Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Extraterrestre en el balcón

Fragmento extraído de un diario íntimo futuro, cuya autora firma sólo “Sobreviviente”:

Lunes

Cuando era joven -tenía apenas sesenta años (La juventud)- trabajaba en una antigua red -”Internet” (Internet)- en un sitio denominado Monografías.com.

Debía preparar un editorial para todos los miércoles, y a veces se me hacía pedregoso; me parecía que ya había tocado todas la cuestiones -aunque apenas con la punta de los dedos, es cierto (Días fastos y días nefastos).

Los días martes -el calendario era el mismo que ahora (Arqueología)- me levantaba con anticipación llena de ideas (Sed de ideas, ¿qué hacemos con este mundo?); me ponía frente a un arcaico aparatejo al que le decían ordenador, computador o computadora, según los países (Historia de la Computadora) -existían “países” divididos por “fronteras”, pero ese ya es otro tema- e iba viendo cómo desaparecían, una a una, aquellas ideas; hasta una vez escribí sobre el vacío terrorífico de lo que todavía se llamaba “página” (ver diccionario), y, en este caso, “página en blanco”.

Uno de esos días estaba en lo que cuento, frente a la “computadora”, en la sala de casa -en otra parte de mi diario explico lo que significaban “sala” y “casa”, pero aún pueden hallarse en el diccionario inconsciente, si tienen ganas de revisar esa zona.

La sala tenía ventanales que daban a un balcón lleno de plantas y macetas -ver, otra vez, el diccionario- y fue allí donde escuché los pasos, los sonidos.

-Era época de especulaciones sobre lo que se conocía -o desconocía- como “extraterrestres”, nuestros queridos amigos y parientes de distintos planetas (Aliens, ¿verdad o mentira?).

Un extraterrestre -se decía- podía ser de extrema malignidad, aunque otras teorías lo consideraban un ángel: inteligencia de luz, bondad de sol.

Pero prevalecía el estremecimiento, algo común ante lo desconocido que todavía persiste entre nosotros.

Los ruidos aumentaron, una planta cayó, pensé en un gato doméstico que hubiera venido de otro departamento del edificio -insisto por penúltima vez: ver el diccionario inconsciente y buscar “departamento” y después “edificio”; el gato se ha vuelto de nuevo salvaje, hace demasiado tiempo, y no creo que figure como “doméstico” (Los gatos).

Y era casi un maullido de gatito el que escuché salir de la boca del astronauta cuando abrí la puerta-ventana del balcón.

El encuentro

Lo bueno fue que a pesar de todas las leyendas que circulaban por esos días sobre los extraterrestres -y además sobre su inexistencia- no me produjo miedo, sino compasión o ternura, porque me miraba con grandes ojos en total desamparo.

Era primavera, pero hacía mucho frío, así que tomé de la mano al extraviado en el balcón y lo conduje hacia una silla de la sala.

Ahí se sentó en silencio; nos seguimos mirando; de vez en cuando emitía algún sollozo ahogado.

Martes

Pienso que este diario puede convertirse en unas memorias tan viejas que resulten útiles para la reconstrucción de algunas partes del pasado. Mal no les vendría a los jóvenes saber algo de los tiempos de antes; existieron edades en que esas reconstrucciones eran materia de estudio y se llamaban “Historia”, o “La Historia”.

Pero quiero contar un poco más de lo que sucedió aquel martes con el astronauta:

Él estaba allí sentado y yo repasaba nociones de esa materia que mencioné, Historia. Recordaba a los egipcios, una civilización remotísima de la que hoy no hay memoria (El arte y la ciencia de la momificación en el Antiguo Egipto), que fue extremadamente adelantada, y aún antes de que empezara la Histora, creo, habían pintado estampas de astronautas ingresando a la Tierra en sus naves.

Recordaba también, y todavía, con precisión, recuerdo que lo recordaba, haber visto en un libro perdido, por supuesto, debajo de la fotografía de un muro decorado donde apenas si se veía algo la siguiente inscripción:

La llegada de los extraterrestres a la Tierra en cápsulas espaciales fue acogida con grandes muestras de alegría por los primitivos habitantes de nuestro planeta.

Y a su lado otra imagen más borrosa todavía, de un friso egipcio, debajo de la cual estaba escrito:

Al principio los extraterrestres aterrizaban por el procedimiento de caída libre con la simple ayuda de amortiguadores que les protegían la cabeza y los pies.

No obstante tanto recordar, no tenía idea de cómo podríamos conversar con mi amigo el astronauta extraterrestre -aparte, en esa época los humanos ni nos acercábamos a la noción de idioma universal.

De golpe me iluminé, ya que era imperativo que encontrara una solución al problema de la comunicación entre él y yo, en esa sala congelada.

Con un ademán demasiado viejo y complicado para ser explicado, “disqué” en un “teléfono” el “número” de mi hija Magdalena, que al poco rato estaba observando con cariño y sin miedo en absoluto al extraterrestre sentado en la sillita.

Magdalena era entonces profesora de español para extranjeros de distintos idiomas. En ese momento, lo que me parecía extraño de su oficio era que ella no tenía necesidad de saber el idioma de cada uno de sus alumnos -noruegos, japoneses, brasileños, holandeses, alemanes, etc.; antes se dividía así el planeta- para enseñarles español. “Parece cosa e’ bruja”, le decía a mi hija. Pero no era brujería sino una técnica muy concreta y efectiva que yo nunca entendí (La presión del sistema: su influencia en la enseñanza del español).

Magdalena me miró de pronto a los ojos, como diciéndome algo más, y preguntó: ¿Podrías salir a pasear una o dos horas y dejarme intentar enseñarle español a nuestro amigo?

El paseo

A las dos cuadras empecé a alucinar con la idea de haber dado en efecto con un extraterrestre en el balcón.

Los que estén descifrando este diario tienen que darse cuenta de lo que significaba en aquellos días semejante hallazgo: nadie, oficialmente, había tenido contactos extraterrestres, si bien se habían dado a conocer innumerables textos y filmaciones que aseguraban su existencia y algunas personas juraban por la Biblia (ver dic.) que la misma Biblia sostenía que el profeta Ezequiel se había encontrado con una nave que pertenecía a otros mundos.

Regreso del paseo

Magdalena y Prixúa, que tal era el nombre del que encontré en el balcón, estaban tomando una merienda de té verde y frutas cuando volví a mi casa. Prixúa me dijo “Hola” y comenzó a elogiar en perfecto español el color, la textura, el sabor y el perfume de nuestras frutas. Recuerdo que tomó una naranja, la alzó con la mano hasta cierta distancia y dijo: “Así se ve Marte desde lejos”.

Puedo contar otros detalles, otras explicaciones que me dio, pero sería ocioso, ya que repetiría los relatos de miles y miles de viajeros interplanetarios que han llegado hasta aquí desde ese día, y no le interesaría a nadie.

Envío

Para mis escritores predilectos: Osvaldo, Vancho, Joise, José, Blanca Estela, mi tocaya Libélula, y la dulce y lejana María de las Nieves.

Editorial

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

32 respuestas a “Extraterrestre en el balcón”
  1. Joise Morillo dice:

    Pues bien querida mía, cada uno de nosotros funge de extraterrestre, única y exclusivamente al no utilizar palabras adecuadas, y con ello dejar claro el mensaje, incluso del que sale de las entrañas, antes que de la razón, está claro que habremos muchos, que haciendo caso omiso de la regla gramatical, escribimos tratando de hacer valer ideas y/o pensamientos. Es parte del espíritu genuino del individuo humano, más aun, de aquellos que nos ufanamos de intelectuales, siendo o no siendo, empero castigando paginas vacías, nos las arreglamos para enredarnos en ortografía, bueno, ya en otra entrega lo dilucidamos, quedó aceptado -creo yo- que lo más importante es comunicarse, no obstante, se debe mantener una regla, que conciba la armonía y el privilegio del buen escribir, en ciertas ocasiones me he encontrado con teclados de otros idiomas, y he tenido que mapear en accesorios para utilizar acentos, sin embargo, también, he hecho caso nulo a la gramática y la ortografía y simplemente he proferido el mensaje, el cual ha sido siempre o casi siempre contestado por el o los interlocutores en perfecto, ortográfico y gramático Castellano.

    Observad que el más grande interprete de los jeroglíficos de las pirámides egipcias nunca llego a ir a Egipto (Jean-François Champollion)

    Bueno, que haya habido extraterrestres en esa época, no resulta muy extraño, Ptolomeo XII, por lo menos pudo haber tenido mucho contacto con ellos siendo un ilustre astrónomo (sin telescopio).

    Os ama
    Joise

  2. Eva Jiménez Elguedo dice:

    Extraterrestre en todas partes….. si. Cuando no estoy de acuerdo con los demás, cuando mi pensar y opinión es diferente al de los demás terrestres….. soy extraterrestre.

  3. Silvia Carolina Moreno Vera dice:

    Bueno los extraterrestres son seres extraordinarios, para muchos imaginarios o reales… siempre causando furor y admiración entre las personas… De algo si podemos estar seguros…nosotros vamos por ese camino…el camino de la perfección.
    Los extraterrestres están muy avanzados en cuanto a la tecnología y a la ciencia… quizas por eso nos sentimos atraídos por ellos… pero nosotros con nuestros propios avances de explorar el infinito universo de seguro algún día…en alguna galaxia nos encontremos con ellos…

  4. Pedro Moreno dice:

    Que exquisito relato!!! Inspirador.

  5. Noel Sanabria dice:

    Buenisima esta história, en donde la escritora hace gala de una exquisita imaginación y pone de manifiesto que todo es posible, hasta de llegar a entender y comprender muchas veces el comportamiento de algunas personas, a través de sus sentimiento y emociones. Por ejemplo el miedo todos podemos sentirlo pero pocos llegamos a controlar.

  6. Maria de las Mercedes Martinez Hernandez dice:

    Hola Mora, Tu articulo sobre EXTRATERRESTRE EN EL BALCON Realmente me ha hecho pensar al decir que se sentaba y sollosaba en el ser interno extraterreste saber que solo controlas tu ser y que solo a travez de buscar los canales de comunicacion es el caso de la narracion la comunicacion se dio y debe ser asi en la parte interna afectada cuando nos podemos comunicar con nosostros mismos se da la conciliacion, las ideas claras y los seres extraterrrestres creo en su existencia, como creo que nuestro ser interno el multidemensinal y atemporal, que llevamos dentro que esta frente a nosotros sollozano a veces y no podemos comprender
    es a vece ante lo que nos afecta y estamos impotentes a hacer en este caso la falta de autoconocimiento y coneccen fin me encanto leerte. Un saludo Mercedes

  7. Samuel Fuentes dice:

    Hola. Espero que se encuentre en perfectas condiciones. Bueno, voy a ser breve en el asunto: “Siendo sinceros, me encanto su editorial, porque, pienso yo, que logró su objetivo: HACER VOLAR NUESTROS SUEÑOS”…

    Gracias por inspirar a la humanidad…

    Y le digo algún día, vamos a estar a ese nivel, y porque no decirlo, a uno superior…

    Att. Samuel Fuentes (Guatemala).

  8. José Alejandro Castillo Cano dice:

    Cada vez que elevamos nuestra mirada a las estrellas y nos embelesamos con la ignoto, las magnitudes de la mecánica celeste y los relacionamos con la información que nos aportan los científicos del espacio. Pienso que somos extraterrestres viviendo en este planeta Tierra.

    Otra reflexión. No hay duda que somos almas viajeras. Morimos y luego reencarnamos en otro cuerpo y así pasa la eternidad para nuestra Alma en ir y venir, hasta que nuestro albedrío decide retornar a nuestro creador, la Deidad Suprema. !Dios!. Entonces, en este girar por los mundos de Dios, ¿cuántas veces fuimos ciudadanos de otras galaxias?, ¿de otros mundos? y tuvimos que recorrer distancias. Es como añoranza, nostalgia sentirnos atraídos por los puntos centellantes del espacio llamados estrellas. Si señora mía Usted y Yó y todos los otros somos !Extraterrestres! porque nuestra naturaleza es ser !Chspa Divina!. Siempre hemos sido almas viajeras y hoy en este mundo solo hemos hecho un alto en el camino.

    Extaterrestres pacíficos, amigables, o extraterrestres belicosos. Hay de todo en la Viña del Señor.
    Recuerde, que mientras el Alma tenga necesidad de un cuerpo físico, siempre estará a merced del imperio del Ago y manipulada por la fuerza negativa. La dualidad de este Plano Fisico es inevitable. Será el desarrollo de la espiritualidad de cada uno de nosotros que marque la diferencia.

    Mas tecnología o atrazo entre los habitantes del Universo, solo son facetas de las cargas kármicas que nos corresponde asumir como indivíduo, como grupo, como especie.

    Gracias por su tiempo y siga escribiendo, porque, sino le envío mis comentarios es porque disfruto leyendo sus escritos.

  9. Patricia Reygadas Bustos dice:

    Hola, que tal, esta historia me ha inspirado tanto el día de hoy, lo lei en el trabajo y me subio el animo, muchas gracias!!!!

  10. IRENE CRUZ dice:

    ¡hola ¡ como cada semana esperando una nueva historia esta es fantastica y creo que en estos momentos de tanta velocidad en el diario vivir es bueno tener un momento de imaginación ” extraterrestre” verdad. gracias y suerte. IRENE.

  11. IRENE CRUZ dice:

    ¡HOLA¡ COMO CADA SEMANA ESPERANDO UNA NUEVA HITORIA, CREO QUE EN ESTOS MOMENTOS DE TANTA AGITACIÓN DIARIA ES BUENO CONTAR CON UN MOMENTO DE IMAGINACIÓN “EXTRA TERRESTRE” EXELENTE SUERTE Y GRACIAS. IRENE

  12. Silvia Beatriz Giordano dice:

    Excelente! ¿pero, llegaremos a tantos adelantos, como para entendernos con alguien sólo conversando por un par de horas?. Sería maravilloso que algo así ocurriera.
    saludos!

  13. MANUEL SALAZAR dice:

    Me parece una historia tierna, en la cual la escritora hace gala de una imaginación fantasiosa que en algún momento la llevamos todos adentro, lo que más impacta es la trasmisisón de ideas que debe de existir sobre la comunicación de fondo, en este caso no interesa el lugar de procedencia, como en este caso lo materializa como un extraterrestre. muy buen tema, saludos.

  14. Fernanda Nascimento de Lima Fernanda dice:

    Acho que de um modo geral, esta história aborda a questão da comunicação e do tempo, e de como a primeira se faz necessária para que haja um entendimento entre as diversas “culturas” independente da época.

    Muito bom!!!

  15. silvia chavez velayarce dice:

    hola mora me parece una linda histoeia llena de metafora e inspiradora sigue asi suerte…

  16. Jose Itriago dice:

    Me parece que ese extraterrestre de Mora era un niño. La mayores son más prudentes. Además son idénticos a los que nacimos en Cálcuta o Barcelona. Después de todo, los hombres fueron creados a imagen y semejanza de Dios, tanto los blancos, como los negros, los chinos y pare de contar. A no ser que alguno salga con una ocurrencia impertinente y provocadora a plantear una eventual regionalización de los dioses, que es inaceptable y contradice el más simple de los raciocinios.

    Los extraterrestres adultos quizás se puedan reconocer por la dudosa procedencia de sus papeles -sus “Cedulas”, “DNI”, “Tarjeta de Identidad”, “partida de Nacimiento- que naturalmente tienen que estar adulterados. Pero las buenas adulteraciones, como los buenos adulterios, son invisibles y, por decreto, falsos de toda falsedad. Mas si uno analiza con un microscopio electrónico las moléculas adulteradas y logra reordenarlas otra vez y si además uno entiende sobre grafismos extraterrestres, verá claramente como debajo de Pensacola dice RX21-39OO , que es una ciudad extremadamente ordenada y aburrida, lo cual, de paso, le permite a cualquiera entender por qué el sujeto bajo sospecha la abandonó para venirse a este mundo de locos.

    Los que vinieron en la antigüedad se cansaron rápido. En aquel tiempo había muy pocos adelantos y cortaban muchas cabezas. Claro que llegar para ser faraón tenía sus ventajas, pero requería mucha atención. Si no, vean lo que le pasó al pobre Tutankamon, momia prematuramente por alguna desavenencia de poderes. No le valió al joven haber venido desde tan lejos, tirarse al desierto confiando en que los amortiguadores no estuvieran vencidos, falsear su procedencia y buscarse un certificado de cercanía con Ra. Se sintió tan bien acompañado y servido que descuidó la nuca y le descerrajaron el cráneo con un vulgar sobrante de roca caliza recogido en las canteras donde se cortaban las miles y millones de piedras que requerían para la construcción de las pirámides. A él también le salió la suya, con más méritos que a otros.

    Viendo el asunto que plantea Mora de lo rápido que aprendió a hablar el extraterrestrico, más bien parece que la marciana es su hija, la profesora de quien tomó una naranja por Marte. Este es un dato que conviene dilucidar (después que con carácter previo se aclare la falsedad del proverbio que establece que loro viejo no aprende) porque se nos abre una oportunidad oceánica. Por fin podríamos aprender de verdad el francés, el inglés y hasta algo de chino o mandarín y hacer una convención de nuestro grupo feliz en Suiza, por ejemplo, en paralelo con cualquiera de las frecuentes necedades que se discuten en Ginebra, en perfecto francés, para lo cual les adelanto que naranja se dice “orange”, que está bien y es lógico, pero que “media naranja” o sea, la mujer de uno, según la barre de recherche de mi equipo, se dice “moitié”, que ni se parece a Alicia.

    En todo caso, seguimos atentos. Es posible que algunos del grupo no sean de esta tierra. Ya he visto señales que no enumero no sea que necesiten la ambigüedad de su origen para mantener algún misterio. Yo no. Mi origen está en los llanos de Guárico, de lo cual pueden dar fe Robustino, Rosalía, Don Marcial y muchos otros, todos muertos, pero igualmente declarantes.

  17. julio c valdez a dice:

    ¡Què bello relato, Mora! Màs que ciencia-ficciòn, se trata de un cuento de ciencia-ternura. Interesante ese viaje desde el futuro, y me alegra saber que existen jòvenes de 60 años, pues aùn tengo seis años para prepararme a vivir esa nueva y remozada juventud. El tema de los extraterrestres, a mi parecer, està muy emparentada con los de gnomos, duendes y demonios. De hecho, los relatos de “abducciòn” son antiguos, y los endemoniados pasan a ser extraterrestres en sus naves espaciales. Por otra parte, es asombroso el mètodo de aprendizaje de Magdalena… Ella demuestra que el lenguaje humano (y, en este caso, universal), es uno, sòlo que se manifiesta de diversas formas.

  18. angel fuentes dice:

    no sé como llegué a tu blog, soy miembro de mirasala, y apoyo tu sueño de futuro que nos habla de la eterna juventud de los 60 años y de nuestro origen extraterrestre, si nos imaginamos que nuestro sistema solar gira alrededor de nuestra galaxia a velocidades superiores a las de la luz y que nuestros cuerpos “materiales” son hechos de esta rica materia estelar no es dificil plantearse ante nuestra limitada existencia que la desintegración corporal nos acercará a movernos a velocidades espaciales de otras dimensiones para nuestros sentidos cerebrales que constituirán vidas fuera de la tierra que nos cobija.Creo que cada uno de nosotros es un extrraterrestre en potencia al estar emitiendo señales sensoriales durante toda su existencia.

  19. Osvaldo Bonini dice:

    Él juntó en la concavidad de su mano izquierda unos trocitos de hojas de jazminero, dos granitos de arena rubia de las playas de Guadalupe, las notas del sonido de las campanas del Convento de San Francisco, aroma de islas y uvas de Cayastá, un Endimión de Jorge, unas hebras de papel, letras con incalculables combinaciones posibles y humedeció todo con algo de tinta. Apretó sus manos y frotó suavemente.
    Nació al instante un ser pequeño y de apariencia frágil. De mirada brillante e inocente. Ésta, miró a Él por un brevísimo instante y comprendió cual era su destino. En esa mirada aprendió todo lo que debía aprender y con un giro suave se introdujo en una especie de nave sin ventanas ni antenas ni motores. Sin siquiera levantar vuelo, despegó sin sonidos ni turbulencias, dejando un haz de luz en su ida, de esos producidos por una chispa de linterna, que se disipó de inmediato.
    Los astros, lunas, planetas y otras materias voluminosas del Universo solo las alcanzó a distinguir como estelas luminosas por las que atravesaba en su viaje.
    Su cuerpo se encontraba integrado a la extraña nave. Parecía ser él mismo y podía ver hacia el exterior a pesar de la falta de ventanas, sentir el golpe del vacío en su piel y en su rostro, el sonido del paso de los asteroides, la inercia, la atracción.
    Fue muy corto el tiempo que disfrutó de esas sensaciones porque, sabiéndolo, se introdujo en el agujero negro más próximo de su partida e inmediatamente salió por el más próximo a su destino. Fue un viaje instantáneo, solo sintió el cambio por una pequeña sacudida de la nave, su cuerpo, a causa de un efímero desfasaje de las ondas electromagnéticas de su todo, por ser de masa mucho más liguera que aquellos agujeros y el Universo mismo. –La diferencia de masas- se dijo sin siquiera cuestionarse como lo sabía. Había sido dotado por Él de esos conocimientos y muchos otros que seguramente iría descubriendo paso a paso.
    Se encontraba entrando en el Sistema Solar.
    Atravesar el espacio entre los planetas hacia la Tierra no sería mayor inconveniente; debía prestar atención en hacer el viaje sin ser detectado por las sondas y estaciones espaciales humanas. Además, debía ser cuidadoso en calcular exactamente sus aceleraciones y desaceleraciones para lograr aterrizar en las coordenadas de su destino de manera milimétrica. Aceleró al pasar frente a una sonda en el momento justo en que ésta conmutaba a stand-by por su economizador programado de ahorro de energía. Cerca de la Estación Espacial, utilizó una técnica en la que su materia se vuelve transparente. Las ondas de radar y del rango de las visuales para el ojo humano traspasan a través de sus moléculas y no lo perciben. Entra finalmente a la atmósfera como un bólido de fuego dirigido directamente al continente Sudamericano.
    Está adosado al edificio reconociendo su entorno. Los vehículos abajo con sus ruidos y agresiones, un Palacio extraordinario al frente que en algunos aspectos le pareció similar a su nave; balcones y plantas a todos lados. Descifró la materia con que estaba hecho el piso donde se encontraba parado, la baranda, las plantas, el aire.
    El toldo se encontraba recogido y el sol lo acariciaba tiernamente; estaba rodeado de palmas y cangrejos y apoyado levemente sobre hierro.
    Dio un pequeño paso hacia el vidrio del ventanal y la vio. En él rebotaba el vecindario y no le permitían divisarla plenamente; con sumo cuidado lo tocó con unos de sus dedos, polarizándolo.
    Su sonrisa tiene el aspecto de otro sol diferente a los que conozco- pensó.
    Ella escribía algo mientras raspaba con sus dientes la uña del dedos gordo de la mano izquierda. –Parece un reflejo- se dijo para sí, –se asustará si me aparezco de improviso.
    Supo qué hacer inmediatamente. Salió de su boca un sonido que no había escuchado antes pero que sabía que la prevendría al tiempo que sacudió una de las palmeritas y acostó a otra en el suelo.
    Ella apareció en el balcón con sus ojos sorprendidos. El “ser” segregó una hormona que la tranquilizaría y haría que no se asuste; así fue y se enterneció al verlo. Percibió desde ella una sensación rarísima, buscó mentalmente en su base de datos y descubrió que se definía como “sentimiento”. Al instante sintió que ella regresaba a pensar mundanamente, que sintió frio, que él también, y lo tomo de la mano conduciéndolo al interior.
    Había sido creado para ella y no debía interceder en sus tareas. Se sentó y guardó silencio mientras ella seguía concentrada en lo suyo. Bloqueaba permanentemente su instinto de percepción con el objeto de no hacerla sentir invadida. Lo logró, al poco parecía estar integrado a su vida, al menos eso pensó ya que esa mujer parecía saber mucho más de lo él creía.
    Ella comenzó a dar vueltas alrededor de él, intrigada, impaciente. Algo la estaba inquietando. Tomó un aparato y habló con alguien. El “ser” descifró inmediatamente la conversación, se trataba de una primitiva forma de comunicarse. Permaneció silente.
    Luego de otras tantas vueltas, se sentó junto a él y lo miró fijamente con tal dulzura que lo trascendió y le hablaba. El “ser” tomó su mano y con voz que sonó ahogada, le pidió que cerrara los ojos. Ni siquiera le pasó por la cabeza tener miedo, los cerró. Se sintió flotar sin mareos ni vértigos, sintió la brisa acariciante del Universo en su rostro, viajó en un sueño.
    Se asustó y miró al “ser” fijamente. –No temas- contestó a su mirada –cierra los ojos.
    Pasaron cometas de mil colores, escucho músicas de ninfas y profetas y reyes, dio decenas de círculos sobre planetas desconocidos, descubrió la magia de lunas inconcebiblemente bellas. Se sintió liviana y feliz, acarició polvos cósmicos que le devolvieron sensaciones nunca antes experimentadas, los soles de colores desconocidos posaban sus haces en su cuerpo dándole una paz inmensa, incuantificable.
    Sintió su fuerza cuando pasaba junto a un pequeño planeta. En él vio sentado a un pequeño ser del que se despedía una estrella de su mejilla. Se posó en su planeta con su permiso, secó su lágrima con los pétalos de sus labios, con ella regó la rosa que increíblemente tomó vida de inmediato, atizó el volcán hasta que calentó nuevamente el pequeño planeta y se dispuso a comunicarse con aquella pequeñísima persona cuando la regresaron cuatro golpes secos en la puerta, a la vez que Magdalena decía: -Abrí mamá, soy yo.

    Morita, vi en tu balcón dos seres maravillosos, que lejos de aporrearme con sus varitas, las sacudieron en mi derredor con magia. Mucha magia. Magia que surcó mi ser hacia sus referencias. Te quiero mucho.

  20. Júdith Mora V dice:

    Exquisito Morita, sencillamente exquisito. Cómo me gustaría conocer a Magdalena, y concuerdo con Jose, en que es un perfecto y encantador espécimen extraterrestre, sólo así es capaz de lograr enseñar un idioma de tal forma, implica y amerita una condición especial. Y de dónde nace un extraterrestre? pues de otro, por lo que de nuevo concuerdo con Jose, por acá hay unos cuantos jejeje.

    Si le quisiéramos dar una imagen, no sería nunca jamás la de Los Langoliers, espantosos bichos que aunque sus caras parecieran sin expresión, se les notaba lo malos; en cambio si, les pondría el rostro de los que rescataron al bello de Ed Harris, en esa película llamada Deep, o Abismo en español, alguno la vio? Así han de ser sus rostros jeje.

    Me encantó tocaya, estupendo, algo con lo que siempre he soñado o cavilado, pero que jamás hubiera podido llevar a relato como lo has hecho… eso si, me alegra saber que no soy la única que cavila en estos pensamientos.

    Un besos de naranja

  21. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    2Re 2:11 Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino.

    “Secuestrados por extraterrestres”, el libro de Antonio Rivera, dónde se relatan los clásicos casos alrededor del mundo de secuestros y aducciones de seres humanos. Lo leí hace varios años atrás en un momento que deseé de todo corazón buscar a Dios y tener comunicación con estos seres de otras galaxias. Formé parte del grupo sectario “Misión Rama”, liderado por Sixto Paz del Perú y J.J.Benitez, en aquél entonces periodista español, quien asiste por intereses personales muy parecidos a los míos al primer avistamiento de contacto para iniciar la misión en el Perú. Acá en Chile como en algún otro país vecino, el trabajo de la misión consistía en asistir a reuniones lideradas por gente de alto nivel profesional, quienes nos guiaban primeramente en oraciones hacia nuestro Dios-Padre celestial, ya que es el mismo Dios para ellos y para nosotros. Recuerdo haber aprendido la oración modelo que Jesús enseña a sus seguidores en el aposento alto:”El Padre nuestro”, sólo que éste estaba desglosado en cada una de sus palabras, lo que me permitió comprenderlo aún mejor. Los mensajes sicográficos se recibían a través de niños menores de doce años que sabían escribir. Se trataban temas de conciencia “despierta” así como lo dice la Biblia estar velando, eso quiere decir atentos con las lámparas encendidas, para el día de su regreso; preparar la “mochila”, esto quería decir poner dentro de nosotros lo necesario para el viaje, la transmutación, en el momento que seamos transportados y transformados tal como Elías…en el aire.
    1Sa 10:6 Entonces el Espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder, y profetizarás con ellos, y serás mudado en otro hombre.

    El siervo vigilante

    Luc 12:35 Estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas;(F)

    Luc 12:36 y vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese(G) de las bodas, para que cuando llegue y llame, le abran en seguida.

    Luc 12:37 Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles.

    Luc 12:38 Y aunque venga a la segunda vigilia, y aunque venga a la tercera vigilia, si los hallare así, bienaventurados son aquellos siervos.

    Luc 12:39 Pero sabed esto, que si supiese el padre de familia a qué hora el ladrón había de venir, velaría ciertamente, y no dejaría minar su casa.

    Luc 12:40 Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.(H)

    (En otra ocasión les cuento en detalle del libro y la misión Rama.)
    Un besote de 30.000.-Km de diámetro, como la nave que avistó el primer astronauta américano en el lado oscuro de la luna y que después de su regreso a la tierra quiso ser sacerdote, entonces lo tacharon de esquizofrenia post-alunizaje.

  22. Cesar Emmanuel Rivera Perez dice:

    la verdad me gusto el relato..
    muy interesante..
    intetare leer mas entradas como esta..
    nos vemos

  23. Gilda Valdés dice:

    Mora, leyéndote me sentí otra vez de 4 años, sentada en las rodillas de mi abuela…. Gracias

  24. Sanosuke Sagara dice:

    Después de leerlo doce veces por completo, debo decir que es un relato monótono.
    Saludos

  25. Júdith Mora V dice:

    Sanosuke… ¿monótono? cualquier otro adjetivo lo hubiera tratado de entender, pero ¿monótono?
    ¿Será por la cantidad de veces que lo leyó? Leer algo tantas veces, para concluir que es “monótono”, podría indicar que usted no lo entendió, y bueno, pasa al final como con los chistes explicados…

    ¿Monótono? Jumm

    Saludos

  26. sued rabocse dice:

    el hecho de ser una narrracion tipo cuento nos apetece comno un pudin .
    hay que ser sordido par ano captar esa intencion de transmitir felicidad, yo a mis 52 me ciento regocijado y este es un ejemplo de bondad. gracias y sigue querida.

  27. Sanosuke Sagara dice:

    Imagino (y espero que Mora Torres) conoce un poco la ironía… para quienes no, entonces reescribiré mi comentario en “fácil”:
    “Me gusto tanto el relato que lo lei doce veces, agote cada gota de vivaz narración, filtré las mil ideas de cada frase, y luego quedo un texto solamente”.
    Espero que nadie me juzque ahora por haberlo leido doce veces.
    Saludos.

  28. Joise Morillo dice:

    ¡Lo siento mi querido Sanosuke! Ya yo habia escrito lo siguiente:

    Mi querida Mora, y amigos escritores, a eso me refería anteriormente. “En la medida que nos hagamos entender, en ella misma, comprenderemos nuestro entorno terrestre” Quien no ha aprehendido el mensaje narrado por vuesa merced; Mora, es porque no participa de la esfera de la constelación que nos circunscribe, pertenece a otra brana, no es de nuestra misma dimensión, eso, no quiere decir: “Lo nuestro es lo optimo y preclaro”; sino, peculiar y a la vez : Universal, en el sentido de lo propio del entretenimiento estético.

    He allí donde estriba nuestra forma de constelar, en la de hacer la crítica constructiva, en este caso la narrativa, propia, de un fundamento bien lejos de lo estéril. Cuando, analizo; “lo he leído decenas de veces, habiéndolo encontrado monótono”, creo encontrarme con un verdadero E.T. pero sin el dedo mágico, el cual con un solo apuntar, hubiera dado en el clavo de la metáfora y la parábola.
    Mientras más abajo, Judith certera y absorta, se manifiesta sorprendida con razón; motivado a la opinión desubicada, pero lógica por lo E.T. del interlocutor. Adornado al final con las palabras de -innecesaria ortografía- mucha firmeza y elocuencia de Escobar.

    Os ama

    Joise

  29. Osvaldo Bonini dice:

    Querida Jud, hace mucho que ando con actividad nula por estos lares y hoy, de casualidad, entré al sitio a ponerme –más o menos- al día. Leí tu comentario sobre el comentario –valga la redundancia- de Sanosuke y te digo que lo comprendo, aunque aquel adjetivo nos moleste.
    Me dio una intriga increíble saber si Sanosuke es un nombre femenino o masculino (en mi vida lo había escuchado), busqué por Internet (te aconsejo lo pruebes) y me di cuenta de lo mal actualizado e informado que estoy…
    Luego busqué en sus perfiles y lo confirmé.
    Fíjate; el relato le parece “monótono”; parece que no lee los comentario para ‘estar a tono’; su nombre no es su nombre por lo que provoca ‘anonimato’; maneja muy bien su propia medicina; le gustan los animes de combate callejero; otras cosas que puedes descubrir tú por la Net.
    Te diría, mí querida libélula besucona: no gastes pólvora en chimango…, da la impresión de ser zapo de otro pozo.
    ¿Qué tal si le muestras tu dedito fracturado, eh???
    A propósito ¿te estás cuidando bien? Espero que sí.
    Beso.
    P.D.: no sé para que me metí a comentar esto, creo que solo quería saludar a todos y decir presente!!

  30. Júdith Mora V dice:

    Estoy en otra compu porque mi teclado murió (posiblemente mañana tenga el otro porque me lo van a regalar jujuuu) y la red? SIGUE de terror, entonces vengo rapidito, pero no pude matarme de la risa con tu comentario Osvaldito, y con el comentario certero de Kaito, sobre todo después de haber leído la explicación del Sr. (¿?) Sanosuke… creo que con nuestros comentarios ya entenderá que no nos agrada mucho que se metan con Morita jaajajajaja… y bueno, no era fácil entender la ironía, disculpas por esa falla jeje.

    Mi dedito está mejor jiji, ya no lo puedo enseñar jajaja me quitaron la ferula, es decir, no sin que se note que es adrede jojojo… qué bien que te metiste, la tocaya ha de estar disfrutando el contrapunteo jajaa

    Besooosssss gordos sabor a mandarina (eso estoy comiendo ahorita jajaja) los quiero… en lo que arregle el teclado voy a lo de Socorrito y a tu otro tema Morita… ahorita me apuran, ando prest’a jejeje… ah! y digo presente también jejejeje
    <3

  31. Júdith Mora V dice:

    Quise decir, que PUDE matarme de la risa, oops!!! jejeje

    Chao de nuevo, sigo mi vuelo
    <3

  32. Miscelánea cultura, eventos y publicidad dice:

    Vamos Sanosuke que a mi si me gustó tu comentario, seguro que la autora entendió la ironía, ¿quién lee un artículo doce veces si no le gusta?.
    Saludos.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom