Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Invasión extraterrestre

Leí en estos días diarios cuyos titulares en cuerpo catástrofe decían: “Crack”, “El mundo cae con la Bolsa”, “Aprendiendo a ser tercer mundo” (¿Desafíos de los diarios para no morir?) -éste último en un periódico norteamericano con fotos de familias de desocupados en Nueva York, y noticias de suicidios (Factores extrasociales. El suicidio).

Había otros títulos que no enfocaban el mismo tema. Por ejemplo: “Al planeta le quedan 50 años de vida, no más”, “El hombre es el responsable de su extinción como especie” o “El cambio climático y la desaparición de la vida” (Cambio climático: ¿la hora de la verdad?).

Por eso, pensé que un artículo cuyo título fuera de menor impacto que una simple invasión de alienígenas no sería leído por nadie, y elegí “Invasión extraterrestre” para mi nota aunque, ¿cómo justificarlo? (Memoria “Ovnis”).

De cualquier modo existe la invasión: les cuento:

Hay un lugar delicado y pequeño que ha sido tomado por invasores que vociferan y maldicen.

Se escuchan voces alarmadas, agresivas, apocalípticas (El reino milenial).

Golpeteos de pájaro carpintero con mensajes que invitan a escapar.

Ese lugar es parecido a un cuadro de Picasso, es parecido específicamente al Guernica (Picasso y el cubismo).

Ese lugar es mi cerebro.

Antecedentes de la invasión

Mi sistema nervioso había colapsado (Topografía del Sistema Nervioso); dentro de mí había voces que parecían venir de otro tiempo, de otro espacio o de otra dimensión (Ética del Límite y Condición Humana)  -aparte, había estado tratando de entender el espacio-tiempo de Einstein, su maravillosa teoría en la que ambos son la misma cosa y la velocidad anula al tiempo, “en especial al tiempo”, me decía a mí misma, seguro sin entender ni de lejos a mi ídolo científico (La teología de la relatividad).

Mis voces preguntaban: “¿Qué haces para que el mundo sea un lugar mejor”, o, más fuerte aún: “¿Qué haces para que el mundo no termine, como decía Eliot en un poema, ya no con un grito sino con un gemido?” (Es Tarde para el Hombre).

De pronto un terrible dolor de cabeza, mientras la imagen de un gato volador de bigotes como cuchillos que se clavaban en mi nuca me hizo reaccionar al menos lo suficiente como para tomarme la presión en el tensiómetro casero: altísima, tan alta que corrí a verificarlo en la farmacia, en cuyo tensiómetro tenía más fe. Pero era igual de alta, y el farmacéutico me recomendó acudir a una guardia.

Un espacio de calma y poesía

En la guardia, esperando, vi un cuadro de Gauguin, de sus obras la que más transmite paz y alegría, aunque olvidé su nombre, no sus imágenes.

Al salir, medicada ya con un comprimido que me alcanzó el médico, y con receta de antihipertensivos para comprar en la farmacia, caminé por las calles del centro en busca de los mismos.

Caminar por el microcentro de Buenos Aires no es empresa fácil para hipertensos, o sensibles, o agonizantes locos con delirio, como yo.

El tango de Piazzola que tanto les agrada a todos -cuya letra, del uruguayo Horacio Ferrer, enloquece de gusto- y he escuchado cantar a venezolanos, mexicanos y peruanos, “Balada para un loco”, transcurre en el centro, no en el microcentro de esta ciudad. “La luna rodando por Callao” rueda por un lugar muy apacible, no por la calle Florida ni los lugares cercanos a la Bolsa de Comercio, donde preocupados agentes, señoritas y caballeros de urgencia crónica, son vomitados por las puertas y corren a las casas de cambio o vienen de ellas o de los bancos y van y vienen como hormigas gigantes y dejan huellas en las veredas, huellas a veces de dolor.

Pensé, de pronto otra vez, en un poeta que “conversaba con los ángeles en las calles de Londres”, Sweedemborg. Alcancé a imaginármelo con su maestría y genialidad dándoles indicaciones a esos seres alados, pero el sonar de las sirenas de las ambulancias, el ruido de los celulares que convocaban a conversaciones sobre la baja o la suba del dólar, los bocinazos de los autos, los insultos de los conductores de ómnibus, taxis y motocicletas me impidió llegar a pensamientos más profundos, aunque mi memoria repetía un fragmento de Olga Orozco: “Cada ojo en el fondo es una cripta donde se exhuma el sol,/ donde brilla la luna sobre la piedra roja del altar/erigida entre espejos y alucinaciones…”

Sólo recuerdo que tenía la urgencia absoluta de un lugar donde hubiera hermosura y paz, donde la gente hablara con verdad y con belleza, conversara quedamente sobre cualquier cuestión que se le ocurriera, apelara a la poesía.

Pero -me dije-  esos lugares ya no existen.

¡Eureka!

Mientras más apenada estaba yo por lo que me había deparado mi época, convertida de golpe en frenética detractora de toda tecnología, desde la invención del teléfono hasta la de la computadora, más trataba de imaginar dónde podría estar ese lugar que mencioné.

Pero sucedió de pronto una tormenta, un rayo me alcanzó, comprendí donde estaba ese lugar: es el que hacen ustedes, mis amigas y amigos, en el blog. Hablan de poesía, de la “vida”, filosofan, discuten mansamente, y todo gracias a… internet, a la computadora…

¿Qué decirme a mí misma?

Ustedes lo dirán, con su sabiduría.

Envío

En especial quisiera que me revelaran algo a través de la discusión de unos aforismos de Einstein, que a falta de comprensión de sus teoría físicas busqué y encontré estimulantes:

El esfuerzo por unir sabiduría y acción se logra pocas veces, y dura poco.

Pocos son capaces de formarse una opinión independiente de los prejuicios del ambiente y de expresarla con serenidad. La mayoría suele ser incapaz de llegar hasta los prejuicios.

La primacía de los tontos es insuperable y está garantizada para todas las épocas. El terror de esa tiranía se mitiga por su ineficacia y sus consecuencias.

Para ser miembro irreprochable de un rebaño de ovejas, hace falta primero ser oveja.

Los contrastes y contradicciones que pueden alojarse simultáneamente en una corteza cerebral echan por tierra cualquier sistema político optimista o pesimista -este aforismo en especial me sirvió mucho para entenderme un poquito a mí misma y a mi entorno.

Quien intenta aparecer como una autoridad en el terreno de la verdad y del conocimiento se pone en ridículo ante los dioses -¡y lo dice él, que es otro dios!

La alegría de contemplar y conocer es el regalo más hermoso de la naturaleza.

¿Cómo darles las gracias, mis queridos/as? Supongo que tal vez copiar estos fragmentos de Einstein sea uno de los modos, ya vendrán algunos otros…

Mora Torres

Editorial

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

28 respuestas a “Invasión extraterrestre”
  1. Fabu 11 dice:

    -Oh…Cara Mora, molto bella la vostra entrega!!!,
    e` Cari compagniiii… e`per me un vero peaccere!!!
    A tutti quanti la mia grattitudine

    Al Hombre le cayó la ficha
    ésa es la historia.
    Creo en el sentimiento
    de autodestrucción
    y en el arrepentimiento,
    aún si fuera tarde..,
    también, también.
    Al hombre no le alcanza
    un instante para agacharse
    y ver si es cara ó cruz,
    la ficha.
    Y creo en el tiempo
    más que en la conciencia,
    porque lo dejará grabado todo,
    todo en todas las formas,
    incluída la de un cerebro vivo…

  2. Júdith Mora V dice:

    Estas dos llamaron más mi atención:

    “La primacía de los tontos es insuperable y está garantizada para todas las épocas. El terror de esa tiranía se mitiga por su ineficacia y sus consecuencias.”

    Y digo yo… mi realidad de vida-país me obliga a pensar en esto de forma inexorable… cuan cierto, cuan revelador, cuan predecible… cuan aplicable a tanto, lamentablemente.

    “La alegría de contemplar y conocer es el regalo más hermoso de la naturaleza.”

    También, para mí, realidad de vida. Este fragmento -por razones que sólo los instantes de sinapsis de mi cerebro sabrán- me transportó a aquel fragmento de Cortázar (Oh! fantástico Cortázar) de La vuelta al día en ochenta mundos: “Hay que ser un idiota”… cuando disfrutamos la alegría real del saber contemplar y conocer, nos convertimos en los idiotas de Cortázar… qué grandiosos esos momentos de idiotez.

    Morita, qué bonito que seamos tu momento de “Eureka”… encuentras aquí en nosotros ese rinconcito de paz tan necesario para ti, porque es recíproco… porque además, el rinconcito está iluminado por ti.

    Besos con olor a rosas para ti… y parafraseando al maestro Pedro Vargas: “Muy agradecida, muy agradecida, muy agradecida”.

    Besos aromatizados para tod@s … me ausento unos diítas … les leeré igual… con mucho amor.
    Jud.- ♥

  3. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Querida Mora: Me encantaron los evocados pensamientos escritos de Einstein, fue un hombre sabio, pero no un Dios. Él tal como nosotros estuvo lleno de dudas, sin embargo, no dejó de creer en un solo Dios.
    Es cierto, y tú lo sabes, he sido, y seré una mujer apasionada por Jesús, razón por lo que muchas veces he cometido errores, los cuales él conoce y me ayuda a superar.
    Lo que defiendo sin tratar de convencer, pues lo hago una sola vez, por cuanto no debo desperdiciar las perlas, es repetir sus propias palabras: “Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino por mí”.
    Muchos besos y abrazos.
    luego comento sobre los extraterrestres y más.
    como dice Joise Os amo a todos.

  4. julio ochoa dice:

    Mas alla del reconocimiento, muy subjetivo por cierto, que haces de tu cerebro, “.. es delicado y pequeño.”, quizas deberias saber que internet es una dimension y como tal te duplica. No reemplaza tu cerebro ni a ti. Por estos lados tambien vociferan y maldicen, porque es un espejo electronico que refleja como tal a la humanidad; Internet es un espacio que tu construyes cada vez que accesas a traves del portal con aquello que tu mismo reflejas, asi que es posible que tambien encuentres mucho de aquello igual de lo que vienes huyendo.
    En mi pueblo aun quedan pregoneros y predicadores, (del tipo manual diria un informatico); internet no es la excepcion,(es del tipo electronico), pero es lo mismo. Welcome to the machine, (Mr.Floyd).

  5. Iván Salazar Urrutia dice:

    DEJADME VOLVER

    En mi soledad de soledad muero,
    Mas en las horas que desde algún lugar a mi vera llega hablo del amor con estos parientes de raíces y semillas al viento.
    Hablo del amor con mi hermano pequeñito entre grietas de cortezas, con mi hermano ave y su vuelo, mi hermano escarabajo, caballo de amor.

    Tu puedes pensar que otra vez la locura, que la poesía, que el desborde. Pero, Hermano, escucha esto de mi amor:
    Al igual que un manzano, cuando me duermo, viene el violín y su emoción, o bien su nombre cayendo lentamente hasta mi sueño.
    Y en la fábrica, entre los cables coaxiales sus dedos, su dirección en el mail, el cosquilleo de más tarde.
    Toda la ciudad se limpia de extraños colores, se remoza, y todo huele y suena como Ella.

    Tú puedes pensar, Hermano, lo que piensas, mientras yo agonizo de ternura y escucho
    Melodías, y leo horizontes compartidos.

    ¿Así nacen las locuras? ¿el trino? ¿el color tornasol de algunos insectos? ¿la primera risa?
    ¿El frescor de la brisa matinal? ¿el abrir el pecho para la muerte? ¿el llorar feliz? ¿el perderse entre las olas de un mar?

    Dejadme hablar del amor, de mi amor. Dejadme de rodillas, abierto y carcomido por luces de estrellas. Dejadme
    Con esta abierta ventana,
    Con este tajo de tierra y huracán,
    Con cada uno de los minutos de mi vida en la solapa,
    Con Ella.

    Poco puede ya molestar este tránsito de vida,
    Que nadie sufra por este amor,
    Que aquel Hermano, que aquella Hermana, guarde su cayado,
    Escriba mi nombre en el papel de la hoguera.

    Dejadme, en Talca, parido cada hora para volver a amar,
    para volver a amar.

  6. María del Socorro Nievas dice:

    Hola Mora, que tal?
    Me tomé vacaciones y me sentí mucho mejor. Y eso que mi cerebro estaba pareciéndose a un queso Gruyere. Me salvó la mar (para no decir el mar, así me suena a la canción de Charles Trenet, la mer….), me salvó la caminata al alba y la siesta. Y alguna distancia.
    Por un tiempo la vie en rose. Por un tiempo.
    Un abrazo
    Socorro

  7. Celestino Gaitan dice:

    Mora, mi muy amada mora,
    Como no amarte si me veo reflejado en Ti,
    cada vez que te leo,
    y ahora por medio de la Hipertension
    estaremos mas identificados.
    Te Amo y te comprendo,
    si Amor el el conjunto de sentimientos
    que dan como resultado la suma del
    Respeto, Admiracion y del desasosiego que
    siento cuando pasa el Tiempo y no te leo.

    De las maximas de el Gran Pensador, que fue Don Alberto Einstein, por ahora me quedo con que…
    “La alegría de contemplar y conocer es el regalo más hermoso de la naturaleza.” a esta hora de la tarde mis neuronas no dan para mas, solo recuerdo que tambien expreso’ que solo hay dos formas de concebir el Universo, y estas son:
    Que en el acontecer del Universo no existen los milagros o
    Que todo lo que acontece en el universo son Milagros.
    En lo particular me inclino por lo segundo…
    y le doy Gracias a Dios, por ello, por Tod@s Ustedes,
    Por Mora, por Mi y por lo que pasa entre Nosotros.

    Cuidate Mora, espero que estes Bien y sepas Cuidarte,
    Recuerda que hay ocasiones en que la mejor poesia es el silencio y el mas productivo de los trabajos es el Descanso.
    Que Dios te cuide, para que nos sigas dando…
    …Mas Mora…

  8. Juan José Gutiérrez Alvarez dice:

    Bueno que te puedo decir… si te sorprende los aforismos de einstein, deberías leer los proverbios de Salomón, la verdad son muy reveladores y no conocía lo que conocía Einstein…
    Alguien comentó que Einstein no era un Dios, de acuerdo, pero si un sabio… error, tampoco lo es. La sabiduría no proviene del conocimiento ni de las ciencias (muy relacionadas por cierto) por amplias que éstas sean (y siguen creciendo), pero nunca podrán contener todo para poder explicarlo… pero bueno mejor no ahondamos el tema, saludos Y.. QUE TE MEJORES DE TU “SATURACIÓN CEREBRAL” si se le puede llamar asi, jijijiji

  9. Osvaldo Bonini dice:

    Acabo de recibir el video cuyo link les copio al pié. Se los paso porque me fascina lo que implica. Tiene que ver mucho con las leyes de la física, con Einstein, con la relatividad, con los logros del conocimiento del hombre sobre el universo.
    Me gustaría que presten atención a algunas cosas. En primer lugar les cuento que el video es tomado desde la Estación Espacial y que la nave es nada más y nada menos que el Discovery. El fondo que se mueve es nuestro querido planeta.
    Una de las cosas fantásticas es que la velocidad es de 28000 km/h!!
    Y se preguntarán ¿cuál velocidad? Y aquí viene lo interesante. Se trata de la velocidad de movimiento relativo.
    O sea, si nosotros estamos parados mirando al cielo y vemos pasar el Discovery que está haciendo maniobras para acoplarse, su velocidad es esa. Si nosotros estamos parados en la Estación Espacial, esa será la velocidad de la tierra.
    Observen también cómo la nave sólo parece gira sobre su eje sin moverse de donde está con respecto a la Estación Espacial. Esto porque la velocidad relativa entre ellos es cero. La misma que la velocidad del asiento en el que estamos sentados con respecto a nosotros, mientras miramos el pasar de la maniobra. O sea el asiento y yo estamos en el mismo lugar y no nos movemos.
    Parece un hecho simple pero tiene gran complejidad en sí. Es que nos releva que cada uno de los elementos del universo tiene su propio movimiento, su propia dinámica. Por lo tanto su visión es única en sí misma y es relativa a la observación con respecto a los demás.
    Podríamos transferir este concepto, sin errores, a los puntos de vista. Podemos decir que cada punto de vista es único, aunque puede tener observaciones comunes a otros. Y que cada punto de vista tiene su función y su razón en sí y de manera relativa a la vez con respecto a los otros.
    Y a esto de la razón, también se le puede aplicar la Ley de la Relatividad de Einstein, sin temor a equivocarnos. Y cada razón en sí misma es tan verdadera y auténtica cómo su relatividad con respecto a otras.
    La comprensión, el estudio y más que nada la aceptación de esos enunciado son los que hacen a Albert Einstein un sabio, un genio y un filósofo capaz de resolver complejas fórmulas y a la vez de pronunciar los aforismos que Mora cita.
    Espero lo disfruten.
    Saludos y fuertes abrazos a cada uno de ustedes. A Morita en especial a quien le pregunto, ¿sabias que la flor de azahar contiene activos con propiedades sedantes y ligeramente hipnóticas que contrarrestan la excitación nerviosa y el estrés, ayuda a conciliar el sueño y es aconsejable contra los dolores menstruales, estomacales y jaquecas? Después te paso como fabricar una poción. Mis saludos para ti de masa virtual y velocidades de besos relativos.

    http://www.youtube.com/watch?v=ej03DPP5HF8&eurl=http%3A%2F%2Feltamiz%2Ecom%2F2009%2F03%2F19%2Fvideos%2Dsts%2D119%2F&feature=player_embedded

  10. Osvaldo Bonini dice:

    La velocidad de los besos relativos, al cuadrado. Para resolver adecuadamente los calculos de energía.

  11. Osvaldo Bonini dice:

    ¿O debería ser la velocidad relativa de los besos?…Creo que sí. Chuic2.

  12. Fabu 11 dice:

    Osvaldo Capo!!
    Los besos al cuadrado pueden ser interezantes porque son
    relativos…, respecto a la velocidad que dure cada uno…
    La velocidad tiene que ver con el tipo de materia en traslación…?
    La Discovery parece que se las trae de velocidad, algo tan pequeño recorriendo a algo tán grande. Me da la senzación que viaja en sentido contrario a la dirección de la tierra, si nó debería ir igual o más fuerte que ésta, porque si nosotros desde nuestro punto de vista vemos su traslación lenta por cierto, que onda…, y en un determinado momento observé que esta nave hace una curva hacia la derecha, se gira, es como que se acercara más a la tierra y comienza a ir marcha atrás.
    Pero sí, entiendo que hay toda una complejidad alrededor y adentro.
    Está bueno.

  13. Fabu 11 dice:

    Mora
    Te invito a pasar del Guernica a la Primavera de Botticelli

  14. Fabu 11 dice:

    Mora
    El cuarto aforismo de Einstein que trata del rebaño de ovejas…
    Es de no acabar

  15. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    ¡ Genial ! Osvaldo.
    El desplazamiemto de la nave sobre la faz de la tierra y su giro en superloop de avance, me encantó.
    Leí hace un tiempo, cuando recién se iniciaron los viajes, sobre las catorce maravillosas puestas de sol que se aprecian en los giros que hace el discovery alrededor del planeta, tal vez ahora esten restringidos con tanta restricción en la bolsa.
    Me encantará alguna vez poder dar una vuelta, ¿ a quién no ?

    Saludos y mucho ánimo a todos.
    ¡Ya vendrá lo mejor!

  16. Osvaldo Bonini dice:

    Les propongo que van el video y mientras escuchan la siguiente música…
    http://www.youtube.com/watch?v=ugpYUDn_X-k

  17. mtaoua hassan dice:

    hola MORA!
    primero quiero decir que tu articulo es estupendo, de verdad!! y lo que mas me ha gustado en él, es la armonia que articula sus componentes tanto ideologicos como textuales. el paso de una realidad tangible a otra realidad imaginaria resulta genial.
    la descripcion del entorno es exquisita, y no hay naa para decir.
    en general, lo que has escrito es de indole intimista existencialista porque trata la esencia de la vida, el PORQUE, y el OBJETIVO. En suma, trata el mas alla, y lo esotérico de la vida.

    Ha sido un placer leerte este articulo
    en la espera de otros mas, te comunico todo el respeto y la admiracion mios.

  18. Gabriel Iglesias dice:

    Hola Mora,
    es la primera vez que me decido a enviarte algo con respecto a lo que escribís, aunque debo decirte que hace bastante que leo una buena parte (aunque no todo) de lo tuyo que me llega al correo. Y me parece bueno que estés por allí, convocando opiniones. Uno de esos aforismos (”El esfuerzo por unir sabiduría y acción se logra pocas veces, y dura poco”) de Einstein me interesó, aparte que este hombre no me parezca el más grande, sino más bien, el más publicitado de su tiempo… Cada quién tiene sus méritos, pero es indudable que hoy no tenemos a nadie -en el campo de las llamadas “ciencias duras”-, que pueda alcanzar el nivel de popularidad que los medios masivos de su época, le dieron a él (independientemente de que lo haya merecido, si se lo compara con tipos que han cambiado radicalmente la vida a la Humanidad y fueron silenciados sistemáticamente por el aparato propagandístico hegemónico de la època). Y eso es -posiblemente-, porque el mito de “la ciencia que va a solucionarnos todos los problemas a nosotros los humanos”, tan vigente hasta hace 40 o 50 años (justo antes de nacer los conceptos de ecología y desarrollo sostenible), está siendo englutido por la crisis planetaria y cualquiera más o menos informado termina viendo a los científicos de esta época como simples trabajadores del intelecto inmersos en una maquinaria de producción infernal que lejos de solucionar nada, sólo tiende a mantenerse en pie y alimentarse como un monstruo que no tiene objetivo claro, salvo el de llenar las cuentas de banco de la multinacional a la que pertenece o mantener el circuito (cirquito?) internacional y “endogámico” de la publicación por el sólo objetivo de engrosar el CV.
    Creo fervientemente que siempre ha sido aproximadamente así (aunque actualmente lo es ya alevosamente), pero Einstein no era idiota y no lo quiso decir más claro (mencionó el “qué” sin mencionar el “por qué”), ya que esas cosas se vuelven en contra (la vieja frasesita rioplatense de “no avivar giles…”)

    Por fuera de eso -sí, es verdad-, pueden quedar algunos intelectos “periféricos” con espíritu independiente muy respetable. Pero “tengo para mí” (en el decir Borges) que la mayoría son esclavos/mercenarios, que -contra todo espíritu científico genuino-, serían capaces de mentir hasta el final defendiendo sus intereses, con tal de no perder el puesto (en las empresas privadas) o el subsidio (en el caso de instituciones públicas). Con ese cuadrito de situación (que me ha tocado ver de cerca, en un sistema donde hasta los individuos más honestos tienen que plegar las orejas o hacer los bártulos), no hay lugar para los atrevidos y los irreverentes. Así es como entiendo se acabaron los Einsteins hace ya una friolera de años…
    Aunque esa pequeña descripción, en la que la poesía no ha entrado (siento decir que en mi opinión no es una realidad poética) sea cierta sólo al 50% (admitamos que yo pudiera ser un individuo más bien pesimista), ¿cómo se puede pretender que el esfuerzo por unir sabiduría y acción se pueda lograr, salvo en contadas ocasiones (los mediocres no descansan y su voluntad es de titanio) y que además pueda durar un lapso considerable?. Cuando lo detectan, evidentemente, lo pulverizan. Y eso no es por nada personal, sino simple y seguramente, porque afecta los intereses de algun/@s poderos@/s bien enquistados en las estructuras privadas y públicas del poder real. Como es obvio, la acción en gran escala, prácticamente, siempre es atributo del poder real. Y eso está, por supuesto mucho más cerca de la locura (como manifestación automática de conductas repetitivas sin retroalimentación del entorno) que de la poesía, algo que se nutre del entorno y crea nuevos códigos para hacer frente a los vicios de la cultura y los rigores de la naturaleza propia personal o la del medio ambiente en el que nos movemos. Utilizando la poesía de ese modo, aún sin una escala de valores declarada, sólo un/a enfermo/a podría encontrar la belleza en -por ejemplo-, la terrible imágen de un niño hambriento.

    El desafío a nuestra ingeniería social inmediata es cómo hacer que los millones de ciudadanos de a pié -que somos todos nosotros- podamos, con una pequeña acción individual aparentemente insignificante, obtener resultados sinérgicos -estadísticamente considerables-, que puedan desafiar a ese poder real que ya tiene en sus depósitos, almacenados los chips que planean inyectarnos bajo la piel (y esto no es mala poesía, ya existe), el día que aceptemos que nos controlen a cambio de su “seguridad” planetaria. Si ese día llega, te aseguro Mora, que estaremos todos “chingaos” y será un poco tarde para la poesía, ya que la más mínima sensación de libertad (siempre falsa, pero necesaria), habrá desaparecido por completo…

    Un saludo afectuoso, Mora. En otra ocasión hablaré de poesía, de esas “tonterías” que nos salvan de verdad…

  19. Joise Morillo dice:

    Querida Mora, saludos cordiales, particularmente, yo soy de los que afirma:¡el tiempo como tal no existe! Lo que llaman tiempo es solamente una relación entre el movimiento y el espacio, y eso solamente compete a nuestro planeta, de hecho al hablar de movimiento nos debemos referir a la rotación de la Tierra, en tal sentido deberíamos utilizar los grados que abren los ángulos de los meridianos respecto al vértice que parte del centro de la tierra.

    Si, debe haber seres vivientes en otros lares del Universo, dado a que cada estrella es un Sol por ende podrían haber condiciones que otorguen características parecida a lo que llamamos vida en la tierra. El asunto es que no hay evidencia valida en términos de existencia vital, sobretodo; tomando en consideración que los elementos que dan estructura al ADN y ARN se encuentran distribuidos en el universo exterior que hemos analizado y de o cual si hay evidencia incluso.

    De que nos hayan visitado si es verdad que no voy a especular.

    Según el calendario Azteca, para el año 2012 se pronostican una serie de eventos que ocasionaran hecatombes, todo ello causado por un alineamiento que tendrá lugar entre varios planetas, lo cual afectara la tierra en sus características climáticas y geológicas, bueno ver para creer como decía Santo
    Tomas.

    ¡Os ama!

    Joise.

  20. Fabu 11 dice:

    Mora
    Que bello realmente lo que citas de Olga Orozco.
    Determinante y agudo.

    Ésos lugares y gente que citas
    como olvidados é inexistentes…
    de verdad que exísten
    y ellos también están,
    solo hace falta buscarlos
    es otra época…,
    es la de todos ahora
    Ellos tambien se resguardan,
    como nosotros
    o quizás estén en otro lugar…
    Otro tiempo…?
    Espero que nó.
    Hablamos de ésta época
    Ahora
    En verdad que sí.
    Estuvimos y estámos
    En otra época.
    Nosotros y los otros
    Que también somos uno.
    Lo fuimos y lo seremos.
    Solo nos basta
    un poco de pasión…
    por la vida
    Y resolveremos
    con Poesía.

    Un abrazo

  21. María Celeste Cécere dice:

    Nada más que esta luz, otoño.
    Nada más que esta luz.
    El éxtasis, el éxtasis,
    entre el cielo y la tierra, suspendido,
    mejor: que se abre y se dilata como un alma
    profunda, pero de una
    claridad delicada de serenos
    pensamientos sensibles.

    Nada más que esta luz, otoño,
    otoño, nada más que esta luz
    que penetra sutil
    las cosas
    pero queda
    al rededor de ellas, como temblando,
    sensitiva
    y casi pudorosa.

    Nada más que esta luz, otoño.
    ¿Es de todos esta luz?
    La calle humilde está
    traspasada, y como elevada,
    ligera,
    en esta dicha etérea.

    Pero a todos llegas, otoño,
    a todos llegas en esta tarde
    en que hay manos translúcidas y eternas
    que hacen signos tiernos en el aire.

    De El alba sube (1936)

    Juan L. Ortiz [Puerto Ruiz, 1896 - Paraná, 1978]

    ¡FELIZ OTOÑO A TODOS, CON EL CORAZÓN!… después comento tu magnífico psot, Mori… te quiero mucho.

  22. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Hace un tiempo atrás, cuando anduve en una búsqueda más tangible quizás, de un Dios al que deseaba tener tan extremadamente cerca, que casi lo pudiera oler y palpar, fue que vino a dar a mis manos el libro “Secuestrados por extraterrestres”, no recuerdo su autor, pero no olvido haberlo devorado en pocas horas. En sus páginas se recopilan los casos clásicos de secuestros ocurridos alrededor del planeta y reconocidos por la prensa, como verídicos.
    Recuerdo a AXIA, una ext.terstre, que se comunicaba con una ciudadana argentina a través de escritos enviados desde su hogar; el planeta Ummos hacia la misma residencia de su amiga americana, (no recuerdo su nombre).
    Los casos que más impactan son algunos donde el rapto no es momentáneo, si no que a la persona se la llevan para no regresarla, lo que el autor llama “abducción total”. En algunas ocasiones cuando se habla de personas que han desaparecido sin dejar huellas, mi mente loca divaga y piensa que pudo ser uno de ésos casos, luego recuerdo a Dios, a mí Padre, una vez le pregunté directamente, por favor aclárame esto: ¿existen o no?
    Hacía unas horas atrás, había terminado de ver un documental: “Allien Abductión”, y Alonso Ignacio estaba muy asustado, reconozco que yo también, allí fue que esperé unas horas más, para hablar con Dios, Uds. Dirán ¡Qué locura! Sí, bendita locura digo yo, siendo Él tan poderoso, magnífico, omnisciente, etc, etc. ¿Por qué no podría hablar con nosotros? Por supuesto que sí puede, en resumen dijo algo así: “para el fin de los tiempos, se verán cosas extrañas en los cielos, pero no temáis, ellos no tienen poder para hacer bien ni mal”.
    Yo tenía la certeza que el caso del cabo Valdés ocurrido al interior de Arica, primera región de Chile, dónde este militar desaparece en presencia de sus conscriptos que lo ven alejarse hacia una luz brillante, y no regresar hasta después de 15mts. Más tarde con la barba crecida de más de una semana. Toda la prensa interesada siguió el caso, hasta que quedó continuará…por orden del gobierno militar de aquella época que dijo: “Prohibido informar”. Ahora todo Chile se enteró que el caso había sido una farsa, o cortina de humo como le dicen los periodistas, triquiñuelas que muchas veces usó el gobierno cuando lo necesitó.
    En todo y por todo los tengo presente.
    Encontré un poema Ad-hoc para você

    EXTRATERRESTRE

    Grabación en MP3 Carmen Feito Maeso

    Como una viajera interplanetaria
    que no comprendía los gestos de alegría
    o de enojo,
    así eras tú.

    Con tus ojos mágicos y extraños
    me veías llorar y golpear la tierra,
    me veías rechinar los dientes,
    en momentos raspados por higueras
    que tirarían sus hojas en noviembre.

    Mirabas el peso de la noche
    cayendo lentamente
    sobre mí,
    aplanando mi cuerpo
    sobre un pasto de voces y suspiros
    que mi sangre teñía
    gradualmente…
    de gris.

    Después,
    el aire se impregnó con cenizas humeantes,
    con ruidos de turbinas
    y cantos de pájaros distantes;
    y te alejaste…
    dejándome entre el aire ionizado,
    sufriendo la tensión y ambigüedad
    que provoca desorden
    y provoca desastre.

    Me dejaste flotando en cotidianas preocupaciones,
    amando tu rostro joven
    y el desamor de tu medianoche.

    En algún lugar te acordaste de mí
    porque llamaste para decirme:
    “Voy camino al astro zahorí
    en mi nave de ausencia;
    rodeada por madrugadas secas,
    heridas por un ruido automotriz.
    Espera mi regreso
    en un día cargado con botones de azahar
    henchidos de perfume
    y dispuestos a reventar.”

    Yo te escuché,
    aguijoneado por el ahogo febril,
    contemplando largas páginas
    que había por escribir.

    Tal vez cuando regreses
    tu apariencia y expresión sean más delgadas,
    casi imposibles de leer.
    Posiblemente seas una canasta
    llena de alaridos salvajes,
    un laberinto de funciones desconocidas,
    un ruido que mendiga al aire
    sonando inútilmente su cascabel.

    Pero me intrigarán igual
    tus dedos temblorosos,
    tus miedos, tus desdenes…
    y el inmenso misterio extraterrestre
    de tu ser.

    Un beso, un abrazo.

  23. Fabu 11 dice:

    LA CRISIS SEGÚN A. EINSTEIN

    No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo.
    La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia, como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis, se supera a sí mismo sin quedar `superado`.
    Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos.
    Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. Acabemos de un vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

  24. Fabu 11 dice:

    Vanchou
    Escucha Hermano
    Muy bello
    y profundo
    tu Amor
    y las palabras
    que desvisten
    ese sentimiento

  25. Jose Itriago dice:

    La hermosura y la paz la has construido tu, mi querida Mora, aquí en tu sitio y en los sitios de todos los que se han desprendido como sitios hijos. Entre todos se hace un espacio luminoso, cálido. A veces es necesario envolverse en las palabras, necesario abrigo para las soledades, es verdad, pero al margen de lo utilitario, también las palabras hacen caminos, venciendo obstáculos que ni las más poderosas máquinas son capaces.

    Cada quien es con sus soledades. La algarabía es el disfraz. En el medio está la paz. De relatividades es poco lo nos pueden enseñar. Vivimos en lo relativo que está implícito en todos nuestros pensamientos, aunque nos aferremos, por pura desesperación, a absolutos ilusorios, insubstanciales, que son un equilibrio inestable, a la espera de cualquier empujón.

    Coincido con Fabu en que cambies el Guernika por el Nacimiento de Venus.

  26. Iván Salazar Urrutia dice:

    Dedico este relato de Historias de Familia que escribí con amor para mi familia y que con amor dedico a José I.(puse paréntesis en parrfadas que eliminé para acortarlo)

    MANUEL, EL ÑUNGO.
    IX

    Manuel pasaba el tiempo de su infancia en casa de su tía Tránsito; aquella mujer que sólo él miraba sin pestañear: la tía tenía ojos de agua con pasto recién verdeando; el que la miraba de frente terminaba por lagrimear y perder todo razonamiento. Pero Manuel se paseaba bajo esas pestañas con la inocencia de niño que lo acompañó toda su vida. ¿Qué mundos navegó en esas pupilas que lo cobijaban en sus sueños infantiles?

    Cuando volvía al hogar paterno todo el barrio se enteraba: los regaños de la Chayo, los llantos de la hermana menor –la Chita- , las pedradas a los gorriones, palomas cuchicheando en los tejados, y maullidos de gatos sorprendidos en sus letargos. Hasta Herminio, el trabajador mayor, mano derecha del Maestro José, resentía las palomilladas de Manuel.

    (…)

    Una mañana la Chayo descubrió que sus ojos estaban hinchados y recordó que había llorado toda la noche.

    -El Ñungo está mal, Tatito.
    -¿Cómo que mal? ¿Quién le dijo, mamá?
    -Anoche. Anoche estuvo en mis sueños. Pobrecito. Esta mal, Tatito, tu hermano está mal. Me desperté llorando y no pude volver a pegar los ojos… no podía dejar de llorar…
    -Ya, mamá; son sosas suyas; de puro preocupada que está.
    -No, niña; no digas tonteras. Te digo que tu hermano está mal. El pobre ha sufrido mucho y está mal.

    Esa misma noche llegó el Ñungo.

    Nunca lo habían visto así: ¡tan delgado! Los pómulos sobresalientes y sus ojos llenos de fiebre.

    (..)

    Mientras el Ñungo comía sin levantar la vista del plato, Rosario miraba esos zapatos tan viejos y rotos que ni siquiera soportaban un remiendo. Los pantalones eran de un color oscuro indefinido, mezcla de manchas grandes y manchas chicas, amarrados a la cintura con un trozo de cordel. Una camisa grasienta y un chaleco de lana descolorido y roto en las mangas y en el pecho.

    -¿De dónde vienes, hijo mío? ¿Qué te pasó?
    -Ay, mamá, déjalo que coma –intervino la Tato, no pudiendo creer lo que veía.
    -Pero es que… mira cómo anda, por Dios. Ñungo ¿qué hiciste?
    -Mamá, no hice nada.
    -No, Ñungo; dime ya qué hiciste. Yo ya lo sé; quiero que me lo digas…
    -Ya lo sé, ya lo sé; mamá, usted no sabe nada…
    -Bueno, ¿qué hiciste? ¿de dónde vienes?

    (…)

    La llegada de Manuel fue una inyección de vitalidad para el taller. El propio José se sintió mejor en el Hospital y antes de diez días estuvo de nuevo en casa.

    Para el matrimonio de la Tato el Ñungo se puso traje nuevo. Era otro. Atento con los caballeros y gentil con las damas. Un fino sentido del humor que no se le conocía en la fragua. Es que yo era profe, confidenció una vez a su hermana; en la cárcel yo enseñaba a leer y también a usar herramientas. Me gané el respeto de todos los presos. Me gustó ser profe; es decir, me gustó enseñar… ser como tú. Lástima que no me dí cuenta antes…

    (…)

    Esto de ser solícito presenta en ocasiones dificultades que transforman lo solícito en chusco: era día de paseo en el río. Luego del baño, todo el mundo a comer: carne de cordero asado por aquí, longanizas por allá, pollo frío con mayonesa, huevos duros, pebre cuchareado, ají cacho de cabra, pan amasado por la Chayo; en fin, todo lo necesario además del vino en garrafa
    . Manuel, con un pantalón de baño de piernas cortas, como un short: permiso, sírvase papá, permiso ¿carne o pollo? Y sigue por entre las sillas, las bancas y los troncos que hacían las veces de asiento. Al dar vuelta en la cabecera de la mesa, la pierna de short se enreda en la esquina y luego de un suave tirón –sírvase, por favor- el pene de Manuel sale del pantalón y se reposa en la mesa permiso, sírvase, permiso- y el pene recostado con humildad en la superficie sigue a su amo arrastrando migas de pan y servilletas: permiso, permiso, y nadie se atrevía a denunciar tan insólita intromisión entre los cubiertos de la mesa…

    (…)

    Pronto Manuel se volvió a enamorar. Esta vez de la dulce Luisa Ibáñez; una muchacha soñadora y trabajadora como ninguna, que se deslumbró con el desenfado de este hombre que tenía mil anécdotas, que hacía pruebas de fuerza, que era tan seguro de sí mismo.

    De este matrimonio nacieron nueve hijos.(…)

    Se trasladaron a vivir al Norte, cerca de la capital, a La Calera, donde el, camino hacia el Perú hace un nudo y cruza sus brazos para alcanzar de Este a Oeste Los Andes y Valparaíso.

    (…)

    Los nuevos sobrinos fueron conociendo a este tío de cara redonda, pelo corto y dedos gruesos y poderosos, verdaderas tenazas que se enorgullecían de levantar un combo por su mango sin despegar el brazo de una mesa. Nadie de nosotros pudo nunca competir con él, ni sus hijos, ni sus yernos.

    Un día, cuenta, nadando en el río Laja, cerca del famoso Salto del Laja, había un grupo de buenas mozas jugando en la ribera; él se puso a nadar frente a ellas, haciendo gala de diversos estilos: de lado, de pecho, con la cabeza sumergida, de espaldas como un remolino recostado en las aguas, cuando sintió pequeños y lejanos gritos que acariciaron su egos, pues supuso eran de admiración. Pero los gritos fueron en aumento y escondían una nota de angustia. Manuel levanta la cabeza a tiempo de ver a tres metros la más grande caída de agua de los ríos de Chile. No alcanzó a reaccionar y se sintió envuelto en espumas y latigazos de agua rumbo a las rocas del fondo a más de cincuenta metros. Antes de destrozarse en las peñas pensó en la estúpida muerte que le había deparado el destino, recordó a las bellas de la ribera y algo así como una vergüenza le inundó la mirada, justo cuando a su lado pasa un salmón aleteando briosamente acacia arriba. Manuel reacciona con presteza y sigue con enormes brazadas el camino del pez. Brazada tras brazada contuvo la caída y luego, con un esfuerzo sobrehumano comenzó a remontar por la cascada hacia arriba; a cada instante nadaba con más vigor y aumentaba la velocidad. Sentía como su frente iba rompiendo la unidad del monumental chorro de agua hasta llegar al remanso; nadó suavemente hasta la orilla, sonrió a las damas y se fue a comer un sándwich….

    Así era el tío. Además un hombre aventurero:

    Como nació pobre, no tenía recursos para emprender grandes aventuras o para viajar por el país como era su deseo. Por ello, se contentaba con salir a pie rumbo a las playas o la cordillera, para conocer aunque sea un poquito del país. En una ocasión, camino a la cordillera vio un gran animal muerto que estaba siendo devorado por diez cóndores. Con cuatro pedradas espantó a las aves las que al volar con tan inmensas alas, levantaron una oscura polvareda. Disipada la nube, apareció el cadáver casi ya sin carne de una llama; sólo el costillar y la piel habían resistido los picotazos del ave voladora más grande del mundo. El Ñungo se internó entre las costillas del cadáver y se cubrió con la piel medio destrozada. Al poco rato llegaron de nuevo los cóndores con sus bufandas blancas a terminar el festín. Primero se acercó el líder de los cóndores. Miró y olfateó: Manuel no se movía ni respiraba; el corazón latía tan fuerte que tuvo miedo lo escuchara el cóndor jefe. Se acercó más y dio un par de picotazos, que Manuel soportó con valentía; fue la señal para que todos los otros cóndores se acercaran y desordenadamente picotearan los restos del animal. Entonces, con un movimiento corto, rápido y certero, Manuel estiró ambas manos por entre las costillas de la llama y cogió a sendos cóndores por sus patas. Estos, asustados, levantaron vuelo jalando en su aletear al costillar del ave y en su interior, a Manuel Urrutia. Así conocí mi Patria, de norte a sur y de este a oeste. Tiraba yo con el brazo izquierdo y las aves giraban igual que cuando se manejan las riendas. Miraba a la derecha y veía a la Argentina y a todos los argentinos, miraba al otro lado y veía todo el ancho mar, ballenas y grandes barcos. Miraba para abajo y podía ver valles, ríos, montañas, grandes ciudades con rascacielos más grandes que la cordillera. Así conocí yo Chile; todo Chile, el mar y Argentina; desde arriba.

    Muchas otras aventuras pasó Manuel, quien tuvo en su familia al mejor y más fiel auditorio. Espero que ellos sepan transmitir a sus hijos y nietos estas historias tan llenas de esa inefable atmósfera familiar, donde el tío Manuel presidía la sobremesa en el comedor más largo de los Urrutia: ocho personas por lado, todos ellos atados al firme tono de la voz del narrador más grande de la familia.

    ____

    Hermano, una sonrisa. Un abrazo fuerte.

  27. Martha Lilia Mejía Reynoso dice:

    Hola Mora,
    Que puedo decirte si extasias mi imaginación
    y no se diga Vancho, que inpirado estabas, y yo por aca viendome muy lenta:
    Hablando de extraterrestres acá en México se habla mucho de apariciones en zonas específicas como en Puebla, Apizaco, Tlaxcala y muy cerca de donde vivo en Metepec alguna vez
    hubo mucha efervecencia de apariciones de naves espaciales
    yo que puedo decir… “hasta no ver no creer” como buena investigadora, pero les comparto una canción de un buen maestro un gran artista Esequiel de la Parra, que en la infancia de mis hijos lo siguieron por sus canciones infantiles, y a mi me encantan y lastima busque sus discos y no encontré, eso si participó en muchos festivales culturales y sólo logre bajar un video pero enmedio de muchas letras y no logre su link pero la letra va así:

    “Orejas de Piquito”
    De Ezequiel de la Parra
    Un día me encontré
    Con un platillo volador
    Estaba aterrizando
    En un campo de fútbol

    Se abrieron las compuertas
    Y de pronto apareció
    Un hombrecito
    Con traje de metal
    Orejas de piquito
    Que me dijo con extraña voz

    Vengo del planeta perengano
    Y del espacio sideral
    Vengo de paseo
    A este planeta colosal
    Aquí he encontrado algo
    Que en mi galaxia no hay.

    Óigame amigo
    Que cosa se encontró
    Que no hay en su galaxia
    Y que tanto tanto le gusto

    La música, música
    Es lo mejor de este planeta
    La música, música
    Y me gusta más el rock and roll

    Tomamos un refresco
    Mientras él me platico
    Pensaba en su planeta
    Formar un grupo de rock
    Con 4 baterías
    8 pianos que encontró

    La música, música
    Es lo mejor de este planeta
    La música, música
    Y me gusta más el rock and roll.

    Bueno espero les haya gustado y besos a todit@s
    hasta pronto los ama Martha


Trackbacks

  1. | Blogs en Monografias.com


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom