Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Política

LA VANGUARDIA TRAZA EL CAMINO


El Comandante en Jefe presente en el 7mo Congreso del PCC

Terminó en La Habana el congreso de los comunistas cubanos, cerca de mil delegados representando a todos los sectores de la sociedad cubana se reunió para trazar el camino del desarrollo “prospero, sostenible e inclusivo” de la sociedad cubana.

Lo seguí con interés, porque no me siento ajeno a los postulados que defienden los comunistas cubanos y porque me concierne como ciudadano saber por dónde van los rumbos del futuro nacional.

El Presidente Raúl Castro en su informe al congreso fue objetivo, valiente y sincero con los grandes retos a los que se enfrenta el pueblo cubano, quiero dejar bien claro que comparto la mayoría de esas ideas expuestas, de esos análisis políticos a los que muchas veces el cubano de a pie ignora por repetición, porque lo ahoga la precariedad cotidiana o porque simplemente decidió adaptarse a lo que venga, sin importarle qué, ni qué repercusión tiene sobre su futuro.

Para hablar de futuro en Cuba hay que hablar obligadamente del desarrollo económico, de la creación de la riqueza que permitirá mayores salarios, mejores condiciones de vida y el mantenimiento de esas conquistas sociales a las que ningún cubano quiere renunciar, aunque aspiramos a que mejoren y se conviertan no solo en un derecho humano, sino en un paradigma de excelencia.

La Revolución Cubano ha ido soltando el lastre de idealismo y dogmatismo a la que fue obligada por las circunstancias de la barricada a lo largo de seis década de confrontación con la potencia más poderosa del mundo y con el sistema capitalista, camaleónico e implacable que no deja resquicio para la equivocación, porque todas las aprovecha.

Somos lo que somos y lo sabemos, nada ortodoxos, mezcla de seriedad y guaracha, intenso para el esfuerzo de corto plazo, pero muchas veces débiles para alcanzar las metas de largo plazo.

De todos modos asombra y enorgullece ser parte de este pueblo, de estas generaciones que a pesar de los pesares compartimos una obra y estamos claros de lo que no podemos perder, de que la ingenuidad en política es suicidio y de que esperar que todos pensemos iguales es una utopía aburrida e imposible, que yo prefiero cambiar por la herejía del día a día, donde ocurren cosas como las que dice Silvio Rodríguez en una vieja canción: “Alguien roba comida y después da la vida, ¿qué hacer?”

Opinión, Política

GIRÓN, LA VICTORIA DE UN PUEBLO


Por estos días que las derechas y las “izquierdas traidoras y oportunistas” están a la ofensiva en América Latina, tratando de terminar con todo vestigio de gobiernos justos, inclusivos, populares por su modo de distribuir, aunque mucho de ellos ingenuos por no crear sus propios mecanismos de defensas y creer en la “sacrosanta democracia burguesa” que está hecha para perpetuar el capitalismo en cualquiera de sus formas; los cubanos celebramos los 55 años de la gloriosa victoria militar del pueblo cubano contra la brigada mercenaria, entrenada por la CIA y destinada a crear una cabeza de playa capaz de sostenerse el tiempo suficiente como para que en ella “funcionara” un Gobierno Cubano Provisional”, cuyos miembros esperaban pacientemente en la Florida para ser traídos a Cuba y “pedir la intervención de la OEA y de los Estados Unidos”, ese era el objetivo de aquella invasión mercenaria.

Desde las costas cubanas de bahía de Cochino se divisaban los barcos yanquis, el verdadero peligro esperando la oportunidad y el pretexto para la tercera intervención en Cuba. Por eso hubo que desarrollar aquella ofensiva heroica y sangrienta contra el invasor, por eso hubo que detener a cuanto elemento enemigo de la Revolución estaba dentro del país, por eso se crearon las milicias revolucionarias, pueblo uniformado, conformada por hombres, mujeres, de todas las edades, razas y credo, por eso fuimos y somos invencible.

Hoy la ofensiva de la derecha en Latinoamérica en la “cabeza de playa” para abrir las puertas de nuestros países al enemigo mayor, los pueblos no cuenta, ya se le reprimirá, se comprará a sus líderes más débiles o se hará una nueva “Operación Cóndor”, con otro nombre, para liquidar a sus vanguardias, todo eso lo propicia el reblandecimiento egoísta de los que aspiran a formar parte de las clases explotadoras, la mediana burguesía acomodaticia y traidora, en limbo del centrismo y finalizando siempre en las filas de las peores causas, “ quinta columna natural” en nuestros países.

La desintegración, la ruptura de la unidad, el egoísmo de clase y el desmedido “progreso consumista” ha empezado un nuevo ciclo en América Latina, ojalá no tengamos que esperar medio siglo para una nueva ofensiva desde los pueblos, las mayorías, los necesitados, los que siempre pagan los platos rotos y pone los muertos.

Historia, Opinión, Política

DÍAS DE ABRIL EN CUBA


Los cubanos no podemos olvidar el mes de abril, yo diría que es el mes de la definición de la Revolución Cubana. Tenía yo diez años, mi padre, obrero y miliciano estaba integrado plenamente a la vorágine revolucionario que se vivía por esos días. Los periódico en Cuba ya estaban todos nacionalizados y no podían hacer campaña contra el proceso revolucionario, los trabajadores y el pueblo en general seguían un día a día informativo marcado por las palabras del líder de aquella revolución legendaria, Fidel Castro, entonces joven, decidido y en plena posición del liderazgo de un pueblo dispuesto a cambiar a como diera lugar.

Ningún proceso revolucionario en el mundo enfrentó en tan poco tiempo tantos retos difíciles: enfrentar al poder del imperialismo yanqui, la rabia de la oligarquía nacional desalojada del poder y las fuerzas de la dictadura derrotada, a la cual se unieron hasta la Iglesia Católica, haciendo causa común con los poderosos, eran los días difíciles y gloriosos que precedieron a Playa Girón.

Era un deslinde ideológico clásico, “Con el pueblo o contra el pueblo” y en eso pulseo el liderazgo de la revolución no vaciló ni un momento, “JUNTO AL PUEBLO”

Todo proceso social, si es verdadero debe crear los mecanismos para defenderse y hacer todo lo posible porque sus conquistas sean irreversibles, sea cual sea el modo como se llegue al poder. Las mayorías legitiman el poder.

El capitalismo y las oligarquías tienen muchos años de experiencia en el poder, mecanismos bien engrasados y pagado que no le permitirán a las fuerzas progresistas avanzar en sus objetivos y logros de gobiernos. Solo la unidad real con el pueblo, la confianza entre liderazgo y pueblo y la formación de una conciencia de poder político para sí le permitirán a un pueblo sacar adelante una Revolución Social que le permita desarrollar una sociedad justa, equitativa y sostenible.

Esos fueron los retos que enfrentó Fidel y el liderazgo revolucionario junto al pueblo, con esa moral derrotaron la invasión mercenaria de Playa Girón, se proclamó el socialismo y comenzamos la andadura en este derrotero no excepto de dificultades y errores, pero sí siempre con el deseo de mejorar y salir adelante en nombre del pueblo y para el pueblo.

Historia, Opinión, Política

CUBA, LA CULTURA


Hoy 31 de marzo se celebra en Cuba el Día del Libro, desde que en 1960, por esa fecha se crea la Imprenta Nacional de Cuba, con una base tecnológica creada luego de la nacionalización de los periódicos burgueses principalmente en La Habana, el fin era tener libros baratos para las grandes mayoría, por eso el estreno de esta empresa cubana estatal fue con la publicación del clásico castellano, “Don Quijote de la Mancha” en 4 pequeños tomos que hoy son una rareza bibliográfica, más de un millón de ejemplares y al precio de un peso, no era en realidad una edición de lujo, pero tenía el objetivo de llevar este mensaje cultural a las grandes mayoría marginadas de este “privilegio cultural de leer”, no solo por el precio de los libros sino porque más del 26 % de la población no sabía leer, ni escribir, algo que alguien hace muy pocos días me señaló como un gran “logro” de la Republica burguesa en Cuba, claro porque en América Latina y en el mundo de esa época esto era una cifra de privilegio, “en casa del ciego el tuerto en rey”, reza un viejo proverbio español.

Por eso este paso llevó al trascendental acuerdo de la Revolución y de su máximo líder Fidel Castro, de emprender una batalla por erradicar el analfabetismo. Recuerdo muy claramente aquella frase popular de esos primeros y telúricos años de la Cuba Revolucionaria: “Nosotros no le decimos al pueblo cree, sino lee”, (de Fidel) y para leer y escribir hubo que hacer aquella campaña gloriosa en el que participaron mis hermanos mayores y que cuidó mi padre el miliciano, para que el hombre de campo, el mayor afectado por esta ignorancia tuviera la luz de la enseñanza.

“Nos casaron con la mentira y nos obligaron a vivir con ella”, fue esa otra gran verdad dicha por Fidel, que los cubanos de aquellos primeros años de Revolución tuvimos que ir desentrañando, porque aprendimos que éramos parte de algo más grande que nosotros mismos y que en medio de tantas agresiones, escaseces y penurias cotidianas éramos al fin dueño de nuestro destino, que era la cultura la base mayor de nuestro futuro y de que la espiritualidad y la unidad de todos era la manera de seguir adelante, soñando con lo que alcanzamos a media, con lo que no pudimos crear, porque fuerzas mayores a nosotros se interpusieron, éramos un mal ejemplo, la “sacrosanta propiedad privada”, esa religión intocable del capitalismo, había sido eliminada de Cuba y entre el no saber y el no poder, tuvimos que vivir para defender lo alcanzado y llegar a esta altura con dignidad, pero con muchos sueños pendientes, a los que no renunciamos.

Cultura, Política

CUBA EL ORIGEN DEL DIFERENDO


Hace pocas horas salió de Cuba el carismático presidente de los Estados Unidos Barack Obama, quien como genio de la lámpara de Aladino vino a ofrecernos todo aquellos que no tenemos sin siquiera preguntar por qué no lo tenemos. Fue simple fórmula de simplificación, si hacen esto tendrán esto y ya, política del palo y la zanahoria que cambia el bocado pero no el garrote, no olvidaremos la historia porque tenemos futuro y existe consenso entre nosotros: “CAMBIAR LO QUE DEBA SER CAMBIADO”, ¿OK Mister?

Para los cubanos es muy importante que en el mundo se conozca la verdad de nuestra historia eso hará que los seres humanos en otras partes puedan entender las razones de los que hicieron la Revolución y la de los que hemos vivido y trabajado bajo este status diferente que nos hace ver un poco raro para los que viven bajo el régimen capitalista. Nadie tiene la verdad absoluta todo depende del prima con que se mire, por eso es mejor informarse y crear nuestras propias conclusiones, aunque en el buscar consumamos un buen rato, este artículo al que remito al lector es una muestra:

“Para el presidente Kennedy, Estados Unidos fue responsable de la dictadura de Batista y los atrasos de Cuba en la década de los 50

“El 24 de octubre de 1963, John F. Kennedy, que ocupaba la presidencia de Estados Unidos, sostuvo una entrevista con el periodista Jean Daniel Bensaid, que trabajaba para el diario francés Le Express.

“Durante su estancia en Estados Unidos, Jean Daniel conoció al periodista Ben Bradlee, de la revista Newsweek, al que confesó viajaría a Cuba para entrevistar a Fidel Castro. Bradlee se lo informó al presidente Kennedy y este se interesó en tener una entrevista con Jean Daniel, cuyo propósito era enviar un mensaje a Fidel Castro.

“El doctor Néstor García Iturbe[1] en su artículo CUBA.- ESTADOS UNIDOS.- Kennedy, hace 49 años, publicado el 19 de octubre de 2012, nos entrega la traducción de un largo fragmento de la entrevista entre el periodista francés y el mandatario norteamericano, donde Kennedy reconoce la responsabilidad de Estados Unidos por el sostenimiento de la dictadura de Fulgencio Batista y la humillante colonización económica de Cuba en la década de los cincuenta.

“Yo creo que no hay un país en el mundo, incluyendo cualquiera y todos los países que han estado bajo dominación colonial, donde la colonización económica, humillación y explotación fueran peores que en Cuba, en parte debido a la política de mi país durante el régimen de Batista.

“Yo estoy de acuerdo con lo que planteó Fidel Castro en la Sierra Maestra, cuando con toda justificación reclamaba justicia y especialmente anhelaba liberar a Cuba de la corrupción. Inclusive puedo ir más allá: en cierto sentido era como si Batista fuera la encarnación de un número de pecados cometidos por Estados Unidos.

“Ahora debemos pagar por esos pecados. Sobre el régimen de Batista, yo estoy de acuerdo con los primeros revolucionaros cubanos. Eso está perfectamente claro.

“Como señala García Iturbe en su artículo, este pronunciamiento no debió resultar muy agradable a los batistianos que se encontraban en Estados Unidos, incluyendo los que formaron parte de la Brigada 2506 y los que ya hacían sus primeros intentos de participación en la política del país. Ni les gustará ahora tampoco, cuando tratan de edulcorar aquella aciaga época de miseria y terror.

“Tampoco debió sonar muy bien en los oídos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el Pentágono donde la solución de Cuba no estaba en conversaciones, sino en invasiones.”

Tomado de la edición digital del periódico Granma. La Habana 22/5/2013


[1] Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, del Consejo Científico del Instituto Superior de Relaciones Internacionales y miembro adjunto de la Asociación Cubana de Derecho Internacional. Escribe en periódicos y revistas nacionales y extranjeros y participa como conferenciante, en distintas Universidades y Centros de Estudios de Cuba, Estados Unidos y otros países.

Historia, Política

LA BASE NAVAL DE GUANTÁNAMO, UNA HERENCIA COLONIAL



Estación Naval de los Estados Unidos de América en la bahía de Guantánamo

La base naval de los Estados Unidos está situada en la entrada de la estratégica bahía de Guantánamo, que tiene como características principal, una serie de profundas ensenadas a la entrada de la bahía y luego abrirse en una gran bahía de bolsa, con menor calado, dado el trabajo erosionador de los ríos que desembocan en esta bahía.

Estas estratégicas y resguardadas ensenadas de la entrada son la que ocupan el enclave naval de los Estados Unidos desde hace 118 años (1898-2016) y geográficamente ocupan un lugar privilegiado en la geografía del Caribe, casi frente al Canal de Panamá, cercano a las grandes islas de Las Antillas y con rápida comunicación con los Estado Unidos. Estas ventajas a fines del siglo XIX y principios del XX daban a Estados Unidos un punto clave para su política del “Gran Garrote” y sus intervenciones en nuestra región y hoy sigue siendo un punto neurálgico en su geopolítica.

El nombre de la región que rodea a la bahía es Guantánamo, viene del vocablo de origen taíno proveniente del vocablo Guantabano que significa “Tierra de los Ríos”. Cristóbal Colón visitó la bahía en su segundo viaje, desembarcando en el punto conocido como Punta de Pescador en 1494 y nombró a la bahía Puerto Grande. En unas de sus resguardadas ensenadas exteriores desembarcó Diego Velázquez posiblemente a fines de 1510 para iniciar la conquista de la isla de Cuba, a este lugar de llegada el lo llamó Bahía de Palmas.

Pese a su reconocida ubicación estratégica y sus magníficas condiciones para abrigar un buen número de barcos permaneció despoblada durante más de tres siglos. El primer intento de poblarla estuvo a cargo del almirante inglés Edgard Vernon quien invadió la bahía en 1741 y fundó el poblado de Cumberland, como base para atacar la ciudad de Santiago de Cuba por tierra. Con una fuerza de 4.000 soldados, muchos de ellos procedentes de las colonias inglesas de Norteamérica. La fuerte resistencia de las milicias criollas, entre los que se destacaron los “Tiradores de Tiguabo” y el inclemente clima tropical hicieron insostenible la posición y obligaron a Vernon a evacuar a sus fuerzas hacia Jamaica luego de un tenaz asedio por parte de los criollos.

Durante la intervención norteamericana en la guerra Hispano-cubano-norteamericana la marina de guerra de los Estados Unidos se asentó en la casi desguarnecida bahía de Guantánamo, desde donde operaron contra la ciudad de Santiago de Cuba.

Los infantes de marina desembarcaron con éxito con la ayuda naval; sin embargo mientras se internaban en el país iban chocando con la resistencia española lo cual pudieron evadir y enfrentar gracias a la ayuda de los soldados cubanos del Ejército Libertador.

En la bahía de Guantánamo los marines recibieron el apoyo de las fuerzas del coronel del Ejército Libertador cubano Enrique Thomas, quien al llegar a Playa del Este, lugar del desembarco encontró a una fuerza norteamericana desconcertada ante la resistencia de los soldados españoles y con la aprobación del jefe de las fuerzas yanqui asume el mando y derrota a los españoles en el Cusco, principalmente con sus fuerzas, porque la infantería de marina se mantuvo en la retaguardia agotados por el clima y la baja moral combativa.

Los Estados Unidos asumieron control territorial sobre la bahía de Guantánamo bajo tratado Cubano-Americano 1903, que concedió a Estados Unidos un arriendo perpetuo del área. El 16 de febrero de 1903 se firmó en acuerdo de entrega oficial del enclave a la Marina de los Estado Unidos.

De esta base salieron fuerzas militares de ocupación en mayo de 1912 para “proteger” propiedades de norteamericanos en el valle de Guantánamo, principalmente en los ingenios de la Guantánamo Sugar Company ante el levantamiento armado de los Independentistas de Color, que tenían en esta zona fuertes bases sociales.

En los principios de la Revolución la Base Naval se convirtió en un centro de provocación y hostigamiento a la Revolución Cubana, a lo largo de la frontera, apoyo a bandas contrarrevolucionarias que recibieron abastecimiento logístico desde el enclave y refugio de emigrantes cubanos que recibieron asilo en la base. En lo más álgido de la confrontación se intentó un plan de ataque a la base por parte de los grupos contrarrevolucionarios para acusar del mismo a la Revolución y provocar la intervención del gobierno de Estados Unidos.

El gobierno revolucionario de Cuba considera la presencia de los EE.UU. en Guantánamo ilegal, por estar en contra de la voluntad del pueblo de Cuba y lesivo del artículo 52 de la convención 1969 de Viena sobre la ley de tratados, que declara un vacío del tratado si su conclusión ha sido procurada por la amenaza o el uso de la fuerza en la violación del derecho internacional. Sin embargo, el artículo 4 del mismo documento indica que no aplicarán a la convención de Viena sobre la ley de tratados retroactivo a ninguna tratados hecha antes de sí mismo.

Historia, Opinión, Política

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER


Emblema de la organización femenina cubana con el rostro de su fundadora Vilma Espín

Con orgullo de cubano revolucionario quiero felicitar a todas las mujeres del mundo por este día militante y hermoso por sus derechos y su legitima razón de igualdad con el hombre, vale la pena recontar las conquistas que estas compañeras nuestras disfrutan en esta isla pequeña, con miles de dificultades para la subsistencia pero con una increíble visión de que sin las mujeres no habría Revolución en Cuba dada la activa integración al proceso, su superación política, intelectual, científica, hasta el punto de ser mayoritaria en ramas tan vitales para la economía y la sociedad como las ciencias, la educación, la salud y en la vanguardia política de una Revolución donde son ministras, diputadas, especialistas de alto rango y por si fuera poco obreras en oficios y especialidades impensados para ella en otros tiempos.

Todo esto es parte del cotidiano de la cubana de hoy, que gana igual salario que el hombre por igual trabajo; con voz y voto real y no solo representativo.

Esta mujer cubana que por tradición machista y ancestral lleva la que carga de una doble jornada laboral: la del trabajo social y la del hogar donde es bastión de unidad, el consuelo para el enfermo, el hijo y la de todos los que forman su familia.

Mujer que se siente más, sobre sus espalda las dificultades de la vida cotidiana, por las carencias de los largos años de Bloqueo, ese que muchos creen es una “propaganda castrista” y que sale adelante como nadie, sabiendo que el futuro de sus hijos está en la sociedad que ella contribuye a crear, que la paz social y la tranquilidad ciudadana son valores a preservar y defender en un mundo convulso y por suerte ajeno a nuestra realidad.

Felicidades mujer, solo por serlo mereces el lugar que has ganado entre nosotros tus hijos, tus hermanos, tus padres, tus esposos y en fin tus compañeros de la vida.

Opinión, Política

SABOTAJE AL VAPOR “LA COUBRE”


El 4 de marzo de 1960, hace ya 56 años se produjo un hecho abominable en el puerto habanero, esa tarde estalló el vapor “La Coubre” proveniente de Bélgica con una carga de armamento comprado por la Revolución Cubana para su legítima defensa.

Dos explosiones y más de cien víctimas fue el terrible saldo de un sabotaje que nadie reivindicó, pero que todas las pruebas señalan a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) como su autor, por algo aún los resultados del peritaje hecho por la compañía aseguradora permanecen en secreto, esperando que sea el tiempo el que borre las culpas y atenúe la ira de todo un pueblo contra los responsables materiales e intelectuales de tal vandalismo.

Corren otros aires en las relaciones cubano-estadounidense, el presidente Obama ha dicho lo que la historia ya había reconocido, las medidas coercitivas, presión política, económica y militar contra Cuba no habían logrado los “efectos deseado” (derrocamiento de la Revolución, cambio de sistema y descontento popular masivo).

Aclaró que no se renunciaba a esos objetivos pero que será por “otros métodos” para lograr lo mismo de modo menos indirecto. En política la ingenuidad se paga caro y lo menos que son los dirigentes de la Revolución es ingenuo, existe ecuanimidad, se analiza cada paso, se normaliza una relación necesaria pueblo a pueblo, pero sin renunciar a las conquistas logradas, a los principios defendidos, a la ética humanista y de igualdad social que ha sido el principio básico de la REVOLUCIÓN CUBANA, así con mayúscula, aunque los “sietemesinos” de siempre traten de ocultar y de convertir en una confrontación generacional o en diferendo entre el “progreso capitalista” de unos pocos y la redistribución social justa y equitativa de todos los cubano.

Esta no es la Isla Utopía, hay mucho por hacer, mucho que rectificar, mucho que trabajar, pero sobre la base de todas las conquistas logradas, refrendadas en nuestra Constitución y defendidas por la gran mayoría de la población.

Por último, recordemos que un día después del sabotaje en el entierro de las víctimas Fidel pronunció por primera vez la consigna que ha marcado la decisión inquebrantable de los cubanos a defender lo logrado: “PATRIA O MUERTE”

Política

REVOLUCIÓN, AÑO 58


Para los que hemos crecido toda la vida (o casi) dentro del proceso revolucionario cubano, es hora ya de recordar y pasar revista a lo ganado, lo perdido y lo deseado.

Lo ganado es por sabido aburrido para los que viven en esta isla, crecimos como pueblo, aprendimos que teníamos dignidad colectiva y que era hermoso soñar con una utopía de país igualitario, de “derechos fundamentales”, aunque por el camino se quedarán algunos deseos y derechos individuales, que en medio de la euforia justiciera, no creímos necesario defender, bien porque había otras prioridades o porque el enemigo, real y sobredimensionado podía aprovecharse de esas debilidades para dividirnos o simplemente anularnos como pueblo, eso que en mi tiempo se llamaba “diversionismo ideológico”, concepto político del cual estoy muy claro, pero que fue aplicado sin ton ni son a todas las esferas de la vida del cubano sesentón hacía atrás.

En cada momento en que una crítica se hizo incomoda, esa fue la base de la “doble moral”, ese modo ético de actuar cuando se quiere vivir con un poco de comodidad, aunque se corriera el peligro de ser tildado de “pequeño burgués”, da risas, un pequeño burgués con libreta de abastecimiento y un “todo incluido social” que funcionaba en la mente como un acomodado adormecimiento para no ver lo mal hecho.

De aquellos vientos son estas tempestades éticas que hoy nos azotan, la familia era importante siempre y cuando se “integrara” más a lo político que a su papel de formar la personalidad individual de los miembros menores, que un día llegados de las “becas” nos verían como extraños de fines de semana que apenas sabía de nosotros.

Censuras, verdades a medias, ateísmo aparencial, integración grupal y colectiva y una crisis de éxodo cada diez años, a modo de escape para los enajenados, era el modo de convertirse de “hombre nuevo” es “escoria”, en medio de un intenso y duro ámbito social donde la cortedad espiritual estaba provocada por el exceso de promoción del “futuro luminoso” que nunca llegó.

Opinión, Política

DE AMÉRICA SOY HIJO Y A ELLA ME DEBO

Estatua ecuestre de José Martí en el Parque Central de Nueva York

Un momento importante en la maduración política de José Martí fue su contacto con la sociedad norteamericana. Llega a Nueva York el 3 de enero de 1880, venía de España después de haber sido deportado por el gobierno colonial español de la isla de Cuba algunos meses antes.

El contacto con aquel país en pleno apogeo de su desarrollo económico fue deslumbrante, por eso escribe en el periódico The Hour un artículo titulado “Impresiones de América” en el que expresa: Estoy, al fin en un país donde cada uno parece ser su propio dueño. Poco a poco el conocimiento más profundo de aquel país le hará escribir un año después: (…) este país, señor en apariencias de todos los pueblos de la tierra, y en realidad esclavo de todas las pasiones de orden bajo que perturban y pervierten a los demás pueblos.

En aquella nación vivió las emociones de las grandes transformaciones tecnológica, la expansión de la nación hacia el oeste, las ríadas de emigrantes provenientes de Europa, base de la vertiginosa transformación del país, luchas de los trabajadores, en su mayoría emigrantes, por mejores salarios y ocho hora de labor, acontecimientos que sirvieron para aguzar su pensamiento social, siempre al lado de los humildes, sus críticas a los métodos violentos de lucha y su comprensión paulatina de aquella gente violenta, engañada y víctima del gran capital, es una constancia dialéctica de su maduración.

En los Estados Unidos el Apóstol cubano conoció y puso al descubierto el fenómeno imperialista y advierte sobre el peligro que representaba para Cuba, las Antillas y a la larga para América Latina. El auge económico de los Estados Unidos traía la necesidad de mercados y sus clases dominantes apuntaban hacia el dominio de las naciones de la América Latina. Como su zona de influencia natural.

Desde sus crónicas para los periódicos de Hispanoamérica no se cansa de mostrar las luces y las sombras de aquella nación y al organizar el movimiento independentista y liberador de la isla de Cuba, sienta sus objetivos políticos de impedir la anexión de Cuba al país del norte.

Su profundo espíritu analítico y su voluntad de estudiar las interioridades de los Estados Unidos, le permitieron llegar a conclusiones político sociales que aún hoy guardan una gran vigencia:

- La unidad de los países latinoamericanos como contraparte al hegemonismo de los Estados Unidos.

- El desarrollo cultural y económico de nuestra América como antídoto a la dominación de la nación del norte.

- La necesidad del desarrollo desde bases propias como contrapartida a la influencia y penetración de esa cultura basada en el pragmatismo y el individualismo exacerbado.

- La esencia humanista de la sociedad, su confianza en el ser humano y su capacidad de ser bueno.

Esas y otras que se me escapan son esencias sociales de la prédica martiana, no solo contenidas en documentos políticos y programáticos, sino en toda su obra





José Martí, Política
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda