lig tv izle
justin tv

Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Archivo de Mayo, 2007

Una perla para Jorge Luis Borges

Hay una nota de la norteamericana Susan Sontag, escrita en 1996, cuando se cumplían diez años de la muerte de Borges. Está redactada en forma de carta. Copio uno de sus párrafos:

“Lamento tener que decirle que la suerte del libro nunca estuvo en igual decadencia. Son cada vez más los que se zambullen en el gran proyecto contemporáneo de destruir las condiciones que hacen la lectura posible, de repudiar el libro y sus efectos. Ya no está uno tirado en la cama o sentado en un rincón tranquilo de una biblioteca, dando vuelta lentamente las páginas bajo la luz de una lámpara. Pronto, nos dicen, llamaremos en ‘pantallas libros’ cualquier texto a pedido (…) Este es el glorioso futuro que se está creando -y que nos prometen- como algo más ‘democrático’. Por supuesto usted y yo sabemos, eso no significa nada menos que la muerte de la introspección… y del libro” (revista Proa; Argentina, “Querido Borges”, 1996).

Susan Sontag, la maravillosa y renovadora escritora con quien en este tema estamos en desacuerdo, también murió, y estará discutiendo con Borges la carta que le envió en homenaje. Por eso, del mismo modo que ella a nuestro autor, nosotros podemos escribirle unas líneas:

“Querida Susan Sontag: lamentamos tener que decirle que poco puede apreciar su descontento por la desaparición del libro como objeto físico Jorge Luis Borges. Con toda seguridad no ignorará que él, en esta vida, era ciego, y a partir de los cincuenta años debieron leerle los libros en voz alta. Acordará con nosotros en que esa función bien puede actualmente cumplirla cualquier computadora.”

Llegamos a la conclusión de que sea cual fuere el futuro soporte del libro (y esta afirmación puede sonar irreverente, lo sabemos), la misma es una curiosidad bastante menos trascendente de lo que parece. Que dentro de algunas décadas no exista más el objeto de papel y cartón o cuerina llamado libro sólo puede ser desconsolador para bibliófilos y especialistas en antigüedades, no para los lectores ávidos.

Mora Torres

Editorial, Monografias

El sexo, y también la revista del amaestrador de gusanos

Lector de Monografias.com: no sólo escudriñe nuestras teorías, también practíquelas. Sin embargo, si le resulta muy duro investigar empíricamente alguna materia de conocimiento (como sería, por ejemplo, en Cosmología o Física, tratar de hallar el calor residual dejado por la gran explosión o Big Bang), le hemos preparado un experimento más liviano: aprenda a hacer sabiamente el amor. Para eso contamos, entre otras cosas, con:

Erotismo, amor, ternura y sexualidad”, de Leonardo Romero S., de Colombia, y
El arte de hacer el amor”, de José Alberto Vásquez Pérez, de Perú.
El principio del mundo, el origen de la vida… ¿Por qué no examinar entonces lo que más frecuentemente origina la vida, es decir, el deseo primero, seguidamente el sexo?.

Aprendamos sobre la atracción entre ambos géneros, en este caso, ya que no olvidamos que la homosexualidad también consiste en sexo, valga la redundancia, y en amor. Pero para “el origen”, es imprescindible que los que se unan sean los sexos opuestos. Y lo mejor es que lo hagan de la manera más amable, disfrutando y amando.

Otro tema: para cerrar por un tiempo nuestro discurrir por el origen de la vida, del mundo, de todo el universo, como quedó planteado tentativamente en nuestras entradas anteriores en el blog, tenemos a mano una nota inobjetable (por “nuestras entradas anteriores” entendemos las propias junto con los comentarios de todos los lectores que nos hicieron el honor de participar y de opinar).
La monografía tan recomendable se llama “El fraude y el humor en la ciencia”, y es del argentino Pablo Cazau, quien con notable conocimiento del tema y habilidad nos ha proporcionado momentos deliciosos y ha despertado en el equipo de monografias.com muchas sonrisas cómplices.

Por ejemplo, cuando nos habla de “el Premio Innoble”, una especie de parodia del Nobel, que se otorga anualmente a los científicos que más se han destacado por sus disparates, o sus disparatadas teorías, digamos. Cuenta que en 1991 se otorgó el Premio Innoble de Física a Thomas Kyle, un estudioso científico que seriamente trató de demostrar la existencia de una nueva clase de átomo “cuyo núcleo tiene muchos neutrones pero sólo uno de ellos trabaja en serio. Los demás son 8 asesores, 35 vice-neutrones y 256 asesores de vice-neutrones”. O cuando narra la creación de una publicación (Worm Runner’sDigest, o Revista del Amaestrador de Gusanos), por el conocido e “irreverente” investigador James V. Mc Connell.

Del principio hasta el fin, la nota mencionada no tiene desperdicio por rigurosa y, a la vez, irónica y amena. ¡Ah…! Y una notable contribución al humor en este tan científico escrito tiene que ver de alguna manera con nuestro primer apartado sobre sexo. En el primer párrafo del capítulo “Humor en la ciencia ficción” (y no me animo a reproducirlo sino con las palabras de Cazau), se puede leer: “La hermana menor de la ciencia tampoco escatimó esfuerzos por introducir el humor y la ironía. En la historia ‘División de condominio’, por ejemplo, aparecen unos seres extraterrestres con forma de ameba que vienen a buscar combustible para sus naves, a cambio del cual ellos entregarían a los terráqueos literatura pornográfica. Por supuesto, el único interesado en el canje fue un profesor de biología, que recibió un libro con fotografías de las distintas etapas de la división mitótica de aquellos seres.”

Mora Torres

Editorial, Monografias

Los cielos cuentan la gloria de Dios

Agapito Orozco Moreyra responde a nuestro Newsletter #317 con un mensaje muy bello e interesante, que es casi una respuesta a la pregunta formulada en el NL actual, es decir: ¿El diálogo entre la ciencia y la religión se hace posible?):

“¿Que curioso, no? Aceptar estas lucubraciones del evolucionismo como verdad cientifica, es realmente una locura y miopía. Aun para los más renombrados evolucionistas, el registro fósil no evidencia formas de transición entre phylum, clase, y órdenes animales y vegetales. El autor comentado acepta que esta cuestion es ‘desgraciadamente bastante imprecisa, muy difícil de concretar’. El hombre se enreda en sus pobres e inútiles razonamientos y cada vez penetra más y más en las tinieblas. Frente a eso, la sublime sencillez de esta declaraciones: ‘En el principio creó Dios los cielos y la tierra’. ‘Los cielos cuentan la gloria de Dios’.”

A su vez, Félix Alburqueque escribió entre otras cosas que:
“…sobre el big ban o la gran explosión del universo y la trasnformación o evolución del hombre les diré que se necesita tener más fe para creer en esta teoría, que simplemente tener
fe como para creer que solo Dios con su palabra hizo al mundo y todo lo que existe en él. (…)
Prefiero creer que Dios en seis días formó el mundo con la fuerza de su poder que creer semejante cuento de quienes se hacen llamar científicos y no tienen explicación a la formación de la vida y de nuestro planeta.”

A estos corresponsales sólo queremos agradecerles su participación y responderles que estamos de acuerdo. La física, la astronomía, la biología, etc., muestran, demuestran, arriesgan y finalmente muchas veces niegan hipótesis y teorías incluso ya formuladas como tales, por lo que creemos que las verdades de la ciencia son tan relativas como las de la fe.

Así mismo, los invitamos a dejar plamados en este espacio los comentarios que crean pertinentes.

Mora Torres

Editorial, Monografias

El mundo está lleno de palabras

En la historia de la evolución del hombre, el inicio de la palabra escrita es tan importante como el de la palabra pronunciada. Si nos remontamos a ese mundo recién nacido que vieron nuestros antepasados, y con la imaginación tratamos de explorarlo, vemos a nuestro respetable abuelo dibujando concentradísimo sobre los muros de su caverna.

Pero no dibujaba palabras, todavía.

Dicen que el hombre primitivo plasmaba sobre el muro lo que anhelaba que sucediera, por eso el arte rupestre tiene tantos bisontes soñados. Seguramente, poco después, esos bisontes fueron piezas cobradas a la naturaleza. El acto de dibujar era magia pura y otorgaba la fuerza suficiente para salir a cazar con decisión, y la energía para hacerlo con destreza. Eran rituales necesarios y sabios (todavía hoy nosotros planificamos antes de actuar, aunque no lo estampemos casi nunca en un papel).

Con el tiempo y tantos años empeñados en laboriosos y detallados dibujos, éstos se fueron estilizando hasta convertirse en símbolos. Los símbolos se convirtieron en caracteres que a su vez se transformaron en palabras escritas.

“El primer escrito que se conoce se atribuye a los sumerios de Mesopotamia y es anterior al 3000 a.C. (…) Entre el V y IV milenio a.C. aparecieron los primeros códigos de escritura, en Egipto, Mesopotamia y China”. (“Historia de las computadoras. Desde que el hombre inventó la escritura, hasta las tecnologías del futuro” - de Hector Venti, explica también cómo el libro reemplaza al rollo, extendiéndose por toda la historia de la comunicación entre los hombres hasta llegar a la pregunta más actual: ¿libro real o virtual?

Prometemos continuar con este tema, por lo que recomendamos a nuestros usuarios que lean anticipadamente “Libro y lectura en la era digital. El gran desafío de la educación actual”, que viene desde Perú con la rúbrica de Jorge Paredes M.

Mora Torres

Monografias

Nuevo diseño

Post redireccionado a nuestro Blog Institucional: Nuevo diseño

Monografias

Los 80 de Gabo, los 40 de Soledad

El 6 de marzo García Márquez ha pasado a ser octogenario y, para acompañarlo, Cien años de soledad cumple dos décadas en este mismo 2007.

En Aracataca, Colombia, su ciudad natal inspiradora del inefable pueblo de Macondo donde se desarrolla esa insuperable primera novela, el cielo resplandeció de fuegos artificiales que celebraban el aniversario. Para verlos, levantaron la cabeza en la noche (entre cientos de invitados de carne y hueso, entre ellos varios premios Nobel) Aureliano Buendía, Úrsula Iguarán, Amaranta, Remedios La Bella, todos sus personajes, que vivirán para siempre, al menos como fantasmas. O que es de esperar que sea así, ya que el encantamiento es una parte de la existencia del creador del realismo mágico.

Para contribuir a este homenaje se pueden leer en monografias.com varios trabajos sobre “Gabo” y su obra, dos de los cuales recomendamos ya en nuestro newsletter.

Mora Torres

Monografias

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda