Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Eva -y Adan- en libertad

Los primeros humanos que habitaron la tierra no relacionaron los encuentros sexuales, aquellos placenteros encuentros que solían tener mujeres y hombres, con la maternidad.

Por eso la mujer era una diosa; de su vientre salía la vida. Y los artistas de las cavernas la homenajeaban con sus estatuillas -hay cientos de éstas rescatadas por los arqueólogos, quienes las llamaron “Venus de…” (los tres puntos son ocupados por el nombre del lugar donde fue hallada la escultura).

Como diosa, la mujer tenía el poder, por lo que en esas épocas el poder se llamaba matriarcado. (Los invito a leer “La problemática de la mujer en la sociedad a través del tiempo”, de la argentina Adriana Sosa. Copio de allí: “La Humanidad era en aquella época tan diferente que su mismo nombre se traduciría por el de ‘Feminidad’”.)

No duró mucho. Cuando el varón comprendió su secreta participación en la génesis de los hijos, la mujer dejó de ser misteriosa y sagrada. Y cuando comprendió también que la aventajaba en una cosa –aunque realmente se trataba de una sola, diminuta ventaja, es decir, en la fuerza física, que no es la fortaleza psicológica precisamente- decidió hacer uso de este detalle que siendo tan pequeño como cualidad es tan útil para atacar, defender, poseer y tomar el poder. Este poder se llamaba y se llama “patriarcado”. (En uno de nuestros trabajos, “Violencia intrafamiliar: El Salvador” -cuyo autor sólo da una dirección de correo electrónico-, un extenso Capítulo, el primero, explica claramente la Teoría del Género.)

Cuando la historia comenzó a escribirse, los varones ya se sentían seguros y superiores. En esos principios, la mujer fue insertada en crónicas y relatos, pero a ella poco se le permitió escribir o escribirse.

Los hombres iban alegremente a la guerra, recorrían mundo en expediciones y cruzadas y, como ellos sí estaban autorizados para aprender a leer y dibujar signos caligráficos, contaban batallas, daban reglas morales y hasta redactaban diarios en donde la mujer nunca dejaba de estar presente, al modo en que suelen aparecer en la actualidad las graciosas mascotas familiares en los papeles íntimos y cartas.

De vez en cuando se mencionaba la existencia de alguna fémina singular; toda una excepción. A esas mujeres excepcionales podría equiparárselas a los animales domésticos de quienes sus dueños aseguran que “sólo les falta hablar”.

A la mujer no le faltaba el habla, siempre que se lo permitieran. Sólo le faltaba tener alma, y algunos buenos hombres aseguraban que casi la tenía, y otros, los menos, que la tenía completamente, lo que dio lugar a concienzudas y famosas polémicas, y famosos concilios.

Tenían argumentos notables quienes sostenían la carencia de alma y atributos intelectuales en la mujer: ella no producía grandes cosas, en absoluto, ni en ciencia, ni en arte. Tampoco creaba religiones.

Dejando de lado que toda obra femenina (a menos que se tratara de un rosado bebé, al que ni siquiera lo hacía la mujer sola) era rechazada por la comunidad bien pensante (integrada en su totalidad por representantes masculinos), hay que decir que es verdad que era imposible que la mujer se pusiera a la par del hombre en el Conocimiento. Así como un niño desnutrido no podría ganar una carrera frente a otro de su misma edad pero perfectamente alimentado, a la dama le habían escondido todos los víveres del intelecto y no podía participar en ninguna competencia.

Y así como la pobreza y la desnutrición vienen desde tan lejos en la historia, aún hoy la mujer tiene carencias de otro tipo. Aunque ya haya escrito, pintado y esculpido obras maestras. Aunque ya haya sido filósofa, psicoanalista y pedagoga.

En general lo ha sido después de parir, alimentar, limpiar la casa y atender marido y niños. También después de someterse a diferentes torturas para tratar de alcanzar el grado de belleza que a su hombre lo enamora. (Es obvio que los temas más recurrentes en la televisión son aquellos que más público atraen; en este momento los programas que van primero en el cable son los de “medicina y cirugía cosmética”. A propósito, y volviendo específicamente a nuestro asunto, conviene dar un paseo por el trabajo que enviaron Laura Buglione y María Eugenia Kremky: “La televisión argentina y el machismo“)

Se dirá que, si la mujer fuera sabia, habría dejado de lado la “frivolidad” de la belleza física y se ocuparía sólo de su mente y de la salud de su cuerpo. Pero es un juicio algo apresurado.

Si la mujer estuvo sometida durante miles de años al régimen de complacer al hombre y a la sociedad, ¿cómo exigirle que de la noche a la mañana y sin ninguna garantía de sobrevivir socialmente deponga sus armas? (Respecto a esta “misión” de la mujer, y acerca de los roles de género, se puede recurrir a interesantes trabajos masculinos, tales como “Noción de género para el estudio de las sociedades precolombinas”, de Pedro B. Quiroux, y “Machismo y psicología social”, de Boris Isla Molina, de Chile. También recomiendo, de Leticia Núñez, de Paraguay, “La mujer en el desarrollo de la cultura paraguaya a través de la historia”).

Escribe Celia Moreno Serrano en “Simone de Beauvoir”, una monografía que incluye además dos subtítulos tan importantes como “La mujer indígena. Rigoberta Menchú” y “Madre Teresa de Calcuta”:
“Guardo de Simone de Beauvoir dos legados importantes: primero, la lucha por la igualdad del género femenino y en esto nos queda todavía un camino largo para andar, sobre todo en nuestros países latinoamericanos (…) El segundo es el respeto a los derechos humanos, el derecho a la diferencia. Este respeto lo podemos medir en la capacidad que tenemos de aceptar al otro en su diferencia y aceptar significa entender al otro ser humano, no al que se nos parece, sino a aquel que por sus opiniones, valores u opciones está más alejado de nosotros…”.

Si de algo no relacionado con el físico se ha hablado entre hombres respecto a la mujer es de los movimientos feministas. Hasta célebres escritores de fines del siglo XIX y de la jerarquía de Henry James (en Las bostonianas, por ejemplo) se interesaron por el tema, aunque en sus escritos siempre se dibuja una sutil sonrisa de afecto y de ironía al mismo tiempo. Otros utilizaron el asunto francamente para la burla. Muy pocos escribieron en su apoyo.

En “El movimiento feminista hoy. Pasado, presente y futuro” de Ximena Briceño Olivera, de Chile, puede leerse que el feminismo nació junto con la Revolución Francesa y los demás movimientos independentistas de la época, pero que “pronto surgió la gran contradicción que marcó la lucha del primer feminismo: las libertades, los derechos y la igualdad jurídica que habían sido las grandes conquistas de las revoluciones liberales no afectaron a la mujer. Los Derechos del Hombre y del Ciudadano que proclamaba la revolución francesa se referían en exclusiva al ‘hombre’, no al conjunto de los seres humanos”.

Esto me recuerda que anteriormente los griegos, los hebreos, los romanos, Confucio y el propio Buda rechazaron a las mujeres como discípulas, Confucio señalando que la mujer era “como un hombre pequeño”. (Confucio fue rescatado de una cueva -adonde lo había abandonado su padre al nacer- por su madre, quien hizo tantos sacrificios para que nuestro sabio tuviera la oportunidad de estudiar que murió de fatiga y escasa alimentación en plena juventud.)

¿Qué haré, como mujer, con estas historias y otras semejantes? ¿Me perderé, por ejemplo, la luz que suele aportarme Confucio, aunque haya hablado para hombres solamente y no para todos los seres humanos? No, no dejaré de lado sus Analectas.

Creo que tal como empezó mi nota, todo se trata de poder. Y que del poder también es víctima el que lo ejerce, y que el poder tiene que ver con la libertad, o mejor dicho con su contracara, la esclavitud. En la nota anterior hablé de la libertad en referencia a un tema muy distinto: la lectura.

Me parece que todo es ella, la libertad; que todo empieza y termina con ella. Creo que seremos mejores cuando a la libertad pueda encontrársela en todos los lugares; que seremos personas, más que hombres y mujeres machistas o feministas.

Mora Torres

Editorial, Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

10 respuestas a “Eva -y Adan- en libertad”
  1. FREDY dice:

    El relato de creación de Adán y Eva, primeramente no consiste en una visión sociológica, ni tampoco una cronología histórica, sino que es una visión teologica, o sea es una teología de la historia, es por eso que los autores sagrados no tienen en cuenta muchos detalles que a la luz de las ciencias humanas son indispensables, simplemente quieren contarnos que Dios es el creador del hombre y de la mujer, y además que en este acto creador se ve de una manera muy simple pero profunda que el hombre y la mujer son iguales esencialmente pero distintos funcionalmente, esto significa que la diferencia funcional no puede significar dominación de uno sobre otro sino simplemente que cada expresión sexual realiza de acuerdo con su condición sexual de una manera distinta las tareas encomendadas por el estilo de vida o decisión que cada uno haya tomado.
    Todo lo demás, en lo que se refiere al machismo, hembrismo, feminismo son simples consecuencias de lo que en el relato bíblico habla del pecado original, donde el hombre y la mujer se desconocen y se acusan.
    Es cierto que históricamente hubo una actitud machista, pero eso no tiene que ver con una cuestión de género sino que como acabo de escribir son tristes consecuencias del pecado, que destruyó la armonina original donde el hombre consideraba a la mujer carne de su carne,o sea de la misma dignidad.
    Para restituir esa igualdad de dignidad vino Cristo que restituyó con su obra redentora la imagen del hombre(varón y mujer) por eso la mejor manera de respetar la dignidad del varón y de la mujer es vivir la nueva condición que nos has dado el Señor.

  2. Mefistofeles dice:

    El relato de la creación del Génesis puede ser puesta en duda, ó solo limitarla y acorralara solo a implicancias de tipo religioso, sin embargo si se analiza con cuidado, y remitiendose a los escritos originales, la verdad es que es un relato detallado y sucesivo, de la creación. El pecado original, no fue el sexo, ni tampoco comer del árbol “prohibido” para nada, fue la rebeldia a sujetarse al creador, de hecho si lo miramos solo desde una perspectiva teologica, fue Dios quien les dijo a Adán y Eva que “se hicieran muchos, llenarán la tierra y la tuviesen en sujeción, sin embargo el hombre con su complemento, quisieron más, demostrando desobediencia al creador quien les dio un nicho sobre el cual tendrían que edificar.

    Quieralo ó no estimado lector, es el mejor relato, si bien no es el unico, de como llegamos a existir, porque vivimos y morimos, e incluso de como podemos llegar a tener la condición que el primer hombre y mujer perdieron de forma deliberada. Si bien las ciencias han permitido al hombre conocer muchos aspectos y campos del saber, la biblia la supera ampliamente, pues no solo entrega una vición teologica y moral, sino que hasta en asuntos que la ciencia se demoro siglos por descubrir, la biblia ya los había puesto por escrito, entiendase estimado lector que no estoy hablando de profecías.

    En cuanto al analisis historico que hace la escritora sobre la mujer en la historia, me parece correcto, acertado, y en general estoy absolutamente de acuerdo con lo que la escritora esta postulando. Sin embargo cuando menciona que los hebreos, no tenian en cuenta a la mujer como discipula ó alguíen que incluso pudiera enseñar, eso es errado. En aquellos tiempos hasta antes del año 607 a.e.c. los hebreos eran uno de los pueblos más cultos y preparados de la epoca, lo que incluye a las mujeres. Evidencia arqueologica señana que todos sabian leer y escribir, algo que ninguna de las naciones vecinas siquiera aspiraba. En la biblia, se invitaba a todo el pueblo a reunirse, por ejemplo en el libro de Deuteronomio menciona que se debian congrgegar todos hombres, mujeres y niños, sin distinción, como una asamblea. Además el registro biblico habla q

  3. Mefistofeles dice:

    …perdón pero aprete una tecla y esta es la continuación del posteo anterior…

    Como le decia, el registro biblico indica que al menos hubo 4 profetizas ¿cuando se produjeron entonces diferencias entre el hombre y la mujer? fue probablemente cuando la cultura, caldea, primeramente y luego la influencia griega, con toda su filosofia llenaron las mentes de los hebreos y su cultura. Sin embargo Cristo, Quien era Judio, y muy respetuoso de la ley y las escrituras que habian disponibles, el registro biblico indica que también tuvo discipulas, aunque claro, ninguna fue apostol, sobre la cual se cimento la congregación cristiana del siglo primero. Sin embargo, el registrro biblico, si menciona que muchas eran profetizas y tenian algunos dones.

    Como conclución ¿que he aprendido yo? que a la mujer el hombre la ha denigrado tal como dice mora, por poder, sin embargo ninguno es mejor que otro, solo diferentes y son esas diferencias las que hacen que se puedan complementar, el hombre tiene lo que a la mujer le falta y la mujer tiene lo que al hombre le falta. Por otra parte la mujer siempre ha sido tratada dignamente dentro de la organización que Dios ha tenido a traves del tiempo (fueran los hebreos ó posteriormente la congregación cristiana del primer siglo, y digo primer siglo pues lo que vino posteriormente fue un asesinato del cristianismo verdadero, que quien termino de sepultarlo fue Constantinopla) y que el hombre ha rechazado. Lo que no solo ha denigrado a nuestras mujeres, si no también a nuestra entera sociedad humana. La religión ha confundido a las personas, el conocimiento humano con el paso de la historia no ha sido del todo certero, la politica ha sido la corrupción y finalmente vivimos sumergidos en nunestros propios vomitos, creyendo que somos libres pero sometiendonos a formas sutiles, muy sutiles de esclavitud.

    Mora me gusto tu reflexión en general y Fredy, creo que la biblia no es solo un libro teologico, sino también exacto en muchos aspectos que el hombre se ha tardado siglos en descubrir.

  4. jesus rafael dice:

    Igualdad entre hombres y mujeres:
    La Fe Bahá í enseña que los hombres y las mujeres son iguales:
    Al nacer una criatura lo primero que todos preguntan es su sexo. En los primeros días de su vida la diferencia puede ser puramente anatómica pero a medida que el niño crece comienza a comportarse como varón o hembra .Este comportamiento no se debe a razones biológicas si no que se aprenden; las diferencias de comportamiento son aprendidas y dejando de lado las obvias discrepancias fisiológicas los hombres y las mujeres son iguales.”Sabe; OH sierva, que a los ojos de Baha las mujeres se consideran igual que los hombres, y DIOS ha creado a toda la humanidad a su propia imagen y semejanza, Esto significa que los hombres y las mujeres revelan igualmente sus nombres y atributos. Y desde un punto de vista espiritual no hay diferencia entre ellos. Quien se acerque mas a DIOS es el más favorecido, sea hombre o mujer. (Abdu ´ l-Bahá).
    Desde el momento en que nace un bebe, le hacemos saber, de mil maneras sutiles y no verbales, que es un niño o una niña. La mayoría de las personas sostienen en brazos a los niños y las niñas de forma diferente. En nuestra sociedad y aun a muy tierna edad, los niños suelen estar sujetos a un trato más brusco que las niñas. Cada vez que un niño o una niña actúa en la forma que concuerda con nuestra convicciones sobre como debe proceder un varón o una hembra reforzamos su comportamiento. Ese refuerzo puede ser algo tan sutil como la inflexión del tono de voz o una fugaz expresión de aprobación en el rostro,”a sin deben hacer los niños o las niñas, aunque suele ser mas tajante y duro para los niños Podremos en pocas ocasiones no reñir a los niños por querer jugar a las muñecas, muñecos(educando hacia la paternidad)o ser sensibles hacia la naturaleza, gustarle las flores, la no violencia las artes o cualquier otra cualidad mal llamada femenina, pero rara vez los alentamos a que lo hagan ,tal vez la total ausencia de respuesta, la falta de vibraciones positivas le hagan saber al niño que esta haciendo algo que los varones no deben hacer .
    Cuando condicionamos a una persona a un determinado rol o papel marcado por lo que hasta ahora mal se ha creído en llamar injustamente y en desigualdad cualidades femeninas y masculinas, estamos limitando enormemente el desarrollo del potencial humano, tanto intelectual como espiritual. Tenemos que tener muy en cuenta que no existen ni cualidades masculinas ni femeninas si no potencialidades a desarrollar, como ejemplo podemos ver la vida de Abdu ´ l-Bahá, su ternura, amabilidad, comprensión, sensibilidad, delicadeza, amor. Los hombres han podido desarrollar, debido a su mala, limitada y prejuiciosa educación, su parte intelectual más que la humana-espiritual, referente a sentimientos tales como, delicadeza sensibilidad, ternura amor, etc. Al varón se le ha prohibido llorar, expresar sus sentimientos y desarrollar su espíritu. Las mujeres al contrario habiendo tenido una educación mas emocional ha podido desarrollar mas su parte humana-espiritual(mal llamada cualidad femenina), que son y están tan innatas tanto en la mujer como en el hombre y a la mujer le ha sido negado en su educación su desarrollo intelectual. Por lo cual no vamos a decir que unos son superiores a otros; cuando debido a la educación y la cultura lo que se le ha negado en la educación al hombre se le ha afirmado a la mujer y lo que le ha sido negado a la mujer se le ha afirmado al hombre, por ello hay desigualdad por parte de ambos.
    Aunque hay que reconocer que el dominio, el poder la violencia; del hombre hacia la mujer ha sido y sigue siendo, desgraciadamente, un mal que no se puede justificar y que hay que eliminar, para que nadie domine a nadie y halla un respecto e entendimiento mutuo, y colaboración entre ambos sin ningún tipo de rol.(Jesús. R. G. G-(del artículo: no femenino no masculino si no potencialidades a desarrollar).
    Normas Culturales: Lo que es femenino en unas culturas en otras es masculino y al revés. Esto demuestra que la persona es condicionada según el sitio donde nazca y se eduque .Lo que llamamos masculinidad y feminidad esta sujeto con la asociación de un determinado papel de comportamiento en función del molde Socio-Cultural.” En Nueva Guinea tanto los hombres como las mujeres de la tribu Arapesh, tienen características emocionales que en nuestra sociedad caen más bien dentro del patrón femenino: ambos son cooperadores, no agresivos, gentiles y no competitivos. En la tribu Munduyumur; por el contrario, tanto las mujeres como los hombres son violentos, agresivos, rudos y competitivos. En la tribu de los Tchambulli, las mujeres son prácticas, activas, dominantes; nada sensibles. En cambio los hombres se dedican a actividades artísticas o no utilitarias; danzar esculpir, pintar y son delicados tímidos y muy sensibles y susceptibles”(Margaret Mead antropóloga).Las cualidades humanas no están marcadas por la biología, sino por la cultura y la educación y se aprenden en la niñez. La madre es la primera maestra del bebe, a medida que el bebe crece y se vuelve mas independiente, la naturaleza relativa de su relación con su padre y madre cambia y el padre puede desempeñar un papel mas importante.
    El padre en la religión bahái tiene el deber y la responsabilidad de educar junto a la madre a sus hijos. “En un futuro la educación comenzara con el primer parpadeo de vida en el vientre de la mujer. Esta será la señal para el esposo y la esposa de empezar a orar por el embrión para exponer la nueva vida a la belleza y a hombres y mujeres atentos y de ideas nobles. La etapa del embarazo en el desarrollo humano requerirá la atención amorosa de ambos padres. Los padres continuaran orando por el; cubriéndole de amor, pero también trataran de observar en el los signos de sus potencialidades particulares. La educación contemplara también el ayudar a los jóvenes a descubrir, liberar y desarrollar sus atributos divinos cualidades como el amor la compasión un carácter reflexivo, la humildad. Los atributos divinos están latentes en todas las almas. A partir de esta experiencia; el, la, joven desarrolla una conciencia moral y aprende a conocer y amar a DIOS, que es según el descubre, el propósito de la vida. Educado en la Revelación Divina: Krishna. Abraham. Moisés. Zoroastro. Buda. Jesucristo. Muhammad. El BAB. y BAHAULLAH. (Revelación progresiva).
    Los varones se sentirán liberados de tener que desplegar la imagen de “macho” y habrán desarrollado muchas de las cualidades propias de un corazón tierno, que normalmente se asocian a las mujeres (como dijimos anterior mente lo han podido desarrollar y el hombre no).como la compasión, la paciencia y fiarse de la intuición. Las mujeres a cambio se habrán escapado de la jaula del estereotipo manifestando algunas de las cualidades mas enérgicas que suelen identificarse con los hombres” (Nathan ruststein. Al Buscador).
    Es difícil ser uno mismo, es difícil ser hombre, ser mujer (ser un ser humano). Por miedo al rechazo al ridículo, a las criticas , pero si no actuamos de acuerdo a nuestra personalidad no podremos desarrollarnos como personas y siempre aunque no nos demos cuenta inconscientemente seremos infelices y seremos los primeros, debido a nuestra insatisfacciones, en criticar, murmurar y no ser tolerantes , comprensivos y justos con los demás como sucede en nuestra sociedad que no se admite al que piense distinto a nosotros ,tenga diferente religión ,raza, manera de pensar o actual etc.
    Una de las terapias de la superación de la mística masculinidad , pasa, en primer lugar por moderar aquellos valores de dureza, dominio, represión y competitividad, realzando en cambio los de cooperación , servicio, amor, ternura, responsabilidad social, empatía, socializar a los hombres , espiritualizarlos, educándolos en valores y atributos DIVINOS.
    Dándoles responsabilidad, en la práctica del cuidado, empezando por sus propios hijos, porque la participación de los padres en la crianza es un freno en el uso de la violencia, primero en ellos mismos, y después en sus hijos.
    Se trata en definitiva de introducir la expresión del cariño en la vida de los hombres y de que no repriman la empatía, para a si aumentar su responsabilidad sobre el coste humano y social de sus actos tanto en la vida familiar, como en la sociedad en general. jesus19-9@hotmail.com

  5. Hada dice:

    Me parece muy interesante tu análisis, Jesús Rafael. Se puede apreciar que está muy bien documentado. De todo el comentario planteado hay una frase con la que no estoy totalmente de acuerdo; y aparece al final de la siguiente parte, la cual, para visibilizar, he puesto en mayúscula: “La madre es la primera maestra del bebé, a medida que el bebé crece y se vuelve más independiente, la naturaleza relativa de su relación con su padre y madre cambia y EL PADRE PUEDE DESEMPEÑAR UN PAPEL MÁS IMPORTANTE (¿?). ¿Qué argumentos documentados hay o expones para hacer esta afirmación? Sólo esta cuestión se me plantea. Me resulta interesante que la debatamos. Gracias.
    P.D.: antropólogo?

  6. Ángel dice:

    Los hombres y las mujeres no somos iguales y Dios bendiga la diferencia, pues si no tuvieramos esa maravillosa contraparte, la vida perdería mucho de su sabor y de sus contrastes dolorosos y dulces que surgen del hecho de estar enamorado, pues por razones de cultura, nos la pasamos culpandolas de nuestras inclinaciones equivocadas. Con esto último me refiero a que según entiendo, la relación de los sexos está determinada por un cortejo generalmente masculino y no siempre se ve privilegiada esta preferencia y ya sea el hombre o la mujer, alguno sale lastimado. La tradición establecía que el varón hacía un ritual de enamoramiento y convencía a su elegida a aceptarlo y esto podía durar mucho tiempo y prolongarse a travéz de un noviazgo largo y placentero que conducía al matrimonio. Pero el sentimiento que inicia la relación, es una afectación que domina el buen sentido y pone a quien lo sufre, en un estado de adicción y vulnerabilidad hacia el objeto de sus ansias. Se le puede comparar al efecto de algunas drogas como la amfetamina y además de borrar experiencias, hace perder el contacto con la realidad y sume a su víctima en ensoñaciones grotescas que le producen miopía intelectual y sin embargo resulta el estado perfecto para la creación y el arte ¡Dios haga que yo me vuelva a enamorar! ¿Por que este deseo casi gritado? porque el amor es la palanca que mueve y convence intereses de la raza humana, del amor ha brotado mucha de la inspiración del ser humano, separandolo de los animales inferiores que actúan por instinto cuando se aparean y durante la permanencia de su unión, privilegiando la continuación de su especie. En ellos se dan tanto la monogamia como la inclinación al serrallo ¡Igual que en cualquier hombre! y sin embargo la sociedad aplaude la monogamia ¡Dios sabe porqué! y se espera que la familia forme individuos cada vez mejores y trasciendan en ellos los valores de su cultura.
    Saludos
    Ángel

  7. JAPA dice:

    Tema tan interesante y apasionante el de la mujer como Diosa que me ha llevado a preparar mi primera novela en inglés. Se llama Shahara Seni y puede leerse un fragmento del manuscrito descargándola de la página http://www.posadasdechirimena.com. Agradezco los comentarios y críticas. Para mas referencias personales como escritor favor visitar http://www.jorgepartidas.com donde podran descargar otras novelas mías completas, sin costo alguno.
    Regresando al tema del blog, recomiendo mucho leer el libro “Anatomy of Love” de la antropologa Barbara Fisher. Excelente!
    jorgepartidas@gmail.com

  8. Uifor dice:

    Por allí una autora dijo que la Mujer era el proletariado del proletariado. Sin duda una relación historica de poder, opresión y explotación de un genero por otro. Como estudiante de antropología sé bien que la teoría del matriarcado como anterior al patriarcado ya esta caduca (que por cierto esta dentro de esa concepción darwiniana ya refutada hace tiempo), pero también sé que este articulo es usado como metafora para expresar la diferencia de genero.
    Creo que hay que tener cuidado con darle el rol a la mujer como agente de cambio o a los jóvenes, ya que los cambios sociales no pasan por eso y los grupos feministas o de otra índole son de corte burgues, porque la discucion no la centran en un aspecto concreto, por ende, no produce reales transformaciones.
    La discucion debe plasmarse en una cuestión de clase.

  9. Alicia Corona dice:

    ”Eva -y Adán- en libertad” es más una cronología del orden en que ha ido evolucionando la intervención de la mujer en la vida social, desde su cenit (y consecuente decaída), hasta su reintegración ocurrida hace pocos siglos atrás.

    Feminismo y machismo, son términos vulgarizados por la intervención de uno u otro género, pero que intrínsecamnte han sido aplicados a través de la historia del desarrollo humano. La mujer subyugada, siempre suprimió su participación, dando paso al desarrollo del machismo y del crecieminto intelectal del hombre.

    Sin embargo, este creciemiento moderado del género masculino, se ha visto opacado por una evidente revolución en el pensamiento feminista, que ha resurgido de súbito.

  10. Helios dice:

    Deseo exponer en forma sencilla la siguinete idea que siempre me ha producido un poco de curiosidad.
    Las sociedades más avanzadas son las que tienen a la mujer en condiciones de mucha influencia.
    Mientras que por el contrario, los pueblos más atrasados son los que conceden menor rango a la mujer.
    Desconozco el motivo, y me gustaría conocer las opiniones de las bellas lectoras y de los amables lectores.
    Muchas gracias.
    Atentamente.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom