Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

RECUENTO DE FIN DE AÑOS


Entiendo muy bien a los jóvenes en eso de no pesar mucho en lo que dejan atrás y centrarse en el mañana cercano, porque no es posible hacer planes a largo plazo y la vida es corta, la juventud, más aún y es necesario seguir en esta noria que es la cotidianidad.

Pero su vida no podemos garantizarla ni escribirla los que somos mayores e incluyo, padres, madres y abuelos, tan dados a “darles al niño lo que yo no tuve”, aunque por lo general ese “darle” va más en las cosas que usará y romperá que en aquellos valores que le servirán para construir una vida, una forma de ser, una única personalidad, con criterio propio y con la menor cantidad de frustraciones posibles.

El mundo de hoy, tan lúdico, tan de hacer la vida “hoy y ahora” persigue básicamente minimizar la incidencia de los jóvenes en la construcción del futuro, que será más suyo que de nosotros, pensando siempre que ellos no sabrán que hacer, que se irán con el primera anuncio o se quedarán en la primera comodidad, en un riesgo, pero que deben correr.

Siempre habrá espíritus emprendedores que miren adelante, enfocados en el ayer para tomar lo mejor y en espiral crecer hacia la luz de lo desconocido, siempre adelante aunque a veces la misma espiral nos cree la sensación de que eso ya lo vivimos, ya lo hicieron los míos, ya estuve en ese lugar, de toda forma la vida es un riego, vívela.

Tengo casi 66 años, lo mejor de mi es ser optimista ver con toda la amplitud de la palabra, mirar con esa amplitud de 360 grados y soñar, seguir soñando con que un mañana será mejor, no solo para mi familia pequeña, sino para el género humano que está hoy muy jodido, en medio de guerras incomprensibles, fabulosas orgias de especulaciones financieras y una puja peligrosa de la minoría rica, por conservar lo que creen es su derecho divino: las riquezas materiales.

Feliz Navidad amigos y ojalá nos despertemos con una sociedad mejor, ese es mi sueño, aunque sepa que no la tendremos si no la construimos entre todos.

Opinión

ÚLTIMOS DÍAS DEL AÑO


2016, está por ser historia, le faltan menos de quince días para iniciar otro ciclo de rotación terrestre, tan marcante como los pasados pero ahora con nuevas esperanza de que todo marche mejor, que la felicidad y la paz llene la vida de los seres humanos y que la bondad sea el norte por el que se guíen todos los seres pensantes de la tierra.

¿Será mucho pedir?

Los cubanos nos preparamos para continuar una obra de amor que nos convirtió en un NOSOTROS antes de pensar en YO, divisa aprendida con el desasosiego de los días pasados, en medio de carencias, dificultades cotidianas de todo tipo y el EGOISMO creciendo entre nosotros como nunca antes.

¿Será que al final perderemos la esperanza y cada uno pensará en su mejor parte de forma individualista?, yo sigo pensando como José Martí, creyendo en el mejoramiento humano y en la posibilidad de conquistar la mayor cantidad de justicia posible para todos y no solo para el que pueda sobornar al funcionario, al vendedor, al maestro, al médico, a tanta gente buena, por el solo hecho de salir primero de una cola, resolver su problema antes que los otros, porque lo pueden pagar y luego decir que todos tienen un precio.

¿Qué precio tiene la dignidad, la vergüenza, los principios, los valores, la decencia, el ser bueno? Son invaluable, porque los que llevan esas ideas de espiritualidad mayor no miran de qué lado se vive mejor, sino de que la lado está la justicia, y vuelvo a Martí, tan presente, tan crecido, que su sobra llega hasta los que no saben mucho de él, hasta los que no lo citan y simplemente siguen el corazón y la mente para crear esa espiritualidad elevada que nos hará ciudadanos de todos los tiempos, no de una época, ni de una coyuntura.

Felices Pascuas, en Cuba la celebraremos como siempre, en familia, brindando con el vecino, devolviendo al árbol navideño la sencillez de la dignidad, a Jesucristo, su forma humana para estar al lado de los pobres de la tierra, como José Martí, como Fidel.

Opinión

ANTONIO MACEO EL CUBANO INTRANSIGENTE



Hoy se cumplen 160 años de la muerte en combate del Mayor General del Ejército Libertador Cubano, Antonio Maceo Grajales, Lugarteniente General del Ejército Libertador, y la figura más relevante entre los negro y mulatos que secundaron las luchas independentistas en Cuba.

Su trayectoria marcada por una hoja de servicio intachable a favor de la emancipación de Cuba y de la abolición de la esclavitud, está jalonada por hitos inolvidables como la “Protesta de Baraguá” el digno acto de oponerse al pacto de la Revolución Independentistas con la metrópoli española, sin lograr ni la independencia, ni la libertad de los esclavos, en 1878, acto que lo colocó ya no solo entre los más destacados jefes militares cubanos, sino como la figura política más importante dentro de aquella generación que se levantó en armas por la independencia de Cuba.

Antonio fue el paradigma más alto de cubano, dedicado a Cuba, soldado por ella, leal y respetuoso con las instituciones que le iban naciendo a la Revolución independentista, orgulloso e inteligente, capaz de ganar su liderazgo, no solo por los méritos de guerra, sino por su dote de estratega, su capacidad de mando y su ejemplo.

Maceo tiene tanta fuerza en la mente como en el brazo, de esta manera lo describe José Martí, rompiendo el mito reduccionista del sublime guerrero capaz del sacrificio pero sin una formada idea de lo que quiere en esa lucha larga y consagra a la que se entregó su familia desde 1868, cuando acudieron al llamado que les hacía Carlos Manuel de Céspedes para luchar por la libertad de Cuba y la redención de los esclavos.

De la claridad de su pensamiento político deja Maceo muchas pruebas a lo largo de su actuar en las luchas por la independencia, Baraguá, había sido el ejemplo claro de que era el representante de las ideas más radicales en estas luchas y así lo ratifica en carta a los Delegados de la Asamblea Constituyente de Jimaguayú, el 30 de septiembre de 1895:

“Permitidme, pues, ciudadanos Representantes, que os haga presente la expresión de agradecimiento que me anima con vosotros, motivado por el honor que me habéis discernido al concederme el nombramiento de Lugar Teniente General del Ejército Libertador. Y al aceptar cargo tan honroso como éste, que aumenta la responsabilidad que tengo contraída ante mis compatriotas, permitidme también que os reitere la protesta y obediencia a las leyes que emanan de la voluntad popular (…) Fundemos la República sobre la base inconmovible de la igualdad ante la ley. Yo deseo vivamente que ningún derecho o deber, título, empleo o grado alguno exista en la República de Cuba como propiedad exclusiva de un hombre, creada especialmente para él e inaccesible por consiguiente a la totalidad de los cubanos…”

Estaba consciente de las intenciones anexionistaS de los Estados Unidos y de la clase aristocrática cubana, por ello siempre rechazó esa posibilidad y dejó siempre bien claro su posición:

“Los americanos y los españoles podrán concertar los pactos que quieran, pero Cuba es libre dentro de breve término y puede reírse de negociaciones que no favorezcan su emancipación.”(12 de junio de 1896)

“De España jamás esperé nada; siempre nos ha despreciado, y sería indigno que se pensase en otra cosa. La libertad se conquista con el filo del machete, no se pide; mendigar derechos es propio de cobardes incapaces de ejecutarlos. Tampoco espero nada de los americanos; todo debemos fiarlo a nuestros esfuerzos; mejor es subir o caer sin ayuda que contraer deudas de gratitud con un vecino tan poderoso.” (14 de julio de 1896).

Esas eran las ideas claras de Mayor General Antonio Maceo. Digno hijo de Santiago de Cuba, surgido de la humilde cuna de una familia campesina, numerosa y negra, consagrada a Cuba y al logro de una patria no solo libre en lo político, sino basada en la igualdad de derechos de todos sus hijos.

Historia

UN GIGANTE DE IDEAS Y EJEMPLOS


Tumba de Fidel en el cementerio de santa Ifigenia, Santiago de Cuba, junto al Mausoleo de José Martí

Hemos vivido días formidables, de esos que hacen crecer a la gente y madurar los procesos sociales que viven, para los cubanos la muerte de Fidel fue en principio tristeza y dolor por la pérdida física del líder que aunque alejado de la política hace una década seguía acompañando con sus atinadas reflexiones, sus contantes preocupaciones y esa forma de estar siempre trabajando, investigando y siendo útil.

¡Qué ejemplo, para tanto vago, gente esperando que la orienten, acomodados y malagradecidos!

De todos modos para el que quiera seguir este camino de dignidad y patriotismo que él reavivo en Cuba, están sus ideas, desgranadas en cientos de discursos, conferencias, conversaciones y en su ejemplo, ese que lo hace equiparable a José Martí, de quien es deudor, pero al mismo tiempo inédito, porque le tocó gobernar y gobernar es desgastarse, tomar decisiones buenas o malas, pero necesarias, convencer cuando algo necesario es impopular, cuando tiene que rectificar el rumbo, cuando se cierra los caminos y sabe que no hay marcha atrás, ese es el FIDEL, el que hoy sembramos en una piedra de su Sierra Maestra allá en la ciudad de sus amores, Santiago de Cuba, el mismo que desdeñó halagos y prebendas, que no quiso ver un culto a su persona y que ya muerto solo quiere ser el compañero de ruta de los que continuemos su obra, halando fuerte el carro de la historia, para que la banalidad burguesa no lo estanque y podamos seguir haciendo la república de Martí y de Fidel: “CON TODOS Y PARA EL BIENDE TODOS”

Opinión

EL HOMENAJE AL LÍDER


Una de las polémicas más enconadas del marxismo, es el tratamiento de la figura del líder, en cuanto guía de un proceso, conductor de pueblo, de un partido y por qué no reafirmador de sueños.

Por desgracias los ejemplos que abundan en la historia alrededor del culto a la personalidad desde el inicio de la Historia es su endiosamiento, voluntarismo y sometimiento de todos, por las buenas o por las malas, muchos de ellos llegando al ridículo cruel en el afán de mantener su poder.

Yo solo soy un ciudadano de la época de Fidel y de él aprendí que el líder debe ser tan bueno como el mejor de los ciudadanos que conduce, pero que la humildad, la preocupación por el último de los gobernados, debe ser tan importante como las ideas alrededor del ecumenismo y las hegemonía.

Para él la humanidad no era la abstracta bola de gente que sigue a un caudillo, esperando resolver sus problemas fundamentales, era un conjunto de personas individuales que merecía la dignidad de vivir con lo mínimo necesario para desenvolver su vida, para eso luchó, para eso fue la Revolución, aunque no siempre los sueños pudieron ser absoluta realidad.

Su preocupación por el ser humano fue un evangelio y muchas veces lo hizo en silencio, sin dejar que la propaganda divulgara el gesto.

Siempre el más humilde, siempre el primero para decir valientemente los problemas que aquejaban al pueblo, siempre David para poner la piedra donde doliera más en las intenciones de los enemigos de clase; siempre estudioso, siempre críticos contra los conformistas, los chapuceros, los cuadrados, los leguleyos sin base, los traidores, los acomodados, los serviles; es el Fidel que aprendí a querer desde mi casa con la confianza, casi fe, de mis padres y hermanos mayores, desde la lectura y la escucha de su verbo humano, cálido y firme e incluso cuando ya crecido tenía criterio propio, discrepé de decisiones, critique fallos y errores, rumbos que no logramos, metas que no alcanzamos, pero siempre me acordé de aquellas palabras del tabaquero anónimo al que le preguntaron allá en Tampa si entendía todo lo que decía Martí y su respuesta fue esta frase lapidaria de pueblo: “NO LO ENTIENDO PERO LO SIGO”

Eso no es fanatismo, es intuición de pueblo, que en procesos sociales siempre dice la última palabra y nunca han sido paseo de carrozas.

Opinión

FIDEL DILE A MARTÍ…


Homenaje de pueblo en un twitter de un “Pedro el Loco”, que pudiera ser un “Liborio” o un “Loquito” de Nuez, figuras símbolos del pueblo que se unen en este hermoso mensaje para la eternidad: “FIDEL DILE A MARTÍ QUE LO LOGRAMOS QUE HICIMOS UNA PATRIA “CON TODOS Y PARA EL BIEN DE TODOS”

Historia

CUBA POSTCASTRO


En la página del periódico Venceremos de Guantánamo encontré este afiche que me pareció muy a tono con lo sentimiento de continuidad revolucionaria de los cubanos, resumen de ese primer afiche aparecido tras el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, pero ahora multiplicando aquella imagen del gran Eladio Rivadulla que inundó La Habana en aquel enero de gloria. Lástima no saber quién es su autor para darle el crédito que merece, pero igual comparto el sentimiento de la obra y sé que es un sentir mayoritario en estas horas de tristeza por la partida del líder, pero de alegría por su multiplicación entre nosotros.

Opinión, Política

FIDEL ES CUBA


No hay forma de conformarse con la muerte, siempre queda la rebeldía de negarla cuando nos toca tan hondo que no podemos eludirla. Entonces comienza la leyenda a tejer su manto y mistificar la figura de carne y hueso que caminó entre nosotros, que  compartió nuestra época, que influyó tanto en nuestra formación y en nuestra vida, que nos queda el vacío de saber que ya no está.
Fidel ya no está entre los vivos, para los cubanos, de cualquier ideología no dejará de tener connotación este hecho, su legado humanista y revolucionario es su herencia más importante y habrá que forjarlo en todo un pueblo, para alcanzar su estatura.
En lo personal, Fidel  significó mucho en mi vida, desde la niñez crecí pendiente a lo audaces cambios que en los años 60 se produjeron en Cuba, mi familia humilde fue miliciana, constructora de la nueva sociedad, alfabetizadores mis hermanos mayores, fundador de los Comités de Defensa de la Revolución mi padre y mi madre, gente integrada como se decía entonces, sin que nadie los obligara, sin que mediara nada más que la convicción profunda de que todos aquellos cambios eran para bien y le beneficiaban.
Cuba es Fidel y Fidel es Cuba, así crecí, a veces en medio de grandes precariedades de gente pobre que seguía teniendo poco, pero estaba segura que no era por falta de voluntad política o por el robo de los dineros del estado, sino porque habíamos hecho una Revolución más grande que nosotros mismos y teníamos frente a nosotros a un Imperialismo duro y despiadado, capaz de cualquier cosa por destruir el ejemplo de Cuba.
La Revolución nos ha forjado en la idea de solidaridad humana que engrandece la paz entre personas y entre pueblos, fuimos y somos humanistas, porque compartir el poco pan que teniamos, era un modo de crecer en la escala humana; fuimos más preparados, con mejor salud, la dignidad humana está en el primer plano y cada uno de nosotros sabe que toda la obra de la Revolución nos pertenece porque la hemos construido entre todos. Eso lo fuimos aprendiendo con Fidel, con su ejemplo, sus palabras y la conducción firme de una nación que sigue siendo una espina atravesada en la garganta de los que creen ser dueños del mundo.
Gracias Fidel por ese ejemplo, por ese desvelo, por esa firmeza, por esa preocupación por cada ser humano, por  todas esas ideas que conforman un ideal para la sociedad futura que seguimos soñando, mientras seguimos adelante.

Opinión

LA INVASIÓN INGLESA A GUANTÁNAMO


La bahía de Guantánamo permaneció durante cerca de tres siglo en el olvido de las autoridades españolas que apenas la utilizaban para explotar sus productivas salinas y no tenían en ella ni siquiera una guarnición para resguardarla de contrabandistas y piratas. Por esa razón fue tenida en cuenta por el almirante inglés Edward Vernon y el general Wenworth[1] en su aventura caribeña por ocupar algunas posiciones españolas en esta parte del mundo.

El 18 de julio de 1741 una poderosa flota inglesa capitaneada por Vernon ocupan la bahía de Guantánamo y crean un incipiente poblado al que dieron el nombre de Cumberlad[2], su fin estratégico era la ocupación de la ciudad de Santiago de Cuba, sorprendiéndola por tierra por donde era más vulnerable.

Cinco mil soldados ingleses muchos de ellos reclutados en las colonias de Norteamérica emprenden un rápido avance hacia Santiago confiando en el factor sorpresa para lograr sus planes.

Enterado el gobernador español de Santiago movilizó a las milicias y sus escasas fuerzas militares para cortar el paso del invasor, que tuvo su primer encuentro con las milicias de Tiguabos, quienes lo emboscaron e hicieron retroceder hacia la bahía hostigado por estos criollos, conocedores del terreno que no le dieron tregua, ni le permitieron abastecerse en estas tierras inhóspitas.

Las fuerzas invasoras tuvieron que refugiarse en su campamento y permanecer a la defensiva frente a los combativos milicianos que no le permitían moverse ni para abastecerse de agua. El clima de estos duros días de agosto fue otro factor que tuvieron que enfrentar los soldados ingleses que permanecieron en su campamento a la espera de ser reforzado desde la colonia de Jamaica

El 27 de noviembre de 1741, amparados por la noche, las fuerzas invasoras evacuan sus posiciones en la bahía, partiendo rumbo a Jamaica. Dejaban atrás alrededor de dos mil cadáveres de los cinco mil efectivos que desembarcaron y dejando en su campamento armas y víveres, lo que dice mucho a cerca de la resistencia de los criollos de esta zona, junto a las fuerzas del rey de España para sacar a los ingleses de estos territorios.


[1] Nacido en las colonias inglesas de Norteamérica

[2] En honor al Duque de Cumberlad, hermano del rey Jorge de Inglaterra

Historia

GUANTÁNAMO, LA PRECIADA BAHÍA


Escudo de la ciudad de Guantánamo

Las primeras menciones a esta región del oriente cubano fueron en las cartas del Adelantado Diego Velázquez nombrándolo como Guantabano, toponímico utilizado por los aborígenes de la zona para nombrar esta exuberante región cruzada por varios ríos que nacen en las montañas y desaguan en su bahía y sus alrededores.

Guantabano significa tierra de los ríos o tierra entre ríos y mantuvo el nombre primero para el río más largo de la región, el Guantánamo y luego dando nombre a esta zona alrededor de la bahía que recibió este nombre, que permaneció casi despoblada desde la conquista hasta principios del siglo XIX.

La población más antigua de la zona es la de Tiguabo, un pequeño caserío en el hato del mismo nombre que tenía un camino que unía al poblado del Caney con la bahía de Guantánamo y cuyo origen se remonta a las primeras décadas de la conquista.

Esta era tierra de aborígenes y mestizos de negro mezclados con españoles, tierra brava con ganado montaraz y conucos escondidos para dar de comer a la familia, en la que abundaba el cimarronaje[1] y el olvido de los centros de poder coloniales, los dos más cercanos, Santiago de Cuba y Baracoa.

No sería hasta el siglo XIX con la llegada de la emigración franco haitiana, empujada por la Revolución antiesclavista de Haití, que se animaron estas tierras con estos nuevos colonos expertos en la siembra de café, cacao y caña de azúcar.

En la ribera del rio Guaso y en confluencia con el arroyo Rafat, a una veintena de kilómetros de la bahía, se crea un nudo comercial animado por catalanes y franco-haitianos, entre las montañas pobladas por estos colonos y el puerto de La Caimanera, en la bahía de Guantánamo, poco a poco fue surgiendo un poblado que en principio se llamó Santa Catalina del Saltadero y que con el tiempo luego fue nombrado como Guantánamo, tomando fecha fundacional el día de creada la Capitanía, 1 de diciembre de 1817, surgía así la villa de Guantánamo, centro de esta feraz tierra que se consolidó a mediados del siglo XIX como la más rica de la región oriental.


[1]El cimarrón es el esclavo que escapa al monte y hace vida libre y en rebeldía, en esta zona el cimarronaje lo comenzaron los aborígenes que se asentaron en lo profundo de las montañas guantanameras y conservaron su modo de vida con escasos contactos con las autoridades españolas.

Cultura, Historia
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda