Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

La persistencia de los fantasmas

Para los que creen en ellos y para los que no, ¿cuándo, cómo, dónde habrán nacido los fantasmas? ¿Y por qué son inmortales, es decir, se mantienen para siempre entre lo imaginario y lo “demostrado” en la mente del hombre? (ver “Visitantes de la noche. Aproximación al devenir histórico de los fantasmas en el imaginario de la cultura occidental” del profesor Fernando Jorge Soto Roland).

Muchísimo antes de que a Hamlet se le apareciera el espectro de su padre y Shakespeare le hiciera decir, dirigiéndose a un amigo: “Hay más cosas entre el cielo y la tierra de las que sueña tu filosofía, Horacio”, estos etéreos seres cobraron “vida”. Seguramente algo tuvo que ver la extrañeza e irreductibilidad de la muerte para crearlos como consuelo -según piensan los que no creen-, y para que los que creen y los ven tengan una mayor seguridad en la otra vida, porque, sea como fueren los infiernos y los paraísos, el hombre no quiere morir. Y no quiere que mueran sus afectos. Acá conviene recomendar la primera parte introductoria de “Parapsicología-Astrología“, de José Antonio Saavedra B. Y aunque lo que sigue de la introducción no es exactamente el tema, asegurarles que resulta delicioso leer toda la nota hasta el final.

La literatura ama a los fantasmas; los lectores, en general, también. Atraen más los cuentos de fantasmas que los cuentos eróticos, y en esto me remito a las estadísticas. Y también respecto de esto se me ocurre preguntar si ambas atracciones no son una prueba de que Freud no se equivocó al afirmar que en el hombre prevalecen el instinto sexual y el instinto de muerte. Lo cual es una muy apta explicación científica, ya que el hombre necesita vivir y dar vida y necesita, además, morir, aunque no lo desee, pero su instinto de muerte lo impulse. Porque el planeta ya no existiría sin la muerte de nuestros ancestros.

Lo extraño es que entre esa pulseada entre el sexo y la muerte, ella indudablemente gane. A esto deberían estudiarlo profundamente los Freud y los Lacan; creo que Jung ahondó más en el asunto.

Los fantasmas no tienen jerarquías rígidas, como los ángeles, cuyo “árbol genealógico” comienza con la realeza de los querubines, sigue con los arcángeles y termina en sencillos y protectores angelitos. Pero, a simple vista, pueden distinguirse fantasmas de distintas nacionalidades y procedencias. El inglés es a la vez aristocrático y popular. En Gran Bretaña tanto el homeless como la familia real jamás dudaron de que exista (”El fantasma victoriano. Aproximación histórica a la creencia popular” también, como el primer ensayo mencionado, perteneciente al profesor Fernando Jorge Soto Roland).

Pero el elegante fantasma inglés suele arrastrar cadenas y filosofar en palacios congelados, mientras los fantasmas latinoamericanos, muchas veces, salen al patio a tomar el fresco por las noches, abrumados por el calor, y se encuentran con el desvelado dueño de casa, con quien mantienen charlas triviales que incluyen apuestas sobre riñas de gallos. Recuerdo Cien años de soledad, de García Márquez, por ejemplo, o los más melancólicos aparecidos de Juan Rulfo.

María Eugenia Alonso, que trabaja conmigo en Monografias.com, me mandó por mail una noticia “espeluznante”. Según la misma, en una de nuestras no muy grandes ciudades de Latinoamérica (en este caso Firmat, provincia de Santa Fe, Argentina) un niño suele irse alto en la hamaca de la plaza mayor. Pero los niños a menudo alzan vuelo frenéticamente, los he visto. No necesitan que nadie los empuje; yo misma llegué casi hasta la copa de un árbol en mi infancia. Entonces, ¿qué es lo curioso, qué lo “espeluznante”, en el recorte enviado? Vean, señores lectores: es común que los chicos “vuelen” sentados en el tablón y sosteniéndose de las cuerdas atadas a un fuerte trapecio. Lo que no es común es que se hamaquen los fantasmas.
Mejor dicho, sí. Si en verdad existen sería muy común que volaran, todos los imaginados por la fantasía lo han hecho, muy pocos se quedan en el piso arrastrando cadenas, especialmente, como ya aseguré, aquí en Latinoamérica.

Para ampliar la noticia de María Eugenia recorrí algunos lugares de Internet donde pululan los fantasmas. Pero yo quería hallar un caso parecido al de este niño; y lo hallé. En un diario colombiano del 26 de junio de este año aparece. Copio:

Bogotá, Junio 26 (LA FM)

Diana, una habitante del barrio Villa Camila, de Cúcuta, aseguró haber visto el fantasma de una niña divagando (sic) en el parque de este barrio. Alrededor de las diez y media de la noche, por medio de su celular ella logró registrar varias imágenes de un ente luminoso que se movía en varias direcciones dentro del parque. Diana dijo que no solo ella, sino varios de sus vecinos asistieron en horas de la noche a presenciar esta aparición, y que varios de los asistentes captaron diversas imágenes del espíritu. La experta en espiritismo Lucrecia de Villaraga dijo que la manifestación del espíritu de esta niña puede darse debido a que ella no acepta que ha muerto. Agregó que aparece en el parque porque siente una afinidad por ese lugar y lo frecuenta, mas no lo hace porque esté sufriendo.
Qué lindo sería que la niña de Cúcuta y el niño de Firmat se encontraran en el mismo parque y se mecieran en hamacas paralelas. Porque parecen estar muy solos estos niños. Y yo, hoy, me siento Celestina de los muertos.

He escuchado decir, además, que los fantasmas nos tienen algo de temor, que los vivos somos los fantasmas de los fantasmas y que, cuando logran percibirnos, se estremecen.

Mora Torres

Editorial

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

8 respuestas a “La persistencia de los fantasmas”
  1. Euge dice:

    El día de hoy, en el diario Infobae, ha salido otra noticia relacionada al extraño hecho de la ciudad de Firmat: Creer o reventar: ahora se mueve otra hamaca.

    Saludos a Mora!

  2. LUIS XIV dice:

    “LOS FANTASMAS SON HECHOS QUE SE HAN DADO TANTO EN LA LITERATURA COMO EN LAS LEYENDAS PERO QUE HA COMENZADO EN LAS EVOCACIONES TRIBALES, DESDE EL COMIENZO, EN EL, QUE EL HOMBRE COMENZO A CAMINAR (FUERA DEL PARAISO) Y DESCUBRIR EN UN MUNDO OSCURO Y AGRESTE, NO SOLO LAS FUERZAS NATURALES SINO TAMBIEN LAS FUERZAS ESPIRITUALES QUE PARA REFORZAR PENSAMIENTOS Y TRADICIONES QUE ESTEN ALEJADOS DE LA VERDADERA FUENTE DEL CONOCIMIENTO, SE HAN PRESENTADO COMO TALES: COMO FANTASMAS, JUNG, EN SU EXPRESION DE ARQUETIPOS COLECTIVOS HA DEMOSTRADO QUE EL SER HUMANO TRAE A COLACION IMAGENES ANCESTRALES COMO HERENCIA DE UNA HISTORIA PRIMARIA, Y LA MUERTE HA TENIDO UNA JUSTIFICACION QUE ES PARTE DE UNA VIDA NO DESEADA, PERO IMPUESTA, POR QUE LO IMPUESTO NO VIENE CON LA ELECCION SINO CON LA ARBITRARIEDAD DE UN ACONTECIMIENTO FALLIDO.
    POR ELLO LOS FANTASMAS TIENEN SU ESTEROETIPO BASADOS EN LAS CULTURA Y EN EL ASPECTO GEOGRAFICO Y CULTURAL, APARECE COMO ES EL PUEBLO O COMO ES LA SOCIEDAD, RICARDO PALMA EN SUS TRADICIONES PERUANA, ESCRIBE SOBRE ESTE ACONTECIMIENTO, POR QUE LA SOCIEDAD DEL SIGLO XVIII LO AMERITABA, Y APARECIAN VIUDAS NEGRAS , CURAS SIN CABEZAS, RUNAS MULAS, Y DE ACUERDO A LA REGION Y DE ACUERDO AL ASPECTO CULTURAL, LOS FANTASMAS SE PRESENTABAN CO LA VESTIMENTA Y CON LA COSTUMBRE REGIONAL…CASO QUE POR LO VISTO LOS MUERTOS ENTONCES TIENEN CONOCIMIENTO DE COSTUMBRES Y RITOS Y ROPAJE…LA INCIDENCIA DE UN HECHO ES PARA REPERCUTIR EN LA ACTIVIDAD DESEADA, UN REFORZAMIENTO PARA QUE LA HUMANIDAD DESCONOCIDA SIGA TRASMUTANDO SU PENSAMIENTO HACIA LA ACTIVIDAD DESEADA, CONSERVAR LA TRADICION OCULTANDO ASI LA REALIDAD, EN CONCLUSION, NO SON LOS FANTASMAS LOS VIVIENTES (CLARO QUE ESTE ASUNTO ES HARTO COMPLICADO)SINO LOS DEMONIOS QUE SE VISTEN DE FANTASMAS, QUE AL FIN Y AL CABO SON ESPIRITUS QUE SE VIS!
    TE DE FANTASMAS PARA ASI ENTONCES:COMO PODRIA PAGAR UNA MISA DE DIFUNTO PARA QUE EL ALMA DE X PERSONA PASE A UNA MEJOR ESFERA COMO LO ESCRIBIO DANTHE ALIGUELLI, SINO EXISTIERAN LOS FANTASMAS? (ESTO COMO EJEMPLO).
    LUIS BERRIOS”

  3. odalis fernandez dice:

    Con respecto a los fantasmas, dejenme decirles que vivo en el oriente de Venezuela y aqui la gente no solo cree en los fantasmas, sino, que da por hecho que existen. Algunos juran haber visto a la Sayona, otros que se les ha subido al carro una mujer herida y cuando llegan al hospital a ha desaparecido. Existen tantas historias de los fantasmas que es casi imposible distinguir entre las que pueden ser ciertas y las que no. Todo el mundo afirma haberlos visto con sus ojitos. Hasta luego.
    o.f.

  4. Ángel dice:

    En varias ocasiones he percibido presencias extrañas que me alteraban. Durante unos años, al regresar de la casa de mi novia a la mía, debía pasar por una construcción abandonada con ventanas tapiadas y sentía que tras las tablas mal colocadas una mujer de ojos llameantes me llamaba. Esto me resultaba tan molesto, que cambiaba de acera y de reojo vigilaba el lugar, sintiendo que la presencia ¿Fantasmal? me observaba disgustada. Pasaron quizá 15 años y una noche mi esposa estaba en una reunión en casa de la familia a quien pertenecía la casona semi derruida que se encontraba a un lado de la que ellos ocupaban. Era una reunión de mujeres solas que festejaban a una futura mamá y fueron interrumpidas por la llegada de una pareja desconocida que les solicitaba algo inusual. Mi esposo -dijo la mujer- afirma que de la ventana de la esquina, lo llama una mujer y queremos que le permitan asomarse a esa habitación, pues todo mundo le dice que ahí no hay nada. Con extrañeza, le permitieron entrar y examinó el lugar, constatando que estaba abandonado desde hacía más de 50 años y el techo amenazaba caerse. Durante la revolución mexicana, por ahí del año 1916, estuvo en ese lugar un contingente zapatista (Seguidores de Emiliano Zapata uno de los generales revolucionarios) y tal vez entonces ocurrió alguna tragedia que dejó una presencia aferrada en el lugar, por haber fallecido en circunstancias violentas. Mi esposa me contó el incidente y regresó a mi memoria lo que me ocuría a mi muchos años antes ¡Exactamente lo mismo!
    No tengo explicación de esto, pero no fuí él único que lo experimentó.
    Saludos
    Ángel

  5. Alicia Corona dice:

    La existencia y aparición de fantasmas continúa siendo un mito y un enigma sin resolver. Se habla sobre experiencias con fantasmas, pero las evidencias son limitadas en la mayoría de los casos, terminando por caer en el olvido, digamos, por falta de pruebas. Simplemente, los daños físicos a la persona no existen, ¿Quién en alguna ocasión ha dado testimonio del ataque de un fantasma? No obstante, los daños psicológicos pueden llegar a ser trágicos para muchos. Son experiencias frustrantes, a veces fruto de la imaginació, pero no se puede a veces determinar el realismo de estos sucesos.

    Existe la posibilidad de que vivamos en contínuo contacto con estos entes, pero qué es lo que realmente hacen con nosotros?, qué límita la presencia de éstos? Hay aspectos importantes que resaltan.

    ¿Qué determina la época en que vivió el fantasma?
    ¿Fantasmas diurnos?
    ¿Qué hacen los fantasmas?…

    La autora señala que los fantasmas se caracterizan según su lugar de origen, sin poder determinar si este teoría se fundamenta en el hecho de que los fantasmas no se trasportan en el espacio de un país a otro, o en que nuestra imaginación crea una imagen que pueda adaptarse a nuestros conocimientos previos.

    La realidad es que se ha utilizado la idea de los fantasmas para propósitos comerciales: películas, novelas, cuentos…

    El terror a lo inexplicable, le da el sazón a los hechos, este es un mundo de fantasías en el que falta inspeccionar a profundidad.

  6. Alicia Corona dice:

    Recuerdo hechos que me ocurrieron cuando era pequeña, a los 6 y 9 años, pero de los que aún no estoy segura. En ciertos momentos la mente juega con nuestros sentidos, vemos, oimos y tocamos cosas etrañas. Lo difícil es explicar el hecho de que varias personas experimenten el mismo hecho en el mismo instante y bajo las mismas circunstancias. Lo ilógico pierde su relatividad y se connviente en un problema externo.

    TODO TERMINA SIENDO CUESTIÓN DE FE.

  7. S.E.M. dice:

    Sencillos disfraces de carnaval. los de una sábana grande y dos aberturas. Pero para entonces, …¿qué era el carnaval para el pibito?. -Sólo un montón de sensaciones -. Y venían por la calle: “Buuu, Buuu”. Los vecinos divertidos anunciaban: “Los Fantasmas, ahí vienen los F…”. Algo indiscernible que lo hizo escapar al pibe. Y se enteraron de la huida. Y se detuvieron a ulular bajo esa su ventana en el suburbio. Cosa muy entretenida; que ahí estaba su hermano mayor, ya le aclaraba la madre. Y con el tiempo esos fantasmas pasaron a ser parte del Fantasmata.
    Pero, …no hemos dicho nada de los fantasmas chinos. Casi una cuarta parte del universo fantasmagórico. Que en los relatos de Pu Sun Lin intervienen, juntándose con la gente.
    Buena cosa poder leer y comentar en este Blog. No se la agarren conmigo; pero Sincero Afecto en este Saludo.

  8. habid coneo dice:

    Es posible que la mente nos haga malas jugadas en momentos inesperados, quien no a sentido alguna vez escalofrio al transitar por lugares determinados, quien no a visto extrañas figuras fugaces que eventualmente desaparecen y culpamos a la imaginacion por no tener mas argumentos a la mano, quiza la existencia tenga muchos misterios irresolubles, pero este es un asunto de lo mas enigmático.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom