Después de Auschwitz y otras yerbas

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Abril, 2015

de Orison Swett Marden

Prefiero saber apreciar lo que no puedo tener, que tener lo que no soy capaz de apreciar.

Orison Swett Marden

de Henri Bergson

Debemos obrar como hombres de pensamiento; debemos pensar como hombres de acción.

Henri Bergson

de Neil Gaiman

Pensé ‘me voy a morir’.  Y, con ese pensamiento en mente, estaba decidido a vivir.

Neil Gaiman

Para Adolf Eichmann - Primo Levi

Oh, hijo de la muerte, nosotros no deseamos tu muerte.
Ojalá vivas más tiempo del que jamás ha vivido nadie.
Ojalá vivas sin sueño cinco millones de noches.
Que seas visitado todas las noches por el sufrimiento de todos los que han visto
Cerrarse tras de sí la puerta que les impedía el camino de regreso.
Que vieron ampliarse a su alrededor la oscuridad, y el aire llenarse de muerte.
Primo Levi

de Ian Kershaw

El camino de Auschwitz fue construído con odio, pero pavimentado con indiferencia.

Ian Kershaw

de Ricardo Piglia

La palabra Ungeziefer, dijo Tardewski, con que los nazis designarían a los detenidos en los campos de concentración, es la misma palabra que usa Kafka para designar eso en que se ha convertido Gregorio Samsa una mañana, al despertar. (Fragmento de “Respiración artificial”).

Ricardo Piglia

de Yukio Mishima

Una promesa es un concepto vago hasta el momento en el que entra en juego el concepto de lealtad.

Yukio Mishima

de Raul Hilberg

Desde los primeros tiempos, siglos IV, V y VI, lios misioneros cristianos habían dicho a los judíos: “Ustedes no podrán vivir entre nosotros como judíos”, lo que trajo consigo la imposición de la conversión.
Los jefes seculares que los siguieron a partir de la Alta Edad Media decidieron entonces: “Ustedes ya no pueden vivir entre nosotros”, lo que se tradujo en la ghettoización.
Finalmente, los nazis decretaron: “Ustedes ya no pueden vivir”.
Raul Hilberg

de Aharon Appelfeld

En el ghetto y en el campo de concentración hablaban solamente las personas que habían perdido el juicio…
Las personas sanas no hablaban…
Mi recelo por el uso de la palabra viene de allí…
Una continuidad de palabras correctas me despierta sospechas.
Prefiero el tartamudeo.
En el tartamudeo oigo la inquietud, el esfuerzo por rescatar a las palabras de sus limitaciones.
Aharon Appelfeld

de Walter Benjamin

Lo que se estremece de repugnancia en las profundidades del ánimo es la conciencia oscura de que en él habita algo que es tan poco ajeno al animal que nos asquea que éste puede reconocerlo.

Walter Benjamin
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda