lig tv izle
justin tv

Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 
promosyonbank.com promosyon canta

Soñe que la vida era bella

“Soñé cierto motivo durante varios años, acerca de que yo ‘descubría’ una parte de mi casa cuya existencia desconocía. Unas veces se trataba de las habitaciones donde vivieron mis padres, y donde mi padre, para sorpresa mía, tenía un laboratorio en el que estudiaba la anatomía comparada de los peces, y mi madre tenía un hotel para visitantes fantasmas”, escribe Carl Jung (Arquetipos).

Los sueños recurrentes son al menos curiosos. ¿Querrán decirnos algo? (Hacia la interpretación de los sueños).

Soñé a menudo uno que consistía en encontrar en un baúl una partitura de mi abuelo –mi abuelo era compositor en la “vida real” (Inmigración en la Argentina…: cantantes, músicos y bailarines)- junto a uno de mis cuadernos infantiles donde escribía versos alucinados, firmados con el seudónimo “Federica Azul” (Azul).

Hace unos días estuve en casa de mi madre revisando placares y hallé exactamente eso: la Rapsodia Argentina de mi abuelo –llamado Federico Spreáfico, por si lo buscaran en Internet- y mi primer libro de poemas (Bien Vale un Verso) –para que no lo busquen, ya que jamás van a encontrarlo, les anticipo el nombre: “Una flor entre las ruinas de Babel” (Software libre y la Toma de Babel).

Este descubrimiento me llevó a recordar otros sueños que se repitieron en mi almohada, y encontré que el más repetido de ellos podría ser narrado para ustedes como un cuento. El más repetido y también el más curioso; ahora se los escribo (“Cuentos que curan” Hacia una logoterapia narrativa psicoeducativa):

Un cuento para usted

Cuando Blas vio por primera vez a Alicia le resultó desmesuradamente chocante un mechón de pelo blanco que ella tenía sobre la frente. Para Alicia, un lunar que Blas ostentaba en el dedo índice fue el desencadenante de una serie de sueños repulsivos. Soñaba todas las noches con lunares, con lunares de terciopelo pardo, de esos que se pegaban junto a la boca las mujeres coquetas hace como cien años, pero no parecía entender que soñaba con Blas.

Los lunares tomaban a veces formas caprichosas de animales extraños, siempre de terciopelo y con labios teñidos de escarlata, o con ojos azules, pequeñísimos óvalos de transparente azul dentro de un cuerpo del tamaño de un lunar mediano.

-No tomés vino por las noches, Alicia –le aconsejaban sus amigos del teatro vocacional cuando contaba aquellos sueños. Habían mirado una película en la que dos alcohólicos perdidos veían animales desaforadamente.

Por fin suspendió el vino nocturno, pero los animales bebían de sus propios nervios, destilados por viejas pesadillas.

Blas encontraba hebras del color del mechón de Alicia en el cepillo de dientes, en el costurero donde su madre guardaba hilos de todos los colores, en la solapa de su saco y pegadas a las cáscaras de las hortalizas.

En una ocasión le sirvieron una sopa donde flotaba algo muy raro y lo sacó con la cuchara y se observó en la sopa como en un espejo y allí mismo, en el fondo, halló el rostro de ella. Era su mismo pelo, eran sus mismos labios pintados de rubí.

Volcó la sopa en el inodoro, apretó el botón y vio irse la cara fragmentada en mil trozos de agua como espejos partidos, y sintió tanto placer que comprendió que odiaba a alguien por primera vez en su vida, aunque ya estaba grande para ser nuevo en un sentimiento tan intenso y común.

Al otro día de que Blas volcó en el inodoro la sopa con la cara de Alicia, tenía que encontrarse con ella por motivos de trabajo, y Alicia le miró fijamente el dedo índice (donde él tenía el lunar), y después lo miró fijamente a los ojos y vio pequeños óvalos de transparente azul. Alicia asoció rápidamente con sus sueños pesadillescos el transparente azul, y Blas ya había entendido la noche anterior, tomando sopa, que ella le daba asco, así que supieron de su pasión casi al mismo tiempo. Hubieran podido estar leyendo el libro que leyeron Paolo y Francesca –aunque escrito al revés-, según Dante, el que hablaba de amor y los condujo hacia él y después al infierno, pero en lugar de eso repasaban sus cuentas. Alicia era la contadora del empleador de Blas, aunque esto no era lo que estaba en tela de juicio. Los dos sabían bastante de su oficio –Blas cuidaba con fervor las ganancias de su patrón, por miedo a perder el empleo-, y nunca discutían al respecto. Sólo que las palabras dichas con gentileza resultaban estiletes perfectos.

Luego de la entrevista mensual, cada uno volvía a su trabajo cargado de sangrientas visiones, pensando en visitar a alguna bruja que hiciera magia negra.

-Tráigame una foto de la mujer –dijo la bruja de Blas.

-Tráigame una foto del hombre –dijo la bruja de Alicia.

-Me es imposible conseguirla –esta respuesta era de dos: Alicia y Blas.

-De todos modos empezaré el trabajo, pero sería más completo con la foto –aseguró cada bruja por su lado.

A Alicia comenzó a transformársele el mechón y su pelo quedó de color uniforme; un castaño brillante como la seda más costosa.

A Blas comenzó a achicársele el lunar hasta que desapareció y sus manos fueron las más tersas, finas y bellas del planeta.

Un día Blas y Alicia se ocultaron tras el papel donde anotaban las cuentas de la empresa y se dieron un beso. Blas acariciaba con su mano de pianista la cabellera de princesa, pero en el beso de ella había veneno untado, y en el de él, debajo de la lengua, veneno colocado con paciencia, aunque escogieron un tóxico suave.

Bajaron el papel. Ninguno de los dos estaba muerto, y ni siquiera pálido, y ni siquiera con palpitaciones.

Alicia decidió que lo que odiaba eran esos ojillos azules transparentes y arteros; y Blas, toda esa cabellera brillante de muñeca de acrílico, aun cuando no tuviera el mechón blanco. Cabe, sin embargo, preguntarse por el beso. ¿Qué probaron por detrás del papel? Probaron el rubí, la forma golosa de los labios, pero cada uno, en ese instante, pensó en cómo lograr una fotografía del otro, para mejorar el trabajo de las brujas.

Decidieron casarse, no obstante verse bien a la luz cuando volvían a hacer las cuentas. Ella quedó espantada nuevamente por los ojitos azules; eran como los ojos de los pollos, si éstos tuvieran ojos azules. A Blas le repugnaba en Alicia, cuando le acariciaba la cabeza, mucho más que los cabellos que parecían de acrílico marrón, la forma de los huesos del cráneo. Pero les pareció a ambos que estaban condenados a casarse por el destino que los unía tanto aunque fuera de un modo tan maligno.

Después del viaje de recién casados (luna de miel hubiera sido con alguien que se ama, se dijo), Blas se reintegró a la oficina, abrió el diario y buscó la sección Solos que Esperan Correspondencia, y enseguida halló algo interesante.

Por su parte Alicia lloró tantas veces por autocompasión que ya no se tenía respeto a sí misma. Encontró en un librito encuadernado fotocopias de las instrucciones de Grotosky a los actores y empezó a practicar, pero fue ahí donde se tuvo más lástima, y lloró más de rabia. “Hacer que un pie llore y que el otro se ría”, era una instrucción.

Envío

¿Ven que me salió un cuento que trata de atracciones y repulsiones, y contradicciones, etc.? Casi aseguraría que Alicia y Blas terminaron amándose…

Sin que tenga nada que ver con estas reflexiones (por ahí algo se interpreta mal, y ya ven lo que sucede…) sino con el más puro amor, dedico este cuento a Celestino, el arcangélico, el humilde, que también se las trae con la escritura: no es tan inocente mi Celestino cuando escribe, aunque sea divino.

Y a Martha, extrañada y reaparecida.

Y a todos, junto con mis abrazos, un pedido de sueños, recurrentes o no, viejos o nuevos, maravillosos o terribles… ¡manden muchos, muchísimos sueños!

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Editorial, Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

17 respuestas a “Soñe que la vida era bella”
  1. Joise Morillo dice:

    Cenicienta

    Cuando quiero comer pan, no como
    Me huele a rosas
    Me figuro que me hiere
    Que me unta, cualquier cosa
    Lo libelos y las arcas que me guardan tanta historia
    Me entretiene, me consuela
    Más no me hace ver la gloria
    En cambio vos
    Tan nefasta, querellosa, tan grotesca, tan bufona
    Regodeas la maldad, la compartes si te sobra
    Y me hacéis olvidar que me siento descontento
    Sois salvaje, así te quiero
    Sois mugrientas, te comprendo, más no la miseria de los otros
    De todas formas vuestro cuerpo no lo admiro
    Si no admiro vuestro silencio
    Que no ofende, que no hiere, que comprende la miseria
    La ignorancia, el sufrimiento
    Compadece al que sufre
    Y le ofrece algún sustento
    Mientras otros en sus carrozas regodean su ostento
    Vos, mal oliente
    Elaborais un convento.

  2. Júdith Mora V dice:

    Morita, no puedo contarte un sueño al detalle, porque mi memoria es volatil y siempre me juega malas pasadas, pero te dejo alg que escribí una madrugada, luego de que habiendo soñado como soñé, me desperté, me senté y escribí, y esto fue lo que salió:

    Hoy
    Hoy volé tus sueños… me volví aire y me adentré por tu ventana… te veía tan plácido en tu aposento… me acurruqué a tu lado y me hice imagen… y te amé sin que tan siquiera lo presintieras… susurré tu oído y besé tus sienes, blancas como la nieve que hela por instantes mi existencia… me acoplé a tu cuerpo y nos hice uno… y te besé el labio inferior en desenfrenado desconsuelo… velé tu sueño… aspiré tu aliento y me alojé en tu alma… y en ella te hice el amor, una y otra vez… te cobijé con cuidado y me quedé extasiada en tu soñar mimando tus pensamientos … no eché de ver a ningún lado por temor a lo que pudiera hallar, sólo te miré la expresión buscando respuestas, hasta que la luz de la aurora iluminó tu rostro plácido y supe que era hora de partir… dejé mi despedida en las arrugas de tu frente, en un sublime contacto que quedó bautizado con una gota que inevitable rodó de mis ojos… y te dije adiós… aún siento tu corazón volar cerca… aunque a ti te sienta más ausente que nunca… hoy los sueños me duelen… hoy no advierto la esperanza… hoy presagio tiempos de olvido…

    Un beso, que en sueños llegue a tu mejilla y te deje mi te quiero hermanado…
    Jud.- ♥

  3. Fernando Cámara Córdova dice:

    Mi sueño es terrible, casi traumatico.

    Siempre sueno con que estoy en ciudad del Carmen, Campeche, México, en donde lucho contra el diablo, empiezo peleando contra él, en casa de mi abula paterna, despues nos trasladamos a la escuela primaria central, y lucho contra en en la cancha de la escuela, algo curioso de mi sueño, es que yo nunca entre a esta escuela, y termino venciendolo siempre, diciendole a Jesus, que nunca dejare de creer en El.
    Siempre despierto todo bañado en sudor y con la respiracion agitada. Este sueño me ha acompañado por mas de 30 años.
    Pero nunca he dado mi brazo a trocer, sigo crellendo en CristoJesus.

    Un saludo desde Tabasco México

  4. María Santoni dice:

    Le agradezco a María de los Milagros Torres sus textos que como puertas de un tunel o túneles de tiempo me transportan a lugares de mi infancia recordando múltiples sensaciones y atmósferas que parecián olvidadas para siempre. Sin ser los lugares los mismos, otros países, regiones y casas, desde el punto de vista geográfico, de repente otras detalles aparentementemente más pequeños te lanzan, como el abrir una gaveta encontrando fotos viejas, papelitos anotados que tuvieron su momento, rosarios rotos para ser reparados algún día, una cinta que alguna vez amarró un ramo de flores venido de otro continente y cambió el curso de una vida que sin esa sorpresa un dos de enero hace tanto tiempo, hubiera seguido un curso ajeno a todas esas aventuras que durante una década fueron día tras día descubrir un mundo que sólo conocía en teoría, y sobre todo, amar lejos de las impuestas conductas de encubrimiento como las de una sociedad atascada en patrones que ni siquiera son originalmente suyos o de su propia creación. Al abrir cada uno de sus mensajes, poder salir, el instante que dura su lectura y algo más, de un espacio estático y redundante, y recuperar cada vez un trocito más de las preciosas experiencias ya vividas, aliento necesario para resistir a la obediencia de lineamientos opuestos a la singularidad, imaginación y desacuerdo, para sólo mencionar algunas de las aristas que ese sometimiento resulta traquilar.

    Desde un punto inevitablemente isleño.

  5. SANDRA CONTRERAS dice:

    María de los Milagros Torres, no dudo que moeste , pero tiene razon no deponga a muchos más seguro cada escrito nos encantara.

    Gracias por el bello cuento, y para Usted la realización de los sueños.

  6. Jose Itriago dice:

    Habrá sido un sueño, seguro que lo fue.

    La noche se llenó de hilos luminosos que marcaban la trayectoria de los secretos más recónditos, los buscaban y los iluminaban y bajo esa nueva luz, de pronto, secretos sórdidos cuya sola posibilidad de que resurgieran alguna vez ya cortaban la sonrisa, tomaron el aspecto de cuentos infantiles, de formas cómicas, como quizás siempre fueron, pero que por vergüenza lo habíamos convertido en una especie de tumor, como un cáncer, allí, que nadie lo ve, pero que sabemos que está allí y después de todo de cáncer nada, es sólo nuestra necedad, nuestro temor al ridículo; o en ciertos casos, al revés, alguien que supusimos virginal y puro, de pronto, así iluminado se le apreciaban tumefacciones repelentes o vericuetos llenos de envidias y fracasos. Algunos, desnudados de medallas y estampitas de santos clamaban que era el fin del mundo, el apocalipsis, y suplicaban perdón por sus infamias, casi todas reducidas a deseos mutuos, que más tarde, bajo la intensidad de los rayos, como empujados por ellos, pudieron por fin satisfacer para gloria del espíritu humano.

    Sólo algunos niños todavía demasiados inocentes, se atrevían a seguir el fenómeno: no podían entender que esa telaraña de luz estaba desnudando a la ciudad y más bien imaginaban que un circo maravilloso había llegado, plagando el barrio y cada casa de colores y de payasos.

    El hilo dorado descendía oleaginosamente en medio de la noche. Lo vio sin sorpresas y estiró su brazo en silencio, reclamándolo. Sintió que anidaba en su mano, con una tibieza de amor maternal y con una luz de ojos de hijo, haciendo el más hermoso ovillo que jamás había visto. Inmediatamente, antes que el sueño terminara, buscó sus agujas y empezó a tejer una cobija de luz para el nieto que estaba por llegar. Los únicos ruidos en la casa eran el choque rítmico de las agujas y uno que otro breve suspiro que se retransmitían por la red de haces luminosos y en cada casa, en cada rincón se oía como un bálsamo a las angustias, como una señal de redención o como una confirmación del sueño milagroso que salvaba las almas reprimidas por temores necios.

    Al rato y tenía que ser un sueño, empezó a caer un garúa de oro intangible que hizo a la noche dorada y se veía el límpido aire cuando pasaba de uno a otro sitio y las respiraciones contenidas ocre mate de quienes temían ser descubiertos y las exhalaciones de los liberados, que eran azules como nubes transparentes, que al chocar con los haces multicolores se condensaban en gotas que los amantes recogían en frascos de perfumes. Gotas que se almacenarían de por vida para revivir el momento, el instante o la breve ilusión de ser amado amante.

    Antes del alba terminó la cobijita. La envolvió en papel de seda y junto con los escarpines y el abrigo, la guardó en la canastilla, que brillaba y se transformaba no sabemos en qué, pero en algo bello.

    Antes del alba se oyó un tintineo intenso. Estaban recogiendo los haces multicolores. No era tarea fácil porque eran tantos, que a cualquier error se enredaban y podía trastocarse los secretos descubiertos, con grandes penalidades futuras. Pero la experiencia prevaleció y cada uno fue recogido justo cuando empezaba a marcarse la primera línea de oro y rosado en un horizonte que no era visible por ninguno, pero que estaba ahí.

    Sería un día de la madre resplandeciente y se notaba en cada cara que algo extraordinario había ocurrido, algunos estaban como más livianos, con mejor cutis y otros, antes altivos, andaban grisáceos, con la mirada baja, aunque sólo sería por unas horas, mientras duró la confusión entre la realidad y el sueño.

  7. beatriz valero dice:

    Muy hermoso y si nos transporta a otro tiempo ya ido de nuestra niñez. Yo tengo es un póema que escribí sobre el sueño. y voy a copiar algo de el espero su comentario , me hace falta que personas de su talla me aconsejen sobre mi escritura . Es relativo al soñar pero soñar con algo. una ilusión o un no se que pero soñar.Soñar. Esta ilusión tan bonita, la tengo de toda la vida. Va envejeciendo conmigo, hasta el final de mis días.. Crece y crece cada día y cada día me enternece, de saber que es un imposible, Soñar con lo que no tienes.Pero doy gracias al señor. Que me tiene lúcida y claraY que nunca por nada del mundo, yo voy a dejar de soña, con esta ilusión tan bonita .Que me hace vivir mas.Soñar nos mantiene vivos. Soñar no cuesta nada.No dejes nunca de soñar. Soñar no cuesta nada. Sueña con todo, lo que te pida tu alma. Un saludo amiga Mora y gracias por dejarme expresar por este medio.

  8. Joise Morillo dice:

    Una artista norteamericana que utiliza el seudónimo Pink, rebelde hasta el cansancio abandono su casa paterna varias veces, a la que luego volvía, por cierto se jacta de decir: “yo siento que la gente me quiere decir: siéntate y cállate, pero hasta ahora no lo han hecho “, desprecio varias veces a su marido actual, antes de casarse, pero como cosa rara su noviazgo no duro mucho, y ya llevan algunos años casados, igualmente paso a otra pareja que conozco, solo tuvieron un noviazgo corto y ya llevan casi treinta años casados. En cambio conocí una pareja que; estuvo, junta, sin casarse, alrededor de 40 años, criaron 6 hijos que llevaron a profesionales, un día, a los hijos se les ocurrió casarlos por iglesia y por la ley, y no duraron juntos un año más.

    Con esto quiero decir que lo importante es la empatía entre parejas, la satisfacción sexual va en segundo plano, pero es infranqueable y por último la capacidad de interpretar la vida en parejas a través y, para el fundamento antropológico de la civilización y la sociedad, también deseo exponer que no necesariamente se funda una familia como un grupo definido en un ámbito inclusivo, una familia, es: madre e hijo, la parte masculina, el padre, es la representación de un eje que promueve la generación. De modo que siempre habrá un conjunto familiar aun cuando sus miembros no vivan juntos.

    Esa es la verdadera naturaleza del individuo humano, por eso es que existen tantos resentidos de parejas, que viven lamentándose y preguntándose: ¿porque me case, quien me mando a casarme? Añorando su libertad y su soltería.

  9. LYRIMI ORDO;EZ dice:

    Buenos dias lei esto por casualidad y por la curiosidad que ocasiona el titulo. muy buena su redaccion. Concluyo que Alicia y Blas se amaban pero por alguna razon no sentian seguridad de demostrarse ese amor. Seria muy bueno q se continuara la historia para poder concluir algunos detalles como por ejemplo el porque si se odiaban y hasta recurrieron a la magia negra para hacerse da;o aun asi se casaron y aun peor porque ellos a pesar de su sufrimiento seguian juntos………????????? bueno de todas formas Felicitaciones muy bueno de verdad.

    Espero seguir leyendo sus escrituras.

    Se despide Atte.
    Lyrimi Ordo;ez
    OT

  10. Celestino Gaitan dice:

    Morita…Mi cada dia mas amada Mora,
    Si yo tuviera que escribir mi primer libro de poemas,
    a la corta edad que se requiere para ser ni~o…
    Tendria que esperar algunos a~os…
    para terminar de serlo por completo…
    Si yo tuviera que firmarlo, una vez hecho,
    y forzoso por pudor, usar tuviera,
    un pseudonimo para signarlo,
    indudablemente que usaria,
    “Celeste Federico”!!!a la primera.

    Cada develado velo de tu Pluma,
    me acerca mas a Ti y me estimula…
    En esta ocasion, es estocada…
    …la caricia de tus letras y tu entrega,
    que has dejado si tinta las mis letras
    y sin voz, y sin aliento mis palabras.

    Y hablando de sue~os recurrentes…
    …Hay una mujer que hace tiempo,
    en mis sue~os me visita y me guia,
    No logro definir su identidad,
    es su rostro para mi, un gran misterio.
    No obstante siembra en mi,
    gratos sentimientos y sensaciones,
    mescla de curiosidad, tranquilidad y desasosiego…
    …se que ella me ama, siempre me cuida,
    me complace y me acaricia…
    al final, ella me toma de la mano…
    y mostranome el camino me encamina,
    …son sus ultimas palabras como despedida…
    Confia…confia…confia…Siempre confia…

    Un fuerte Abrazo para Tod@s…
    (Ahora comprendo a Blanca Esthela,
    resulta a veces dificil ser lo suficientemente
    valiente para transmitir las verdades de nuestro
    interior y me repito lo que le dije…
    “de los expuestos se sirve Dios…”
    Y para Mora,sin el mas leve temor a las malinterpretaciones,
    y con el mas puro Amor, quiero decirte y quiero pedirte… Mora en Mi…

  11. luciapaulina guzman torres dice:

    bueno esta de maravilla el titulo me encanta y saben una cosa los sueños siempre representan sensaciones que nosotros deseamos que se cumpla asi que tambien podemos soñar despiertos pero sin deseandole mal a nadien .”LO QUE ESCRIBE EL TIEMPO EL VIENTO LO BORRARA! NADA Que ver pero ahi les va ADIOS

  12. elisabeth munoz dice:

    soñe, que ese sueño estaba muy lejano, si ese el de la felicidad?… la sentia a ratos, pero no era mia… es que claro no era mia, esa felicidad se escudaba en mi interior de mi exterior.
    mi exteriror es terrorifico, ahora conociendo mi escencia me comienzo a querer, comienzo a conocer la felicidad, ¡No estaba lejos de mi!, estaba aca dentro… aqui mismo… pero es frágil, creo que se me escabullira en cualquier momento, no es facil, quiero conservarla, abrazarla sentirla a cada momento, la belleza de mi mundo, la belleza de mi vida, la estoy reconociendo y esforzandome por valorarla, hacerla real
    la belleza de mi vida…..
    el sueño es ahora verdad.

  13. Osvaldo Bonini dice:

    Espléndido Celestino, de primera.!!!!

  14. Vania Zhanelí Zúñiga Ramírez dice:

    Los sueños muchas veces son el reflejo de lo que queremos, de lo que más deseamos, desde lo más profundo del corazón; otras veces son el reflejo de nuestros miedos, de lo que vivimos y dado que es una carga, buscamos la manera de resolverlos o mejorarlos, según sea el caso. Es muy divertido soñar, pues así crecen siemrpe las espectativas. Un saludo y a soñar se ha dicho ñ__ñ

  15. washington cuba castro dice:

    Todo un relato en el corazón del editorial… La imagen central (Alicia, el personaje) tiene visiones de lunares pleomorfos… está a punto de alucinar, sí… Felizmente aparece Blas y ocurre el milagro del amor, o de una especie de amor, pues terminan casándose… y reaparecen los estigmas, en él y ella… C’est la vie (¿se dice?), aunque sea en la imaginación (pero, por favor, que no ocurra en la fantasía… ). Como ves, aquí tenés todo una crítica… Pero no te preocupes, es sólo una forma de saludarte por hoy… “Hasta la próxima empollada de la gallina…”

  16. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Mora, mi Mory querida:
    Has de saber qué tamaño de signo exclamación tube sobre mi cabeza al día siguiente de leer “Soné que la vida era bella”, creo que sólo te lo contaría en privado, creyéndome dueña de tu exquisita amistad te confidenciaría el sueño que provocó leer tus escritos. fue algo así como lanzarse en picada en una montaña rusa, gozar y sufrir a la vez, dantesco tal vez, no lo sé, pero sí sé y aún lo recuerdo como uno de los sueños que jamás se olvidan. ( tengo en mi memoria sueños de mi ninéz como todos), a pesar que Albert se queja de casi nunca soñar. La verdad, en ocaciones quisiera me pasara lo mismo, claro porque unas veces no hay de qué quejarse y otras que aprietan el corazón hasta despertar llorando. Aquél día que nos encontremos te lo cuento…ya?
    Mi madre, hablando de los consejos que una madre amorosa dá a sus hijos: “No, no te cases, es mejor no casarse”. Habló de su propia y única experiencia a causa del gran amor que no le fué correspondido, pobre mamá, ya lo he dicho; fué y será siempre una reina en todo sentido de la palabra, aún la amo y admiro. Pero no le hice caso, me casé a pesar de todo con mi alma gemela, pero aún pareciendo ser todo color de rosa no lo ha sido. ¡claro, por supuesto, si tenemos el mismo carácter, uno de los dos tiene que ceder, y vaya que lo hemos tenido que aprender en un proceso largo y sustancial. Llevo en la cuenta 22 años casada, con dos hijos, y hoy trabajamos para encuentros matrimoniales, también de mujeres como el realizado el año pasado. Éste fin de semana que recién pasó, vivieron un encuentro de matrimonio 32 parejas en un hotel por tres días.
    Fué hermoso, algo que no se puede escribir en palabras, las maravillas que hace Dios en los seres humanos, ¡Cómo los transforma!,¡Los cambia!, ¡Los moldea!, cuando ellos lo permiten, y terminan tan agradecidos, que sus testimonios al final nos hacen llorar de alegría, allí mismo aplaudimos a rabiar al hacedor de todas las cosas.
    Te ¡Amo!, los ¡amo!, os ¡amo! como dice Joise, mi otro amigo.

  17. EVANGELINA LUNA REVOREDO LUNA REVOREDO dice:

    ESTIMADA MORITA RECIBE MI CALIDO SALUDO Y SÓLO PARA DECIRTE QUE LEERTE ES DELICIOSO,COMO CUANDO SABOREO UN HELADO DE CHOCOLATE.
    EVANGELINA LUNA REVOREDO
    JOURNALIST
    PERIODISTA Y ESCRITORA PARA ARGENTINA
    LIMA-PERU



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda