Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Sobre etica y virtud, ¿ambas alcanzan a la democracia?

“El hombre por naturaleza aspira a obrar bien…” se afirma en un ensayo enviado por Mabel Díaz desde Uruguay, “Trabajo de ética. ¿Qué significa obrar bien?“. Sin embargo, entre los más destacados filósofos, muchos afirman que “los enunciados éticos sólo tienen significado emocional o persuasivo” (ver “Ética“, que se analiza más adelante).

Trueco la afirmación citada al comienzo por una interrogante: ¿El hombre, por naturaleza, aspira a obrar bien?

Mirando para el Norte, el Sur, el Este y el Oeste del mundo, el viento, o la brisa, o los huracanes, parecerían traerme una respuesta negativa; un enorme glaciar derritiéndose en forma de NO; un bosque talado en forma de NO; un agujero de ozono, una repartición de las riquezas públicas y privadas, unos sentimientos de egoísmo y soberbia, y matanzas que dibujan el monosílabo NO como única réplica.

Lo mismo ocurre si en lugar de mirar hacia el espacio miro hacia adentro del tiempo.
No encuentro la naturaleza ética o al menos benévola del hombre…

Continúo revisando nuestras monografías. Sigo con “Códigos y principios de la ética en el ámbito social“, enviada por Víctor Javier Valverde.

El primer párrafo ya me permite hacer la necesaria diferenciación entre ética y moral: “Es importante distinguir entre el comportamiento moral del hombre y la sociedad, que es la moral, y la reflexión filosófica de este comportamiento, que es la filosofía moral o Ética. Ningún hombre escapa a la moralidad, todos sus actos libres tienen una calificación moral positiva o negativa. Pero además existe un criterio verdaderamente científico capaz de determinar la conducta moral por medio de principios universales y necesarios aplicables a todos los hombres en cualquier época y latitud. De este modo, lo moral deja de ser un tópico o una cuestión de apreciación subjetiva para constituirse en un orden científico que procede por demostraciones rigurosas”. Deduzco que no debí mirar hacia todos los puntos cardinales en el espacio o hacia el fondo en la historia: lo que llegaré a encontrar allí es sólo moral a la que puedo individualmente etiquetar de buena o mala. La ética es entonces atemporal y pertenece al orden científico, no a mis subjetivas consideraciones.

Pese a todo, no quedo convencida.

En Ética, del profesor José Luis Dell’Ordine, de Argentina, encuentro claramente definida a la misma como “principios o pautas de la conducta humana… y por extensión, (es) el estudio de esos principios, a veces llamado filosofía moral”. El autor aclara que su artículo “se concreta al ámbito de la civilización occidental, aunque cada cultura ha desarrollado un modelo ético propio”. Demás está decir que mi reflexión basada en la lectura de otro trabajo respecto de que la ética es atemporal empieza a parecerme el resultado de mi dudosa comprensión de la filosofía.

Principios Éticos

El profesor Dell’Ordine dice además que “En la historia de la ética hay tres modelos de conducta principales, cada uno de los cuales ha sido propuesto por varios grupos o individuos como el bien más elevado: la felicidad o placer; el deber, la virtud o la obligación, y la perfección, el más completo desarrollo de las potencialidades humanas”.

Y es precisamente el último modelo el que debería ajustarse a nuestra actual sociedad, considerando que, en el ámbito de los principios y según el brillante escrito de los licenciados José Miguel Ramírez Bilbao, Maurilio García González y Jaime Vargas Flores, de México, existen basamentos esenciales de justicia dentro de la ética, tales como el Principio de Igualdad, “cada persona ha de tener un derecho igual al más amplio sistema total de libertades básicas compatible con un sistema similar de libertad para todos”, y el Principio de Diferencia: “las desigualdades económicas y sociales han de ser estructuradas de manera que sean para: 1. Mayor beneficio de los menos aventajados, y 2. Unido a que los cargos y funciones sean asequibles a todos bajo condiciones de justa igualdad de oportunidades”. (”Pensamiento filosófico de la ética política, con relación al México actual” ).

Sólo pregunto, ¿en nuestros países latinoamericanos es visible o palpable este axioma fundamental de las democracias? ¿Podrán contestármelo mis lectores?

En “Replanteamiento de la teoría de la virtud desde un enfoque axiológico“, el Dr. Arturo Sánchez Fernández, que además de médico es diplomado en bioética y teoría de los valores, comienza haciendo un recorrido histórico y etimológico por la “teoría de la virtud” o “aretología”: “La teoría de la virtud o aretología constituye una de las numerosas respuestas…” a las interrogantes: “¿Cómo debo actuar” y “¿Cómo debo pensar y estar preparado para actuar correctamente?”
“‘Virtud’ proviene del latín ‘virtus’ y al igual que su equivalente griego ‘areté’ significa cualidad excelente de las cosas o personas para realizar sus funciones. El areté de un cuchillo significa que tenga un buen filo, que sea maniobrable, liviano. Cuando se habla de virtud o areté en el hombre se hace referencia a cualidades que lo capacitan para realizar excelentemente las múltiples funciones que puede desempeñar. En este sentido se habla de virtuosismo en el arte, el deporte, la ciencia… La virtud moral… no es otra cosa que cualidades excelentes de una persona en el ámbito moral. Los antecedentes de esta teoría se remontan a la Antigüedad”.

Aquí este autor pasa a mencionar las definiciones que dieron de virtud filósofos como Sócrates (”identifica la virtud con el conocimiento”; Euclides de Megara, quien afirma que a la virtud puede llegarse por razonamientos lógicos. Aristipo de Cirene considera virtud y finalidad de la virtud “alcanzar el mayor placer posible”, aunque advirtiendo que el hombre “no ha de convertirse en esclavo del goce, sino tender al placer prudente”.

Es Aristóteles “el primero que hace una sistematización de conocimientos relacionados con la ética, y da el nombre a esta ciencia. La orientación fundamental de su sistema ético-filosófico es la felicidad (eudemonismo)” a la que no debe confundirse con la búsqueda de placer de Aristipo.

Y como tal vez me he extendido demasiado tratando de entender y de que entendamos juntos este espinoso tema, para terminar sólo repito la pregunta ya efectuada (es para destacarla y que ustedes me contesten): la ética y la virtud -y no precisamente las de Aristipo, sino las de Platón y de Aristóteles-, ¿se evidencian en nuestros países latinoamericanos como bases firmes de la democracia?

Mora Torres

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Editorial, Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

12 respuestas a “Sobre etica y virtud, ¿ambas alcanzan a la democracia?”
  1. jluismendoza dice:

    http://joseluismendozamarquez.blogspot.com/2007/09/dia-blog.html

    un pequeño tributo a su buen trabajo….

  2. fratalaya dice:

    Estimados:
    La ética es un método para transformarse a si mismo. En otro plano es apenas un conjunto de normas que rigen el orden social para garantizar una conveniencia armónica y que favorecen un tipo de progreso ecológica y humanamente sostenible.

    Nada que ver con lo que han dispuesto las grandes religiones acerca del pecado que nos castigan despues de muertos, esto último es un invento de la casta sacerdotal para poder manipular al ser humano y seguir “Vendiendo el Cielo” por el miedo al infierno.

  3. paneb7 dice:

    Considero que partir de valores absolutos equivale a hacer un arrogante planteamiento del que nacen todas las dictaduras, si los humanos somos diferentes, no tanto en consideracion social sino en cuanto a concepto estructural del conocimiento, estando cada ser en un plano, la cuestión es el nivel de tolerancia.
    No creo que la democracia en sí tenga un valor como política de comportamiento político, quizas el valor fundamental es el opuesto a lo absoluto, lo relativo. El valor real y fundamental de la DEMOCRACIA, es la tolerancia, el valor de la convivencia en la diversidad y es desde la diversidad donde se busca lo absoluto. Como un fin general, como un principio moral ético y de justicia que es aceptado desde los distintos estadios sociales, donde todos se reconocen como parte de un todo.
    Un sueño maravilloso que llevaría a los humanos a un TODO FRATERNAL en el respeto a la diversidad.
    UN SALUDO

  4. ignorante dice:

    Partiendo de la individualidad hasta llegar a la sociedad, la democracia es un absurdo…. el hombre, que también es un animal, con algunas pocas diferencias, actua por instinto, en mayor o menor medida según su desarrollo social e intelectual… la única forma de llegar a esta utopia es hacerle caso a “Aldux Huxley” con su “mundo feliz”.

    Es solo una opinión de un ignorante!!! con un poco de sentido común (si es que existe!!!).

  5. misabel dice:

    Estoy de acuerdo con tu opinión y creo que debemos hacer algo mas para que la gente despierte y podamos hacer el cambio en nuestro pais, como esas reformas del Estado en México no pueden solucionar problemas la gente que no ha sufrido, por eso las soluciones para el país deben darse de abajo hacia arriba, ya que a la mayoría de los diputados no los puso el pueblo. Gracias por dejar expresarnos.

  6. Ángel dice:

    La democracia es el sistema político menos democrático que existe, pues si una elección se gana por el 1% los electores que representan el 49% perdedor, quedarán siempre con la idea de que les ganaron mediante un fraude y lo mismo ocurre con algunos tipos de virtud, pues los musulmanes suicidas que atacaron a Estados Unidos el 11/9 y que para el mundo occidental son unos monstruos fanaticos y asesinos; para los países islámicos son mártires que ofrendaron su vida en aras de la libertad de sus pueblos y su religión. Podemos comparar a la Ética con el derecho ya que éste último no es realmente la conducta efectiva de los seres humanos, sino la normación de su conducta. La justicia y la Ética son indispensable para el actuar de la persona humana, pero en muchos casos constituye un ideal irracional que trata de determinar una conducta recíproca en los hombres y crea una norma jurídica que estipula para los infractores una sanción ya prevista en la misma norma. Pero la Ética y la moral premian la virtud, aunque este premio solo exista como reconociniento de valor humano y solo lo reciba su alma en el paraiso. Finalmente debo señalar que la costumbre y las tradiciones de una cultura son definitivas para el tipo de democracia que pueda imperar, ya que si bien en teoría todos los seres humanos somos iguales ante Dios, ante la Ley, la enfermedad, el sufrimiento y el amor, en nuestra formación iberoamericana: ¡Algunos logran ser MAS iguales que los demás!
    Saludos
    Ángel

  7. Anubis dice:

    Queridos y estimado lectores:

    La vida misma es una contradicción humana…. no sabemos ni quienes somos, ni de donde venimos… mucho menos para donde vamos. entonces como es posible saber la mejor forma de vivir? de actuar? de ayudar al prójimo?. Tenemos un planeta en via de destrucción y personas que se mueven como hormiguitas siguiendo patrones novelísticos creados por algunos humanos y perfeccionados por otros en la trayectoria. Es decir, vivimos una novela con determinados papeles sociales que asumimos por gusto o por necesidad. Empecemos por la invención del dinero, es un principio ético?; garantiza un sistema económico la igualdad? la seguridad social?…
    La política ha sido un buen instrumento de dominación de pocos sobre muchos, en este mundo queridos amigos la ética no existe! debemos crear libretos en vía al desarrollo individual y sustentable.
    Mi humilde opiníón.

  8. Marco Antonio Chamorro dice:

    Cuando se describe, temas como la ética y la virtud suena interesante, pues el ser humano por naturaleza trae consigo las virtudes que con una enseñanza acorde de los principios y valores él puede integrar a su accionar diario una aplicación efectiva.
    Cuando se habla de virtudes, cabe mencionar la parabola de los talentos que las Sagradas Escrituras describen, pues resulta que Dios a cada quien se dio su porción de cualidades para que haga buen uso de ellas y la sociedad ha agregado como complemento la enseñanza de la ética como herramienta para aplicar las virtudes de manera adecuada con los semejantes.

    Si la virtud no es acompañada de principios y valores y sobre todo de humildad, jamás se edifica el ser humano, la familia y una sociedad.

  9. carlos dice:

    Creo que el sistema imperante en latinoamérica no es, precisamente, democrático, si se entiende por participación e igualdad de oportunidades, eso se debe a que la moral imperante, (entendiendo moral por usos y costumbres), privilegia el pragmatismo (o sea aquello que da resultado, en lo posible económico), por sobre otra cualidad. Además, y lo pienso desde mi país (Argentina), somos demasiados individualistas, o sea, en buen romance, egoístas… No queremos arriesgar para no perder y tampoco queremos cambiar, por el mismo miedo a perder, eso explica muchas de nuestras falencias, llamela moral o ética, las consecuencias son las mismas. Nadie ni nada puede mejorar sin algo que perder, o renunciar. Por ej. El matrimonio implica renunciar a mi libertad individual para construir algo diferente entre dos personas, gano algo y pierdo algo. Depende como yo lo vea lo que gano es mayor a lo que pierdo, o no quiero renunciar a nada y allí viene el fracaso matrimonial, (eso como simple ejemplo, que sirve para todos los órdenes)

  10. Preciosacharito dice:

    Escuché la palabra ética por primera vez a la edad de 16. Pude reflexionar sobre el orden o desorden que hay dentro de mi y fuera de mi. Eso orden o desorden ahora sé, que es el resultado de un trabajo en equipo, la sociedad que me circunda y yo. Se trata de la sociedad que está dentro de mi habitación, de mi casa, la que está en mi colonia, en mi país; pero ahora resulta que también alcanzo la influencia de la sociedad situada fuera de mi país. Es un embrollo, si todos eso me afectan a mi, también te afectan a ti, a mis gustos y a todas mis actividades en que participo, incluida la consabida democracia.

  11. Edmundo Grunert C. dice:

    Existe una gran confusión en las personas sobre la Ética .
    Ésta no actua DIRECTAMENTE sobre las personas. Las personas se rigen por una moral, la ética cumple otro rol, la del del estudio de la activididad humana y las normas que la rigen.
    La ética es para personas preparadas en ese campo. Si quisieramos que ésta influya en las personas, deberia ser introducida, por etapas, en la educación temprana de la juventud.
    Así, como una ciencia, sería introducida en aquello que los sociólogos reconocen como CONCIENCIA y esta sería la forma en que produciría los beneficios QUE TODO CONOCIMIENTO POSITIVO PRODUCE EN NOSOTROS.
    Pero si no conocemos el esquema valórico básico, y este no esta enclavado en nuestros pensamientos estrechamente relacionado con emociones positivas (nuestros padres , nuestros maestros ejemplares, con los buenos ejemplos etc.), dificilmente será parte de nuestros juicios de Valor.

    LA ÉTICA NO FUNCIONA COMO UNA ASPIRINA.

  12. Armando dice:

    Elimina, en primera instancia, la idea de dios y piensa al hombre tal como es.
    Entonces, que somos iguales? No, en absoluto. Somos completamente diferentes -salvo el animal- por ello, se ocupan de normatizarnos, de conducirnos bajo parametros comportamentales que se apoyan en las doctrinas, corrientes o lineas que dominan lo concerniente al Bien y al Mal, es decir, dios y el diablo.
    Realiza la abstracción y verás al hombre conducirse hacia la barbarie porque cada uno busca su propio bien, no importa como.

    Hay que pensarlo un poco más pero es una nota que invita a pensar diferente.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi