar -más pasiva que activamente- he extraído como conclusión que la fe es algo que pareciera nacer con el individuo, pues ha existido en los pueblos desde antes que las religiones. Esto, junto con situaciones personales vividas, ha hecho que yo me mantenga fiel a ese Dios, o mejor debería decir a mi fe.

    Paso de las religiones, aún cuando me formé en la católica, y la practiqué desde el bautizo hasta el matrimonio, y es que no estoy de acuerdo con los dogmas, porque siento que de alguna forma coartan el pensamiento creativo y encapsulan el discernir de las personas. Las religiones, a mi juicio personal, obligan a seguir, obligan a obedecer algo escrito por otros, no dan la libertad de que uno escoja y sobre todo, devienen en intolerancia, y en muchos casos en consiguiente agresión, y recordemos que la agresión tiene distintas formas de manifestarse. Aparte, encuentro cosas sumamente injustas, como discriminación, castigo, alienación… y ese no es el Dios en el que particularmente creo, yo creo en un Dios de amor.

    Difiero cuando se establece una relación directa entre moral y creencias… “si no eres un creyente religioso, no tienes bases para educar en valores” esta frase me suena a un sinsentido, y cómo la he escuchado. El tema de los valores da para mucho: valores, moral, ética, relaciones, lógica… pero fundamentalmente a lo que deseo hacer referencia, es a que el valor moral, es aquello que deviene en dignidad, en el bien, que nos completa como personas a lo largo de nuestras vidas, sobre la base de la libertad; y para esto sólo se necesita saber que debemos ser honestos, justos y respetuosos… he visto esta característica en personas con un mínimo de cultura, sin conocimiento de la religión, como también he visto la carencia de esto en personas altamente cultas y que profesan una religión, por lo que la inferencia se cae por sí sola.

    Así mismo, cuando escucho o leo a un ateo decir que el creyente basa sus creencias en seres imaginarios, me posee un sensación corporal que no sé definir, por aquello de no encontrar un adjetivo calificativo realmente definidor, pero lo podría traducir en irrespeto, o tal vez en lástima ¿pero quién soy yo para sentir lástima por nadie? no se me hace fácil… sólo atino a decir o a pensar: ninguno puede “defenderse” realmente e intentar dar una verdad absoluta, pues ni los creyentes pueden demostrarle a los ateos que Dios si existe, ni lo ateos pueden demostrarle a los creyentes lo contrario (basados cada uno en una realidad propia)… insisto, la única forma que siento viable, es crear un punto intermedio entre el plano espiritual y el físico… ¿quién le pone el cascabel al gato? el mío lo tiene puesto.

    Donde se imponen pensamientos, comienza el irrespeto, lo que a su vez deviene en intolerancia, por esto, mi doctrina es vivir y dejar vivir, bajo la premisa de la libertad con la que nacemos todos, que incluso se considera el derecho humano más sagrado junto con el de la vida; bajo la premisa de que cada uno tiene su verdad, propia, única, como su huella digital… y es que siempre digo, en este mundo, cabemos todos, y su diversidad, es lo que le pone la pimienta a este viaje que se llama vivir, por qué no compartirnos en armonía…

    José, ME ENCANTÓ escucharte del otro lado de la línea, y nuestro próximo encuentro es un hecho. Te pido disculpas si te pareció que sonaba como apurada, pero es que de tanto vivir en una forma de economía de guerra, hablar por celular se ha convertido en una especie de situación ansiosa para mi, siempre lo hago corriendo con la intensión de ahorrarle a quien me llama su saldo jajaja, lo siento, pero te aseguro que me dio una nota infinita. (me encantó lo que escribiste)

    Morita, Osvaldo, Vancho, Joise… vaya para ustedes mi abrazo de nuevo año, cargado de energía positiva y amor infinito…

    Besos con olor a bebé… es un olor que me inspira belleza y esperanza.
    Los quiero, mi Dios les bendiga.

    Un placer leerles a tod@s arriba

    .

  14. jorge chacon dice:

    Yo veia mi alma en un espejo
    era limpida, sin mancha provista
    asi como mi alma era su reflejo
    mis ojos color del cielo
    estelas de diafana luz, mi vista
    levanta vuelo, en mi dia primero.
    aire para respirar, mi llanto
    sabiduria entera al nacer
    vine y me quiero ir por no hacer
    en mi vida; un grito el canto.
    Dios de mil caminos
    caminante de ninguno
    trazaste el mio y yo no lo termino
    hasta ver tus huellas
    acompañar mi alma andante.

    ya no veo en el espejo mi alma
    to lo cubre el oxido de mi fe
    la razon ya no me deja creer
    en la sabiduria de mi nacer.
    entendi que no hay pecado
    y no es blasfemia el entender
    que no es Dios el hombre
    ni las palabras ni mañas de El
    que es Dios lo que siento
    por mi hermano
    cuando cae
    lo asisto y levanto.

  15. María Celeste Cécere dice:

    Hola mis queridos todos… voy a dar señales de vida antes de que Jud comience a derramar lágrimas porque no me ve… jajaja. Bueno, saben todos que este tema es uno de mi preferidos… como que le dediqué un blog durante cierto tiempo.
    Creo que no es posible agregar demasiado a las muy lúcidas acotaciones de los “opinantes” de esta entrada, ni mucho menos a las maravillas que escribe la querida Mora.
    Como bien dice Jud, la capacidad de razón es algo que viene innato al hombre, ya sea porque creemos que hay un Dios que nos la ha dado, o porque pensemos que la evolución nos la ha desarrollado. Ahora bien: si nos la ha dado Dios, ¿no será para que nos cuestionemos todo lo que creemos para darle mejor sustento o para encontrar mejores opciones para creer?.
    O si la hemos desarrollado por evolución… ¿no será para que nos cuestionemos todo lo que creemos para darle mejor sustento o para encontrar mejores opciones para creer?.
    ¡Ahhhh! Los he pescado… si si si. TODO lo que creemos es una construcción de nuestro yo y, por lo tanto, está sujeta a modificación.
    Y no podría ser de otra manera, ya que somos seres inmersos en un universo efímero y cambiante.
    Alguna vez leí en un texto sagrado del hinduismo (si, existe el término Jud), la siguiente frase:
    “Para llegar al Conocimiento Supremo, existen tantos caminos como seres en este mundo. Al igual que los innumerables rayos de la rueda conducen a su centro, todo camino lleva al ultérrimo Objeto.”
    Y perdonen que no cite la fuente, pero se me ha escapado de la memoria… algún Veda era.
    Veo tan estériles las discusiones de cualquier índole que me cansan antes de que empiecen… jajaja. Resumiendo: creo que cada uno debe explorar por sí mismo el sendero que se abre a sus pies y no necesita ser convertido a nada. Su experiencia, su razón, sus sentimientos, su percepción, le irán indicando las elecciones que hará a lo largo de su vida.
    Un abrazo sideral.

  16. Henry Reyes dice:

    Sin opinión.., pero con el corazón..

    Oh… mi razón, será cosa de fé, donde interviene mi religión?,
    o será el resultado de una ecuación derivada de la ciencia?,
    Oh… mi razón, me dice que dé gracias por vivir,
    Oh… mi razón, me dice trabaje para subsistir,
    Oh… mi razón, me dice cuidate…estudia…ama.
    Oh… mi razón, me dice resuelve, piensa, se creativo, respeta para que te respeten
    Oh…mi razón no es igual a muchas razones…, pero…. debo seguir,
    Oh… mi razón, me pregunta que te motiva y que motiva a las otras razones.. hay algo en común?..
    Oh …mi razón…entonces me respondo.. no estoy solo..solo voy por otro camino.

    Henry Reyes.

  17. Horacio Saenz dice:

    CREO que podré hacerme entender por Mora porque sabe hacer uso de las palabras.
    Es una pena que CREER y CREER san dos palabras con significado exactamente opuesto.
    Y esto da lugar a una serie interminable de malos entendidos.
    Yo CREO que CREO que Dios no existe. Y también CREO que CREO que Dios existe.
    CREO que existe porque CREO que lo que CREÓ existe, y está allí, para disfrutarlo, CREO.
    No CREO que exista porque CREÓ al universo y, para hacerlo, CREO que debió haber estado fuera de él.
    CREER nos mantiene vivos, CREO.

  18. Horacio Saenz dice:

    Yo CREO (de nuevo) que nos es difícil entender.
    Para asomarnos al impulso de CREER, recomiendo un libro escrito por tres autores: uno que CRE IA (Jean Guitton) y dos que CREIAN (Igor y Grichka Bogdanov).

  19. jorge giampieri dice:

    Me gustaria recomendarle el libro DIOS Y LA CIENCIA donde se establece un diálogo entre un filosofo y 2 fisicos. Tratan de desentrañar el conflicto entre el creyente , para quien DIOS no es demostrable ni calculable y el sabio , para quien DIOS ni siquiera es una hipotesis de trabajo.
    En el medio quedan los hombre de ciencia que tratan de entender , describir y predecir la NATURALEZA.
    Creo que este libro la ayudara a superar el conflicto que tiene con la fisica.
    ” Un poco de ciencia aleja de DIOS , pero mucha lo acerca ” LOUIS PASTEUR

  20. Joise Morillo dice:

    Interesante, pero, no limitante, se plantea; saber poco de nada y mucho de todo. Aun cuando jamas sabreis, nada de nada o todo de todo, primero morireis.

    Os_ama Kao_joi_lin Joise

  21. Kel Kel dice:

    Ciertamente me parece que la entrada desato muchas cosas que tradicionalmente - ahora con menos frecuencia - se toca en el seno de los debates sociales, politicos, etc, pero hay algo que particularmente me llamo la atencion, cito para posteriormente desarrollar mi reproche… “A Vancho… sé que es un amante de lo bello, la poesía, la música (…) De esta forma no creo que sea un ateo”, se que ya se refirieron a este tema pero mi ateismo se debe defender, la intolerancia o tal vez una vision equivocada de personas que no defienden la tesis “teista” a veces suele colarse sin ser percibida, siempre se defienden entre los creyentes de los mismos creyentes por sus diferencias religiosas, pero con los ateos no sucede esto, al arte, a la poesia, a lo bello de la vida no se entra con una clave religiosa en mano, valdria la pena estudiar las creencias de los poetas mas famosos, de esos que aun siguen iluminando el mundo del arte, igualmente valdria la pena estudiar cuantos religiosos fundamentalistas han ocasionado guerras y masacres destruyendo todo lo bello de la vida y desafiando el caracter “razonable” de nuestra especie, no mas por defender un posicion, un dogma, una creencia… El mundo es lo suficientemente amplio, como para vivir juntos y respetarnos. Viviendo en nuestro cielo, nuestro infierno o nuestra realidad terrenal.

    Un abrazo lleno de respeto, me agrado lerrelos.

  22. Júdith Mora V dice:

    Creer para el creyente, es algo inevitable, intrínseco, más cuando fuimos educados en una religión determinada, y aun cuando con el tiempo y a través de distintos análisis y discernimientos, decidimos erradicar de nuestras vidas lo que es religión en si, dogmas, ciertos rituales no dejan de estar en nuestro subconsciente.

    Recuerdo un día que me quedé dormida y tenía una evaluación importantísima en la Universidad. Escasamente me dio tiempo de vestirme pues lo que sentí fue la bocina del auto de mi compañera sonar bajo la ventana de mi habitación, ese fue mi despertador. Me cepillé los dientes como loca, me peiné con los dedos, me monté un jean, y me hice de la primera franela que conseguí; la tomé junto con mi bolso, mis zapatos, un sorbo minúsculo de café que me esperaba en la cocina y volé al carro. En el camino, escondida debajo me quité la camisa de la pijama y me coloqué mi franela. A uno desde niño le enseñan que por respeto, al pasar frente a una Iglesia debe persignarse en muestra de saludo. Pues fue así que al estar anudando el lazo de mis zapatos, unos tenis recuerdo, pasamos por frente a la Iglesia que está cerca, e instintivamente, a cambio de persignarme, dije: ¡Buenas! haciendo el consabido ademán con la mano… mi compañera soltó la carcajada y me dijo: falta de respeto, hereje jajaja…

    Hay cosas que a veces salen solas, no se pueden evitar, pero que por ningún motivo llevan implícito la falta de respeto, más cuando lleva de por medio el indicativo: “creo”… Creo, como buen indicativo, es una conjugación verbal que se puede o suele usar -como en este caso- dando el beneficio de la duda, para quien cree, como de quien se cree.

  23. Lisandro Samuel Dicurú dice:

    Primero quiero afirmar, sin ánimos de ofender a nadie, ser ateo es una completa utopía, una concepción imaginaria. porque, ¿qué es ser ateo?. Según el diccionario de filosofía de José Ferrater Mora, comienza su entrada sobre ateísmo del siguiente modo: Ser ateo, o abrazar el ateísmo, es negar que haya Dios, o negar que haya dioses, o negar que haya alguna realidad que pueda llamarse divina, o todas estas cosas a un tiempo. Es decir, en palabras más del vulgo común, no creer en Dios. Surge entonces de manera categórica mi afirmación: Completa utopía.

    Es imposible dejar de creer en Dios. Siempre relacionamos a Dios con un ser divino y supremo(algo que yo creo sin dudar), pero debemos darnos cuenta que el concepto de “dios” es mucho más amplio. ¿A quienes adoraban los Incas?De entre tantas cosas, el sol. ¿A quienes adoran los hinduistas?Pues ellos promueven la adoración a animales, entre ellos, las vacas. Cito estos ejemplos para que entiendan que aunque creamos que no creemos(valga aquí la redundancia) en ningun “dios”, siempre tenemos nuestros propios dioses(el dinero, el sexo, el hombre, la mujer, el trabajo, su propio ser). Porque puedo definir por todo lo que está escrito en la biblia quién es Dios, pero existe también el concepto de “dios”, es decir, el objeto de nuestra adoración.

    Los ateos afirman no creer en Dios, pero creen por ejemplo, en Isaac Newton. Dicen que como se puede creer en algo que no vemos, que no sentimos, etc, etc etc. Me pregunto, ¿quién les determina a ellos que Isaac Newton existió? Pero existen pruebas, libros, enseñanzas, su tumba…quizás todo eso cierto pero, ¿qué te determina empíricamente que existió? Cualquiera podría haber tomado el cuerpo de Fulano de tal y decir que era Isaac Newton y enterrarlo generando todo lo que hoy conocemos de el. Quiero decir con todo esto es que se necesita cierto grado de “creer” y de “fe” aún siendo ateo, se necesita creer y tener un “dios” aún afirmando no creer en ellos.

    Para muchos ateos su “dios” son ellos mismos, creyendo que son autosuficientes para resolver todos sus problemas, pero quiero verlos en dificultades al borde de la muerte o cuando se encuentren solos y no encuentren salidas, ¿a quién clamarán?¿a quién le pedirán ayuda?dirán…¿Darwin ayúdame, quiero evolucionar ahora y tener alas para salir de este embrollo?, ó ¿Medeleiev ayudame con tu tabla periódica?no. Levantarán sus ojos y se darán cuenta que si existe Dios y que Darwin y todo los demás(a los cuales respeto y admiro por su gran trabajo en pro del crecimiento de la humanidad) son solamente eso: Hombres. Igual que ellos, igual que yo, igual que todos. Atados en su alma a creer, a adorar a un “dios”, no importa cual, porque esto ya está intrínseco en la naturaleza del ser humano.

  24. jose guillermo lara gonzalez dice:

    bueno mis queridos amigos primeramente la palabra de Dios dice que la fe viene por el oir y el oir por la palabra de Dios; y sin fe es imposible agradar a Dios, ahora tenemos que enteder que Dios es un ser supremo, yo respeto lo que cada quien decide ser, yo soy cristiano, y Dios en su palabra no manda a criticar a nadie, el solo manda a predicar el evangelio, el señor Jesucristo le dijo a sus discipulos: id por todo el mundo y predicad el evangelio, el que creyere y fuere bautizado sera salvo, mas el que no creyere sera condenado, ese fue el mandato del Señor el no le dijo a sus discipulos que tenia que obligar a la gente a creer en Él, eso es algo que queda de parte de la persona, Dios deja todo a libre albeldrio del hombre, la mujer, el niño, la niña; pero debemos saber una cosa que tarde o temprano tendremos que compareser ante Dios para dar cuenta de nuestras obras sean buenas o malas. (lean Apocalipsis 20: 11 al 15).
    Dios dice en su palabra: yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no dare mi gloria, ni mi alabanza a esculturas ( isaias 42: 8).
    y tambien dice el que cree en el hijo (Jesucristo), tiene la vida pero el que rehusa creer no vera la vida sino que la ira de Dios esta sobre el.
    Aquellos que andan por alli matando, despojando a la gente de su dinero, y no se que otras cosas, intimidandoles diciendo que si no los siguen a ellos no veran a Dios, son meros religiosos influenciados por el diablo, como lo declara Dios en su palabra.
    Es pues la FEla certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve, por que sin FE es imposible agradar a Dios. Hebreos 12: 1,6.
    y recuerden el Dios de todo el universo respeta las desiciones que cada uno tome.

  25. MODESTA CABANAS dice:

    HOLA…
    CADA VEZ QUE LLEGAN SUS ESCRITOS ES UNA SORPRESA NUEVA…..
    ES UN PLACER LEERLOS…….
    SIGA EN ESE ANIMO SRA .
    MOTA

  26. Juan A. Sánchez dice:

    La palpable presencia de Dios solo es posible gracias a la existencia de los Ateos.
    Los ateos se han aliado a la Ciencia, para evidenciar la inexistencia de Dios, pero desafortunadamente Dios concibio a la ciencia antes que ellos trataran de volverla su aliada.

    Dicen los Ateo-cientificos que es imposible que creamos que el hombre vino de un terron de arcilla al recibir un soplo divino, cuando el mundo cientifico ha ya determinado que la vida surgio gracias a un caldo de arcilla con agua, al ser sometida a las condiciones electricas y atmosfericas de nuestro mundo primitivo. (me parece algo asi como lo mismo, pero ellos tiene razón, gracias a Dios).

    Ellos defienden su postura basados en que Dios no se manifiesta cuando en este mundo hay un sufrimiento que demanda su presencia, entonces ellos creen firmemente que Dios debe solucionar todo lo que ellos han provocado, es acaso un berrinche para llamar su atención.

    en fin Dios le da sentido a la vida de un ateo, por que más que ser indiferente pasa gran parte de su vida tratando de demostrar que los creyentes de Dios estamos equivocado, ea pues los ateos son la sal de la vida.

    Bendiciones a los Ateos, sin ellos no podriamos admirar a Dios y descubrir que efectivamente, si se abrio el mar a los hebreos, si venimos de la arcilla y si existe un soplo divino primigenio.

    Con cariño y aprecio a todos, quien en su debate diario me permiten atesorar a mi creencia, me hacen feliz y eso es lo que realmente cuenta.

  27. Juan A. Sánchez dice:

    Quiero retomar el tema, pues encontre un fundamento del ATEISMO:

    “… valdria la pena estudiar cuantos religiosos fundamentalistas han ocasionado guerras y masacres destruyendo todo lo bello de la vida y desafiando el caracter “razonable” de nuestra especie, no mas por defender un posicion, un dogma, una creencia…”

    Quiero, anticipar el principio de libertad de desición, valida tanto para Ateos como para creyentes, ya que no es lo mismo, creer y actuar de acuerdo a esa creencia.

    Yo creo que se juzga inpropiamente a la existencia de Dios a travez de la actuación del creyente y esto no es posible, es como decir (a un Ateo) que si una obra civil colapsa, la responsable es la ingenieria y no el ingeniero.

    Las acciones humanas son eso, acciones libres, negligentes o no, de cada ser y no tiene nada que ver con la veracidad de sus creencias o ciencias.

    Creo pues que no es un argumento descalificativo de la Creencia de la existencia de Dios, el hecho que algun grupo humano con tendencia religiosas (fundamentalistas o no) realice actos reprobables que ocurren por la naturaleza del ser humano.

    Ya que de igual forma actuo Hitler al buscar a traves de la ciencia la magnificiencia aria, y no por ello se descalifica a la ciencia.

    Sin embargo, debo agradecer a los Ateos de que me permitan este tipo de ejercicios que me ayudan a confirmar más mi creencia, pues entre mas leo sus argumentos, mas alegre soy de creer en Dios y más feliz me siento al intentar buscar la moralidad doctrinal (aun cuando los representantes doctrinales, nada tengan de santos).

    atte.

    la voz en el Desierto

  28. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Persistentemente caemos en hacernos jueces unos a otros, esto es lo que llevamos en nuestro interior, nuestra naturaleza tendiente a cometer errores de la niñez. Somos intolerantes y nos cuesta aprender con sabiduría la instrucción que viene de lo alto. Hago un mea culpa por cuestionar que Vancho es o no es un creyente en Dios, siendo aventajado en el arte de escribir y otras cosas más. Tal vez sea un excelente amante y eso también es arte ¿verdad?
    Mory querida, no me enfado por nada, sé lo bueno que es conocer la palabra de Dios y lo que me persuade, persisto en lo que he aprendido, sabiendo de quién lo he aprendido. Sin embargo me equivoco como todos, allí es cuando me doy cuenta que no estoy aún enteramente preparada para toda “buena obra”. Me retracto de ser intolerante e injusta y pido perdón. Por otra parte me doy cuenta que son gajes del oficio, es parte de la lucha, es parte del deseo en que todos se salven, en que todos crean.
    Mory, has estado leyendo a Voltaire, uno de los grandes escépticos que realmente llega a ser divertido, te cuento una anécdota. Hace unos 280 años tomando una Biblia en sus manos, dijo:”Dentro de cien años este libro estará olvidado, ¡eliminado!” ¿Adivinas? ¡Casi cien años después la casa de Voltaire fue comprada y transformada en la oficina de la Sociedad Bíblica de Ginebra!
    ¿”rara lucidez”? Creéme, mi vanidad se resintió, y a la vez me sentí alagada. Lo sometí a consulta: ¿Qué crees tú, si te dicen que demuestras a veces una rara lucidez? “Que estoy un poco loca, Ah¡¡ exquisita locura, bendita locura. Me siento feliz de ser como soy, a veces deseo no ser impertinente e injusta, pero loca, me encanta¡¡¡¡¡. .Viva la vida ¿cierto?

  29. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    A todos:

    Un beso. Y sigo orando para que Dios se manifieste en los corazones de los incrédulos.

  30. martin aguinis dice:

    Hola a todos, me llamo Martín. Realmente este tema me apasiona, desde chico vivo en Argentina, (país que se dice muy católico) también desde chico sentía la diferencia que hay entre las creencias que nos enseñaban de la Biblia y nuestra realidad. De chico leía, o mejor dicho nos obligaban a leer la santa Biblia como si fuera la verdad universal de todo, y me di cuenta que las personas, los seres humanos de ninguna manera cumplimos al pie de la letra lo que ella nos enseña, ni antes , ni ahora, ni ayer, ni nunca, ya que venimos al mundo dotados de un instinto terriblemente demencial que no nos deja en paz nunca, es por eso que existen libros así, que nos ordenan directamente o solapadamente la forma de ser personas civilizadas. Y es muy loable todo lo escrito en la Biblia, echa por hombres que se elevaron mas allá de su condición para dejarnos un legado de lo que deberíamos ser como personas, por ejemplo: el amor al prójimo, el no juzgar a tu hermano y también el echo de que las personas, la raza humana es una sola familia en esta inhóspita casa llamada planeta tierra, aparte de algunas cosas mas. Particularmente creo estar más allá de esa definición de ateo o la otra de creyente, en mi humilde opinión no creo posible la resurrección del alma, tampoco en la existencia de un dios que al final de los tiempos vendrá a buscar a los que creyeron en el dejando a los demás en el infierno, y mucho menos en eso de que hay un dios que desde arriba esta viendo todo lo que hacemos. Tampoco supongo un diablo cuya casa es terrenal y se llama infierno, como otro dios que se queda con las almas que dios deja en el camino, y las tortura con infinita crueldad por los siglos de los siglos. Siento que ese hermoso pensamiento griego: Conócete a ti mismo, es una frase mucho mas sabia que algunos sermones de la Biblia. Así y todo tampoco alabo esa vieja civilización, no creo en verdades absolutas, no existen, a veces se usan solo formas de pensar que usa el poder de turno para oprimir y seguir siendo poderosos. Espero no haber ofendido a nadie con mi pequeña creencia. Respeto mucho a las personas que tienen una creencia, una convicción, que los acompaña siempre, los respeto, como a mi mama que es muy, muy creyente, pero yo descreo totalmente de las religiones como institución, muchas veces en la historia se mezclan las dos cosas, religión y política, con el resultado actual a la vista de todos. Guerras, hambre miseria, masacres de grupos étnicos y religiosos.
    Un saludo
    Martin

  31. Fanny Mejía dice:

    Hola Mora, sentimos mucho la perdida de tu Querida Madre, tal vez nosotros no hayamos aprendido aún a desprendernos de nuestros seres querido, su despedida es una catastrofe enorme para quienes nos quedamos, lamentando no tenerla cerca para abrazarla y decirle lo mucho que le amamos. Pero debemos estar consciente que la despedida de esa persona querida aqui en la Tierra, es su Renacer en otro ciclo. Te dejo este mensaje que leí en un libro:

    “No vayas a mi tumba y llores, pues no estoy ahí.
    Yo no duermo. Soy un millar de vientos que soplan, el brillo de un diamante en la nieve,
    la luz del sol sobre el grano maduro, la suave lluvia de verano.
    En el silencio delicado del amanecer soy un ave rápida en vuelo.
    No vayas a mi tumba y llores, no estoy ahí, yo no Morí”.

    Besos y Abrazos Fuertes

    Atte. Fanny Mejía



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom