Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

El olor del cafe

Nuestros cinco sentidos físicos son una caja de herramientas delicada y preciosa para mirar el mundo (5 Sentidos).

También, para vivir sin tedio ni aburrimiento, si somos precavidos en su uso (Remedio contra el tedio y ahorro de recursos humanos).

Una de esas herramientas, la más sutil y quizá la que menos apreciamos, es el olfato (Los sentidos del gusto y del olfato).

La mayoría de las veces trae a su amigo, el sentido del gusto.

Mas cuando está sin compañía es cuando nos conduce a la intuición que, en el plano emocional o espiritual, como quieran llamarlo, es su correspondiente hermana melliza (La intuición animal y sus aplicaciones en la adaptación humana).

Basta recordar expresiones tan simples y comunes como “¡qué olfato!”, aplicadas por ejemplo a un detective, para entender lo que quiero señalar (Sherlock Holmes).

Pero lo anterior es una digresión, o a lo mejor un preámbulo, para empezar a hablar de un tema que me agrada mucho: el olor del café (El Café).

La búsqueda y la decepción

Me encandila el olor del café.

Cuando quiero mimarme a mí misma, pongo sobre la mesa un mantel azul y la taza blanca con su azucarera y con su plato de delicias: una masa perfecta, llena de crema pastelera y una guinda barnizada de almíbar.

O, inclusive, algunos bocadillos salados y hasta platos muy bien preparados (Historia de la Gastronomía).

Luego llevo al rey a quien está destinado este homenaje; lo llevo en una pieza de porcelana y plata, heredada: ¡es el café!

Siempre ando buscando alguna cosa nueva en el café; su aroma me promete tanto.

Lo preparo pensando en que beberlo es una fiesta, lo hago con cuidado, con ritos, con infinitas obsesiones.

Pero al probarlo, cada vez, la decepción es fuerte: no es posible beberse el olor, y el olor se diluye en el líquido.

Nada me hace apetecerlo más que sentir su perfume, cuando abro un paquete de una marca nueva y tal vez muy cara y me digo:

“Aquí está el café que yo andaba buscando”.

Y siempre resulta más o menos lo mismo; un líquido marrón adonde flota una vaga estela, un rastro, un recuerdo, un rasguño, de aquel increíble aroma.

Balzac y Proust, que no es poco

Pero no soy yo sola la hechizada por vahos tan placenteros.

Como ejemplo, Balzac amó el café y escribió sobre él.

Y también pudo darnos las poderosas novelas que conformaron su inigualable Comedia humana (Análisis literario de Eugenia Grandet) gracias a que pasaba sus días y sus noches encerrado en su cuarto, con una bata oriental bastante cómoda y bebiendo por día ¡cincuenta tazas de café!

El procedimiento no es muy sano ni tampoco lo recomiendo excepto, claro, que alguno de ustedes ya sepa, ya esté seguro, que es Balzac, o al menos alguien con su talento.

Otro escritor, Marcel Proust (El ensayo como búsqueda y creación) -también amante de la mágica cafeína- extrajo toda su obra (es decir, los siete tomos de su novela En busca del tiempo perdido) no ya de la infusión que adoraba sino de otra: el té de tilo.

De la memoria de un sorbo de tilo.

Mejor dicho, del perfume -en el recuerdo- de un bollo de harina llamado “magdalena” sumergido en el recuerdo de esa infusión cuando era niño.

Los acontecimientos empezaron a aparecer: dio con la llave de la caja de trucos de la memoria.

De este modo lo relata el biógrafo de Proust, George D. Painter, a ese hecho que trascendió en la literatura como una leyenda:

Mientras leía sentado junto a una lámpara (le alcanzaron) una taza de té, bebida que rara vez tomaba el escritor, dado el vicio del café. Cuando perezosamente mojó un bizcocho en el líquido y se llevó el húmedo bocado a la boca, Proust quedó dominado una vez más por la misteriosa alegría que señalaba la llegada de un oleaje de recuerdos inconscientes. Percibió un vago aroma de geranios y de flores de naranjo (…) Sin osar moverse, procurando retener el gusto en el paladar, quedó en suspenso hasta que repentinamente se abrieron las puertas de la memoria (…) Pero no pudo comprender (en ese momento) que en aquel fenómeno se encontraba la llave que le abriría las puertas de la creación de su novela.

En la cita, las cursivas que enmarcan “dado el vicio del café” son mías, por supuesto…

Pedido que podría llamarse también súplica

Sólo los convoco a seguir escribiendo en este espacio, y a que quizá, entre los para mí invaluables envíos de sus “plumas”, intercalen una buena receta de café, de cualquier tipo y país, para que yo pueda seguir escribiendo…

no como Balzac ni como Proust, pero sí con extremo entusiasmo.

Mora Torres

Editorial

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

172 respuestas a “El olor del cafe”
  1. Daisy dice:

    Estimada Mora:

    Hasta tu nombre tiene dulzura.
    Gracias por este mágico puñado de letras que has dejado plasmado en este rincón.
    Solo puedo decirte que lamento no tener una receta o algo más para poder contribuir al placer de tu escritura, pero he disfrutado mucho lo que has escrito.

    Daisy

  2. Fernando dice:

    Muy buen artículo sobre el café. Los que vivimos en el norte de
    México no entendemos cómo en los estados del Sur del País hay gente que no toma una taza de café al levantarse. No saben lo que se pierden.
    Saludos Mora.

  3. Lenin Alastre dice:

    Saludos. Esta es la segunda vez que envío un comentario con respecto a algunas de sus publicaciones, y aunque la primera no fue un cumplido, aquí trataré de ser más sutil, más humano, pues de cierta forma me identifico con esa particular fascinación por el café… y en tal sentido he logrado muchas combinaciones que complacen mi exigentes gustos.. tal vez te interesen… de ser así escribe a mi mail…

  4. Monica Maria Cruz dice:

    El artículo es buenísimo…. y tanto así que me pusieron a dudar entre si es “aroma” o es “olor”.
    Pero de tanto y tanto investigar sobre ambos conceptos, logré determinar que es correcta la apreciación…
    Vivo en Colombia y preparamos de maneras diversas nuestro café… a quien le interese, le daré buenas recetas para seguir disfrutándolo en cualquier momento del día….

  5. Osvaldo dice:

    Heyyy!! De inmediato e instintivamente, un lugares y una figura: “Bonafide” y la abuela. Luego la deriva en una cadena de recuerdos y percepciones. Los interminables juegos de ajedrez en la casa de mis tíos “Ether y Laly”, y las incontables tazas. El aroma de las frutillas en la feria de Candioti. El aroma de la usina los días de viento sur. De la pescadería cuando íbamos a comprar la carnada. Del chocolate con churros de Necochea.
    Y todo lo que va en eso!!
    ¡SOS UNA GENIO!
    ¡Esta tu manera de conseguir en tus lectores, activar sensaciones y remembranzas! Pocas recetas se comparan a la tuya.
    Pero, les cuento:
    La estación de trenes de “mi” ciudad me resultaba fría, casi helada. Sus ecos dolían. Y el susto al entrar un tren resultaba mayúsculo.
    Lo que más me conmovía era el sonido de la campana anunciante. Quería tocarla a mi gusto.
    Recorríamos el camino: Lili tomada de la mano de mi madre y al medio yo, entre ella y mi padre. A la derecha de mi padre: el carrito.
    Una parada obligada en la casa de mis tías Isabel y Blanca.
    Cerca, entre la estación y la visita; una muchedumbre.
    A medida que nos acercábamos los alaridos de los vendedores de aquella feria se clarificaban.
    Ya formando parte, la recorríamos, sin ser muy consciente del porqué por mi edad.
    De pronto aquel aroma dulce.
    Me embriagaba y enredaba en su seductora atracción, como solo lo deseable atrae.
    En sus cajones, pequeñas y muy rojas: las frutillas; delicias de aquella época.
    La corrida más veloz era para buscar la crema. La comida, no importaba cuál, rápidamente engullida. ¡Y el premio final!
    Y a veces alguna morisqueta…

  6. Osvaldo dice:

    Se me ocurre que más de uno dirá que tiene que ver con qué.
    Perdón, me olvide de las gracias semanales.

  7. fredy galvez dice:

    MMMMMM…. qué bien… beberme un riiico café… leer este artículo… disfrutarlo… y levantarme para ir por otra porción para degustar el siguiente… MMMMMM ser cafeinómanoooo… MMMMMM

    A quien escribió de combinaciones.. ¿es posible compartir sus “tibs” con migoooo? ojalá que sí. Agradecería a través del fredygalvez@yahoo.es

    Mora: Mil Gracias por el Artículo!

  8. francisco dice:

    Me gustó mucho el artículo, resume muchos pequeños momentos de la vida, que hacen que esta sea más llevadera y agradable. Gracias

  9. Roberto Otero dice:

    Excelente Artículo; Una combinación perfecta entre símiles, metáforas y evocaciones de la niñez de millones… Aquí en mi hermosa isla es un elixir mágico. Una compañía con mucha astucia en promociones, para describir la cualidad principal de su producto, ha acuñado la frase “La chispa de la vida”, pero nada mas lejos de la verdad. Ninguna bebida gaseosa con más de 15 ácidos dañinos al sistema digestivo se compara ni se comparará con la verdadera chispa de la vida, el incomparable Café; excelente, tanto para la salud fíica, mental y emocional de cualquier ser humano. Si usted, amado lector, no ha tenido la dicha de paladear un sorbo del café puertorriqueño, le exhorto a que salga corriendo, y haga todas las gestiones necesarias, para que disfrute de un pedacito del cielo. Con Amor, un Hijo de La Isla del mejor Café; Puerto Rico.

  10. solange dice:

    El artículo expele el delicioso e inconfundible aroma del café, por sí solo me incita a beber una taza de coffe. Es excelente

  11. solange dice:

    El artículo me encantó lo califico como excelente

  12. yormary dice:

    Hola Mora. Me encantó tu artículo, a mí me gusta disfrutar un rico café. El simple aroma te lleva a recordar momentos muy significativos de la vida.

  13. aleydy dice:

    Las frases de su texto son tan exquisitas como un sorbo de café. La lectura nos eleva y hasta hace sentir una gota de delicioso café sobre el paladar. Deberían probar el café colombiano, es una delicia.

  14. malditomortal dice:

    las delicias en mi tierra:

    tu artículo me llenó de gozo pues describes una sencilla taza de cafe como si fueras a encontrar el paraíso en ella.. la delicia del café no es encontrar un café perfecto pues el placer de beberlo está en eso, solo beberlo y disfrutarlo tan simple y sencillo placer….

    te recomiendo probar una variedad del perú.. de la ceja de selva de puno una de sus provincias denominado cafe orgánico puno

  15. johanna dice:

    El café, tiene un cuerpo, un aroma y un sabor mágicos.
    Qué buena energía el tomar un café tratando de entender los pensamientos, dando un sentido a nuestra nariz y una alegría a nuestra alma…

  16. Roberto Plaza dice:

    Es un artículo hermoso … desde el título hace que uno busque una taza de café humeante y la siga sin perder pista, sí perdiéndose en el dulce aroma de un buen escrito.

  17. anali juarez dice:

    Delicioso elixir de dioses, permitido a los mortales, quién no se ha enamorado con una taza de café, cuando sus mejores frases y encantos, surgen de manera tan fascinante. De mañana es como si entráramos en una catarsis donde podemos organizar y vemos con claridad nuestro dia por empezar. El café es culpable de nuestros más grandes sueños e inspiraciones. y lo buscamos para que no escapen de nuestra mente, excelente artículo, sobre todo para quienes somos fanáticos del café.

  18. Freddy Calderon dice:

    Me encanta el café, me parece excelente tu artículo, te prometo que cuando consiga una buena receta te la envío

  19. johana dice:

    Bueno el aroma del café es como el ambiente de la casa de mi abuela, una tarde de neblinas, arropada con un buen abrigo y una taza de café caliente en las manos mirando a lo lejos el verde del campo

  20. Anielcestel dice:

    Soy de Puerto Ayacucho estado Amazonas, Venezuela. me encantó tu artículo y quedé antojada de una buena taza de café. Aquí estamos acostumbrados a tomarlo bien aguadito, popularmente lo llamamos guarapito, pero definitivamente el aroma es incomparable..! Suerte..!

  21. Anielcestel dice:

    Espero seguir leyendo las maravillas del café..!

  22. Renato dice:

    Sin duda uno de los más ricos placeres es el café, desde tiempos muy antiguos hasta la actualidad, se conserva y se pasa por generaciones, y hasta la actualidad podrán sacar nuevos productos, pero nunca igualables, un saludo fraternal a todos los que como yo a mis 22 años aman el café

  23. Miguel dice:

    Querida Mora:
    Me he sentido totalmente identificado con tu rito sobre el café. Ese estímulo que provoca el olor lo vivo sintiendo cuando paso delante de una cafetería o incluso cuando alguien se sirve una taza de café instantáneo.
    Al pasar delante de la cafetería no dejo de entrar al impulso de ese aroma, obviamente el resultado es siempre desalentador, mientras que cuando el estímulo proviene de una taza de café instantáneo, ni me molesto en servirme uno.
    Solamente en una ocasión pude unir aroma y sabor y fue en Colombia mientras visitaba cafetaleros de altura en una evaluación a un proyecto que me tocó hacer como consultor con un amigo que ya no vive.
    Llegamos con mi compañero, un sociólogo y yo a la casa de un productor de café por una de las veredas. Él estaba dando vuelta los granos de café que estaban esparcidos en una cancha de cemento al sol; en la esquina de ésta, su mujer torraba granos en una tambor que giraba sobre el fuego. Detuvo a éste, tomó un puñado de granos, los molió y nos sirvió un soberbio “tinto” cuya cuchara estaba virtualmente detenida en el centro. Aún hoy después de más de 25 años recuerdo ese maravilloso sabor…
    Un beso
    Miguel

  24. josé gaspar dice:

    A mis queridos cafeinómanos. Que gusto saber que no estoy solo en el mundo mágico al que nos introduce ésta fantástica bebida que es el café! Pues modestia aparte, creo que los buenos degustadores de café, somos una clase de gente especial, amantes de los detalles, que vemos el mundo desde una perspectiva totalmente diferente a los demás. Que comprendemos a todos, aunque casi nunca somos comprendidos, que podemos estremecernos con un bello paisaje de la naturaleza, pero que somos de hierro ante las situaciones más complejas.
    En fin quién no recuerda las mañanas y tardes del café con leche!!! (de la niñez).
    El café encierra en sí mismo, algo mágico, misterioso, romántico y místico. Desde la selección de la marca y el punto de torrefacción del grano, a la granulometría del molido, luego la forma de preparación: con filtro de papel, con filtro de tela, con máquina express o con la tradicional cafetera italiana.
    Tomarlo solo o cortado, con azúcar o edulcorante, o acompañado con alguna masita dulce.
    En fín, si tienen alguna receta que compartir favor envienlo a aracevedo_66@hotmail.com.
    Le dejo pues empiezan a fluir los primeros chorros de café de mi vieja máquina italiana….

  25. Álvaro dice:

    Bien lo escribió Daisy…hasta tu nombre tiene dulzura!!

    Por fin encontré alquien quien expresara bellamente ese sentimiento de encanto y frustración con el aroma del café. Quizás una canción colombiana lo expresa mejor con otra referencia….”saben a lo que huelen las rosas de mis rosales!!!” ( las mujeres colombianas).

    Lo más cercano que he estado del sabor y aroma juntos fue al saborear un café colombiano Juan Valdez de referencia Volcan, muy fuerte, preparado como expreso y endulzado con un poquito de leche condensada. Lo llamamos “cortadito”. Pero, es más que café, es motivo de inspiración, de añoranzas, de viviencias, de encuentros, es, una taza de café, más mucho más!!!

  26. JORGE RICARDO GONZALEZ HERRERA dice:

    QUE GRANDIOSO ES EL CAFE, NO PODEMOS DEJAR DE BEBERLO. VIVO EN GUATEMALA, EN UNA REGION DONDE NUESTRO CAFE ES CONSIDERADO COMO UNO DE LOS MEJORES DEL MUNDO, ME REFIERO AL CAFE DE HUEHUETENANGO. LOS FELICITO POR SUS COMENTARIOS ACERCA DE ESTE PRECIADO GRANO. JORGE R. GONZALEZ HERRERA.

  27. JORGE RICARDO GONZALEZ HERRERA dice:

    CAFE, GRANO PRECIADO Y NUESTRO MEJOR INGRESO INTERNACIONAL… SOMOS GUATEMALTECOS Y NOS GUSTA MUCHO EL CAFE ESPECIALMENTE EL AROMA QUE TIENE AL ABRIR UN FRASCO O UNA BOLSA CONTENIENDOLO.

  28. RICARDO A HIDALGO M.- dice:

    Encantadora Mora, por toda la filosofia sobre una de las más hermosas sensaciones que nos concediera la naturaleza, el captar lo que más nos hace adictos al café, su AROMA. Soy colombiano, orgulloso no solo de tener todos los días del año las vivencias de PRODUCIR EL MEJOR GRANO DEL MUNDO, sino de disfrutar en el diario devenir de mi oficio de Arquitecto, las insustituibles tazas de una humilde cafetera de aluminio diseñada en Italia y producida en Venezuela, que nos regala al paladar su tibieza y ese fantástico aroma que usted me hizo recordar en forma tan placentera.

  29. Vicmax dice:

    Muy buenas.

    Mora, no sabes lo que te pierdes. En Perú, Chanchamayo, San Ramón encontrarás el mejor café y de todos los aromas, y en medio de los plantíos coca camuflada, que las autoridades deben de eliminar. Yo no soy del lugar, me avisaron y lo comprobé. Pero el café es incomparable a cualquier otro. Ven a la selva de Perú en Chamchamayo y lo comprobarás. Felicidades Mora entretenido artículo.

  30. gloria dice:

    Con sólo escuchar la palabra café, todo pero todo se vuelve mágico a mi alrededor. Amo tomar café, la vida para mí comienza con una taza de esta maravillosa bebida, yo no me puedo imaginar un día sin una taza de café, soy adicta en el mejor sentido al café. Cada taza de café la disfruto al máximo y son muchas porciones diarias: yo podría vivir en un cafetal, su aroma me transporta.
    Gracias a Dios que existe esta recompensa a tanto estrés.

  31. gloria dice:

    Me fascinó este rito al cafe la bebida más antigua y más preciada del mundo, tomar café siempre suena a invitación, romanticismo, locha, comadrería, encanto, en fin el mundo se ve mejor a través de una taza de café. Gracias Mora por esa dedicación y rito a la bebida de los dioses.

  32. Alejandra dice:

    !Acabo de descubriros!
    Cercano a un beso del ser amado,
    es despertar con el aroma del café.
    Le recomiendo al mundo ir a Oaxaca, y probar el café que allá nace. Es delicioso, hasta ahora el mejor que he probado.
    Empecé a probar café a las 5 horas de haber nacido (¡mis padres!), así que llevo un buen camino de cafe’s recorrido.
    Besos.

  33. ronald lee dice:

    A veces van de la mano el olfato y el gusto pero la mayoría de las veces no: la rosa huele a belleza y sabe a …….
    las formas y sabores conllevan a los mil colores…..

  34. BEATRIZ dice:

    Buen dia Mora !!!!
    Indiscutiblemente uno de los mejores artículos que he encontrado por estos días. De café yo, adicta hasta q las palpitaciones me ordenen un alto. Para mi gusto el café bien concentrado, del este de México a medio tostar y sin azúcar. expresso americano con tostado medio para las charlas vespertinas. De tostado oscuro para despertar por las mañanas. Con un chorrito de crema irlandesa para recordar a mi madre preparando saliendo de la cocina por las mañanas. De reuniones familiares café cargado con un octavo de chocolate abuelita (diluido en el café) y un chorrito de leche. Café colombiano no muy fuerte para las pláticas de amigos.
    Adicta en las épocas de calor al latte en las rocas, en una reunión de trabajo (encierro a piedra y lodo por 5 días) a falta de expresso se coloca una cucharadita de azúcar en un vaso y se agrega un poquito de café regular solo para diluirla, un tanto de leche fría, 3 cubos de hielo y el resto de café, quedando a 2/3 de cafe y 1/3 de leche. De recetas tengo varias pero si en realidad gustan del cafe les recomiendo como yo, comprar en las tiendas especializadas de café jarabes de sabores y mezclar al gusto hasta encontrar el q más les agrade
    les sugiero vainilla-avellana
    vainilla canela
    chocolate-almendra
    (sugerencia… no utilizar jarabes frutales a menos que de verdad deseen desperdiciar una buena taza de café)

  35. YAmile dice:

    Gran artículo. No muchos entienden esa pasión grandiosa por el café, a mí me envuelve todas las mañanas y estremece mi cuerpo. Es genial no?????, no imagino mañanas sin él.
    Por mi mente pasan imágenes de días fríos frente al mar.

    Comparto con ustedes un proverbio turco :
    El café : Negro como el infierno, fuerte como la muerte, dulce como el amor.

  36. Rosy dice:

    Hola Mora

    Es cierto que el café es una delicia fresca en la mañana, su aroma y su sabor son algo excitante para mí y los amantes del café, es un compañero todos los días y a cualquier hora, sin él no es día mi día, es como una medicina.

  37. chio dice:

    Hola amiga!
    Soy una amante de historias que producen alguna sensación, es decir aquellas que te producen el deleite por levantar y poner alerta todos tus sentidos!!!

    No soy una amante del café … soy amante de aquel que suele tomarlo!!!

  38. Giovanna Olaya dice:

    Tu artículo, al igual que el aroma y el sabor del café … atrapa. Logras llevar al lector a disfrutar del texto saboreando una deliciosa taza de café colombiano… como tú dices… lástima que al aroma no lo podamos beber…

  39. fernando san roman dice:

    Buen artículo, en cuanto a lo escrito , muy entretenida la manera de plantear su gusto por el venenito ese…

  40. stella dice:

    gracias …
    amo el café y todo lo que él inspira …

  41. Netochka dice:

    Se pueden tener incontables momentos de satisfacción en la vida.. algunos (en su mayoría) culminarán en un agolpado aprendizaje, otros serán la vía para algo mejor y otros permanecerán avolucionables y por esa misma quietud serán más tarde cotidianos..
    Todo esto pasará… ALgún final abierto o cerrado tendrá…
    PERO…pero….el secreto del café es casi como el del negro…
    Combinan con todo..
    Una tarde divertida..
    Una noche solitaria..
    Con el nerviosismo..
    y con la relajación..
    Sumado a esto, claro, todos sus atributos personales..
    Pero yo considero que esa es su magia.. Combina con todo.

  42. Lida Cornejo dice:

    Te felicito por el artículo, adoro el café, su aroma me transporta a lugares y momentos especiales, y la nostalgia va de la mano al tomarme cada mañana una pequeña taza de café muy concentrado, así siento que su aroma no se pierde al beberlo…y cómo lo disfruto…, me trae gratos recuerdos de mi abuela y de mi madre, que ya no están, y que eran como yo, adictas a él, …soy de Perú y aquí nuestro café es muy bueno, sobre todo el de Chanchamayo, ojalá algún día puedas degustarlo.

  43. Emma dice:

    Además del goce que produce el café en el sentido del gusto, su impacto va más allá, llega a fortalecer el espíritu, ya que es capaz de convertir la soledad en compañía. Gracias por tu artículo y espero pronto leer algo tuyo sobre cualquier tópico.

  44. Ignacio Torres dice:

    Estimada Mora:
    Sin embargo, a pesar de que el café promete con su olor más de lo que es capaz de entregarnos en sabor, existe un lugar en el cual el acercamiento es extraordinario. La persona que lo prepara escogió por sí misma la mezcla de granos y obtuvo un resultado sorprendente. Es el segundo mejor café que he tomado en mi vida. El primero lo preparaba mi tía en Tesopobampo, Sonora, México. Tomaba los granos, los tostaba en un comal grande y revolvía incansablemente, sin dejar que el fuego quemara el grano, luego lo caramelizaba, después a enfriar, moler, colar y degustarlo, casi como una sola acción. Digo que es el segundo porque ante el poder del recuerdo nadie puede. Café Guernica, Col. San Felipe, Chihuahua, Chihuahua.

  45. Orlando Colina dice:

    Exquisita, deliciosa y aromática frutilla que en suelo agreste crece, así como en los rosales florece la belleza encantadora de la ternura, hoy recibo de ti Mora creativa, tus dotes de gran diosa del olimpo que con gran coraje incentiva la imagen onírica del disfrute del sabroso y oloroso néctar de la tierra, transformado en un hermoso grano pardo nacarado, que despierta en el hombre miles sensaciones de placer, sea su aroma o su sabor nos llevan al infinito. Gracias por el ensamble

  46. onoraima dice:

    Oh! qué divina lectura del café, es como un bálsamo para nuestra vida sobre todo en la mañana al levantarnos y apreciar no simplemente ese olor si no también saborearlo. Representa el alimento, la energía para comenzar un bello día, es como si fuera el estimulante del cuerpo humano

  47. Silvia dice:

    Me gustó tanto que me provocó escribirte…

  48. begoña dice:

    ME PARECE QUE EL OLOR DEL CAFÉ, ESTIMULA TODOS LOS SENTIDOS.
    ES UN ANTICIPO DEL DELEITE DE TOMAR UN BUEN CAFÉ.
    UN SALUDO ATTE BEGOÑA

  49. Margarita dice:

    Mora tu artículo es incomparable. El aroma del café me remonta a mi infancia. Aun me parece aspirar el aroma de café recién molido que llegaba a nuestro olfato cuando entrabas a una serie de comercios tipo supermercado de la firma “Manzanares”, vivo en Uruguay y esa firma ya no existe, pero el recuerdo persiste en muchos de nosotros. Ese aroma a café, en mi caso viene asociado con el incomparable aroma del otoño, eso aquí se percibe en marzo y concide con el año lectivo (comienzo de clases en todos los niveles).
    Es algo más que aroma, lo percibes cuando la dulce y cálida bebida atraviesa nuestra garganta, confluyen allí olor y sabor, algo más complejo que solo olor. Se asocia con recuerdos, el café ya desaparecido y muy emblemático en Uruguay, el Sorocabana. Allí el aroma del café te penetraba en lo más íntimo. Junto a un humeante pocillo se reunían los intelectuales de todos los tiempos. El aroma te convocaba a una discusión filosófica o literaria. El café era un vínculo muy fuerte. Cuando aquí tenemos que conversar de algo muy importante decimos te invito a un café. Lo más probable es que este oscuro brevaje se enfríe en la blanca mesita de mármol, pero su aroma su vapor sirvió para una profunda conversación de un par de horas.
    Saludos y muy bueno el artículo.

  50. Oswaldo Romero Witt dice:

    Mora: Soy Ecuatoriano, mas singularizado Zarumeño, y en mi país y en el Cantón que te menciono se da el mejor café del mundo; ahora ahí no se lo toma procesado como el instantáneo sino luego de tostarlo se lo muele y se lo filtra en un aparato que le llaman autóctonamente chuspa; que consiste en un bolso de tela permeable, luego viene la degustación que para mí tiene que ser conbinándolo con 2 cucharaditas de azúcar de caña. Cuando joven y laborioso tomaba tanto café hasta que se me adormecía la lengua; ahora ya solo una tacita en las mañanas. Gusto de haber compartido contigo.

  51. José Francisco dice:

    Srita. Mora Torres.

    Envío un cordial saludo. Pido disculpas por enviar este mensaje aún cuando no he leído su artículo. Sé que escribir acerca del Café y de los sentidos del ser humano es decirnos que como humanos no apreciamos lo que tenemos alrededor y menos las bebidas naturales como el Café y preferimos las bebidas industrializadas que nos dañan día a día nuestra salud.

    Solo que algunos grupos creen que el Café debe ser fuerte y obscuro, quemado, sacándole hasta su grasa para decir que degustan un exquisito café… El Café es Café y debe ser tostado no rostizado entonces sabrán lo que es degustar un café, sabrán lo que es Saborear y Oler su Aromático grano tostado.

    Por ello… Salud por la Salud de la Humanidad.

    José Francisco Sánchez Ruiz.
    jsnchezruiz@netscape.net

  52. marcelo dice:

    Querida Mora.
    Aprecio mucho ésta tu producción:
    Ojalá muchos pudieramos extractar algo de nuestros sentimientos y sentidos y hacerlo conocer a otros, en realidad ésta mi respuesta es gracias a un llamado a la atención que nos ofreces.
    Particularmente disfruto mucho del aroma del café, y lo hago y sugiero para quienes les agrade este aroma tan fragancioso y profundo, que como yo, aproximen su nariz a la taza de café caliente que más aprecien y lo disfruten por algunos segundos o si tienen tiempo, un par de minutos, les va a gustar.
    En los Yungas de La Paz tenemos excelentes y aromáticos cafés, pero no todos los cafés son muy aromáticos, debe ser un cafe seleccionado.
    Les voy a enseñar un truco para disfrutar el aroma que se pierde en los supermercados, yo me aproximo al sector de cafés y me paso unos 10 minutos olfateando las diferentes variedades que ofrecen de café Yungueño seleccionado, principalmente los que están en bolsas, porque los enlatados no te ofrecen esta posibilidad, naturalmente lo hago con mucha delicadeza para no molestar a los supervisores, finalmente me compro un paquete o tarro de café y lo disfruto con religiosidad por una semana.
    No hay que olvidar que al beberlo se acrecienta el aroma, pero si por distintos motivos algunas personas no lo pueden beber, solo disfruten su aroma.
    Aprendamos a disfrutar regalos que nos brinda Dios a través de la Madre Naturaleza, no engorda ni hace daño a la salud, más bien creo que nos une a quienes queremos respirar al ritmo de la Naturaleza y esto nos ayuda al espíritu.
    Cuando vengas a La Paz date el gusto de apreciar los distintos aromas de café.
    Chau , hasta tu proxima producción.
    Nota:(entiendo que existen cafés extranjeros que también tienen muy buen aroma y sabor, parabienes).

  53. IRIS dice:

    Qué tal Mora, primero quiero corregir a Fernando en una cosa, yo viví mucho tiempo en el sur de México y de ahi he probado el café más rico de todo México, el café veracruzano y el chiapaneco son lo más rico. Las cafeterías están llenas, es cierto en otra cosa, poca gente joven toma café, pero he vivido en norte, centro y sur de la República y es lo mismo en todos los lugares, lo que puede marcar la diferencia es que a nuestra familia le guste mucho el cafe y por eso creamos que es diferente en los otros lugares donde no vivimos.
    Para mí el café querida Mora, es un espacio que me doy y que hago pocas veces por falta de tiempo, porque me relaja, me llena, me deleita, es como un momento de pasión que experimento en intimidad conmigo. Tomar un grano de buen cafe tostado, olerlo, mirarlo, acariciarlo, sentir su ligero peso y morderlo es fascinante y si se acompaña con un buena lectura me da una terrible sensación placentera y de paz, es ese sabor un poco amargocito con ese aroma inexplicable lo que me cautiva. Soy demasiado obsesiva para el café que tengo que apartarle un tiempo especial para disfrutarlo, porque si no no puedo tomarlo por muy rico que me parezca, no puedo tomarlo con carreras, soy muy egoísta porque con el café pienso y medito, me hace encontrarme con mi parte interna y entrar en una perfecta armonía pensando en un sinnúmero de cosas que solo yo y mi yo interno comprendemos.
    Saludos

  54. JOHNSKAN dice:

    El café …….. es aroma…. sabor…. y deleite …. puesto que te hace entrar a un fascinante mundo de placer y gozo el solo hecho de tomar cafe…. es esplendoroso…… bueno, es esto lo que puedo decir… ahora el café que cumple con todos estos requisitos…. es nada menos que el que se siembra…. en CHAMCHAMAYO-PERU….

  55. Mariete Gomes dice:

    Hola Mora es primera vez que leo uno de los artículos que me envía Monografías pero tu artículo es incomparable, me llamó la atención. El aroma del café me remonta a mi infancia. Aun me parece aspirar el aroma de café recién molido que llegaba a nuestro olfato cuando entrabas a una serie de comercios tipo supermercado de la firma “La Molienda”; vivo en Venezuela y esa firma ya no existe, pero el recuerdo persiste en muchos de nosotros. Ese aroma a café, en mi caso viene asociado con el incomparable aroma del sol ardiente de Paraguaná, la Península donde vivía, alli se percibe en marzo y coincide con el año escolar (comienzo de clases en todos los niveles).
    Es algo más que aroma, lo percibes cuando la dulce y cálida bebida atraviesa nuestra garganta, confluyen allí olor y sabor, algo más complejo que solo olor. Se asocia con recuerdos, el café ya desaparecido y muy saboreado en Venezuela. Allí el aroma del café te penetraba en lo más íntimo. Junto a un humeante pocillo se reunían los intelectuales de todos los tiempos. El aroma te convocaba a una discusión filosófica o literaria. El café era un vínculo muy fuerte. Cuando aquí tenemos que conversar de algo muy importante decimos te invito a un café. Lo más probable es que este oscuro brevaje se enfríe en la blanca mesita de mármol, pero su aroma su vapor sirvió para una profunda conversación de un par de horas.
    Saludos y muy bueno el artículo.

  56. Emilia Ramírez dice:

    Bueno, la palabra café me hizo leer un poco más de la portada…y terminé leyendo todas las opiniones en respuesta a tu artículo (todas muy buenas opiniones). Es verdad todo lo que expones, me hiciste sentir ese anhelado aroma y recordar gloriosos momentos de infancia, juventud y madurez. Doy gracias por tener la suerte de poder paladearlo y que su olor me llene de energías y reconforte. FELICITACIONES POR EL ARTICULO.
    Emilia, de Santiago de Chile

  57. ARLINA dice:

    Ahora no tomo café, antes sí, pero su olor me encanta y me trae recuerdos de la casa solariega de niñez feliz y apacible, y olor a patria.

  58. Nor@ dice:

    Hola…
    El café es una de las mejores cosas que nos ha brindado la naturaleza, se puede disfrutar en cualquier momento, para mí es un placer.
    Lo disfruto sola, con mis mejores amigas mientras platicamos, o bien en casa compartiendo con la familia, eso sí debe estar hirviendo.
    Vicio o no, solo sé que me encanta, y lo disfruto; el aroma es una invitación a degustar la siguiente taza.
    Desde chica en casa de mi abuelita disfrutaba del aroma pero no me dejaban tomar café, pero en cuanto crecí un poco ya no me podían decir no.
    Lo único que sé, es que con café he disfrutado de las mejores personas y momentos.

  59. Efigenia dice:

    Creo ser dependiente del más delicioso, exquisito, fuerte, negro y amargo café.
    Su olor me envuelve y me hace sentir la vida al amanecer y el llegar de la noche al oscurecer.
    ¿Quién no requiere de tan apetitosa y fraganciosa bebida?
    Felicitaciones por el artículo, me gusta el café de Canchaque (Huancabamba - Piura)
    También otras variedades y este grano mezclado con otros, pero mi preferencia es el puro café recién pasadito, gota a gota no por cafetera eléctrica, así como lo hacían nuestros papis… qué delicia

  60. Déborah dice:

    Mora: el artículo está excelente, pero susceptible a que se le adicionen los beneficios que tiene esta maravillosa bebida, ya que pude leer algún comentario como el RICO VENENITO y esto no es así.
    Comparto contigo esa fascinación por el olor al cafe, pero no comparto que sientas la desilusión de su sabor, para mí es indescriptible, es sencillamente delicioso.

  61. nino valenti dice:

    Hola… me gustó esta monografia… aunque no sé si debiera llamarla así… pero solo quería decirte que sobre el olor del café se me vino a la mente el recuerdo de un libro (best seller, del cual han hecho una película) llamado El Perfume: Historia de un Asesino… no sé si lo habrás leído, pero trata de un chico que tenía el don del olfato y que al ver que no se podía retener el olor de las mujeres, el cual solo el lo conocía creo,… buscaba hacer un perfume a base del olor de las mujeres… te recomiendo que leas el libro… o que veas la película.. muy buena en mi opinión…espero que te interese lo dicho….

  62. nino valenti dice:

    Ahh… y además.. aunque a mí no me sucede eso del olor del cafe.. claro que me gusta el aroma.. pero como a cualquier persona… el olor que me produce lo que tal vez tú sientes con el cafe… es el olor de la tierra….tierra seca.. o no sé…la tierra de las paredes de adobe… bueno… eso quería decir… sigue con esta página muy buena…

  63. Eloína Ordiales Abad de Ríos dice:

    Me encanta el café, su olor, su aroma, es exquisito. Especialmente en las noches, cuando voy a leer mis clases para el colegio. La verdad el artículo es muy bueno , hasta he sentido el aroma a café.

  64. Eloína Ordiales Abad de Ríos dice:

    La monografía me parece muy buena. me encanta el café, estaba leyendo y hasta creo he sentido el aroma a café. Lo tomo todos los días, para mé es muy agradable.

  65. joaquin ordoñez dice:

    Amable Mora: Hemos recibido sus líneas agasajándonos con el aroma de café. Para mi especial fortuna,en toda mi familia como gesto de bienvenida siempre habrá una sonrisa y una taza de café, y de hecho de eso se trata el negocio de un familiar!, en fin, con más tiempo te dedicaré la receta(s) que solicitas como agradecimiento de tus líneas.

  66. joise dice:

    Mora, acabo de llegar de Colombia, un país donde incluso existe un lugar llamado la Via cafetalera, en este pujante país, ahora con cierto prestigio antiterrorista, por la lucha interminable contra las FARC, se le llama al café tinto, bueno yo soy de los que me bebo un vaso de agua lleno de café en cada oportunidad posible, llegando de viaje hoy en la vía me tomé un café con canela, es divino, sí mi querida Mora el café incluso en cualquier país europeo, especialmente Francia e Italia el café que es muy caro tiene más prestigio que el té, de hecho tomarse un café en cualquier Boite es la costumbre más arraigada de los intelectuales y artistas en París (de cuatro a diez Euros). Bueno para mí la mejor mañana es cuando empieza con olor de café en la casa, el café más interesante que me he bebido además de los que he compartido con Colegas y profesores de la facultad de filosofia en UNICA, es uno que obsequió un amigo una mañana convinado con brandy, además de rico en sabor es muy estimulante, sí el café es algo que se debe saber disfrutar, y no abusar de él porque como dice el refrán ni calvo ni con dos pelucas.

    Gracias a todos.

  67. joise dice:

    Envío de nuevo para corregir ciertos errores, Mora, acabo de llegar de Colombia, un país donde incluso existe un lugar llamado la Vía cafetalera, en este pujante país, ahora con cierto prestigio antiterrorista, por la lucha interminable contra las FARC, se le llama al café tinto, bueno yo soy de los que me bebo un vaso de agua lleno de café en cada oportunidad posible, llegando de viaje hoy en la vía me tome un café con canela, es divino, sí mi querida Mora el café incluso en cualquier país europeo, especialmente Francia e Italia el café que es muy caro tiene más prestigio que el té, de hecho tomarse un café en cualquier Boîte es la costumbre más arraigada de los intelectuales y artistas en París (de cuatro a diez Euros). Bueno para mí la mejor mañana es cuando empieza con olor de café en la casa, el café más interesante que me he bebido además de los que he compartido con Colegas y profesores de la facultad de filosofía en UNICA, es uno que obsequió un amigo una mañana combinado con brandy, además de rico en sabor es muy estimulante; sí el café es algo que se debe saber disfrutar, y no abusar de él, como dice el refrán: ni calvo ni con dos pelucas.

  68. Neli Muñiz dice:

    Leyendo el trabajo, que está muy bien escrito, recordé que hace muchísimos años leí en las “famosas revistas mexicanas” que llegaban a la Argentina sobre el origen del café. Contaban que un pastor se sorprendía porque sus ovejas o cabras (no recuerdo bien) no se dormían a la noche y descubrió que los animales comían el fruto de una planta que se encontraba en su zona de pastoreo. Lo probó personalmente y de allí se comenzó a difundir su poder.
    La verdad que no puedo empezar mis mañanas sin una buena taza de café, incluso dejo preparada la cefetera a la noche, me levanto y antes que nada la enciendo. ¡Por una buena taza de café!

  69. ana dice:

    Tomemos un café! ¿cuándo nos tomamos un cafecito? Pasa por mi casa para tomarnos un café! Por favor, necesito un cafecito! ¿tiene guayoyo? el gauyoyito va por la casa! son invitaciones de cada día en mi país: Venezuela. Es una forma de invitar a conversar, a compartir, a cumplir esa cita pendiente, es búsqueda de acercamiento, forma parte de las estrategias para la conquista, el cortejo. Nos gusta a todos! es la invitación más común o natural! si me tomo un café contigo te siento mi amig@, lo más probable es que reiremos juntos mientras nos tomamos un cafecito. ¿Nos tomamos un guayoyito?

  70. yury-ecuador dice:

    Hola te felicito, ¿sabes? el café es una bebida muy apetecible en todas partes del mundo, aunque para algunas personas es malo, en Ecuador el café es tradicional y saludable. Así que a disfrutar de esta deliciosa bebida…

  71. matys dice:

    Ahora que leo “el olor del café” complazco mi gusto y me deleito el olfato con el más delicioso sabor y aroma de la naturaleza; sin duda al beberlo se que Dios existe pues solo él pudo haber creado esa ¡MARAVILLA! SALUD AMIGOS

  72. Claudia Barajas O. dice:

    En sí escribo para felicitarlos por todos sus escritos o sus reflexiones acerca de tantas cosas que con tanto ajetreo no hacemos caso o no tomamos en cuenta; este del café me gustó mucho, porque a mí me gusta mucho el olor del café y luego con panecillo recién sacado del horno, su olor, su esencia………….mmmmmmmmm qué rico.

    De verdad los felicito y sigan con estos comentarios muy padres ¡¡¡¡¡¡¡ =)

  73. Cirley dice:

    Hola Mora…..

    Qué bello texto…… soy colombiana…… y como a muchos de los visitantes me fascina el café….. desde que está en cereza y todo su proceso para llegar a nuestros hogares y convertirse en una exquisita bebida que si bien es cierto no huele a lo que sabe, también es cierto que su sabor también cautiva…… enamora…… querida Mora ¿lo has probado con canela…?… leyendo tu texto evoco bellas épocas al lado de mis abuelos que desde muy chicos nos enseñaron a adorar esta bebida puesto que crecimos en medio de las matas de café y todo su proceso como se los mencioné antes……. un abrazo desde Colombia……..

  74. Carolina dice:

    Hola, Mora!

    Qué texto más exquisito… me lo leí tomando una taza de Café Santo Domingo (hecho en República Dominicana). Soy amante del café y, al igual que tú y muchos otros que han escrito en este blog, me encanta su aroma!

    Si consigo alguna receta te la hago llegar por esta misma vía?

    Saludos cordiales,

    Carolina

  75. Luarmz dice:

    Muy elocuente, justo cuando descubro esta nueva marca con sabor almendrado, un poco dulce su olor para mi gusto ya que prefiero su característico olor fuerte y de obscuro tostado. SALUDOS Y GRACIAS.

  76. Rafaela dice:

    Sabes, al leer tu hermoso artículo sentí remenbranzas de años vividos. Y la maravilla de disfrutar de esa bebida tan deliciosa que nos reconforta y nos levanta el ánimo cuando estamos tristes.

    Tus escritos son muy buenos, me hacen recordar al gran escritor García Márquez, que con su prosa nos sumerge dentro de la historia… !Felicidades!

  77. Hugo dice:

    Mora
    Si alguien ya la había escrito no lo sé, gracias a vos por primera vez escucho la letra de la canción dedicada a uno de los mejores aromas que existen.
    Para todos, tómense su tiempo para relajarse y disfrutarlo.
    Saludos desde la Argentina

  78. VeroniK&NaturE dice:

    Hola!,,pues solo puedo decirte que con solo leer tu artículo se me antojó el café jeje,,,yo vivo en Cuetzalan, Puebla, y aquí no tomar café es pecado, ademas acá se produce uno de los mejores cafés de México, es en serio, sin embargo no creo que haya una receta que lo distinga del café de otras regiones, simplemente tiene un sabor especial, así, si algún dia te animas a visitar Cuetzalan (que es un lugar muy bello), tienes que probar su cafe. Esto con respecto al lugar donde vivo, pero en cuanto a recetas, conozco un lugar en Baja California, La Rumorosa para ser exactos, donde se prepara el café con canela, que le da un sabor distinto y cálido, debido a que esta zona es muy fría y una taza de este café es muy reconfortante… pues eso es todo… muchas gracias por tu artículo, muy bueno para empezar el día con una deliciosa taza de café!!!

  79. Giovanni Solera dice:

    Cada mañana, después de la caminata, le doy paso al “señor rey”, quien con su majestuoso aroma llena todo el apartamento y me aumenta las energías para tener un buen día.
    Escribo desde San José, Costa Rica, buenos productores de café, le felicito por el artículo.
    Gracias.

  80. Danilo (Santo Domingo) dice:

    Es deleitante (como tomar una taza de café), leer estas conversaciones y este artículo. El café son dos cosas: Aroma y Sabor, y ese es su gran secreto: los más atractivos aromas y perfumes (me da igual), no están acompañados por el deseo de comer o beber lo que lo produce, como es el caso del café. En las montañas de OCOA, en Rep. Dom. he tomado el mejor café del mundo (opinión particular). Consejo: aquí aprendí que el mejor café es el resultado de “colarlo” en un cono de tela bien tupida, de donde sale perfectamente “refinado”, sólo el sabroso y aromático “líquido”
    suave al paladar y al olfato. Después de haber “hervido” el agua con el café disuelto en ella en otra ” vasija”. Luego de esto tiré todas las maquinas de aluminio que tenía. (Este es el método del campesino Dominicano hasta los ´80). ¡Gracias y buen café para todos!

  81. Leticia Iris dice:

    Este lugar te hace ubicarte en otros espacios, estimula tu imaginación y compartes diferentes sentimientos que desprende este maravilloso grano, sigue escribiendo… aquí te envío esto.

    Diez maneras de preparar café

    http://des.everacruz.gob.mx/portal/page?_pageid=33,3780792&_dad=portal&_schema=PORTAL

    consultado el 21 de abril

  82. krn dice:

    Sabes!
    para mí el café es como el amor:
    lo saboreo desde que lo identifico por su aroma,
    su sabor que embriaga mi gusto , el tacto al roce del taza
    caliente, como él
    el amante que percibe mi olfato concuspicente,
    el roce de una piel caliente,
    el sabor embriagante del deseo…

    … me fascina.

    Dicen que un buen café
    es como un buen cubano:
    bien negro, bien caliente y bien dulce….

    (EN FIN el gusto es infinito, como el ejercicio de los amantes…)

    KRN FLORES.

  83. Daniel dice:

    Hola Mora: has escrito lo que yo siento, pusiste en palabras lo que yo no podía, me sentí plenamente identificado con tus expresiones sobre el olor del café. Me pasa también con otros olores. Parece que el olfato es una “opinión” sobre cierto sector de mi mundo. Gracias, Daniel

  84. Ana María dice:

    Comparto con todos sus opiniones sobre lo bien que captaste nuestra atención con este sencillo artículo, con algo tan cotidiano en muchos países del mundo.
    El café es un vicio para mí. Por mortificación dejo de tomarlo una vez por semana durante el año y durante toda la cuaresma y el adviento. Es un placer, como todos los que nos hacemos dependientes a algo … o a alguien. Quisiera decir que no es bueno, pero es lo que me mantiene en pie, me tranquiliza, alegra mi jornada.
    Estudié una maestría en el CATIE en Costa Rica, donde decían que tenían el mejor café del mundo, pero nada se compara con un café colombiano. Yo pedía a gritos que me enviaran una libra de mi país, y la respuesta que recibí era “es como llevar leña al monte”. El café se degusta oliéndolo, sabiendo que fácilmente los aromas se escapan ante de que lleguen al paladar. Pero no hay como el aroma del café colombiano, que te deja disfrutar del aroma por más tiempo, siempre que lo prepares con todas las de la ley. Además te deja ese gusto en el paladar ácido y astringente que no he logrado percibir en ningún café de otros países.
    La Federación de cafeteros en Colombia tiene una página excelente, donde todos pueden revisar la preparación del café (http://www.cafedecolombia.com/tazadecafe/preparacion.html). Pero si no logran obtener su aroma, pueden revisar las recetas, sobre todo de carnes y verduras donde el café hace que se resalte el sabor de ellos.

  85. ximena dice:

    SI … LO CONFIESO SOY ADICTA AL CAFÉ ,ME ENCANTA !!! PERO EN INVIERNO LO TOMO MÁS,,,Y ME FASCINA CON UN POCO DE CREMA O UN BOMBÓN DE CHOCOLATE, ESO SI QUE AL ACOMPAÑARLO VA SIN AZÚCAR, AMARGO, PARA DISFRUTARLO MÁS CON EL SABOR DELICIOSO DE UN CHOCOLATE Y SI MÁS AUN ESTÁS CON …………..HUM….., PLACER DE LOS PLACERES …………..GRACIAS MORA… ME RECUERDAS QUIÉN SOY.

  86. Alfredo dice:

    Precisamente hoy por la mañana mi padre me sirvió mi desayuno, y es verdad, el café es en verdad hechizante, tenía en la mente el hecho de que ya iba tarde a mi trabajo, pero el sentarme a beber un poco de café me calmó, y también me animó para ir con gusto a lo que quiero y debo hacer, excelente artículo.

  87. Ángel dice:

    Mora:
    Quiero referirme a dos comentarios de paisanos míos, el primero es de Fernando de Chihuahua y me encantó el entusiasmo con que esta persona califica que el café que se sirve en su tierra, es el mejor del mundo. No disiento con él, porque la percepción de un aroma y sabor tan rico, es en buena parte personal. Avalando la opinión de Iris, diré que he estado en Chihuahua y la verdad no experimenté ningún arrobo por el diario café con que inicio el día y lo mismo digo de Sonora, Sinaloa, Nuevo León, San Luís Potosí. No haré una mención más de los lugares donde no encontré algo especial en la taza de café expedida en algún restaurante, y en cambio comento que en Tampico, el café que saboreaba en cualquier restaurante, era exquisito y algo semejante me ocurrió en Veracruz. He probado algún café Colombiano y es digno de escribirse en los anales del mejor café, por otra parte, mi familia materna, tuvo dos Fincas cafeteras en Oaxaca, en la zona de Pluma Hidalgo y a pesar de la fama (seguramente merecida) no probé en la ciudad de Oaxaca nada que me agradara especialmente, ni tampoco al adquirir algún producto comercial que indicaba ser de esa zona, encontré algo excepcional, por lo que toca al lirismo exaltado con que se describe la sobrehumana delicia que proporciona esta bebida que bien podríamos llamar néctar, digno de los Dioses olímpicos, me permito incluir un comentario que Philippe de Rosschild hacía respecto de sus vinos del Chateau Laffite. Cito aproximadamente: “Los adjetivos con que describen los vinos, podrían llenar un libro, pues lo mismo se les llama sedosos, que aterciopelados y se califican de frutales y maduros. Sin embargo, cada día surgen nuevas formas de alabarlos”. Lo mismo se puede decir del café y cada uno de nosotros puede dar un calificativo, justo e imaginativo, a esa entrañable bebida que ha acompañado las vidas de muchos millones de personas. Negro como el carbón, dulce como el amor y caliente como el infierno. Esta es tan solo una exaltación más.
    Saludos
    Ángel

  88. Eladio Arreola dice:

    Hola…..
    Quiero felicitarte por el tema que escogiste, es halagador.
    Levantarse por las mañanas y no tomarse una buena taza de café, es como no sentirle sabor a la vida.
    Tiene razón el compañero que dice que es más dañino un refresco embotellado que una taza de café.
    Cuando saborees la infusión del café y te deleites con su olor, piensa en la combinación excelsa de sabores o, si lo prefieres, inhala su olor y saborea un grano tostado.
    Suerte..

  89. Ariadna Rizquez dice:

    Buenos Días, Sra. Mora Torres

    Muy agradable su artículo, trae consigo generaciones de recuerdos, en mi familia acostumbramos a tomar el café juntos en la mañana y a mitad de la tarde, acompañado de algún tema en especial, esto solo en temporadas de vacaciones que podemos estar unidos, porque todos vivimos a grandes distancias, realmente el café es una tradición que viene de muchos años atrás y que va de generación en generación, trae a mí bonitos recuerdos, suerte y éxito en sus próximos artículos.

    Ariadna R.

  90. Ylba Maria dice:

    Una taza de café sirve para, hacer amistades, exaltar sensaciones, aflorar recuerdos, acompaña a los enamorados, al viajero, al estudiante en sus noches de desvelo, al padre ansioso en la espera del hijo por nacer, al escritor en espera de sus ideas. al anciano en sus añoranzas. Quien no ha deseado un cafecito en un momento importante de su vida. En mi tierra lo tomamos negro, clarito o marrón, pero como condición especial con un gran aroma, que nos anuncia de antemano su presencia.
    Excelente artículo, como todos tus escritos, me encanta leerte.

  91. Camilo dice:

    Muy buen artículo, el café aahh…tantos recuerdos y pensar que lo descubrí por accidente a la edad de 10 años, gracias a la doméstica de la casa que lo bebía con hielo, y yo al pensar que era “Gaseosa” como le decimos en Nicaragua (o refresco de cola) me lo bebí!.. desde ese entonces ha sido parte de mi vida (no rutina)… dicen que el aroma de un café te ayuda a quitarte la migraña: se tiene que aspirar en los primeros 10 minutos que se hace. Bueno, en fin, lindo artículo… felicidades!

  92. rebeca dice:

    Me encantó tu artículo! A mí no me gustaba el café…pero a mi ex le fascinaba,
    él ya no vive… pero el aroma y el sabor del café me hacen recordarlo, por lo que ahora aprecio una buena taza de café
    saludos

  93. Octavio dice:

    Muy bueno y te recomiendo ver la novela y/o el libro ” café con aroma de mujer o mujer con aroma de café” , la novela es colombiana, el libro, no sé…

  94. AILIN dice:

    Hola Mora, debo decirte que me gusto mucho tu artículo, los comentarios acerca del mismo y algunas recetas de cómo disfrutar un rico café.
    Soy de Argentina y, personalmente, no tengo costumbre de ingerir diariamente café pero si tomo una infusión llamada MATE (costumbre común por estos pagos)
    Es curioso para mí leer todos los comentarios sobre el café, ya que con las mismas palabras elogiaría a “mi mate”, aunque por supuesto no hay comparación de sabores, pero si nos igualamos en el deleite y placer que nos producen, a mí, un rico mate dulce ni bien me levanto al que en algunas ocasiones le incorporo una cucharadita de café o cascaritas de naranjas (delicioso!!!) y a todos ustedes una rica taza de café.
    Por supuesto que aquí se toma muy buen café, en forma abundante y se pueden comprar en todos los comercios.
    Me gusta ese orgullo de personas que son oriundas de países cafeteros por excelencia y cuentan cada uno que “su” café es el mas rico.
    Una buena manera de aprender más de esta maravillosa Latinoamérica.
    Saludos a todos

  95. Norma Idalia dice:

    He disfrutado mucho la lectura, como disfrutaría una taza de buén café, gracias por rescatar la importancia de la taza de café por las mañanas, al menos para mí.

  96. ADELA dice:

    Este artículo es muy interesante, a mí en lo personal. el disfrutar de una taza de café es algo fantástico, me gusta con crema, por la mañana y ocasionalmente por la noche, su aroma es extraordinario, claro que acompañado por un rico panecillo o galletas es mejor…felicidades por el artículo.

  97. Mari Carmen dice:

    Bueno, el café tiene su secreto, su aroma embriaga porque el café ha de ser saboreado con el alma, ya que de algún modo el aroma en sí nos transporta al mundo de lo intangible, su sabor puede no ser del gusto de todos pero tampoco las experiencias por las que pasamos a lo largo y ancho de nuestra vida lo son, el café es como nosotros mismos, y no podemos gustar a todos cuando se nos saborea como le ocurre al café; cada persona describe un mismo suceso según como personalmente lo haya interiorizado. El Café, deleite del alma a través de los sentidos fisicos… acaso alguien sabe dónde está la frontera.
    Un saludo para todos.

  98. EDGAR dice:

    Muy buen artículo recordando lo que para muchos es el motivo para un nuevo día, como en mi caso, que desde mis 6 años de edad despierto con una taza de café y recuerdo tanto un momento en un restaurant de la ciudad de México donde el mesero se negó a servirme una taza de café con leche porque era un niño y esa no es una bebida apta para los infantes… Bueno, eso es algo que me vino a la mente al leer tu artículo.

  99. Toño dice:

    Estimada Mora:
    usted nos inspira con su forma de escribir…

  100. Oscar Hernandez dice:

    Srita. Torres:
    Como manifestación literaria, cultural y narrativa su relato es espléndido, sin embargo no manifiesta (desde su perspectiva) a qué sabe el aroma del café.
    Cito textual “Pero al probarlo, cada vez, la decepción es fuerte: no es posible beberse el olor, y el olor se diluye en el líquido.” He de decir que estoy en desacuerdo. Los que bebemos café usamos un término con el cual nos referimos a experimentar el sabor y aroma una vez tomado el brebaje: retrogusto. Al exhalar volvemos a sentir toda la vida que hay en una taza de buen café.
    Tal vez te haría falta enfrentarte ante un espresso excelentemente preparado.

    Saludos.

  101. ANTONIETA dice:

    Hola! es verdad que su aroma es exquisito, me inspira misterio cuando me trae recuerdos, pero el olerlo no es lo mismo que beberlo y al beberlo ya no puedo olerlo y prefiero solo olerlo porque para mi no es muy saludable.

    Me gustó el texto que escribiste porque eso me hace recordar que hay personas que ven a profundidad los colores, disfrutan de cada aroma y las conceptualizan con cada detalle.

  102. CARLOS CUETO NAVAS dice:

    Mora:
    Ciertamente, es una bebida mágica, hasta el extremo de inspirar artículos como el que nos das a conocer, miles de años después de formar parte de la cultura de muchos pueblos.

    Para los colombianos, el café tiene un significado especial que, sin embargo, se ha ido opacando en la realidad tenebrosa que vivimos por fenómenos sociales que no vale la pena mencionar. Y en muchas ocasiones he pensado que es el aroma de una taza de café, el mejor argumento para sentarse a dialogar sobre las diferencias que tienen dividido a nuestro país.

    El café es buen compañero en la soledad, la cual desaparece con su compañía; porque el café tiene la virtud de dialogar contigo, en el idioma que más te gusta: el de tus propios recuerdos, el idioma de gustos, de tus frustraciones, de tus anhelos, de tus sueños y de tus planes futuros. El café es un buen compañero que, en medio de la amargura, te recuerda con su suave sabor y aroma, que la vida es siempre la mejor alternativa; que el amor es siempre el mejor refugio; que el diálogo es siempre el mejor camino; el café es una expresión de la naturaleza que te recuerda que la perseverancia es siempre la herramienta adecuada para el logro de los objetivos. ¿O acaso el aroma del café ha cambiado a través de los tiempos? Mantiene su color, su aroma, su textura y es siempre el mismo y ahí radica su principal encanto: en que es capaz de complacer a distintas generaciones, siempre con los mismos argumentos, es decir, su sabor y aroma.

    Gracias por tu artículo.

  103. marielos peña soriano dice:

    Hola
    No soy colombiana pero el café me gusta, y su olor exquisito, uahuuu, me hace sentir relajada, lástima que en muchos países donde el café es cosechado a los arbolitos los están talando para realizar fraccionamientos, este arbolito sirve para la oxigenación y ayuda a evitar el calentamiento global.
    Marielos

  104. Margarita dice:

    Me dolió mucho ver como se hizo plagio de mi comentario. Aquí en Uruguay si un Docente,(profesor de Enseñanza Secundaria o Facultad ) encuentra dos trabajos tan iguales como el de Margarita y Mariete Gomes, ambas como castigo hubiéramos “marchado” a examen por copiar una de la otra. Es una pena… en mi país “copiar” es una trampa.
    Leo lo publicado por Mora porque es un verdadero deleite y comento sin leer lo que escriben otros, eso lo hago después, porque simplemente me gusta leer.
    Pienso seguir leyendo todo lo tuyo Mora, si se sigue manteniendo la calidad
    Saludos desde Uruguay, con afecto.

  105. iraizozjv dice:

    El aroma de café que nos llena los sentidos y nos hace suspirar en la mañana al revivir su agradable aroma. Qué buenos artículos y que los publiquen para tan buen producto.

  106. YARIMAR RODRIGUEZ dice:

    Gracias, por esas líneas siempre frescas….dejame compartir con todos que mi hija que hoy tiene 6 años, al nacer por ser prematura sufría de ataques de anorexia al dormir y fue la “cafeína ” quien la ayudó a salir de esos momentos tan desagradables y finalmente superarlo todo, así que no solo el olor del cafe es muy rico …..yo no lo tomo pero me encanta su aroma y en ese aroma esta implícito para mí un gran agradecimiento a su fórmula…..desde Venezuela les envío un saludo. Yari

  107. Diana dice:

    Hola:
    Escribo desde Venezuela: Me encantó el artículo y me encanta, me fascina el café…
    Cada sorbo en mi boca
    Ameniza el inicio de mi día y
    Felizmente lo hace por la tarde causando
    Extasis en mi alma y cuerpo…

  108. LaKer dice:

    Bueno Estimada Mora el placer del café estriba en lo que hace en tu cerebro evocar los dulces y maravillosos recuerdos, como cuando por las tardes en la casa de mi abuela ah! ese delicioso olor a tierra mojada (de la cuenca del Papaloapan)y la humeante taza de café que era como el broche para cerrar el día sentada en su mecedora un traguito de café, un traguito de aguardiente de anís, ese traído de la sierra de allá por Huautla de Jimenez, Oaxaca, cómo olvidar esa escena cada vez que tomo ese delicioso liquído; Y para aquel lector que dice que en el Sur mucha gente no toma café hum pues es un comentario muy aventurado ¿no creees? el Sur son muchos estados, será que conoce realmente esta parte deL PAIS?. . . Gracias por recordar que el café es algo más que una taza.

  109. Jorge dice:

    Café de Olleta
    Coger un agua límpida, pura y cristalina que baja borboteando desde la cordillera del Huamani y lo pones a hervir en una olla de proporciones medianas, le adicionas dos cucharadas de café de Canchaque (Piura- Peru), el fruto se lo seca al sol de tal manera que adquiera más acidez y cafeína, por supuesto este café es tostado y molido en su punto. Se le agrega la panela al gusto (esta panela es azúcar ecológica que también se produce en Canchaque). Se deja hervir por unos 5 minutos aproximadamente.
    Este Cafe de Olleta que he tenido la dicha de tomar en mi niñez y en ocasiones especiales como acompañar toda la noche haciendo vigilia a un difunto, es el café más ecológico del mundo, desde su cultivo hasta su preparacion. Ah , y me olvidaba, los canchaquinos para evitar la taca ( residuos del cafe que flotan en la olla) tiraban un carbón al café y esta taca por arte de magia desaparecía.

  110. Pedro López dice:

    Estimada Mora:
    Interesante el uso de los sentidos para referirnos al aroma del café, pero me gustaría compartirte que se une otro sentido: el oído, porque al escuchar las melodías de antaño que se refieren al café, viene a la mente de uno no solo la taza de café sino el aroma, algo que no muchos logran entender o asimilar, creo que es porque se debe conjugar el sabor, la admiración y el recuerdo tan grato que te empuja a trasladarte mentalmente a un sitio en tu imaginación, o como decimos por acá, al baúl de los recuerdos….para disfrutar de un café con aroma fuerte hay que hablarle con energía, y cuando te toca un café con aroma suave hablas con ternura, eso también es parte de la personalidad de quien asume enfrentarse a un café con cuerpo y forma…debemos tener en cuenta estas diferencias y no culpar a la cafeína de histerias que no vienen al caso…pasajes de un café con aroma y cuerpo…..

  111. Jorge Ariza dice:

    Hace algunos años que vivo en Del Viso, provincia de Buenos Aires, Argentina. Luego de alquilar un departamento los primeros tiempos, pudimos comprar una pequeña casa, pero en el centro del pueblo. Una de las fábricas que soportaron el proceso noventista fue Arlistán, a unas cuadras cruzando la ruta 26 y la estación de tren. Es una fábrica de café molido e instantáneo. A cualquiera que yo pudiera preguntar qué sentirían por las mañanas si al solo cruzar la ruta, con la bruma del amanecer, los zapatos húmedos por el rocío en el pasto, el sol filtrado por los eucaliptos, el fresco que entra por el cuello, las orejas, los dedos, y el canto de los zorzales en esta ciudad que se la conoce como la ciudad de los pájaros; y que de repente, sin esperarlo, sin necesitarlo siquiera, el perfume del café te atrapa por la nariz, te entra en el cuerpo como un espíritu, te puebla; creo que todas las respuestas, cualquier respuesta, está aquí. A mi me invaden tantas cosas como a cualquiera, pero creo que todo lo puedo resumir en una sola palabra: volver.

  112. Joaquín Rojano de la Hoz dice:

    C on este verso cargado del sabor del cafetero
    A Mora hoy le dedico mi más dulce inspiración
    F eliz aquel que degusta el aroma mañanero
    E n este escrito de Mora donde está su corazón.

  113. Lizzie L.Alegre dice:

    Hola Mora:
    Me encantaron tus palabras, a medida que las vas leyendo los recuerdos se hacen presentes en la mente, es increible como en la gran mayoría de ellos el olor o los aromas están presentes de manera tan fuerte como lo están las imágenes. Particularmente, el café en mi vida forma parte del ritual de los sábados por la tarde,sábados de video, en el living familiar nos sentamos mis hijas y yo frente al televisor, munidos de una buena película, de esas que alimentan el alma, humeantes tasas de café, a veces negro, otras con leche o crema o experimentando con algún licor , acompañados de alfajores de maizena, nidos de ave de dulce de leche o una imperdible tarta de yoghurt o cheese cake, son tardes únicas donde se enriquecen todos los sentidos y se van sellando los lazos de familia.
    Desde Paraguay te envio un saludo y muchas gracias.

  114. JUAN JOSE SANCHEZ dice:

    Estimada MORA TORRES:
    Quisiera compartir contigo y con todos tus lectores ese gran apego que da el olor inconfundible del aroma del cafe, desde muy pequeño he estado al lado del disfrute del delicioso aroma, te cuento que mi abuela lo tostaba para muchas familias y recién tostado ese olor es inconfundible, luego lo molíamos y se nos impregnaba en las manos ese olor pero era mejor cuando lo consumíamos acompañado de un aderezo.
    Como toda mi vida ha estado disfrutando el aroma de los Dioses, no me imaginaba que hubiera tanta gente que no solo degustara una taza de café bien cargado sino que hubo momentos que casi me dejo convencer de que era dañino, pues se hacen campañas de que esas bebidas negras son malas, pero ésta es todo lo contrario, el día que quise dejar de tomarlo mi cuerpo lo pidió pues me dio un gran dolor de cabeza, entonces desde ese momento no he dejado de saborear una deliciosa taza de café, y ahora me doy cuenta que la cafeína me inspira, eleva mi autoestima y lo que es mejor me mantiene despierto y con deseos de compartir todo lo que soy.
    Gracias por escribir sobre estos sentidos del gusto y el olfato que con tanto agite ya los estamos perdiendo…

  115. Arnulfo Rubio dice:

    Mora:
    Tus textos son un remanso en la red. Me he permitido, espero me perdones el atrevimiento, republicar palabras tuyas en un periódico local de Texcoco, estado de México, México. Lo puedes consultar en el sitio web que adjunto. Si hay algún problema, dímelo y me abstendré de hacerlo en lo sucesivo. Sin embargo, hay ideas que merecen compartirse con comunidades más amplias. Las tuyas son de ésas. Te felicito. Los textos en azul distraen. ¿No sería posible que los eliminaran y quedaran tus palabras como al principio?

  116. monik dice:

    CAFE: …para degustar, para dar energía matinal, para incluirlo en el canal de comunicación social, para saborear, para oler, para invitar, para recibir, para tomarlo batido, solo, con leche, cognac… en fin para tantas sensaciones, no?
    A propósito, si tienen una historia de terror pero que realmente cause miedo, les pido que me la envíen para poder compartirla con mis alumnos… gracias. Saludos

  117. Mariano dice:

    Ese rico aroma que solo se logra con la cafetera express no se olvida, me pregunto si probaste el café de Etiopía que es donde se originó la planta, podés oler algo misterioso de la tierra, mientras yo en estos momentos voy viendo cómo una taza se va llenando de esa espuma amarilla y espesa, liberando aquel humo como quien ha dejado un recuerdo.

  118. Abbycita dice:

    Es indiscutible; verdaderamente este líquido bastante agradable estimula mis sentidos, soy fiel amante del café y pués hace algún tiempo trabajaba en una café-bar…mmmm que delicia; todavía recuerdo ese olorcito, la textura y la forma de las gotitas que caían de la cafetera.
    Aprendí a aprovechar la mágica existencia del café y presentarlo como se merce; es curioso, adoro esta bebida y trabajé con ella…Ahora no la bebo a diario (por cuestiones de salud) pero con una taza diaria me es suficiente, me traslada, a donde?? aún no lo sé, lo que si sé esque en nuestras manos no debe faltar una taza del buen café.

  119. GUILLERMO ARIAS C dice:

    Gracias por tu artículo.
    En mi país (Colombia) donde se produce el mejor café de calidad del mundo, existe una receta para preparalo especialmente en elcampo, se utiliza en lugar de azucar “panela negra”, se pone a hervir en agua mezclando el café (tres o cuatro cucharadas de café), cuando hireve completamente se sirve en tazas y se puede acompañar de un poco de licor (una pequeña tapa por ejemplo de ron). queda demasiado especial sobre todo para tomar en la mañana cuando apenas empieza a salir el sol.

  120. Mati dice:

    Mora.

    Me encantó tu artículo,
    Hace que me transporte a recuerdos agradables, a momentos de acogimiento, calor de hogar, paz y tranquilidad, magia y misterio.

    Un día lluvioso, una buena taza de Café, sentir su aroma, su sabor.
    O… un día cálido y un buen granizado de café con un poco de leche condensada y sentir como refresca tu garganta….espectacular.

    Me siento muy afortunada de vivir en Colombia, tierra donde lo cultivan y podemos degustarlo al máximo.

  121. Osvaldo dice:

    Pasé toda la mañana entre bits y baudios. (y cafés)
    Hace un ratito releí uno de los cuentos de GGM. (sobre un rastro)
    Visite el blog y pasé por las tantas “plumas”. Releí el post.
    Me descansé sobre el sillón y cerré los ojos. Sin intentarlo, los sonidos se comenzaron lentamente a desvanecer en la mente hasta el mínimo nivel.
    Sin esfuerzo mi cuerpo comenzó a formar parte de la magia.
    Cuando ya no formé parte de él, encantado, comenzó “aquel” sentido a alimentarse de los demás. De los que aún pretendían persistir.
    Y simplemente volé. Por un momento o por muchos.
    Flotando por donde quizás quería flotar. Usurpado a lo mundano. Incitado por lo que puede parecer tan simple.
    Y me comprendí aquí, reagradecido por haberse destellado “la otra mitad de amanecer que no alumbró jamás”.
    Quizás sea un haz escalable hacia la belleza.

  122. Mario Hilario Leal Barrientos dice:

    Mentalmente le convido a deleitar una tacita de cafe “Malín” (María, en idioma Canjobal, en amoroso abrazo de mi nietecita Malín Quetzalí”, cosechado en Huehuetenango-Guatemala. Y, es que al conversar usted sobre el sorbo humeante y delicado del delicioso líquido, inmediatamente lo degusto y no quise hacerlo solo.

  123. Wanda Cruz dice:

    Este tema del olor del café es bien interesante, ya que a mí personalmente me cautiva. Donde quiera que paso y me da el aroma a café me dan deseos de entrar y pedir un poco. Me fascina el café, pero acabado de colar, y si bueno es el de la mañana, nada como ese café de las 3:00 de la tarde, que me da ese “booster” para continuar mis labores hasta el final del día. Ese aroma de café recién colado me da mucha alegría y en cierta forma siento que hasta me energiza. Tal vez piensen que exagero, pero así es como lo siento.

  124. valeria dice:

    No soy amante del café pero sinceramente me encantó lo que leí.

  125. Oscar Provera dice:

    Muchas gracias Mora por sus publicaciones, existen en cada una de ellas el sutil pensamiento de mujer que tanto respeto y admiro.
    Con mucha afición a beber café considero que jamás se podría separar gusto y olor en una taza de café. Creo que ambos hacen la magia de ese brebaje, que tomado en compañia o solo siempre desencadena una audaz charla o un gran repaso por los diferentes rincones de nuestro pensamiento.
    Un abrazo fuerte. Oscar

  126. Nelson Carta dice:

    ¡Mujer! Que líneas tan bien escritas: delicadas, simples y candorosas, sutiles y profundas. En verdad extraordinario. Es un poema hermoso, de palabras sencillas, sobre algo cotidiano, y sin embargo mágico. Ciertamente pensé en el café (que tanto me gusta), pero su prosa me hizo recordar a Serrat, Antonio Machado y especialmente a García Márquez y tal como usted dice “..que no es poco.”

  127. Flor Victoria dice:

    Que emoción cuando se habla de café el delicioso aroma, que atrae más alla de los sentidos comunes, esa fragancia que impregna el lugar y te hace soñar, bebida de dioses es muy delicioso, que bien que se escriba acerca del CAFE, poetizándolo porque se lo merece

  128. Verónica J dice:

    El café… todo un arte, todo un placer…! una de mis frases preferidas son; “Con café niégame un pan, pero no un cigarrillo”… y en verdad aunque tampoco tenga un cigarrillo, el café por sí ´sólo brinda la experiencia más placentera para todos los sentidos…
    Su aroma es sensacional, su color permite observar reflejos en él, la digestión perfecta al beberlo, el mejor beso antes de dormir, la óptima compañía si no quiero dormir… ! eso es el café!

  129. guillermo dice:

    Cuando comencé a leer tu aromático artículo, sentí el grato aroma del café, e inmediatamente mi esposa sin pedirlo y sin saber que leía tu artículo, colocó en mi mesa una taza de café, y cuando hube terminado de leerlo completo sentí una grata satisfaccion, qué más te podría decir del café, que es sabroso y muy rico, ya que tomo un promedio de 12 tazas diarias.
    Lo tomo tinto con poca azúcar y ni muy caliente ni muy frío y siempre dejo que repose por lo menos 2 minutos.
    Te saludo
    Guillermo

  130. Ana Marìa Guìzar dice:

    Es un hecho, el aroma del café abre las puertas al pasado y a la añoranza. Mi madre lo preparaba en un trasto viejo y manchado por el uso constante, le agregaba canela y el resultado era un perfumado café de olla.

    Ahora yo lo preparo en cafetera eléctrica, con filtros de papel que no solo atrapan el sedimento húmedo y oloroso, sino también la carga emotiva de aquellos momentos en que me sentaba ante una mesa de madera, pintada de verde, y saboreaba el líquido humeante contenido en una taza también manchada.

    Yo he parado la búsqueda de aquel sabor que a la distancia se intensifica; he comprendido que lo que me mueve es recuperar el momento ido… el café es lo de menos.

    Gracias

  131. David Stacey dice:

    Desde Ecuador les escribo, acá el café de altura es espectacular… Les recomiendo probar alguna vez el café de ZARUMA es exquisito…

  132. Maricela dice:

    Primero, que nada me encanta leer estas pequenas notas, que de leerlas se me antoja ser mas ceremoniosa con mi cafe de todos los dias. Y segundo, algo que aprendi de un amigo de juventud es que el cafe no se saborea si tiene azucar. Asi que poco a poco deje de usar azucar en mi cafe y asi aprendi a saborear mi cafe. Solo sin azucar. Es rico pensar en una tarta o una galletita con el cafe pero como lei uno de los comentarios. Lo mejor del cafe es disfrutarlo calmamente y recordar los buenos tiempos en que todo era perfecto,. Mama a un lado de la estufa preparando cafe en una tarde lluviosa de esas que se antojan para sentarse cerca dela ventana contandose cuentos o anecdotas y tomando cafe, donde el cafe es lo de menos, pero los recuerdos…

  133. Sergio Moisen dice:

    Excelente trabajo, ademas me da muchas ideas para continuar el desarrollo de mis memorias, trabajo que apenas e iniciado, por otro lado como yo tambien soy un cafeinomano me llevó a remembranzas muy agradables. por todo ello mi agradecimiento

  134. Edgar Tallet dice:

    Decir que lo Natural de el Buen Olfato percibir un Aroma Divino, ser el despertar el Buen Gusto del Sabor que se le Percibirá. Son Gracias.

  135. NUBIA CARDONA dice:

    Siempre que empaco mi maleta tengo presente llevar varias libras de café colombiano, en grano, instantaneo, con coco, con vainilla, con amaretto, pero en todo caso cafe, suave y delicioso… Creo que es lo que mas necesito y valoro mas que mis libros. Cuando se me empieza a agotar empiezo a preocuparme, ya que en este país es dificil conseguir un buen café, y es costumbre tomarlo acompañado de galleticas, pan y otras cosas. Para mi tomarme un café es darme un respiro, un pequeño pero intenso descanso en el momento que aspiro su olor y lo tomo despacio pero no tanto que se enfríe. Tomarme un café me recuerda las veces que bajaba de la planta y me reunia con otros ingenieros solo a eso, a tomarnos un café y volver a tomar energías para seguir la labor diaria. Ahora lo necesito para despertarme , para que me recuerde las mañanas en el campo cuando era pequeña y mi mamá nos “daba los tragos” justo el primer café del dia. Tomar café me recuerda mi pais!

  136. CHRISTHIAN (Bolivia) dice:

    La verdad buenísimo, me dejó un aroma exquisito, luego de leerlo fui a mi cocina y me prepare un riquisimo café, la verdad una monografia muy interesante y no se necesita ser una persona culta o nerd, pero de entenderlo se entiende al menos para mi. Gracias.

  137. Gustavo Riveros dice:

    Admiración y sana envidia me causan tus escritos, verdadera prosa hecha poema. Cuando inicias hablando de sensaciones y sentidos , me remonto a mis años de estudiante de lenguas modernas con una magnífica maestra de literatura que nos enseñó a degustar las sensaciones para poder plasmarlas sobre un pedazo de papel. En este momento es Domingo 6:26 am en mi Colombia y espero con ansias la taza taza de buen café que tenemos el privilegio de conseguir aquí en la cotidianidad de mi país. Te felicito. Gustavo.

  138. Matilde Carreras dice:

    Café, café, café……! son los gritos en las canchas, en las calles. 4 palabras que no necesitan ser analizadas para conocer su contenido y buscar vínculos nos llevaría mucho tiempo: amigos, reunión, soledad, niñez, trabajo, negocios,etc.etc. por eso simplemente cuando digo café mis fosas nasales obligan a mis ojos cerrarse y un hilo de recuerdo en mi memoria hace a mi paladar regocijarse.
    Matilde

  139. Juan Alberto dice:

    Soy un nicaraguense que se precia de tomar un excelente café rodes las mananas con un buen pan. Sería imposible pasar el día sin un sorbo de café pot lo que me considero adicto al mismo. Suelo tomar unas seis tazas de café al día, como mínimo y no concibo la idea de un mundo sin café.

  140. CORINA dice:

    HOLA…
    Me declaro viciosa del café, sin azúcar, ni crema, ni leche..solo café…
    Su solo olor me despierta. Con una taza curo mis depresiones, festejo mis alegrías…Lo gozo
    Gracias por tu escrito, lo he disfrutado con una taza de café…

  141. Elizabeth dice:

    Bueno si de placeres se trata…¡gustosa me uno a este nutrido grupo!
    Es esplendida esta forma de expresarse literariamente de tan deliciosa bebida. Y al estar leyendo no pude sino disfrutar el tan preciado sabor imaginariamente y rememorar las madrugadas disfrutando de una taza de rico, caliente y arómatico café.
    felicidades, tu escrito me gustó

  142. MARIA B. dice:

    Mora: Que buen artículo, hace recordar el suave aroma del café y la nutirente decepción. Me encanto su escrito.

  143. Mayra dice:

    hola! es un placer leer lo que escribe, me agrada la manera en que relaciona todo un solo punto; estoy totalmente de acuerdo en que el olor del café es muy agradable y la tremenda descepcion que te llevas al tomarlo (es un alivio que solo lo tome cuando me encuentro obligada por estar de visita). asi que lamento no poder brindarle una receta para un buen café porque este se empeña en ser un delicioso olor y solo eso.

  144. Rosa María dice:

    Hola, estoy de acuerdo con lo que dices, también he sentido esa desilusión al no poder tomarme el olor del café, cuando llego a mi casa y me siento triste o estresada, cierro puertas y ventanas y hago pasar el café (De chanchamayo- Perú) y mi casa se llena de ese aroma tan especial que me hace muy feliz, me transporta a mi niñez o a un lugar mágico.
    El café si se junta con la canela también ofrece un aroma muy especial
    No sabía lo de Balzac, ya no me voy a sentir mal por las tres o cuatro tazas de café que me tomo al día…
    Rosa

  145. Aysa dice:

    Qué rico me sabe tu escrito. Amo mi primera taza de café por las mañanas, no pienso, no actúo si es que no tomo mi esperada taza de café. Lo huelo, lo observo, me deleito frente a mi taza de café y voy con ella por toda la casa, como si fuera mi trofeo, mi insignia. Qué rico es el café por las mañanas. !!!Sin azúcar ni pastitas!!!!

  146. Carlos dice:

    De niño recuerdo, al igual que muchos, la gran curiosidad que tenía por beber ese extraño liquido oscuro que papá tomaba todas las mañanas con tanto gusto, por la expresión en su rostro pensé que era la bebida mas deliciosa que se había inventado, pero recuerdo, al igual que muchos, que al probarla… me pareció totalmente desagradable; cómo mi padre podía tomar con tal agrado algo al que casi no se le sentía el dulce?.
    Años después ya adulto, probaba el café, y aunque el sabor no me parecía un regalo de los dioses, comencé a apreciarlo, a la vez que comprendía que mis gustos desde niño no habían cambiado, lo único que ocurrió fue que me dejé llevar por la sociedad y sus múltiples parámetros como el consumir café todas las mañanas con agrado, o que los hombres deben beber cerveza, etc. etc.
    Ese pensamiento realmente me asustó, sobre todo porque yo creí que tenía mis propias convicciones, y al parecer mis convicciones habían sido dictadas por una sociedad; por eso dejé de tomar café y lo dejé más que todo porque mi padre actualmente tiene problemas en los huesos y en las articulaciones resultado de la descalcificación que produce el café

  147. Alejandro Castillo Cano dice:

    Estimada Mora:

    No concibo echarme en brazos del amanecer sin que hiervan mis sensaciones gustativas en el aroma inconfundible del grano oscuro sempiterno de la Rubiacea. El vaho traslúcido mezclado con vapor de agua y un trago que tapiza la mucosa de mi boca, es el placer de rehacerse a la vida todas las mañanas.

    !Sabes! En los países tropicales tercermundistas, el humeante café en manos del campesino, que con su machete afilado y con la mirada fija alelado en los tiernos colores de la Aurora, que a segundos se
    convierte en explosión de luces estelares, emprende su jornada en la campiña y esa taza humeante, ¡posiblemente será el único alimento de la mañana!… pero ¡qué alimento!

    Vivifica, fortalece, oxigena al Cerebro, afina la inteligencia y la integra a la hermosura de la Creación que despierta en jolgorio de pájaros y colores. Así es el el campo en los trópicos.

    El Café es un alimento divino. El Café es el brebaje de los intelectuales. Es el antídoto al cansancio. Es el exterminador del sueño. El amigo inseparable del policía nocturno, de los vigilantes distribuidos en todas las sociedades del mundo. Es el puente que nos une a los recuerdos y la mano que se extiende a la esperanza de mañana.

    Gracias a Dios que me permitió nacer en una región del mundo donde se cultiva esta maravillosa planta exótica. He cortado sus granos en las altas montañas de Nicaragua, a temperaturas de 16 grados centígrados. Bajo frondos boscos del trópico húmedo. Qué rojos racimos ruedan por mis manos y se pierden en la abertura de mis dedos.

    Regresar a la casa hacienda rodeado por los colores del crepúsculo y saborear una taza grande de café puro de montaña, poco azúcar y cargado, es el preámbulo al descanso merecido, para un mañana que llegará nuevamente salpicado de trinos y rocío.

    Gracias Mora por haberme dado la oportunidad de pensar en los momentos que más he disfrutado en mis años de juventud.

    Sigue extrayendo de tu inagotable creatividad, nuevas visiones para disfrutar nuestra vigilia consciente.

    Saludos

    Alejandro

  148. Alnys (Venezuela) dice:

    Estimada Mora;
    Comparto tu opinión sobre esa Delicia llamada CAFÉ! Ciertamente en este momento querría tomar de la taza de un amigo (sabes es la mejor manera de compartir ese delicioso sabor que éste contiene) para mí compartir un café es lo mismo que compartir un rato agradable con una excelente compañía, sea la persona un ser querido o tan sólo alguien que estoy tratando de conocer……Bueno si alguna vez escribo una novela le dedicaré todo un capítulo a la descripción de su aroma y de cómo se siente tomarse un Exquisito Café y, es verdad no podemos tomarnos su aroma; pero lo intentamos cuando probamos sorbo a sorbo tan sutìl sabor…….Al escribir el capítulo del olor y sabor del café te prometo mencionarte en él, vale? Bueno hasta la próxima, y buen provecho con el próximo “Aroma y Sorbo de Café”.

  149. LUISA AGUILERA dice:

    No solo es su aroma lo que me encanta, me fascina su exquisito sabor, porque cuando percibo su olor no puedo resistir tomarme una rica taza de café. Es que el tener ganas de tomarlo es como oler el perfume de alguien deseado aunque ese ser no esté a tu lado. El café es una rica fragancia con sabor y aroma, para los que nos gusta es preciado y anhelado.

  150. elisa dice:

    Hola! Mora
    sólo mencionar la palabra Café, su aroma llega hasta el lugar donde me encuentre, desde niña me encanta aspirar ese olor, es algo delicioso y diario, al amanecer disfruto de esa bebida, mi tierra es muy caliente y el cafe frío con hielo es una delicia, cuando estoy leyendo o trabajando en la computadora por la noche mi fiel compañero siempre está conmigo, el café, no hay otro compañero tan noble ni tan dulce como esa deliciosa y aromática bebida.
    Gracias por permitirnos redescubrir lo exquisito que es el café.

  151. Walter Quiñonez S. dice:

    Un pequeño título me trae a la memoria tantos recuerdos, pero cada tarde sus fantásticas propiedades me llevan al centro comercial más cercano a disfrutar de un buen café, su aroma me guía como sonambulo al lugar indicado, cada sorbo que le doy a ese café hacen que cada celula de mi cuerpo empiece a despertar. Sin este estimulante mi vida sería un dolor de cabeza.

  152. Cecilia dice:

    Mora, amigos, cafeinómanos y detractores:
    ¡Nadie puede abstenerse a ese aroma en mi tierra!
    Aquí lo tomamos como lo dice la propia palabra:
    C aliente
    A margo
    F uerte
    E scaso
    No sé si me quedó bien el anagrama, disculpen.
    Al leer las primeras ideas de la autora, enseguida pensé en Proust.
    Muy bonito tu artículo, tu ensayo o como quieras llamarlo.

  153. gabriela dice:

    Olor a café, solo de leer el título me tuve que servir uno, el aroma y su sabor me hicieron recordar, el aroma más exquisito que desde niña me fascinó, evoqué recuerdos de mi pasado al tener el tazón en mis manos, olerlo y saborearlo, recordé fogatas en pleno invierno con la mirada en esas chispitas de fuego que te hacen iluminar la mirada perdida en tus pensamientos acurrucada envuelta en un manto y sin darte cuenta cómo se va la noche. Perdón si me fui del tema, lo encontré súper bueno, me di cuenta que tengo tanto que decir y no sé cómo hacer. Gracias por el artículo y dejarme opinar

  154. Meli dice:

    Mora, al leer tu escrito, comence a recordar, rememorar, soñar… De repente estaba alli, parada en la puerta de la cocina de mi casa materna, no era de antes, era como demasiado de ahora, mi mamá preparandonos la lonchera, papá despidiendose para ir al trabajo con una enorme taza de café humeante en sus manos, mis hermanos y yo esperando el autobus escolar y la casa toda oliendo a café. Gracias por este momento de glorioso y placentero recordar. Meli

  155. cabiscol dice:

    Café. Aroma. ¿Sería posible el café sin su aroma? Sí; sería cafeína, un alcaloide estímulante del Sistema Nervioso Central. Un medicamento de farmacia. ¡Horroroso!… Pero está el aroma.. Y cuando llega a nuestro olfato asociamos a él el efecto estimulante de la cafeína, de manera que se establece un “reflejo condicionado” por el que unimos aroma con el efecto estimulante, gratificante, del aumento de la capacidad intelectual, de la potenciación de la actividad cerebral… Y así el café, con el aroma de café, forma un milagro de la vida…

  156. Reyna dice:

    Me gustó muuuucho, lo que escribiste sobre el café y me pasa igual, tomo mucho café intentando beber su aroma, si alguien conoce una receta que me acerque a ello, lo agradeceré.

  157. dorisbel guillen dice:

    hola , tienen una taza para mi ?

    yo soy una amante del cafe, me gusta olerlo cuando se precipita por el cuerpo de la cafetera , se desborda de ella como la sangra hirviente de metaforas de los poetas, me gusta su color, y me gusta mucho sentarme en las mananas a ver pasar el mundo de mi puerta con un cafe y un cigarrillos
    detenidos , junto a mi en un tiempo dulcemente carmelita

  158. nata dice:

    que dulce amargor el del cafe

  159. nata dice:

    es casi imposible vivir sin haber degustado una taza de cafe

    se trata de uno de los momentos mas felices de mi vida, me cambia el dia,

    llena de poesia el trabajo cotidiano, me hace pensar, recordar todos los amigo que compartieron conmigo ese ritual

    todos los cafes que te tomas en la vida son diferente, pero les entre cruza liniea carmelistoza de su olor

    es genial como si todas esas acciones estuvieran unidads por algo mas que por el simple hecho de vivir

    ademas es muy economico y oportuna

    invitas a un amigo a una taza de cafe y siempre seras oportuno, original

    romantico y hasta sexi

    no te costara mucho y te hara pasra unos momentos inolvidables

    sin embargo

    como suena
    ?
    te invito a una pitzza , o a comer rabano con zanahorias?

  160. Vania dice:

    Es muy cierto que el café esconde sensaciones muy placenteras, pero para variar lo que parece prometer mucho, siempre tiene su defectos: el cafe hace mucho daño a la salud aunque si no fuera por eso, me permitiría apostar a que viviría de él.
    ñ_ñ

  161. Juan David dice:

    Gracias por esas palabras, soy de colombia, y amo mucho a mi pais, y una de las cosas que me encanta de él, es el cafe…… una taza de cafe es una forma inmejorable de empezar el dia, con ella, cada uno de los pensamientos que pasan por mi mente quedan claros. Con respecto a las recetas, no se ninguna en especifico, solo puedo decirte que se convina perfecto con el chocolate…….. ♪♪♫♪♫♪♫

  162. María Elena dice:

    Qué deliciosa bebida es el café, no hay nada como una taza del mejor café para sentirse nuevo. Gracias por el artículo.

  163. mercedes dice:

    Para Mora
    Hace muy poco descubri este blog y al parecer voy a volverme tan adicta a el como lo soy al cafe. Soy de Cuba y a veces cuelo cafe a la 1.00 a.m. aunque sea para reconfortarme con su aroma. Pero, aunque despues me desvele, tambien lo pruebo. De lo bueno siempre se quiere mas y mas… Por eso, volvere a leer todo lo que de ahora en lo adelante salga de tu pluma y de tu bendita inspiracion.

  164. kariito V dice:

    ola
    uf el cafe en realidad es beneficioso no para la salud … jajjj
    bueno soy de tome y tomo a menudo jaja(cafe)=) - su aroma es reconfortante y fuerte y a la vez suave y dulce cuek.

  165. MARY A. dice:

    Me fascinó el artículo. Soy colombiana, estuve fuera de mi País por espacio de 11 meses; extrañé muchas cosas, pero ocupa el primer lugar, el aroma de nuestro café.

    Fueron pocos los momentos en que pude disfrutar ese delicioso aroma!!!, era la mujer más feliz del planeta, cuando alguien llegaba de Colombia y me llevaba como regalo “Café de Colombia”, el abrir el empaque y absorver ese delicioso aroma, era lo más espectacular del mundo!!!

  166. Alejandro Perez dice:

    Comienzo a buscar las palabras en un diccionario implicito y asi lo hago notar, temiendo no poder ser energia fluyente entre el objeto a desenmascarar y los sujetos que hacen de su pensamiento una verdad segun concideren el aprehender ¿ podria darme a entender si no soy yo quien lee este comentario? ¿ sere tambien un buen director como para ocultar el contenido del mismo? ¿ o simplemente aprendi a evitar la respuesta de la critica? Alguien comenzo a buscar, buscar, buscar en un ropero, un estante y en libros lo que hay de oculto para la conciencia y fijo su mirada en la persona mas bella de este mundo, la imagen de ese ser era perfecta y comenzo a describir el paisaje. Habin flores, hermosas flores. Piedras,Hermosas piedras,Arboles tan bellos como el amanecer de la vida y un rio ignorante de lo que sucedia a su lado. Este rio si bien era tan bello como la persona misma de apreciacion se no encajaba con el paisaje desentendiendose de lo demas, sustraido y de alguna manera corrompia la perfeccion de la imagen.Un dia esta persona murio, ya que el tiempo es para todos el mismo, y vio llorar al paisaje mismo por la muerte de esta belleza y sintio pena tambien la mujer al ver que la persona mas bella del mundo habia muerto y apoderandose del sentimeinto del los seres que acompañaban al cadaver lloro hasta no tener lagrimas y quizo pedir mas para seguir llorando junto a los demas y fue al rio a pedir agua para su llanto, pudo notar esta mujer que el rio no lloraba y entonces quizo saber lo pensado,el rio, el porque no lloraba con ella ¿acaso no podia apreciar la belleza? ¿no podia amar a otro ? , el debia prestar sus aguas para honrar al que habia muerto.Entonces pidio a las flores,arboles y piedras que le dijieraque habia muerto la belleza misma y que prestara sus aguas para el llanto y que no podia desconocer esta belleza y que preguntaran si amaba a esta persona,y el rio respondio que el era quien lo amaba mas y no prestaria sus aguas ya que gastaria todas sus aguas para amarlo en su muerte y cuando le preguntaron porque lo amaba tanto,el dijo que porque el podia apreciar su propia belleza en los ojos de quien habia muerto, entonces la mujer sintio un sonido, era el telefono que sonaba miro si sus labios,quedaron bien pintados y salio del baño a contestar para luego crear este blog.
    Perdon por no ser estetico ya que no me dedico a la tecnica de la expresion escrita y solo quice intentarlo.

  167. HolmAn German dice:

    Siempre tomo café, es algo misterioso, ya poca gente toma café, los jovenes consumen otras cosas raras para nosotros, buenas para ellos; ven una forma de belleza que nos forma ideas de gente extraña, no son aadmiradores de su belleza, solo son gente que se extraña de no saber ver la belleza, pero cuando uno lee la mitología griega, se despierta el interes de saber pensar y sentir, que son capacidades que estamos perdiendo, es bueno vivir cuando somos pocos los qu nos sentimos solos. Gracias por permitirme dar este simple comentario.

  168. susana dice:

    Qué cálido se pone el ambiente cuando hueles la fragancia del café.
    Que “empuje” te da beber café. Recuperas las energías “rotas” por el frió o el trabajo intenso.
    Que romántico tomar un pocillito de café a la luz de unas velas con tu amado.
    O cuando sales del teatro o del cine y te ves “irremediablmente” embrujada buscando en un salón una mesa libre para pedir: un café por favor
    Gran compañero de los lectores, estudiosos, filósofos, poetas, “dioses” del mundo que se dejan subyugar por ese aroma tan dulce, tan reconfotante para tu narices frías.


Trackbacks

  1. RECETAS DE COCINA » receta de locha al vapor con crema de verduras
  2. Guaranteed Facebook Fans
  3. free classifieds
  4. Homepage


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom