justin tv film izle pornolar

Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

José Martí

EL BARCO QUE TRAJO A JOSÉ MARTÍ



Maqueta del Nordstrand, conservada en el Museo casa Natal de José Martí

El Nordstrand, era un carguero de flete, construido en los astilleros de Neptum de Rostock, con el Nº de construcción 139 para los armadores Langel-Kiel y botado al agua en 1893. Casco de acero, eslora 64,30 mts. y 9,80 de manga. Desplaza un tonelaje de 886 ton. Propulsión mixta de velas y máquina de 400 C.V. Velocidad de 9,5 nudos.

Estando varados en la isla de Inagua llegó este carguero de bandera alemana teniendo como capitán a Heinrich Julius Theodor Lowe, nacido en Arnis, Silecia, Alemania el 6 de febrero de 1859, casado con Agnes Marteus, con la que tuvo cinco hijo, se radica en Hamburgo. Fue capitán de la marina, inspector del pportando madera y carga general.uerto de Amsterdan durante la Primera Guerra Mundial y murió a los 76 años el 1º de febrero de 1935.

Por esta época en que se cruzó en el camino de nuestro Apóstol cuando Lowe hacía con su barco la travesía de Cayo Hueso, Inagua, Cabo Haitiano, Kingston, trasportando madera y carga general.

El testimonio de lo que apreció Martí el gesto del capitán alemán al aceptar llevarlos hasta cerca de las costa de Cuba, es esta carta del Apóstol que trascribimos:

Sres. B. J. Guerra

y Gonzalo de Quesada

Estimados señores:

Tengo el gusto de presentar a vuestra gratitud y amistad al Capitán H. Loewe- él nos situó, el 11 de abril, donde deseábamos estar. Esto lo hizo, - no solamente por el interés de un servicio pobremente remunerado, - pero con el cuidado y el generoso empeño de un amigo. - Lo presento como un hombre inteligente y digno de confianza, plenamente merecedor de su afecto y confianza, y de los mejores términos que podemos ofrecerle. El está presto y capacitado para dirigir cualquiera de nuestras empresas actuales. Quizás sería aconsejable retenerlo con nosotros, al menos por algún tiempo con una iguala, utilizando sus buenos servicios en uno u otro trabajo. Junto con él están sus valiosos compañeros, - su Contramaestre y Primer Maquinista, - quienes podrían encontrar empleo en nuestra empresa frutera con Ñ punby(Emilio Núñez), en caso de no efectuarse, en el embarque de provisiones a cualquiera de las Antillas Europeas, por ejemplo, en consignación, o tránsito, a M. B. Barbes & Cía.,–agentes, Inagua, o en cualquier otro asunto que el Capitán Loewe pueda sugerirle. Nuestra mercancía pudiera venir como víveres. Nuestro R. R.(Horacio Rubens) pudiera venir con él.

En caso de que Uds. se cercioren que el Capitán H. Loewe haya perdido su puesto en él vapor Nordstrands debido a este servicio, les autorizo y encargo para pagarle $508.00.

Pero lo que más deseo encarecidamente es que Uds. le puedan encontrar, y él encuentre con nosotros, un empleo permanente y provechoso. Salúdenlo como un buen amigo.

De Uds.

J. Martí

Vapor Nordstrand, 11 de abril (1895).

Historia, José Martí

MARTÍ, LA RUTA HEROICA


José Martí por los montes de Cuba

Tomado de la revista Zun Zun, Cuba

Durante los meses de abril y mayo de 1895, hace ya 120 años, el Apóstol realizaba su emblemático recorrido de “Playitas a Dos Ríos”. 375 kms., a pie y a caballo, durante 38 días, los cuales quedaron plasmados en su “Diario de Campaña con palabras tan hermosa como esta: “La noche bella no deja dormir”.

La patria viva en cada planta, arroyuelo, río, animal o producto de la tierra que descubría por vez primera o le remedaba si infancia, encontrando en todo la maravilla, el Maestro nos va redescubriendo, pintando, cantando los goces que al alma trae el disfrute de lo más querido, el paisaje de la tierra natal, paisaje que como bálsamo curaba su angustiado cuerpo.

El día 11, cuando salta a tierra, exclama: “Dicha grande” y en los días posteriores se alimentan de los frutos que encuentran a los cuales alaba, como cuando el día 14 al afirma: “Comemos naranja agria…¡qué dulce!” y agradece al agreste paisaje el amor que inspira cuando exclama: “Subir montañas, hermana hombre”.

Música de finísimos violines encuentra en la selva cubana: “La música ondea, se enlaza y desata, abre el ala y se posa, titila y se eleva, siempre sutil y mínima: es la mirada del son fluido: ¿qué alas rozan las hojas? ¿Qué violín diminuto, y oleadas de violines, saca son, y alma, a las hojas? ¿qué danza de almas de hojas?”

El día 1º de mayo, en plena primavera cubana, admira: “El sol brilla sobre la lluvia fresca; las naranjas cuelgan de sus árboles ligeros: yerba alta cubre el suelo húmedo: delgados troncos blancos cortan, salteados, de la raíz del cielo azul, la selva verde: se trenza a los arbustos delicados el bejuco: a espiral de aros iguales, como de mano de hombre, caen a la tierra de lo alto, meciéndose al aire, los cupeyes: el curujey, aprendido a un jobo, bebo el agua clara: chirrían, en pleno sol los grillos”

Es su noviazgo con Cuba, con su región oriental que no conocía, encantado con tanta gente salida del monte para expresarle cariño, porque él es el “Presidente”, y en medio de los monte un 15 de abril lo hacen “Mayor General” y hombro a hombro con los suyos avanza hacia la inmortalidad previsible.

Leer su diario de campaña es tenerlo junto a nosotros cuando todos sabemos cómo va a tener aquella aventura heroica por las tierras del oriente cubano.

José Martí

10 DE ABRIL, UN DÍA DE CUBA


Martí y los emigrados. Serigrafía de Roberto Fabelo

Colección del Museo casa Natal de José Martí

Hoy es 10 de abril, fecha que marca dos acontecimientos relevantes en la Historia de Cuba, la primera fue en 1869 cuando los independentistas cubanos se dieron en la pequeña población de Guáimaro, una Constitución liberal y democrática que marcaría el nacimiento constitucional de la nación cubana, aunque aún no teníamos República, esa había que conquistarla con las armas en la mano porque el León Hispano consideraba a este isla, “La Siempre Fiel Isla de Cuba”

Ignacio Agramonte y Carlos Manuel de Céspedes lideraban aquella asamblea cubana que nos dio la primera Carta Magna de Cuba, era toda una declaración de sueños aún no realizados pero por la que murieron durante diez años los cubanos en los campos de batalla.

Otro 10 de abril pero de 1892, no es casual que José Martí, el nuevo líder por la continuidad de la Revolución Independentista proclamara al Partido Revolucionario Cubano, un partido que no tenía fines politiqueros, ni grupales, un partido para luchar por la independencia de Cuba y la creación de una República que fuera, “Con todos y para el bien de todos”.

Era su modo de decirle a los cubanos y al mundo que la Revolución que se preparaba era la continuidad de la Revolución de Demajagua y Yara que había convocado Céspedes.

Por primera vez en la historia nacía una organización política para organizar y dirigir una Revolución que en sus fines no tenía solo la independencia de Cuba, sino impedir la anexión de la isla a los Estados Unidos y alcanzar una República justa y de iguales para todos los cubanos, esa era la razón ideológica de aquella organización martiana nacida en el seno de la emigración revolucionaria cubana, fundamentalmente gente humilde y trabajadora, anhelante de tener patria, pero patria verdadera donde las diferencias de clase y color no frenaran el desarrollo digno de todo un pueblo.

Los cubanos de hoy, los crecidos y nacidos bajo el proceso más radical de la Historia de Cuba, la Revolución encabezada por Fidel, somos herederos de aquellos principios de igualdad y justicia convocados por los padres fundadores y mantendremos esas conquistas, aunque haya oportunistas trasnochados que piensen solo en su interés personal y el bienestar de sus bolsillos.

Historia, José Martí

DESPEDIDAS DEL MAESTRO


Ese agitado 25 de marzo de 1895 fue un día decisivo en la vida de José Martí, le urgía estar en Cuba, pero la presión de la diplomacia y el espionaje español hacía más difícil el encontrar una embarcación para venir a la isla, en el mismo día en que escribió el Manifiesto de Montecristi trata de tranquilizar a sus seres queridos, de que entiendan sus razones para estar en medio de la guerra y las amorosas razones de amor para que le recuerden.

Aquí están otras dos cartas de ese día martiano, la primera a las hermanas Mantilla Miyares, esa niñas que ha visto crecer y en cuya formación puso todas sus esperanzas en los jóvenes; carta de padre y amigo que aconseja a sus niñas para que trabajen en aquellos en lo que pueden ser más útiles, al tiempo que las hace entender que nada es más grande en la condición humana que la virtud.

La segunda misiva a sus colaboradores más cercanos, Gonzalo de Quesada y Benjamín Guerra a quienes dice más entre línea de lo que queda en la tinta, son los hermanos preocupados por la vida del Delegado y el amigo, los hombres testigos de sus desvelos, uno de ellos, Gonzalo, el primero en ver en él al Apóstol de Cuba; el otro Benjamín el honesto tesorero del Partido Revolucionario Cubano, ambos, manos ejecutoras de sus deseos cuando el deber lo pone en los campos de Cuba, entender esto es conocer más a Martí, hagamos silencio y que la lectura nos deje la impresión grata de esos días de gloria del mejor de los cubanos:

Mi María y mi Carmita:

Salgo de pronto a un largo viaje, sin pluma ni tinta, ni modo de escribir en mucho tiempo. Las abrazo, las abrazo muchas veces sobre mi corazón. Una carta he de recibir siempre de Vds., y es la noticia, que me traerán el sol y las estrellas, de que no amarán en este mundo sino lo que merezca amor,–de que se me conservan generosas y sencillas,–de que jamás tendrán de amigo a quien no las iguale en mérito y pureza.–Y ¿en qué pienso ahora, cuando las tengo así abrazadas? En que este verano tengan muchas flores: en que en el invierno pongan, las dos juntas, una escuela: una escuela para diez niñas, a seis pesos, con piano y español, de nueve a una: y me las respetarán, y tendrá pan la casa. Mis niñas ¿me quieren?–Y mi honrado Ernesto.-Hasta luego. Pongan la escuela. No tengo qué mandarles–más que los brazos. Y un gran beso de su

Martí

(Montecristi) 25 de marzo (1895)[1]

Gonzalo y Benjamín:

Partimos. Toda palabra les parecería innecesaria o escasa. Cuanto puedo pedirles, está dicho. Ni sosiego, ni oportunidad, he hallado para ninguna declaración pública, que pudiera parecer más verbosa que útil. Ya será luego, con la majestad del país. Guíenlo todo, si aún tenemos autoridad, sin pompa y sin triunfo, ni más ansia que la de cumplir, con el mayor silencio, la mayor suma de deber. ¿No me regañan? ¿No me dicen predicador e intruso? ¿No me han olvidado aún las mujeres y las niñas o me piensan aún, de vez en cuando? ¿Y Flor, y Serafín y Rodríguez, y Hatton? Yo, tal vez pueda contribuir a ordenar la guerra de manera que lleve adentro sin traba la república, tal vez deba, con amargo valor, obedecer la voluntad de la guerra, y mi conciencia, y volver a abrazarlos. No flaquearé por ningún exceso, ni por el de la aspiración, fatal al deber, ni por el de condescendencia.–Amo y venero cuanto sacrificio respetable se hace alrededor de mí. Voy con la justicia.

Partimos, pues. Les dejo parte.–Ahí, pidan poco. Lo que dejo preparado, con lo natural ese hace. Enseguida, Hatton.–Por el orgullo

del cariño de Vds. de la dulce hermandad de Vds., es más fuerte.–

Su

Martí

(Montecristi) 25 de marzo (1895)[2]


[1] José Martí. Epistolario, t.5, p. 127.

[2] Ídem

José Martí

MONTECRISTI, OTRA CARTA DEL APÓSTOL

El 25 de marzo de 1895 José Martí estaba en el pequeño pueblo dominicano de Montecristi, junto al  General Máximo Gómez se ocupaba de preparar una pequeña expedición que le llevara a Cuba; para él era necesaria su presencia  y la de los líderes históricos de la inclusa Guerra Grande, en Cuba se combatía ya desde el 24 de febrero y urgía consolidar la Revolución en marcha.

Fue un día desicivo, los preparativos del pequeño contingente se unían a la necesaria comunicación con sus colaboradores en Nueva York y otras parte de Las Antillas, esa noche escribió el célebre Manifiesto de Montecristi, documento programático del movimiento independentista cubano, pero hubo tiempo para escribir  una breve y hermosa carta a su estoica madre, la última, la necesaria en la hora de alistarse para el combate y sin saber del destino que le deparaban los acontecimientos, esa carta también merece ser recordada, porque traspira toda convicción de un hombre dispuesto al sacrificio y conocedor del  gran dolor de su madre ante los peligros que corre su hijo:

José Martí

MANIFIESTO DE MONTECRISTI



En esta casa (Montecristi, República Dominicana) perteneciente entonces a Máximo Gómez fue redactado este documento

Hace 120 años se había reiniciado la guerra por la liberación de Cuba del colonialismo español, esta vez dirigida por el Partido Revolucionario Cubano, un novedoso mecanismo político creado por José Martí para aunar a los cubanos en torno a la independencia de Cuba, la prosperidad de la isla y la creación de una República nueva en América Latina que tuviera por basamento la dignidad plena del hombre.

El 25 de marzo de 1895 en la pequeña ciudad dominicana de Montecristi nuestro José Martí redacta una proclama dirigida al pueblo de Cuba donde quedan puntualizados las razones para luchar por la independencia y asegurar un futuro digno para todos los cubanos. Este documento es conocido en la Historia de Cuba como “Manifiesto de Montecristi”

El pueblo al que convoca el Apóstol es un pueblo mestizo forjado en la fragua trasculturada de más de cuatro siglos de coloniaje y explotación de mano de obra negra y esclava.

Tiene ya en este final del siglo decimonónico una personalidad propia, contradictoria y variopinta, que hace temer a unos y sentirse extraños a otros dentro de este conglomerado social que de todos modos ha madurado y pugna por ser libre.

Cuba era en el período de entre-guerras (1878-1895) una fragua de ideas moviéndose entre dos polaridades de pensamiento político, por una parte el radical independentismo que ya ha dado pie al levantamiento de un pueblo por su libertad y que reposaba de forma turbulenta y crítica en la emigración combativa y en la Cuba profunda de los campos y los humildes que espera una nueva clarinada. En el otro extremo la recurrente idea autonomista, versión nueva del viejo reformismo burgués que espera prosperidad y reconocida personalidad política, bajo la corona del león ibérico.

Penden sobre la isla otro peligro, las pretensiones anexionistas de la república yanqui alimentada por el egoísmo de esta misma clase burguesa, que por proteger sus caudales y privilegios prefiere olvidar sus naturales sueños de libertad y autodeterminación.

La ilusión pasajera de leyes moderadas que dieran a las clases dominantes en Cuba el status de provincia española, se desvaneció en menos de una década, decantando posiciones de una buena parte de la intelectualidad y la clase media de la isla, que desengañados vuelven a la primigenia idea del independentismo.

En este período fecundo y presagiante las autoridades españolas resuelven de forma institucional (1886), el problema que los independentistas ya habían resuelto de modo práctico desde la Guerra Grande: la libertad de los esclavos.

Comenzó un pulseo fuerte entre las dos tendencias políticas de la isla por ganar el favor del negro: si bien España concedió, tras intensa lucha de la población negra, determinados derechos civiles a esos sectores; las fuerzas independentistas consiguieron la mayoritaria adhesión de estos, con un programa que le daba la plena igualdad social en una República, “con todos y para el bien de todos”.

Este panorama socio-político en la Cuba de la “Tregua Fecunda”, hicieron valorar a José Martí que las condiciones para el reinicio de la guerra por la independencia estaban creadas y la población lista para emprender una Revolución que terminara con el coloniaje, impidiera las pretensiones de anexión de los norteamericanos y alcanzara una República de igualdad y respeto para todos.

Era la República ideal que aliviaría los males de la nación y la pondría con justicia en el concierto de las naciones libres, al tiempo que desempeñaba un papel de protagónico equilibrio entre las dos Américas: La prepotente y pujante del norte y la mestiza y pobre del sur.

¿Estaba la nación preparada para ello?

¿Veía el pueblo en la Revolución que se iniciaba, algo más que la anhelada separación de España?

¿Habían desaparecidos las contradicciones y prejuicios en un pueblo, donde aún se escuchaba el eco del látigo?

Estas y otras muchas interrogantes podrían definir el devenir histórico de la nación en el que una sociedad se empeñó en realizar su sueño posible.

Historia, José Martí

24 DE FEBRERO, UN GRITO DE CUBA POR SU INDEPENDENCIA


El 24 de febrero de 1895 se produjo un hecho esperado y gloriosos en la historia de la isla de Cuba, entonces colonia de España con el apoyo de los sectores ricos de la sociedad colonial, tanto criollos como peninsulares, incapaces de sacar lección de la decisión de los cubanos por ser libres, tras los diez primeros años de cruenta lucha por su independencia.

Se iniciaba un nuevo período de guerra para expulsar de la isla el colonialismo español enraizado desde hacía cuatro siglo en la Mayor de las Antillas. Esta vez el movimiento emancipador venía encabezado por un hombre de claras ideas separatistas, actualizado en el panorama político de su momento histórico y decidido a cambiar no solo la condición política de la isla, sino su basamento social lastrado por la esclavitud de hombres y mujeres de origen africano que apenas 9 años antes habían sido emancipado por el gobierno de España, poniendo fin a su oprobiosa condición.

Mucho tiempo antes en 1868 los primeros cubanos que se levantaron por su independencia liberaron de la servidumbre a sus esclavos y los llamaron como iguales a luchar por la patria común que de un modo u otro habían construido.

José Martí y su Partido Revolucionario Cubano, estaban al frente de aquel segundo momento de las luchas por la libertad de la isla, desde el exilio, apoyado por la emigración cubana asentada en los Estados Unidos llamó a la unidad de todos, sin distinción de clases, ni razas, proponiendo la creación de la República que tuviera por Ley primera la dignidad plena del hombre y donde se conquistara toda la justicia posible para los pobres de la tierra, esos que fueron mayoría en la adhesión al movimiento y los primeros en morir en los campos de batalla.

Se iniciaron, ese 24 de febrero, los más cruentos días para el pueblo cubano, España no estaba dispuesta a perder lo que consideraba parte inseparable de su territorio, ni los dividendos que esta próspera colonia dejaba al fisco real, por lo que se empeñó en sofocar a toda costa aquel movimiento popular y revolucionario.

El saldo fue la muerte de más de 300 mil personas, combatientes y civiles, la destrucción de las dos terceras parte de las riquezas del país, la pérdida de valiosos líderes cubanos en el empeño libertario, entre ellos el propio José Martí y el inclaudicable general Antonio Maceo, síntesis ambos de los mejores valores de la patria mestiza y libre que aspiraban a construir.

La intervención norteamericana en junio de 1898 mediatizó la posible victoria de las armas cubanas y dejó pendiente sobre el futuro de Cuba la alternativa anexionista que siempre fue la aspiración de los intereses de las oligarquía, tanto la yanqui, como buena parte de los sectores criollos y peninsulares presentes en Cuba.

La República de Martí, “con todos y para el bien de todos” quedaba pospuesta.

Historia, José Martí

DÍA DE LA CULTURA CUBANA


“Injértese en nuestras repúblicas el mundo;

pero el tronco ha de ser el de nuestras repúblicas”

José Martí

El 20 de octubre los cubanos celebramos el Día de la Cultura Cubana, en conmemoración a la fecha en que fue cantado por primera vez el Himno nacional en la ciudad de Bayamo, el 29 de octubre de 1868.

En su célebre ensayo “Nuestra América” de José Martí, aparecido en enero de 1889, está escrita la frase que sirve de exergo a este trabajo y que resume con certeza su concepción de cultura partiendo de la conservación de aquellos elementos que la hacen auténtica y única, aunque en interacción constante con el resto del acervo cultural humano.

“Nuestra América” fue escrito a modo de resumen de las ideas del Apóstol cubano sobre el neurálgico tema de la identidad latinoamericana en momentos en que se cernía sobre nuestros pueblos los peligros de anexión y absorción cultural por las grandes potencias capitalistas, incluyendo a los Estados Unidos, por entonces un paradigma para la intelectualidad y la gente de poder en nuestros países que veían en esa nación vecina el modelo a seguir, el ideal de nación y la posibilidad de igualarse.

Frente a este mimetismo surgen las ideas de José Martí advertidoras y valientes para reivindicar todos aquellos elementos autóctonos que hacen diferentes a estas naciones de origen latino con fuerte componente mestizo y la pervivencia de culturas ancestrales que tienen su base en las sociedades originarias que existían desde antes de la conquista.

Era una frase que incluía también a Cuba, aún colonia cuando escribe esta obra, pero con un pueblo que ya se reconoce otro frente a su metrópoli colonial, España. En la isla e a fines del siglo XIX se ha vivido un largo trecho forjador de la nacionalidad trascultural de más de tres siglos por entonces; que se ha levantado por su independencia y ha hecho una reafirmación de su cultura que se funde con elementos que ya le serán imperecederos: la libertad y el antimperialismo.

Toca a José Martí el reconocimiento pleno de la madurez cultural de su pueblo, reconocerlo en toda su plenitud en los relatos de los emigrados revolucionarios que cuentan con orgullo los avatares de la “Guerra Grande” (1868-1878), canta sus canciones, añora sus paisajes, mientras espera el reinicio de la contienda por la independencia para incorporarse a la tarea de hacer una nación libre.

Él mismo es fruto de esta cultura criolla, madura y en tránsito de cubanía, educado por maestros cubanos que están orgullosos de serlos, que enseñan una literatura nacional que ya ha dado sus frutos de calidad en poetas como José María Heredia, Gabriel de la Concepción Valdés (Plácido) y Juan Clemente Zenea, entre otros muchos, que primero se reconocieron en el paisaje y luego fueron encontrando sus huellas en el pueblo y la isla que los vio nacer.

Ese es el pueblo cubano que conoció Martí, al que llamó a la unidad y al sacrificio no solo para lograr la independencia, sino para impedir su anexión a los Estados Unidos.

La muerte del Martí fue una gran pérdida para su pueblo, su prédica vehemente y su ejemplo, fue lección para las generaciones que en la república se dieron a la tarea de hacer la patria, completando el ideario del Maestro, luchando contra politiqueros y anexionistas de toda laya que resumieron la cubanía en varios elementos estereotipados y serviles: rumba, mulatas y ron; playas, juegos y paisaje; vendidos como slogan para turistas.

Cuba era mucho más, la fragua de lo nacional siguió el derrotero martiano en medio de la frustración y la rebeldía, el pueblo cubano forjó su cultura de resistencia que soñaba en los versos de Nicolás Guillén, pinta en las trasparencias de Carlos Enrique y la mulatéz de Wilfredo Lam; canta en los sones y las rumbas de cualquier barrio, se permite el hermetismo creador del Grupo Orígenes, encabezados por José Lezama Lima; hace teatro con Paco Alfonso y Virgilio Piñeras y se vuelve compromiso político en Rubén Martínez Villena, Juan Marinello, Alejo Carpentier y Raúl Gómez García, para ir conformando ese tronco fecundo de la cultura cubana al que constantemente se inserta el mundo para bien, creando vasos comunicantes que enriquecen y fertilizan.

La Revolución triunfante el 1º de enero de 1959, encuentra una cultura nacional madura y activa, fecunda y representativa, que saluda el cambio y se une a él, acepta el reto y nuevas savias que viene de lugares disímiles.

Fue necesario aceptar el reto de alfabetizar un pueblo, de masificar cultura y vestir el arte de campesino y obrero, para fecundar el árbol de lo cubano, sil olvidad que el reto era “…injertar en nuestras republicas el mundo”, fuera cual fuera el mundo, siempre y cuando nos beneficiara como pueblo y sociedad, y nuevas formas de ver la cultura y el arte llegaron en medio de transformaciones y la cultura cubana creció, asimiló la savia foránea y Martí siguió diciendo “…pero el tronco ha de ser el de nuestras república”

Un pueblo crecido en estos más de cincuenta años de revolución, ha consolidado una cultura donde, “el ejercicio de la soberanía es la mejor escuela del espíritu, y del alma de un pueblo, el único medio de mantener despierta sus virtudes cardinales”[1]

Donde puede considerarse que la cultura es una “…estructura asimiladora que digiere materiales extraños y que evolucionan sin perder por ello la conciencia de su identidad. Esa asimilación le enriquece y no puede afectar su destino”[2]

Estas palabras escritas casi cien años después que la frase de José Martí, tiene el mismo objetivo de destacar la importancia de mantener las raíces de toda formación cultural como único modo de sobrevivir a los intentos hegemonistas de las cultura dominantes y los centros de poder del primer mundo, dueños de los medios de comunicación y por ello vendedores de modelos para países “menos desarrollados”.

La vigencia de esta frase cobra mayor fuerza en época de “globalización”, “aldea global”, “mass cultura”, y todo intento de la maquinaria sociocultura del capitalismo moderno empeñada en hacer una versión sintetizada y desproblematizada de la cultura humana y sus diversas variantes.

La Revolución Cubana como obra y continuidad histórica de las luchas y el pensamiento de José Martí, basa su política cultural en ese dilema de intercambio cultural que desde el siglo XIX nos plantea José martí, no para dar la espalda al mundo sino para intercambiar con él, asimilar y dar, crecer en la fusión, pero tener bien claro cuáles son las raíces que deben prevalecer para conservar la identidad de una cultura, hija ella misma del intercambio, pero rica en peculiaridades que le dan signo de otredad y fuerza.

La Revolución Cubana creó la oportunidad de desarrollo para la cultura nacional al incentivar a todos los creadores, priorizar la educación de un pueblo, para que fuera capaz de disfrutar el arte y la cultura auténtica, teniendo como máxima el hecho cierto de que toda la cultura puede ser popular, siempre que sea auténtica, refleje el sentir de los seres humanos y no se separe de las bases culturales que le dieron origen.

Otro principio básico para toda cultura revolucionaria está centrado en el hecho de que la cultura está en constante cambio, de que ese proceso de “fusión” contemporáneo es algo inherente a las culturas nacionales, en constante interacción unas con otras, para enriquecerse y salir fortalecidas, ese fenómeno es el que recoge José Martí en su ensayo “Nuestra América”, donde no se habla de chovinismo, ni nacionalismo estrecho, sino de culturas en constante fusión para dar lugar a fenómenos nuevos en el ámbito del arte, la literatura y la vida, hechos que solo el tiempo y el pueblo, avalarán con su aceptación o no.

Otro cubano imprescindible, Fernando Ortiz, no por gusto llamado el tercer descubridor de Cuba, devela este fenómeno de fusión cultural que ha llevado al pueblo cubano al desarrollo de una cultura mestiza de muchos componentes, pero en la que se destacan dos grandes conglomerados culturales: uno de origen ibérico, traídos por el conquistador y el otro de origen africano mezclados a fuerza de dolor e incomprensiones a lo largo del desarrollo de una economía plantacionista que tuvo al esclavo africano como principal mano de obra.

A este proceso de “transculturación”[3] Fernando Ortiz lo comparó con el famoso “ajiaco criollo”, al que constantemente se le está añadiendo un nuevo producto o condimento y ¿qué es este proceso sino el mismo al que José Martí se refiere en la frase que encabeza este trabajo, solo que para José Martí esto se complementa con un componente ideológico fundamental: la defensa de la autenticidad para mantener la soberanía y la libertad, por eso, “el tronco ha de ser el de nuestras repúblicas”, lo cual tiene vigencia primordial en este siglo XXI en el que se proclama la creación de una sola cultura universal, basada en el consumo de productos culturales, “fáciles de digerir” por todos, alienadores de la condición humana, rica, compleja y en constante desarrollo.

Bibliografía

- Anta Diop, Cheikh: “Los tres pilares de la identidad”, en Revista UNESCO, Nº 5/6, 1986

- Martí, José: Obras Completas, Tomo VI, pág. 15. La Habana, 1972

- Martínez Pires, Pedro: “Eusebio Leal: “No podremos entender la Revolución sin entender la república”, entrevista en revista Temas Nº 24/25, 2001

- Ortiz, Fernando: “Contrapunteo del tabaco y el azúcar”. La Habana, 1975

Cultura y sociedad centran la atención del Congreso de escritores” en per. Juventud Rebelde 1/4/2008


[1] Cheikh Anta Diop: “Los tres pilares de la identidad cultural”, en revista UNESCO, Nº 5/6, 1986

[2] Ídem

[3] Concepto acuñado por Fernando Ortiz para referirse a este constante intercambio y fusión de culturas, aparecido por primera vez en su libro “Contrapunteo del tabaco y el azúcar”, 1940

Cultura, José Martí

UN LUGAR DE LA HABANA VIEJA


Este lugar me resulta entrañable porque hace quince años sin faltar un día, llego hasta aquella casita de fachada amarilla y ventanales azules para ocuparme del más hermoso de los oficios, cuidar la historia, trasmitirla apegado a la verdad, conversar con los que llegan desde todas parte de esta isla de Cuba y desde este mundo que cada día se nos hace más pequeño.

Esta casita es una metáfora, en ella se resume el inicio de un hombre imprescindible para todos los cubanos, la figura de la que hablan los libros, los estudiosos y los políticos, este que desde niño fue predestinado a ser conductor de pueblo, no por un don entregado por los dioses, sino por esa entrega al ser humano como causa principal, sin chovinismos, primero entre los suyos, esa familia fecunda y nutriente que le fue dada, después con su pueblo, entre los suyos, sufriendo las injusticias de cada esquina, aprendiendo de cada hombre o mujer que entró en su vida, aunque solo fuera para saludarlo.

Este hombre político fue poeta y soñó un mundo mejor y la humanidad por patria, sin olvidar que había nacido en una isla verde demasiado cerca de los gélidos egoísmos que se concentraban al norte, ese es José Martí, mi oficio es cuidar la casa donde nació, esa que todos en Cuba saben dónde está, esa sencilla pieza de entramado urbano, en un bello rincón de La Habana colonial, rodeada de gente que vive y sueña y que meridianamente es un resumen de Cuba y su historia.

Cultura, José Martí

EL BRINDIS DEL HOTEL INGLATERRA


En agosto de 1878 regresó a La Habana José Martí, venía de Guatemala acompañado de su joven esposa Carmen Zayas Bazán, que estaba en un avanzado estado de gestación.

Al país que regresaba Martí le llenaban sentimientos encontrados tras diez años de guerra por la independencia que tuvieron su impase en el pacto firmado entre los insurrectos cubanos y la monarquía española en marzo de 1878, una de las cláusulas del acuerdo fue el permitir el regreso de todos los desterrados políticos, entre los que contaba Martí.

Adaptarse a la situación político social de su ciudad y su isla no fue nada fácil para el ya reconocido abogado y hombre de letras, que había demostrado capacidades suficientes como para salir adelante con su familia, pero las autoridades españolas desconfiaban de él y trataron por todos los medios de impedirle el normal desarrollo de su vida en la ciudad, empezando por el trabajo cosa que se le dificultó mucho, hasta el punto de tener que trabajar como “pasante”[1] en bufetes de abogados  amigos, Viondi y Azcárate, ¿razón? No tenía los títulos de las carreras hechas en España[2].

Hay una anécdota muy conocida entre los cubanos sobre los verdaderos sentimientos políticos de Martí y su valentía para expresarlos en público, este fue el brindis que hiciera en el banquete realizado en el “Café El Louvre” un conocido espacio situado en la esquina de Prado y San Rafael, en los bajos del Hotel Inglaterra en La Habana.

Era un homenaje que hacían al periodista Adolfo Márquez Streling sus amigos de los círculos intelectuales habaneros. El mismo se efectuó el 21 de abril de 1879 y en medio de los discursos laudatorios que se hicieron a la figura del importante periodista cubano, muchos de los presente  elogiaron la política conciliatoria que se producía entre los partidarios de la independencia y los que querían reformas bajo el régimen colonial.

Al tocarle su turno a José Martí este pronunció un encendido discurso contra lo que calificó de burla a las aspiraciones separatistas de los cubanos y en un encendido discurso contra lo que creyó que significaba una burla a las aspiraciones separatistas de los cubanos y cerró sus palabras alzando la copa y diciendo:

“… Por soberbia, por digna, por enérgica, yo brindo por la política cubana, si por ligeras caricias en la melena, como domador desconfiado, se pretende aquietar y burlar al noble león, ansioso, entonces quiebro mi copa: no brindo por la política cubana.”

Uniendo a sus palabras vibrantes la acción de quebrar la copa ante el asombro de la concurrencia.

De esta forma manifestó su desacuerdo con la política de los autonomistas que pretendían una Cuba como  provincia de ultramar española.


[1] Una especie de secretario o escribiente en los bufetes de la época

[2] Era una costumbre sentada que a los recién graduados en España se les daba algunos años de gracia para desarrollar sus carreras y luego comprar los títulos, dado su costo. Certificaban su acreditación con un documento expedido por las Universidades.

José Martí
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda