Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

La Nochebuena de mi nostalgia

¿Algunos de ustedes conocen historias sobre el árbol de Navidad? (Qué fue la Estrella de Navidad). Yo sí, pero las he repetido tanto que ya me han aburrido (Fatiga y aburrimiento), y he escuchado hablar de otras tan espléndidas… (La princesa que creía en los cuentos de hadas…).

Cómo me perturban la Navidad (La Navidad en Venezuela), la Nochebuena, cómo me espían por todos los rincones y los ojos de buey que dan hacia mi infancia.

En esos paisajes móviles de mi memoria siempre estamos mis hermanos y yo en un lugar sin tiempo y -aunque lugar- casi sin espacio, donde la luz es sagrada porque viene de nuestra propia e inocente luz de niños, también con una sensación de algo sagrado en el pecho (Recuerdos). ¡Qué enormes eran esas navidades, la Nochebuena y el Niñito!

En mi primera infancia, hasta los diez años míos (Fragmento del diccionario de la evolución), éramos tres hermanos, casi de la misma edad los tres, que vestidos iguales -recuerdo unas remeras a rayas y unos pantalones blancos para los muchachos y una falda blanca para mí- salíamos a saludar a los vecinos, a la maestra, al cura (Cultura Medieval: Los Campesinos y el Miedo).

Y aunque teníamos, como todos los hermanos, la costumbre de discutir y hacernos bromas y “cargarnos” hasta terminar bastante heridos a menudo, en ese día caminábamos muy serios y unidos por la calle, en silencio, con la idea de algo poderoso, inexpresable, que nos envolvía en su aura.

No era tan sólo que sabíamos que -justo a las doce de la noche- algo nos esperaba colgando del arbolito, ni la sorpresa ni la expectativa de muñecas y trenes (Juegos y juguetes tradicionales).

Para cuando nació mi hermana menor, ya éramos mayores -nueve, diez y once años.

Entonces la inocencia se nos fue, y para asustarla a ella, mi hermosa beba Huerto -es su nombre-, que en realidad era la “buena”, la que mejor se comportaba de los cuatro, deslizábamos sutilmente en el árbol delicados paquetes con cintas de colores que contenían… ¡carbón!

Se nos había dicho que el carbón era el castigo de los pequeños “pecadores”, y agriábamos la Nochebuena de Huerto con los primeros regalos que empezaban a aparecer en el árbol, aunque mis padres la calmaban y le entregaban los auténticos, los que el Niño Dios efectivamente había dejado para ella.

Pero el goce de los tres niños malos era casi tan grande como cuando -de muy pequeñitos aún- sentían ensanchárseles el pecho con la idea de que el Niño naciera. La maldad y la bondad vienen del mismo lado del corazón, parecería.

La adoración de los magos

Busco entre mis pocos libros de arte el de Leonardo da Vinci -para inspirarme con el Nacimiento-, y encuentro La adoración de los magos, que está en la Galería de los Oficios, en Florencia. Pero no encuentro la alegría de mi infancia, ni siquiera la pobre alegría que de modo convencional hoy día me produce esta fecha. ¡Oh, Leonardo!, ¿qué conocías del futuro y del mensaje que podría traer para nosotros nuestro Niño?

Y no soy yo, es él…

Quiero decir que no me estoy imaginando dolor en ese cuadro, sino que el dolor está presente. Busco unas páginas al final que hablan de cada obra y al hallar La Adoración de los Magos lo corroboro:

…hasta entonces el tema de la Navidad había quedado ligado al anuncio de los ángeles y a la alegría suscitada por él; en cambio, Leonardo presenta una multitud sorprendida, sobre todo trastornada; en torno al grupo central aparecen algunos mensajeros celestiales en forma de maravillosas criaturas sonrientes, pero, en vez de celebrar con vivacidad un hecho glorioso, se muestran absortos, graves, como si se tratara de un acontecimiento enigmático…

Además, yo veo tres decadentes y melancólicos reyes adorándolo a Él.

Envío

Había escrito ya esta sección “Envío” nombrándolos a cada uno de ustedes, cuando de pronto, sin previo aviso, se me borró. Estoy segura que por algo que Jung, Judith Mora y yo sospechamos se borró: seguro, mis saludos estaban llenos de olvidos e ingratitudes imperdonables.

Entonces, humildemente, cuelgo del arbolito de Navidad que he armado para ustedes, este regalo:

Solot

Kinxiy ri’, ri nuwi’

ruk’ jun xioj ri banom che

uxe’ jun q’ayes solot ubi,

kinwil nuwech cho xoqola taq ja’.

(Yo me peinaba con un peine

hecho con un manojo de raíces

de un arbusto llamado solot,

mi espejo era un charco color de lodo.)

Es el poema de Humberto Ak’ abal, escrito originariamente en maya-k’iche’, la lengua materna de este poeta. Con él quiero festejar mi Nochebuena, que, por propia decisión, la pasaré absolutamente sola esta vez.

Que todos mis deseos de paz y amor se cumplan en ustedes.

Editorial

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

7 respuestas a “La Nochebuena de mi nostalgia”
  1. Néstor Aníbal Torres Álvarez dice:

    Hoy es noche buena y mñana navidad, que tiempos aquellos, donde nuestros mayores nos enseñaban lo bueno que era recordar el Nacimiento del Salvador del del Mundo.
    DIOS en su infinita misericordia, entrego a su hijo para que el mundo se salvara, pero los que tenemos el libre albedrío no lo sabemos aprovechar.
    Todo este mercantilismo creado por seres sin conciencia, nos ha arrastrado al consumo, el nacimiento del salvador es lo importante. no son los regalos, ni la mejor ropa, sino los sentimientos de agradecimiento que le debemos a aquel por nosotros se sacrificó.
    no hay mayor sacrificio que el amor, por su prójimo. DIOS esta en todas partes, si vasa un hospital y vesa un angelito con fiebrey auna madre desesperada que no tiene como compraqrle la medicina ahì esta DIOS.
    Cuando veo a una madre sufrir por su hijo, me imagino, lo horrendo , lo doloroso, que un hijo de sus entrañas este padeciendo, por una enfermedad, Maria es el modelo del sufrimiento y abnegación pero a pesar de su dolor, su hijo amado, le dijo que nunca iva a estar sola.
    asi es madres todas tienen ese don y los demuestran en los hospitales y clinicas o cuando nace un niño en un hospital.
    DIOS ESTA EN TODAS PARTES, si mueves yna piedra, al orar, al saludar, a desear parabienes, ahi esta DIOS.
    no te olvides de algo que es importante, invita a comer a l pobre y menesterosa, si te sobra una ropa que ya no lausas regala, no la vendas, dale gracias a Dios que estas en buena situación, ya que en época de crisis se ve la solidaridad.

    sacudete de este mercantilismo, trata de agradar al CREADOR, haz una buena obra, pero no esperes recompensa por que si la esperas ya estás pagado. siente satisfecho y visita a cualquier enfermo llevale aliento, comida o medicinas, pero no le digas a nadie porque el gobierna desde los cielos con sus ángles harán una fiesta en el cielo, darán alabanzas por el vive para siempre.

    si al llegar a algún hospital y encuentras un niño que tiene fiebre, en vez de comparte esa camisa cara o ese pantalon de marca regalale la oportunidad para que se salve a la final ese niño o niña sera en el futuro, un presidente o algún científico, su madre le recordará que cuando estaba enfermo un ANGEL SE APARECIO Y LO AYUDO ESE ANGEL ERES TU.

  2. Júdith Mora V dice:

    Feliz Navidad Morita, y te prometo que no estarás sola, estaremos en esencia, el niño Dios y yo acompañándote…

    Beso grandote, con luz de la estrella de belén.

    Y por favor, ¿por qué tanta parsimonia al nombrarme? me siento en el cole jajajajaja

    Te quiero mucho. ♥

    Feliz Navidad Sr.Torres
    que la luz y la paz del pesebre estén presentes en su casa.
    (te salió nuevo tocayo de apellido, Morita jejeje)

  3. Joise Morillo dice:

    Mi verdad y mi evangelio.

    He abierto mis ojos nuevos ante el mundo
    Os he visto, no sabéis la grandeza de mi agradecimiento
    Si no, expresada con mí llanto
    Vos, nazarena y, vos ¡nazareno!
    Me habéis traído sin saberlo
    Habéis cultivado más virtud para vuestro pueblo
    Los otros tomaran la cosecha
    Apaciguada la miseria, y doblegada con novedad
    Por la verdad de mis labios
    Ante la crueldad de los impíos y la bondad de los santos
    He de soportar la infamia desbordada en mi cuerpo
    Y vosotros sufriréis mi martirio más que yo
    Mis hermanos, mis discípulos ¡oh Señor!
    Porque los habéis abandonado
    Han despreciando mi verdad, padeciendo de infidelidad
    Empero no quedara una sola brizna de paja en suyos ojos
    Mientras yo les lave y, con mi sangre vuestra ceguera
    No es odio lo que sienten por mí, los fariseos, ni Pilatos
    Ni Hannas, ni Caifás
    Si no, miedo de sucumbir ante los avatares de la indigencia
    De que los centavos que tanto idolatran, les abandonen
    Ante mi presencia, y mi evangelio, que aniquila su miseria
    No saben amar, pero muero, lacerado, ruin
    Para enseñarles, que en los siglos
    No borraran mi existencia
    Y que aun, ante suya maldad
    Os seguiré amando

    Os ama

    Joise

  4. liliana cobas dice:

    la única y verdadera historia de la nevidad esta en la Biblia Y cuando na vidad esta centrada el Cristo de la Biblia todo lo demás es secundario y deja de exister la soledad Podes estar en un decierto, encerrada entre cuatro paredes que mientra Jesüs este en tu corazón todo lo demás es secundario. Claro que para esto primero tiene que nacer en tu corazón

  5. jorge chacon dice:

    Luz brillante en el cielo,
    ilumina la penumbra,
    el pueblo puede ver sus rostros
    hay esperanza, la que se
    predijo hace siglos
    Ahi esta él con su
    fragilidad, y su con su poder
    con su humanidad
    y su manto divino
    Dios y hombre,
    nuestro lazo con el creador
    Corazones nobles se doblan
    ante su presencia.
    La ira del mal se agita.
    niño. ¿Quien te proteje, en la oscuridad?
    !Ahh!, es que no hay oscuridad
    esta la estrella brillante
    alla en el cielo
    su luz te protege y su
    luz es guia para llevarte tus presentes.
    El mal te busca y no te encuentra
    benditas son las manos humanas
    que te protegen.
    benditos los caminos por donde
    tus pisadas han dejado su huella.
    Quien te ha dado abrigo?
    demonios prenden fuego
    a la inocencia, quema los cuerpos
    infantes, viejas suplicas
    llegan hasta le cielo, piedad
    por amor de Dios.
    Por Dios os habeis de pedir piedad
    y se os dara a su tiempo,
    como El Predicador decia
    ¿no escucharon a los profetas?
    Preparaos la Mirra, el incienso y el oro
    ¿acaso os pretendeis quitaros al
    Niño que ha nacido en Belen
    para gobernar al pueblo del
    misterio?

    Saludos

  6. jorge chacon dice:

    Humberto Ak´abal, La Magia Kiche,
    el misterio de la selva,
    la esencia del indio, el sentir de un pueblo
    El arte de los tejedores de palabras
    como telar de una indigena, dandole forma a su vida.
    Palabras del tiempo de antes
    dichas hoy con nostalgia
    sabiduria añeja
    suspiros ancestrales
    deseos de reencarnacion
    de hun hunapú.
    trasfigurados el Xibalba como a
    Miguel Angel Asturias.
    yo digo las palabras
    dichas por los antiguos
    porque la sangre de mi madre
    me lo reclama.

    Valdacha

  7. ck feng dice:

    wowowo….
    christmas gift is chanel bags



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom