Después de Auschwitz y otras yerbas

Blog en Monografias.com

 

Ausencia - Hugo Mujica

Fue cuando no pude más y grité “¡yo!”, cuando escuché mi eco diciéndome “¡yo!”.
Y supe que las cosas nunca habían tenido bordes, que el hueco de todas las bahías se recortaba en mí, que el borde de todos los otros comenzaba donde faltaba yo.
Fue cuando supe que no había nadie.
Pero no corrí de un lado a otro para encontrarme con nadie, me quedé solo y, aún así, alguien estaba de más.  Quizás no era yo, era el eco de mí.
Fue entonces cuando me asaltó una duda: si no había nadie ¿sobre quién rebotaba mi grito para volverse eco de mí?
Es sobre esta duda que ahora escribo, o tal vez, sea sobre la misma y única esperanza que siempre escribí.
Hugo Mujica

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom