Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

UN PENSAMIENTO NUEVO FRENTE A VIEJOS PROBLEMAS (II)


Cuba 1925-1940

En Cuba la década del veinte del siglo XX marca el despertar de una nueva generación de cubanos que desde el ímpetu de sus años y el acontecer de su época se desmarca del “pesimismo derrotista” de sus antecesores que vieron frustrada la Revolución Independentista que encabezara José Martí y que terminara abruptamente con la intervención norteamericana en 1898 y las imposiciones en Cuba de un modelo neocolonial con la complicidad de la burguesía nacional y sus aliados españoles asentados en Cuba.

Esta generación tiene muchos hitos y justamente comienza su despuntar entre los jóvenes estudiantes de la Universidad de La Habana cuyas históricas luchas por las reformas universitarias en los primeros años de esa década deL 20 marcan el cambio en el modo de concebir el devenir histórico.

Un joven despunta en esta pléyade de precursores, Julio Antonio Mella (1903-1929) estudiante de Derecho, fundador en 1923 de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), organización de estirpe nacionalista en cuyo seno maduraron muchas grandes figuras, que configuraron el panorama ideológico de esta época en nuestro país: Rubén Martínez Villena, Antonio Guiteras, Raúl Roa, Pablo de la Torriente Brau y Juan Marinello, entre otros.

Julio Antonio Mella no se limitó a crear esta organización estudiantil, ese mismo año en el Primer Congreso Nacional de Estudiantes propone la creación de la “Universidad Popular José Martí” (1923) con la avanzadísima idea de dar una formación cultural, política e ideológica a los trabajadores y de vincular a la Universidad con los más humilde de la sociedad, en quienes ya veía los aliados naturales de las causas justas del pueblo. Redactó la Declaración de Derechos y Deberes del Estudiante, en la que se establece la necesidad de los mismos a divulgar sus conocimientos en la sociedad y especialmente entre los obreros y tuvo mucho que ver en la declaración que hace el congreso contra la intromisión del gobierno de los Estados Unidos en los asuntos internos de Cuba y contra la Enmienda Platt.

En 1924 crea la Liga Anticlerical e ingresa en la Agrupación Comunista de La Habana desde donde despliega un trabajo muy activo entre los trabajadores, ya en 1925 su radicalización política lo lleva a fundar la sección cubana de la Liga Antimperialista de Las Américas.

Era ya un líder, no solo entre los estudiantes, sino entre los trabajadores y los hombres de ideas más radicales, los comunistas, junto a los cuales fundó el Partido Comunista de Cuba en agosto de 1925; eran un puñado de veteranos y jóvenes luchadores por el bien humano. Expulsado de la Universidad y detenido por el régimen machadista se declara en huelga de hambre, en una acción que repercutió en la sociedad cubana por su valentía y entrega.

Se ve forzado por la persecución del régimen a exiliarse en México desde donde continúa su trabajo político al lado de los comunistas mexicanos y de otros países de Hispanoamérica; Publica activamente en la prensa de izquierda mexicana e imparte conferencias, en las que promueve su modo de pensar y su compromiso político. En este país Mella se convierte en un luchar incansable por la causa de los humilde, la reforma agraria, la nacionalización del petróleo y los derechos de los trabajadores. Fue miembro del Comité Central del Partido Comunista México y no olvidó ni un momento su compromiso con Cuba.

Su figura gana ribetes continentales al participar en el Congreso Mundial contra la opresión colonial y el imperialismo celebrado en Bruselas en febrero de 1927, luego se traslada a Moscú para participar como delegado en el Congreso de la Internacional Sindical Roja. En enero de 1929 a los 25 años es asesinado en México, casi todo apunta al presidente de turno en Cuba, Gerardo Machado, quien veía en el joven una sombra molesta y peligrosa.

Si políticamente esta generación se presenta como la adecentadora y denunciante de todo lo corrupto, en la cultura esta generación no podía aceptar el inmovilismo provinciano que dejaba a la isla en un limbo entre el decimonónico ido y las inquietudes del nuevo siglo con sus “ismos” presagiante, pero que siempre llegaban tarde a la isla, había que cambiarlo todo y la renovación, no se hizo esperar.

Los intelectuales jóvenes, los mismos que encabezaron la “Protesta de los Trece” y el “Movimiento Minorista”, están al frente de los cambios que la cultura y la literatura en particular necesitaban.

Descuella por su intensa labor política Rubén Martínez Villena (1899- 1934) joven abogado que desde sus primeros pasos como profesional entra en contacto con los intelectuales de pensamiento más avanzado, haciendo causa junto a los humildes y en defensa de los intereses nacionales de Cuba. Lidera el grupo que se pronuncia contra la fraudulenta venta del Convento de Santa Clara (Protesta de los Trece), acción que da a conocer a la opinión pública a una generación de cubanos dispuesta a enfrentar los desmanes políticos y administrativos de los gobiernos de turno.

Participa en el Primer Congreso Nacional de Estudiantes, en la fundación de la Universidad Popular José Martí y forma parte activa de la Falange de Acción Revolucionaria, el Grupo Minorista y el Movimiento de Veteranos y Patriotas espacios que Rubén convertiría en tribunas para mostrar su inconformidad con la situación social y política existente en la isla. Con la fundación del Partido Comunista de Cuba en 1925, Villena encontró un espacio de crecimiento político, vinculándose más estrechamente a los trabajadores.

Con la llegada al poder de Gerardo Machado, la labor política de Rubén se incrementa y durante estos primeros años de gobierno machadista, será un oponente de muy claras ideas.

Ingresa al Partido Comunista en 1927 y funge como asesor legal de la Federación Obrera de La Habana y de la Confederación Nacional Obrera de Cuba, de la que fue uno sus líderes fundamentales, aunque no quiso asumir la secretaria general, tal vez por su delicada salud.

“En 1928 es electo miembro del Comité Central del PCC, sin embargo nunca ostentó cargo oficial alguno, salvo integrante de este Comité, debido a los prejuicios del movimiento comunista de la época, y los suyos propios, de que un intelectual no debiera asumir en esa organización la máxima responsabilidad. Tras la muerte de Julio Antonio Mella, en 1929, por acuerdo del Comité Central se convirtió en el principal y más activo dirigente del Partido, desarrollando una ardua labor a pesar de estar afectado de forma aguda por la tuberculosis.”[1]

Los méritos de Rubén como dirigente comunista lo llevan a convertirse en la principal figura política dentro del Partido Comunista de Cuba, al que llevó a un plano de vanguardia entre los trabajadores y los grupos progresistas de la época. Su capacidad y liderazgo queda demostrada al dirigir la primera huelga política de la Historia de Cuba[2] que paraliza el país por más de 24 horas, el 20 de marzo de 1930.

Ese mismo año sale rumbo a la Unión Soviética, en primer lugar para contactar con los dirigentes de la Internacional Comunista y en segundo lugar para someterse a tratamiento por su grave enfermedad. En Moscú trabaja en la Sección Latinoamericana de la KOMINTERN y mantiene un persistente intercambio con los teóricos del marxismo – leninismo, cuya asimilación teórica no fue acrítica sino dialéctica al asumir estas teoría y adaptarlas a las condiciones de lucha de su tiempo y su país.

A principio de la década del treinta Rubén regresa a Cuba, su enfermedad es irreversible y su decisión es volver a la lucha contra Machado y morir junto a los suyos. Desde su lecho organiza y dirige la Huelga General Revolucionaria que llevará al fin de la dictadura machadista en 1933.

En medio de la vorágine revolucionaria que sigue a la caída de la dictadura continúa con sus deberes al frente del partido comunista y en los preparativos para el IV Congreso Nacional Obrero de Unidad Sindical. El 15 de enero de 1934 muere este extraordinario intelectual y dirigente comunista, hombre de profundas ideas sociales, ejemplo de valentía y entrega.


[1] Rubén Martínez Villena. ECURED, Cuba. http://www.ecured.cu/index.php/Rub%C3%A9n_Mart%C3%ADnez_Villena

[2] Ídem

Historia

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda