Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Archivo de Abril, 2016

DÍAS DE ABRIL EN CUBA


Los cubanos no podemos olvidar el mes de abril, yo diría que es el mes de la definición de la Revolución Cubana. Tenía yo diez años, mi padre, obrero y miliciano estaba integrado plenamente a la vorágine revolucionario que se vivía por esos días. Los periódico en Cuba ya estaban todos nacionalizados y no podían hacer campaña contra el proceso revolucionario, los trabajadores y el pueblo en general seguían un día a día informativo marcado por las palabras del líder de aquella revolución legendaria, Fidel Castro, entonces joven, decidido y en plena posición del liderazgo de un pueblo dispuesto a cambiar a como diera lugar.

Ningún proceso revolucionario en el mundo enfrentó en tan poco tiempo tantos retos difíciles: enfrentar al poder del imperialismo yanqui, la rabia de la oligarquía nacional desalojada del poder y las fuerzas de la dictadura derrotada, a la cual se unieron hasta la Iglesia Católica, haciendo causa común con los poderosos, eran los días difíciles y gloriosos que precedieron a Playa Girón.

Era un deslinde ideológico clásico, “Con el pueblo o contra el pueblo” y en eso pulseo el liderazgo de la revolución no vaciló ni un momento, “JUNTO AL PUEBLO”

Todo proceso social, si es verdadero debe crear los mecanismos para defenderse y hacer todo lo posible porque sus conquistas sean irreversibles, sea cual sea el modo como se llegue al poder. Las mayorías legitiman el poder.

El capitalismo y las oligarquías tienen muchos años de experiencia en el poder, mecanismos bien engrasados y pagado que no le permitirán a las fuerzas progresistas avanzar en sus objetivos y logros de gobiernos. Solo la unidad real con el pueblo, la confianza entre liderazgo y pueblo y la formación de una conciencia de poder político para sí le permitirán a un pueblo sacar adelante una Revolución Social que le permita desarrollar una sociedad justa, equitativa y sostenible.

Esos fueron los retos que enfrentó Fidel y el liderazgo revolucionario junto al pueblo, con esa moral derrotaron la invasión mercenaria de Playa Girón, se proclamó el socialismo y comenzamos la andadura en este derrotero no excepto de dificultades y errores, pero sí siempre con el deseo de mejorar y salir adelante en nombre del pueblo y para el pueblo.

Historia, Opinión, Política

MARTÍ DE NUEVO EN CUBA


Desembarco en Playitas

Juan Emilio Hernández Giró

Casi a la media noche luego de muchos días de azarosa aventura para llegar a Cuba, desembarcaron por la costa sur de la provincia de Guantánamo, José Martí, Máximo Gómez, César Salas, Marcos del Rosario y Francisco Borrero, cinco hombre en busca de un solo sueño, incorporarse a las luchas por la independencia de la Cuba del dominio español.

Su llegada marcada por el azar por la playita de Cajobabo, fue casi obra de un milagro, por lo agreste del lugar, los altísimos farallones que rodean aquella pequeña lengua de piedras y arena y por la noche de borrasca que Martí describe magistralmente en su diario.

Ellos venían guiados por la voluntad de estar en Cuba en estos momentos en que tanta falta hacía a la Revolución Independentista, sus líderes naturales, los hombres que había guiado en la primera guerra o los que como Martí se unían al movimiento para aportarle su savia nueva en circunstancias nuevas.

Era la media noche del 11 de abril de 1895,el instante queda para la posteridad en dos cuadros realizados por el pintor cubano Juan Emilio Hernández Giró, ambos inspirados por lo escrito en sus diarios por José Martí y Máximo Gómez.

José Martí

EL PARTIDO DE MARTÍ


José Martí junto a un grupo de presidente de Clubes revolucionarios en Cayo Hueso, 1892

Con sagacidad de creador y la constancia de los grandes, emprende José Martí en la emigración cubana radicada en los Estados Unidos la creación de una organización que tendría por finalidad lograr la independencia de Cuba del dominio español y asegurar que no fuera presa de cualquier otro dominio extranjero.

Parecería difícil de creer pero desde 1882 cuando escribe por primera vez al general Máximo Gómez le expresa la necesidad de crear un partido para impedir las intenciones de los anexionistas de adentro que ante las incesantes luchas de los sectores independentistas para lograr la separación de España, no quiere otra cosa sino unirse al vecino del norte para gozar de sus “libertades” y poder seguir adelante con su enriquecimiento a costa del sudor de los más humildes, Martí advierte que la respuesta debía ser la unidad de todos los que querían la independencia de Cuba en un Partido que garantizara esos anhelos.

Diez años después los delegados de los Clubes Revolucionarios de Cayo Hueso proponen la candidatura del Apóstol para Delegado de ese Partido necesario y que sería proclamado el 10 de abril de 1892, no para defender interés de clase o grupo, sino para luchar en primer lugar por la independencia de Cuba y lograda esta impedir la anexión a los Estados Unidos o la presencia dominante de sus sectores políticos en Cuba, todos como fin de lograr la República “CON TODOS Y PARA EL BIEN DE TODOS”, que fuera también el fiel del equilibrio del mundo, entre las dos Américas tan dispares en cultura y desarrollo.

Así nacerá el Partido Revolucionario Cubano el partido de todos los cubanos que quisieran vivir en una patria libre y próspera, en igualdad de condiciones y oportunidades, ese el objetivo, ese el sueño buscado, por él se ha hecho mucho en más de un siglo de luchas políticas y sociales.

Historia, José Martí

¿QUIÉN ARRANCÓ LAS PÁGINAS DEL DIARIO DE CAMPAÑA DE JOSÉ MARTÍ?


A propósito de artículo de Fidel Castro publicado el 29 de marzo de 2016 en el periódico Granma, referido a la visita del presidente Obama, hay un fragmento que toca uno de los mayores enigmas de la historia de Cuba:

“Nadie, sin embargo, es bueno o es malo por sí mismo. Ninguno de nosotros está diseñado para el papel que debe asumir en la sociedad revolucionaria. En parte, los cubanos tuvimos el privilegio de contar con el ejemplo de José Martí. Me pregunto incluso si tenía que caer o no en Dos Ríos, cuando dijo “para mí es hora”, y cargó contra las fuerzas españolas atrincheradas en una sólida línea de fuego. No quería regresar a Estados Unidos y no había quién lo hiciera regresar. Alguien arrancó algunas hojas de su diario. ¿Quién cargó con esa pérfida culpa, que fue sin duda obra de algún intrigante inescrupuloso? Se conocen diferencias entre los Jefes, pero jamás indisciplinas.”

En el Diario de Campaña de José Martí faltan las páginas correspondientes al día 6 de mayo de 1895, posterior al encuentro suyo con Antonio Maceo y Máximo Gómez en la finca La Mejorana. Muchos, me incluyo entre ellos, se refieren a las posibles críticas de José Martí a la posición de los dos generales sobre el tema de la manera de organizar el gobierno de la República en Armas y al deseo de ambos de la salida de Martí hacia los Estados Unidos por considerar que allí podía ser más útil, en la intimidad de su diario algunas de sus consideraciones pudieron referirse a su opinión sobre el asunto y la de sus interlocutores en ese encuentro.

Pero existe otra versión recogida por el comandante del Ejército Libertador Luis Rodolfo Miranda quien sostenía que esas cuartillas se referían al modo de la “distribución de los fondos para la revolución, incluyendo “las cantidades enviadas a distintos patriotas”[1]

¿Quién leyó este diario tras su muerte?

Tras la caída en combate del Apóstol el diario de campaña pasó a manos de Máximo Gómez, quien lo conservó hasta su muerte, tuvo tiempo para la lectura del mismo que solo se dio a conocer adjunto al propio Diario de Campaña de Máximo Gómez cuando su hijo Bernardo Gómez Toro los publico en 1941.

Recuerdo cuando trabajé en el Museo Máximo Gómez de La Quinta de los Molinos, entre las valiosas piezas sobre el Generalísimo que allí se atesoraban, había un cofre de madera, muy bien conservado, donado por algún descendiente, donde ambos diarios había sido guardados hasta su donación al Archivo Nacional de Cuba.

Pero el tema ha sido tratado en otros momentos de la historia y por personas muy autorizadas, leamos lo que dice el ayudante de José Martí, Ramón Garriga Cuevas, encargado de llevar sus pertenencias, entre ellas el diario en los últimos días de campaña:

“Yo las vi cuando las escribió. Yo guardaba el diario en mis alforjas. Cada vez que Martí me lo pedía, se lo entregaba. Gómez lo recibió completo de mis manos”[2] . Posteriormente volvería sobre su testimonio insistiendo, “que al diario de campaña, cuando él lo entregó, no le faltaba hoja alguna, y que fueron seis pliegos[3] los que Martí escribió el día 6 de mayo”[4]

En cuanto al contenido este coronel del Ejército Libertador testifica que las hojas arrancadas se referían al disgusto de Maceo sobre el manejo de los fondos para la guerra.

Al examinar los originales que conservaba la familia de Máximo Gómez, donde estaba incluido el Diario de Campaña de José Martí, Gonzalo de Quesada Miranda, hijo del gran amigo del Apóstol constató que no había salto en la foliación del diario dentro de estos archivos (4650-76) pero si en la paginación del diario martiano que saltaba de le 27 a la 32, lo que evidencia que las páginas fueron arrancadas antes de ser foliadas.

Así fue publicado por primera vez el Diario de Campaña de José Martí como un anexo al Diario de Máximo Gómez en 1941


[2] Diario de la Marina, febrero 22 de 1948

[3] En realidad faltan cuatro y no seis hojas en el Diario de Campaña de Martí

[4] Revista Carteles, octubre 25 de 1953

Historia, José Martí
chatroulette chatrandom