Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

ART- DECO EN CUBA


En Europa se inician en la década del veinte trasformaciones importantes en la arquitectura que tuvieron en la Exposición de Artes Decorativas de 1925 su momento culminante. Los códigos estilísticos del art noveau se ven reelaborado en un sistema decorativo o de figuras estilizadas, en fachadas lisas. Este fue el sistema conocido por Art-Deco, influenciado por el cubismo, el funcionalismo de Bauhaus, el futurismo y el sentido estructuralista de los monumentos precolombinos.

En Cuba estos cambios tuvieron que esperar algunos años, por el conservadurismo ecléctico de la clientela burguesa y los ejecutantes criollos y extranjeros.

Primero hubo una avanzada teórica que llegó en la literatura arquitectónica a fines de la década del veinte. En 1926 aparece en la revista “El Arquitecto”, dirigida por Luis Bay, el primer trabajo sobre arquitectura moderna: “Las nuevas tendencias arquitectónicas”, del arquitecto argentino Alejandro Christophersen; ese propio año José María Bens, en la misma revista publica su artículo, “Momentos modernos de las bellas artes”, con una valoración sobre lo que ocurría en arquitectura en Europa. La revista “Colegio de Arquitectos” de los años 28 y 29 informa sobre la obra de Gropius y de Bruno Taut, mientras el arquitecto cubano Alberto Camacho diserta sobre, “Las falsa visión del arte moderno”

Todo este ambiente de información y conocimiento sobre arquitectura moderna influyó en los arquitectos cubanos y ya en la década del treinta aparecen las primeras construcciones de estilo funcional, aunque en realidad se limitaron a la sobriedad de la fachada, sin alterar la distribución espacial de la obra.

Los cambios fueron paulatinos pero seguros, el repertorio ecléctico comienza a depurarse a partir de la influencia del Art-Deco: los frisos, frontones, capiteles y cornisas, se simplifican y reducen a los elementos fundamentales y a motivos decorativos integrados a la funcionalidad de la edificación. Predominan los paños puros y las formas simples, pero se mantiene la simetría y la verticalidad del ecléctico.

La primera construcción dentro del estilo Art-Deco se levantó en Quinta y 24, Miramar, proyectado por el arquitecto José Mendeguía, luego un edificio en Línea y Paseo, barrio del Vedado, de Joaquín Weiss y Carlos Maruri. Pero el edificio que afianzó el Art-Deco en Cuba fue el conocidísimo “López Serrano” en 13 y L, Vedado de 1932, obra del arquitecto Mira y Rosich, el primer “rascacielos habanero”, con una planta en H que facilita la ventilación e iluminación. Sus muros están trabajados con ligeros entrantes y salientes, concentrando la decoración en el basamento y la entrada.

La principal obra del Art-Deco cubano es el edificio de la firma licorera Bacardí (Monserrate y Progreso, en La Habana Vieja, realizado por el arquitecto Esteban Rodríguez Castells. El edificio está revestido de cerámica mayólica y su funcionalidad responde a su uso como edificio administrativo. De forma llamativa domina la edificación el símbolo escultórico de la firma Bacardí, un murciélago

Los componentes estéticos del Art-Deco se imponen a partir de la década del treinta y continúan utilizándose en los años cuarenta, tanto en edificios públicos y de apartamentos, en residencia y en casas más humildes. Los motivos geométricos, abstractos o figurativos, de los paneles aplicados a las fachadas se repiten de barrio en barrio: Víbora, Lawton, Marianao, Luyanó y otros de La Habana y el interior del país.

Cultura

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom