Después de Auschwitz y otras yerbas

Blog en Monografias.com

 

Fernando Pessoa

de Fenando Pessoa

No hay normas. Todos los hombres son excepciones a una regla que no existe.

Fernando Pessoa

de Fernando Pessoa

El corazón, si pudiese pensar, se detendría.

Fernando Pessoa

de Fernando Pessoa

La literatura existe porque el mundo no basta.

Fernando Pessoa

de Fernando Pessoa

Nunca se siente tanto como cuando se cavila mucho.

Fernando Pessoa

de Fernando Pessoa

Toda la vida del alma humana es un movimiento en la penumbra. Vivimos en medio de un crepúsculo de la conciencia, nunca seguros de lo que somos o de lo que creemos ser. En los mejores de nosotros habita la vanidad de alguna cosa, y hay un error cuyo ángulo desconocemos. Somos algo que sucede en el entreacto de un espectáculo; a veces, a través de ciertas puertas, entrevemos lo que quizás no sea sino un decorado. Todo es confuso como voces en la noche.

Fernando Pessoa

de Fenando Pessoa

Hay un cansancio de la inteligencia abstracta, y es el más horrible de los cansancios. No pesa como el cansancio del cuerpo, ni inquieta como el cansancio del conocimiento por la emoción. Es un peso de la conciencia del mundo, un no poder respirar con el alma.

Fernando Pessoa

de Fernando Pessoa

Tú belleza para mí está en que existes.

Fernando Pessoa

de Fernando Pessoa

Llega un momento en que es necesario abandonar las ropas usadas que ya tienen la forma de nuestro cuerpo y olvidar los caminos que nos llevan siempre a los mismos lugares. Es el momento de la travesía. Y, si no osamos emprenderla, nos habremos quedado para siempre al margen de nosotros mismos.

Fernando Pessoa

de Fernando Pessoa

La literatura es la manera más agradable de ignorar la vida.

Fernando Pessoa

No quiero rosas mientras haya rosas - Fernando Pessoa

No quiero rosas mientras haya rosas.
Las quiero cuando no las pueda haber.
¿Qué he de hacer con las cosas
que puede cualquier mano coger?

Sólo quiero la noche si la aurora
la diluye en azul y rosicler.
Lo que mi alma ignora
es lo que quiero poseer.

¿Para qué ?… De saberlo, nunca haría
versos para decir que no lo sé.
Siento a mi alma pobre y fría…
¿Con qué limosna la calentaré?

Fernando Pessoa
chatroulette chatrandom