Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

EL CONTINUISMO DE CARLOS PRIO SOCARRÁS



En 1948 se produce la victoria electoral de Carlos Prío Socarrás (1903-1977) candidato aupado por el mismo Grau San Martín y continuador de la política anti popular y corrupta del mismo.

El nuevo gobierno auténtico continuó la tónica del anterior, con el robo autorizado del presupuesto público y múltiples escándalos relacionados con la hacienda pública que deterioraron la imagen del gobierno.

Uno de los hechos más sonados fue el escándalo por la falsa incineración de casi 40 millones de pesos que debía ser retirado de circulación por el Ministerio de Hacienda regentado por el hermano del presidente, Antonio Prío Socarrás.

El gobierno de Carlos Prío se alineó desde un principio junto a los sectores enriquecidos con el robo de los fondos públicos y con la debilitada burguesía industrial azucarera, todo ello sin afectar los intereses de la oligarquía y de los inversionistas yanquis. Por esta razón se manifestó como un gobierno pro-norteamericanos, reaccionario, represivo del movimiento obrero y de los comunistas.

Durante su mandato fueron asesinados dirigentes obreros de la talla de Aracelio Iglesia, Amancio Rodríguez y Miguel Fernández Roig, entre otros. Promulgó el Decreto 2273, conocido como “Decreto Mordaza”, dirigido a silenciar los programas radiales de la oposición a más de los reiterados asaltos de la policía contra el periódico comunista “Hoy”.

Fiel a su política pro yanqui, Prío Socarrás se mostró partidario del aumento de la tarifa eléctrica propuesta por la Compañía Cubana de Electricidad, de capital norteamericano; concertó acuerdos militares y de inteligencia con el gobierno de los Estados Unidos y creó el Grupo Represivo de Actividades Subversiva (GRAS) con el pretexto de luchar contra el gansterismo político, pero usado en realidad para reprimir a los movimientos de izquierda y de los trabajadores.

En 1950 el gobierno anunció su programa de “Nuevos Rumbos” que pretendía actuar contra la corrupción administrativa para lo cual destituyó a todo el gabinete y promovió las tan esperadas leyes complementarias, principalmente en la esfera bancaria y la hacienda pública. Creó el Banco Nacional de Cuba, el Banco de Fomento Industrial de Cuba (BANFAIC), el tribunal de Cuentas y el de garantías Constitucionales y Sociales y aprobó la Ley orgánica del presupuesto y la ley general de contabilidad, pretendiendo con estas medidas mayor control del presupuesto estatal, al cual estaban adjunto como “botelleros”[1] cientos de pistoleros a sueldos que hacían pactos de paz con el gobierno a cambio de estas prebendas.

Los cambios promovidos por los “Nuevos Rumbos” fueron casi nulos, por lo que continuaron las protestas populares y las campañas radiales de Eduardo Chibás (1905-1951), denunciando la verdadera situación de latrocinio dentro del gobierno de Prío. El Partido Revolucionario Cubano (Ortodoxo) de Chibás era casi seguro ganador de las elecciones de 1952, por la popularidad de su líder y el descredito del gobierno de Carlos Prío Socarrás.

Políticamente presionado y en medio de su campaña de denuncias contra el robo de los ministros, no pudo obtener las pruebas de ello y se suicida delante de los micrófonos de la CMQ, el 16 de agosto de 1951, dejando acéfalo el fuerte movimiento ortodoxo, adecentador y aglutinador de las fuerzas progresistas del momento. A pesar de su ausencia el partido Ortodoxo seguía siendo el favorito para las elecciones de 1952.

En medio de este convulso panorama regresa a Cuba Fulgencio Batista, tras las garantías que le ofreció el gobierno. Sus aspiraciones política eran volver a la presidencia de Cuba, pero su partido no estaba entre los favoritos para ganar las elecciones, aunque él sí seguía siendo el “hombre” de las fuerzas más reaccionarias del país y contaba con el apoyo de las fuerzas armadas, bases que lo llevaron a sacar a Carlos Prío Socarrás de la presidencia con un golpe de estado, el 10 de marzo de 1952, pocos día antes de las elecciones que daban como posibles ganadores a el Partido ortodoxo y las fuerzas progresistas aglutinadas a su alrededor..


[1] Así llamó el pueblo de Cuba a todo el que cobraba una plaza por plantilla sin trabajarla.

Historia

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom