Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

LOS INICIOS DEL CINE EN CUBA (I)




Cuba fue uno de los países pioneros en la cinematografía, no solo por su proyección temprana, sino porque desde los primeros momentos de su llegada ya hubo inquietudes para filmar y dejar en el celuloide constancia de la época y la gente

Cuba fue en el siglo XIX receptora de todos los avances e innovaciones que en el espectáculo se producían, había dinero, un gusto creado y un segmento de público capaz de pagar muy bien las novedades. En 1894 aparece en La Habana el electro-taquiscop (fotografía instantánea en movimiento), que se exhibía como curiosidad en la taquilla del teatro Tacón por el precio de veinte centavos. Un año después se presenta el Kinescopio de Edinson en la Manzana del Gómez y poco después el cinematógrafo de Lumiere, traído a La Habana por el francés Gabriel Veyre, quien presentó el primer espectáculo de cine el 24 de enero de 1897[1], ante un público curioso que llenó el salón desde las 6:30 de la tarde hasta las 11:30 de la noche, en tandas de media hora donde se presentaron siete cortos sin argumentos:”Jugadores de carta”, “Los bebés”, “Artillería de montaña”, “Un negro bañándose”, “Llegada del tren”, “Transformador de tipos” y “Escena del jardinero”.[2]

La acogida de este acontecimiento es reseñada por el periódico “La Unión Constitucional” que indica la asistencia de más de dos mil persona a esta primera tanda de cine en Cuba, destacando el entusiasmo del público y su asombro por el realismo de las escenas[3]

Así comenta un periodista de la época: “El cinematógrafo ha vencido al kinescopio y a todos los demás inventos de su clase (…) es la fotografía y la mecánica, en consorcio íntimo, produciendo sorpresas grandiosas.[4]

El 31 de enero ya se anunciaban diez cortos cinematográficos añadiendo “Desfile de lanceros de la reina de España”, “Un duelo a pistola” y “Carga de los rurales en México”, estados últimas cintas filmadas en México durante la permanencia en aquel país de los representantes de los Lumiere.[5]

El 14 de febrero de 1897 se anuncia por primera vez en las páginas de la prensa habanera el Vitascopio de Edinson con el que se hicieron las primeras presentaciones en la acera del Lovre.[6]

Desde la primera presentación del cinematógrafo en enero de 1897, se produce una expansión rápida por la ciudad de La Habana, el teatro Irijoa fue el primero en utilizarse para la proyección de películas, abril de 1897, utilizando junto con la proyección silente, música de acompañamiento emitida por un fonógrafo. El 21 de abril ya el teatro Alhambra adopta la decisión de exhibir películas, a fines de abril la sala “Panorama Soler” que exhibía vistas fijas, pasa a presentar películas. En mayo Veyre logra un contrato para simultanear el cine con las funciones de teatro en el Pairet y en agosto los empresarios Ubago, Arnautó y Luna alquilan el local que había tenido originalmente Veyre, al lado del teatro Tacón para proyectar películas. [7]

“El cine se asienta definitivamente en Cuba, bien en patente Edinson o Lumiere. Desde ese momento comenzó una competencia desleal por los precios, su proliferación (en abril son ya cinco los cines que funcionan diariamente) (…) La crítica comprendió ahora el nuevo fenómeno que surgía incontenible y afirmó con justicia “Porque eso es el Cinematógrafo: la vida misma”[8]

El 15 de diciembre de 1897 se abre en el Paseo del Prado la primera sala de cinematógrafo en Cuba y poco después se construye el primer local especial para proyectar cine, el Salón Floridora, después Alaska, en la esquina de Calzada del Cerro y Palatino, La Habana.

En 1898 ya el cine se presenta entre los espectáculo de La Habana, en competencia con el teatro bufo, el circo y las variedades. Las películas exhibidas en Cuba eran del sistema Edinson y Lumiere y entablaron desde sus inicios una competencia por el público que hizo rebajar los precios y hasta que el teatro Pairet presentara un espectáculo combinado de cine y teatro. Con la llegada del siglo XX el cine era una realidad al menos en La Habana.

El actor José E. Casasús trajo de México en 1899 el primer equipo de proyección marca Pathé Fréres con el que realizó numerosas giras por el interior del país llevando el cine al resto de la Isla, para ello se valió de otra novedad, una planta eléctrica portátil que acompañaba el proyector.

La primera película filmada en Cuba se rodó el 7 de febrero de 1897 por el mismo Gabriel Veyre representante de la “Maison Lumiere”. Era apenas un cortometraje se sesenta segundo y se llamó “Simulacro de un incendio”, a petición de la actriz María Tubau.

A Casasús se le debe la segunda filmación hecha en Cuba, realizada en 1898, se trata de un corto publicitario, “El Brujo desaparecido”; un anuncio encargado por la cervecera “La Tropical” y en el que aparece el propio Casasús en el papel de brujo desapareciendo para ir a tomar cerveza.

En cine, como espectáculo, ya estaba en Cuba y no tardaría en iniciarse las primeras filmaciones en el país.

A partir de 1906 la cinematografía silente comienza desarrollarse en Cuba de forma regular, animada por un director, Enrique Díaz Quesada y la Compañía Santos y Artigas que se convierte en la principal productora del cine silente en Cuba.

Díaz Quesada y el empresario Francisco Rodríguez crean la empresa, The Moving Pinture Company, muy cubana a pesar de su nombre, primero para la distribución de películas y más tarde produciéndolas en Cuba.

El primer documental de Díaz Quesada es, “El Parque de Palatino” (1906) realizado en un rollo y que ha devenido en la película más antigua que se conserva en Cuba. El corto muestra el parque de diversiones de Palatino y sus diversas atracciones y denota en su rodaje una intención artística por el movimiento de la cámara al enfocar los diversos aparatos de la instalación.

“Era el 25 de marzo de 1906 cuando un temerario operador fue capaz de atrapar en apenas siete planos el ambiente festivo del habanero Parque de Palatino. La prensa de su época lo catalogó como “Padre de la Cinematografía Cubana”. Su nombre era Enrique Díaz Quesada. Lo cierto es que su primer filme “El Parque de Palatino”, revela una increíble intuición cinematográfica”[9].


[1] La primera proyección del cinematógrafo se produjo el 28 de diciembre de 1895 en París.

[2] Raúl Rodríguez: El cine silente en Cuba, pág. 42. La Habana 1992

[3] Ídem: pág. 29

[4] Enrique Fontanils citado por Raúl Rodríguez en “El Cine silente en Cuba”, pág. 30.

[5] Ídem: pp.30-31

[6] Ídem: pág. 33

[7] Ídem: pp.34.35

[8] Rine Leal: La Selva Oscura Tomo II: pág.419. La habana, 1982

[9] Jennys Laura: Enrique Quesada entre el ensueño y el cine cubano”. Rev. Somos Jóvenes. Agosto 2005.

Versión Digital. http://www.somosjovenes.cu/index/semana84/padcine.htm

Cultura

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda