lig tv izle
justin tv

Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Opinión

CONTRA LA VIOLENCIA EN LAS MUJERES Y LAS NIÑAS


La mujer culta y virtuosa

De mujer, pues puede ser

Que mueras de su mordida

Pero no empañes tu vida

Hablando mal de mujer

José Martí

Qué triste que haya necesidad de implementar un día mundial contra la violencia ejercida de muchas maneras contra ese ser extraordinario, sencillo y bello que es la mujer, el “taller de la vida” como las llamó Martí, la culta y virtuoso que urge la vida con la miel de su sonrisa, como también dijera él de esa mitad de la humanidad imprescindible y cada día más a necesaria en un mundo de violencia entronizada donde es ella la que sufre más, por muchas razones sociales, costumbres irracionales, prepotencia machista, desigualdades absurdas y la cruel violencia de quien debería cuidarla, tenerla a su lado como su igual y dejarla crecer y ser ella misma, porque eso beneficia a la humanidad en su conjunto.

Volviendo a Martí, el habla sobre el lado femenino de la vida, la delicada espiritualidad necesaria en todos los seres humanos, hembras o machos, y de lo vacío de la vida cuando se vuelve solo material impulso pragmático.

La sociedad cubana ha recorrido un largo camino para dignificar a la mujer, igualdad de género en todos los sentidos, participación política en los estatus decisores, mayoría en la fuerza técnica calificada, protección a la maternidad y una lucha constante por impedir su utilización como objeto de placer por sí misma.

Pero persiste la violencia, tanto física como sicológica contra sectores vulnerables de las mujeres cubanas, no por bajo deben desestimarse las cifras de muerte, violaciones, abusos sexuales, coacción contra ellas, ahora mucho más expuesta por su amplia presencia en la sociedad y todas sus esferas, por su libertad de movimiento y su búsqueda de un destino mejor para su vida.

Es triste que se siga pensando en preparar a la niña para mujer de un extranjero, como una inversión de la familia para el futuro; que se exploten sus atributos físicos en una acelerada carrera de “modelo” o acompañante de ocasión, eso es prostitución que la marchita y envilece y desdice del esfuerzo de la sociedad cubana por poner a la mujer en el lugar que se ganó en la vida, no por esposa o amante, sino como ser social en igual de derecho.

Existen, y no pocos, los impotentes violentos que pretenden tratarlas como objeto de su propiedad, acudiendo a la violencia para mantenerla a su sombra, la sociedad toda debe permanecer alerta, no basta una cinta naranja un día del año, ni una campaña feminista por muy bien modelada que esté, los grandes valores del ser humano deben reflejarse en sus mujeres, porque de ella venimos, somos sus hermanos, parientes, amigos y sus compañeros para formar el hogar que soñamos para nuestros hijos.

Opinión

DE REGRESO


Un hermoso lugar de mi Cuba, la ciudad de Gíbara en la provincia de Holguín

De tanto en tanto es bueno hacer mutis y reflexionar, vivir y esperar, a modo de poder tener mayor perspectiva de los temas que uno quiere tratar, por ello a veces hago silencio y trato de leer más que de escribir, observar el pedacito de mundo que me toca vivir y tratar de interpretarlo… me da muy buen resultado.

El fin de mi espacio no es la celebridad, ni el altisonante tono de la estrella, sino el criterio del hombre común, ese que no tiene camisa, pero quiere trasmitir lo que pasa en su aldea, su rincón y su vida, que al fin y al cabo es la humanidad que conozco.

Andar la vida por esta isla que cambia sin traumas, tiene su precio, por un lado ver la pragmática de la abeja predominando en los míos, laboriosidad como sinónimo de progreso, vista fija en metas precisas y ojo avizor a la espiritualidad de los valores que garantizarán la salud de la sociedad cubana.

Alguien dijo una vez y el vulgo repitió miles de veces, “que este era el único país donde se podía vivir sin trabajar”, y de ello no tuvo la culpa del todo el pueblo, sino la desvalorización del trabajo como fuente de bienestar y el empadronamiento de un estado “paternalista” y “monolítico” que como padre recto e intransigente te imponía el aquello, de “yo te mantengo, tú me obedeces”.

“Sin prisa, pero sin pausa” como dijo el presidente Raúl Castro, esto va cambiando, la democracia se hace real, participativa y “diversa”, “contestataria”, porque es el único modo en que no se acomode esa “real e incómoda” burocracia estatal, prepotente y muchas veces corrupta, hasta que le cae el peso de la Ley, que en Cuba no son nada contemplativa.

No estamos construyendo el capitalismo como algunos retrógrados de izquierda temen, estamos perfeccionando un sistema que admite la participación del pequeño y mediano productor, de la iniciativa personal, de los artistas, artesanos, campesinos, intelectuales y de todos aquellos que de buena fe quieran ganarse su dinero en Cuba, sin especular, sin sobornar, ni explotar al pueblo, para eso si tenemos un estado fuerte, claro en sus funciones de salvaguardar los interés soberanos de la sociedad y mejorar esas conquistas sociales que hoy son un orgullo para nosotros, aunque haya algunos que la disfrutan, pero la denigran, de todo hay en la viña del señor.

Ese es mi mundo, en el cual participo desde donde me toca, activo, escuchado y actuante.

Saludos

Opinión

LA MEMORIA HISTÓRICA


La memoria suele ser flaca y tiene como mayor enemiga al tiempo, esa implacable dimensión física que al alejar un hecho histórico lo desdibuja, empequeñece o engrandece, siempre en relación directa con el actor principal que es el ser social.

La memoria histórica hoy en Cuba, parece haberse convertido en un cliché de añoranzas o un catecismo de repeticiones para no olvidar, algo que está ahí a fuerza de ser parte del sistema ideológico que tratamos de sacar adelante.

La memoria histórica en Cuba, aún tiene testigos vivos, cuando se trata de hablar del hecho más relevante que nos ha pasado en la historia nacional, la REVOLUCIÓN, así con mayúsculas y sin tener que agregar nada más, porque fue el hecho que puso este país en los rumbos de la contemporaneidad por necesidad de su pueblo y osadía de su vanguardia, que en aquellos momentos, eso muchas veces se olvida, era muy joven y heterogénea desde todos los puntos de vista.

1959 fue un parte agua para los cubanos, apenas unos seis millones en ese momento, con una sociedad de profundos contrastes y desigualdades, tan cerca de los Estados Unidos, que muchos en este país lo consideraron un “fatalismo geográfico”, en tanto sus clases vivas, su burguesía, su gente de política, se desvivían por tener una nación a “imagen y semejanza” de los vecinos ricos, desde donde venía todo, lo bueno y lo malo.

La historia no es solo para académicos, debe contarse con el condimento de lo cotidiano, el error de las urgencias y la decisión de la terquedad patriótica, todos esos condimentos nos hicieron una nación distinta que resistió y resiste, que blasona de logros y corrige errores, que abre los ojos ante realidades del mundo de hoy, pero que no puede olvidar, cuál es la coyuntura mayor de esta nación pequeña al sur de La Florida, con un destino atado a lo que ocurre en las tierras hermanas del sur y a las hostiles decisiones del norte. Esa también es Cuba.

Opinión

VERANO CUBANO, CON LOS OJOS ABIERTOS


En estos días miles de cubanos buscan dónde pasar estos días de verano intensos y calurosos como pocos, los ciclones, a Dios gracias, parecen estar de vacaciones, pero nosotros tratamos de pasarla lo mejor posible, con las miles de ofertas que la sociedad, las instituciones y los individuos presentan a mucha gente ávida de encontrar su pedacito de verano y entretenimiento.

Comparado con cinco años atrás, por no ir más lejos, las ofertas se triplican en cantidad y calidad, los cubanos vamos disfrutando de acuerdo a como nos dé el bolsillo: un hotel, la playa, un tiempo en casa de familia y los más afortunados ya pueden ir al extranjero en viaje de vacaciones, claro sin las embajadas le dan la visa, porque ahora son estas embajadas las que cierran más que abren la puerta a los cubanos, por posibles inmigrantes.

Pero volvamos a Cuba, los barrios se llenan de chicos y chicas que juegan, participan y actúan en algún espectáculo, compran y leen libros y cientos de otras opciones que en santa paz tenemos en esta isla bella, problemática, pero, revolucionaria, eso que no se le olvide a nadie que puedan pensar que porque criticamos, con razón o no, damos nuestra opinión, a quien la quiera saber, podemos convertirnos en agentes de desestabilización de nuestra Cuba Socialista, la de la mayoría inmensa, aunque los trasnochados de Miami y los que en Cuba defienden sus intereses hagan un escándalo con todo, para oírse ellos mismos.

Aquí el 1 % no está en el poder y aunque la prosperidad financiera va abriéndose paso en muchas familias, más vale que sea con dinero bien habido porque si no tarde o temprano llegará la justicia a pedir cuentas.

Aparecerse ahora con un grupo de “activistas” de la USAID para reclutar a jóvenes cubanos, es más de lo mismo, pero estamos preparado y con los ojos abiertos, porque como ocurre en los últimos casos de agresión contra Cuba, los yanquis, ya no quieren embarrarse y pagan incautos mercenarios, más necesitados de dineros que convencidos de su traición, para intentar lo que ellos no han podido: Hacer volver el capitalismo salvaje y egoísta a Cuba.

Opinión, Política

VERANEANDO CON LOS NIÑOS

Aquí estoy yo con los niños del taller de verano “Jugando con Papel” ¿Hará falta mucho para pasarla bien?

¡Hola Mundo!, de vuelta al mundo virtual, después de vivir mi realidad tan hermosa y adsorbente que a veces no me deja tiempo para reflexionar.

Cuba hoy es hoy un multicolor taller de opciones y propuestas para todas las edades, que ofrecen las instituciones y proyectos culturales, además de miles de individualidades nobles con el simple presupuesto de dar a los hombres, mujeres, niños ya tantos otros que dicen aburrirse en el verano, no por falta de propuestas sino por esa endiablada costumbre de hacer lo que está de moda, lo que enajena, o lo que lleva a la evasión de los problemas sociales e individuales, que de todos modos están ahí.

La Cuba de hoy no es la isla de mi infancia, problemas había tanto o más que hoy, pero éramos felices con más espiritualidad que recursos. Hoy si no hay dinero, muchos no saben qué hacer, porque más que recrearse se trata de mostrar un status real o ficticio, “desconectar”, “descargar” y “mañana qué se cabe el mundo”.

Pero hay esperanza, papá y mamá deben saber que el niño es agradecido con aquellas acciones que le entregan, los enseñan y dan espacio a la imaginación, en la mayoría de los casos estas propuestas no son caras o son gratuitas y esa es un reto de todo el que hace cultura comunitaria en Cuba.

Familia es una institución clave para determinar el ámbito formativo de nuestros hijos, lo que no se hace en familia, no lo podrá hacer ninguna otra institución.

Lástima de los que gastan su tiempo en denigrar el proyecto social cubano, el mismo de 1959, navegando entre errores y amenazas, lleno de virtudes, destinado a seguir adelante siempre, crecer en las generaciones que lo viven, dejando la huella de espiritualidad, solidad y humanismo, tan necesaria en tiempos del “Sálvese el que pueda” y de las manipulaciones de estos medios ¿sociales?

Cultura, Opinión

VALORAR LO QUE TENEMOS

La tranquilidad social y el devenir cotidiano en medio de un ambiente de paz es una de las fortalezas del sistema socialista cubano, primero por la tradición revolucionaria de solidaridad y apoyo mutuo que permanece entre nosotros, a pesar del asomo del egoismo individualistas en ciertas manifestaciones de grupos minoritarios, por eso son de notar, por excepcionales.

Como ciudadano cubano me doy cuenta que estos pequeños matices de actitudes están dados por la no solución de pequeños-grandes problemas de la cotidianidad ciudadana, dados por las carencias y mucho por la insencibilidad de los que tienen en sus manos resolver determinados asuntos de la vida cotidiana del ciudadano.

Es por eso que llama la atención el artículo aparecido en el periódico Granma (3/6/2014) sobre la desidia como fenómeno de las administraciones estatales al dejar de resolver o responder cuando no se pueda resolver, pero en forma clara y en tiempo a las quejas de la población. Responder a una queja un año después, es una ofensa al pueblo que sufre los problemas e irrespeto al mandato que ese mismo pueblo ha dado a sus funcionarios.

Pequeñas cosas determinan grandes desiciones y los que vivimos en Cuba sabemos que es el “día a día”  el que nos consume por esos  “pequeños problemas” que a la larga convierten la vida en común, en un infierno.

Opinión

CUBA, EL RETO DEL MEDIO AMBIENTE


Mañana es el Día Mundial por el Medio Ambiente, ese querido y deteriorado medio en el que vivimos a veces sin darnos cuentas que lo afectamos con mucho de nuestros actos.

Cuba es una isla larga y estrecha que se entiende de este a oeste, o viceversa, para dar la impresión de un lagarto verde y dormido sobre las aguas del mar Caribe, si se fijan bien más que una isla somos un archipiélago, con cientos de pequeños cayos e islotes y una hermosa perla de encanto que es la isla de Pinos. Somos un país expuesto a los huracanes del Caribe, esos que están en nuestra historia, tanto como los piratas y las ambiciones del norte. Las costas cubanas son en buena parte bajas, llenas de innumerable playas y humerales de mangles que posiblemente desaparezcan con el crecimiento de los mares. Siempre habrá un espacio para el cubano.

La sobreexplotación de los bosques tropicales en Cuba es un fenómeno que comenzó con la colonización a tal punto que en la isla solo hay islas boscosas de poca extensión y muy depauperadas por la presión de las necesidades de la población: leña para cocinar, terrenos para sembrar, uso de maderas y otras muchas malas prácticas de manejo medio ambiental, que poco a poco los cubanos van aprendiendo a superar, si es que queremos tener un país en el futuro.

Las montañas, que no abundan en Cuba y apenas rosan los 2 mil metros, resisten mejor el embate de la acción humana, gracias a su prioridad y el esfuerzo conservacionista del estado en los últimos cincuenta años.

Mucha tierra de cultivo ha sido degrada por las malas prácticas del cultivo intensivo e industrial de determinadas plantas y los sueños de poseer una agricultura industrial, con alto uso de fertilizantes, mecanización y monocultivo, hoy le pasan la cuenta al fondo de tierras para la agricultura.

El marabú ha sido el arbusto nacional en todas esas tierras maltratadas y costará mucho trabajo aún dominarlo y hacer que su presencia sea solo ornamental.

En cuanto a la vida urbana, La Habana es un gran problema sanitario y medio ambiental, con muchos micro vertederos de esquinas, crecidos bajo la indolencia humana y la desidia de las autoridades escudadas ya usted sabe en qué, la falta de recursos, el bloqueo, etc., etc.

En contraposición las ciudades del interior del país poseen una tradición de limpieza encomiable, con poquísimos recursos mantiene limpias sus vías, tanto en los centros urbanos, como en sus barrios y si más no hacen, es por lo que ustedes saben.

Existe una voluntad estatal de mejorar el medio ambiente, pero del dicho al hecho el trecho es mucho y si no tenemos más problemas de salud, es gracias a nuestro sistema de salubridad, vacunaciones y esa preocupación sanitaria de la puerta hacia adentro, que se contrapone a la suciedad, de la puerta hacia afuera.

A alguien le escuché decir, todos podemos hacer por el medio ambiente, mira a tu alrededor y comienza ahora.

Opinión

Cuba, la liberación de las fuerzas productivas


En el socialismo las fuerzas productivas son controladas por el estado quien debe en su reasignación de planificación tener previsto dónde va cada uno de los eslabones de este engranaje de la sociedad que son los trabajadores.

En el caso de Cuba durante muchos años la subutilización de las fuerza productiva, la sujeción a los diabólicos mecanismos burocráticos del estado y el partido comunista, se convirtieron en un freno para el desarrollo de la economía cubana, más allá de factores externos más que conocidos, como son el bloqueo económico a la isla, la persecución del gobierno de los Estados Unidos a cuantas posibilidades tenga la sociedad cubana para negociar con cualquier país capitalista del mundo y el oportunismo de los capitalistas de cualquier nación por el cobro de intereses leoninos por comerciar con la “isla hereje”.

Los cambios que se están produciendo en el país a partir del “nuevo modelo económico” implementados en los “lineamientos económicos” del partido han conllevado a la liberación paulatina pero creciente de estas “fuerzas productivas”, en sectores muy dinámicos y que para el estado siempre han sido un gran dolor de cabeza: los servicios personales, la gastronomía, el comercio minorista, el trasporte público y las pequeñas producciones locales, artesanales, artísticas. Un poco más controlado pero igualmente creciente ha sido la producción agrícola, enormemente deficitaria por muchos años, estatalizada en más del 80 % hasta hace menos de una década, pero que no satisfacía las necesidades de una población de apenas 11 millones de habitantes, teniendo que convertirnos en importadores netos de alimentos.

La distribución de tierras estatales ociosas (miles de caballerías de tierras llenas de marabú en manos del estado) ha significado una nueva reforma agraria, contra un latifundio estatal ineficiente y en banca rota. Es la principal reforma en el campo económico cubano, llamada a lograr la sustentabilidad económica del país, siempre y cuando las trabas burocráticas que aún la ralentizan sean eliminadas y dejen al productor con las manos libres para producir los alimentos que este pueblo necesita.

A mi modo de ver el problema fundamental que seguimos afrontando es la enorme carga que significa para el estado y el pueblo, el ejército de funcionarios que en todos los niveles se empeñas en “hacer cumplir” mecanismos obsoletos o se atrincheran detrás de cualquier resolución o ley anacrónica para frenar esta fuerza productiva que por necesaria y progresista terminará por imponerse y dejar las cosas en su lugar.

Hacer efectivo el gobierno del pueblo, descentralizar la mayor cantidad posible de funciones, hacer posible que los municipios tengan iniciativas, se sustenten y que los “delegados del poder popular” verdaderamente sean los representantes del pueblo son asignaturas pendientes pero necesarias si queremos seguir adelante con un socialismo próspero y sustentable.

Opinión, Política

CUBA, EL PAÍS QUE CAMBIA

Yo se que no sosmos los únicos, en cualquier sociedad el mismo tiempo marca cambios, pero los seres humanos que vivimos en estas sociedades somos la huella más visible de estos cambios, para los cubanos esta es una verdad del diario.

Hace más de cincuenta años hicimos la Revolución más profunda y radical del hemisferio occidental, la herejía nos hizo soñar más allá de nuestras propias posibilidades y fuimos un David enfrentado a un Goliat poderoso, no bastaba la honda, pero al menos aprendimos a soltear sus golpes y sus amanazas.

Tuvismos un líder preclaron, soñador y un poco profeta que nos hizo soñar con un mundo más justo y equitativo, en la medida de lo posible nos convertimos en la isla Utopía, con gente sana,  con educación, aspiraciones amplias e inteligencia abierta; no todo fue color de rosa, los amigos de ayer se cansaron, nos dimos cuenta que no eramos un país muy rico y hasta la capacidad de trabajar por lo que parecía fácil, nos fue durmiendo en unos laureles que cada vez eran menos brillantes.

Ahora estamos abocados a cambiar, tenemos que ser capaces de construir una sociedad con una economía sustentable, con la mira puesta en la necesidad de mantener lo que de maravilloso nos ha legado la Revolución en la que crecimos, salvando un mundo de valores que parece estar alejandose en la medida que un grupo, no despreciable por su número, trata de imponer la Ley del salve el que pueda o el principio de, “en teniendo yo los demás que se jodan”, así de triste y crudo.

Cierto es que muchos marchan al extranjeros, a conseguir sus sueños de proasperidad, porque aquí hay que trabajar duro y la remuneración no es mucha, queda mucho por hacer, por reparar, por hacer posible, pero  en lo que seguimos metiendo el hombro y la mente en hacer mejor lo nuestro, sigo viendo la mano amiga, el pueblo solidario, el vecino escandaloso pero leal, al compañero de trabajo, angustido por el trasporte, pero dispuesto a echar palante, ese es nuestra Cuba de hoy, esa que sigue cambiando, pero que no ha cambiado de rumbo, sigue construyendo una sociedad, CON TODO Y PARA EL BIEN DE TODOS.

Opinión

ROQUE DALTON: “NO PRONUNCIES MI NOMBRE CUANDO SEPAS QUE HE MUERTO”


Los cubanos lo tuvimos como compañero de viaje, aún hoy los que le conocieron hablan “de su aspirina del tamaño del sol”, que es el socialismo, lo recuerdan cubano, latinoamericano, salvadoreño, comprometido hasta el tuétano y poeta desde sus entrañas, ese el hombre que hoy nos sigue haciendo falta.

Este fragmento está tomado de un trabajo aparecido hoy en CUBADEBATE:

“A 39 años de su partida, Roque Dalton García sigue recitando verdades a través de una poesía reivindicadora, letra y voz del pueblo y de la revolución.

“El escritor uruguayo Eduardo Galeano lo recuerda en estas palabras: “Poeta hondo y jodón, Roque prefería tomarse el pelo a tomarse en serio, y así se salvó de la grandilocuencia y de la solemnidad y de otras enfermedades que gravemente aquejan a la poesía política latinoamericana”.

“El 10 de mayo de 1975, sus supuestos compañeros del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), con quienes había tenido discrepancias, decidieron asesinarlo. Uno de ellos, Joaquín Villalobos, es “hoy oxfordiano asesor bélico de gobiernos neoliberales y represivos”, al decir del diario La Jornada, de México.

““Son sus propios compañeros quienes condenan a Roque por delito de discrepancia. De al lado tenía que venir esta bala, la única capaz de encontrarlo”, lamentó Galeano.

“Dalton, quien burló a la muerte en dos ocasiones en las que fue condenado por dictaduras salvadoreñas, guardó en sus versos una petición para cuando llegara la hora final:

“Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre

Porque se detendría la muerte y el reposo

Tu voz que es la campana de los cinco sentidos

Sería el tenue faro buscado por mi niebla.”

Cultura, Opinión, Política

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda