Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Política

“…Y MI HONDA ES LA DAVID”


Hace 122 años, un día antes de morir por Cuba y todos nosotros, nuestro José Martí escribió una carta a Manuel Mercado en la que se escribe esta enfática frase que encabeza mi entrada, en alusión al conocimiento que tenía sobre la política de los poderes estadounidense con respecto a los temas de Cuba, nosotros somos herederos de esa honda, porque crecimos en medio de la Revolución Cubana, esa que no perdonan los imperialista por radical, soberana, altruista y revolucionaria, que tuvo la osadía de nacionalizar todas las propiedades de la burguesía nacional y de los inversionistas extranjeros, principalmente yanqui, que desde principios del siglo XX fueron adueñándose de las principales riquezas del país en beneficio de una minoría desnacionalizada y anexionista, que creyó el cuento del “fatalismo geográfico” de esta isla, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos.

Ahora vuelve el cuento de los “derechos humanos conculcados”, el desconocimiento de la historia que hemos vivido en más de cien años luchando por nuestra independencia, el tratarnos de ahogar por hambre y estrecheces, como si ya no estuvieras acostumbrados, ya tenemos el cinturón con muchos huecos para apretarlos, la lengua fina y audaz para responder y la capacidad firme e irrenunciable de defender las conquistas que la Revolución Cubana dio a los humildes y a las capaz menos favorecidas dentro del capitalismo dependiente de la burguesía nacional y sus seguidores.

El gobierno de Donald Trump vuelve a las andadas de sus predecesores, cada uno a su forma ha tratado de “hacer volver la oveja al redil capitalista”, pero han olvidado contar con la conciencia de un pueblo de varias generaciones, que ha madurado, pero que sabe cuánto perdería en este cambio en los derechos de muchos por los privilegios de poco, tenemos cultura, sabemos leer, mal que bien la información de internet nos llega y ninguna propaganda revolucionaria fue mejor que oír el parloteo grotesco y extemporáneo del señor presidente de los Estados Unidos en un discurso que parecía una parodia de lo peor de la “Guerra Fría”, sino fuera porque lo dijo el gurú de las llaves imperiales, para él nuestro desprecio total por su ignorancia.

Opinión, Política

SI YO FUERA POLÍTICO


Si volver a nacer fuera una opción viable, yo cambiaría poco en mi vida, aunque sé que las circunstancias son las que determinan quienes somos y qué queremos, yo solo cambiaría mi oficio, mi carrera o como quieran llamarle; sería “¡político!”, para hacer todo lo distinto a lo que hacen hoy los políticos de la actualidad.

Ser político para mi es ser el líder de la comunidad, sea esta del tamaño que sea y consagrarse a ella con todas las fuerzas de tu espíritu y de tu inteligencia, latir con el que más sufre y alegrarte con el que es o parece ser feliz, tratar de prever y no dejar ningún cabo suelto para que lo resuelva el que viene atrás, porque a ti te toca y ese es tu deber.

Incluso en los casos, pocos en el mundo, en que me creyera que gobierno para el pueblo y por el pueblo, no sacrificaría a esos que creyeron en mi por el poder, pero no los traicionaría robándoles lo que es suyo, vendiendo influencia, acomodando a mis amigos y la familia y escuchando primero la voz de la ideología que la voz de la necesidad colectiva.

Si yo fuera político preparara a los que oriento y dirijo, para la difícil tarea de su “realización personal”, base de la prosperidad colectiva, dándole educación, cultura, protegiendo su salud, dejando que busque sus metas en la vida y con duros mecanismos para reprimir todo lo que destruya su dignidad humana.

Trataría de persuadir a los egoístas, a los que se creen superiores por el motivo que fuera, cuidaría la armonía del ser humano y de este con la naturaleza, cuidaría a mi prójimo, no como masa amorfa de pueblo seguidor, sino como persona digna de sí misma y capaz de hacer lo que yo como político me propongo; si yo fuera político seguiría cambiando, o tratando, las mismas cosas que ahora, aunque no tengo más poder que mis palabras y mis modestas acciones de ser común.

Nota: para mis conciudadanos en Cuba, no solo miro lo que pasa en el mundo “cosificado y egoísta” que hay afuera, sino al nuestro empeñado en hacer lo contrario, pero fallando en las mismas circunstancias, doy gracias por mis derechos, mi sociedad sin violencia abierta, aunque deteriorada en lo moral y en lo material, pero el político que sería seguiría cambiando cosas y entre ellas a la propia gente, protagonista del todo.

Opinión, Política

UN 20 DE MAYO


Para muchos en el mundo los cubanos vivimos en un mundo que ellos se han inventado (virtual), detenido en el tiempo, donde no ocurrió una Revolución radical y popular hace más de 58 años y donde somos un grupo de “sombies” apartado de la aldea global en la que sí han acorralado a millones de seres humanos viviendo en una burbuja egoísta ajenos a las atrocidades que a nombre de la “democracia y el mundo libre hoy se hacen”

Para esos, incluyendo al presidente de los Estados Unidos, Cuba tiene un antes y un después con el 20 de mayo de 1902, fecha que por demás solo marcó el momento en que los yanquis arriaron sus banderas y salieron de Cuba haciendo más barata el mantenimiento de una neo-colonia o seudorepública que fue el engendro nacido al compás de “buenas intenciones, algunas reformas públicas y mucha penetración del capital norteño que hizo su zafra comprando media Cuba a precios irrisorios y avergonzando a los cubanos con dignidad con una “Enmienda Platt”, impuesta a la cañona y con el chantaje de “o hay República con enmienda o no hay República”, entonces ¿qué vamos a celebrar los cubanos dignos, los que no somos plattista, los que tenemos memoria y sabemos qué capitalismo tuvimos?…¡Nada!

Podemos tener y tenemos mil problemas que resolver, pero el “olvido histórico” no puede ser la recompensa a las lentejuelas de la modernidad que hoy son el guiño a la traición y a la vuelta atrás… Somos los herederos de la prédica martiana y nos sabemos muy bien el poema de Bonifacio Byrne[1].


[1] Para los que han olvidado “Mi bandera” de Bonifacio Byrne, mañana lo publico

Historia, Política

NI PIES SECOS NI PIES MOJADOS


Las administraciones gubernamentales norteamericanas, con tal de dañar a la Revolución Cubana y hacerla implosionar, han implementado cientos de medidas y leyes a lo largo de estos casi sesenta años de diferendo ideológico entre ambos sistemas sociales, un conjunto de ellas ha tenido que ver con la emigración aplicada desde los primeros años del triunfo revolucionario, recordar el desconcierto sembrado en las familias de clase media y alta cubana en la década del sesenta, tras anunciar una falsa ley de quitarle la “patria potestad a los padres sobre sus hijos”, miles de niños salieron solos o mal acompañados rumbo a los Estados Unidos y el trauma aún se vive, luego la Ley de Ajuste Cubano, vigente aún, que acoge a cuanto cubano pida asilo a esa nación, considerándolos perseguidos políticos cuando en realidad son víctimas de las dificultades económicas provocadas por tantos años de bloqueo económico y de mala administración de los recursos internos, que de todo hay en este caso.

Últimamente cientos de cubanos acogiéndose a su derecho de viajar, sacaban boletos para países limítrofes a Estados Unidos o cercanos a sus fronteras y acogerse a la famosa medida de recibir asilo siempre y cuando el cubano llegara a territorio estadounidense, era una ruleta rusa de inseguridad y violencia, por llegar y en medio de este espacio eran víctimas del tráfico humano, estafas, maltratos y hasta la muerte, en busca de un sueño americano, selectivo y nada humanitario que dejaba afuera a millones de otros latinoamericanos en busca de igual objetivo.

Se llegó a la aberración de implementar un programa para facilitar la deserción de los médicos cubanos en misiones en muchos países, facilitando sus trámites rápidos y expeditos para llegar a los Estados Unidos, en un franco y abierto “robo de cerebro” que implemento el mismo gobierno del presidente Obama, ese que nos invitó a mirar al futuro, olvidando el pasado, en una lógica suicida que pretende destruir el proceso socialista cubano, de modo pacífico, al modo de las Revoluciones de colores que han sumido hoy al mundo en el caos y la inestabilidad.

En hora buena la firma de los nuevos acuerdos migratorios entre Cuba y los Estados Unidos, la racionalidad triunfa sobre la soberbia, ojalá la nueva administración piense con mente clara en la continuidad de estas vías pacíficas para zanjar nuestros conflictos.

Opinión, Política

CUBA POSTCASTRO


En la página del periódico Venceremos de Guantánamo encontré este afiche que me pareció muy a tono con lo sentimiento de continuidad revolucionaria de los cubanos, resumen de ese primer afiche aparecido tras el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, pero ahora multiplicando aquella imagen del gran Eladio Rivadulla que inundó La Habana en aquel enero de gloria. Lástima no saber quién es su autor para darle el crédito que merece, pero igual comparto el sentimiento de la obra y sé que es un sentir mayoritario en estas horas de tristeza por la partida del líder, pero de alegría por su multiplicación entre nosotros.

Opinión, Política

HABLAR POR TODOS


Hoy en día las tecnologías digitales y el acceso muy amplio que a ella tiene un buen número de persona en la población mundial, convierte hoy en un “ruido” lo que podría ser el ejercicio del criterio, porque muchos han convertido el opinar en una manera de burlarse de la información misma y de la opinión ajena dada la impunidad que da la soledad cibernética y las enormes frustraciones que hoy tienen los seres humanos.

Opinar en un foro es hoy muy cotidiano, aun cuando el que opina apenas sabe de qué se está hablando, pero al mismo tiempo con la saturación de “información” de los grandes medios y de los intereses de los más poderosos en política y economía básicamente, hacen que la “formación de opiniones” caiga en terreno de la manipulación, dada las verdades a medias, mentiras solapadas y silencio sobre “lo que no me conviene”.

Volvemos a la doctrina de “Miente, miente, que algo queda” que la propaganda nazi hizo política de estado, todos sabemos sus consecuencias en vidas humanas, que fue lo más doloroso, y eso sigue siendo hoy elementos para crear tendencias de opinión y manipulación mediática, a eso nos enfrentamos los cubanos.

Hablo en plural, aunque me queda claro que la pragmática informativa y las dificultades reales que hemos enfrentado como sociedad, por todos los factores conocidos de agresión externa de los Estados Unidos y errores internos de intolerancia e inmovilismo, ha calado en muchas personas que solo quieren “vivir bien” ellos, aunque sea a costa de los otros y las consecuencias ha sido el crecimiento del descontrol, la corrupción , la desidia y la pasividad ideológica ante el bombardeo “inocente y constante” del modo de vida capitalista, creador de tantas cosas buenas, creador de tantas desgracias, capaz de hacer desechable a los seres humanos, de convertir el tráfico de droga, armas y seres humanos en los negocios más lucrativos de la tierra.

Y sigo con las doctrinas de José Martí, al lado de los pobres de la tierra, porque ellos no son desechables sino ese potencial que salvará la humanidad, si su aspiración es vivir en convivencia y con prosperidad digna para todos, lo otro, será condenar a la humanidad a una desaparición prematura y acelerada.

Opinión, Política

UNA PELEA CUBANA CONTRA LOS DEMONIOS


Breve, porque tengo mucho que hacer con la adarga al brazo y el pensamiento agudo, estamos inmersos en una batalla fuerte y hermosa, la creación del “hombre del futuro”, y no lo digo solo por Cuba donde las intencionalidades de esto han sido prioridad de la vanguardia política e intelectual del país, sino en todo el mundo, donde la ambición de una poderosa minoría ha convertido en mercancía todo lo que toca, como el Rey Midas que convertía todo en oro, eso tratan de hacer los panzones capitalistas, ignorando historias, culturas y costumbres; apoyando hipócritamente la violencia fundamentalista de diferentes signos y a esas derechas fascistas que ahora vuelven a levantar cabeza en América Latina para vender al mejor postor sus riquezas de todo tipo, con tal ser ellos los gananciosos.

Ahora quieren los “inocentes amigos” que tenemos en los Estados Unidos, subvertirnos por las buenas, el famoso segundo carril que el señor Obama conoce muy bien, para que sean los jóvenes quienes devuelvan el “país a sus dueños resentidos”

Esta parece ser una etapa más de esa lucha que data de dos siglos, entre las pretensiones de los poderes yanquis y la tozudez de este pueblo descreído, alegre, hospitalario, inteligente, pero muy nacionalista, con una historia más grande que su isla y con hombres de la talla de gigantes, que impedirán las apostasía de los acomodaticios y resaltarán la obra de una sociedad para no ser apéndice de nadie.

Opinión, Política

EL ÁNGEL DE LA JIRIBILLA


El gran escritor cubano José Lezama Lima decía que el ángel titular de los cubanos era el “Ángel de la Jiribilla”, esa figura que no sabemos cómo pero nos incita a seguir adelante con alegría y ganas de vivir cuando las cosas se pone “color de hormiga”, ya sea en la vida personal o en la social, en Cuba o en cualquier parte que el azar y las circunstancias hayan puesto a un cubano.

Osvaldo Doimeadios, actor cubano, más valorado por actor humorista que por el filósofo popular que es, es tal vez quien mejor representa a esa tropé de actores, que desde los escenarios, la radio, la televisión o en cualquier acto que lo dejen se encargan de que nos olvidemos que nuestros problemas existen y sigamos adelante como si no pasara nada, gracias a la mayor virtud del “Ángel de la Jiribilla”, la alegría, las ganas de vivir, el no rendirse nunca y salir adelante “donde esté”.

Somos como somos, producto de ese ajiaco criollo que mezcló no solos las razas, sino las culturas en una isla que no sabemos si tiene forma de cocodrilo o de “lagartijo”, ese bichito pequeño que vemos en cualquier casa o paisaje cubano, resistiendo y alimentándose de lo que puede, ¿qué le recuerda eso?, de todos los colores, pero sin meterse con nadie.

Ahora estamos en la mira de todo el mundo, ya no nos ignoran, ahora esperan que cambiemos, ¿para qué?,…bueno para que nos parezcamos a todo el mundo, para que hayan huelgas en Cuba, tengamos un alto índice de mortalidad infantil, tengamos una pandillas de panzones llenos de anillos y dueños de la mitad del país, que haya guerras internas y páginas amarillas que cuenten cómo se mata la gente por cualquier cosa, para que los cubanos seamos desiguales por principio, y haya elecciones cada cuatro años y siempre suban los mismos al poder para robarse el presupuesto y dejemos las puertas abiertas al juego, la prostitución institucinalizada, las drogas duras y todas esas “bellas cosas” de la gente de la postmodernidad.

Pués no puede ser!!, como decía Cheo Malanga , otro célebre personaje de la Iliada humorística cubana, somos pobre pero no comemierdas y sabemos que entre nosotros hay ya aspirantes a panzones que por supuesto con tal de beneficiarse quieren el cambio pa’tra, y aunque vuelva otro presidente yanqui, con falda o con pantalones, a decirnos que olvidemos y construyamos el futuro a su manera, seguiremos aquí, comiendo y repartiendo entre todos lo poco que tenemos y eso nos lo enseñó el hijo de otro Ángel, Castro de apellido que era gallego, esa raza hispana de la cual tenemos mucho y que junto al negro y todos los santos forman el panteón de la nacionalidad cubana.

Opinión, Política

EL TEMA DEL NEGRO EN LA REVOLUCIÓN CUBANA

Hace 136 las autoridades españolas de la Isla decidieron abolir el régimen de esclavitud al que estaban sometidos más de cien mil africanos o descendientes de estos en la isla. Era la consecuencia lógica de la crisis del sistema económico basado en la mano de obra esclava que durante más de tres siglos marcó la sociedad colonial en Cuba.

Ya los cubanos en el alzamiento que encabezó Carlos Manuel de Céspedes en el ingenio “Demajagua”, declararon el derecho de los esclavos a ser libre y él de forma personal dio la libertad a los de su dotación, diez años de guerra radicalizaron de tal modo a la sociedad que el negro, al luchar por la libertad de Cuba se hace libre si era esclavo, si ya lo era se reafirma como parte de un movimiento que lo integraba y que no solo era por la independencia de España, sino por la abolición de esta infame institución.

Con la creación de la República burguesa, la demagogia populista de los gobiernos burgueses mantenían un coqueteo constante con estos sectores negros, mayoritarios combatientes por la libertad de Cuba y a los que el propio Martí llamó a crear la República “con todos y para el bien de todos”, el objetivo era obtener su apoyo electoral y político, en tanto continuaba la segregación, velada o abierta en todos los sectores de la sociedad cubana.

Con el triunfo de la Revolución Cubana el 1ero de enero de 1959 cambiaron muchas cosas en Cuba, llegaba al poder un grupo de revolucionarios dispuestos a liderar los profundos cambios que necesitaba la sociedad, encabezados por el Comandante Fidel Castro.

La discriminación racial latente en la sociedad pre-revolucionario tenía una profunda raíz clasista dada la pertenencia a los sectores más humildes del pueblo de las mayorías negras y mestizas, agrupadas en sociedades y hermandades que servían más para que continuaran segregados, que para luchar por una igualdad real ya refrendada en la Constitución del 40.

No es de extrañar que en la vanguardia de los trabajadores se destaquen líderes negros de la talla de Jesús Menéndez, Aracelio Iglesia, Lázaro Peña, mano a mano con sus hermanos de causa, fueren del color que fueren. Ellos estuvieron a la vanguardia, los dos primeros asesinados por su radical defensa de los trabajadores y el tercero el líder indiscutible de los obreros cubanos, que acompañó al proceso revolucionario hasta su muerte.

Es por ello que Fidel  aborda el problema de la discriminación racial desde los primeros días del triunfo y se pronuncia categóricamente:

“Una de las batallas en que es necesario hacer hincapié (…), es porque se acabe la discriminación racial en los centros de trabajo. No debiera ser necesario dictar una Ley para fijar un derecho que se tiene por la simple razón de ser un ser humano y un miembro de la sociedad.

“Nadie se puede considerar de raza pura y mucho menos de raza superior.

“Hay que dictar el anatema y la condenación pública contra aquellos que, llenos de pasados resabios, de pasados prejuicios, tienen el poco escrúpulo de discriminar a unos cubanos por cuestiones de piel más clara o más oscura.

Recordando a Martí Fidel dijo

“La virtud, los méritos personales, el heroísmo, la bondad, deben ser la medida del aprecio que se tenga a los hombres y no el pigmento de la piel. El problema no es cambiar el gobierno sino cambiar la esencia de lo que ha sido hasta hoy nuestra política, política colonial.[1]

Esta política ha sido prioridad de la Revolución que sostiene que la discriminación y los prejuicios raciales son antinacionales, porque atenta contra los derechos de estas personas y se pone en peligro la unidad nacional tan necesaria al proceso revolucionario.

El problema no fue de política estatal, encaminada desde un primer momento a favorecer a los más humildes, sino de pensar que con una campaña y la proclamación de la igualdad de todos los cubanos, ya se acababa el problema, cuando la realidad social del país ha demostrado que pese a todo, permanecen los prejuicios y la desventaja social de parte de la población negra cubana, en tanto quedaban insatisfacciones que no eran solo materiales sino de esencia espiritual.

Los duros años a partir del Período Especial (Década de los 90), pusieron de manifiesto estos problemas como arrecife que aflora en la bajamar y afrontarlos requieren honestidad, sentido crítico y un amplio consenso participativo real para completar la obra y lograr la plenitud social de todos y con todos.

[1]Fidel Castro, 1959 citado por Pedro Serviat Rodríguez en “La discriminación y el racismo: lacras del pasado” en Revista Universidad de La Habana, pág. 164, Nº 224, ene-abr, 1985

Historia, Opinión, Política

“LOS NIÑOS SON LA ESPERANZA DEL MUNDO”

Hoy es 1º de junio, DÍA INTERNACIONAL DE LA INFANCIA, posiblemente la jornada de Naciones Unidas más celebrada en Cuba, porque nos recuerda la prioridad que el estado revolucionario cubano ha dado a la infancia desde el triunfo de enero de 1959.

Los niños en los sistemas de desigualdad, injusticia e inestabilidad social son los que más sufren, son la víctima más desgarradora, porque no entienden la tragedia que viven, sin embargo viven abandonados por todos, olvidados por las grandes potencias decisoras que los tienen como “bajas colaterales”, “males necesarios” o cualquier otro eufemismo que oculten el terrible flagelo de ver sufrir a un niño por las guerras, el hambre, la falta de atención, la disolución de la familia o por perder la vida cuando vino al mundo para ser futuro y esperanza.

La Revolución Cubana ha tenido siempre como su programa prioritario, la protección de la infancia, basada en esa máxima martiana que nos sirve de título: enseñanza universal y gratuita, acceso a la salud y al bienestar mínimo, legislación familiar que apuntala sus derechos a crecer sanos, protegidos por la familia o a falta de esta por las instituciones del estado, su preparación para el bregar por la vida, hacen de esta isla pequeña y utópica, una excepción, un paraíso para los niños.

Somos la nación con la más baja tasa de mortalidad infantil en todo el continente americano, la enseñanza es obligatoria hasta el noveno grado y la educación de los primeros años del infante es la prioridad primera del sistema de educación.

No tendremos grandes parques de diversiones para los niños, pero la seguridad del niño cubano es sagrada, flagelo como el secuestro de niños, tráfico de sus órganos, esclavización como mano de obra, prostitución infantil, indigencia y abandono, son fenómenos que no existen en Cuba, a pesar de sus precariedades e incluso de las nuevas miradas consumistas de familias y ciudadanos que ven el bienestar humano en la acumulación de bienes.

Hoy es un día de fiesta en Cuba, abrace a su niño asegúrese de que crecerá en un mundo de valores humanos donde la bondad sea la brújula principal de su vida, él será el ciudadano del futuro, un reflejo de su familia, su sociedad y su grupo, pero único.

Opinión, Política
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda