lig tv izle
justin tv

Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 
promosyonbank.com promosyon canta

Archivo de Junio, 2009

Veneno o balas

Yiya Murano

Hace unos treinta años, en Buenos Aires, una dama del barrio de Monserrat fue detenida por la policía (Las reformas policiales en Latinoamérica y el perfil profesional del nuevo policía).

No diré que era hermosa para avivar el resplandor del mito, pero sí elegante, con rostro seductor, y sus fotografías en los diarios parecían emanar caros perfumes importados (El perfume).

Habían descubierto que, en los tés que ofrecía a sus amigas, también solía ofrecerles masas envenenadas (Variedades de azúcar) -¡qué pecado!, les ponía veneno a las masas más finas y ricas, las de El Molino, confitería que quedaba enfrente del Honorable Congreso de la Nación Argentina (El Congreso: historia constitucional y valores democráticos).

La recuerdo alta, delgada y bastante soberbia, bajar de un auto frente a Tribunales, escoltada por guardias -en el noticiero de la televisión, es claro (La televisión que habla de la televisión).

Después pasó tan rápido el tiempo -para mí- que la vi salir de Tribunales -en el noticiero de la televisión, sigue siendo claro- con su condena cumplida y un poco menos soberbia, menos delgada, menos alta, pero ya convertida en mito, en arquetipo, en la Lucrecia de los Borgia (Los Borgia): nos seguía fascinando, vaya a saber por qué.

Y sigue siendo de tal modo un mito que, como todo mito de larga duración, se ha vulgarizado sin perder fuerza (El mito de Sísifo y la gordura).

Las pocas veces que en Buenos Aires hay escasez de noticias, los periodistas hacen sus notas de color invitándola a Yiya Murano (El periodismo). Le preguntan con bastante cariño cuestiones que ella niega blandamente; le preguntan cuál es el recuerdo que tiene para aquellas amigas que “azarosamente” murieron al saborear sus masas: ella tiene el mejor de los recuerdos, y le piden que cuente alguna anécdota de su vida en la actualidad.

(Continuar leyendo »)

Editorial

La diosa blanca

Fui a visitar a un amigo en mi ciudad lejana (Modernización, ciudad y literatura).

Se había mudado, y ahora vivía frente a la laguna, en un barrio de casas con techo a dos aguas y sombras de árboles (La utilización del follaje verde de los árboles).

¿Fue tal vez la melancolía de cuando teníamos veinte años?… Porque escuché que llamaba a su gata: “Luna, Luna”, y me conmoví (Julio Verne. De la Tierra a la Luna).

Al salir, una inmensa luna llena me indicó el camino, y me hizo ir repitiendo: “Cuando en Ginebra o Zurich la fortuna/ quiso que yo también fuera poeta/ me impuse como todos la secreta/ obligación de definir la luna”, el comienzo de un verso de Borges, un verso que… quiso que yo también fuera poeta (El poeta Juan ).

Definir la luna, ¡qué ardua es la tarea! Mirada con la idea de comunicar lo que se siente ante ella, no cabe en poema alguno.

¿Por qué la luna tiene en nuestro inconsciente fuerzas más poderosas que el mismo sol que nos da vida? Lean lo que dice Robert Graves en su libro llamado precisamente La Diosa Blanca:

(El lenguaje del mito poético) “… era un lenguaje mágico vinculado a las ceremonias en honor de la diosa Luna, algunas de las cuales datan de la época paleolítica. Éste sigue siendo el lenguaje de la verdadera poesía, verdadera en el moderno sentido nostálgico de ‘el original inmejorable’ y no un sustituto sintético. Ese lenguaje fue corrompido al final del período minoico cuando invasores procedentes del Asia Central comenzaron a sustituir las instituciones matrilineales por las patrilineales y remodelaron o falsificaron los mitos para justificar los cambios sociales”.

(Continuar leyendo »)

Editorial

El gesto es para siempre

El 13 de junio es el día elegido en la Argentina para celebrar el Día del Escritor: fue cuando nació Leopoldo Lugones (El escritor y el camino hacia la profesionalización) -Borges murió mucho después en décadas, pero un 14 de junio, el Día del Libro.

No importa lo que se diga de bueno o malo de Lugones; cierro los ojos (Ojos… La revista parlante) y recuerdo para siempre uno de sus poemas, y vuelvo a abrir los ojos para trancribírselos:

Alma venturosa
Al promediar la tarde de aquel día
cuando iba mi habitual adiós a darte
fue una vaga congoja de dejarte
la que me hizo saber que te quería.
Tu alma, sin comprenderlo, ya sabía,
con tu rubor me iluminó al hablarte
y al separarnos te pusiste aparte
del grupo, amedrentada todavía.
Fue silencio y temblor nuestra sorpresa
mas ya la plenitud de la promesa
nos infundía un júbilo tan blando
que vuestros labios suspiraron quedos
y tu alma estremecíase en tus dedos
como si se estuviera deshojando.

Invitación con licencia poética

No tiene la menor importancia que se trate, el 13 de junio, exclusivamente, del día del escritor argentino (¿Quién tiene un libro de Juan Filloy?), pero me permite una convocatoria excepcional.

He elegido a mis poetas argentinos, y de ellos sólo a los que fueron o son amigos o al menos conozco o conocí -es también un homenaje a la amistad en mi caso- para empezar la fiesta -aclaro que elegí la poesía por su brevedad; si no tal vez los hubiera llenado de cuentos y novelas (Cómo concibo un taller literario).

(Continuar leyendo »)

Editorial

Muchas manos para un solo cadaver

Hace dos semanas (Calendario perpetuo gregoriano)  escribí aquí una nota que se llamó “Trostky, un cadáver exquisito” (La Revolución Rusa).

El título surgió de la “ocurrencia” de que el asesinato de Trostky había sido realizado al modo de los cadáveres exquisitos, esos poemas de los surrealistas que justo estuvieron de moda (Reflexiones sobre la moda) por esos años (Dadá y el surrealismo: orígenes y fundamentos). Cada uno de los participantes-poetas contribuía con un fragmento del poema, mas sin haber leído ninguno de los fragmentos anteriores.

Muchos lectores se sintieron entonces fascinados con la idea de escribir entre todos nosotros uno de esos “cadáveres”. Algunos contaron que habían jugado este precioso juego literario (Los laberintos de Borges) en años jóvenes (La juventud), y yo conté lo mismo.

Pero…

Navegaciones y excursiones

En Internet (Internet) y en bibliotecas sólidas me dediqué a buscar recetas literarias. Poco, y encima bastante gracioso, encontré sobre cómo escribir un poema (La poesía lírica). Lo que transcribo a continuación lo hallé en un blog (Como hacerlo):

(Continuar leyendo »)

Editorial

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda