Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Archivo de Noviembre, 2017

JOSÉ MARTÍ SOBRE MANUEL GARCÍA

Manuel García es uno de esos bandoleros románticos que no faltan en la tradición popular de ningún pueblo y cuya leyenda es contada de mil maneras por los cubanos. Se cuenta que fue mambí y que estuvo alzado durante la primera guerra por la independencia de Cuba por la zona de la actual provincia de Matanzas.

Terminada la contienda, cuentan estas historias populares, se mantuvo alzado enfrentando las partidas que para su captura organizaba el gobierno colonial español en la isla convirtiéndose en un connotado enemigo de España y de los ricos.

Este Robin Hood tropical asaltaba a los viajeros en los caminos de una extensa zona del occidente de Cuba convirtiéndose en un peligro para los ricos a los cuales exigió muchas veces rescate por su vida.

Enterado de los planes insurrecciónales de sus compatriotas quiso contribuir a su modo a los necesarios fondos del Partido Revolucionario Cubano para organizar la nueva guerra para la emancipación de la isla. Por ello contactó con el prestigioso periodista cubano negro, delegado del PRC en Cuba y principal líder del movimiento revolucionario en la colonia Juan Gualberto Gómez, para entregarle una buena cantidad de dinero para la noble causa de la independencia; dinero que era parte de un rescate que había recibido por un secuestro a un acaudalado hacendado criollo.

Juan Gualberto sabiendo el origen de aquel dinero, escribe a José Martí preguntándole el destino que debía dársele a aquel dinero y si debía remitirlo al tesorero del Partido Revolucionario Cubano, Benjamín Guerra. La contundente posición del Apóstol queda resumida en este fragmento de su respuesta al noble Juan Gualberto:

“Devuelva, devuelva usted inmediatamente ese dinero criminalmente adquirido. Con sumas de tal origen no se va a la honra: el Partido quiere que llegue su bandera a los combates sin ninguna mancha: para lo que preparamos la guerra, para Gómez y para mí, los bandoleros solo son criminales, y el dinero que de ellos venga, infama. El árbol debe venir sano desde la raíz.”

Así se hizo, pero este cubano descarriado apodado el “Rey de los Campos de Cuba” se alzó el 24 de febrero de 1895 y murió ese día, en que se reanudó la guerra por la independencia de Cuba.

Historia, José Martí

DEPORTE PROFESIONAL EN CUBA


Esta es una polémica de larga data en Cuba, ¿tenemos deporte profesional en Cuba?, la respuesta difiere según el contenido ideológico que se le quiera dar:

Para los que han crecido en Cuba este deporte presenta dos parámetros básicos, el deporte como salud y recreación y el deporte de alto rendimiento, para conseguir marcas, medallas, prestigio individual y colectivos,… y dinero!

El DINERO es la tabla de la discordia, porque el estado Cubano, único rector de los deporte en Cuba monopoliza el “trabajo” de estos profesionales del deporte en función de los intereses de la nación, frenando el desarrollo de las capacidades del atleta para conseguir buenos contratos y patrocinio, para mejorar su vida y la de su familia, claro el los formó y debe ser su único fiador.

Esto ha traído grandes polémicas, desencuentros y ostracismo para quienes se han atrevido a hacer una carrera fuera del sistema estatal o autorizado por éste.

Cientos de atletas cubanos formados en Cuba, brillan en ligas y clubes del mundo, muchos más lo harían si no existiera esta barrera de intolerancia que le niega a estos atletas el “derecho” a representar a su país, solo porque decidieron hacer tienda aparte en cuanto a la administración de sus capacidades físicas.

Estoy seguro que ganaríamos todos, ellos por la remuneración justa por lo que hacen, Cuba porque su prestigio y el dinero que ganan pudieran ayudar a reconstruir más de un centro deportivo en precario estado, adquirir implementos para el desarrollo con más calidad del deporte cubano.

Acabamos de ver, por primera vez en muchísimos años las finales de las Grandes Ligas de los Estados Unidos, la televisión y su “objetividad periodística” dejó ver cuánto “duele” ver triunfar a un atleta como Yuliesqui Gurriel y más aún verlo salir con la bandera de Cuba en hombros, problemas aparte, malacrianzas a un lado, este atleta es CUBANO, ASÍ SE SIENTE Y CUBA NO ES EL MONOPOLIO DE NADIE.

El deporte profesional es un trabajo válido en todo el mundo incluyendo Cuba y si nosotros por determinadas políticas no podemos tener Ligas o clubes nacionales que puedan ser patrocinadas por anunciantes del mundo, entonces es justo que ellos puedan hacer sus carreras donde aprecien su talento, sin tener que renunciar a representar a CUBA.

Deporte

LA PROSPERIDAD

Todo proceso social de izquierda tiene un basamento importantísimo en la propaganda ideológica dirigido a los sectores menos favorecidos y que constituyen, a no dudarlo, sus bases sus bases fundamentales.

El capitalismo tiene más de quinientos años sobre la sociedad humana, tiene una capacidad camaleónica de presentarse siempre nuevo y tentador ante los ojos de los desposeídos, hace suyo cada avance para presentarlo como un logro del sistema, cuando en muchos casos son resultados de las luchas sociales de los marginado, los de abajo o simplemente los filantrópicos pensadores sabedores de que la presión social de los “sin nada” puede acabar con todo el sistema.

El socialismo, desde sus utopía de igualdad para todos, de la noble idea del “todo para uno y uno para todo”, no es ni mucho menos invención de los “marxistas ateos” que agregaron la disposición revolucionaria y abierta de luchar contra el capitalismo, por ser el mal mayor de la humanidad y porque es bueno para muy pocos y desastrosos para las mayorías marginadas, utilizadas en aras de hacer crecer las ganancias de los dueños de todo, ese es el dilema.

En nuestra Cuba, con una historia plagada de páginas de luchas sociales, sometidas por mucho tiempo al rejuego de las grandes potencias, encrucijada de razas y contradicciones, esto no fue la excepción: una burguesía dependiente, antinacional y reaccionaria fue perdiendo creditividad política e ideológica, frente a los movimientos sociales, cada vez más radicales hasta desembocar en la Revolución de 1959 encabezada por Fidel Castro y una heterogénea vanguardia política que fue decantándose más radicalmente a la izquierda impulsada por el dilema de ser destruida por el Imperialismo más grande de todos los tiempos, Estados Unidos, o la alianza con fuerzas de izquierdas de variados matices, que le permitieron sobrevivir en medio de situaciones políticas y militares muy tensa.

Este constante batallar por la supervivencia política, ideológica y cotidiana, impide una estabilidad económica que permita ir más allá de las conquistas primarias de los que no tienen nada, dejando pospuestas las aspiraciones lógicas de la persona individual en sus ansias por fomentar una “prosperidad” duradera y equitativa que nos haga pensar en el sistema socialista como el futuro de nuestros hijos, prosperidad sin derroche, sin la ampulosidad del lujo ofensivo y vano, basada en el trabajo y el la premisa primera del socialismo, “Cada cual según su capacidad y reciba según su trabajo”, con los márgenes de socialización de los servicios públicos básicos y la garantía de derechos universales que la sociedad contemporánea refrenda.

Esa debe ser la base de la sociedad soñada, la Utopía a alcanzar en la que se cumpla aquel sueño martiano de alcanzar: “La dignidad plena del hombre”, sin olvidar nuestro pasado histórico, haciendo posible el sueño de llegar a cada ser humano, protegiendo al débil, pero también respetando y estimulando al más apto, al que más aporta, eso es socialismo, eso es Revolución y es futuro.

Opinión, Política
chatroulette chatrandom