Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Costumbres

Los arrieros de la sierra


Foto de Armando Contreras Tamayo

Los arrieros son una reminiscencia de las montañas cubanas, en las provincia de Granma has tenido la feliz idea de reunir desde hace varios años a los hacedores de este oficio de montaña, necesario y actual pese a los cambios que la tecnología introduce en esas apartadas comarcas cubanas.

Un arriero es alguien más que un hombre conduciendo una fila de mulos por las lomas escabrosas de la geografía cubana, llevando y trayendo los frutos de la tierra o lo que de necesario puedan dar otros lugares lejanos a estas benditas montañas nuestras, de clima benigno y saludable vivir, cuando el guajiro es dueño y puede hacer producir sus tierras.

Un arriero es su canto alegre para ahuyentar la soledad de los senderos; el sonido de los cencerros de sus mulos, fuertes y empecinados, capaces de llevar mucho peso, pero negados al maltrato físico.

Los chiflidos del arriero animando el arria, alegran a la gente de las tierras altas, porque viene o va el fruto de su trabajo en manos de un amigo.

Cuánto tiempo lleva la tradición de arria recorriendo la Sierra Maestra, el macizo Sagua-Baracoa, Guamuaya o tantos otros parajes de altura y belleza, ¿dos o tres siglos?, tal vez con la conquista y la falta de caminos se hicieron necesarias estas filas de mulos pintorescos y armoniosos, llevados de la rienda por un guía, un hombre compenetrado con sus animales, dicharachero, y silbante que es parte de la identidad de estas montañas.

Por eso es de saludar el proyecto sociocultural “Encuentro de Arrieros y Fabulaciones Serranas” organizado por el Museo Municipal de Buey Arriba, en plena Sierra Maestra y que desde el 2003 reúne a los arrieros e investigadores de la cultura popular para compartir experiencias sobre oralidad y costumbres del oficio, sus aportes a la conservación de la naturaleza, la fabulación popular y temas relativos al cuidado de los mulos en las montañas.

Ellos recibieron el Premio del Centro Regional para la Salvaguarda del Patrimonio Inmaterial de América Latina (CRESPAL) con sede en Perú.

Costumbres, Cultura

Guantánamo, a vista de pájaros


El periódico provincial de Guantánamo nos acaba de hacer un regalo entrañable a los guantanameros y muy en particular a los que lejos del terruño, soñamos y alentamos toda obra buena y en bien de la “patria chica”, raíz innegable del amor por esta Cuba tan maltratada por los medios, solo porque su pueblo ha cometido la herejía de hacerse un destino distinto, autóctono, “con todos y para el bien de todos”, según palabras de Martí.

En su sitio el periódico “Venceremos” ha publicado un conjunto de hermosas imágenes de la ciudad de Guantánamo, de Baracoa y algunos lugares imprescindible de la provincia. Con permiso de ese colectivo, al que felicito, para mis amigos cinco de las fotografía el resto pueden verla siguiendo las señas que les dejo al final del trabajo.

Las fotos son de Lorenzo Crespo Silveira, fotoreportero de dicha publicación[i]:

Parque José Martí, con la iglesia de Santa Catalina de Risis

Plaza “Mariana Grajales” en el reparto Caribe, allí será el acto central por el 26 de Julio

Plaza polifuncional “Pedro Agustín Pérez”, centro cultural de la urbe guantanamera.

La calle Pedro Agustín Pérez, principal arteria de la ciudad, en primer plano la cúpula del Palacio Salcines coronado por la “Fama”, símbolo de la ciudad

La ciudad de mis amores, provinciana y tranquila, pero con historia


Costumbres, Historia

Los Anuncios en Cuba


Homenaje a Alberto Pozo, un publicista cubano fallecido recientemente, un dinosaurio de esos que nos hacen falta para poner los pies en la tierra y enderezar el catalejo.

En Cuba la propaganda comercial es muy rara, en primer lugar porque somos un “mercado prisionero”, no escogemos lo que compramos, sino que compramos lo que nos venden, bueno, malo o regular, por la ley de la necesidad y la sobrevivencia. Aquello de que lo que no se anuncia no se vende, no es válido en Cuba, a veces es mejor no anunciarlo mucho porque la demanda es tan grande que su precio se disparará en manos de revendedores de la “bolsa negra” (mercado negro), tan fuerte entre nosotros, que nadie se conforma con sacar menos del 100 % de la ganancia de lo que está ofertando. Créanme esto no es exagerado.

Yo no quiero hablar de mercado, ni de comercio, en esas cuestiones soy una víctima y no un experto; quiero hablar de anuncios, tan necesarios para encontrar lo que buscamos y ofertar lo que otro necesita, ese el ABC, según creo, pero son muy escasos los espacios. Para los medios locales de radio y televisión lo que está “autorizado” a anunciarse, son ventas o “permuta” (cambios) de casas, lo de la venta tiene menos de un año, no existe ningún periódico que de ese servicio[1] y menos aún el resto de los asistencias que desde hace dos años para acá se incrementan “por cuenta propia” y cuando Ud. Lo necesita debe salir a caminar y preguntar quién realiza tal o más cual oficio, quién es mejor y cuánto cobra y todas esas cosas que un simple anuncio puede resolver.

¿Quiere Ud. Conocer de lo que necesita o de lo que no necesita? Camine La Habana o cualquier otra ciudad del país y la encontrará crucificadas de cientos de anuncios, de todos los tamaños, estéticas y ofertas, diseminados desde una pared hasta un contenedor de basura, postes del alumbrado y paradas de guaguas, en las que te dicen la cartelera de la farándula reguetonera o las célebres “clínicas del celular”, ¡porque lo que no se arregla en Cuba no se arregla en ninguna parte!, es parte del folklor precarista que vivimos desde ¿siempre?


[1] En Cuba tenemos dos diarios nacionales y en cada provincia un semanario, todos de pocas hojas, de temas variados de interés público, pero insuficientes.

Costumbres, Cultura

El Parque José Martí, en Guantánamo


En Cuba, casi todas las ciudades tiene un parque o una plaza que lleve el nombre de José Martí, también una calle y cientos de escuelas bibliotecas, instituciones culturales y pequeños bustos de Apóstol, que llamamos “rincones martianos” para rendirle homenaje al cubano que hizo más por nosotros.

Esta imagen corresponde al parque Martí en mi querida Guantánamo, situado en el centro urbano de esta ciudad y con características que lo hacen único en el conjunto de parques de Cuba.

Cuando uno llega al parque lo más sobresaliente es la hermosa iglesia parroquial de Santa Catalina de Rissis, que se levanta casi en medio del mismo, porque cuando se diseñó allá por la década del cincuenta del siglo XX se incorporó la Iglesia como parte de él. Justo frente a la iglesia se levanta la concha del parque (de frente en la foto) con un diseño muy moderno y novedoso para la época. Tiene delante una fuente con dos surtidores en forma de flor de loto y cerrando el conjunto la estatua de Pedro Agustín Pérez, Mayor General del Ejército Libertador y figura insigne de Guantánamo. Una hermosa estatua en mármol blanco, muy bien elaborada y que hasta ahora no he podido averiguar su creador.

A un costado de la Iglesia, está la estatua sentada y casi a nivel del suelo de nuestro José Martí, originalmente estaba rodeado de muros que creaban el conocidísimo “rincón martiano” y el asta de la bandera cubana, hoy el muro ha desaparecido y Martí parece más libre rodeado todo el día por cientos de guantanamero que circulan a su alrededor.

En mis años jóvenes, este lugar cercano a Martí, era nuestro punto de cita, conversación y sueños, por lo que era nuestro pedazo íntimo de parque.

Hoy, alrededor de este parque se mueve la vida comercial cultural y política de la ciudad del Guaso[1] con hermosos bulevares, cines, hoteles y la mejor infraestructura de servicios que tiene la ciudad. Ese es mi parque.


[1] Apelativo que también lleva Guantánamo, por ser el rio Guaso, su lugar fundacional, no muy lejos del parque.

Costumbres, Cultura

La flor nacional de Cuba


En Cuba existe una flor de color blanco muy aromático, de hojas lanceoladas envainadoras, conocida vulgarmente como “mariposa”. Por su exquisito perfume es muy popular en Cuba donde se les utiliza en ramos de novia, para adornar los altares y en los cabellos de las mujeres, costumbre que nuestra tradición popular atribuye a las campesinas que desde antaño adornaban con “mariposa” sus largas cabelleras. Su nombre científico es Hedychium coronarium, familia Zingiberáceas y es muy abundante en la época de lluvia, durante la cual su floración va acompañada de su aromático e inconfundible perfume. Es de origen asiático, pero prolifera con facilidad en los campos de Cuba, a las orillas de ríos y estanques.

El 13 de octubre de 1936 fue declarada símbolo nacional de Cuba, por su vinculación a las luchas independentistas del pueblo cubano. En aquellos días de combate contra el poder colonial español las mujeres cubanas, combatientes o simpatizantes de la causa cubana, utilizaban los ramos de “mariposas” para ocultar mensajes con destino a las fuerzas insurrectas.

Pero en esta época su uso como adorno en la cabellera femenina se convirtió en símbolo de rebeldía entre las cubanas y modo de identificación con los combatientes por la libertad de Cuba. Llegó a ser tan importante su valor simbólico que se hizo necesario ocultarla de la vista de los soldados españoles porque eran una muestra evidente de “infidencia”.

Como símbolo patriótico la “mariposa” representa la pureza de los ideales de los cubanos y el amor por la paz justa de los que luchan por obtener la independencia de su patria, por eso ese día en una exposición internacional de flores celebrada en Buenos Aires, los cubanos proclamaron a la sencilla flor de la “mariposa”, su flor nacional.

Costumbres, Cultura
chatroulette chatrandom