Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Opinión

A PROPÓSITO DE “PALABRAS A LOS INTELECTUALES”



Uno de los temas más importantes para los intelectuales y artistas cubanos a principios de la Revolución, era la libertad de creación, por lo que desde inicios hubo tensiones con ciertos sectores que desde la Revolución adoptaban una posición más dogmática, este enfoque era asumido por los redactores de “Lunes de Revolución”, tabloide cultural del periódico Revolución, dirigido por Guillermo Cabrera Infante, quienes desde sus páginas comenzaron a “pedir cuentas” a los escritores y artistas por su obra de “evasión de la realidad” y de poco o ningún compromiso social antes del triunfo de la Revolución, atacando directamente al grupo Orígenes y su mentor José Lezama Lima.

En estos círculos intelectuales había muchas preguntas sin contestar y desde la dirección de la Revolución no había una política cultural definida, como no fuera la línea de “Lunes de Revolución”, que protagonizó una protesta por la censura del documental “PM”, financiado por este semanario y que fue interpretado como un ataque a la libertad de expresión y provocó un malestar evidente entre los intelectuales de La Habana.

Por tal motivo la dirección de la Revolución convocó a los intelectuales a una reunión realizada en la Biblioteca Nacional José Martí, los días 16, 23 y 30 de junio de 1961. El objetivo era debatir los temas que preocupaban a este sector. Fue un proceso extenso, en el que se expresaron diversos criterios, y que terminó cuando Fidel, después de escuchar todos los criterios, dejó definida la política cultural del proceso revolucionario en sus palabras de resumen, conocidas hoy como “Palabras a los intelectuales”:

“Si a los revolucionarios nos preguntan qué es lo que más nos importa, nosotros diremos: el pueblo. Y siempre diremos: el pueblo. El pueblo en su sentido real, es decir, esa mayoría del pueblo que ha tenido que vivir en la explotación y en el olvido más cruel. Nuestra preocupación fundamental siempre serán las grandes mayorías del pueblo, es decir, las clases oprimidas y explotadas del pueblo. El prisma a través del cual nosotros lo miramos todo es ese: para nosotros será bueno lo que sea bueno para ellos; para nosotros será noble, será bello y será útil todo lo que sea noble, sea útil y sea bello para ellos.

“Comprendemos que debe ser una tragedia para alguien que comprenda esto y, sin embargo, se tenga que reconocer incapaz de luchar por eso. Nosotros somos o creemos ser hombres revolucionarios; quien sea más artista que revolucionario no puede pensar exactamente igual que nosotros. Nosotros luchamos por el pueblo y no padecemos ningún conflicto, porque luchamos por el pueblo y sabemos que podemos lograr los propósitos de nuestras luchas.

“Y la Revolución tiene que tener una política para esa parte del pueblo, la Revolución tiene que tener una actitud para esa parte de los intelectuales y de los escritores. La Revolución tiene que comprender esa realidad, y por lo tanto debe actuar de manera que todo ese sector de los artistas y de los intelectuales que no sean genuinamente revolucionarios, encuentren que dentro de la Revolución tienen un campo para trabajar y para crear; y que su espíritu creador, aun cuando no sean escritores o artistas revolucionarios, tiene oportunidad y tiene libertad para expresarse. Es decir, dentro de la Revolución.

“Esto significa que dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada. Contra la Revolución nada, porque la Revolución tiene también sus derechos; y el primer derecho de la Revolución es el derecho a existir. Y frente al derecho de la Revolución de ser y de existir, nadie -por cuanto la Revolución comprende los intereses del pueblo, por cuanto la Revolución significa los intereses de la nación entera,- nadie puede alegar con razón un derecho contra ella. Creo que esto es bien claro.”[1]

A pesar de la claridad de estos conceptos, vinieron años de aplicación coyuntural y selectiva de estos principios, de acuerdo al momento histórico y a la percepción de los “funcionarios” erigidos en guardianes de esta política y que trajo un triste “decenio gris”(década de los 70 y más) que empobreció el trabajo intelectual cubano y creó un clima de intolerancia y exclusión muy dañino.


[1] Fidel Castro: Palabras a los intelectuales. La Habana, 1961

Cultura, Historia, Opinión

EL CHE HABLA DE JOSÉ MARTÍ


El 14 de junio de 1928 nació en Rosario, Argentina, Ernesto Guevara de la Serna, nuestro querido “Ché”, una figura carismática y de aportes extraordinarios al quehacer revolucionarios de nuestros días. Los cubanos tuvimos el inmenso privilegio de verlo crecer en el ámbito cubano como guerrillero, estadista y ser humano.

De hecho el Che dejó entre nosotros su faceta más fructífera para todas las generaciones que vinieran después, la de educador. Con su ejemplo y su intransigencia formó en los hombres bajo su mando y en quienes lo conocieron la convicción de que a la sociedad nueva le correspondía un “hombre nuevo”, del que fue sin duda el modelo. Ese hombre nuevo solidario, altruista, capaz de luchar por la causa de los humildes desde el lugar que le asignara la historia y las veleidosas circunstancias, fue él.

Mi generación lo vio vivo, actuante, constructor de la nueva sociedad, impulsor de las nuevas conductas para la sociedad socialista modélica que soñó y que hoy nos queda como la utopía que alcanzará la humanidad cuando sea capaz de dejar a un lado los egoísmos y las ambiciones fanáticas de poder y enriquecimiento.

Como homenaje a este nuevo aniversario del nacimiento del Che traigo unas anotaciones que hice hace ya varios años, con respecto a su pensamiento sobre José Martí:

El 28 de enero de 1961, aniversario del natalicio de José Martí y en un año en el que Cuba se había comprometido ante el mundo librarse del flagelo del analfabetismo, se produjo este hermoso encuentro del Comandante Ernesto Guevara con un grupo de entusiastas jóvenes que lo aclamaban; con su peculiar manera de dirigirse al pueblo el Che dijo:

“Hoy se cumple un nuevo aniversario del natalicio de José Martí, y antes de entrar en el tema quiero prevenirles una cosa: he escuchado hace unos momentos: ¡Viva el Che Guevara!, pero a ninguno de ustedes se les ocurrió hoy gritar: ¡Viva Martí!… y esto no está bien…”

Más adelante explica a los jóvenes allí reunidos lo que significa Martí para los revolucionarios, “…Martí fue el mentor de nuestra Revolución a cuya palabra había que recurrir siempre para dar la interpretación justa de los fenómenos históricos que estábamos viviendo, y el hombre cuya palabra y cuyo ejemplo había que recordar cada vez que se quisiera decir o hacer trascendente en esta patria… porque José Martí es mucho más que cubano; es americano, …su voz se escucha y respeta no solo aquí en Cuba sino en toda América”

El guerrillero argentino-cubano que conoció del arraigo del Apóstol en el pueblo cubano profundiza en el modo mejor de rendirle homenaje al inspirador ideológico de la Revolución Cubana:

“Se puede honrar a Martí citando sus frases bonitas, frases perfectas, y además, y sobre todo, frases justas. Pero se puede y se debe honrar a Martí en la forma en que él quería que se le hiciera, cuando decía a pleno pulmón: “La mejor manera de decir es hacer”

La ejemplar vida del Guerrillero Heroico fue su mejor modo de rendirle homenaje al Cubano Mayor. El pudo conocerlo poco, como bien dice en otros momentos, había leído algo de su poesía y aprendió de su obra y ejemplo con los cubanos en la preparación de la insurrección, en la guerra y ya triunfante la Revolución.

Pudo aquilatar el valor de la vida y la obra de José Martí, no solo para los cubanos, sino para los latinoamericanos y los desposeídos de la tierra, con los que quiso su suerte echar.

Sus palabras de ese día se centraron en explicar a los jóvenes cubanos el modo de honrar a Martí enfatizando su identificación con aquella máxima martiana que expresa: “Todo hombre verdadero debe sentir en la mejilla el golpe dado a cualquier mejilla de hombre” porque para él ese aforismo definía a un revolucionario en la lucha por lograr la plena emancipación humana, por eso murió Martí, por eso también murió el Che.

Al terminar su alocución, después de recordarles el amor de José Martí por la niñez y la juventud, el Che les pidió a los allí reunido que lo despidieran como lo habían recibido,”…pero al revés: con ¡Viva Martí que está vivo!”

José Martí, Opinión

¿SER VIEJO ES UN CARGA?


¡Cuánta luz emana de un rostro añoso!

José Martí

Esta pregunta que pareciera utópica o contraproducente tiene un marcado sentido de alerta dada la apertura a una serie de artículos y propagandas en la prensa y los medios cubanos con respecto al contrasentido que significa que Cuba tenga una alta tasa de población mayor de 65 años y aumentando paulatinamente, haciendo peligrar el equilibrio entre población laboralmente activa y la que se retira, la famosa tasa de remplazo laboral.

En principio que la esperanza de vida en Cuba alcance los 78 años de edad, es un LOGRO INCUESTIONABLE DE LA REVOLUCIÓN CUBANA, su política de protección a la población, el acceso universal a la salud, la educación y la seguridad social, factores todos que significan un enorme costo económico, pero al que no se ha renunciado nunca.

Con orgullo estoy en ese grupo y he tenido que leer en estos día un artículo donde se plantea “la carga que espera a los jóvenes” con una población cada vez más envejecida, población trabajadora, que construyó las bases de la Revolución Cubana, que vivió sus intensos días de sacrificios y hoy tienen que participar, seguir haciéndolo, en los cambios que se producen en el país, para el bien de todos.

Muchos se cansaron, otros se decepcionaron, este no era el sueño al que fueron convocados, pero la mayoría, entre los que me cuento, con un claro pensamiento dialéctico, creo en los cambios por necesarios y aseguradores del futuro de la sociedad cubana.

No somos carga, seguimos a pie de obra, educando a nuestros nietos y a cuantos nos quieran escuchar y seguir, en un ejemplo de trabajo que ojalá hereden, porque todo no se le puede regalar, deben ganarlo con el sudor de su frente y sus mentes, sin esperar a que caiga del cielo, esos también son valores.

Opinión

IGUALES Y DIFERENTES


Cada mañana levanto la mirada, pongo Radio Reloj[1] y hago recuento del mundo y mi isla, dada esa costumbre de “animal político”, ideologizado y comprometido.

Como adulto mayor doy gracias cada día a la vida y la sociedad en que me ha tocado vivir, su tranquilidad y seguridad ciudadana pese a las precariedades y la vicio de la vagancia que enraiza en muchos dispuesto al zarpazo de ocasión y no al trabajo honesto, al estudio como inversión de futuro y la creación de una familia, como metas plausibles de seres humanos normales.

Sé que muchos en Cuba estarán pensando en el porqué de esta “muela” mañanera y les digo que es la costumbre de la comparación, vivimos en un país de economía precaria, sociedad de garantías, precariedades a montones, pero como una “paz social” que solo la rompe la convivencia entre vecinos, las marañas de algunos y la tolerancia de un mecanismo burocrático que por un lado controla (¿?) y por otro “tolera” y lo que es peor se corrompe.

Cuba no es una sociedad perfecta, la “democracia” es una quimera para todos, lo principal es nuestra preparación para defender lo conquistado, la capacidad de participación en el perfeccionamiento de la misma y sobre todo “memoria histórica”, que todo esto no vino del aire sino que es el fruto del sacrificio de todo el pueblo, somos un país de iguales, aunque todavía queden algunos “más iguales que otros”, pero seguimos siendo optimista y confiamos al trabajo honesto y la capacidad creativa de la sociedad para alcanzar mejores resultados.


[1] Emisora tradicional cubana que da la hora minuto a minuto y noticias las 24 horas del día, es nuestra gran guía informativa

Opinión, Política

LOS POLICIAS DEL MUNDO


A raíz del gran escándalo alrededor de FIFA hay algo que se va escapando en medio del sensacionalismo y la indignación de aficionados y ciudadanos del mundo, ese algo es el fenómeno de la “extraterritorialidad”, tan traída y llevada en el mundo.

Durante muchos años Cuba ha sido víctima de esa “extraterritorialidad”, aplicada casi únicamente por los Estados Unidos de América, en razón de su “embargo” (bloqueo) son perseguidas cientos de empresas, bancos y personas por tener algún vínculo comercial con Cuba, claro como Cuba no es una potencia nuclear, ni económica, ellos aplican multas, prohíben cosas y el pataleo se queda en la trastienda, porque los poderosos del mundo, los ostentadores del poder miran hacia otro lado.

Pero es que ahora estos “policías del mundo” se han creído eso de ser “Capitán América” e incursionan con total desfachatez y con complicidad de otros en todas parte en busca de los “malos que ya no le convienen”, porque los otros siguen protegidos por ellos, ocultos por su “justicia” y hasta enriqueciéndose con los favores que comparten con los “hombres de negro”.

Claro ellos son dueños de los medios de comunicación, crean estados de opinión, tienen un estrecho código de derechos humanos que apenas aplican en su propio país, en fin solo quiero llamar la atención sobre esto, porque a este paso, nadie sabe cuándo, ni por qué le llegará una notificación “made in USA”.

¡Ojo, mañana pueden venir por mi o por ti!

Opinión

LA CORRUPCIÓN, FIFA LA NUEVA VÍCTIMA


La corrupción forma parte de la cotidianidad de la sociedad moderna, la gente “inteligente” para el dinero y el poder acude a este atajo degradante y se llena los bolsillos rápidamente mientras dure su mandato, sus conexiones o simplemente el amigo en el puesto, por eso es tan difícil de detectar, aunque todo el mundo sabe que cuando Ud., le “gratifica un favor” a cambio de un servicio a un funcionario, de cualquier rango lo está corrompiendo, así no más, desde el desayunito al médico en la consulta hasta el dinero contante y sonante que rueda en los bolsillos de los “facilitadores” de trámites.

Esa corrupción quedará solo en los pasillos de su conciencia y en los chismes del barrio, pero será la semilla para las tajadas mayores que hagan peligrosos a estos “corruptos” cuando puestos más arriba, manejen dinero, influencia y destinos que conviertan en un injusto infierno la sociedad en que vivimos.

En Cuba hay un refrán muy viejo, “el que tiene amigos tiene un central”, y eso sigue funcionando para el cotidiano precario del ser humano de a pie y crea las trabas en ese mecanismo (monstruo) burocrático que nos ahoga en el día a día en un país que hizo una Revolución para llevar a su pueblo la mayor cantidad de justicia posible, ¿me copias?

Por eso el escándalo FIFA no es el problema de otro, de los ricos, de los influyentes, de los países capitalistas, también es nuestro para cortar de raíz esa mala hierba que nunca ha dejado de estar entre nosotros.

Opinión

REPLANTEARNOS EL “HOMBRE NUEVO”


“CHE”, dibujo de Chago Armada

“Todos y cada uno de nosotros paga puntualmente su cuota de sacrificio, conscientes de recibir el premio de la satisfacción del deber cumplido, conscientes de avanzar con todos hacia el hombre nuevo que se vislumbra en el horizonte”[1]

Ernesto “Che” Guevara

Creo que como concepto idílico y ético de la Revolución los cubanos hemos tenido un criterio sobre cómo debiera ser el ciudadano de la sociedad socialista que desde 1961 comenzamos a construir y tuvimos por guía básica a ese gran visionario de la nueva sociedad que fue el Che quien apunta que uno de nuestros principales objetivos como participe de un proceso nuevo era la creación de un “Hombre Nuevo”

Fidel nos dijo, cuando aún yo era adolescente, que ese modelo era el mismo Che y los niños y jóvenes de esas primeras décadas queríamos ser como el Che.

Pero empezamos a sentir, que cada uno de nosotros era diferente y que nuestros sueños eran diferentes, aunque seguíamos aquel sueño que yo sigo creyendo que es hermoso, de ser como él.

Para mi ser como el Che es ser solidario, internacionalista, que cada dolor ajeno sea nuestro dolor para aliviarlo, compartirlo y eliminarlo, que nada humano no nos sea ajeno y que sepamos dominar el egoísmo por ser el antivalor que más daño hace a los seres humanos.

Junto a esto: amar a Cuba, identificarse con su historia, ser honestos, ser nosotros mismos y al mismo tiempo parte de una comunidad de intereses culturales, políticos, sociales y éticos son elementos que quiero para mí, para mis alumnos y para mis hijos y nieto.

Ser bueno, un concepto martiano que la familia cubana trata y logra en buena parte inculcar a su hijos, porque incluye esos pequeños poquitos de educación, buenos modales que tanto admiramos en los seres humanos y que nosotros hoy descuidamos en medio del vendaval de necesidades y precariedades.

Con esos valores y tantos otros que sabrá inculcar la familia yo diría que la aspiración es crear un “SER HUMANO NUEVO”, incluyente, participativo, tolerante, dominador de sus prejuicios (porque siempre tenemos alguno como tara que llega en nuestra formación), culto y amante del trabajo como fuente de riqueza, esa en mi actualización al modelo de Hombre Nuevo, que no ha fracasado sino que se ha perfeccionado y que ya camina por nuestras calles, participa con nosotros en el perfeccionamiento social y con cualquier credo, preferencia sexual, costumbres, color de la piel o gustos estéticos se une en un solo abrazo con sus congéneres para hacer un mundo mejor cada día, desde el lugar que esté, para ser mejor.


[1]Ernesto Guevara, El socialismo y el hombre en Cuba. Texto disponible en Centro Che (http://www.centroche.co.cu/centroche/index.php?q=node/77)

Opinión

CUANDO LA POLÍTICA CAMBIA


Por estos meses de tantas sorpresas y cambios en las relaciones de Cuba y los Estados Unidos la prensa cubana refleja las declaraciones, opiniones y hasta los preparativos de buena parte de los estadounidense para descubrir por sí mismo este fenómeno social que se llama “Cuba Socialista”, la piedra en el zapato de varias administraciones de la Gran Nación del Norte, acostumbrada a que en materia de política interna, los países al sur del rio Bravo responda a su modelo y sus deseos, eso se quebró con la cubanísima y popular Revolución que lideró y lidera Fidel Castro ese visionario guerrillero de la acción y la palabra que puso a los cubanos en el epicentro político del mundo a un costo que solo nosotros sabemos, por las enormes precariedades materiales, éticas y democráticas que hemos tenido que enfrentar para sobrevivir a ese asedio largo y costoso.

Los cubanos de mi generación, los que crecimos educados en la Revolución, con sueños y conquistas y asomándonos al mundo por rendijas informativas que eran tan en blanco y negro como la misma imagen que el ciudadano norteamericano tenía y tiene de nosotros, estamos realmente desconfiados del “sistema político de los Estados Unidos”, el imperialismo que no ha cambiado nada y que es superior a las medidas coyunturales de un gobierno o a la voluntad de gente de paz, que pueden no entender nuestra utopía, pero la respetan.

Sigue siendo la lucha de David contra Goliat, ahora en el campo de las ideas, donde la banalidad y el consumismo, la ludización de la vida, si es que vale el término, y el enfrentamiento al barraje de medias verdades, debe enfrentarse con los valores humanos que hemos y seremos capaces de desarrollar en nosotros, buscar nuestra verdad, adaptarnos a los nuevos tiempos sin perder esa ternura solidaria que a lo interno y a lo externo nos ha permitido sobrevivir, dura y malamente todos estos años.

“Viví en el monstruo y le conozco las entrañas y mi honda es la de David”, así parafraseado y grabado en nuestras mentes debe estar este concepto dicho hace 120 años por nuestro José Martí, pocas horas antes de morir por Cuba y por nosotros.

Opinión

LOS VALORES HUMANOS


El Triunfo de la Rumba/ Eduardo Abela

En un mundo fraccionado y cada vez más individualista urge poner en su lugar los valores humanos, no como un aparatico más sino como las verdaderas guías para la espiritualidad y el crecimiento de eso que se llama humanismo y que muchas personas solo valoran en las desgracias y dejan de tenerlas en cuenta cuando van “triunfando por la vida”, adquiriendo cosas, escuchando elogios, pisoteando a otros o mirando con indiferencia a quien tiene metas más modestas, visten distinto, piensa de otro modo y por eso él o ella no lo consideran igual, a veces ni nota que existe.

La individualidad humana es un don a cultivar y hacer crecer en los seres humanos, cada uno de nosotros es un ser único, pero no solitario, existimos en una sociedad que tiene sus valores y sus antivalores y es una elección nuestra saber qué escogemos y hacia donde conducimos nuestra vida.

La Revolución Cubana, de la que soy un orgulloso fruto, es en esencia un proyecto social de valores, en el cual los errores fueron por exceso de protección del ser humano, cuidarlo del mundo, ocultarle verdades “porque podían ser dañinas”, alejarlo de resto del mundo “porque era malo” o separarlo de la banalidad, lo lúdico o simplemente lo superfluo, porque era “divisionismo ideológico”

La historia, que es la vida diaria acumulada, nos enseñó que el ser humano está en constante formación, no solo física sino (mucho más) espiritualmente y que debes “vivir” para crecer, confrontar para “valorar”, “equivocarte” para entender, ser siempre ”joven” para enfrentar la vida y al mismo tiempo ser “viejo” para trasmitir la experiencia.

La vida en valores siempre lleva a la felicidad, aunque estemos desnudos de bienes, al fin y al cabo somos y seremos la huella que dejamos y no lo que consumimos.

Cultura, Opinión

GIRÓN: LLEGARON Y QUEDARON


Eran días gloriosos, millares de cubanos se movilizaron en todo el país, por playa Girón se iniciaba el desembarco mercenario con la flota yanqui a tres millas, era la evidencia clara de que solo hacía falta el pretexto para intervenir nuevamente en Cuba.

Desde el central Australia, a pocos kilómetros del desembarco, Fidel insistía en la necesidad de aplastar en 72 horas o menos al invasor, impedir que los “vende patria” hicieran una cabeza de playa para instalar un “gobierno” que pidiera apoyo a los Estados Unidos, por eso fue enorme el sacrificio, miles de milicianos muchos de ellos adolescentes avanzaban hacia la bahía de Cochinos, la patria entera estaba en pie de guerra, dispuesta a vencer o a morir en el empeño.

El 16 de abril de 1961 las fuerzas enemigas atacaron con todo por este lugar inhóspito, pero el fuego de los jóvenes milicianos de las ametralladoras de “cuatro boca” marcaron el día convirtiendo el cielo de la ciénaga en un infierno para el invasor, eran los “niños héroes” que en poco tiempo aprendieron a manejar aquellas armas convencidos de que si querían futuro, tenían que asegurarlo con su victoria, era toda Cuba no olvidemos nunca esto, en cada rincón de la isla se alzaron los revolucionarios para anular a los enemigos apadrinados por el IMPERIALISMO YANQUI, Cuba recuerda estos días de gloria, estaba en juego el futuro, mi padre y mis hermanos mayores estuvieron en aquella epopeya, yo tenía diez años, esa historia me pertenece.

Historia, Opinión, Política
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda