Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Deporte

SILENCIO EN LA MULTITUD

REALMENTE NO SE SI EN ESTOS DÍAS DE MUNDIAL FUTBOLERO VALE LA PENA ESCRIBIR  DE ALGO QUE NO SEA FÚTBOL, ¿TENDREMOS LECTORES? ¿A ALGUIEN LE INTERESARÁ ALGUNA REFLEXIÓN QUE NO SEA SOBRE SU EQUIPO O LA FIGURA DE UNO DE ESOS ÍDOLOS MEDIÁTICOS, CASI DIOSES, SEGUIDOS POR LOS MEDIOS EN CADA UNA DE SUS MALACRIANZAS Y ESPECTACULARIDADES. ¡PURA FRIBOLIDAD!, PERO ESTE ES EL MUNDO DE HOY, ENAGENADO POR LO QUE SUCEDE EN LAS CANCHAS CARIOCAS, ESPERANZADOS POR SU PEDACITO DE MUNDIAL Y PONIENDIO A UN LADO TODOS LOS PROBLEMAS, QUE YA SE RETOMARÁN DESPUÉS DE ESTA TREGUA BALOMPÉDICA.

CONFIESO, A FUER DE BUSCARME PROBLEMAS, QUE EL FÚTBOL ME IMPORTA UN CARAJO, TAL VEZ SEA PORQUE EN CUBA NO HAY FÚTBOL BUENO Y LOS ADMIRADORES HAN VUELTO SU CARA A LAS LIGAS EUROPEAS PARA PUGNAR POR EL BARCELONA O EL MADRID, Y YO PARA IR CONTRA LA CORRIENTE ME ALINIÉ JUNTO AL ATLÉTICO, POR MODESTO, CORAJUDO Y SER MÁS UN EQUIPO NACIONAL QUE UNA TRASNACIONAL DE PATEADORES.

SIEMPRE A CONTRACORRIENTE ME GUSTAN LOS “MATAGIGANTES” Y NADA ME GUSTARÍA MÁS QUE ESTE MUNDIAL LO GANE UN EQUIPO DE NUESTRAS TIERRAS, BRASIL, POR TRADICIÓN, ARGENTINA POR ESE PECHO QUE PONEN CUANDO VISTEN LA CAMISETA CELESTE, O LOS URUGUAYOS, ESA CUÑA JODEDORA QUE ESTÁ ENTRE LOS DOS GRANDES DE SUDAMÉRICA, POR PEPE, POR GALIANO Y POR BENEDETTI A CONTRA CORRIENTE, VOY A GRITAR POR URUGUAY, PRIMERO Y DESPUÉS POR AMÉRICA LATINA LA MAYOR EXPORTADORA DE TALENTOS Y ESTRELLAS DE FÚTBOL PARA EL CIRCO EUROPEO. ¡ARRIBA CHARRÚAS, QUE ESTOY CON VOSOTROS!

Deporte

REGRESARON LOS CAMPEONES MUNDIALES DE BOXEO

LUEGO DE UNA LARGA BATALLA CUBA TERMINÓ GANANDO LA CUARTA VERSIÓN DE LA SERIE MUNDIAL DE BOXEO ORGANIZADO POR LA FEDERACIÓN INTERNACIONAL DE ESTE DEPORTE. FUE EN BAKÚ AZERBAIZHAN DONDE ESTE GRUPO DE ATLETAS ENFRENTÓ AL EQUIPO INTERNACIONAL “BAKÚ FAIR” EN NOVEDOSO ENFRENTAMIENTO DE DOS DÍAS, GANANDO EN LA PELEA EXTRA LUEGO DEL EMPATE A 5 VICTORIAS. CUBA FUE EL ÚNICO EQUIPO CONFORMADO COMPLETAMENTE POR NACIONALES.

Deporte

CUBA EN LA FINAL DE LA IV SERIE MUNDIAL DE BOXEO


En una jornada matizada por el homenaje de los cubanos a ese gran músico  llamado Juan Formell, los “Domadores” de Cuba le han regalado un 5 a 0 a quien fue también un gran admirador del deporte.

La noche de este viernes en la Ciudad Deportiva de La Habana, Leodán Núñez (52 kilogramos), Lázaro Álvarez (60), Roniel Iglesias (69), Julio César la Cruz (81) y José Ángel Larduet (+91) resolvieron con relativa tranquilidad el trámite que les valió a los “Domadores de Cuba” para vencer a Rusia en la semifinal y convertirse en la primera franquicia finalista de la IV Serie Mundial de Boxeo.

Foto de CUBADEBATE

Deporte

EL BOXEO, LA JOYA DEL DEPORTE CUBANO


El matancero Yoan Hernández se impuso en los pesos pesados. Foto: Prensa Latina

En el día de ayer, 24 de abril, el boxeo cubano acaba de protagonizar una de las tantas buenas actuaciones que lo ratifican como el deporte más ganador internacionalmente del Deporte Cubano, casi simultáneamente en Moscú, Rusía y Sofía, Bulgaría dos delegaciones pugilísticas dejan la impronta de la calidad y el buen hacer.

En la capital Rusa el equipo “Domadores” de Cuba ganó el primer encuentro contra el equipo ruso 3 combate contra dos en las semifinales de la Serie Mundial de Boxeo con el segundo tope pactado para La Habana el día 2 de mayo, en tanto en Bulgaría una pequeña comitiva de apenas tres boxeadores en el Campeonato Mundial Juvenil obtuvo dos medallas de oro, tres boletos para los Juegos Olímpicos de la Juventud y el tercer lugar por equipo, toda una hazaña para un país que tiene que contar sus recursos para mantener un sistema deportivo que es orgullo para todos los cubanos.

Estos jóvenes campeones mundiales fueron: Javier Ibáñez, en la división de los 56 kg y Yoan Hernández en 91 Kg, victorias que ratifican a Cuba como uno de los países más ganadores en mundiales juveniles con 118 medallas (73-20-25)

Deporte

CONRADO MARRERO: UN EJEMPLO

Conrado Marrero (izquierda) y el lanzador venezolano Daniel “Chino” Canónico; ambos protagonizaron inolvidables duelos en el Mundial de 1941. Foto: Archivo

Ciento tres años para un ser humano es cifra suficiente para respetar, pero si se han vivido siempre al servicio de una causa, de una pasión y de una idiosincrasia, en mucho más loable, ese fue el caso del pelotero cubano Conrado Marrero, el “Guajiro de Laberinto”, yo diría que el eterno maestro, capaz de enseñar su mañas de picheo a las nuevas generaciones de deportistas, cuando otros descansaban sobre las glorias de sus años. Cubano reyoyo, de esos que no podían vivir sin su país, deja una estela de leyenda que engrandece el beisbol cubano. Jugo rn la Liga profesional cubana y a los 39 años debuta en las Grandes Ligas con el equipo los Senadores de Washington con los que ganó 39 juegos y perdió cuarenta, luego jugo en otros países latinoamericanos y se retira en 1958.

Nacio en  Laberinto, Sagua La Grande, provincia  de Villa Clara, el 25 de abril de 1911, por lo que cumpliría mañana los 103 años de edad.

Por la calidad de su trabajo en la formación de lanzadores de beisbol recibió el título de Héroe del Trabajo de la Repñublica de Cuba y el amor de todos los que admiramos.



Deporte

PINAR DEL RÍO, CAMPEÓN NACIONAL DE LA PELOTA CUBANA

A noche ellos lo disfrutaron como todos los cubanos, fue un juego tenso, emotivo, con las fallas habituales de la presión, pero jugado con garra por los dos equipos, casi pudiera decir que era toda Cuba con Pinar del Río, porque el polémico mentor de Matanzas, Víctor Mesa, no goza de muchas simpatías en otras gramas por el hecho extradeportivo de su carácter explosivo y despótico, con atletas y autoridades deportivas, su personalismo y un egocentrismo que crea tensión en los atletas que dirige, que a la hora buena, no saben que puede querer su director.
El eterno segundo lugar de la pelota cubana, tendrá que moldear su forma de hacer y ser porque para fraseando a Martí: “Un equipo deportivo no se dirige como se dirige un campamento militar”… y de eso los cubanos estamos hasta el último pelo.
Por lo demás fue un buen campeonato, urgido de cambios, mejoría de los equipos, actualización y modernización de los sistemas de entrenamiento, mejoramiento de los terrenos deportivos donde se juega, más inversión en este deporte que es el PASATIEMPO NACIONAL, la creación de una organización de árbitros, con autoridad, donde el poderoso Comisionado de Beisbol, no pueda ir contra las reglas que ellos mismos aprobaron y la apertura a iniciativas, colaboraciones e inserciones de atletas cubanas en ligas foráneas, en aras de su mejoramiento como atletas y de sus ingresos económicos, lo demás vendrá con el juego diario:

¡EXQUISITO AROMA DE CAMPEONATO!
Los Vegueros pinareños superaron a los Cocodrilos yumurinos, y conquistaron la décima corona para la provincia, segunda con más títulos en Series Nacionales
Aliet Arzola Lima
Periódico Granma, 17/4/2014
MATANZAS.—Por el Valle del Yumurí caminaba un temible aguacero cerca del mediodía, pero, afortunadamente, tomó otro rumbo y la Ciudad de los Puentes se salvó de la lluvia, aunque en la noche una nube espesa cubrió la urbe yumurina…, una nube de exquisito aroma tabaquero.
Los Vegueros pinareños aventajaron a los Cocodrilos matanceros nueve carreras por seis en la final de la pelota cubana y se coronaron monarcas de la 53 Serie Nacional, el décimo título para la provincia en los clásicos de las bolas y los strikes.
En materia de béisbol, la noche comenzó con un Roel Santos que voló por las bases y pisó la goma tras un triple del intermedista David Castillo, uno de los hombres más oportunos del Tsunami en la postemporada. Ese fue el principio del match decisivo, el despunte definitivo de los pativerdes rumbo a la consolidación de Vueltabajo en el segundo lugar histórico de nuestros campeonatos, solo por detrás de la capital.
Después, presenciamos un juego de tirones, en el que la marea roja supo reaccionar y aprovechar los fallos de la defensa contraria, sobre todo el torpedero Luis Alberto Valdés y el receptor Lorenzo Quintana, erráticos en jugadas con evidentes posibilidades de out.
Pero la vida ofrece segundas oportunidades, y tanto Valdés como Quintana aprovecharon el chance de redimirse con enormes batazos, el primero con los ángulos congestionados para dar decisiva ventaja en el sexto episodio, y el segundo con la clásica puntilla en el noveno, con vuelacercas que enfrió las gradas del Girón.
Valdés, un joven tranquilo que previo al choque camina en silencio por el dogout y se sienta en la esquina opuesta a la batera, fue, sin dudas, la estrella ofensiva del choque, con cinco remolques que reafirman su afinidad con el estadio matancero, donde conectó par de bambinazos con cinco anotadas y ocho impulsadas en la campaña regular.
El otro que escribió su enésima página dorada en la presente lid fue el serpentinero Yosvani Torres, jugador Más Valioso, líder de la rotación, ganador de 18 partidos y figura inspiradora de la novena vueltabajera. El diestro de Minas de Matahambre, como el primero, manifestó el orgullo de coronarse por segunda vez en su carrera y reconoció el peso tremendo de Alfonso Urquiola en la conducción del plantel, sobre la base de la sencillez, la humildad, la profesionalidad y la entrega.
AL HABLA CON URQUIOLA
El mentor de los Vegueros enfatizó en la importancia del apoyo de la afición, coronada también con actitud disciplinada, tanto en predios ajenos como en el fortín del Capitán San Luis, donde disfrutó con su equipo, trató a los contrarios con respeto, creatividad y originalidad.
Urquiola, además, detalló el camino recorrido de cara al trofeo. “Yo siempre he sido optimista. Cada vez que me decido a dirigir un equipo es porque tiene las condiciones para vencer los objetivos que nos trazamos. En este caso nos propusimos ir por etapa, clasificar entre los ocho, después entre los cuatro y, por último, llegar a la final y ganarla”. En otro orden, dio todo el crédito a sus discípulos. “El reconocimiento se lo llevan los muchachos, ellos supieron levantar una serie semifinal muy intensa contra Industriales, conjunto que exige muchísimo por su experiencia en estas fases. Después, sin descanso, y también frente a un rival que no ofrece respiro, dieron la cara y vencieron gracias a la garra de varios jugadores, sin obviar el gran trabajo de los lanzadores, tanto los experimentados como los novatos, parte importantísima de nuestro galardón”.
De esta forma se despide la 53 Serie Nacional, con un epílogo de altura entre dos novenas de mucho ímpetu, porque Matanzas también entregó la vida en el terreno, liderados por el manager Víctor Mesa, que los alentó en cada instante a no rendirse y luchar siempre, justo lo que hicieron sus discípulos, que vendieron bien caro el revés.

Deporte

MARTÍ HABLANDO DE PELOTA


Yo sé que hay muchos, de aquí y de allá, que desean que enterremos a Martí, a mi por el contrario me gusta desempolvarlo para mostrar su versatilidad temática, la frescura y actualidad de sus opiniones y hasta la valentía para expresar criterios, sin pensar en consecuencias, cosa que hoy muchos no asumen al escribir.

Martí no es un bandera para flamearla ante las campañas mediáticas de dentro y fuera, es un intelectual de a pie que vivió su tiempo y se empeñó en mostrarnos al ser humano, hacer que nos viéramos en ese espejo que somos nosotros mismos y no solo que imagináramos la persona que quisiéramos ser.

Por eso lo traigo en el tema más cotidiano para el cubano, la pelota, el beisbol sacrosanto del que quisiéramos ser los inventores, aunque nos duela hasta la médula no poder blasonar de ser los mejores en el deporte de nuestros amores.

Empecemos por esta breve frase, escrita como al vuelo y que nos deja ver el asombro del beisbol como fenómeno de masas allá por los últimos años del siglo decimonónico: (…) Dicen que irán treinta mil almas al juego de pelota, (…)”[1], observen que Martí llama pelota al juego, tal y como el cubano de hoy llama al beisbol y que conste que tal manejo del término es muy del siglo XX entre nosotros.

Pero no es esta una nota ocasional, ya antes había escrito para una de sus crónicas sobre la sociedad norteamericana:

(…) Si se mira a la calle por la tarde, no se ven sino mozos robustos que andan a buen paso, para cambiar sus trajes de oficio por el vestido de paseo, con que han de lucir a la novia, o el del juego de pelota, que aquí es locura, en la que se congregan por parques y solares grandes muchedumbres”[2]

También nos demuestra que no es solo curiosidad, conoce el juego y de haberse detenido muchas veces a contemplar los reñidos partidos de beisbol en el New York de su época. Acoto esta curiosa nota al referirse al lanzador (picher) de un equipo de pelota, al que por cierto nombra como “tirador”, término que no utilizamos para esta importante figura del beisbol pero que se aviene a su función principal de tirar la pelota para que batee el equipo contrario: “(…) en Yale tenemos un gran tirador de pelota, que gana siempre, porque antes de entrar en el juego, reza”[3]

Ahora traigo el fragmento más controversial escrito por José Martí sobre el beisbol, el que ha hecho decir a muchos que no gustaba de este juego, que no lo entendía y que opinaba por lo que leía, veamos:

“(…) sin que en lugar alguno falte una asamblea, ya de clérigos protestantes, (…) ya de jugadores de pelota, que es juego desgraciado y monótono que perturba el juicio, y como todos los demás, como las regatas, como los pugilatos, como las carreras, como cuanto estimula la curiosidad, las apuestas, y el amor natural del hombre a lo sobresaliente, aun en la fuerza física y el crimen, privan aquí tanto en verano, que para dar cuenta de quién recorrió el cuadro más veces o tomó más la pelota en el aire, publican los periódicos de nota al oscurecer, una edición extraordinaria. (…)”[4]

Un juicio contundente al que no falta razón y actualidad, aunque amemos mucho al beisbol y al deporte en general, por último quiero citar mi fragmento favorito, ese que me deja ver al poeta que es Martí, al cubano que entiende de beisbol y que le rinde homenaje con una de las jugada más difíciles para el receptor de pelota, figense en el modo de llamar a este jugador, “encuclillado”, en referencia su posición defensiva; vayan estas palabras de José Martí como un homenaje a los grandes cacher que ha tenido la pelota y en especial a mi admirado Pestano, maestro en la conducción de los lanzadores y del juego, valiente y oportuno en su bateo y su defensa:

“La población está de vuelta en las casas. ¿Qué yacht triunfó en la regata? ¿Qué peloteros ganaron, los de Nueva York, que tienen el bateador que echa la pelota más lejos, o los de Chicago, cuyo campeador es el primero del país, encuclillado fuera del cuadro, mirando al cielo, para echarse con ímpetu de bailarín o coger en la punta de los dedos la pelota que viene como un rayo por el aire”[5]


[1] La Nación. Buenos Aires, 17 de noviembre de 1888. Tomo 12. Obras Completas de José Martí. 1975

[2] El Liberal de México, 13 de junio de 1886. “Otras Crónicas de Nueva York”, José Martí. Compilador Ernesto Mejías. La Habana, 1983.

[3] La Nación. Buenos Aires 17 de mayo de 1886.Tomo 11. Obras Completas de José Martí. 1975

[4] El Partido Liberal. México, 1887. Tomo 11. Obras Completas de José Martí. 1975

[5] Escenas neoyorquinas, en Anuario del CEM, 1979

Deporte, José Martí

MACANAZO, NO JONRÓN, EN PALABRAS DE MARTÍ



Por estos día de play off en la pelota cubana cuando cuatro equipos disputan las semifinales[1], vienen a mi mente los modismos adoptados por los cubanos desde finales del siglo XIX para nombrar a este juego que no lo inventamos nosotros, pero está en nuestra idiosincrasia con tal fuerza que ya hasta hemos querido ver su origen en el juego con pelota que practicaban de modo ritual los aborígenes de la isla, sin tener en cuenta que no se bateaba, ni había bases, ni un terreno delimitado, como si lo tiene otros deportes con pelotas de raíces europeas y devenido en la base de “base boll” ese que luego se transformó en “beisbol” y que para todos los cubanos es LA PELOTA.

Aún hoy la mayoría de los vocablos del juego de pelota son los propios del inglés, HIT es el golpe limpio a la bola que nadie puede coger, pero en Cuba puede ser un “incogible”, “imparable” o simplemente ¡Ji!, que es como suena al oído del parlante criollo.

Las bases en el beisbol son cuatro, las tres primeras numeradas en los ángulos de un cuadrado, que empieza y termina en el “HOME” un pentágono de madera incrustado en la cuarta esquina y que es la meta anhelada de todo jugador de beisbol cuando estás a la ofensiva.

Para los cubanos la Primera, es solo eso, pero la segunda puede ser “la intermedia” y la tercera, la “esquina caliente”, por la cantidad y solidez de batazos que por ahí se dirigen; y el home en la “goma” en el centro de los dos cuadrados de cal que delimitan la zona de bateo de los atletas a la ofensiva.

Hay un batazo que es, a no dudarlo el que todos quieren dar, el jonrón, “vuela cerca”, “bambinazo”, que le permite al bateador corredor darle la vuelta al cuadro, todo un espectáculos, más emocionante que el “GOL” y decididamente la jugada que más quiere hacer un pelotero.

Quiero traerle una cita martiana acerca de este “juego nuestro”, allá a finales del siglo XIX, cuando el pudo presenciar partidos de beisbol, de aquellos tiempos románticos en que el atleta era un héroe y no una mercancía:

«Ni los juegos de pelota han interesado tanto este año, aunque hay peloteros que han dejado la universidad para pelotear como oficio, porque como abogados o médicos, los pesos serían pocos y les costarían mucho trabajo, mientras que por su firmeza para recibir la bola de lejos, o la habilidad para echarla de un macanazo a tal distancia que pueda, mientras la devuelven, dar la vuelta el macanero a las cuatro esquinas del cuadrado en que están los jugadores, no sólo gana fama en la nación, enamorada de los héroes de la pelota, y aplausos de las mujeres muy entendidas en el Juego, sino sueldos enormes, tanto que muchos peloteadores de éstos reciben por sus dos meses de trabajo, más paga que un director de banco, o regente de universidad, o secretario de un departamento en Washington. »(337)[2]

Junto a la crítica oportuna por la profesionalización del deporte, la originalidad de llamar MACANAZO al jonrón, un cubanismo beisbolero muy martiano por aquello de la semejanza del bate de beisbol con la macana de los aborígenes cubanos.


[1] Matanzas, Villa Clara, Industriales y Pinar del Río

[2] La Nación. Buenos Aires, 25 de agosto de 1888 .Tomo 13. Obras Completas de José Martí. 1975

Deporte, José Martí

ENTRE CIELO Y TIERRA, LA PÉRTIGA DE YARISLEY SILVA


Cuba inaugura su medallero mundial este año 2014 con medallas de los tres colores, gracias a la actuación de la garrochista Yarisley Silva y los triplistas Ernesto Reve, (plata) y Pedro Pablo Pichardo (bronce), todos en el Mundial de Atletismo bajo techo que se efectuó en Sopot, Polonia. Esta es la noticia, abrir temprano la cuenta y acumular buenos resultados, para un deporte cubanos que está muy cuestionado por sus carencias económicas, la necesidad de “cambios radicales” y la renovación de una infraestructura logística y metodológica, que esté a la altura de sus atletas.

Harold Iglesias Manresa

Confirmado, la pertiguista cubana Yarisley Silva continúa dejando su estela entre las grandes. Esta vez la Arena Ergo, sede del XV Mundial bajo techo de atletismo, atestiguó su oro, sin importar rivales ni marcas previas. Fue 4,70 metros la altura mágica para la pinareña de 26 años, actuación que combinada con la plata del triplista Ernesto Revé (17,33) y el bronce de su homólogo Pedro Pablo Pichardo (17,24) catapultaron a Cuba hasta el séptimo lugar del medallero entre 587 atletas de 141 países en concurso.

Cinco saltos necesitó Silva —su secuencia tuvo un único desliz sobre 4,65— para demostrar que entre cielo y tierra este domingo se situaron ella y su garrocha. Así borró de golpe la imagen de su incursión precedente en Estambul 2012, cuando finalizó séptima con 4,55. Ahora relegó a la rusa Anzhelika Sidorova y la checa Jirita Svobodová (sendas platas) y la brasileña Fabiana Mürer (bronce), todas con idéntica marca de 4,70, pero necesitadas de un mayor número de intentos.

“Este oro significa mucho para mí, es un sueño que yo anhelaba y logré cumplir. Da fe de mi estabilidad y progresión. Afronté los entrenamientos con irregularidad y una serie de deficiencias técnicas. Llegué acá con incertidumbre, pero hoy me sentí muy segura” declaró rebosante de emoción al término de la prueba.

El desenlace la confirma como una de las exponentes más estables de su modalidad. La clarinada la dio con el quinto escaño en el Mundial de Daegu 2011 amparada en 4,70. Luego llegarían su cetro en los Panamericanos de Guadalajara (4,75), la plata olímpica en Londres 2012 (4,75), su tope personal de 4,90 y el bronce en la cita universal de Moscú 2013 (4,82).

En el triple, a pesar de la plata de Revé y el bronce de Pichardo, las emociones no fueron las mismas. Primero les superó in extremis el ruso Lyukman Adams (17,37) en su sexto salto y de paso se instaló en la cima de la campaña, segundo por el hecho de que Pichardo salía con cartel de favorito y hasta los dos estirones finales no encontró su ritmo. Su secuencia así lo evidencia (16,73- X- 16,73- 16,81- 17,18- 17,24). Revé solo tuvo tres oportunidades muy bien aprovechadas. Calibró en el estirón inicial con 15,78 y luego sus pinchos anclaron en 17,33. Lo lamentable para él fue abandonar la competencia tras lesionarse en su tercera ejecución.

De cualquier manera la dupla de saltamontes antillanos en su estreno techado al máximo nivel refrendó la casta de nuestra escuela de triple salto y se convirtió en la quinta pareja en agenciarse doblete de podio, condición ajena a cualquier otra nación y antes lograda por Lázaro Betancourt (17,15) y Lázaro Balcindes (16,83) en París 1985; Jorge Reyna (17,41) y Juan Miguel López (17,28) en Budapest 1989; Yoel García (17,30) y Aliécer Urrutia (17,27) en París 1997, y Yoandri Betanzos (17,69) y Arnie David Giralt (17,36) en Doha 2010.

Esos rendimientos le permitieron a Cuba superar el “famélico” botín de una bronceada —en poder justamente de la triplista Mabel Gay (14,29)— conseguido en la versión de suelo turco y ubicarse con solo seis atletas en la séptima plaza del medallero, antecedida por Estados Unidos (8-2-2), Rusia (3-2-0), Etiopía (2-2-1), Gran Bretaña (1-2-3), Jamaica (1-2-2) y Polonia (1-2-0). A continuación Granma les ofrece el resto de los monarcas dominicales: 60 c/v (m): Omo Osaghae (EUA-7,45 segundos); 60 metros: Shelly-Ann Fraser-Pryce (JAM-6,98); 800 (f): Chanelle Price (EUA-2:00.09 mi-nutos), (m): Mohammed Aman (ETI-1:46.40); 3 000 (f): Genzebe Dibaba (ETI-8:55.04), (m): Caleb Mwangangi (KEN-7:54.94); salto de longitud (f): Éloyse Lesueur (FRA-6.85); altura: Mutaz Essa Barshim (CAT-2.38); relevo 4×400 (f): Estados Unidos (3:24.83 minutos), (m): Estados Unidos (3:02.13).

Tomado del periódico Granma, versión digital, lunes 10/3/2014

Deporte

TIENE LA PALABRA DAYRON ROBLES


Dayron Roble, Campeón Olímpico y Mundial de 110 metros con vallas

Con la impunidad del quien cree que por tener el poder tiene la razón, las autoridades deportivas cubanas y principalmente de la Federación de Atletismo, juzgaron y se rasgaron la túnica de la pureza al hablar de Dayron Roble, una estrella deportiva de Cuba, que nos ha llenado de gloria y ha paseado con orgullo la bandera nacional, él está en Cuba aquí está la entrevista que dio a Carlos M. Álvarez del sitio ONCUBA, es bueno amplificar su voz, escuchar su versión y exigir que se le restituya sus derechos de hacer deporte, que es un derecho del pueblo del que él forma parte y al que nunca ha traicionado:

Dayron Robles: “Yo lo he dado todo por Cuba, pero lo que me resta por dar, me gustaría dárselo a Cuba también”

Por: Carlos M. Álvarez

Lo que puedo decir de Dayron Robles es lo siguiente: desborda el ímpetu del guerrero que equivocadamente han dado por muerto. Un hombre que se acostumbró desde bien temprano a largar por el carril cuatro, con todos los reflectores en su línea, y que ahora, si corre, lo hace por el ocho. Esta calma, sin embargo, según sus palabras, le hace bien. Lo único que lamenta es que no lo dejen en paz, que los duelos extradeportivos, sobre todo los duelos de los últimos meses, no lo dejen concentrarse a tiempo completo. Pero Dayron Robles no es tan viejo como la intensidad de los últimos años nos hace ver: su permanencia en boca de la gente, el constante rumor, las cientos de hipótesis que lo rondan. Dayron Robles tiene apenas veintisiete años, y con veintisiete años nadie está muerto.

Ahora, a media mañana, entrena. Yo espero. Robles sabe que estoy ahí, sabe que cuando termine el entrenamiento tendrá que sentarse en uno de los bancos de pesas de este gimnasio de Cojímar, y responderme un par de preguntas elementales sobre el tema que seguramente lo atormenta. Lo que no entiende, dice, es todo ese brete que se ha formado alrededor de su persona. No sé si llega a decir, hablando en tercera persona, que parece que Robles tiene azúcar, pero es lo que da a entender. Es un hombre carismático, es el hijo pródigo, finalmente descarriado. Fue a tomar la ballesta y le dijeron no, suelta eso, pero tampoco dejó que le pusieran la manzana en la cabeza.

Me dice que sus respuestas serán escuetas. Me dice que no tiene ganas de tratar el tema. Yo le digo que es mejor que hable, porque la gente, experta en aplicar refranes como si los refranes fueran la palabra de Dios, pudiera pensar que el que calla, otorga. Me dice que es cierto, pero aun así, pasará nuestra media hora de conversación midiendo todo el tiempo sus declaraciones, matizándolas, armando un puzzle que todavía se torna demasiado confuso. Cuando le menciono a Antúnez, cobra confianza, la voz le toma consistencia. Antúnez desde el Estado Mayor. Antúnez como un padre. Pero el guerrero es Dayron Robles, con su metro noventa y dos de altura y sus pinchos como arma. Un guerrero lozano y afable que viene de regreso, que está tocando la puerta, y que no le quieren abrir.

-Te hago la misma pregunta que a tu profesor. ¿Por qué regresan a La Habana?

-Regreso a La Habana porque soy cubano, pienso que nunca me fui. Salí  a trabajar. Salí a darle continuidad a lo que hago y a lo que no voy a dejar de hacer nunca, que es correr.

-Antes de correr en las Olimpiadas habías manifestado tu intención de retirarte, y unos meses después sales de Cuba y vuelves a las pistas. ¿Siempre estuvo en tu mente volver?

-Abril del 2012. Julita Osendi me hace una entrevista en la Loma de los Tres Picos, estaba entrenando allí. Yo digo que pensaba retirarme, pero luego dije también que si me volvía a inspirar, regresaba al equipo nacional. Después de los Juegos Olímpicos yo desaparecí. Realmente no hubo ningún acercamiento por parte de las autoridades del atletismo, de ningún lugar, ni siquiera para preguntar cómo marchaba la recuperación de la lesión que había tenido en Londres. Nadie vino a preguntarme nada y yo estaba esperando eso. Entonces decidí pedir la baja y seguir haciendo algunas cositas, aunque no entrenaba al cien por ciento. Pero bueno,  Santiago (Antúnez) me dijo que entrenáramos, que en definitiva la ley migratoria ya me amparaba y podía ir y trabajar y luego regresar al país sin ningún tipo de problemas. “Tú no le debes nada al Estado”, me dijo, “no perteneces a ningún organismo.” Y ahí no sé qué fue lo que pasó. Se complicaron las cosas no sé por qué, empezaron a hacer comentarios como si yo perteneciera al organismo, y yo no pertenecía al organismo. Era una cuestión legal, ya no formaba parte del equipo nacional, pero como cubano –según dice la ley, el deporte es derecho de todo el pueblo- yo puedo seguir compitiendo y entrenando sin estar en el equipo nacional.

-Sin embargo, en Turín saliste a correr…

-A nombre de nadie, yo salí por mi cuenta, yo ahí no competí a nombre de nadie. Salí como cubano en Torino, hoy mismo a mí me inscriben como cubano. Ahora, después que se formó el problema, que la IAAF dijo que no podía estar compitiendo sin el permiso de un club o una federación que me amparara, la Federación Francesa me dio la cobertura de competir por el club de Mónaco, lo cual tengo realmente que agradecer.

-Hace un rato me dijiste que te contratas porque te precisaron.

-Me contrato por Mónaco porque Cuba me cierra las puertas, y yo necesitaba correr. Yo necesitaba un club para terminar la temporada, para comprobar si podía estar a mi nivel. Por eso digo que estuve muy insatisfecho con lo que sucedió. Yo no me quería ir, en ningún momento dije que me quería ir a ningún lado. Incluso yo dije que quería seguir compitiendo por Cuba, pero lo que pasa es que empiezan a hacer los comentarios que se hicieron, y, repito, mi objetivo era correr.

-Tú pides la baja, y me estás diciendo que unos meses después quieres volver al equipo.

-Estoy dispuesto y siempre he estado dispuesto no a volver al equipo, sino a competir por Cuba. Yo no estoy pidiendo ninguna reinserción a ningún lado, yo no he hablado con nadie para que me reinserten en ningún sitio, ni nadie ha hablado conmigo, simplemente yo soy cubano, y si como cubano yo puedo competir, compito. Si no me lo permiten, igual voy a seguir compitiendo, por un club, por lo que sea. En definitiva, la ley dice que un cubano puede competir e incluso puede contratarse en el extranjero y venir a las competencias nacionales, eliminarse y hacer el equipo que vaya a determinado evento. Si se puede, felicidades. Yo estoy dispuesto, siempre he estado dispuesto, pero eso lo dice la ley, no lo digo yo. Eso lo dijo el Estado cubano el día 22 de septiembre del año 2013, por ende, yo creo que como cubano debo estar dentro de esa ley. ¿Qué pasa? Si llega un individuo y dice que no se puede, ya eso es un problema de ese individuo, ya no es un problema mío, yo estoy dispuesto y siempre he estado dispuesto.

-¿Ese individuo es Juantorena?

-No sé si será Juantorena o el comisionado, no me interesa personalizar, porque nunca ha sido mi objetivo, nunca he tenido un problema con ninguno de los directivos en ese sentido. Si ellos lo han tenido conmigo, bueno…

-Tu regreso a La Habana es de alguna manera una señal de disposición, un aviso.

-Es que yo tengo que regresar a La Habana porque aquí está mi familia, aquí está todo lo mío.

-Es lo que se entiende de las declaraciones de Antúnez: la disposición de ambos.

-Por qué no, si estamos aquí,

-Qué decepciones hubo antes de Londres.

-Mil problemáticas. Primero, los problemas que tuve con el Comisionado anterior, que fueron decepcionándome, problemas de personalidad que tenía él y que se reflejaron en los atletas, cosas que no tenían por qué haber sido así, porque yo he sido una persona muy respetuosa, jamás había tenido un problema con nadie.

-Cómo se llamaba el Comisionado anterior.

-Esteban Brice.

-¿Me puedes relatar que pasó?

-Tuvimos varios problemas, varios encontronazos, cosas que pasaron y al final no creo que valga la pena recordar.

-¿Tienes dentro del atletismo fama de rebelde?

-Puede ser que sí, y puede ser que esa fama haya influido también en que tomen mi caso como algo personal.

-¿A qué se debe esa fama?

-Yo pienso que por hablar las verdades, los problemas que surgían. Eso influyó quizás en que dijeran que éramos bocones. Si hay una problemática, no tengo por qué quedarme callado. Al contrario, tengo que abogar para que se resuelva. Hoy por hoy el país aboga por eso. Entonces no, ellos querían que me quedara callado

-¿Qué verdad hablaste, por ejemplo?

-Decir en una entrevista que no había materiales para recuperarse, un ejemplo hipotético que te pongo. Pero eso no le he dicho solo yo, eso lo han dicho muchos atletas. No sé por qué repercutía tanto que lo dijera yo.

-La gente comenta que alguien como tú, Campeón Olímpico y hasta hace un año recordista mundial, no tenía casa en La Habana, varios problemas materiales sin resolver.

-Mira, eso no determinó nada. Yo no tenía casa, cierto, y lo que pedí fue un terreno para construirla. Lo que dijo Juantorena el otro día, que me iban a dar una casa, jamás yo lo supe. ¿Me lo van a decir ahora? A mí sí me dieron una casa en Guantánamo, que me la dio el Secretario del Partido de la provincia, Torres Iriba, y me la dieron no después de los Juegos Olímpicos, me la dieron después de los Juegos Panamericanos.

-También se comentaba que te debían dinero.

-El dinero. En 2010 tuvimos unas reuniones porque el dinero no se pagaba, y nos dijeron que después de abril tendrían que pagarle el quince por ciento de los premios al atleta y el cuatro por ciento al entrenador. Juantorena dijo que no se me debía ningún dinero. Fíjate, yo no quiero ningún dinero. Hace rato que yo pasé esa página. Pero ellos saben que dinero del 2007, del 2008, y parte del 2009, no se pagó porque se perdieron los papeles. Pero ya te digo, no me interesa ningún dinero. Esto no lo hago por economía, lo hago por mi carrera, porque quiero seguir corriendo tranquilo y sin estrés.

Me alegro de la decisión del estado cubano, que les estén dando oportunidades a muchísimos atletas para que compitan en otros clubes y sigan aquí. Además, hay muchos que están afuera y no han dejado de defender al país, y han querido competir por Cuba. Yo le doy gracias a los directivos del deporte y al estado cubano porque tomaron esa sabia decisión. El otro día escuchaba un cable de Tony (Castro) donde decía que quería la reunificación del monstruoso equipo de béisbol que tenemos. Eso sería fantástico, pero habría que llevarlo a todos los deportes.

-El voleibol.

-No, no voy a hablarte del voly, que es impresionante lo que tenemos. En balonmano hay muchos buenos por ahí, en atletismo. Ojalá se sentaran a analizar eso.

-Volvamos a ti. Seguramente sabías que tu carrera en Turín iba a provocar una reacción de la Federación Cubana de Atletismo.

-Sí, lo sabía.

-Háblame de eso.

-Lo que nunca pensé que fuera de esa forma. Yo pensaba que me iban a llamar, que me iban a decir que no podía ser así, pero no que me iban a decir tantas cosas, como si yo estuviera ofendiendo a alguien. Creo que se tomaron determinaciones incorrectas cuando se dijo que yo le había pedido a la Federación Francesa nacionalizarme. En ningún momento quise ni pedí eso. No he hablado con nadie para irme a ningún sitio, simplemente me cerraron una puerta, y la IAAF me llamó y me dijo que si en determinado tiempo no pertenecía a un club, no podía competir

-Pero yo recuerdo haber leído declaraciones donde se insinuaba que tú no le cerrabas las puertas a otras Federaciones.

-Yo quiero competir en mundiales, quiero competir en Olimpiadas, en todas las que pueda. Si fuera por Cuba, estaría completamente realizado. Si me cerraran esa puerta, voy a seguir compitiendo por clubes, en Ligas de Diamantes, en todos los sitios que se pueda competir. Lo de competir en Mundiales y en Olimpiadas habría que verlo más adelante, habría que sentarse, habría que analizar, pero ahora te digo lo que le dije a otros periodistas, hay que esperar.

-¿Si, digamos, de aquí a dos años la Federación Cubana no te acoge nuevamente, te nacionalizarías?

-Yo voy a correr, vamos a ver. No te puedo dar esa seguridad, como no se la he dado a nadie, ¿me entiendes? Yo voy a correr, yo voy a intentar correr y buscar mi nivel, mi nivel está en competir, y yo voy a competir, lo demás ya veremos.

-Hablábamos de tu retiro después de Londres, pero ya desde el 2010 tú habías pedido la baja. ¿Por qué?

-Yo estuve estresado por muchísimas cosas, por un tratamiento que no era el más correcto.  No soy quien para decir cómo funcionan los directivos, pero sí puedo decirte que el respeto a los atletas pudo haber sido muchísimo mejor. ¿O por qué yo, que era un muchacho de veintitrés años, quería irme del equipo?

-¿Cuánto ganabas tú?

-300 cuc al mes y 500 pesos cubanos, eso  era lo que me pagaban, y me lo quitaron cuando llevaba veinte días afuera, porque supuestamente me había ido.

-¿Qué tienes que aclarar con relación al rumor de que tus lesiones eran fingidas?

-Que eso es una falta de respeto de Juantorena, y de todo aquel que haya dicho que mis lesiones eran falsas. Yo, en Berlín, me lesioné antes del mundial, me lesiono entrenando en Guadalajara, y voy al mundial lesionado y corro una carrera. Intenté en la otra y no pude. Yo no podía en Berlín. Corrí infiltrado, y Juantorena estuvo ahí, que es lo que no entiendo, que ahora se ponga a hablar. No es ni siquiera algo personal, pero tengo que recordar estas cosas. Juantorena estuvo en casi todas las ecografías que me hicieron, él veía todo. En la de Londres estuvo Tony, todo el tiempo. Me apoyó muchísimo, me ayudó, para que entonces Juantorena venga a faltarle el respeto a Tony, a Álvarez Cambras. Eso estuvo mal de su parte, y de los medios que lo amplificaron.

-¿Tú corriste en Londres con todo el ánimo?

-En Londres, para hablarte con toda claridad, adquirí mi ánimo cuando corrí 13.10 en la semifinal. Nosotros incluso habíamos pensado no participar en los Juegos Olímpicos, porque no me recuperaba. Yo me lesioné el día 2 de junio la pierna de ataque, entrenado aquí en La Habana. Entonces empezamos a hacer un tratamiento en el Frank País, luego decidimos irnos para España y seguir allá, Seguimos entrenando, pero yo estaba muy confuso, mi cabeza estaba muy mal, me decía: “Dios mío, esto qué cosa es.”

Voy a los Juegos Olímpicos y me voy mejorando, y ahí, en la semifinal, corro 13.10, y me digo: “estoy entero, a mí hay que matarme aquí”, pero entonces en la final me lesiono la otra pierna, no la que se me había lesionado antes, recuerda que yo no fui al Mundial bajo techo porque me lesioné en Estocolmo, en el mitin del globo bajo techo. La historia de las lesiones es larga, pero decir que yo las fabricaba es mentira. Todo eso es mentira.

-¿Después del retiro de Londres, no hubo intención de diálogo?

-Nunca hubo la intención de un diálogo, ese diálogo no existió, por eso yo me quedo frío a partir de las declaraciones de Juantorena, y digo Juantorena porque fue la voz, es decir, fue la persona que da la cara por el movimiento deportivo y que se pone a decir que a Dayron Robles lo expulsaron de la Federación Cubana. Cómo iba a ser expulsado, si yo había pedido la baja ya, que la tengo firmada en mi casa.

Déjame hacerte esta anécdota. Recuerdo que fui al Marrero, al memorial Blas Beato, una competencia que organiza Ana Fidelia (Quirot), una competencia muy buena con los niños de Ciudad de La Habana. Yo estuve ahí, y estuvo Juantorena, y Juantorena me preguntó si estaba quemando, que es como decir si estaba entrenando, y le digo que sí, que estaba haciendo algo para seguir en forma. Ese fue el único acercamiento que tuve yo con la federación después de pedir mi baja. Te estoy hablando de enero, y yo me fui de Cuba el 5 de junio.

-Si después de Londres el tratamiento hubiese sido distinto…

-Quién sabe, eso no te lo puedo decir porque no pasó. No pasó.

-Háblame de Daegu.

-Una experiencia bastante amarga de mi carrera deportiva. Dos veces choqué yo en Daegu. Primero en 2010, con David Oliver, que se desbalanza en la primera valla. Al año siguiente choco con el chino, porque no somos máquinas, porque estamos en áreas limitadas, pero no hay una pared ni una cerca que te impida correrte de un lado para el otro.

-Yo vi el video, lo tengo en mi laptop, y si te soy sincero, me parece que agarras a Xiang. ¿Qué tienes que decir?

-Que tienes que ver otros videos para que analices que mi mano siempre va en esa posición.

-¿Te parece que fuiste descalificado injustamente?

-Según la ley de la IAAF, hubo obstrucción, y si hay obstrucción, te tienen que descalificar. Claro que eso ha pasado en otras ocasiones y no han descalificado a nadie.

-Pero se ve cómo el chino frena.

-¿Y yo no me frené también? Yo también me freno.

-Cuando sentiste el choque, ¿qué pensaste?

-Que tenía que seguir.

-Pero cuando entras de primero te llevas las manos a la cabeza, como lamentándote.

-Porque había sentido el choque, pero no me enteré de la descalificación hasta el final, y es el propio Xiang quien me dice que no aparezco.

-¿Y cuando Merrit te rompe el record?

-Yo sé que los records están para romperse, y esperaba que de un momento a otro pasara, pero no pensé que fuera por siete centésimas.

-¿No hubo dolor?

-Frustración. Era el final de la temporada, y ya no podía hacer nada.

-Año nefasto el 2012.

-Nefasto, sí, fue un año nefasto.

-¿Estas siete centésimas te parecen imposible?

-No imposible, pero hay que trabajar.

-No bajas de trece segundos desde el 2008. ¿Las circunstancias externas han determinado?

-Todo esto ha influido. Las lesiones, las distracciones, no me pude emplear a fondo, en todos estos años he entrenado a media máquina, como se dice.

-¿Y cuándo rompiste el récord tú?

-En aquel momento el médico me decía que yo iba a romper el récord  y todavía no había llegado a mis límites. Yo rompí el récord en un momento en el que se decía que iba a perder la forma. Después seguí corriendo, incluso en París corrí 12.88, siempre divirtiéndome. Y en los Juegos Olímpicos corrí 12.93, sin apuros, porque Antúnez me había dicho que me cuidara de la lluvia. Pero el récord del mundo es lo más grande que yo he sentido.

-Con qué te quedas. ¿Con Beijing o con el récord?

-Con los dos. Los dos me ayudaron a tener un nombre y a ganarme el respeto de mis contrarios. Los dos forman parte de la historia de Dayron Robles.

-¿Te ves corriendo por Cuba?

-Ojalá alguien analice. Lo que hice no fue por una cuestión económica, que se ha confundido. Yo estoy buscando mis propios retos, y si me dejaran competir por aquí, sería fenomenal, porque yo lo he dado todo por Cuba, pero lo que me resta por dar, me gustaría dárselo a Cuba también.

Deporte

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi