Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Política

EL TEMA DEL NEGRO EN LA REVOLUCIÓN CUBANA

Hace 136 las autoridades españolas de la Isla decidieron abolir el régimen de esclavitud al que estaban sometidos más de cien mil africanos o descendientes de estos en la isla. Era la consecuencia lógica de la crisis del sistema económico basado en la mano de obra esclava que durante más de tres siglos marcó la sociedad colonial en Cuba.

Ya los cubanos en el alzamiento que encabezó Carlos Manuel de Céspedes en el ingenio “Demajagua”, declararon el derecho de los esclavos a ser libre y él de forma personal dio la libertad a los de su dotación, diez años de guerra radicalizaron de tal modo a la sociedad que el negro, al luchar por la libertad de Cuba se hace libre si era esclavo, si ya lo era se reafirma como parte de un movimiento que lo integraba y que no solo era por la independencia de España, sino por la abolición de esta infame institución.

Con la creación de la República burguesa, la demagogia populista de los gobiernos burgueses mantenían un coqueteo constante con estos sectores negros, mayoritarios combatientes por la libertad de Cuba y a los que el propio Martí llamó a crear la República “con todos y para el bien de todos”, el objetivo era obtener su apoyo electoral y político, en tanto continuaba la segregación, velada o abierta en todos los sectores de la sociedad cubana.

Con el triunfo de la Revolución Cubana el 1ero de enero de 1959 cambiaron muchas cosas en Cuba, llegaba al poder un grupo de revolucionarios dispuestos a liderar los profundos cambios que necesitaba la sociedad, encabezados por el Comandante Fidel Castro.

La discriminación racial latente en la sociedad pre-revolucionario tenía una profunda raíz clasista dada la pertenencia a los sectores más humildes del pueblo de las mayorías negras y mestizas, agrupadas en sociedades y hermandades que servían más para que continuaran segregados, que para luchar por una igualdad real ya refrendada en la Constitución del 40.

No es de extrañar que en la vanguardia de los trabajadores se destaquen líderes negros de la talla de Jesús Menéndez, Aracelio Iglesia, Lázaro Peña, mano a mano con sus hermanos de causa, fueren del color que fueren. Ellos estuvieron a la vanguardia, los dos primeros asesinados por su radical defensa de los trabajadores y el tercero el líder indiscutible de los obreros cubanos, que acompañó al proceso revolucionario hasta su muerte.

Es por ello que Fidel  aborda el problema de la discriminación racial desde los primeros días del triunfo y se pronuncia categóricamente:

“Una de las batallas en que es necesario hacer hincapié (…), es porque se acabe la discriminación racial en los centros de trabajo. No debiera ser necesario dictar una Ley para fijar un derecho que se tiene por la simple razón de ser un ser humano y un miembro de la sociedad.

“Nadie se puede considerar de raza pura y mucho menos de raza superior.

“Hay que dictar el anatema y la condenación pública contra aquellos que, llenos de pasados resabios, de pasados prejuicios, tienen el poco escrúpulo de discriminar a unos cubanos por cuestiones de piel más clara o más oscura.

Recordando a Martí Fidel dijo

“La virtud, los méritos personales, el heroísmo, la bondad, deben ser la medida del aprecio que se tenga a los hombres y no el pigmento de la piel. El problema no es cambiar el gobierno sino cambiar la esencia de lo que ha sido hasta hoy nuestra política, política colonial.[1]

Esta política ha sido prioridad de la Revolución que sostiene que la discriminación y los prejuicios raciales son antinacionales, porque atenta contra los derechos de estas personas y se pone en peligro la unidad nacional tan necesaria al proceso revolucionario.

El problema no fue de política estatal, encaminada desde un primer momento a favorecer a los más humildes, sino de pensar que con una campaña y la proclamación de la igualdad de todos los cubanos, ya se acababa el problema, cuando la realidad social del país ha demostrado que pese a todo, permanecen los prejuicios y la desventaja social de parte de la población negra cubana, en tanto quedaban insatisfacciones que no eran solo materiales sino de esencia espiritual.

Los duros años a partir del Período Especial (Década de los 90), pusieron de manifiesto estos problemas como arrecife que aflora en la bajamar y afrontarlos requieren honestidad, sentido crítico y un amplio consenso participativo real para completar la obra y lograr la plenitud social de todos y con todos.

[1]Fidel Castro, 1959 citado por Pedro Serviat Rodríguez en “La discriminación y el racismo: lacras del pasado” en Revista Universidad de La Habana, pág. 164, Nº 224, ene-abr, 1985

Historia, Opinión, Política

“LOS NIÑOS SON LA ESPERANZA DEL MUNDO”

Hoy es 1º de junio, DÍA INTERNACIONAL DE LA INFANCIA, posiblemente la jornada de Naciones Unidas más celebrada en Cuba, porque nos recuerda la prioridad que el estado revolucionario cubano ha dado a la infancia desde el triunfo de enero de 1959.

Los niños en los sistemas de desigualdad, injusticia e inestabilidad social son los que más sufren, son la víctima más desgarradora, porque no entienden la tragedia que viven, sin embargo viven abandonados por todos, olvidados por las grandes potencias decisoras que los tienen como “bajas colaterales”, “males necesarios” o cualquier otro eufemismo que oculten el terrible flagelo de ver sufrir a un niño por las guerras, el hambre, la falta de atención, la disolución de la familia o por perder la vida cuando vino al mundo para ser futuro y esperanza.

La Revolución Cubana ha tenido siempre como su programa prioritario, la protección de la infancia, basada en esa máxima martiana que nos sirve de título: enseñanza universal y gratuita, acceso a la salud y al bienestar mínimo, legislación familiar que apuntala sus derechos a crecer sanos, protegidos por la familia o a falta de esta por las instituciones del estado, su preparación para el bregar por la vida, hacen de esta isla pequeña y utópica, una excepción, un paraíso para los niños.

Somos la nación con la más baja tasa de mortalidad infantil en todo el continente americano, la enseñanza es obligatoria hasta el noveno grado y la educación de los primeros años del infante es la prioridad primera del sistema de educación.

No tendremos grandes parques de diversiones para los niños, pero la seguridad del niño cubano es sagrada, flagelo como el secuestro de niños, tráfico de sus órganos, esclavización como mano de obra, prostitución infantil, indigencia y abandono, son fenómenos que no existen en Cuba, a pesar de sus precariedades e incluso de las nuevas miradas consumistas de familias y ciudadanos que ven el bienestar humano en la acumulación de bienes.

Hoy es un día de fiesta en Cuba, abrace a su niño asegúrese de que crecerá en un mundo de valores humanos donde la bondad sea la brújula principal de su vida, él será el ciudadano del futuro, un reflejo de su familia, su sociedad y su grupo, pero único.

Opinión, Política

EL HAZ DE VARA


Estoy seguro que no muchos cubanos se habrá fijado que nuestro escudo nacional descansa, se afirma, sobre un haz de varas unidas y que son el eje sobre el que se levanta el gorro frigio rojo con la estrella solitaria. Ese es un símbolo de unidad, un símbolo que habla de que “en la unión está la fuerza” y de que solo seremos dignos de ese gorro frigio si sabemos defender la unidad que nos hace fuerte frente a los retos que la modernidad nos impone.

Los tiempos que corren son los de la exaltación del “individualismo” que no de la “individualidad”, el individualismo es el egoísmo mezquino de lo mío y loS demás que se jodan, en tanto la individualidad es la personalidad única que somos funcionando como un todo con las otras personalidades en busca del bien común, eso significa el “Haz de varas” de nuestro escudo, varas devenidas en columnas para para resaltar nuestra obra única y a la vez humanamente compatible con los nobles de la tierra, no los nobles de títulos arcaicos sino los nobles que cumplen aquella máxima martiana de que, “ser bueno es más que ser príncipe”, he ahí la idea que defendemos.

Opinión, Política

CUBA DE PUNTA A CABO


JOSÉ MARTÍ EN LA TRIBUNA ANTIMPERIALISTA EN LA HABANA

Viajar en Cuba hacia adentro, es una aventura que ningún nacional debería perderse, por  aquello del “Realismo Mágico” o lo “Real maravilloso” que Gabriel García Márquez y Alejo Carpentier, vieron y acentuaron en nuestra forma de vivir  en estas tierras maravillosas  de América Latina. Si esto es verdad para el conjunto del Nuevo Mundo, el cubano tiene su pedacito de vida mágico-maravillosa.

Somos isleños, producto de la mezcla racial y cultural más impresionante que se produjo en este hemisferio. Si a alguien le viene bien lo de “crisol de razas” es a esta isla, donde en 1959 se produjo una Revolución radical,  utópica y “cojonuda”, así de sencillo porque en menos de tres años Cuba se convirtió en un laboratorio social  que tenía por fin fundamental el “mejoramiento humano”, la dignidad de la gente “sin historia” y la realización de un sueño de cambios que  nos puso frente al capitalismo mundial liderado por los Estados Unidos, ese vecino que ha hecho todo por destruir el sueño de la mayoría, satanizando la obra de la Revolución, a  sus líderes históricos y a este pueblo siempre en tensión, siempre soñando, siempre sonriente y cantando, pero nada ingenuo.

Esto no se ve en los libros, ni en las teorías sociales, esto se ve en las calles, conversando con esta gente mía, que critica sin miedo, debate en la calle en alta voz y conoce sus derechos sociales, tan pegados a su siquis que no dudará de creer extraterrestre a quien le trae, el “cuento chino” del “cambio pa’tra” olvidando que este pueblo ya dijo hace mucho tiempo que “pa’tras ni pa’coger impulso”, esa es mi gente, la que sabe distinguir el grano bueno de la paja estéril, ese que no se dejará dividir, ni por género, ni razas, ni generaciones, porque ya comprendió que estemos donde estemos somos cubanos, caigamos donde caigamos, estemos donde estemos y eso implica mucho.

Opinión, Política

SIN DERECHO A CANSARSE

EN TIEMPOS DE OFENSIVAS DERECHISTAS Y CUANDO UNO VE DESPLAZARSE LA RAZÓN AL ESTÓMAGO O A LAS CUENTAS INFLADAS POR LA CORRUPCIÓN Y LA FALTA DE LEALTAD AL SUPREMO, QUE ES EL PUBELO, ES BUENO DE CUANO EN CUANDO HACER REAFIRMACIÓN DE FE EN LO QUE UNO CREE, EN LO QUE UNO PARTICIPA, EN LO QUE UNO DEFIENDE, POR ESO ME ENORGULLEZCO DE SER CUBANO, REVOLUCIONARIO Y DE MENTALIDAD ABIERTA AL FUTURO, QUE NO ES LA REPETICIÓN DE LA HISTORIA, SINO LA CONSTRUCCIÓN DE UN MUNDO MEJOR, CON TODOS Y PARA EL BIEN DE TODOS.  SALUDOS A TODOS, ESTOY DE VUELTA

Opinión, Política

CUBA, EL PAÍS DE MODA


POR ELLOS LO HACEMOS

Cuando oigo eso de que “Cuba está de moda”, pongo en guardia mis sentidos, porque estar de moda es un modo frívolo de reconocimiento a un país que entró en la órbita mundial en 1959 cuando se dio una revolución más grande que su isla, cerrando garitos, nacionalizando empresa yanquis, diciéndole la verdad a quienes  se le temía e inaugurando una nueva  forma de relacionarse con el mundo, ayudando a cambio de nada, sin pedir nada, sin  decir mentiras, ni callar verdades, todo lo cual crea enemigos y enemigos poderosos que hicieron todo lo posible por barrer el mal ejemplo de la revolución Cubana, la utopía caribeña que vivimos y vivimos con orgullo, aun los que salen al mundo en busca de mejores oportunidades, aunque el gorrión se los coma y la realidad de su isla quede como espita pequeña pero imperecedera en el corazón.

Cuba está de moda, porque no es perfecta pero ha tratado de serla, luchando contra lacras y marginalidades, aunque aún persistan, peleando por la igualdad, aunque nos queden egoístas, con índices de salud, educación y tranquilidad ciudadana que son nuestro orgullo y aceptando el reto de  vernos en las marquesina de la frivolidad y que muchos “inditos y mulaticos” lo acepten como la “fama” como la más cultura que debemos desarrollar.

Esa es nuestra batalla, sin reprimir, sin rendirnos, sin claudicar, sin bajar la cabeza, seguiremos luchando por nuestra herejía de justicia social e igualdad para todos. ¡SIRVIÓ!

UN ALTO EN EL CAMINO PARA TOMAR UNAS VACACIONES, NOS VEREMOS EN QUINCE DÍAS, ESTARÉ EN LA CUBA PROFUNDA, CONTAGIANDOME DE PUEBLO

Opinión, Política

LA VANGUARDIA TRAZA EL CAMINO


El Comandante en Jefe presente en el 7mo Congreso del PCC

Terminó en La Habana el congreso de los comunistas cubanos, cerca de mil delegados representando a todos los sectores de la sociedad cubana se reunió para trazar el camino del desarrollo “prospero, sostenible e inclusivo” de la sociedad cubana.

Lo seguí con interés, porque no me siento ajeno a los postulados que defienden los comunistas cubanos y porque me concierne como ciudadano saber por dónde van los rumbos del futuro nacional.

El Presidente Raúl Castro en su informe al congreso fue objetivo, valiente y sincero con los grandes retos a los que se enfrenta el pueblo cubano, quiero dejar bien claro que comparto la mayoría de esas ideas expuestas, de esos análisis políticos a los que muchas veces el cubano de a pie ignora por repetición, porque lo ahoga la precariedad cotidiana o porque simplemente decidió adaptarse a lo que venga, sin importarle qué, ni qué repercusión tiene sobre su futuro.

Para hablar de futuro en Cuba hay que hablar obligadamente del desarrollo económico, de la creación de la riqueza que permitirá mayores salarios, mejores condiciones de vida y el mantenimiento de esas conquistas sociales a las que ningún cubano quiere renunciar, aunque aspiramos a que mejoren y se conviertan no solo en un derecho humano, sino en un paradigma de excelencia.

La Revolución Cubano ha ido soltando el lastre de idealismo y dogmatismo a la que fue obligada por las circunstancias de la barricada a lo largo de seis década de confrontación con la potencia más poderosa del mundo y con el sistema capitalista, camaleónico e implacable que no deja resquicio para la equivocación, porque todas las aprovecha.

Somos lo que somos y lo sabemos, nada ortodoxos, mezcla de seriedad y guaracha, intenso para el esfuerzo de corto plazo, pero muchas veces débiles para alcanzar las metas de largo plazo.

De todos modos asombra y enorgullece ser parte de este pueblo, de estas generaciones que a pesar de los pesares compartimos una obra y estamos claros de lo que no podemos perder, de que la ingenuidad en política es suicidio y de que esperar que todos pensemos iguales es una utopía aburrida e imposible, que yo prefiero cambiar por la herejía del día a día, donde ocurren cosas como las que dice Silvio Rodríguez en una vieja canción: “Alguien roba comida y después da la vida, ¿qué hacer?”

Opinión, Política

GIRÓN, LA VICTORIA DE UN PUEBLO


Por estos días que las derechas y las “izquierdas traidoras y oportunistas” están a la ofensiva en América Latina, tratando de terminar con todo vestigio de gobiernos justos, inclusivos, populares por su modo de distribuir, aunque mucho de ellos ingenuos por no crear sus propios mecanismos de defensas y creer en la “sacrosanta democracia burguesa” que está hecha para perpetuar el capitalismo en cualquiera de sus formas; los cubanos celebramos los 55 años de la gloriosa victoria militar del pueblo cubano contra la brigada mercenaria, entrenada por la CIA y destinada a crear una cabeza de playa capaz de sostenerse el tiempo suficiente como para que en ella “funcionara” un Gobierno Cubano Provisional”, cuyos miembros esperaban pacientemente en la Florida para ser traídos a Cuba y “pedir la intervención de la OEA y de los Estados Unidos”, ese era el objetivo de aquella invasión mercenaria.

Desde las costas cubanas de bahía de Cochino se divisaban los barcos yanquis, el verdadero peligro esperando la oportunidad y el pretexto para la tercera intervención en Cuba. Por eso hubo que desarrollar aquella ofensiva heroica y sangrienta contra el invasor, por eso hubo que detener a cuanto elemento enemigo de la Revolución estaba dentro del país, por eso se crearon las milicias revolucionarias, pueblo uniformado, conformada por hombres, mujeres, de todas las edades, razas y credo, por eso fuimos y somos invencible.

Hoy la ofensiva de la derecha en Latinoamérica en la “cabeza de playa” para abrir las puertas de nuestros países al enemigo mayor, los pueblos no cuenta, ya se le reprimirá, se comprará a sus líderes más débiles o se hará una nueva “Operación Cóndor”, con otro nombre, para liquidar a sus vanguardias, todo eso lo propicia el reblandecimiento egoísta de los que aspiran a formar parte de las clases explotadoras, la mediana burguesía acomodaticia y traidora, en limbo del centrismo y finalizando siempre en las filas de las peores causas, “ quinta columna natural” en nuestros países.

La desintegración, la ruptura de la unidad, el egoísmo de clase y el desmedido “progreso consumista” ha empezado un nuevo ciclo en América Latina, ojalá no tengamos que esperar medio siglo para una nueva ofensiva desde los pueblos, las mayorías, los necesitados, los que siempre pagan los platos rotos y pone los muertos.

Historia, Opinión, Política

DÍAS DE ABRIL EN CUBA


Los cubanos no podemos olvidar el mes de abril, yo diría que es el mes de la definición de la Revolución Cubana. Tenía yo diez años, mi padre, obrero y miliciano estaba integrado plenamente a la vorágine revolucionario que se vivía por esos días. Los periódico en Cuba ya estaban todos nacionalizados y no podían hacer campaña contra el proceso revolucionario, los trabajadores y el pueblo en general seguían un día a día informativo marcado por las palabras del líder de aquella revolución legendaria, Fidel Castro, entonces joven, decidido y en plena posición del liderazgo de un pueblo dispuesto a cambiar a como diera lugar.

Ningún proceso revolucionario en el mundo enfrentó en tan poco tiempo tantos retos difíciles: enfrentar al poder del imperialismo yanqui, la rabia de la oligarquía nacional desalojada del poder y las fuerzas de la dictadura derrotada, a la cual se unieron hasta la Iglesia Católica, haciendo causa común con los poderosos, eran los días difíciles y gloriosos que precedieron a Playa Girón.

Era un deslinde ideológico clásico, “Con el pueblo o contra el pueblo” y en eso pulseo el liderazgo de la revolución no vaciló ni un momento, “JUNTO AL PUEBLO”

Todo proceso social, si es verdadero debe crear los mecanismos para defenderse y hacer todo lo posible porque sus conquistas sean irreversibles, sea cual sea el modo como se llegue al poder. Las mayorías legitiman el poder.

El capitalismo y las oligarquías tienen muchos años de experiencia en el poder, mecanismos bien engrasados y pagado que no le permitirán a las fuerzas progresistas avanzar en sus objetivos y logros de gobiernos. Solo la unidad real con el pueblo, la confianza entre liderazgo y pueblo y la formación de una conciencia de poder político para sí le permitirán a un pueblo sacar adelante una Revolución Social que le permita desarrollar una sociedad justa, equitativa y sostenible.

Esos fueron los retos que enfrentó Fidel y el liderazgo revolucionario junto al pueblo, con esa moral derrotaron la invasión mercenaria de Playa Girón, se proclamó el socialismo y comenzamos la andadura en este derrotero no excepto de dificultades y errores, pero sí siempre con el deseo de mejorar y salir adelante en nombre del pueblo y para el pueblo.

Historia, Opinión, Política

CUBA, LA CULTURA


Hoy 31 de marzo se celebra en Cuba el Día del Libro, desde que en 1960, por esa fecha se crea la Imprenta Nacional de Cuba, con una base tecnológica creada luego de la nacionalización de los periódicos burgueses principalmente en La Habana, el fin era tener libros baratos para las grandes mayoría, por eso el estreno de esta empresa cubana estatal fue con la publicación del clásico castellano, “Don Quijote de la Mancha” en 4 pequeños tomos que hoy son una rareza bibliográfica, más de un millón de ejemplares y al precio de un peso, no era en realidad una edición de lujo, pero tenía el objetivo de llevar este mensaje cultural a las grandes mayoría marginadas de este “privilegio cultural de leer”, no solo por el precio de los libros sino porque más del 26 % de la población no sabía leer, ni escribir, algo que alguien hace muy pocos días me señaló como un gran “logro” de la Republica burguesa en Cuba, claro porque en América Latina y en el mundo de esa época esto era una cifra de privilegio, “en casa del ciego el tuerto en rey”, reza un viejo proverbio español.

Por eso este paso llevó al trascendental acuerdo de la Revolución y de su máximo líder Fidel Castro, de emprender una batalla por erradicar el analfabetismo. Recuerdo muy claramente aquella frase popular de esos primeros y telúricos años de la Cuba Revolucionaria: “Nosotros no le decimos al pueblo cree, sino lee”, (de Fidel) y para leer y escribir hubo que hacer aquella campaña gloriosa en el que participaron mis hermanos mayores y que cuidó mi padre el miliciano, para que el hombre de campo, el mayor afectado por esta ignorancia tuviera la luz de la enseñanza.

“Nos casaron con la mentira y nos obligaron a vivir con ella”, fue esa otra gran verdad dicha por Fidel, que los cubanos de aquellos primeros años de Revolución tuvimos que ir desentrañando, porque aprendimos que éramos parte de algo más grande que nosotros mismos y que en medio de tantas agresiones, escaseces y penurias cotidianas éramos al fin dueño de nuestro destino, que era la cultura la base mayor de nuestro futuro y de que la espiritualidad y la unidad de todos era la manera de seguir adelante, soñando con lo que alcanzamos a media, con lo que no pudimos crear, porque fuerzas mayores a nosotros se interpusieron, éramos un mal ejemplo, la “sacrosanta propiedad privada”, esa religión intocable del capitalismo, había sido eliminada de Cuba y entre el no saber y el no poder, tuvimos que vivir para defender lo alcanzado y llegar a esta altura con dignidad, pero con muchos sueños pendientes, a los que no renunciamos.

Cultura, Política
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda