Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Archivo de Febrero, 2015

24 DE FEBRERO, UN GRITO DE CUBA POR SU INDEPENDENCIA


El 24 de febrero de 1895 se produjo un hecho esperado y gloriosos en la historia de la isla de Cuba, entonces colonia de España con el apoyo de los sectores ricos de la sociedad colonial, tanto criollos como peninsulares, incapaces de sacar lección de la decisión de los cubanos por ser libres, tras los diez primeros años de cruenta lucha por su independencia.

Se iniciaba un nuevo período de guerra para expulsar de la isla el colonialismo español enraizado desde hacía cuatro siglo en la Mayor de las Antillas. Esta vez el movimiento emancipador venía encabezado por un hombre de claras ideas separatistas, actualizado en el panorama político de su momento histórico y decidido a cambiar no solo la condición política de la isla, sino su basamento social lastrado por la esclavitud de hombres y mujeres de origen africano que apenas 9 años antes habían sido emancipado por el gobierno de España, poniendo fin a su oprobiosa condición.

Mucho tiempo antes en 1868 los primeros cubanos que se levantaron por su independencia liberaron de la servidumbre a sus esclavos y los llamaron como iguales a luchar por la patria común que de un modo u otro habían construido.

José Martí y su Partido Revolucionario Cubano, estaban al frente de aquel segundo momento de las luchas por la libertad de la isla, desde el exilio, apoyado por la emigración cubana asentada en los Estados Unidos llamó a la unidad de todos, sin distinción de clases, ni razas, proponiendo la creación de la República que tuviera por Ley primera la dignidad plena del hombre y donde se conquistara toda la justicia posible para los pobres de la tierra, esos que fueron mayoría en la adhesión al movimiento y los primeros en morir en los campos de batalla.

Se iniciaron, ese 24 de febrero, los más cruentos días para el pueblo cubano, España no estaba dispuesta a perder lo que consideraba parte inseparable de su territorio, ni los dividendos que esta próspera colonia dejaba al fisco real, por lo que se empeñó en sofocar a toda costa aquel movimiento popular y revolucionario.

El saldo fue la muerte de más de 300 mil personas, combatientes y civiles, la destrucción de las dos terceras parte de las riquezas del país, la pérdida de valiosos líderes cubanos en el empeño libertario, entre ellos el propio José Martí y el inclaudicable general Antonio Maceo, síntesis ambos de los mejores valores de la patria mestiza y libre que aspiraban a construir.

La intervención norteamericana en junio de 1898 mediatizó la posible victoria de las armas cubanas y dejó pendiente sobre el futuro de Cuba la alternativa anexionista que siempre fue la aspiración de los intereses de las oligarquía, tanto la yanqui, como buena parte de los sectores criollos y peninsulares presentes en Cuba.

La República de Martí, “con todos y para el bien de todos” quedaba pospuesta.

Historia, José Martí

UN CRITERIO SOBRE LA FERIA DEL LIBRO DE LA HABANA


Ir a la FERIA DEL LIBRO de La Habana es una tradición que me he impuesto como otros miles de cubanos que vivimos en la capital, porque era un modo de confrontar lo que hacen otros con los que se produce en Cuba en materia editorial. Ver los libros de mi gente junto a los cientos de ejemplares que llegaban de toda América Latina y algunos países de Europa, era un modo de comparar, saber cuan cerca o lejos estábamos en materia de diseño, contenido y calidad en general.

Pero ahora la FERIA DEL LIBRO que veo es un gran bazar, una candonga de banalidad que se dirige de forma central al objetivo de venderle a estos “indios con levita” (que somos nosotros) parte de sus frustraciones, sus sueños truncos, sus ansias de tener y que los indianos adquieren como trofeo del bueno, todo en 3D desde la religión a los mangas, deslumbrando a un público juvenil, infantil y de adultos cosificados que hace colas, gasta dinero a manos llenas y luego sale con su carga de “novedades”, con su autoestima por las nubes porque ellos llevan mucho afuera para cubrir la falta de lo que no tiene dentro.

Es verdad que nosotros no tenemos una industria editorial, capaz de enfrentar esta avalancha de libros para el hogar, consejo para la autoestima, , entretenimientos a granel, pero priorizar este bazar de feria, con los mejores lugares del recinto expositivo, que casi no encuentres a las editoriales serias, que cuando la encuentres la veas a la defensiva rodeada de esta avalancha de afiches de Messis y de Ronaldos, eso es claudicar ante el mercado, perder la esencia de lo que era la FERIA DEL LIBRO DE LA HABANA, un lugar de encuentro y de saberes desde el lado más progresista de la humanidad.

Ha se me olvidaba también existe un programa cultural, serios y muy publicitado por los medios, a donde va los especialistas, los estudiantes y alguno que otro ciudadano de a pie, lector empedernido y que descansa sus pies en las salas de conferencias y coloquios, para luego volver a l BAZAR de las ilusiones que nos trajeron los conquistadores del mercado.

Cultura

CELINA, LA REINA DE LOS CAMPOS DE CUBA


Desde que nací vengo escuchando la voz de esta guajira cubana que se dio a la tarea de defender el “punto cubano”, las décimas cantadas y la música campesina toda que se hace en Cuba. La recuerdo junto a su esposo y compañero en el arte Reutilio Domínguez, quien supo hacerle una segunda voz que resaltaba el timbre claro de sus tonadas. Esa es Celina, la mujer devota de Santa Bárbara, el Changó de la cultura afrocubana que con sus colores rojo y blanco en su bata paseó por el mundo esa manera eterna de inmortalizar lo auténtico.

Gracias Celina te recordaremos siempre y trataremos que tu música siga viva en la cultura de tu pueblo.

Cultura
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda