Después de Auschwitz y otras yerbas

Blog en Monografias.com

 

de Isak Dinesen

La cura para todo es siempre agua salada: el sudor, las lágrimas o el mar.

Isak Dinesen

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom