Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

VICTORIA CUBANA EN PLAYA GIRON


Fidel llega hasta playa Girón el 19 de abril

El 19 de abril de 1961 se rendían las últimas fuerzas de la brigada mercenaria que desembarcó por Playa Girón, la victoria del pueblo tuvo un alto costo, pero aseguró el futuro socialista de la Revolución Cubana:

Estos fueron los héroes


El botín de guerra mercenario

Historia

GIRÓN, LA VICTORIA DE UN PUEBLO


Por estos días que las derechas y las “izquierdas traidoras y oportunistas” están a la ofensiva en América Latina, tratando de terminar con todo vestigio de gobiernos justos, inclusivos, populares por su modo de distribuir, aunque mucho de ellos ingenuos por no crear sus propios mecanismos de defensas y creer en la “sacrosanta democracia burguesa” que está hecha para perpetuar el capitalismo en cualquiera de sus formas; los cubanos celebramos los 55 años de la gloriosa victoria militar del pueblo cubano contra la brigada mercenaria, entrenada por la CIA y destinada a crear una cabeza de playa capaz de sostenerse el tiempo suficiente como para que en ella “funcionara” un Gobierno Cubano Provisional”, cuyos miembros esperaban pacientemente en la Florida para ser traídos a Cuba y “pedir la intervención de la OEA y de los Estados Unidos”, ese era el objetivo de aquella invasión mercenaria.

Desde las costas cubanas de bahía de Cochino se divisaban los barcos yanquis, el verdadero peligro esperando la oportunidad y el pretexto para la tercera intervención en Cuba. Por eso hubo que desarrollar aquella ofensiva heroica y sangrienta contra el invasor, por eso hubo que detener a cuanto elemento enemigo de la Revolución estaba dentro del país, por eso se crearon las milicias revolucionarias, pueblo uniformado, conformada por hombres, mujeres, de todas las edades, razas y credo, por eso fuimos y somos invencible.

Hoy la ofensiva de la derecha en Latinoamérica en la “cabeza de playa” para abrir las puertas de nuestros países al enemigo mayor, los pueblos no cuenta, ya se le reprimirá, se comprará a sus líderes más débiles o se hará una nueva “Operación Cóndor”, con otro nombre, para liquidar a sus vanguardias, todo eso lo propicia el reblandecimiento egoísta de los que aspiran a formar parte de las clases explotadoras, la mediana burguesía acomodaticia y traidora, en limbo del centrismo y finalizando siempre en las filas de las peores causas, “ quinta columna natural” en nuestros países.

La desintegración, la ruptura de la unidad, el egoísmo de clase y el desmedido “progreso consumista” ha empezado un nuevo ciclo en América Latina, ojalá no tengamos que esperar medio siglo para una nueva ofensiva desde los pueblos, las mayorías, los necesitados, los que siempre pagan los platos rotos y pone los muertos.

Historia, Opinión, Política

¡¡¡SOCIALISTAS!!!


Hace 55 años los cubanos amanecimos bajo el bombardeo de los aeropuertos de San Antonio de los Baños, Ciudad Libertad y Santiago de Cuba, felonía perpetrada por aviones de la CIA con insignias cubanas y que luego del artero ataque volaron a Estados Unidos para propalar la mentira de que eran pilotos de las Fuerza Aérea de Cuba que había decidido hacer la acción y luego desertar.

Históricamente esa mentira se desmoronó, el objetivo de los bombardeos era dejar sin protección área a las fuerzas cubanas, ya de por sí escasa y de tecnología obsoleta.

La reacción del pueblo fue levantarse, unirse por miles y miles a las ya existente Milicias Nacionales Revolucionarias, nuclearse alrededor del liderazgo de Fidel y de los triunfantes barbudos de la Sierra Maestra.

Al otro día, 16 de abril, en la esquina de 23 y 12, casi frente al cementerio de Colón y en el sepelio de las víctimas del bombardeo el Comandante en Jefe proclamó el carácter socialista de la Revolución Cubana y sus palabras fueron respaldadas por los centenares de miles de milicianos armados y listos para partir a la defensa de los derechos conquistados.

¿Cómo olvidar un hecho como ese? ¿Cómo olvidar que ese ejército de pueblo lo constituían hombres y mujeres de todas las edades, razas y credo?

Ese día extraordinario el país se puso en pie de guerra para enfrentar lo que fuera y al precio que fuera, porque lo que no podía volver era esa sociedad de desigualdades, atropellos y distribución injusta de las riquezas de la nación.

Los cubanos no podemos olvidar, pero estamos obligados los mayores a trasmitir esa herencia de hidalguía y nobleza, con la verdad sin esquemas, con la verdad crítica, con la imagen de esos niños artilleros peleando en Girón, esa verdad que no será nunca oropel del pasado sino simiente del presente.

Historia, Opinión

EL MAYOR GENERAL JOSÉ MARTÍ


Hace 121 años, 14 de abril de 1895, en un intrincado paraje del municipio de Imías se produjo un hecho singular y simbólico para la Historia de Cuba, ese día la pequeña expedición de Martí y Gómez que ya habían hecho contacto con las fuerzas cubanas insurrectas comandadas por el coronel baracoense Félix Ruenes, quienes desde el mismo día del desembarco trataban de hacer contacto con las partida heroica, vivieron un emocionante momento histórico.

El Mayor General Máximo Gómez convocó a los oficiales que le acompañaban a una reunión de la cual fue excluido José Martí, quien pensó en un primer momento que habían algún peligro asechando y que ellos intentaban protegerlo a él. Sus conjeturas quedaron zanjadas cuando el Generalísimo convocó a la pequeña comitiva y le dio la noticia de que como General en Jefe de las fuerzas insurrectas cubanas junto a los oficiales presente habían acordado entregarle a José Martí los grados de Mayor General por su condición de Delegado del Partido Revolucionario Cubano.

La reacción del Apóstol queda reflejada en su Diario de Campaña:

…Al caer la tarde, en fila la gente, sale a la cañada el General, con Paquito, Guerra y Ruenea. ¿Nos permite a los 3 solos? Me resigno mohino ¿Será algún peligro? Sube Ángel Guerra llamándome, y al capitán Cardoso. Gómez, al pie del monte, en la vereda sombreada de plátanos, con la cañada abajo, me dice, bello y enternecido, que aparte de reconocer en mí al Delegado, el Ejército Libertador, por él su Jefe, electo en consejo de jefes, me nombra Mayor General. Lo abrazo. Me abrazan todos.-A la noche, carne de puerco con aceite de coco, y es buena.

Nota: Dibujo de Orestes Suárez, 1985, para la Revista Zun-Zun

Historia, José Martí

DÍAS DE ABRIL EN CUBA


Los cubanos no podemos olvidar el mes de abril, yo diría que es el mes de la definición de la Revolución Cubana. Tenía yo diez años, mi padre, obrero y miliciano estaba integrado plenamente a la vorágine revolucionario que se vivía por esos días. Los periódico en Cuba ya estaban todos nacionalizados y no podían hacer campaña contra el proceso revolucionario, los trabajadores y el pueblo en general seguían un día a día informativo marcado por las palabras del líder de aquella revolución legendaria, Fidel Castro, entonces joven, decidido y en plena posición del liderazgo de un pueblo dispuesto a cambiar a como diera lugar.

Ningún proceso revolucionario en el mundo enfrentó en tan poco tiempo tantos retos difíciles: enfrentar al poder del imperialismo yanqui, la rabia de la oligarquía nacional desalojada del poder y las fuerzas de la dictadura derrotada, a la cual se unieron hasta la Iglesia Católica, haciendo causa común con los poderosos, eran los días difíciles y gloriosos que precedieron a Playa Girón.

Era un deslinde ideológico clásico, “Con el pueblo o contra el pueblo” y en eso pulseo el liderazgo de la revolución no vaciló ni un momento, “JUNTO AL PUEBLO”

Todo proceso social, si es verdadero debe crear los mecanismos para defenderse y hacer todo lo posible porque sus conquistas sean irreversibles, sea cual sea el modo como se llegue al poder. Las mayorías legitiman el poder.

El capitalismo y las oligarquías tienen muchos años de experiencia en el poder, mecanismos bien engrasados y pagado que no le permitirán a las fuerzas progresistas avanzar en sus objetivos y logros de gobiernos. Solo la unidad real con el pueblo, la confianza entre liderazgo y pueblo y la formación de una conciencia de poder político para sí le permitirán a un pueblo sacar adelante una Revolución Social que le permita desarrollar una sociedad justa, equitativa y sostenible.

Esos fueron los retos que enfrentó Fidel y el liderazgo revolucionario junto al pueblo, con esa moral derrotaron la invasión mercenaria de Playa Girón, se proclamó el socialismo y comenzamos la andadura en este derrotero no excepto de dificultades y errores, pero sí siempre con el deseo de mejorar y salir adelante en nombre del pueblo y para el pueblo.

Historia, Opinión, Política

MARTÍ DE NUEVO EN CUBA


Desembarco en Playitas

Juan Emilio Hernández Giró

Casi a la media noche luego de muchos días de azarosa aventura para llegar a Cuba, desembarcaron por la costa sur de la provincia de Guantánamo, José Martí, Máximo Gómez, César Salas, Marcos del Rosario y Francisco Borrero, cinco hombre en busca de un solo sueño, incorporarse a las luchas por la independencia de la Cuba del dominio español.

Su llegada marcada por el azar por la playita de Cajobabo, fue casi obra de un milagro, por lo agreste del lugar, los altísimos farallones que rodean aquella pequeña lengua de piedras y arena y por la noche de borrasca que Martí describe magistralmente en su diario.

Ellos venían guiados por la voluntad de estar en Cuba en estos momentos en que tanta falta hacía a la Revolución Independentista, sus líderes naturales, los hombres que había guiado en la primera guerra o los que como Martí se unían al movimiento para aportarle su savia nueva en circunstancias nuevas.

Era la media noche del 11 de abril de 1895,el instante queda para la posteridad en dos cuadros realizados por el pintor cubano Juan Emilio Hernández Giró, ambos inspirados por lo escrito en sus diarios por José Martí y Máximo Gómez.

José Martí

EL PARTIDO DE MARTÍ


José Martí junto a un grupo de presidente de Clubes revolucionarios en Cayo Hueso, 1892

Con sagacidad de creador y la constancia de los grandes, emprende José Martí en la emigración cubana radicada en los Estados Unidos la creación de una organización que tendría por finalidad lograr la independencia de Cuba del dominio español y asegurar que no fuera presa de cualquier otro dominio extranjero.

Parecería difícil de creer pero desde 1882 cuando escribe por primera vez al general Máximo Gómez le expresa la necesidad de crear un partido para impedir las intenciones de los anexionistas de adentro que ante las incesantes luchas de los sectores independentistas para lograr la separación de España, no quiere otra cosa sino unirse al vecino del norte para gozar de sus “libertades” y poder seguir adelante con su enriquecimiento a costa del sudor de los más humildes, Martí advierte que la respuesta debía ser la unidad de todos los que querían la independencia de Cuba en un Partido que garantizara esos anhelos.

Diez años después los delegados de los Clubes Revolucionarios de Cayo Hueso proponen la candidatura del Apóstol para Delegado de ese Partido necesario y que sería proclamado el 10 de abril de 1892, no para defender interés de clase o grupo, sino para luchar en primer lugar por la independencia de Cuba y lograda esta impedir la anexión a los Estados Unidos o la presencia dominante de sus sectores políticos en Cuba, todos como fin de lograr la República “CON TODOS Y PARA EL BIEN DE TODOS”, que fuera también el fiel del equilibrio del mundo, entre las dos Américas tan dispares en cultura y desarrollo.

Así nacerá el Partido Revolucionario Cubano el partido de todos los cubanos que quisieran vivir en una patria libre y próspera, en igualdad de condiciones y oportunidades, ese el objetivo, ese el sueño buscado, por él se ha hecho mucho en más de un siglo de luchas políticas y sociales.

Historia, José Martí

¿QUIÉN ARRANCÓ LAS PÁGINAS DEL DIARIO DE CAMPAÑA DE JOSÉ MARTÍ?


A propósito de artículo de Fidel Castro publicado el 29 de marzo de 2016 en el periódico Granma, referido a la visita del presidente Obama, hay un fragmento que toca uno de los mayores enigmas de la historia de Cuba:

“Nadie, sin embargo, es bueno o es malo por sí mismo. Ninguno de nosotros está diseñado para el papel que debe asumir en la sociedad revolucionaria. En parte, los cubanos tuvimos el privilegio de contar con el ejemplo de José Martí. Me pregunto incluso si tenía que caer o no en Dos Ríos, cuando dijo “para mí es hora”, y cargó contra las fuerzas españolas atrincheradas en una sólida línea de fuego. No quería regresar a Estados Unidos y no había quién lo hiciera regresar. Alguien arrancó algunas hojas de su diario. ¿Quién cargó con esa pérfida culpa, que fue sin duda obra de algún intrigante inescrupuloso? Se conocen diferencias entre los Jefes, pero jamás indisciplinas.”

En el Diario de Campaña de José Martí faltan las páginas correspondientes al día 6 de mayo de 1895, posterior al encuentro suyo con Antonio Maceo y Máximo Gómez en la finca La Mejorana. Muchos, me incluyo entre ellos, se refieren a las posibles críticas de José Martí a la posición de los dos generales sobre el tema de la manera de organizar el gobierno de la República en Armas y al deseo de ambos de la salida de Martí hacia los Estados Unidos por considerar que allí podía ser más útil, en la intimidad de su diario algunas de sus consideraciones pudieron referirse a su opinión sobre el asunto y la de sus interlocutores en ese encuentro.

Pero existe otra versión recogida por el comandante del Ejército Libertador Luis Rodolfo Miranda quien sostenía que esas cuartillas se referían al modo de la “distribución de los fondos para la revolución, incluyendo “las cantidades enviadas a distintos patriotas”[1]

¿Quién leyó este diario tras su muerte?

Tras la caída en combate del Apóstol el diario de campaña pasó a manos de Máximo Gómez, quien lo conservó hasta su muerte, tuvo tiempo para la lectura del mismo que solo se dio a conocer adjunto al propio Diario de Campaña de Máximo Gómez cuando su hijo Bernardo Gómez Toro los publico en 1941.

Recuerdo cuando trabajé en el Museo Máximo Gómez de La Quinta de los Molinos, entre las valiosas piezas sobre el Generalísimo que allí se atesoraban, había un cofre de madera, muy bien conservado, donado por algún descendiente, donde ambos diarios había sido guardados hasta su donación al Archivo Nacional de Cuba.

Pero el tema ha sido tratado en otros momentos de la historia y por personas muy autorizadas, leamos lo que dice el ayudante de José Martí, Ramón Garriga Cuevas, encargado de llevar sus pertenencias, entre ellas el diario en los últimos días de campaña:

“Yo las vi cuando las escribió. Yo guardaba el diario en mis alforjas. Cada vez que Martí me lo pedía, se lo entregaba. Gómez lo recibió completo de mis manos”[2] . Posteriormente volvería sobre su testimonio insistiendo, “que al diario de campaña, cuando él lo entregó, no le faltaba hoja alguna, y que fueron seis pliegos[3] los que Martí escribió el día 6 de mayo”[4]

En cuanto al contenido este coronel del Ejército Libertador testifica que las hojas arrancadas se referían al disgusto de Maceo sobre el manejo de los fondos para la guerra.

Al examinar los originales que conservaba la familia de Máximo Gómez, donde estaba incluido el Diario de Campaña de José Martí, Gonzalo de Quesada Miranda, hijo del gran amigo del Apóstol constató que no había salto en la foliación del diario dentro de estos archivos (4650-76) pero si en la paginación del diario martiano que saltaba de le 27 a la 32, lo que evidencia que las páginas fueron arrancadas antes de ser foliadas.

Así fue publicado por primera vez el Diario de Campaña de José Martí como un anexo al Diario de Máximo Gómez en 1941


[2] Diario de la Marina, febrero 22 de 1948

[3] En realidad faltan cuatro y no seis hojas en el Diario de Campaña de Martí

[4] Revista Carteles, octubre 25 de 1953

Historia, José Martí

CUBA, LA CULTURA


Hoy 31 de marzo se celebra en Cuba el Día del Libro, desde que en 1960, por esa fecha se crea la Imprenta Nacional de Cuba, con una base tecnológica creada luego de la nacionalización de los periódicos burgueses principalmente en La Habana, el fin era tener libros baratos para las grandes mayoría, por eso el estreno de esta empresa cubana estatal fue con la publicación del clásico castellano, “Don Quijote de la Mancha” en 4 pequeños tomos que hoy son una rareza bibliográfica, más de un millón de ejemplares y al precio de un peso, no era en realidad una edición de lujo, pero tenía el objetivo de llevar este mensaje cultural a las grandes mayoría marginadas de este “privilegio cultural de leer”, no solo por el precio de los libros sino porque más del 26 % de la población no sabía leer, ni escribir, algo que alguien hace muy pocos días me señaló como un gran “logro” de la Republica burguesa en Cuba, claro porque en América Latina y en el mundo de esa época esto era una cifra de privilegio, “en casa del ciego el tuerto en rey”, reza un viejo proverbio español.

Por eso este paso llevó al trascendental acuerdo de la Revolución y de su máximo líder Fidel Castro, de emprender una batalla por erradicar el analfabetismo. Recuerdo muy claramente aquella frase popular de esos primeros y telúricos años de la Cuba Revolucionaria: “Nosotros no le decimos al pueblo cree, sino lee”, (de Fidel) y para leer y escribir hubo que hacer aquella campaña gloriosa en el que participaron mis hermanos mayores y que cuidó mi padre el miliciano, para que el hombre de campo, el mayor afectado por esta ignorancia tuviera la luz de la enseñanza.

“Nos casaron con la mentira y nos obligaron a vivir con ella”, fue esa otra gran verdad dicha por Fidel, que los cubanos de aquellos primeros años de Revolución tuvimos que ir desentrañando, porque aprendimos que éramos parte de algo más grande que nosotros mismos y que en medio de tantas agresiones, escaseces y penurias cotidianas éramos al fin dueño de nuestro destino, que era la cultura la base mayor de nuestro futuro y de que la espiritualidad y la unidad de todos era la manera de seguir adelante, soñando con lo que alcanzamos a media, con lo que no pudimos crear, porque fuerzas mayores a nosotros se interpusieron, éramos un mal ejemplo, la “sacrosanta propiedad privada”, esa religión intocable del capitalismo, había sido eliminada de Cuba y entre el no saber y el no poder, tuvimos que vivir para defender lo alcanzado y llegar a esta altura con dignidad, pero con muchos sueños pendientes, a los que no renunciamos.

Cultura, Política

CUBA EL ORIGEN DEL DIFERENDO


Hace pocas horas salió de Cuba el carismático presidente de los Estados Unidos Barack Obama, quien como genio de la lámpara de Aladino vino a ofrecernos todo aquellos que no tenemos sin siquiera preguntar por qué no lo tenemos. Fue simple fórmula de simplificación, si hacen esto tendrán esto y ya, política del palo y la zanahoria que cambia el bocado pero no el garrote, no olvidaremos la historia porque tenemos futuro y existe consenso entre nosotros: “CAMBIAR LO QUE DEBA SER CAMBIADO”, ¿OK Mister?

Para los cubanos es muy importante que en el mundo se conozca la verdad de nuestra historia eso hará que los seres humanos en otras partes puedan entender las razones de los que hicieron la Revolución y la de los que hemos vivido y trabajado bajo este status diferente que nos hace ver un poco raro para los que viven bajo el régimen capitalista. Nadie tiene la verdad absoluta todo depende del prima con que se mire, por eso es mejor informarse y crear nuestras propias conclusiones, aunque en el buscar consumamos un buen rato, este artículo al que remito al lector es una muestra:

“Para el presidente Kennedy, Estados Unidos fue responsable de la dictadura de Batista y los atrasos de Cuba en la década de los 50

“El 24 de octubre de 1963, John F. Kennedy, que ocupaba la presidencia de Estados Unidos, sostuvo una entrevista con el periodista Jean Daniel Bensaid, que trabajaba para el diario francés Le Express.

“Durante su estancia en Estados Unidos, Jean Daniel conoció al periodista Ben Bradlee, de la revista Newsweek, al que confesó viajaría a Cuba para entrevistar a Fidel Castro. Bradlee se lo informó al presidente Kennedy y este se interesó en tener una entrevista con Jean Daniel, cuyo propósito era enviar un mensaje a Fidel Castro.

“El doctor Néstor García Iturbe[1] en su artículo CUBA.- ESTADOS UNIDOS.- Kennedy, hace 49 años, publicado el 19 de octubre de 2012, nos entrega la traducción de un largo fragmento de la entrevista entre el periodista francés y el mandatario norteamericano, donde Kennedy reconoce la responsabilidad de Estados Unidos por el sostenimiento de la dictadura de Fulgencio Batista y la humillante colonización económica de Cuba en la década de los cincuenta.

“Yo creo que no hay un país en el mundo, incluyendo cualquiera y todos los países que han estado bajo dominación colonial, donde la colonización económica, humillación y explotación fueran peores que en Cuba, en parte debido a la política de mi país durante el régimen de Batista.

“Yo estoy de acuerdo con lo que planteó Fidel Castro en la Sierra Maestra, cuando con toda justificación reclamaba justicia y especialmente anhelaba liberar a Cuba de la corrupción. Inclusive puedo ir más allá: en cierto sentido era como si Batista fuera la encarnación de un número de pecados cometidos por Estados Unidos.

“Ahora debemos pagar por esos pecados. Sobre el régimen de Batista, yo estoy de acuerdo con los primeros revolucionaros cubanos. Eso está perfectamente claro.

“Como señala García Iturbe en su artículo, este pronunciamiento no debió resultar muy agradable a los batistianos que se encontraban en Estados Unidos, incluyendo los que formaron parte de la Brigada 2506 y los que ya hacían sus primeros intentos de participación en la política del país. Ni les gustará ahora tampoco, cuando tratan de edulcorar aquella aciaga época de miseria y terror.

“Tampoco debió sonar muy bien en los oídos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el Pentágono donde la solución de Cuba no estaba en conversaciones, sino en invasiones.”

Tomado de la edición digital del periódico Granma. La Habana 22/5/2013


[1] Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, del Consejo Científico del Instituto Superior de Relaciones Internacionales y miembro adjunto de la Asociación Cubana de Derecho Internacional. Escribe en periódicos y revistas nacionales y extranjeros y participa como conferenciante, en distintas Universidades y Centros de Estudios de Cuba, Estados Unidos y otros países.

Historia, Política
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda