Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Archivo de Septiembre, 2013

LOS ANCIANOS


La ancianidad es sublimemente sintética.

Habla como los pueblos antiguos, en frases cortas, con grandes palabras.

Todo se agranda al ascender: así es tan grande la cumbre del camino

José Martí

El primero de octubre es el Día Internacional del Adulto Mayor, una categoría etaria que ha ido devaluándose en la medida en que la cultura contemporánea hace culto a la belleza del cuerpo, a la competitividad de la vida, a lo externo, a las cosas efímeras que pasarán, porque es ley de la vida, mientras olvida a ese grupo humano, abuelos, abuelas, mayores de sesenta, que en su gran mayoría han acumulado una espiritualidad extraordinaria y crecen a su interior, tanto como parecen marchitarse en la epidermis.

El adulto mayor, raíz de la humanidad, depositario de esa sabiduría de haber vivido y cuyo mayor éxito es haber formado una familia, ser parte de otra y dar cobijo a los nuevos con la tranquilidad de sus frondosas canas, esos de los que formo parte, que vamos necesitando cada vez más soledad para nuestras nostalgias, los que guardamos la lumbre para el que quiera servirse de ella y ocupamos las cumbres altas de nuestros años no para el regaño sino para el abrigo tierno del fracaso momentáneo de nuestros nietos.

Cada día somos más, en Cuba sobrepasamos en cantidad a los menores de treinta años y en triste ver que la mayor preocupación sea construirnos Casa de Abuelos (o puedo decir Casas de viejos solos), porque nos convertimos en carga y siempre habrá quien en medio de tanta precariedad desee nuestro espacio, no para compartirlo, sino para “vivir la vida”, la vida que le dimos y que ahora nos regatean.

Cuando llegamos o nos acercamos a los sesenta, aún vitales y dueños de nuestro intelecto, comienzan los conflictos del: “cuándo te vas a retirar”, “…hay que darle espacio a los jóvenes”, “…ya tú viviste”, y otros muchos sutiles reproches del imberbe y del contemporáneo con nosotros, sin darse cuenta que estamos vivos, que el problemas no está en sustituirnos, sino en complementarnos, en ser pirámide de cultura en la que nosotros seamos la base.

Lo que muchos tememos al jubilarnos es caer en la rutina del viejo, usado por la familia para los menesteres menores o agrupado en círculos o grupos en los que volvemos a ser niños, con otros planificándonos el tiempo, pensando por nosotros sin apenas preguntar qué quiere ese viejo (duele mucho el calificativo de “viejito”) o doliéndonos el alma por lo mucho que podemos hacer y nadie quiere verlo.

En Cuba ya rosamos los 76 años como promedio de vida y hay muchos hogares en que el viejo es pilar económico; incansable líder familiar, base del ser y el hacer de los más jóvenes, en tiempos de desmembramiento familiar, del triunfo “fácil” y “rápido”, de la libertad a toda costa (siempre que yo salga ganando) y tantas tristes experiencias que dejaran para el futuro, ancianos frustrados, amargados seres de edad, que quedaron sin lumbre en la lucha por tener y se pierden el escalón más alto de la ancianidad, la sabiduría del vivir.

Para los viejos de hoy, la felicitación de otro viejo sin miedo a serlo, porque ha vivido y quiere seguir viviendo para los suyos y en los suyos.

Cultura, José Martí, Opinión

TEATRO MARTI


Foto de Roberto Carlos Medina

Un magnífico reportaje Yimel Díaz del semanario Trabajadores y una mejor noticia para los que vivimos en La Habana, el Teatro “Martí” fue el escenario de la reanimación del Teatro Vernáculo Cubano, ese que reinó en el siglo XIX y que culminó con la larga y cumbanchera temporada de 35 años continuos, desde el Teatro Alhambra.

El “Martí” fue la primera institución que llevó el nombre del Apóstol cubano y en sus salones de reunió la Asamblea Constituyente que redactó la Primera Constitución de la República de Cuba (1901), además de ser escenario de la digna batalla de los delegados cubanos por oponerse a la Enmienda Platt, entre ellos el más lúcido y prestigioso de los intelectuales negros de esos momentos, Juan Gualberto Gómez, que se mantuvo firme en su condena a la ominosa Enmienda:

La Habana se regala un teatro

Yimel Díaz

Toda ciudad que se precie de cosmopolita y civilizada necesita de un teatro. O mejor, de varios teatros. Y esa era una de las urgencias de La Habana a finales del siglo XIX, cuando no bastaban el Principal (Alameda de Paula, 1773-1846), el Tacón (Prado y San Rafael, 1838), el Albizu (luego Campoamor, en San Rafael e Industria, 1870- 1919), el Payret (Prado y San José, 1877) ni tantos otros que se extendían al mismo ritmo que crecía la solvencia de la emergente burguesía capitalina. Signado por la prosperidad económica y la necesidad artística, nació entonces, en 1884, el teatro Irijoa, nombre con que hacía honores al inmigrante vasco que costeó su construcción. Años más tarde fue rebautizado como Martí, y así llegó a nuestros días en que seremos testigos de su renacer. El teatro de las cien puertas, como también se le conocía, ha sido sometido a una reparación capital en la que se ha respetado la arquitectura original y se han empleado modernas técnicas constructivas. Han sido fieles a sus decorados interiores y exteriores, en los que predominarán los tonos verde y dorado tan caros al neoclásico, corriente arquitectónica a la que responde la edificación. El techo, con su vistoso plafón central y la enorme lámpara cocuyera, fue uno de los elementos en los que más rigurosamente trabajaron los alumnos y profesores de la escuela taller Gaspar Melchor de Jovellanos, quienes, a pie de obra, cooperaron con los obreros y técnicos de la empresa constructora Puerto Carenas, de la Oficina del Historiador.

Entre los elementos originales del teatro fueron rescatados las vigas de la cubierta, algunos decorados y el estilo afrancesado de puertas y ventanas exteriores que otrora permitían el paso de la brisa vespertina. Hoy el ruido ambiente demanda de otras soluciones, y es por ello que se ideó un sistema de carpintería de aluminio y cristales, el cual hermetizará el teatro y favorecerá la climatización y la acústica. El nuevo Martí contará con un sistema automatizado para la mecánica escénica (luces, tramoya y telones). Modernos son también el audio y el dispositivo de prevención de incendios. Se incrementaron la cantidad de camerinos y se construyó un nuevo bloque de servicios sanitarios. Recuperaron la cafetería y uno de los edificios aledaños quedará incorporado al teatro para ubicar en él las oficinas socioadministrativas, almacenes y otros espacios vitales para el funcionamiento de la instalación. Muy pronto, cuando la platea, los dos pisos de balcones y la tertulia o gradería en el tercero, con que se completan las 720 capacidades del Martí, ovacionen quién sabe qué espectáculo, pocos recordarán los más de 30 años de espera. Todos se alegrarán, en cambio, de este nuevo espacio que para el arte y la cultura se regala la ciudad.

Tomado del semanario “Trabajadores”, edición digital, 30/9/2013

Cultura

SE HIZO JUSTICIA CON DAINER MOREIRA


Yo no comparto los regionalismo estrechos, esos nos hicieron históricamente mucho daño y no deben repetirse, les traigo un trabajo de la periodista guantanamera Lianet Escobar Hernández en el que nos da la buena nueva de que Moreira jugará con Matanzas, ella cuestiona la justicia o no de la decisión para el equipo de “Guantánamo” y la justicia de un reglamento obsoleto que lo que hace es frenar el desarrollo del atleta.

Moreira no es responsable de la mediocridad de los equipos de Guantánamo, de la falta de combatividad, la indisciplina como señaló Gerardo Simón, que hace difícil dirigir un equipo, él como atleta ha hecho su parte y cuando ha existido un EQUIPO cumplió su parte rindiendo con el bate y el guante, pero ¿tendrá que resignarse en ser relegado siempre por culpa de problemas de dirección, formación y rendimiento de un equipo, que unas veces sube y otras se hunde en la desidia para vergüenza de sus aficionados, entre los que me cuento? No

Que juegue pelota, que rinda con un equipo competitivo, como ocurre en todas parte del mundo y en cuanto a 16 equipos, si son demasiado no hay calidad para tantos equipos, ni presupuesto para tantos estadios vacios, peloteros apáticos y una falta total de espectáculo. ¡Tenemos que cambiar!:

DAINER MOREIRA JUGARÁ POR MATANZAS

Por Lianet Escobar Hernández

Foto: Leonel Escalona Furones

Guantánamo (Redacción Digital Venceremos) - “No está, se fue y no queda ni su ausencia”. De manera involuntaria el subconsciente me invita a tararear esa canción cuando pienso que el equipo guantanamero de béisbol, una vez más, tendrá que comenzar la Serie Nacional con una figura clave de menos en sus filas: el torpedero titular de los Indios Dainer Moreira Ramírez.

Dainer Moreira sobresalió en el conjunto de los Indios como uno de los principales toleteros.

La noticia de que el imiense formará parte en la próxima campaña del conjunto matancero, se dio a conocer de manera oficial hace poco días, una decisión tomada por la máxima dirección del INDER en el país encabezada por su presidente Cristian Jiménez Escobedo en conjunto con la Comisión Nacional de Béisbol dirigida por Higinio Vélez Carrión.

Ninguna de las dos entidades, al parecer, tuvo en cuenta la determinación de los dirigentes guantanameros correspondientes que habían previamente manifestado sus intenciones de no impedir el traslado del atleta, siempre que de acuerdo a lo establecido por la ley, se mantuviera durante un año sirviendo al equipo de su provincia natal.

Dicho Reglamento del Decreto No. 140 sobre el régimen de participación deportiva, aplicable para todo el sistema competitivo cubano desde 1988 establece a través del Artículo 46 que: “Los atletas (…) que hayan participado en la competencia de mayores (…), al cambiar de domicilio (…) tendrán que esperar un año para participar por el nuevo territorio. Ese año podrán pasarlo sin participar o en su defecto participando por su antiguo territorio”.

El Artículo 49 por su parte proclama: “Si el territorio por donde debe participar el atleta durante ese año autoriza mediante escrito (…), se podrá obviar ese período de espera”, algo que no se aplica en este caso. Razones suficientes que impiden entender el porqué de una determinación defendida por algunos y repudiada por muchos otros.

Disímiles son las preguntas que desbordan mi tintero: ¿para qué existe la ley si no es para cumplirse?; ¿por qué contamos con una dirección provincial de béisbol si no se tendrán en cuenta sus decisiones? ; ¿por qué se autorizó el traslado de Moreira hacia Matanzas y no el de Edilse Silva a Villa Clara?, por solo citar un ejemplo hipotético.

¿Qué diferencia a Víctor Mesa, manager yumurino, de los demás directores quienes no pueden disfrutar del privilegio de enriquecer sus planteles con la presencia de jugadores estelares de otros conjuntos, debido a que la ley no lo permite? Podría cuestionarme a mí misma durante horas, aunque no hay que ser un gran entendido en el tema para responder unas cuantas de estas interrogantes.

No estoy en contra de las intenciones de Moreira de estar en un equipo donde tenga oportunidades para integrar el Cuba, bastante tuvo que sufrir el don de la invisibilidad dentro del conjunto de los Indios, teniendo calidad y con derroche de rendimiento para hacerse notar.

Pero ni eso justifica la indisciplina cometida por él, al abandonar la preparación dentro de la preselección guantanamera, preferencias, coincidencias y posible viaje de estímulo a Colombia apartes.

Si casos como este siguen haciéndose habituales en nuestro béisbol, primero fueron los Gourriel, dentro de muy poco se tendrá que aceptar el hecho de que 16 equipos son demasiados, pues cómo podrán impedirle a tantos buenos jugadores que “deserten” de sus conjuntos sotaneros para acceder a otros con mejores posiciones en la cima.

Gústenos o no, la última palabra fue dicha y como reza el refranero popular, ahí donde el capitán da una orden, al soldado no le queda más alternativa que obedecer.

Para Moreira, nuestros deseos de que continúe cosechando éxitos en su carrera deportiva, no importa si lo consigue vestido de indio o convertido en cocodrilo. A la tribu del Guaso le corresponde ahora sobreponerse a una nueva pérdida, como tantas veces lo ha hecho.

26 de septiembre de 2013, 08:30 am

Deporte

UNA MEDIDA JUSTA PARA EL DEPORTISTA CUBANO


Una reestructuración salarial largamente esperada por atletas y entrenadores acaba de ser aprobada por el Consejo de Ministro, la alegría sería mayor si no viéramos la consecuencia de haber alargado tanto el tiempo para hacer lo justo y darle a esos jóvenes lo que le pertenecía por llenarnos de tantas alegrías y orgullos.

Para nadie es un secreto que los triunfos deportivos son de repercusión social muy grande en Cuba, en un país donde el estado monopoliza la preparación de atletas, organización de eventos y distribución de ganancias por esos conceptos. En realidad el Comité Olímpico Cubano, sin mucha representatividad, a no ser su necesaria existencia para pertenecer a ese movimiento, ese es uno de las anquilosadas instituciones que urge renovar en Cuba, para que se ponga a tono con el papel rector que le corresponde en el deporte.

Meses y años han tardado estas medidas, este asedio a los atletas, su disgusto por tanto sacrifico sin una compensación acorde con sus logros y la significación de los mismos para el país. El resultado se ve a simple vista, cientos de atletas y entrenadores fuera del país, en busca de mejores oportunidades, ahora tenidos como desertores, traidores a la patria y llevando a Cuba en el corazón, eso también habrá que rectificarlos y ganar en calidad en las competiciones que organizamos en el país y dejar de llorar miseria, ser más trasparentes en la aplicación de políticas deportivas y escuchar más al pueblo, ese a quien se dice servir; por lo pronto esperemos que el beisbol vuelva al primer plano, que tengamos un cuerpo técnico para el mismo, que eduque a la vez que prepara atleta de altos rendimientos y sean dejado a un lado los caprichos personalistas de algunos “malcriados” que se creen imprescindible:

Política de remuneración para atletas, entrenadores y especialistas del deporte

Leticia Martínez Hernández

El Consejo de Ministros, en su reunión del pasado sábado, aprobó la política de remuneración para atletas, entrenadores y especialistas del deporte, con cuya implementación en los próximos meses se dan nuevos pasos para concretar los acuerdos del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, específicamente los dirigidos a perfeccionar el deporte, generar fuentes de ingresos, buscar calidad y rigor en las competencias, incrementar los salarios de manera gradual y asegurar que cada cual reciba lo que le corresponde según su trabajo (Lineamientos 143, 162, 170 y 171).

Al presentar la política, el Vicepresidente del Consejo de Ministros Marino Murillo Jorge dio a conocer los resultados de un diagnóstico que, entre otros problemas, evidenció la amplia diversidad de normativas jurídicas que rigen el tema en el país; la ausencia de un sistema único de ingresos básicos en CUP que abarque a todos los atletas; la uniformidad en el salario de los entrenadores y especialistas desde la base hasta las preselecciones nacionales; y el bajo pago a los árbitros.

Sobre los premios otorgados en competencias internacionales dijo que en la mayoría de los deportes en que Cuba participa no se entregan, solo el atletismo, el voleibol, el judo, el boxeo, la lucha y el ajedrez. En deportes individuales el atleta obtiene el 15 % y el entrenador el 4%; y en los deportes colectivos entre un 30 y 50 %.

Además, los deportistas de las preselecciones nacionales y de la Serie Nacional de Béisbol, al ausentarse parte del año por las exigencias del alto rendimiento, afectan la eficiencia de los centros laborales donde perciben su salario y, por ende, ocupan plazas de poca remuneración. Específicamente, son bajos los ingresos de los peloteros al no estar relacionados con la labor que realizan ni con sus resultados deportivos.

¿QUÉ APROBÓ EL CONSEJO DE MINISTROS?

La política suscrita por el Consejo de Ministros, para la que se estudiaron experiencias internacionales, incluyendo diez leyes del deporte de varios países iberoamericanos, tiene como principio fundamental el perfeccionamiento del pago que actualmente se entrega a deportistas, entrenadores y especialistas. En su primer postulado define el concepto de atleta de alto rendimiento:

“Un atleta de alto rendimiento es aquel que está sometido a un elevado rigor de disciplina, tensiones, cargas físicas y síquicas con impacto en su vida, para cumplir las exigencias técnicas y científicas de su preparación con el propósito de alcanzar los más altos resultados deportivos. Se dedica a tiempo completo a la práctica de una modalidad deportiva con espíritu de consagración, entrega y sentido de pertenencia. Sus ingresos dependen de los resultados alcanzados en el deporte que practica.

“Cumple sus compromisos con los equipos nacionales y tiene la posibilidad de contratarse en otros equipos en el exterior, protegido por el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) y las Federaciones Deportivas, sin ser tratado como una mercancía”.

En el caso de la contratación en el exterior, se tendrá en cuenta que estén presentes en Cuba para las competencias fundamentales del año.

Luego la política precisa que se mantienen los pagos mensuales en CUC que reciben actualmente los atletas y entrenadores, activos y retirados, por las medallas obtenidas, y se incorporan otras retribuciones en CUP.

Así, se establecerá la remuneración sobre la base del principio socialista “de cada cual según su capacidad a cada cual según su trabajo”, que tendrá la mayor expresión en el momento de obtener los resultados competitivos. Después, en su vida de trabajador, cuando el atleta no esté en el deporte activo, recibirá un pago adicional como reconocimiento, que se considerará para el cálculo de la Seguridad Social.

Igualmente se establecerá un sistema de contratación anual en el país, acreditado por la Federación Nacional del deporte que practique el atleta, en sustitución de la licencia deportiva.

La política aprobada por el Consejo de Ministros plantea establecer seis categorías deportivas por el rendimiento y desempeño, a partir de las cuales se establecerán ingresos básicos mensuales en CUP para los atletas de alto rendimiento en activo. Ellas son: medallista olímpico, 1 500 pesos; medallista mundial, 1 300; medallista panamericano, 1 200; campeón centroamericano, 1 100; miembro de la Preselección Nacional y de la Serie Nacional de Béisbol, 1 000; y reserva de la Preselección Nacional y de la Serie Nacional de Béisbol, 450.

A la par, se incorpora la estimulación mensual en CUP para los atletas y entrenadores, activos y retirados, por la medalla de mayor rango (Oro, Plata o Bronce) obtenidas en juegos multidisciplinarios Panamericanos y por el Oro en Centroamericanos y del Caribe. De tal forma: los medallistas panamericanos recibirán 1 250 pesos por el Oro, 850 por la Plata y 550 por el Bronce. En tanto, los campeones centroamericanos recibirán 800 por el Oro.

Asimismo, se adiciona un ingreso mensual en CUP a los atletas activos por cada medalla en juegos multidisciplinarios Olímpicos, Panamericanos y Centroamericanos del Caribe y Campeonatos Mundiales, durante el periodo que dure su contrato como atleta activo en los equipos nacionales, reconociendo los éxitos acumulados hasta el momento de aprobarse esta política. Los medallistas olímpicos percibirán 2 500 pesos por el Oro, 1 650 por la Plata y 825 por el Bronce; los medallistas mundiales, 1 250 por el Oro, 850 por la Plata y 425 por el Bronce; los medallistas panamericanos, 625 por el Oro, 400 por la Plata y 250 por el Bronce, y los centroamericanos, 300 por el Oro.

En el caso de la Serie Nacional de Béisbol se instituirán premios en CUP por resultados individuales y colectivos para los atletas y el cuerpo de dirección. Este sistema se irá extendiendo de forma progresiva a otros deportes.

De tal manera, el jugador regular —que participa en más del 70 % de los juegos— será premiado con 5 000 pesos; los lanzadores abridores que lancen al menos 120 innings y ganen como mínimo 10 juegos, los relevistas que participen al menos en 32 juegos y, de ellos, el cerrador que salve como mínimo diez partidos, recibirán 5 000 pesos; y los líderes individuales de la Serie obtendrán 1000. En tanto, el equipo campeón será premiado con 65 000 pesos, el segundo lugar con 45 000 y el tercero con 30 000.

Por otro lado, los premios individuales y colectivos recibidos al ganar competencias internacionales se entregarán por completo a los protagonistas de la hazaña, con la siguiente distribución: 80 % para los atletas, 15 % a los entrenadores y 5 % a los especialistas.

Los entrenadores y especialistas que preparen a atletas de alto rendimiento percibirán un ingreso adicional mensual en CUP que no exceda la mitad de su salario, en correspondencia con el nivel de categorización del deportista que atiende.

Todos estos ingresos personales serán objeto de la Ley Tributaria. El INDER estará encargado de retener los impuestos, excepto en los casos de las contrataciones personales de atletas, entrenadores y especialistas en el exterior.

Se continúan estudiando otros beneficios materiales y financieros para los deportistas, árbitros y personal de apoyo a la Serie Nacional de Béisbol, así como a los jueces de otros deportes.

Se evalúa igualmente el tratamiento especial de la Seguridad Social para los atletas activos y las Glorias del Deporte, considerando los impactos biológicos negativos que tiene el régimen deportivo en sus vidas, y la instrumentación de la contratación en el exterior, que tome en cuenta el pago de la Seguridad Social y los impuestos.

La puesta en práctica de esta política de remuneración comenzará a partir de enero del próximo año. En el caso de los peloteros se aplicará al iniciarse la Serie Nacional en noviembre del 2013.

El Consejo de Ministros calificó como justa la decisión de perfeccionar la remuneración para atletas, entrenadores y especialistas del deporte. Al mismo tiempo, hubo consenso en que se trata solo del comienzo del camino. Otras medidas se pondrán en marcha progresivamente para actualizar los métodos, compatibilizarlos desde nuestra perspectiva con lo que sucede en el mundo y así contribuir a alcanzar mejores resultados deportivos.

Deporte

VUELVE CUBA A ESTAR PRESENTE EN LOS GRAMMY LATINOS


Chucho Valdés, de nuevo entre los nominados al Grammy Latino

Vuelve la música cubana a demostrarnos que puede ser una industria restable y cotizada en el mundo entero, como lo fue a lo largo del siglo XX, cuando desatendidos y por su cuenta el artista cubano sobresalió en todo el mundo, ahora es el Grammy que vuelve su mirada nuevamente a Cuba para nominar a discos y artistas de la isla, por su calidad y categoría en el mundo. Felicidades a los nominados y a los que sin serlo realizan una encomiable labor por la cultura cubana, desde la alegría, la reflexión y la buena ejecución de la música.

Alain Valdés Sierra

Cuba vuelve a tener una fuerte presencia en los premios Grammy Latinos con las nominaciones a los discos Border-free, del maestro Chucho Valdés, La canción cubana, de Miriam Ramos, Vamos pa΄ la fiesta, del Septeto Santiaguero, y La Habana tiene su son, del Septeto Nacional Ignacio Piñeiro.

Los elegidos a optar por el galardón en las diferentes categorías fueron dados a conocer ayer por la Academia Latina de la Grabación.

Chucho Valdés y sus Afro-Cuban Messengers compiten por el Grammy en el apartado de Mejor álbum de jazz latino con su más reciente álbum, facturado por el sello Jazz Village/ Comanche Music.

La cantante Miriam Ramos, una de las más notables voces de la cancionística cubana, lo hace por el apartado de Mejor Álbum Tropical Tradicional con su tríptico La Canción, de Producciones Colibrí, material ganador del Gran Premio Cubadisco 2013 y en el que recoge lo más notable del género durante el siglo XX y los que va del XXI.

En la misma sección están los septetos Santiaguero y Nacional Ignacio Piñeiro. El primero gracias a su CD Vamos pa΄ la fiesta, de la disquera catalana Picap. El Ignacio Piñeiro entró a la competencia con su placa La Habana tiene su son, del sello Bis-Music, obra cimentada sobre la impronta de Ignacio Piñeiro en la cultura de la Isla.

La obra de otros importantes artistas cubanos también resultó reconocida en otras categorías, aunque grabadas por conjuntos y sellos foráneos como String Quartet # 5, del maestro Leo Brouwer. La pieza está incluida en el álbum Beatlerianas, de The Havana String Quartet, y registrado por Zoho Classix.

Durante el espectáculo previsto para la noche del 21 de noviembre en la ciudad estadounidense de Las Vegas, serán dados a conocer los ganadores de las 48 categorías de la 14 entrega de los Premios Grammy 2013, donde además de los lauros en competencia, se entregarán los reconocimientos especiales, entre ellos el de la Excelencia al maestro Juan Formell.

Tomado del periódico Granma, edición digital. 26/9/2013

Cultura

GERARDO SIMÓN: A PESAR DE LOS PESARES


Gerardo Simón fue de esos buenos peloteros que pasaron por nuestras series nacionales, esta entrevista a una la periodista guantanamera Lianet Escobar deja en claro métodos y procederes en el beisbol cubano que son comunes comentar en peñas deportivas, pero rara vez salen en la prensa, de aquellos “vientos vinieron estas borrascas” e hicieron que uno de los más experimentados entrenadores de beisbol de Guantánamo y de Cuba, esté renuente hoy a volver a un beisbol personalista, burocratizado, donde los resultados se planifican desde la oficina de los directores de deporte, y luego quedan a la deriva con miles de dificultades que aún arrastramos:

Gerardo Simón: A pesar de los pesares

Por Lianet Escobar Hernández

Foto: Lorenzo Crespo Silveira

Guantánamo (Redacción Digital Venceremos) -Gerardo Simón Limonta Duvergel es un hombre que le sonríe a la vida a pesar de los pesares. El destino le reservó el primer golpe aún sin abrir los ojos al mundo, cuando le arrebató al nacer, a su madre.

A sus 14 años encontró en la práctica del béisbol una razón para seguir adelante y no tardó en profesarle a nuestro deporte nacional, su amor incondicional y eterno.

Pero dicen que quien ama, en algún momento tiene que dejar partir al ser amado, fue el retiro casi desapercibido como atleta activo, el segundo trago amargo que le ofrecieron.
Vendría entonces la tarea de enseñar y con ella, instantes de felicidad que atesora con cariño y de profundas tristezas, que no olvida.

“Fui entrenador del equipo Guantánamo bajo la dirección de Epifanio Dominico, en aquel tiempo el béisbol en nuestra provincia estaba delegado al sótano de las series nacionales por lo que tuvimos que realizar una labor bien ardua con muchachos jóvenes y casi sin experiencia”, alega el otrora jardinero central guantanamero.

“Pero los resultados se vieron y todavía hoy se recuerda el play off frente al fuerte conjunto santiaguero, el famoso cuarto lugar de la selección de los Indios, algo que aún no se ha podido superar”.

Sin embargo cuando se sube, por una incuestionable ley de la física, siempre se tiene que bajar.

“Después de ese cuarto puesto vino un descenso del equipo y fuimos retirados de la dirección del plantel. Partimos a cumplir misión internacionalista en Venezuela y al regresar, nuevamente nos piden que comandemos el conjunto de los Indios, pues la situación era casi caótica”, afirma Simón.

“El primer impulso fue el de no aceptar, sin embargo acabamos cediendo y es ahí cuando comienza una nueva etapa de mi vida, otra vez como entrenador de Guantánamo y ahora bajo la dirección de Agustín Lescaille”.

“Se nos entregó un equipo completamente desorganizado en todo el sentido de la palabra, hubo que organizarlos tanto fuera como dentro del terreno y aunque el trabajo fue duro, nos dejó muchas satisfacciones, fue lindo volver a ver el  estadio guantanamero Van Troi repleto de aficionados”, asegura.

“Al parecer, no hicimos lo suficiente y, desafortunadamente, tuvimos que sufrir por segunda ocasión la pena de ser reemplazados, con el agravante de que el trato para con nosotros, no fue el mejor”.

“El equipo guantanamero de pelota es un conjunto que no se deja llevar con mano dura, es muy difícil implantar control y orden porque la indisciplina es su talón de Aquiles y, lo peor, es que el atleta sabe que ante los malos resultados quien se va es la dirección, a eso se les tiene acostumbrados y no solo en Guantánamo”, plantea Simón.

Gerardo Simón vivió la época dorada del béisbol cubano, un período donde no se contaba con avances médicos, o con buenas condiciones materiales, sin colchones en las cercas, ni spikes acordes, pero que aún así supera con creces al actual.

“Nuestro deporte nacional adolece de experiencia y ejemplo personal hasta en los árbitros que, en mi tiempo, también eran exjugadores”, expresa.

Él, por muchos años center field local, tuvo la osadía de romper el patrón de fildear con las dos manos, aunque erróneamente se le atribuye el hecho al capitalino Javier Méndez, un estilo muy criticado en el momento pero que se volvió común entre los jardineros de las siguientes generaciones.

Participó como jugador de los célebres conjuntos de Cafetaleros primero y de Orientales después durante 10 Series Selectivas y en múltiples eventos internacionales como entrenador del plantel de las cuatro letras.

Hoy, a sus 59 años y con la jovialidad que lo caracteriza, asegura que no hay retorno al mundo de las bolas y los strikes, no obstante, la sonrisa en el rostro no puede disimular el pesar de sus ojos cuando afirma: “yo amo al béisbol, pero no regreso”.

Tomado del periódico Venceremos, versión digital, 20/9/ 2013, 10:40 am

Deporte

ALICIA EN EL PUEBLO DE MARAVILLAS


“No se trata de quién tiene razón;

lo que importa es saber quién manda”

(L.Carroll)

Esta es una opinión escrita en 1992 por Wilfredo Cancio Isla, sobre la traída y llevada película de Daniel Díaz Torres, ya habían pasado varios meses de su estreno y en medio de la escasez de criterios, (por falta de medios donde publicarlo y las muchas circunstancias de los años 90 cubanos), este crítico, analiza la película y no se busca problema:

“La presentación de “Alicia en el pueblo de Maravillas”, la polémica cinta de Daniel Díaz Torres, abrió perspectivas para una análisis riguroso y desprejuiciado que permite rebasar estigmas y valoraciones injustas.

“Apartándonos de las condiciones extra artísticas, es preciso evaluar a “Alicia en el pueblo de Maravillas” dentro de las coordenadas del cine cubano de hoy. Díaz Torres optó por la sátira social y se encargó de encauzarla por senderos poco frecuentados entre nosotros. El paisaje insólito, surrealizante, de Maravillas de Noveras; el sentido irónico y corrosivo de las situaciones recreadas; las vicisitudes de la protagonista ante el desfile de absurdos cotidianos; la amalgama genérica y la profusión simbólica del filme, sustentan una concepción estética con valores reconocibles, a los que se añade el ingenioso trabajo musical de Frank Delgado.

“Ese barroquismo de intenciones trae algunos tropiezos en la estructura narrativa. La desmesura ahoga el equilibrio intelectivo, y en ocasiones el detalle visual y la referencia verbal se interponen al desarrollo de los sucesos dramáticos, pero se trata de deslices que no demeritan el alcance artístico de esta inquietante película.

“Aunque los influjos del cine de Terry Gilliam han sido aceptado por el propio director (quien también suele aportar como referencia irónica a Juan Orol), cabría señalar otras coincidencias en cuanto al modo de representar los componentes irracionales de la historia: “After hour” de Martin Scorsese y, sobre todo, “Ciudad cero” de Karen Shajnazarov. Pero lo que define la óptica de Díaz Torres no es es cómo podría desprenderse de una lectura cómoda y simplificadora –la sordidez autodestructiva, sino la crítica desenajenate. Esa voluntad de examen de toda evolución”[1]


[1]“El color del destino”. Wilfredo Cancio Isla, en revista “Revolución y Cultura”, Nº 2, 1992

Cultura

DANIEL DÍAZ TORRES EN EL PUEBLO DE MARAVILLAS


Hace unos días murió en La Habana el cineasta Daniel Díaz Torres, hombre del cine cubano que nos legó una película para la historia cultural de Cuba: “Alicia en el pueblo de Maravillas”, filmada en 1990 con guión de Jesús Díaz, el grupo humorístico “Nos y Otros” y el propio Daniel Díaz. El protagonismo de aquella película era de Thais Valdés, Reynaldo Miravalles y Alberto Pujol, junto a un elenco que nos regaló una parábola satírica de la Revolución Cubana y ese esquematismo burocrático, que hoy seguimos “combatiendo” pero que desde entonces y más atrás, era el verdadero freno a los sueños de prosperidad, libertad y estabilidad social.

Recuerdo que la película fue exhibida en La Habana desde el jueves 13 de junio al domingo 16 del mismo mes del año ¡1991!, se iniciaba el controversial “Período Especial”, del que todos tenemos testimonio pero todos queremos olvidar.

La atmósfera en la que se exhibió el filme fue muy tensa, la habían premiado en un festival en el exterior y muchos apostaban a que no la pondrían en Cuba, la prensa extranjera opinaba y aquí en Cuba, como siempre, “Radio Bemba”[1] nos mantenía informado de todos los pormenores de aquel caso en el que se había convertido la película.

Su presentación fue una victoria digna de la “trasparencia”, se exhibió a pesar de que en las esferas de poder no estaban de acuerdo con su proyección.

Lo que cuento es testimonial, nadie me lo dijo, lo viví: “Yo vi la película en un cine de Marianao, (ya no existe, al igual que muchos cerrado y destruido posteriormente) hice una cola de más de una hora y al llegar a la taquilla se notaba la tensa presencia de la “policía” y de “gente de civil” con rostros duros que nos miraban como si fuéramos culpable de algo, ya dentro del cine en las escenas más satíricas, en las que podíamos reconocernos en nuestras deficiencias e ineptitudes, los rumores de risa y algunos aplausos sueltos fueron ahogados por tronantes gritos de, ¡viva la Revolución! ¡viva el Comandante en Jefe!, seguido por el silencio del público o alguna exclamación aislada dentro del mismo.

La tensión era terrible, nunca asistí a una función de cine con tanta rabia e impotencia acumulada, unida a la decepción de saber que esos “organizados agitadores” estaban defendiendo lo mismo que yo, pero que ellos tenían miedo de su propio pueblo y yo tenía y tengo fe en mi pueblo, ese que nunca se equivoca.

Sé que en otros cines pasó lo mismo, que llenaron la sala de militantes del partido, gente de las famosas brigadas de “respuestas rápidas” y de otros y otros que fueron citados, para “prevenir” cualquier manifestación contrarrevolucionaria. ¡Qué triste es no confiar en el propio pueblo por el que se dice luchar!

Recuerdo que escribí en un cuaderno de nota: “¡Vergüenza cultural!, todo por una unidad hipócrita que solo existe en las monolíticas mentes de los líderes”

Por esos días hubo reuniones en el ICAIC y el periódico Granma anunció la creación de un “Instituto de Radio, Televisión y Cine” que duró en papeles lo que duró el plantón valiente y “olvidado” de los cineasta en el cine Chaplin, dispuestos a defender sus principios esos que la misma Revolución dignificó.

Para mí el Período Especial comenzó como fenómeno cultural y social con la proyección de la película de Daniel Díaz Torres, con los “ultrarrevolucionarios” gritando que era contrarrevolucionaria y los conservadores diciendo que era “inconveniente” y la mayoría del pueblo ocupándose de sobrevivir en medio de las dificultades.

Quiero cerrar esta entrada con las palabras de Tomás Gutiérrez Alea, uno de los grandes maestros de la cinematografía cubana:

“Recientemente una película, “Alicia en el pueblo de Maravillas”, se convirtió en el eje de un escándalo ¿Se trataba acaso de una película contrarrevolucionaria? Yo estoy convencido de que “Alicia en el pueblo de Maravillas” es una película honesta que pretendió ejercer la crítica de algunos aspectos de nuestra realidad con el sano propósito de contribuir al proceso de “rectificación de errores” que se había proclamado un tiempo atrás.

“Contra “Alicia en el pueblo de Maravillas” se cometió una gran chapucería política que solo sirvió para poner en evidencia la falta de confianza que padecen nuestros funcionarios en la capacidad de la Revolución para asimilar la crítica y asumirla como un instrumento eficaz en el proceso de construcción de una sociedad más justa. El saldo positivo de ese lamentable incidente fue haber visto cómo los cineastas respondieron unidos frente al atropello sin dejarse manipular por fuerzas contrarias a la Revolución. Hay que señalar también como signo alentador la actitud del Consejo Nacional de la UNEAC”[2]

Sería un gran homenaje a Daniel Díaz Torres volver a programar a su película “maldita” en los circuitos de estrenos de los cines cubanos y proyectarla en la televisión, para que cada uno “saque sus propias conclusiones”


[1] Comentarios callejeros

[2]Entrevista filmada por Rebeca Chávez y publicada en la revista “La Gaceta de Cuba”, Nº 5, pág. 10, 1993

Cultura

LA LIBERTAD


Para la libertad/sangro, lucho y pervivo

Miguel Hernández

Tengo la edad suficiente para valorar la sociedad en que vivo tanto a nivel global como en particular en el pedacito de mundo en que me ha tocado vivir. Nadie escoge donde va a nacer, ni cuándo va a nacer, eso podrán hacerlo nuestros padres por nosotros, justo por esta razón, el “libre albedrío” es un principio humano innegable para el desarrollo de la personalidad, verdad que somos reflejo de la sociedad en que vivimos, del tiempo en que vivimos y de las circunstancias históricas en que estamos. No escapamos a eso.

Tenemos sueños individuales y colectivos, aspiraciones y anhelos que guían nuestras vidas, en medio de los compromisos con la familia, con los otros y con nosotros mismos.

¿Dónde queda entonces la libertad?, bien entendida la libertad es la posibilidad de optar por uno u otro camino, hacerse tal o cual opinión, estar o no junto a unos u otro, tener la información necesaria para emitir una opinión, estar aquí o allá según nuestros intereses, estar de acuerdo o no con algo, pero tener el derecho de ser oído, poder ser UNO entre muchos, pero UNO valorado y no estadística de políticos.

Libertad es no aterrarte de tus sueños, vivir en una sociedad que acepte lo diverso y no solo lo tolere, …es tantas cosas como puedas imaginarte, lo que tu cultura y tu inteligencia quiera…pero cuidado…los demás tienen también ese derecho, respetarlos es la regla de oro para vivir en sociedad, tú no estás solo en el mundo, ni lo que tú piensas en la regla, los demás existen aunque no sean iguales y lo imprescindible es hallar ese punto en común que nos hace seres sociales.

Opinión

LA PRESENCIA Y DIGNIDAD DE LOS PAÍSES LATINOAMERICANOS EN LA CONFERENCIA INTERNACIONAL AMERICANA DE WASHINGTON


Autorretato de José Martí dibujado durante aquellos días de la Conferencia Internacional Americana

La Conferencia Internacional Americana de Washington fue convocada por el gobierno de los Estados Unidos para reunir a los países de América a fin de coordinar una política económica común, que incluía una libre circulación de capital y mercancía y la adopción de una moneda común.

José Martí, que vive en los Estados Unidos desde 1880 y está muy actualizado sobre la evolución de la economía de ese país, se erige en alertador de los peligros que se ciernen sobre las naciones de América Latina.

En el invierno de 1889-1890 se produjo el encuentro, auspiciado por el hábil político norteamericano James G. Blaine, Secretario de Estado del gobierno del presidente Benjamín Harrinson (1889-1893).

Desde los momentos preliminares de la Conferencia Martí escribe de forma clara y directa sobre las verdaderas intenciones de los Estados Unidos, tratando de que sus lectores y especialmente los políticos en América Latina, ganaran en claridad en cuanto a lo perjudicial de aquella unión para la que se le convocaba, en la que siempre serían los vecinos pobres aceptando migajas y condicionamientos del poderoso vecino necesitado de expandir sus mercados y penetrar sus débiles economía.

Pese a ello la mayoría de los delegados a la Conferencia estaban convencidos de la conveniencia de unirse de algún modo a un país tan rico, con sólidas instituciones políticas y al que veían como modelo a alcanzar.

Pese a ello no todo en el cónclave fue maravillosa aceptación, hubo enfrentamientos y muy duros en algunos temas neurálgicos de la reunión en los que las naciones del sur de América se negaron a aceptar los dictados de Estados Unidos sin luchar.

Uno de esos temas de desencuentro fue el de los “arbitrajes” internacionales para solucionar conflictos entre naciones del continente, en la que Estados Unidos proponía que las naciones se acogieran sin apelaciones al acuerdo que tales comisiones llegaran.

En contraposición una comisión presidida por Argentina promovió la moción, “contra el derecho de conquista” en la que se condenaba toda forma de despojo territorial, incluyendo aquellos que se hicieron a través de arbitrajes, impuestos por presiones diplomáticas o mediante la fuerza de las armas.

Este proyecto presentado por el delegado más brillante de la conferencia, el argentino Quintana, tuvo un solo voto en contra, el de los Estados Unidos.

La unión aduanera fue otro tema fuertemente debatido, con esta propuesta los Estados Unidos pretendía cerrar el comercio de Hispanoamérica a las naciones europeas y crearse un mercado seguro para sus producciones.

El delegado de Uruguay, Alberto Nin, expresó el desacuerdo de su país al considerarlo que esta unión era prematura dada las diferencias de desarrollo entre países.

Hubo una singular contradicción entre los intereses norteamericanos y los del sur al proponerse el bimetalismo(oro-plata) para el patrón monetario, algo aprobado por los países hispanoamericanos y no por el delegado de Estados Unidos, país que defendía al oro como patrón único, esto pese a que la propuesta del bimetalismo la hizo un experto norteamericano, apoyado por Blaine.

De los delegados de América deja Martí una semblanza que reflejó la personalidad de estos y sus antecedentes más notables:

Los delegados argentinos fueron, Sáenz Peña, “con su reserva digna y fuego callado” y Quintana del cual dice, “tiene algo de padre y de duque, y es como un jazmín de la vejez”.

El Perú se hace representar por Félix C. Zagarra, a quien “(…) el haber estado en Washington en la juventud no le ha ofuscado el juicio ni entibió su entusiasmo y fe en la patria”.

Por Venezuela asiste Nicanor Bolet Peraza, “quien en (…) tiempos de abierta rebelión contra Guzmán Blanco,(…)de las filas de este salió para combatirlas”.

De Guatemala llega Fernando Cruz, “que no ha de errar sino en lo que quiera”.

Chile envía a Emilio C. Varas, “que tiene la diplomacia como oficio (…) y ganó con él la gran cruz de la Rosa Blanca del Brasil”.

Nicaragua está representada por Horacio Guzmán, “amigo apasionado (…) de estos canales.

Por Brasil Lafayette Rodríguez Pereira, quien fuera, “presidente de la junta de arbitramiento en los reclamos de aquella guerra en que no se puede pensar sin dolor”, y de quien informa Matías Romero: “viene puesto de acuerdo con Chile, para actuar conjuntamente, en especial en lo referente al arbitramiento”.

A México lo representa su embajador en Washington, Matías Romero, “cree que México está más seguro en la amistad vigilante con los Estados Unidos, que en la hostilidad manifiesta”.

Al terminar 1889 aún la Conferencia no había discutido los asuntos medulares que fueron abordados en enero de 1890.

Blaine presenta de forma edulcorada su proyecto de Unión Aduanera, “para alcanzar una reciprocidad comercial que se acercara a un régimen de libre comercio de gran escala”.

El delegado de Argentina, Sáenz Peña, encabeza la oposición al proyecto aduanero, calificándolo de un “sueño utópico” y denunciando “que él entraña desprendimientos cuantiosos de soberanía”, y en lenguaje radical dirá: “América no será para los americanos, sino para la humanidad”.

Esta actitud recibe de Martí la mayor aprobación y lo expresa en las conclusiones que hace al terminar la reunión:

“No presidía Zagarra, el primer vice-presidente, ni Romero su segundo, sino Blaine, pálido”, y los motivos eran sobrados, el delegado argentino erigido en la voz de los intereses hispanoamericanos había desenmascarado las verdaderas intenciones de los norteamericanos.

José Martí
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda