Después de Auschwitz y otras yerbas

Blog en Monografias.com

 

de Fernando Pessoa

Todo se me ha vuelto insoportable, excepto la vida: la oficina, la casa, las calles; hasta
lo contrario, si lo tuviese, me sobresalta y me oprime; sólo lo contiguo me alivia. Sí, algo de todo
esto es suficiente para consolarme. Un rayo de sol que entra eternamente en la oficina muerta;
un pregón disparado que sube rápido hasta la ventana de mi cuarto; la existencia de gente; el
existir del clima y el cambio de tiempo, la asombrosa objetividad del mundo…
El rayo de sol ha entrado de repente para mí, que lo he visto de repente… Era, sin embargo,
un trazo de luz agudo, casi sin color cortando a cuchillo desnudo el suelo negro y maderoso,
avivando, alrededor de donde pasaba, los clavos viejos y los surcos de entre las tablas, negras
pautas de lo no-blanco. Durante minutos seguidos he seguido el efecto insensible de la penetración
del sol en la oficina tranquila… ¡Ocupaciones de cárcel! Sólo los enclaustrados ven así moverse
al sol, como quien mira a las hormigas.

Fernando Pessoa

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom