Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Deporte

PINAR DEL RÍO, CAMPEÓN NACIONAL DE LA PELOTA CUBANA

A noche ellos lo disfrutaron como todos los cubanos, fue un juego tenso, emotivo, con las fallas habituales de la presión, pero jugado con garra por los dos equipos, casi pudiera decir que era toda Cuba con Pinar del Río, porque el polémico mentor de Matanzas, Víctor Mesa, no goza de muchas simpatías en otras gramas por el hecho extradeportivo de su carácter explosivo y despótico, con atletas y autoridades deportivas, su personalismo y un egocentrismo que crea tensión en los atletas que dirige, que a la hora buena, no saben que puede querer su director.
El eterno segundo lugar de la pelota cubana, tendrá que moldear su forma de hacer y ser porque para fraseando a Martí: “Un equipo deportivo no se dirige como se dirige un campamento militar”… y de eso los cubanos estamos hasta el último pelo.
Por lo demás fue un buen campeonato, urgido de cambios, mejoría de los equipos, actualización y modernización de los sistemas de entrenamiento, mejoramiento de los terrenos deportivos donde se juega, más inversión en este deporte que es el PASATIEMPO NACIONAL, la creación de una organización de árbitros, con autoridad, donde el poderoso Comisionado de Beisbol, no pueda ir contra las reglas que ellos mismos aprobaron y la apertura a iniciativas, colaboraciones e inserciones de atletas cubanas en ligas foráneas, en aras de su mejoramiento como atletas y de sus ingresos económicos, lo demás vendrá con el juego diario:

¡EXQUISITO AROMA DE CAMPEONATO!
Los Vegueros pinareños superaron a los Cocodrilos yumurinos, y conquistaron la décima corona para la provincia, segunda con más títulos en Series Nacionales
Aliet Arzola Lima
Periódico Granma, 17/4/2014
MATANZAS.—Por el Valle del Yumurí caminaba un temible aguacero cerca del mediodía, pero, afortunadamente, tomó otro rumbo y la Ciudad de los Puentes se salvó de la lluvia, aunque en la noche una nube espesa cubrió la urbe yumurina…, una nube de exquisito aroma tabaquero.
Los Vegueros pinareños aventajaron a los Cocodrilos matanceros nueve carreras por seis en la final de la pelota cubana y se coronaron monarcas de la 53 Serie Nacional, el décimo título para la provincia en los clásicos de las bolas y los strikes.
En materia de béisbol, la noche comenzó con un Roel Santos que voló por las bases y pisó la goma tras un triple del intermedista David Castillo, uno de los hombres más oportunos del Tsunami en la postemporada. Ese fue el principio del match decisivo, el despunte definitivo de los pativerdes rumbo a la consolidación de Vueltabajo en el segundo lugar histórico de nuestros campeonatos, solo por detrás de la capital.
Después, presenciamos un juego de tirones, en el que la marea roja supo reaccionar y aprovechar los fallos de la defensa contraria, sobre todo el torpedero Luis Alberto Valdés y el receptor Lorenzo Quintana, erráticos en jugadas con evidentes posibilidades de out.
Pero la vida ofrece segundas oportunidades, y tanto Valdés como Quintana aprovecharon el chance de redimirse con enormes batazos, el primero con los ángulos congestionados para dar decisiva ventaja en el sexto episodio, y el segundo con la clásica puntilla en el noveno, con vuelacercas que enfrió las gradas del Girón.
Valdés, un joven tranquilo que previo al choque camina en silencio por el dogout y se sienta en la esquina opuesta a la batera, fue, sin dudas, la estrella ofensiva del choque, con cinco remolques que reafirman su afinidad con el estadio matancero, donde conectó par de bambinazos con cinco anotadas y ocho impulsadas en la campaña regular.
El otro que escribió su enésima página dorada en la presente lid fue el serpentinero Yosvani Torres, jugador Más Valioso, líder de la rotación, ganador de 18 partidos y figura inspiradora de la novena vueltabajera. El diestro de Minas de Matahambre, como el primero, manifestó el orgullo de coronarse por segunda vez en su carrera y reconoció el peso tremendo de Alfonso Urquiola en la conducción del plantel, sobre la base de la sencillez, la humildad, la profesionalidad y la entrega.
AL HABLA CON URQUIOLA
El mentor de los Vegueros enfatizó en la importancia del apoyo de la afición, coronada también con actitud disciplinada, tanto en predios ajenos como en el fortín del Capitán San Luis, donde disfrutó con su equipo, trató a los contrarios con respeto, creatividad y originalidad.
Urquiola, además, detalló el camino recorrido de cara al trofeo. “Yo siempre he sido optimista. Cada vez que me decido a dirigir un equipo es porque tiene las condiciones para vencer los objetivos que nos trazamos. En este caso nos propusimos ir por etapa, clasificar entre los ocho, después entre los cuatro y, por último, llegar a la final y ganarla”. En otro orden, dio todo el crédito a sus discípulos. “El reconocimiento se lo llevan los muchachos, ellos supieron levantar una serie semifinal muy intensa contra Industriales, conjunto que exige muchísimo por su experiencia en estas fases. Después, sin descanso, y también frente a un rival que no ofrece respiro, dieron la cara y vencieron gracias a la garra de varios jugadores, sin obviar el gran trabajo de los lanzadores, tanto los experimentados como los novatos, parte importantísima de nuestro galardón”.
De esta forma se despide la 53 Serie Nacional, con un epílogo de altura entre dos novenas de mucho ímpetu, porque Matanzas también entregó la vida en el terreno, liderados por el manager Víctor Mesa, que los alentó en cada instante a no rendirse y luchar siempre, justo lo que hicieron sus discípulos, que vendieron bien caro el revés.

Deporte

MARTÍ HABLANDO DE PELOTA


Yo sé que hay muchos, de aquí y de allá, que desean que enterremos a Martí, a mi por el contrario me gusta desempolvarlo para mostrar su versatilidad temática, la frescura y actualidad de sus opiniones y hasta la valentía para expresar criterios, sin pensar en consecuencias, cosa que hoy muchos no asumen al escribir.

Martí no es un bandera para flamearla ante las campañas mediáticas de dentro y fuera, es un intelectual de a pie que vivió su tiempo y se empeñó en mostrarnos al ser humano, hacer que nos viéramos en ese espejo que somos nosotros mismos y no solo que imagináramos la persona que quisiéramos ser.

Por eso lo traigo en el tema más cotidiano para el cubano, la pelota, el beisbol sacrosanto del que quisiéramos ser los inventores, aunque nos duela hasta la médula no poder blasonar de ser los mejores en el deporte de nuestros amores.

Empecemos por esta breve frase, escrita como al vuelo y que nos deja ver el asombro del beisbol como fenómeno de masas allá por los últimos años del siglo decimonónico: (…) Dicen que irán treinta mil almas al juego de pelota, (…)”[1], observen que Martí llama pelota al juego, tal y como el cubano de hoy llama al beisbol y que conste que tal manejo del término es muy del siglo XX entre nosotros.

Pero no es esta una nota ocasional, ya antes había escrito para una de sus crónicas sobre la sociedad norteamericana:

(…) Si se mira a la calle por la tarde, no se ven sino mozos robustos que andan a buen paso, para cambiar sus trajes de oficio por el vestido de paseo, con que han de lucir a la novia, o el del juego de pelota, que aquí es locura, en la que se congregan por parques y solares grandes muchedumbres”[2]

También nos demuestra que no es solo curiosidad, conoce el juego y de haberse detenido muchas veces a contemplar los reñidos partidos de beisbol en el New York de su época. Acoto esta curiosa nota al referirse al lanzador (picher) de un equipo de pelota, al que por cierto nombra como “tirador”, término que no utilizamos para esta importante figura del beisbol pero que se aviene a su función principal de tirar la pelota para que batee el equipo contrario: “(…) en Yale tenemos un gran tirador de pelota, que gana siempre, porque antes de entrar en el juego, reza”[3]

Ahora traigo el fragmento más controversial escrito por José Martí sobre el beisbol, el que ha hecho decir a muchos que no gustaba de este juego, que no lo entendía y que opinaba por lo que leía, veamos:

“(…) sin que en lugar alguno falte una asamblea, ya de clérigos protestantes, (…) ya de jugadores de pelota, que es juego desgraciado y monótono que perturba el juicio, y como todos los demás, como las regatas, como los pugilatos, como las carreras, como cuanto estimula la curiosidad, las apuestas, y el amor natural del hombre a lo sobresaliente, aun en la fuerza física y el crimen, privan aquí tanto en verano, que para dar cuenta de quién recorrió el cuadro más veces o tomó más la pelota en el aire, publican los periódicos de nota al oscurecer, una edición extraordinaria. (…)”[4]

Un juicio contundente al que no falta razón y actualidad, aunque amemos mucho al beisbol y al deporte en general, por último quiero citar mi fragmento favorito, ese que me deja ver al poeta que es Martí, al cubano que entiende de beisbol y que le rinde homenaje con una de las jugada más difíciles para el receptor de pelota, figense en el modo de llamar a este jugador, “encuclillado”, en referencia su posición defensiva; vayan estas palabras de José Martí como un homenaje a los grandes cacher que ha tenido la pelota y en especial a mi admirado Pestano, maestro en la conducción de los lanzadores y del juego, valiente y oportuno en su bateo y su defensa:

“La población está de vuelta en las casas. ¿Qué yacht triunfó en la regata? ¿Qué peloteros ganaron, los de Nueva York, que tienen el bateador que echa la pelota más lejos, o los de Chicago, cuyo campeador es el primero del país, encuclillado fuera del cuadro, mirando al cielo, para echarse con ímpetu de bailarín o coger en la punta de los dedos la pelota que viene como un rayo por el aire”[5]


[1] La Nación. Buenos Aires, 17 de noviembre de 1888. Tomo 12. Obras Completas de José Martí. 1975

[2] El Liberal de México, 13 de junio de 1886. “Otras Crónicas de Nueva York”, José Martí. Compilador Ernesto Mejías. La Habana, 1983.

[3] La Nación. Buenos Aires 17 de mayo de 1886.Tomo 11. Obras Completas de José Martí. 1975

[4] El Partido Liberal. México, 1887. Tomo 11. Obras Completas de José Martí. 1975

[5] Escenas neoyorquinas, en Anuario del CEM, 1979

Deporte, José Martí

MACANAZO, NO JONRÓN, EN PALABRAS DE MARTÍ



Por estos día de play off en la pelota cubana cuando cuatro equipos disputan las semifinales[1], vienen a mi mente los modismos adoptados por los cubanos desde finales del siglo XIX para nombrar a este juego que no lo inventamos nosotros, pero está en nuestra idiosincrasia con tal fuerza que ya hasta hemos querido ver su origen en el juego con pelota que practicaban de modo ritual los aborígenes de la isla, sin tener en cuenta que no se bateaba, ni había bases, ni un terreno delimitado, como si lo tiene otros deportes con pelotas de raíces europeas y devenido en la base de “base boll” ese que luego se transformó en “beisbol” y que para todos los cubanos es LA PELOTA.

Aún hoy la mayoría de los vocablos del juego de pelota son los propios del inglés, HIT es el golpe limpio a la bola que nadie puede coger, pero en Cuba puede ser un “incogible”, “imparable” o simplemente ¡Ji!, que es como suena al oído del parlante criollo.

Las bases en el beisbol son cuatro, las tres primeras numeradas en los ángulos de un cuadrado, que empieza y termina en el “HOME” un pentágono de madera incrustado en la cuarta esquina y que es la meta anhelada de todo jugador de beisbol cuando estás a la ofensiva.

Para los cubanos la Primera, es solo eso, pero la segunda puede ser “la intermedia” y la tercera, la “esquina caliente”, por la cantidad y solidez de batazos que por ahí se dirigen; y el home en la “goma” en el centro de los dos cuadrados de cal que delimitan la zona de bateo de los atletas a la ofensiva.

Hay un batazo que es, a no dudarlo el que todos quieren dar, el jonrón, “vuela cerca”, “bambinazo”, que le permite al bateador corredor darle la vuelta al cuadro, todo un espectáculos, más emocionante que el “GOL” y decididamente la jugada que más quiere hacer un pelotero.

Quiero traerle una cita martiana acerca de este “juego nuestro”, allá a finales del siglo XIX, cuando el pudo presenciar partidos de beisbol, de aquellos tiempos románticos en que el atleta era un héroe y no una mercancía:

«Ni los juegos de pelota han interesado tanto este año, aunque hay peloteros que han dejado la universidad para pelotear como oficio, porque como abogados o médicos, los pesos serían pocos y les costarían mucho trabajo, mientras que por su firmeza para recibir la bola de lejos, o la habilidad para echarla de un macanazo a tal distancia que pueda, mientras la devuelven, dar la vuelta el macanero a las cuatro esquinas del cuadrado en que están los jugadores, no sólo gana fama en la nación, enamorada de los héroes de la pelota, y aplausos de las mujeres muy entendidas en el Juego, sino sueldos enormes, tanto que muchos peloteadores de éstos reciben por sus dos meses de trabajo, más paga que un director de banco, o regente de universidad, o secretario de un departamento en Washington. »(337)[2]

Junto a la crítica oportuna por la profesionalización del deporte, la originalidad de llamar MACANAZO al jonrón, un cubanismo beisbolero muy martiano por aquello de la semejanza del bate de beisbol con la macana de los aborígenes cubanos.


[1] Matanzas, Villa Clara, Industriales y Pinar del Río

[2] La Nación. Buenos Aires, 25 de agosto de 1888 .Tomo 13. Obras Completas de José Martí. 1975

Deporte, José Martí

ENTRE CIELO Y TIERRA, LA PÉRTIGA DE YARISLEY SILVA


Cuba inaugura su medallero mundial este año 2014 con medallas de los tres colores, gracias a la actuación de la garrochista Yarisley Silva y los triplistas Ernesto Reve, (plata) y Pedro Pablo Pichardo (bronce), todos en el Mundial de Atletismo bajo techo que se efectuó en Sopot, Polonia. Esta es la noticia, abrir temprano la cuenta y acumular buenos resultados, para un deporte cubanos que está muy cuestionado por sus carencias económicas, la necesidad de “cambios radicales” y la renovación de una infraestructura logística y metodológica, que esté a la altura de sus atletas.

Harold Iglesias Manresa

Confirmado, la pertiguista cubana Yarisley Silva continúa dejando su estela entre las grandes. Esta vez la Arena Ergo, sede del XV Mundial bajo techo de atletismo, atestiguó su oro, sin importar rivales ni marcas previas. Fue 4,70 metros la altura mágica para la pinareña de 26 años, actuación que combinada con la plata del triplista Ernesto Revé (17,33) y el bronce de su homólogo Pedro Pablo Pichardo (17,24) catapultaron a Cuba hasta el séptimo lugar del medallero entre 587 atletas de 141 países en concurso.

Cinco saltos necesitó Silva —su secuencia tuvo un único desliz sobre 4,65— para demostrar que entre cielo y tierra este domingo se situaron ella y su garrocha. Así borró de golpe la imagen de su incursión precedente en Estambul 2012, cuando finalizó séptima con 4,55. Ahora relegó a la rusa Anzhelika Sidorova y la checa Jirita Svobodová (sendas platas) y la brasileña Fabiana Mürer (bronce), todas con idéntica marca de 4,70, pero necesitadas de un mayor número de intentos.

“Este oro significa mucho para mí, es un sueño que yo anhelaba y logré cumplir. Da fe de mi estabilidad y progresión. Afronté los entrenamientos con irregularidad y una serie de deficiencias técnicas. Llegué acá con incertidumbre, pero hoy me sentí muy segura” declaró rebosante de emoción al término de la prueba.

El desenlace la confirma como una de las exponentes más estables de su modalidad. La clarinada la dio con el quinto escaño en el Mundial de Daegu 2011 amparada en 4,70. Luego llegarían su cetro en los Panamericanos de Guadalajara (4,75), la plata olímpica en Londres 2012 (4,75), su tope personal de 4,90 y el bronce en la cita universal de Moscú 2013 (4,82).

En el triple, a pesar de la plata de Revé y el bronce de Pichardo, las emociones no fueron las mismas. Primero les superó in extremis el ruso Lyukman Adams (17,37) en su sexto salto y de paso se instaló en la cima de la campaña, segundo por el hecho de que Pichardo salía con cartel de favorito y hasta los dos estirones finales no encontró su ritmo. Su secuencia así lo evidencia (16,73- X- 16,73- 16,81- 17,18- 17,24). Revé solo tuvo tres oportunidades muy bien aprovechadas. Calibró en el estirón inicial con 15,78 y luego sus pinchos anclaron en 17,33. Lo lamentable para él fue abandonar la competencia tras lesionarse en su tercera ejecución.

De cualquier manera la dupla de saltamontes antillanos en su estreno techado al máximo nivel refrendó la casta de nuestra escuela de triple salto y se convirtió en la quinta pareja en agenciarse doblete de podio, condición ajena a cualquier otra nación y antes lograda por Lázaro Betancourt (17,15) y Lázaro Balcindes (16,83) en París 1985; Jorge Reyna (17,41) y Juan Miguel López (17,28) en Budapest 1989; Yoel García (17,30) y Aliécer Urrutia (17,27) en París 1997, y Yoandri Betanzos (17,69) y Arnie David Giralt (17,36) en Doha 2010.

Esos rendimientos le permitieron a Cuba superar el “famélico” botín de una bronceada —en poder justamente de la triplista Mabel Gay (14,29)— conseguido en la versión de suelo turco y ubicarse con solo seis atletas en la séptima plaza del medallero, antecedida por Estados Unidos (8-2-2), Rusia (3-2-0), Etiopía (2-2-1), Gran Bretaña (1-2-3), Jamaica (1-2-2) y Polonia (1-2-0). A continuación Granma les ofrece el resto de los monarcas dominicales: 60 c/v (m): Omo Osaghae (EUA-7,45 segundos); 60 metros: Shelly-Ann Fraser-Pryce (JAM-6,98); 800 (f): Chanelle Price (EUA-2:00.09 mi-nutos), (m): Mohammed Aman (ETI-1:46.40); 3 000 (f): Genzebe Dibaba (ETI-8:55.04), (m): Caleb Mwangangi (KEN-7:54.94); salto de longitud (f): Éloyse Lesueur (FRA-6.85); altura: Mutaz Essa Barshim (CAT-2.38); relevo 4×400 (f): Estados Unidos (3:24.83 minutos), (m): Estados Unidos (3:02.13).

Tomado del periódico Granma, versión digital, lunes 10/3/2014

Deporte

TIENE LA PALABRA DAYRON ROBLES


Dayron Roble, Campeón Olímpico y Mundial de 110 metros con vallas

Con la impunidad del quien cree que por tener el poder tiene la razón, las autoridades deportivas cubanas y principalmente de la Federación de Atletismo, juzgaron y se rasgaron la túnica de la pureza al hablar de Dayron Roble, una estrella deportiva de Cuba, que nos ha llenado de gloria y ha paseado con orgullo la bandera nacional, él está en Cuba aquí está la entrevista que dio a Carlos M. Álvarez del sitio ONCUBA, es bueno amplificar su voz, escuchar su versión y exigir que se le restituya sus derechos de hacer deporte, que es un derecho del pueblo del que él forma parte y al que nunca ha traicionado:

Dayron Robles: “Yo lo he dado todo por Cuba, pero lo que me resta por dar, me gustaría dárselo a Cuba también”

Por: Carlos M. Álvarez

Lo que puedo decir de Dayron Robles es lo siguiente: desborda el ímpetu del guerrero que equivocadamente han dado por muerto. Un hombre que se acostumbró desde bien temprano a largar por el carril cuatro, con todos los reflectores en su línea, y que ahora, si corre, lo hace por el ocho. Esta calma, sin embargo, según sus palabras, le hace bien. Lo único que lamenta es que no lo dejen en paz, que los duelos extradeportivos, sobre todo los duelos de los últimos meses, no lo dejen concentrarse a tiempo completo. Pero Dayron Robles no es tan viejo como la intensidad de los últimos años nos hace ver: su permanencia en boca de la gente, el constante rumor, las cientos de hipótesis que lo rondan. Dayron Robles tiene apenas veintisiete años, y con veintisiete años nadie está muerto.

Ahora, a media mañana, entrena. Yo espero. Robles sabe que estoy ahí, sabe que cuando termine el entrenamiento tendrá que sentarse en uno de los bancos de pesas de este gimnasio de Cojímar, y responderme un par de preguntas elementales sobre el tema que seguramente lo atormenta. Lo que no entiende, dice, es todo ese brete que se ha formado alrededor de su persona. No sé si llega a decir, hablando en tercera persona, que parece que Robles tiene azúcar, pero es lo que da a entender. Es un hombre carismático, es el hijo pródigo, finalmente descarriado. Fue a tomar la ballesta y le dijeron no, suelta eso, pero tampoco dejó que le pusieran la manzana en la cabeza.

Me dice que sus respuestas serán escuetas. Me dice que no tiene ganas de tratar el tema. Yo le digo que es mejor que hable, porque la gente, experta en aplicar refranes como si los refranes fueran la palabra de Dios, pudiera pensar que el que calla, otorga. Me dice que es cierto, pero aun así, pasará nuestra media hora de conversación midiendo todo el tiempo sus declaraciones, matizándolas, armando un puzzle que todavía se torna demasiado confuso. Cuando le menciono a Antúnez, cobra confianza, la voz le toma consistencia. Antúnez desde el Estado Mayor. Antúnez como un padre. Pero el guerrero es Dayron Robles, con su metro noventa y dos de altura y sus pinchos como arma. Un guerrero lozano y afable que viene de regreso, que está tocando la puerta, y que no le quieren abrir.

-Te hago la misma pregunta que a tu profesor. ¿Por qué regresan a La Habana?

-Regreso a La Habana porque soy cubano, pienso que nunca me fui. Salí  a trabajar. Salí a darle continuidad a lo que hago y a lo que no voy a dejar de hacer nunca, que es correr.

-Antes de correr en las Olimpiadas habías manifestado tu intención de retirarte, y unos meses después sales de Cuba y vuelves a las pistas. ¿Siempre estuvo en tu mente volver?

-Abril del 2012. Julita Osendi me hace una entrevista en la Loma de los Tres Picos, estaba entrenando allí. Yo digo que pensaba retirarme, pero luego dije también que si me volvía a inspirar, regresaba al equipo nacional. Después de los Juegos Olímpicos yo desaparecí. Realmente no hubo ningún acercamiento por parte de las autoridades del atletismo, de ningún lugar, ni siquiera para preguntar cómo marchaba la recuperación de la lesión que había tenido en Londres. Nadie vino a preguntarme nada y yo estaba esperando eso. Entonces decidí pedir la baja y seguir haciendo algunas cositas, aunque no entrenaba al cien por ciento. Pero bueno,  Santiago (Antúnez) me dijo que entrenáramos, que en definitiva la ley migratoria ya me amparaba y podía ir y trabajar y luego regresar al país sin ningún tipo de problemas. “Tú no le debes nada al Estado”, me dijo, “no perteneces a ningún organismo.” Y ahí no sé qué fue lo que pasó. Se complicaron las cosas no sé por qué, empezaron a hacer comentarios como si yo perteneciera al organismo, y yo no pertenecía al organismo. Era una cuestión legal, ya no formaba parte del equipo nacional, pero como cubano –según dice la ley, el deporte es derecho de todo el pueblo- yo puedo seguir compitiendo y entrenando sin estar en el equipo nacional.

-Sin embargo, en Turín saliste a correr…

-A nombre de nadie, yo salí por mi cuenta, yo ahí no competí a nombre de nadie. Salí como cubano en Torino, hoy mismo a mí me inscriben como cubano. Ahora, después que se formó el problema, que la IAAF dijo que no podía estar compitiendo sin el permiso de un club o una federación que me amparara, la Federación Francesa me dio la cobertura de competir por el club de Mónaco, lo cual tengo realmente que agradecer.

-Hace un rato me dijiste que te contratas porque te precisaron.

-Me contrato por Mónaco porque Cuba me cierra las puertas, y yo necesitaba correr. Yo necesitaba un club para terminar la temporada, para comprobar si podía estar a mi nivel. Por eso digo que estuve muy insatisfecho con lo que sucedió. Yo no me quería ir, en ningún momento dije que me quería ir a ningún lado. Incluso yo dije que quería seguir compitiendo por Cuba, pero lo que pasa es que empiezan a hacer los comentarios que se hicieron, y, repito, mi objetivo era correr.

-Tú pides la baja, y me estás diciendo que unos meses después quieres volver al equipo.

-Estoy dispuesto y siempre he estado dispuesto no a volver al equipo, sino a competir por Cuba. Yo no estoy pidiendo ninguna reinserción a ningún lado, yo no he hablado con nadie para que me reinserten en ningún sitio, ni nadie ha hablado conmigo, simplemente yo soy cubano, y si como cubano yo puedo competir, compito. Si no me lo permiten, igual voy a seguir compitiendo, por un club, por lo que sea. En definitiva, la ley dice que un cubano puede competir e incluso puede contratarse en el extranjero y venir a las competencias nacionales, eliminarse y hacer el equipo que vaya a determinado evento. Si se puede, felicidades. Yo estoy dispuesto, siempre he estado dispuesto, pero eso lo dice la ley, no lo digo yo. Eso lo dijo el Estado cubano el día 22 de septiembre del año 2013, por ende, yo creo que como cubano debo estar dentro de esa ley. ¿Qué pasa? Si llega un individuo y dice que no se puede, ya eso es un problema de ese individuo, ya no es un problema mío, yo estoy dispuesto y siempre he estado dispuesto.

-¿Ese individuo es Juantorena?

-No sé si será Juantorena o el comisionado, no me interesa personalizar, porque nunca ha sido mi objetivo, nunca he tenido un problema con ninguno de los directivos en ese sentido. Si ellos lo han tenido conmigo, bueno…

-Tu regreso a La Habana es de alguna manera una señal de disposición, un aviso.

-Es que yo tengo que regresar a La Habana porque aquí está mi familia, aquí está todo lo mío.

-Es lo que se entiende de las declaraciones de Antúnez: la disposición de ambos.

-Por qué no, si estamos aquí,

-Qué decepciones hubo antes de Londres.

-Mil problemáticas. Primero, los problemas que tuve con el Comisionado anterior, que fueron decepcionándome, problemas de personalidad que tenía él y que se reflejaron en los atletas, cosas que no tenían por qué haber sido así, porque yo he sido una persona muy respetuosa, jamás había tenido un problema con nadie.

-Cómo se llamaba el Comisionado anterior.

-Esteban Brice.

-¿Me puedes relatar que pasó?

-Tuvimos varios problemas, varios encontronazos, cosas que pasaron y al final no creo que valga la pena recordar.

-¿Tienes dentro del atletismo fama de rebelde?

-Puede ser que sí, y puede ser que esa fama haya influido también en que tomen mi caso como algo personal.

-¿A qué se debe esa fama?

-Yo pienso que por hablar las verdades, los problemas que surgían. Eso influyó quizás en que dijeran que éramos bocones. Si hay una problemática, no tengo por qué quedarme callado. Al contrario, tengo que abogar para que se resuelva. Hoy por hoy el país aboga por eso. Entonces no, ellos querían que me quedara callado

-¿Qué verdad hablaste, por ejemplo?

-Decir en una entrevista que no había materiales para recuperarse, un ejemplo hipotético que te pongo. Pero eso no le he dicho solo yo, eso lo han dicho muchos atletas. No sé por qué repercutía tanto que lo dijera yo.

-La gente comenta que alguien como tú, Campeón Olímpico y hasta hace un año recordista mundial, no tenía casa en La Habana, varios problemas materiales sin resolver.

-Mira, eso no determinó nada. Yo no tenía casa, cierto, y lo que pedí fue un terreno para construirla. Lo que dijo Juantorena el otro día, que me iban a dar una casa, jamás yo lo supe. ¿Me lo van a decir ahora? A mí sí me dieron una casa en Guantánamo, que me la dio el Secretario del Partido de la provincia, Torres Iriba, y me la dieron no después de los Juegos Olímpicos, me la dieron después de los Juegos Panamericanos.

-También se comentaba que te debían dinero.

-El dinero. En 2010 tuvimos unas reuniones porque el dinero no se pagaba, y nos dijeron que después de abril tendrían que pagarle el quince por ciento de los premios al atleta y el cuatro por ciento al entrenador. Juantorena dijo que no se me debía ningún dinero. Fíjate, yo no quiero ningún dinero. Hace rato que yo pasé esa página. Pero ellos saben que dinero del 2007, del 2008, y parte del 2009, no se pagó porque se perdieron los papeles. Pero ya te digo, no me interesa ningún dinero. Esto no lo hago por economía, lo hago por mi carrera, porque quiero seguir corriendo tranquilo y sin estrés.

Me alegro de la decisión del estado cubano, que les estén dando oportunidades a muchísimos atletas para que compitan en otros clubes y sigan aquí. Además, hay muchos que están afuera y no han dejado de defender al país, y han querido competir por Cuba. Yo le doy gracias a los directivos del deporte y al estado cubano porque tomaron esa sabia decisión. El otro día escuchaba un cable de Tony (Castro) donde decía que quería la reunificación del monstruoso equipo de béisbol que tenemos. Eso sería fantástico, pero habría que llevarlo a todos los deportes.

-El voleibol.

-No, no voy a hablarte del voly, que es impresionante lo que tenemos. En balonmano hay muchos buenos por ahí, en atletismo. Ojalá se sentaran a analizar eso.

-Volvamos a ti. Seguramente sabías que tu carrera en Turín iba a provocar una reacción de la Federación Cubana de Atletismo.

-Sí, lo sabía.

-Háblame de eso.

-Lo que nunca pensé que fuera de esa forma. Yo pensaba que me iban a llamar, que me iban a decir que no podía ser así, pero no que me iban a decir tantas cosas, como si yo estuviera ofendiendo a alguien. Creo que se tomaron determinaciones incorrectas cuando se dijo que yo le había pedido a la Federación Francesa nacionalizarme. En ningún momento quise ni pedí eso. No he hablado con nadie para irme a ningún sitio, simplemente me cerraron una puerta, y la IAAF me llamó y me dijo que si en determinado tiempo no pertenecía a un club, no podía competir

-Pero yo recuerdo haber leído declaraciones donde se insinuaba que tú no le cerrabas las puertas a otras Federaciones.

-Yo quiero competir en mundiales, quiero competir en Olimpiadas, en todas las que pueda. Si fuera por Cuba, estaría completamente realizado. Si me cerraran esa puerta, voy a seguir compitiendo por clubes, en Ligas de Diamantes, en todos los sitios que se pueda competir. Lo de competir en Mundiales y en Olimpiadas habría que verlo más adelante, habría que sentarse, habría que analizar, pero ahora te digo lo que le dije a otros periodistas, hay que esperar.

-¿Si, digamos, de aquí a dos años la Federación Cubana no te acoge nuevamente, te nacionalizarías?

-Yo voy a correr, vamos a ver. No te puedo dar esa seguridad, como no se la he dado a nadie, ¿me entiendes? Yo voy a correr, yo voy a intentar correr y buscar mi nivel, mi nivel está en competir, y yo voy a competir, lo demás ya veremos.

-Hablábamos de tu retiro después de Londres, pero ya desde el 2010 tú habías pedido la baja. ¿Por qué?

-Yo estuve estresado por muchísimas cosas, por un tratamiento que no era el más correcto.  No soy quien para decir cómo funcionan los directivos, pero sí puedo decirte que el respeto a los atletas pudo haber sido muchísimo mejor. ¿O por qué yo, que era un muchacho de veintitrés años, quería irme del equipo?

-¿Cuánto ganabas tú?

-300 cuc al mes y 500 pesos cubanos, eso  era lo que me pagaban, y me lo quitaron cuando llevaba veinte días afuera, porque supuestamente me había ido.

-¿Qué tienes que aclarar con relación al rumor de que tus lesiones eran fingidas?

-Que eso es una falta de respeto de Juantorena, y de todo aquel que haya dicho que mis lesiones eran falsas. Yo, en Berlín, me lesioné antes del mundial, me lesiono entrenando en Guadalajara, y voy al mundial lesionado y corro una carrera. Intenté en la otra y no pude. Yo no podía en Berlín. Corrí infiltrado, y Juantorena estuvo ahí, que es lo que no entiendo, que ahora se ponga a hablar. No es ni siquiera algo personal, pero tengo que recordar estas cosas. Juantorena estuvo en casi todas las ecografías que me hicieron, él veía todo. En la de Londres estuvo Tony, todo el tiempo. Me apoyó muchísimo, me ayudó, para que entonces Juantorena venga a faltarle el respeto a Tony, a Álvarez Cambras. Eso estuvo mal de su parte, y de los medios que lo amplificaron.

-¿Tú corriste en Londres con todo el ánimo?

-En Londres, para hablarte con toda claridad, adquirí mi ánimo cuando corrí 13.10 en la semifinal. Nosotros incluso habíamos pensado no participar en los Juegos Olímpicos, porque no me recuperaba. Yo me lesioné el día 2 de junio la pierna de ataque, entrenado aquí en La Habana. Entonces empezamos a hacer un tratamiento en el Frank País, luego decidimos irnos para España y seguir allá, Seguimos entrenando, pero yo estaba muy confuso, mi cabeza estaba muy mal, me decía: “Dios mío, esto qué cosa es.”

Voy a los Juegos Olímpicos y me voy mejorando, y ahí, en la semifinal, corro 13.10, y me digo: “estoy entero, a mí hay que matarme aquí”, pero entonces en la final me lesiono la otra pierna, no la que se me había lesionado antes, recuerda que yo no fui al Mundial bajo techo porque me lesioné en Estocolmo, en el mitin del globo bajo techo. La historia de las lesiones es larga, pero decir que yo las fabricaba es mentira. Todo eso es mentira.

-¿Después del retiro de Londres, no hubo intención de diálogo?

-Nunca hubo la intención de un diálogo, ese diálogo no existió, por eso yo me quedo frío a partir de las declaraciones de Juantorena, y digo Juantorena porque fue la voz, es decir, fue la persona que da la cara por el movimiento deportivo y que se pone a decir que a Dayron Robles lo expulsaron de la Federación Cubana. Cómo iba a ser expulsado, si yo había pedido la baja ya, que la tengo firmada en mi casa.

Déjame hacerte esta anécdota. Recuerdo que fui al Marrero, al memorial Blas Beato, una competencia que organiza Ana Fidelia (Quirot), una competencia muy buena con los niños de Ciudad de La Habana. Yo estuve ahí, y estuvo Juantorena, y Juantorena me preguntó si estaba quemando, que es como decir si estaba entrenando, y le digo que sí, que estaba haciendo algo para seguir en forma. Ese fue el único acercamiento que tuve yo con la federación después de pedir mi baja. Te estoy hablando de enero, y yo me fui de Cuba el 5 de junio.

-Si después de Londres el tratamiento hubiese sido distinto…

-Quién sabe, eso no te lo puedo decir porque no pasó. No pasó.

-Háblame de Daegu.

-Una experiencia bastante amarga de mi carrera deportiva. Dos veces choqué yo en Daegu. Primero en 2010, con David Oliver, que se desbalanza en la primera valla. Al año siguiente choco con el chino, porque no somos máquinas, porque estamos en áreas limitadas, pero no hay una pared ni una cerca que te impida correrte de un lado para el otro.

-Yo vi el video, lo tengo en mi laptop, y si te soy sincero, me parece que agarras a Xiang. ¿Qué tienes que decir?

-Que tienes que ver otros videos para que analices que mi mano siempre va en esa posición.

-¿Te parece que fuiste descalificado injustamente?

-Según la ley de la IAAF, hubo obstrucción, y si hay obstrucción, te tienen que descalificar. Claro que eso ha pasado en otras ocasiones y no han descalificado a nadie.

-Pero se ve cómo el chino frena.

-¿Y yo no me frené también? Yo también me freno.

-Cuando sentiste el choque, ¿qué pensaste?

-Que tenía que seguir.

-Pero cuando entras de primero te llevas las manos a la cabeza, como lamentándote.

-Porque había sentido el choque, pero no me enteré de la descalificación hasta el final, y es el propio Xiang quien me dice que no aparezco.

-¿Y cuando Merrit te rompe el record?

-Yo sé que los records están para romperse, y esperaba que de un momento a otro pasara, pero no pensé que fuera por siete centésimas.

-¿No hubo dolor?

-Frustración. Era el final de la temporada, y ya no podía hacer nada.

-Año nefasto el 2012.

-Nefasto, sí, fue un año nefasto.

-¿Estas siete centésimas te parecen imposible?

-No imposible, pero hay que trabajar.

-No bajas de trece segundos desde el 2008. ¿Las circunstancias externas han determinado?

-Todo esto ha influido. Las lesiones, las distracciones, no me pude emplear a fondo, en todos estos años he entrenado a media máquina, como se dice.

-¿Y cuándo rompiste el récord tú?

-En aquel momento el médico me decía que yo iba a romper el récord  y todavía no había llegado a mis límites. Yo rompí el récord en un momento en el que se decía que iba a perder la forma. Después seguí corriendo, incluso en París corrí 12.88, siempre divirtiéndome. Y en los Juegos Olímpicos corrí 12.93, sin apuros, porque Antúnez me había dicho que me cuidara de la lluvia. Pero el récord del mundo es lo más grande que yo he sentido.

-Con qué te quedas. ¿Con Beijing o con el récord?

-Con los dos. Los dos me ayudaron a tener un nombre y a ganarme el respeto de mis contrarios. Los dos forman parte de la historia de Dayron Robles.

-¿Te ves corriendo por Cuba?

-Ojalá alguien analice. Lo que hice no fue por una cuestión económica, que se ha confundido. Yo estoy buscando mis propios retos, y si me dejaran competir por aquí, sería fenomenal, porque yo lo he dado todo por Cuba, pero lo que me resta por dar, me gustaría dárselo a Cuba también.

Deporte

DOS NUEVOS CAMPEONES MUNDIALES


Julio César La Cruz, Bi Campeón Mundial en los 81 Kg

Pese a todos los problemas económicos, de restructuración y deserciones de atletas, por dinero, Cuba ha tenido un buen año 2013 que puede ser considerado despegue para un nuevo ciclo donde los atletas tendrán un nuevo aliciente para competir, podrán desempeñarse en circuitos profesionales, sin necesidad de ser considerado “desertores”, ganarán más y serán dueños de los premios en metálicos que obtengan en competencias internacionales, eso es muy justo.

Volviendo al tema, los deporte de combate han deparado a Cuba este año seis campeones mundiales: dos en taekwondo, dos es judo y ahora dos más en boxeo, que muchos esperábamos fueran más, pero que ante la fortaleza del torneo y la mejoría del mundo, más el cambio en el reglamento de competencia puede ser considerado satisfactorio.

A la final del mundial de Almaty, Kazajstán, llegaron cuatro boxeadores cubanos, dos de ellos ratificaron sus coronas mundiales ganadas en Bakú: Lázaro Álvarez, ahora en la división de 60 kg y Julio César La Cruz en los 81 kg; otros dos muchachos terminaron con la medalla de plata, Yarnier Toledo (64 kg) y Arisnoidis Despagne (69 Kg), lo que unido al bronce de Yosbany Veitía (49 kg), completaron una cosecha satisfactoria para un deporte cubano que se mueve en otras circunstancias, con los mismos problemas, justificaciones, cierres desde adentro y presiones desde afuera.

Seis campeones del mundo en semejante escenario es un buen saldo para Cuba. ¿Cuántos en América Latina lo alcanzaron?

Resultados del cartel final:

49 kg: Birzhan Zhakypov (KAZ) vs. Mohamed Flissi (ALG), 3-0; 52: Misha Aloyan (RUS) vs. Jasurbek La-tipov (UZB), 2-1; 56: Javid Chalabiyev (AZE) vs. Vladimir Nikitin (RUS), 3-0; 60: Lázaro Álvarez (CUB) vs. Robson Conceição (BRA), 3-0; 64: Merey Akshalov (KAZ)vs.Yasnier Toledo (CUB), 3-0; 69: Daniyar Yeleussinov (KAZ) vs. Arisnoidis Despaigne (CUB), 3-0; 75: Zhanibek Alimkhanuly (KAZ) vs. Jason Quigley (IRL), 3-0; 81: Julio César la Cruz (CUB) vs. Adilbek Niyazymbetov (KAZ), 2-1; 91: Clemente Russo (ITA) vs. Evgeny Tishchenko (RUS), 3-0; +91: Magomedrasul Majidov (AZE) vs. Ivan Dychko (KAZ) por KO.

Deporte

BLOQUEO YANQUI EL GRAN RETO DE LA SOCIEDAD CUBANA


Por estos días Cuba prepara su informe anual para la Asamblea General de las Naciones Unidas a cerca del Bloqueo Económico y Comercial que mantiene el gobierno de los Estado Unidos de América sobre Cuba, impidiendo no solo comerciar directamente con los estadounidense, sino poniendo trabas y persiguiendo a los que se “atreven” a desafiar su “embargo” contra la isla rebelde, la isla hereje, donde vive un pueblo que no dobla las rodillas.

Les traigo un artículo sobre el efecto de este Bloqueo sobre la esfera deportiva cubana, es un comentario del periodista Norland Rosendo de Juventud Rebelde que solo aborda el área de los insumos para la práctica deportiva:

EL PRECIO DE LAS «CURVAS»

Norland Rosendo

Todo sería muy simple por el camino más recto. Y más beneficioso para las dos partes: ganancias allá, ahorros acá. Pero el muro económico, comercial y financiero levantado por el Gobierno de Estados Unidos con una mezcla de resentimientos, rabia y otras «sustancias» retrógradas, obliga a Cuba a buscar en lejanos lares o con la ayuda de intermediarios lo que necesita para seguir, deportivamente hablando, en zona de strike.

El movimiento deportivo cubano ha tenido que «bordear las esquinas» para que el imperio no le «ponche» los proyectos de adquisición de tecnologías, implementos, bibliografía y lo demás que las ajustadas finanzas le permiten para mantenerse en la élite mundial y, sobre todo, garantizarles a todos sus hijos e hijas la posibilidad de practicar deportes gratuitamente.

Quizá algún día el libro Guinnes de récords homologue los desvelos, las estrategias y el vasto repertorio de «lanzamientos» de las autoridades cubanas, pues si repites uno, entonces el adversario más enconado que ha tenido nuestro pueblo lo descubre y la emprende con el otro.

Y otras veces, las más, ese mismo otro acepta «jugar» comercialmente con Cuba, pero le pone precio al riesgo. «Porque si Washington me coge…», dicen con el miedo de quien no quiere líos con el mandamás.

Pongamos algunos ejemplos, porque los numeritos «hablan». Para la preparación de nuestro equipo al III Clásico de Béisbol y la Serie Nacional se necesitaban artículos de fabricación norteamericana. Como el bloqueo nos impide adquirirlos en ese mercado, hubo que hacer una travesía más larga, gracias a los puentes tendidos por terceros.

La máquina de lanzamiento de pelotas ATEC, modelo Casey Pro 3G, pudo comprarse en el país norteño por 20 300 dólares, sin embargo, hubo que gastar 10 000 dólares más para que un socio la comprara como si fuera para él y después nos la vendiera.

Para el campeonato nacional de pelota se importaron 17 juegos de bases por un monto de 10 600 dólares, el doble de lo que se hubiera invertido si se hubieran podido traer directamente de Estados Unidos.

Pero ahí no acaban las más recientes pérdidas ocasionadas a nuestro pasatiempo nacional, pues Cuba no recibió ni un kilo del millón de dólares que acumuló por su participación y resultados en el III Clásico.

Lo que en países desarrollados es una tecnología común para la práctica del atletismo, un fotofinish, aquí no existe dado su alto costo. Tenerlo implica una erogación adicional «gracias» al bloqueo. Lynx System Developers Inc, tiene un representante en México, pero no nos vende este tipo de equipos. Ya usted sabe por qué.

A base de «fintas» por aquí, ayudas por allá, tendremos que desembolsar 19 500 dólares por encima de los 28 700 que nos costaba ese equipo en 2012.

También las velas requieren de implementos de alta densidad tecnológica, cuyo principal proveedor en nuestra región es…, bien, ya usted lo imagina.

Pues Cuba hace un tiempo fue a Europa para ver quién le «tiraba el cabo». Fin del cuento (o mejor, de las cuentas): tuvo que hacer un «paquetico extra» con 8 400 dólares para disponer de lo que hubiese facturado en Estados Unidos por 16 000.

Si fuera la época de Robin Hood, los arcos y las flechas se elaborarían aún con fibras naturales. Pero ahora no es así. Y cada vez los implementos resultan más costosos. El año pasado, por ejemplo, el INDER gastó 6 900 dólares en un lote que a solo 90 millas cuesta 5 200.

Así, el monto de recursos financieros gastados por encima de lo normal crece cada año. Y junto con él, las «curvas» para burlar la causa de ello. Una obra paciente, estratégica, como un juego de ajedrez, para que el deporte cubano, a pesar del bloqueo, siga codeándose con los mejores.

¿Cuántas medallas más se obtendrían en certámenes internacionales si no fuera por esa aberrante zancadilla política de la Casa Blanca?

Tomado del periódico Juventud Rebelde, versión digital, 17/10/2013

Deporte, Política

SE HIZO JUSTICIA CON DAINER MOREIRA


Yo no comparto los regionalismo estrechos, esos nos hicieron históricamente mucho daño y no deben repetirse, les traigo un trabajo de la periodista guantanamera Lianet Escobar Hernández en el que nos da la buena nueva de que Moreira jugará con Matanzas, ella cuestiona la justicia o no de la decisión para el equipo de “Guantánamo” y la justicia de un reglamento obsoleto que lo que hace es frenar el desarrollo del atleta.

Moreira no es responsable de la mediocridad de los equipos de Guantánamo, de la falta de combatividad, la indisciplina como señaló Gerardo Simón, que hace difícil dirigir un equipo, él como atleta ha hecho su parte y cuando ha existido un EQUIPO cumplió su parte rindiendo con el bate y el guante, pero ¿tendrá que resignarse en ser relegado siempre por culpa de problemas de dirección, formación y rendimiento de un equipo, que unas veces sube y otras se hunde en la desidia para vergüenza de sus aficionados, entre los que me cuento? No

Que juegue pelota, que rinda con un equipo competitivo, como ocurre en todas parte del mundo y en cuanto a 16 equipos, si son demasiado no hay calidad para tantos equipos, ni presupuesto para tantos estadios vacios, peloteros apáticos y una falta total de espectáculo. ¡Tenemos que cambiar!:

DAINER MOREIRA JUGARÁ POR MATANZAS

Por Lianet Escobar Hernández

Foto: Leonel Escalona Furones

Guantánamo (Redacción Digital Venceremos) - “No está, se fue y no queda ni su ausencia”. De manera involuntaria el subconsciente me invita a tararear esa canción cuando pienso que el equipo guantanamero de béisbol, una vez más, tendrá que comenzar la Serie Nacional con una figura clave de menos en sus filas: el torpedero titular de los Indios Dainer Moreira Ramírez.

Dainer Moreira sobresalió en el conjunto de los Indios como uno de los principales toleteros.

La noticia de que el imiense formará parte en la próxima campaña del conjunto matancero, se dio a conocer de manera oficial hace poco días, una decisión tomada por la máxima dirección del INDER en el país encabezada por su presidente Cristian Jiménez Escobedo en conjunto con la Comisión Nacional de Béisbol dirigida por Higinio Vélez Carrión.

Ninguna de las dos entidades, al parecer, tuvo en cuenta la determinación de los dirigentes guantanameros correspondientes que habían previamente manifestado sus intenciones de no impedir el traslado del atleta, siempre que de acuerdo a lo establecido por la ley, se mantuviera durante un año sirviendo al equipo de su provincia natal.

Dicho Reglamento del Decreto No. 140 sobre el régimen de participación deportiva, aplicable para todo el sistema competitivo cubano desde 1988 establece a través del Artículo 46 que: “Los atletas (…) que hayan participado en la competencia de mayores (…), al cambiar de domicilio (…) tendrán que esperar un año para participar por el nuevo territorio. Ese año podrán pasarlo sin participar o en su defecto participando por su antiguo territorio”.

El Artículo 49 por su parte proclama: “Si el territorio por donde debe participar el atleta durante ese año autoriza mediante escrito (…), se podrá obviar ese período de espera”, algo que no se aplica en este caso. Razones suficientes que impiden entender el porqué de una determinación defendida por algunos y repudiada por muchos otros.

Disímiles son las preguntas que desbordan mi tintero: ¿para qué existe la ley si no es para cumplirse?; ¿por qué contamos con una dirección provincial de béisbol si no se tendrán en cuenta sus decisiones? ; ¿por qué se autorizó el traslado de Moreira hacia Matanzas y no el de Edilse Silva a Villa Clara?, por solo citar un ejemplo hipotético.

¿Qué diferencia a Víctor Mesa, manager yumurino, de los demás directores quienes no pueden disfrutar del privilegio de enriquecer sus planteles con la presencia de jugadores estelares de otros conjuntos, debido a que la ley no lo permite? Podría cuestionarme a mí misma durante horas, aunque no hay que ser un gran entendido en el tema para responder unas cuantas de estas interrogantes.

No estoy en contra de las intenciones de Moreira de estar en un equipo donde tenga oportunidades para integrar el Cuba, bastante tuvo que sufrir el don de la invisibilidad dentro del conjunto de los Indios, teniendo calidad y con derroche de rendimiento para hacerse notar.

Pero ni eso justifica la indisciplina cometida por él, al abandonar la preparación dentro de la preselección guantanamera, preferencias, coincidencias y posible viaje de estímulo a Colombia apartes.

Si casos como este siguen haciéndose habituales en nuestro béisbol, primero fueron los Gourriel, dentro de muy poco se tendrá que aceptar el hecho de que 16 equipos son demasiados, pues cómo podrán impedirle a tantos buenos jugadores que “deserten” de sus conjuntos sotaneros para acceder a otros con mejores posiciones en la cima.

Gústenos o no, la última palabra fue dicha y como reza el refranero popular, ahí donde el capitán da una orden, al soldado no le queda más alternativa que obedecer.

Para Moreira, nuestros deseos de que continúe cosechando éxitos en su carrera deportiva, no importa si lo consigue vestido de indio o convertido en cocodrilo. A la tribu del Guaso le corresponde ahora sobreponerse a una nueva pérdida, como tantas veces lo ha hecho.

26 de septiembre de 2013, 08:30 am

Deporte

UNA MEDIDA JUSTA PARA EL DEPORTISTA CUBANO


Una reestructuración salarial largamente esperada por atletas y entrenadores acaba de ser aprobada por el Consejo de Ministro, la alegría sería mayor si no viéramos la consecuencia de haber alargado tanto el tiempo para hacer lo justo y darle a esos jóvenes lo que le pertenecía por llenarnos de tantas alegrías y orgullos.

Para nadie es un secreto que los triunfos deportivos son de repercusión social muy grande en Cuba, en un país donde el estado monopoliza la preparación de atletas, organización de eventos y distribución de ganancias por esos conceptos. En realidad el Comité Olímpico Cubano, sin mucha representatividad, a no ser su necesaria existencia para pertenecer a ese movimiento, ese es uno de las anquilosadas instituciones que urge renovar en Cuba, para que se ponga a tono con el papel rector que le corresponde en el deporte.

Meses y años han tardado estas medidas, este asedio a los atletas, su disgusto por tanto sacrifico sin una compensación acorde con sus logros y la significación de los mismos para el país. El resultado se ve a simple vista, cientos de atletas y entrenadores fuera del país, en busca de mejores oportunidades, ahora tenidos como desertores, traidores a la patria y llevando a Cuba en el corazón, eso también habrá que rectificarlos y ganar en calidad en las competiciones que organizamos en el país y dejar de llorar miseria, ser más trasparentes en la aplicación de políticas deportivas y escuchar más al pueblo, ese a quien se dice servir; por lo pronto esperemos que el beisbol vuelva al primer plano, que tengamos un cuerpo técnico para el mismo, que eduque a la vez que prepara atleta de altos rendimientos y sean dejado a un lado los caprichos personalistas de algunos “malcriados” que se creen imprescindible:

Política de remuneración para atletas, entrenadores y especialistas del deporte

Leticia Martínez Hernández

El Consejo de Ministros, en su reunión del pasado sábado, aprobó la política de remuneración para atletas, entrenadores y especialistas del deporte, con cuya implementación en los próximos meses se dan nuevos pasos para concretar los acuerdos del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, específicamente los dirigidos a perfeccionar el deporte, generar fuentes de ingresos, buscar calidad y rigor en las competencias, incrementar los salarios de manera gradual y asegurar que cada cual reciba lo que le corresponde según su trabajo (Lineamientos 143, 162, 170 y 171).

Al presentar la política, el Vicepresidente del Consejo de Ministros Marino Murillo Jorge dio a conocer los resultados de un diagnóstico que, entre otros problemas, evidenció la amplia diversidad de normativas jurídicas que rigen el tema en el país; la ausencia de un sistema único de ingresos básicos en CUP que abarque a todos los atletas; la uniformidad en el salario de los entrenadores y especialistas desde la base hasta las preselecciones nacionales; y el bajo pago a los árbitros.

Sobre los premios otorgados en competencias internacionales dijo que en la mayoría de los deportes en que Cuba participa no se entregan, solo el atletismo, el voleibol, el judo, el boxeo, la lucha y el ajedrez. En deportes individuales el atleta obtiene el 15 % y el entrenador el 4%; y en los deportes colectivos entre un 30 y 50 %.

Además, los deportistas de las preselecciones nacionales y de la Serie Nacional de Béisbol, al ausentarse parte del año por las exigencias del alto rendimiento, afectan la eficiencia de los centros laborales donde perciben su salario y, por ende, ocupan plazas de poca remuneración. Específicamente, son bajos los ingresos de los peloteros al no estar relacionados con la labor que realizan ni con sus resultados deportivos.

¿QUÉ APROBÓ EL CONSEJO DE MINISTROS?

La política suscrita por el Consejo de Ministros, para la que se estudiaron experiencias internacionales, incluyendo diez leyes del deporte de varios países iberoamericanos, tiene como principio fundamental el perfeccionamiento del pago que actualmente se entrega a deportistas, entrenadores y especialistas. En su primer postulado define el concepto de atleta de alto rendimiento:

“Un atleta de alto rendimiento es aquel que está sometido a un elevado rigor de disciplina, tensiones, cargas físicas y síquicas con impacto en su vida, para cumplir las exigencias técnicas y científicas de su preparación con el propósito de alcanzar los más altos resultados deportivos. Se dedica a tiempo completo a la práctica de una modalidad deportiva con espíritu de consagración, entrega y sentido de pertenencia. Sus ingresos dependen de los resultados alcanzados en el deporte que practica.

“Cumple sus compromisos con los equipos nacionales y tiene la posibilidad de contratarse en otros equipos en el exterior, protegido por el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) y las Federaciones Deportivas, sin ser tratado como una mercancía”.

En el caso de la contratación en el exterior, se tendrá en cuenta que estén presentes en Cuba para las competencias fundamentales del año.

Luego la política precisa que se mantienen los pagos mensuales en CUC que reciben actualmente los atletas y entrenadores, activos y retirados, por las medallas obtenidas, y se incorporan otras retribuciones en CUP.

Así, se establecerá la remuneración sobre la base del principio socialista “de cada cual según su capacidad a cada cual según su trabajo”, que tendrá la mayor expresión en el momento de obtener los resultados competitivos. Después, en su vida de trabajador, cuando el atleta no esté en el deporte activo, recibirá un pago adicional como reconocimiento, que se considerará para el cálculo de la Seguridad Social.

Igualmente se establecerá un sistema de contratación anual en el país, acreditado por la Federación Nacional del deporte que practique el atleta, en sustitución de la licencia deportiva.

La política aprobada por el Consejo de Ministros plantea establecer seis categorías deportivas por el rendimiento y desempeño, a partir de las cuales se establecerán ingresos básicos mensuales en CUP para los atletas de alto rendimiento en activo. Ellas son: medallista olímpico, 1 500 pesos; medallista mundial, 1 300; medallista panamericano, 1 200; campeón centroamericano, 1 100; miembro de la Preselección Nacional y de la Serie Nacional de Béisbol, 1 000; y reserva de la Preselección Nacional y de la Serie Nacional de Béisbol, 450.

A la par, se incorpora la estimulación mensual en CUP para los atletas y entrenadores, activos y retirados, por la medalla de mayor rango (Oro, Plata o Bronce) obtenidas en juegos multidisciplinarios Panamericanos y por el Oro en Centroamericanos y del Caribe. De tal forma: los medallistas panamericanos recibirán 1 250 pesos por el Oro, 850 por la Plata y 550 por el Bronce. En tanto, los campeones centroamericanos recibirán 800 por el Oro.

Asimismo, se adiciona un ingreso mensual en CUP a los atletas activos por cada medalla en juegos multidisciplinarios Olímpicos, Panamericanos y Centroamericanos del Caribe y Campeonatos Mundiales, durante el periodo que dure su contrato como atleta activo en los equipos nacionales, reconociendo los éxitos acumulados hasta el momento de aprobarse esta política. Los medallistas olímpicos percibirán 2 500 pesos por el Oro, 1 650 por la Plata y 825 por el Bronce; los medallistas mundiales, 1 250 por el Oro, 850 por la Plata y 425 por el Bronce; los medallistas panamericanos, 625 por el Oro, 400 por la Plata y 250 por el Bronce, y los centroamericanos, 300 por el Oro.

En el caso de la Serie Nacional de Béisbol se instituirán premios en CUP por resultados individuales y colectivos para los atletas y el cuerpo de dirección. Este sistema se irá extendiendo de forma progresiva a otros deportes.

De tal manera, el jugador regular —que participa en más del 70 % de los juegos— será premiado con 5 000 pesos; los lanzadores abridores que lancen al menos 120 innings y ganen como mínimo 10 juegos, los relevistas que participen al menos en 32 juegos y, de ellos, el cerrador que salve como mínimo diez partidos, recibirán 5 000 pesos; y los líderes individuales de la Serie obtendrán 1000. En tanto, el equipo campeón será premiado con 65 000 pesos, el segundo lugar con 45 000 y el tercero con 30 000.

Por otro lado, los premios individuales y colectivos recibidos al ganar competencias internacionales se entregarán por completo a los protagonistas de la hazaña, con la siguiente distribución: 80 % para los atletas, 15 % a los entrenadores y 5 % a los especialistas.

Los entrenadores y especialistas que preparen a atletas de alto rendimiento percibirán un ingreso adicional mensual en CUP que no exceda la mitad de su salario, en correspondencia con el nivel de categorización del deportista que atiende.

Todos estos ingresos personales serán objeto de la Ley Tributaria. El INDER estará encargado de retener los impuestos, excepto en los casos de las contrataciones personales de atletas, entrenadores y especialistas en el exterior.

Se continúan estudiando otros beneficios materiales y financieros para los deportistas, árbitros y personal de apoyo a la Serie Nacional de Béisbol, así como a los jueces de otros deportes.

Se evalúa igualmente el tratamiento especial de la Seguridad Social para los atletas activos y las Glorias del Deporte, considerando los impactos biológicos negativos que tiene el régimen deportivo en sus vidas, y la instrumentación de la contratación en el exterior, que tome en cuenta el pago de la Seguridad Social y los impuestos.

La puesta en práctica de esta política de remuneración comenzará a partir de enero del próximo año. En el caso de los peloteros se aplicará al iniciarse la Serie Nacional en noviembre del 2013.

El Consejo de Ministros calificó como justa la decisión de perfeccionar la remuneración para atletas, entrenadores y especialistas del deporte. Al mismo tiempo, hubo consenso en que se trata solo del comienzo del camino. Otras medidas se pondrán en marcha progresivamente para actualizar los métodos, compatibilizarlos desde nuestra perspectiva con lo que sucede en el mundo y así contribuir a alcanzar mejores resultados deportivos.

Deporte

GERARDO SIMÓN: A PESAR DE LOS PESARES


Gerardo Simón fue de esos buenos peloteros que pasaron por nuestras series nacionales, esta entrevista a una la periodista guantanamera Lianet Escobar deja en claro métodos y procederes en el beisbol cubano que son comunes comentar en peñas deportivas, pero rara vez salen en la prensa, de aquellos “vientos vinieron estas borrascas” e hicieron que uno de los más experimentados entrenadores de beisbol de Guantánamo y de Cuba, esté renuente hoy a volver a un beisbol personalista, burocratizado, donde los resultados se planifican desde la oficina de los directores de deporte, y luego quedan a la deriva con miles de dificultades que aún arrastramos:

Gerardo Simón: A pesar de los pesares

Por Lianet Escobar Hernández

Foto: Lorenzo Crespo Silveira

Guantánamo (Redacción Digital Venceremos) -Gerardo Simón Limonta Duvergel es un hombre que le sonríe a la vida a pesar de los pesares. El destino le reservó el primer golpe aún sin abrir los ojos al mundo, cuando le arrebató al nacer, a su madre.

A sus 14 años encontró en la práctica del béisbol una razón para seguir adelante y no tardó en profesarle a nuestro deporte nacional, su amor incondicional y eterno.

Pero dicen que quien ama, en algún momento tiene que dejar partir al ser amado, fue el retiro casi desapercibido como atleta activo, el segundo trago amargo que le ofrecieron.
Vendría entonces la tarea de enseñar y con ella, instantes de felicidad que atesora con cariño y de profundas tristezas, que no olvida.

“Fui entrenador del equipo Guantánamo bajo la dirección de Epifanio Dominico, en aquel tiempo el béisbol en nuestra provincia estaba delegado al sótano de las series nacionales por lo que tuvimos que realizar una labor bien ardua con muchachos jóvenes y casi sin experiencia”, alega el otrora jardinero central guantanamero.

“Pero los resultados se vieron y todavía hoy se recuerda el play off frente al fuerte conjunto santiaguero, el famoso cuarto lugar de la selección de los Indios, algo que aún no se ha podido superar”.

Sin embargo cuando se sube, por una incuestionable ley de la física, siempre se tiene que bajar.

“Después de ese cuarto puesto vino un descenso del equipo y fuimos retirados de la dirección del plantel. Partimos a cumplir misión internacionalista en Venezuela y al regresar, nuevamente nos piden que comandemos el conjunto de los Indios, pues la situación era casi caótica”, afirma Simón.

“El primer impulso fue el de no aceptar, sin embargo acabamos cediendo y es ahí cuando comienza una nueva etapa de mi vida, otra vez como entrenador de Guantánamo y ahora bajo la dirección de Agustín Lescaille”.

“Se nos entregó un equipo completamente desorganizado en todo el sentido de la palabra, hubo que organizarlos tanto fuera como dentro del terreno y aunque el trabajo fue duro, nos dejó muchas satisfacciones, fue lindo volver a ver el  estadio guantanamero Van Troi repleto de aficionados”, asegura.

“Al parecer, no hicimos lo suficiente y, desafortunadamente, tuvimos que sufrir por segunda ocasión la pena de ser reemplazados, con el agravante de que el trato para con nosotros, no fue el mejor”.

“El equipo guantanamero de pelota es un conjunto que no se deja llevar con mano dura, es muy difícil implantar control y orden porque la indisciplina es su talón de Aquiles y, lo peor, es que el atleta sabe que ante los malos resultados quien se va es la dirección, a eso se les tiene acostumbrados y no solo en Guantánamo”, plantea Simón.

Gerardo Simón vivió la época dorada del béisbol cubano, un período donde no se contaba con avances médicos, o con buenas condiciones materiales, sin colchones en las cercas, ni spikes acordes, pero que aún así supera con creces al actual.

“Nuestro deporte nacional adolece de experiencia y ejemplo personal hasta en los árbitros que, en mi tiempo, también eran exjugadores”, expresa.

Él, por muchos años center field local, tuvo la osadía de romper el patrón de fildear con las dos manos, aunque erróneamente se le atribuye el hecho al capitalino Javier Méndez, un estilo muy criticado en el momento pero que se volvió común entre los jardineros de las siguientes generaciones.

Participó como jugador de los célebres conjuntos de Cafetaleros primero y de Orientales después durante 10 Series Selectivas y en múltiples eventos internacionales como entrenador del plantel de las cuatro letras.

Hoy, a sus 59 años y con la jovialidad que lo caracteriza, asegura que no hay retorno al mundo de las bolas y los strikes, no obstante, la sonrisa en el rostro no puede disimular el pesar de sus ojos cuando afirma: “yo amo al béisbol, pero no regreso”.

Tomado del periódico Venceremos, versión digital, 20/9/ 2013, 10:40 am

Deporte

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda