Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Archivo de Junio, 2014

CUBA, EL RETO DEL MEDIO AMBIENTE


Mañana es el Día Mundial por el Medio Ambiente, ese querido y deteriorado medio en el que vivimos a veces sin darnos cuentas que lo afectamos con mucho de nuestros actos.

Cuba es una isla larga y estrecha que se entiende de este a oeste, o viceversa, para dar la impresión de un lagarto verde y dormido sobre las aguas del mar Caribe, si se fijan bien más que una isla somos un archipiélago, con cientos de pequeños cayos e islotes y una hermosa perla de encanto que es la isla de Pinos. Somos un país expuesto a los huracanes del Caribe, esos que están en nuestra historia, tanto como los piratas y las ambiciones del norte. Las costas cubanas son en buena parte bajas, llenas de innumerable playas y humerales de mangles que posiblemente desaparezcan con el crecimiento de los mares. Siempre habrá un espacio para el cubano.

La sobreexplotación de los bosques tropicales en Cuba es un fenómeno que comenzó con la colonización a tal punto que en la isla solo hay islas boscosas de poca extensión y muy depauperadas por la presión de las necesidades de la población: leña para cocinar, terrenos para sembrar, uso de maderas y otras muchas malas prácticas de manejo medio ambiental, que poco a poco los cubanos van aprendiendo a superar, si es que queremos tener un país en el futuro.

Las montañas, que no abundan en Cuba y apenas rosan los 2 mil metros, resisten mejor el embate de la acción humana, gracias a su prioridad y el esfuerzo conservacionista del estado en los últimos cincuenta años.

Mucha tierra de cultivo ha sido degrada por las malas prácticas del cultivo intensivo e industrial de determinadas plantas y los sueños de poseer una agricultura industrial, con alto uso de fertilizantes, mecanización y monocultivo, hoy le pasan la cuenta al fondo de tierras para la agricultura.

El marabú ha sido el arbusto nacional en todas esas tierras maltratadas y costará mucho trabajo aún dominarlo y hacer que su presencia sea solo ornamental.

En cuanto a la vida urbana, La Habana es un gran problema sanitario y medio ambiental, con muchos micro vertederos de esquinas, crecidos bajo la indolencia humana y la desidia de las autoridades escudadas ya usted sabe en qué, la falta de recursos, el bloqueo, etc., etc.

En contraposición las ciudades del interior del país poseen una tradición de limpieza encomiable, con poquísimos recursos mantiene limpias sus vías, tanto en los centros urbanos, como en sus barrios y si más no hacen, es por lo que ustedes saben.

Existe una voluntad estatal de mejorar el medio ambiente, pero del dicho al hecho el trecho es mucho y si no tenemos más problemas de salud, es gracias a nuestro sistema de salubridad, vacunaciones y esa preocupación sanitaria de la puerta hacia adentro, que se contrapone a la suciedad, de la puerta hacia afuera.

A alguien le escuché decir, todos podemos hacer por el medio ambiente, mira a tu alrededor y comienza ahora.

Opinión

Cuba, la liberación de las fuerzas productivas


En el socialismo las fuerzas productivas son controladas por el estado quien debe en su reasignación de planificación tener previsto dónde va cada uno de los eslabones de este engranaje de la sociedad que son los trabajadores.

En el caso de Cuba durante muchos años la subutilización de las fuerza productiva, la sujeción a los diabólicos mecanismos burocráticos del estado y el partido comunista, se convirtieron en un freno para el desarrollo de la economía cubana, más allá de factores externos más que conocidos, como son el bloqueo económico a la isla, la persecución del gobierno de los Estados Unidos a cuantas posibilidades tenga la sociedad cubana para negociar con cualquier país capitalista del mundo y el oportunismo de los capitalistas de cualquier nación por el cobro de intereses leoninos por comerciar con la “isla hereje”.

Los cambios que se están produciendo en el país a partir del “nuevo modelo económico” implementados en los “lineamientos económicos” del partido han conllevado a la liberación paulatina pero creciente de estas “fuerzas productivas”, en sectores muy dinámicos y que para el estado siempre han sido un gran dolor de cabeza: los servicios personales, la gastronomía, el comercio minorista, el trasporte público y las pequeñas producciones locales, artesanales, artísticas. Un poco más controlado pero igualmente creciente ha sido la producción agrícola, enormemente deficitaria por muchos años, estatalizada en más del 80 % hasta hace menos de una década, pero que no satisfacía las necesidades de una población de apenas 11 millones de habitantes, teniendo que convertirnos en importadores netos de alimentos.

La distribución de tierras estatales ociosas (miles de caballerías de tierras llenas de marabú en manos del estado) ha significado una nueva reforma agraria, contra un latifundio estatal ineficiente y en banca rota. Es la principal reforma en el campo económico cubano, llamada a lograr la sustentabilidad económica del país, siempre y cuando las trabas burocráticas que aún la ralentizan sean eliminadas y dejen al productor con las manos libres para producir los alimentos que este pueblo necesita.

A mi modo de ver el problema fundamental que seguimos afrontando es la enorme carga que significa para el estado y el pueblo, el ejército de funcionarios que en todos los niveles se empeñas en “hacer cumplir” mecanismos obsoletos o se atrincheran detrás de cualquier resolución o ley anacrónica para frenar esta fuerza productiva que por necesaria y progresista terminará por imponerse y dejar las cosas en su lugar.

Hacer efectivo el gobierno del pueblo, descentralizar la mayor cantidad posible de funciones, hacer posible que los municipios tengan iniciativas, se sustenten y que los “delegados del poder popular” verdaderamente sean los representantes del pueblo son asignaturas pendientes pero necesarias si queremos seguir adelante con un socialismo próspero y sustentable.

Opinión, Política
chatroulette chatrandom