Después de Auschwitz y otras yerbas

Blog en Monografias.com

 

Chispa - Charles Bukowski

siempre me dolieron los años, las horas, los
minutos que les entregué, como un cadáver laborante, me dolían
en la cabeza, en las entrañas, me dejaban
confuso y algo trastornado: no podía entender
aquel desperdicio de años.
mis compañeros de trabajo, en cambio, no daban señales de
sufrimiento, muchos de ellos hasta parecían satisfechos, y
verlos de aquel modo me perturbaba aún más que
el trabajo tedioso y absurdo.

los trabajadores se sometían.
el trabajo los reducía a la nada: los
exprimían y luego los tiraban.

me dolían los minutos, la mutilación
de cada minuto,
y nada aliviaba aquella monotonía.

pensé en el suicidio.
pasaba bebiendo el poco tiempo libre que me quedaba.

trabajé durante decenios.

conviví con mujeres de la peor calaña: acababan con lo poco
con lo que el trabajo no acababa.

me sabía morir.
algo en mi interior me decía: venga, muérete, duerme, sé como
ellos: acepta.

pero luego otra voz interior me decía: no, conserva algo,
por pequeño que sea.
no hace falta que sea mucho: basta una chispa.
una chispa puede prenderle fuego a todo un
bosque
una sola chispa.
consérvala.

creo que lo conseguí.
y me alegro.
joder, qué
suerte.

Charles Bukowski

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom