Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

WILFREDO LAM EN LA JUNGLA MESTIZA


No me canso de mirar ese cuadro “parte aguas” de la cultura cubana que es “La Jungla” salido de los pinceles y las alucinaciones de un mulato chino de Sagua la Grande llamado Wilfredo Lam, quien conoció en Cuba todo lo que le identifica como un hombre de cultura sincrética y mestiza, tal vez un poco tímido al llegar al bohemio parís de la preguerra y encontrar el deslumbramiento de aquellos europeos por las máscaras africanas, esos volúmenes de pecho, caderas de ébano y un misterio tremendo que el eurocentrismo les devuelve novedoso.

Lam debió embozar una sonrisa, nada de aquello le era ajeno, venía de un país caribeño y mestizo donde todo aquello le fue cotidiano y le fue fácil fundir la moda de lo africano entre los pintores europeos y su conocimiento ancestral sobre aquellos misterios que llegaron libre en la mente de los sufridos esclavos que sostuvieron por siglos la economía de la isla del azúcar

La década de los 40s es ante todo de Wilfredo Lam (1902-1982) quien regresó a Cuba al comenzar la Segunda Guerra Mundial en Europa, redescubriendo un africanismo que si bien está en sus raíces, se reactualiza en la interpretación que los surrealistas hace del arte negro y que él, impactado, sintetizará en sus inquietantes dibujos y pinturas de este período definitorio.

Su regreso a Cuba inicia su madurez artística al concretar un sistema propio de símbolos en una mitología ancestral y personal. Son símbolos donde el embrujo se une a contrapuestos elementos pictóricos principalmente en ocre y negro.

En 1943 pinta, “La jungla”, cuadro trascendental que lo consagra como uno de los grandes pintores universales. El tema es la representación simbólica de lo carnal, terrenal y esotérico en alusión a un primitivismo y religiosidad presente en toda su obra.

“Está allí, entre órganos genitales, el misterio del trópico y, complicándose entre bejucos y mala yerba, aparece la caña de azúcar, la hoja del tabaco, los plátanos y los güiros convulsionados, completándose la riqueza vegetal, con las nalgas opulentas y los pechos nutridores(…)”[1]

Durante toda la década de los 40s trabajará en Cuba, visita Haití y allí descubre la “viril” cultura del vudú y lo negro, que quedará atrapado en la síntesis de símbolos e interpretaciones místicas que llenan sus cuadros.

Wilfredo Lam es la transculturación, lo mestizo nacido del cruce cultural, lo africano interpretado en el Caribe, sin referencias directas a ninguna de sus numerosas culturas.


[1] Loló de la Torriente, “Imagen en dos tiempos”. La Habana, 1982

Cultura

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom