Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

CUBA-ESTADOS UNIDOS, UNA RELACIÓN PELIGROSA


Dentro de pocas horas se hará oficial el reinicio de relaciones diplomática entre Cuba y los Estados Unidos, relación que llega después de 54 años de tozudez y pulseó político, diplomático y militar para hacer “volver a esta isla al redil del servilismo” impuesto desde la intervención de los Estados Unidos en la guerra que los cubanos desarrollaban contra el colonialismo español, hace más de cien años.

La intervención yanqui no fue la desinteresada ayuda para terminar la guerra, sino el gesto imperial para ocupar los restos de lo que fue el imperio colonial hispano en el mundo: no fue solo Cuba, fueron Puerto Rico, Filipinas y las islas Guam, todas posiciones de España, intervenidas por el naciente poderío del imperialismo de los Estados Unidos.

Nadie le preguntó a los cubanos si querían que Estados Unidos intervinieran, hasta esos momentos la nación del norte se mantenía fuera de la beligerancia e interfiriendo en la labor del emigrado cubano para ayudar en las luchas por la independencia en Cuba.

Aún no está claro el “extraño” estallido del acorazado Maine en la bahía habanera, pretexto para la intervención en Cuba, pero bien claro está en la historia de Cuba la ignorancia del gobierno interventor de los mecanismos de los insurrectos cubanos, no reconocieron al gobierno de la república en Armas, ni al Ejército Libertador, cerraron las puertas de Santiago de Cuba a los heroicos mambises y Máximo Gómez fue largamente ignorado en su campamento de guerra.

El pacto del interventor fue con los autonomistas cubanos, poderosos caballeros que lo menos que querían era una república cubana, pactaron con todo el que los reconoció mientras miraron con recelo a los que querían una República libre en Cuba.

Tomás Estrada Palma les hizo el gran favor de disolver el Partido revolucionario Cubano, el partido de Martí y de los independentistas y chantajearon a los delegados de la Contituyente cubana imponiéndole a Cuba la bochornosa “Enmienda Platt”, que exigió la entrega de bases carboneras para su flota, el derecho a intervenir cuando consideraran que sus intereses estaban en peligro y negaron durante largos años que isla de Pinos fuera parte del territorio cubano.

El embajador de Estados Unidos en Cuba se convirtió en un procónsul al que se consultaba todo en aquella República mediatizada y los gobernantes cubanos tuvieron solo el derecho a robar el erario público.

Cuba sufrió una segunda intervención pedida por el entreguista Tomás Estrada Palma, ambicioso de poder, el hombre que llegó a presidente de la isla siendo aún ciudadano norteamericano y al que muchos cubanos aún quieren reconocerlo como un hombre honesto, como si no fuera bastante su entreguismo.

Alfredo Zayas gobernó con un “asesor yanqui” llevándole la mano para administrar el dinero público y José Miguel Gómez asesino miles de ciudadanos negros con la anuencia yanqui, que en plena matanza, intervinieron en la zona de Guantánamo, para proteger “bienes e intereses de los ciudadanos norteamericanos”

Los anexionistas de hoy quieren vendernos una “prosperidad venida de las manos ensangrentadas de Fulgencio Batista”, dinero de la mafia yanqui para mejorar las condiciones de ese anillo de turismo de juego y prostitución que extendieron de Varadero a La Habana, mejorando infraestructura, con un boom constructivo que dejaba oculto una deuda de miseria que Fidel denunció en su alegato por el juicio del Moncada.

La Revolución tuvo causales profundas y si triunfó en 1959 no fue por la ayuda yanqui sino por la interesa de todo un pueblo por revertir un pasado oprobioso.

Ellos rompieron con la Cuba nueva en 1961, eso le dejaba las manos libres para aplicar una violenta ofensiva de subversión y terror contra los cubanos, la Revolución Cubana no temió en profundizar su accionar por defender las conquistas de todo un pueblo, la nación radicalizó sus principio, la mayoría al lado de la Revolución, las minorías burguesas y privilegiadas junto a los intereses de los Estados Unidos.

Cuba llega hoy a esta posición de reconocimiento de los Estados Unidos sin renunciar a los principios de justicia social y equidad de derechos que hizo de esta pequeña nación un ejemplo para los pobres de la tierra, en igualdad, sin olvidar nuestra historia, ni los principios por los que hemos luchado, saludemos el gesto civilizado de los nuevos tiempo, pero sin olvidar la historia, porque es la gran maestra de la vida.

Historia, Política

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom