Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Archivo de Agosto, 2013

LA GENERACIÓN DEL MERECIMIENTO EN CUBA


He leído brevemente un artículo muy interesante acerca de la película mexicana “Nosotros los nobles”, estrenada en este país en abril de este año 2013. La polémica salta a la palestra por el tema del filme en el que se pone de evidencia la sobreprotección de algunos padres con sus hijos según ellos, “para que no sufra los que yo, ni pase lo que yo pasé”, referido básicamente a proveerlo de cosas materiales, para que esté a la moda, para que tenga de todo, para que no trabaje, ni tenga obligación ninguna convirtiéndolos en seres lúdicos hechos solo para disfrutar su juventud y no para prepararse e insertarse en la sociedad donde les toca vivir.

Si esto causa revuelo en sociedades con grandes diferencias de clase y principalmente entre familias que hay hecho un patrimonio con su trabajo (o de otro modo), para que lo “disfrute el nene o la nena”, sin apenas saber de dónde salió, es más contraproducente el comprobar que la “generación del merecimiento” se expande por Cuba socialista, país de precariedades materiales, pero de  amplias oportunidades de estudios para los jóvenes, porque aquí también los “padres y abuelos complacientes” rebasan el límite de la sobreprotección, dando gustos sin merecimientos, creando monstruos de consumos, muñecas y muñecos de farándula, dispuestos a vivir de forma hedonista todo el tiempo que se lo permitan sus “protectores padres” que le exigen poco en cuanto a los estudios, obligaciones hogareñas, cuidados de sí mismo y el trazado de metas de futuro para ellos.

La “generación del merecimiento” es más contraproducente entre nosotros, porque como padres estamos embargando el futuro de ellos y de la sociedad y debemos estar alerta.

He aquí el artículo al que me refiero y que circula por correos electrónicos cubanos:

“Nosotros los Nobles”

“Damos todo a nuestros hijos y los dejamos sin nada.

“Analizan expertos la formación que dan papás. La cinta mexicana ‘Nosotros los Nobles’ refleja la realidad social: chicos sobreprotegidos y sin obligaciones. (5 abril 2013)

“Recién graduado de la universidad, Marcelo ya tiene carro nuevo, no se preocupa por gastos de renta, comida ni servicios, posee ropa de marca y los celulares más sofisticados. Lo tiene todo sin preocupaciones ni exigencias laborales.

“¿Cómo es esto posible? Fácil. Tiene al mejor “jefe” del mundo: Un papá sobreprotector.

“Cada vez son más los jóvenes que viven a expensas de sus padres sin buscar independizarse del todo y sin reconocer el valor de ganarse las cosas a través del esfuerzo.

“Esta realidad, aunque se muestra de forma divertida en la película mexicana de reciente estreno “Nosotros los Nobles”, es una problemática que, de acuerdo con expertos, sólo dará una generación de adultos inútiles y débiles.

“A los hijos no se les está exigiendo nada y por eso es una generación del merecimiento”, la colombiana Ángela Marulanda, autora y educadora familiar, entrevistada en Miami, vía telefónica.
“Son chicos súper débiles: se traumatizan con todo, se deprimen con todo, se quieren suicidar por todo, porque no saben luchar. Les quitamos la capacidad de postergar la gratificación, trabajar duro y de luchar por lo que quieren por darles demasiado”.

‘NOBLES’ EN LA CASA

“Situada en México, “Nosotros los Nobles” cuenta la historia del empresario Germán Noble, quien al darse cuenta de que sus tres hijos -Javi, Bárbara y Charlie- llevan una vida inútil y vacía y han tomado malas decisiones, decide fingir la quiebra de su empresa.
De esta manera, los deja sin autos, celulares y tarjetas de crédito, los lleva a vivir a un vecindario pobre y les pide hacer algo que no saben hacer: trabajar.

“Con una recaudación de 25.9 millones de pesos en su semana de estreno, la cinta se perfila como la película mexicana más exitosa del año. Pero más allá de lo económico, el filme ha puesto sobre la mesa de discusión a la ”generación del merecimiento”, formada por jóvenes que pasaron a ser la cabeza de la jerarquía familiar, de acuerdo con Marulanda.

“”Les enseñamos algo muy grave a los hijos: su función es recibir y la nuestra, como papás, es darles. Les enseñamos a recibir, pero no a dar”, señala la autora del libro De la culpa a la calma.

“”Estamos viendo una cantidad de niños malagradecidos, sin entusiasmo, vagos, de todas clases sociales. Es la generación del merecimiento, la generación de los niños que se merecen todo. Ellos ya no piden sino que exigen y precisamente por eso, porque saben que sus “jefes” lo que pidan, se los dan”.

‘DAME, DAME, DAME’

“Independientemente de estrato social o ubicación geográfica, cada vez se ha vuelto más común ver a hijos que se quedan con sus padres muchos años después de llegar a la edad adulta y terminar sus estudios, aprovechando la oportunidad de vivir sin responsabilidades y sin necesidad de esforzarse.

“Jesús Amaya, autor de diversos títulos como Padres obedientes hijos tiranos, cuenta su charla con una joven, egresada de universidad, a quién le preguntó a qué se dedicaba. Ella le respondió que a nada y que vivía mucho mejor sin trabajar.
“Me sorprendió. Me dijo ‘no trabajo, mi papá me da más de lo que puedo ganar’. Pues claro, los muchachos así jamás van a trabajar.

“”Los papás les dan cada mes cierta cantidad de dinero, pues para qué trabajan, si ganan más con su papás”, afirma el también profesor titular de la Universidad de Monterrey.

“Y aunque no todos los padres pueden dar dinero a sus hijos mensualmente, en cualquier sector socioeconómico hay papás que despojan a sus hijos de cualquier responsabilidad al permitirles vivir en el hogar sin aportar nada, sin contribuir a nada, porque sienten que hasta allá va su tarea como padres.

“”Mi muchacho trabaja, no se ha casado. Es ayudante de mecánico, gana poquito, ¿cómo se lo voy a quitar? Si él quiere dar, pues que sea de su voluntad”, señala un taxista sobre su hijo de 23 años.

INCULCAR EL ESFUERZO

“Los creadores de la generación del merecimiento, coinciden expertos, son los padres sobreprotectores que perdieron de vista los valores verdaderamente importantes en la formación de sus hijos al tratar de evitarles las carencias o las dificultades que ellos sufrieron de niños o jóvenes.

“”Un factor es que estos adultos, y yo me incluyo entre ellos, vivimos carencias cuando éramos pequeños o adolescentes, crecimos con muchas responsabilidades y muchas dificultades, y ahora que soy papá, no quiero que mi hijo sufra eso, que tenga lo que yo nunca tuve”, explica Amaya.

“”Es una generación muy cómoda de muchachos. Viven con pocas carencias y muchas comodidades. No viven las consecuencias de sus conductas o sus malas decisiones, están siendo sobreprotegidos, no hay responsabilidades porque quienes dan la cara siempre por sus errores, son sus padres. Todo esto hace que el muchacho crezca en un mundo virtual y ficticio”.

“Un enfoque en el que el fin es la felicidad y no el resultado de acciones gratificantes, influye también en la formación de jóvenes que de adultos sólo buscarán la comodidad con nada o el mínimo esfuerzo, afirma Marulanda.”

“Así, la generación del merecimiento son jóvenes que no han madurado y que al sobreprotegerlos se han quedado como adolescentes permanentes.

ABUELOS OBEDIENTES

“Los privilegios se ganan, no se demandan, afirma Amaya, y uno de los peligros de criar hijos que se sienten que lo merecen todo, es que pasarán a convertirse en adultos que sólo toman de su entorno sin dar.

“”Cuando es pequeño, el niño te pide las cosas; cuando es adolescente, te exige las cosas, y cuando es adulto, te quita todo lo que tengas”, afirma el experto.

“”Estos muchachos se sienten con el derecho de todo lo que tengan los papás: su casa, su trabajo, sus carros. Ellos sienten tener el derecho de tenerlo”.

“Es por eso que los expertos exhortan a los papás a que enseñen a sus hijos desde pequeños a ganarse sus privilegios.

“”Estos papás, cuando sean abuelos, serán abuelos obedientes. Serán unos abuelos que seguirán manteniendo a los hijos e hijas, a las nueras, a los yernos, a los nietos”, prevé Amaya.
Los Nobles -Javi, Bárbara y Charlie- no sólo habitan la película de moda, también pueden vivir muy cerca de ti.
Es cuestión de reglas, pero recuerda que es necesario, además de las reglas, el ejemplo.


“Los expertos Ángela Marulanda y Jesús Amaya aconsejan a los papás: o educar a los hijos desde pequeños. o Establecer reglas. Los hijos tienen derechos, pero también obligaciones. o Buscar que los chicos se esfuercen por lo que quieren. Los hará adultos responsables. o Analizar tus motivaciones, si vas a comprar algo que un hijo te pide. ¿Él debe tener eso para estar a la moda o no ser “menos” que los demás? ¿o realmente lo necesita? o Estar consciente de que si tus hijos carecen de algo no los ”traumarán” para el resto de sus días, más bien, ellos formarán su carácter y sabrán valorar sus posesiones. o Tener en cuenta que al dar algo especial a tus hijos, ellos deben saber que es una gratificación bien ganada.”

No cito el origen pues no lo conozco, disculpen los autores, así circulan las cosas entre nosotros los cubanos.

Opinión

LA CUBANITA QUE NACIÓ CON EL SIGLO XX


Comparto plenamente la idea de Madelaine, los que hemos nacido o crecido bajo el signo de la Revolución Cubana triunfante en 1959, estamos marcados por los relatos heroicos y hermoso de esta mujer, Renee Méndez Capote (1901-1989), que seguirá siendo una “niña que cuenta” para todos nosotros, por su modo de hablarnos de aquellos días heroicos de la manigua y de las grandes figuras del movimiento independentista, algunos de los cuales conoció y de otro escuchó hablar en las tertulias de casa, donde su padre, Domingo Méndez Capote, oficial del Ejército Libertador, hacía las anécdotas sobre esta pléyade de cubanos que tenían como principal objetivo la independencia de Cuba.

Ahora se reedita otra recopilación de sus relatos, para nosotros y para los “pinos nuevos” que no deben olvidar a los que contribuyeron a fundar la Cuba independiente que hoy defendemos:

«Renée Méndez Capote, de locuras y de amores»

Madeleine Sautié Rodríguez

No existe un cubano de los nacidos en las últimas cinco décadas al que no le resulte familiar el nombre de Renée Méndez Capote. Y aunque se sabe que muchos de los que vinieron antes al mundo también la conocen, la causa fundamental de que esté en la memoria de las más recientes generaciones es, sin duda, la insoslayable presencia de su obra en los distintos niveles de enseñanza.

Innegable resulta el papel que juegan en los seres humanos esos primeros humildísimos libros de los que hablaba Martí, porque les ponen “pies, brazos, alas”. Pero si en ellos está la historia de la Patria, escrita de manera que el lenguaje y el ardid del escritor cumplan su objetivo para esas edades, entonces el amor y la admiración por la tierra en que se nace y por los héroes que la han defendido se vuelven una garantía.

La productiva labor literaria de esta relevante cubanita que vino al mundo con el siglo —y que contempla más de una veintena de títulos entre los que destacan Memorias de una cubanita que nació con el siglo; Oratoria cubana, Ensayo, (1926); Relatos heroicos, (1965); Crónicas de viaje, (1966); 4 conspiraciones, (1972); Un héroe de once años, (1975) y Amables figuras del pasado, (1981)— se nutrió de anécdotas “recogidas ávidamente por los oídos de una niña estremecida de emoción patriótica y transida de cubanismo.”

“A través de estos relatos —escribió en una ocasión— Cuba se me fue metiendo más y más en el alma”, justo lo que consiguió hacer con aquellos que aprendimos muchas de las más hermosas proezas de nuestras Guerras de independencia, leyendo y aprendiendo de su palabra.

Una selección de esa vasta obra con la que pretendió su autora despertar “un sentimiento de gratitud hacia aquellos que contribuyeron a que tengamos hoy una patria que defender” acaba de ver la luz con el libro Locura de amor, prologado y editado por Esteban Llorach Ramos, y rubricado con la editorial Gente Nueva.

Magnífica resulta la edición del texto de más de 250 páginas, con portada que ofrece una vista de la habanera Alameda de Paula, e ilustraciones a color como para contentar a la Capote, quien solía asegurar que a los niños no les gustan los libros con imágenes en blanco y negro.

Bordeadas de fantasías, pero con esencias verídicas, el lector hallará anécdotas centradas en figuras como José Martí, Carlos Manuel de Céspedes, Antonio Maceo, el inglesito Henry Reeve y Adriana del Castillo, entre otras, y repasará pasajes como el proceso de la Escalera, el tráfico de esclavos y la campaña de alfabetización.

Una narración que cuenta la persistencia de un bibliotecario que en pleno Ciclón del 26, cuando la Biblioteca Nacional estaba instalada en el Castillo de la Fuerza, decidió no abandonar el inmueble para proteger hasta donde le fuera posible los libros, da título a la entrega que cuenta también con varios artículos de crítica sobre la obra de la escritora.

Allí se le recuerda como Directora de Bellas Artes en la Secretaría de Instrucción Pública en 1933; como luchadora que cayó prisionera tras la huelga de marzo de 1935; como miembro de la lucha clandestina contra Batista, como periodista comprometida con su patria.

Pero aquí, fuera ya del libro, y cada vez que se le menciona, los que estudiamos y nos formamos después del triunfo revolucionario la recordamos desde aquellas primeras páginas y le agradecemos que nos haya hecho, tal y como se lo propuso, más y mejores cubanos.

Tomado del periódico Granma, edición digital, 20/8/2013

Cultura

BENNY MORÉ, ¡QUÉ BUENO CANTA USTED!


En un pueblito de la provincia de Cienfuegos, Santa Isabel de las Lajas, vino al mundo un 24 de agosto de 1919, Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez, el Benny, como lo conocemos todos los cubanos que hemos crecido escuchando su música y su manera de hacer desde que a mediados del siglo XX se le ocurrió a este muchachón lajero cantar todos los géneros de nuestra música popular, con una voz nasal inigualable y un oído para la música que marcaron pauta en el quehacer cultural de esta “isla de la música”.

Sonero, hijo de una familia humildísima y negra, crecido en un ambiente cultural sincrético, donde sonaban los tambores de sus ancestros, al tiempo que se disfrutaba el son, la rumba, la guaracha, el bolero, el chachachá y el mambo, surge la figura del Benny, quien en 1945 marcha a México con el Conjunto Matamoros, como uno más, y allí hará una carrera que cinco años después lo devolverá a Cuba como un cantante establecido y famoso.

Formando parte de la orquesta de su coterráneo Damaso Pérez Prado, contribuye con su voz y su estilo a la difusión del nuevo ritmo, el mambo con interpretaciones que hoy son antológicas. En 1950 decide regresar a Cuba formando parte de la orquesta de Mariano Mercerón en Santiago de Cuba, sentando cátedra entre los suyos, para regresar ese mismo año a México.

En 1953 está definitivamente en Cuba, estableciéndose en La Habana en la que crea su famosa “Banda Gigante” en 1954, orquesta jazz band con la que amplio el timbre de interpretación del son y los ritmos cubanos. Con esta agrupación Benny Moré logra una sonoridad muy cubana y una manera muy particular de hacer la música de la isla, que lo sitúan entre los más grandes intérpretes de la música en nuestro país.

Es la época de su grandes canciones: “Santa Isabel de Las Lajas”, inmortal tributo a su terruño natal, la antología de canciones dedicadas a pueblos y ciudades de Cuba, que cada uno recuerda con lo entrañable de su pedacito natal; “Mi son Maracaibo”, increíble y única en su voz, los boleros, donde fue único por el sentimiento que ponía en su interpretación y esa capacidad de improvisación que lo distinguieron siempre.

Benny murió el 19 de febrero de 1963, su pueblo le recuerda no solo con homenajes oficiales y de efemérides, sino cantando y escuchando sus canciones, que todos sabemos no podremos cantar como él, pero insistimos, porque es la voz cubana de nuestra música y se ha quedado en los corazones y las mentes de todo un pueblo.

Cultura

EL PRINCIPE DE LAS ALTURAS

Javier Sotomayor es una leyenda en Cuba y en el mundo, varias veces Campeón Mundial en salto alto y poseedor del record mundial vigente con un astronómico 2,45 metros, una hazaña que lo acompaña hace 25 años y que no han hecho de él una persona vanidosa, ni creído de ser quien es: un extra clase viviendo entre nosotros.

Ahora que hablamos de crisis del deporte cubano vale un soplo de nostalgia por este hombre que permanece en Cuba, hace una intensa vida pública y puede encontrárselo en cualquier lugar de La Habana compartiendo por quienes lo admiran y respetan.

Esta crónica de Oscar Sánchez Serra lo retrata de cuerpo entero, disfrútenla y conozca al mejor saltador de altura de todos los tiempos:

El Príncipe de las alturas cumple 25 años de recordista mundial

Oscar Sánchez Serra


¿Cómo has vivido la amenaza a los dos metros y 45 centímetros?

“No la he vivido, más bien la he revivido, pues desde hace mucho nadie lo intentaba. Siempre estuvieron amenazados, sobre todo cuando yo saltaba, porque entonces había muchos que lo podían lograr y de hecho lo intentaron varias veces”.

¿Quiénes?

“Mis rivales. Cada vez que uno de ellos se montaba en 2,40, pedían el 2,46. Insisto, eran saltadores de excelencia, te estoy hablando del sueco Patrick Sjoberg, del norteamericano Charles Austin, del rumano Sorin Matey, del alemán Carlo Thranhardt, a quien le presté unas zapatillas mías, saltó 2,42 bajo techo y dijo, ya que las tengo puestas póngame el 2,46 e hizo sus tres intentos. Era un saltador muy combativo”.

Es el Príncipe de las Alturas, el cubano Javier Sotomayor, quien responde las preguntas. El recordista mundial de altura, el ser humano que más alto ha llegado con el impulso de sus pies, el hombre que más veces ha vencido los dos metros y 40 centímetros, conversa con Granma luego de que el ucraniano Bohdan Bondarenko, por tercera vez, ahora en el Campeonato Mundial de atletismo que finalizó ayer en Moscú, haya intentado pasar por arriba de su reinado.

¿De esas tres oportunidades, en cuáles estuvo más cerca?

“Ahora, en la lid del planeta en la capital rusa, en su segundo intento. Despegó fuerte y logró, aunque falló, llegar más alto que nunca”.

¿Es Bondarenko, no otro, el que pudiera destronar la mítica altura de 2,45, igual a 8 pies o a una portería de fútbol?

“El catarí Mutaz Essa Barshim estuvo muy bien, pero sí, Bondarenko es hoy el mejor saltador del mundo y el que pudiera sobrepasar esa cota”.

¿Pensaste que el récord duraría 20 años?

“No, porque ya te dije que mis adversarios eran muy fuertes y lo intentaron muchas veces. Además, desde el primer día estuve convencido de que alguien lo romperá en algún momento. También estuve convencido, desde los 16 años, cuando salté 2,33, récord mundial de cadetes, que yo rompería el récord mundial de la especialidad. Primero pasé por esa marca en 1984 y luego por 2,36, tope mundial juvenil, antes de llegar al absoluto”.

Cuando Bondarenko u otro consigan pasarle por encima: ¿Cómo recordarás los dos metros y 45 centímetros?

“Ese día con toda seguridad no me voy a sentir bien, no lo voy a disfrutar, esa es la verdad. Pero pasarán los días y volveré a aceptar que los récords están para batirse. Los recordaré siempre con mucho orgullo, porque aquel día nadie me lo va a quitar, como tampoco cuando hice el 2,43 (8 de septiembre de 1988), que fue mi primer récord mundial, o el 2,44 (29 de julio de 1989), cuando lo rompí. Esos números y el 2,45 (27 de julio de 1993) se quedarán conmigo para siempre. Llevo 25 años de recordista mundial, desde 1988, y 20 con la actual supremacía. Ahora es que uno se da cuenta de lo que hizo, cuán grande fue. Y esos son motivos para recordarlos siempre con mucha alegría”.

Las marcas mencionadas por quien lo obtuvo todo, título olímpico, mundial, panamericano, centroamericano y del Caribe, Premio Príncipe de Asturias por demás, solo han sido logradas por él. No solo no se ha llegado a los 2,45, tampoco a las otras.

Bondarenko renunció a 2,38, ¿fue muy osado, tú lo habías hecho alguna vez?

“Sí, renuncié a 2,39 en un mundial bajo techo, porque Patrick Sjoberg había vencido esa altura y no me quedaba otra que ir a los 2,41, y lo salté. Cuando hice el 2,45, fui de 2,38, hacia ella”.

¿Intentaste saltar 2,46?

“Varias veces, el mundial de Sturgartt en 1993, fue la primera vez y luego en 1994 fue cuando más lo hice, creo que fueron como nueve intentos. Cada vez que saltaba 2,40 lo intentaba. Tal vez en Mar del Plata fue la última vez, durante los Panamericanos de 1995. No demoré mucho en batir el 2,43, pero del 2,44 hasta el 2,45 sí pasó un buen tiempo”.

¿Se siente impotencia al no poder defender esa altura? ¿Te dan ganas de saltar cuando ves el reto?

“Ya tengo 45 años, veo y analizo cada situación con más madurez. Al principio sí, no me cabía en la cabeza no poder pasar una varilla, pero ya no”.

En 27 ocasiones se ha pasado el listón a 2,40 o más, y 18 de esas veces tienen la firma de Javier Sotomayor, al aire libre. Bajo techo en 11 oportunidades esa barrera ha sido quebrada y Soto es el que más lo ha hecho con cuatro, además de poseer la supremacía también en sala con 2,43. Es decir, tanto en pista cubierta como descubierta, son 38 los vuelos sobre 2,40 y 22 con Sotomayor como piloto de su nave humana.

¿Cómo viste al atletismo cubano? ¿Cuándo podremos tener a otro Sotomayor?

“Yo no lo vi mal. Sí creo que podíamos tener más finalistas, las competencias fueron muy fuertes. Por ejemplo, en salto se obtuvo bronce con 2,38, con eso ni se ganaba hace 10 años. Pichardo estuvo inmenso, también Silva en la pértiga y Barrios en el disco, igual Cisneros en los 400 metros con vallas. Y del salto, yo creo que sí vamos a tener un Sotomayor, pero no sé cuándo, ahora los que tenemos creo que podrán alcanzar 2,35, pero no más, pero sí, habrá otro Sotomayor”.

El matancero de Limonar, quien en cualquier conversación sobre salto no deja de mencionar a Godoy, el entrenador que lo llevó a la cumbre, sigue siendo el mismo hombre modesto de entonces cuando volaba sobre la varilla implantando récords como el 2,43 y el 2,45, ambos conseguidos en el mismo estadio, en Salamanca, que hoy lleva su nombre para perpetuar aquellos días.

Tomado del diario Granma, versión digital, La Habana 19/8/2013

Deporte

EL LADO POSITIVO DEL DEPORTE CUBANO


Pedro Pablo Pichardo, veinte años, Subcampeón Mundial de Triple Salto

Terminó en Moscú el Campeonato Mundial de Atletismo, una verdadera fiesta solo comparable con los Juegos Olímpicos, tanto por su calidad como por la masividad de atletas y países que asisten a esta cita.

Ningún deporte encierra mejor la máxima de los juegos olímpicos: “Más alto, más rápido, más fuerte”, a eso habría que añadir “Más noble, más limpio” para evitar las sombras de las manipulaciones por drogas y genéticas, capaces de crear reyes de un día, y monstruos, y víctimas para toda la vida, entre jóvenes que sueñan con la gloria deportiva, acompañada con la solución a sus problemáticas económicas.

Nada más parecido  a los espectáculos del Circo Romano que ese deporte desmedidamente comercializado, donde priman las ganancias por encima de la salud del atleta, el ejemplo de su entrega individual y el orgullo de sus compatriotas.

Cuba es el único país en el mundo que ha logrado sus éxitos deportivos con sus atletas, sin necesidad de acudir a los “legionarios”, víctimas de la precariedad y/o del interés mercantil.

Este Mundial de Atletismo dejó una magra cosecha para el deporte cubano (2 medallas de bronce y una de plata) para un país que se acostumbró a coronar al menos a un campeón en cada cita.

Son muchos los factores, el primero es político, primero por la férrea persecución de los Estados Unidos hacia todo lo que sea cubano, hacia todo lo que pueda dejarle un ápice de prestigio o ganancia a esta nación pequeña y orgullosa, acudiendo al soborno, la compra de atleta, aliento a la deserción, negación de visas, venta de implementos, intercambio de experiencia entre entrenadores y atletas y muchas otras formas de poner dificultades en el camino del deporte cubano. Los complices le sobran en el mundo.

El resultado ha sido el atrincheramiento del movimiento deportivo cubano, la burocratización en la distribución de recursos y planificación de competencia, desfasaje en los métodos de entrenamiento, precario equipamiento de los equipos y atletas, instalaciones deportivas muy mal cuidadas, falta de medios para desarrollar atletas y encarecimiento de un movimiento deportivo que tiene una gran cantera en la base, pero que se estrecha cada vez más en su pirámide élite, debido a los pocos recursos, las exigencias extradeportivas para el atleta, el desconocimiento de sus necesidades y aspiraciones y la sordera total para todo lo que implique cambio.

Tengo confianza en que el estado cubano sabrá encontrar las formas de conjugar las necesidades de nuestros atletas, con los intereses de la nación y la Revolución que emprendió hace más de 50 años el reto de hacer de Cuba una potencia deportiva, orgullo de su pueblo.

El escenario es otros, la profesionalización y el espectáculo llevan al deporte a más y más concesiones, y a los deportistas a más y más presión para estar a la altura de las exigencia, por eso a ellos también debe aplicársele la fórmula socialista de distribución, porque en la élite, deporte es trabajo, entonces: “Dé cada cual según su capacidad, reciba cada cual según su trabajo”

Deporte, Opinión

EL ALDABONAZO DE CHIBÁS


Los cubanos hemos olvidado un poco a este hombre carismático y combativo que a finales de la década del 40 y principios de los 50 vertebró un movimiento popular de masas tendiente a limpiar la cara de la política tradicional de esa época, tan marcada por las componendas y corrupción de los grupos que llegaban al poder y de los que aspiraban a llegar a él para lo mismo, meter la mano en el exiguo “presupuesto público” que sin vergüenza ninguna se robaban para beneficio personal.

“Vergüenza contra dinero” fue el lema anticorrupción que defendió Eduardo Chibás y una escoba era el símbolo de este dirigente honesto, defensor de los intereses del pueblo.

Para los que sueñan con una vuelta al capitalismo sería importante una lectura de este trabajo que trascribo y de otros que abundan en libros y periódicos sobre aquella República de vergüenzas, que el pueblo desmanteló un 1 de enero de 1959:

“El domingo 5 de agosto de 1951 ante los micrófonos de la emisora radial CMQ, mientras arremetía contra la corrupción en el seno del gobierno de Carlos Prío, el líder político Eduardo Chibás expresó: ¡Pueblo de Cuba, levántate y anda! ¡Pueblo cubano, despierta! ¡Este es mi último aldabonazo! Acto seguido se disparó un tiro, de cuya herida murió el 16 de agosto, próximo a cumplir 44 años de edad.

“Santiaguero de cuna, estudiante universitario en tiempos de Mella, luchador contra la tiranía machadista, tuvo la idea de fundar un movimiento político que se propusiera adecentar la vida pública de la nación, erradicar la corrupción en la administración del Estado y dar espacio a una real participación ciudadana en los asuntos de gobierno. Fue así como el 15 de mayo de 1947 fundó el Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo), con el cual se presentó como candidato presidencial a las elecciones de 1948; las cuales, sin bien perdió, lo situaron como la figura más respetada y carismática de la oposición.

“En 1950 accedió a un escaño en el Senado con una votación que permitía conjeturar su victoria en las siguientes elecciones para la Presidencia. Con su capacidad de comunicador y empleando el lema Vergüenza contra dinero, congregaba a las masas en torno al Partido Ortodoxo, de rápido crecimiento y raigambre popular. A la vera del líder comenzó a actuar la Juventud Ortodoxa, con una tendencia mucho más radical.

“Al valorar el impacto de ese liderazgo, el intelectual Fernando Martínez Heredia escribió: “Chibás levantó una masa enorme de pueblo hacia el ejercicio de la ciudadanía y la conciencia de que era posible acabar con el estado de cosas vigente, obtener toda la independencia y la justicia, y echar adelante el destino de Cuba. Denunció al imperialismo y reivindicó la necesidad de que Cuba rompiera su yugo neocolonial. (…) La muerte detuvo su actuación y su conducción, pero quedó como un heraldo de la soberanía del pueblo y la acción ciudadana, y como una figura moral que exigía sacar al país del pantano. Seguramente no lo previó, pero fue el primer reclutador para las huestes que hicieron la insurrección que desencadenó un proceso revolucionario que fue muchísimo más lejos que lo que Chibás se propuso”.

“Entre las filas de la Ortodoxia se hallaba un joven abogado, ya destacado por su impronta rebelde en los años universitarios: Fidel Castro Ruz.

“El 16 de enero de 1959, pocos días después de la entrada victoriosa de la Revolución triunfante en La Habana, Fidel dijo ante la tumba de Eduardo Chibás: “Pero hoy es como resumen de toda la historia, la historia de la Revolución, la historia del 26 de Julio, que tan ligada está a la historia de esta tumba, que tan ligada está al recuerdo de quien descansa en esta tumba, que tan íntimamente ligada está a la ideología, a los sentimientos y a la prédica de quien descansa en esta tumba, porque debo decir que sin la prédica de Chibás, que sin lo que Chibás hizo, que sin el civismo y la rebeldía que despertó en la juventud cubana, el 26 de Julio no hubiera sido posible”.”

Tomado de la versión digital del periódico Granma, 16/8/2013

Historia

TRINIDAD Y SANCTI SPÍRITUS A ORILLAS DEL MEDIO MILENIO

La villa trinitaria celebrará su medio milenio en enero del 2014

La génesis nacional en Cuba son aquellas siete villas que levantó a lo largo de la isla el conquistador Diego Velázquez o sus capitanes, allá por los inicios del silos XVI, desde Baracoa en 1511 hasta Santiago de Cuba en 1515 pasando por Bayamo, Puerto Príncipe (Camagüey), Trinidad, Sancti Spirítus y La Habana, Todas cercanas a grandes asentamientos de poblaciones aborígenes, puertos seguros, cercanía de ríos y fértiles tierras que sostuviera aquellos primeros asentamientos del conquistador.

He aquí la crónica de lo que hacen los espirituanos y trinitarios para celebrar próximamente su medio milenio, orgullosos de la herencia cultural que guardan y de la conservación que hacen de estas ciudades legendarias:

Juan Antonio Borrego

“Mejoramiento sustancial en la calidad de vida de los pobladores, en los servicios prestados y en la imagen urbana de ambas ciudades constituye el principal saldo de las más de cinco mil acciones constructivas ejecutadas en Trinidad y Sancti Spíritus en el contexto del programa concebido aquí a propósito de las festividades por el medio milenio de su fundación.

“Teresita Romero Rodríguez, presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular, explicó a la prensa que el impulso a los trabajos realizados en los últimos años ha estado respaldado por montos financieros previstos en los planes y los presupuestos de los diferentes organismos, con apego a los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, aprobados en el VI Congreso de esa organización.

“Aunque de una u otra manera, buena parte de los organismos y entidades han participado en la estrategia de recuperar el patrimonio y la dinámica de las ciudades más emblemáticas de la provincia, por la magnitud de su aporte sobresalen Cultura, Comunales, Comercio, Gastronomía y Servicios, Vivienda, Transporte, Educación, Salud Pública y Deportes.

“A más de 30 millones de pesos asciende el valor de las labores ejecutadas, tanto en la cabecera provincial como en la ciudad de Trinidad, entre las que se cuentan la reconstrucción del Parque Maceo —más conocido como de La Caridad—, la Avenida de los Mártires, el Teatro Principal, la Casa de la Guayabera, el Parque de Ferias Delio Luna Echemendía, los museos de Arte Colonial y de Arqueología, así como la restitución del empedrado de algunas calles y el remozamiento de fachadas en miles de viviendas y otros inmuebles ubicados en áreas patrimoniales.

“En el caso de Trinidad, que en el 2014 celebra tanto los 500 años de fundada como los primeros 25 de haber sido declarada por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad, sobresale el empeño por salvaguardar edificaciones y conjuntos valiosos en su centro histórico y en el pintoresco Valle de los Ingenios, ubicado al este de la ciudad.

“En este territorio solo la Oficina del Conservador ha ejecutado trabajos valorados en cerca de 7 millones de pesos (moneda total), que incluyen rehabilitación de viviendas en el barrio de Las Tres Cruces y de los barracones de esclavos en el poblado de Manaca Iznaga, consolidación de edificios, reanimación de parques y plazas y ampliación de la Escuela de Oficios, entre otras acciones.”

Tomado de la edición digital del periódico Granma, 14/8/2013

Cultura

GRANDE, ENTERO Y LUCIDO


Las últimas reflexiones de Fidel al filo de sus 87 años, nos dejan claro el pensamiento irreductible de un hombre que mira el mundo y a la historia desde la altura de su edad y la experiencia de haber sido protagonista de grandes acontecimientos del devenir humano. Esto es un regalo que quiero compartir con ustedes:

Las verdades objetivas y los sueños

La especie humana reafirma con frustrante fuerza que existe desde hace aproximadamente 230 mil años. No recuerdo afirmación alguna que alcance más edad. Sí existieron otros tipos de humanos, como los Neandertales de origen europeo; o un tercero, el homínido de Denisova al norte de Asia pero, en ningún caso, existen fósiles más antiguos que los del Homo Sapiens de Etiopía.

Tales restos, en cambio, existen de numerosas especies entonces vivas, como los dinosaurios, cuyos fósiles datan de hace más de 200 millones de años. Muchos científicos hablan de su existencia antes del meteorito que impactó en el Istmo de Tehuantepec provocando la muerte de aquellos, algunos de los cuales medían hasta 60 metros de largo.

Es conocida igualmente la prehistoria del planeta que hoy habitamos, desprendido de la nebulosa solar y su enfriamiento como masa compacta casi llana, constituida por un número creciente de materias bien definidas que poco a poco adquirirían rasgos visibles. Tampoco se sabe todavía cuántas faltan por descubrir, y los insólitos usos que la tecnología moderna puede aportar a los seres humanos.

Se conoce que las semillas de algunas plantas comestibles fueron descubiertas y comenzaron a utilizarse hace alrededor de 40 mil años. Existe también constancia de lo que fue un calendario de siembra grabado en piedra hace aproximadamente 10 mil años.

Las ciencias deben enseñarnos a todos a ser sobre todo humildes, dada nuestra autosuficiencia congénita. Estaríamos así más preparados para enfrentar e incluso disfrutar el raro privilegio de existir.

En el mundo explotado y saqueado viven incontables personas generosas y sacrificadas, especialmente las madres, a las que la propia naturaleza dotó de especial espíritu de sacrificio.

El concepto de padre, que no existe en la naturaleza, es, en cambio, fruto de la educación social en los seres humanos y se observa como norma en cualquier rincón, desde el ártico, donde se encuentran los esquimales, hasta las selvas más tórridas de África en las que las mujeres no solo cuidan de la familia, sino también laboran la tierra para producir alimentos.

Quien lee las noticias que todos los días llegan sobre viejos y nuevos comportamientos de la naturaleza y los descubrimientos de los métodos para enfrentar lo de ayer, hoy y mañana, comprendería las exigencias de nuestro tiempo.

Los virus se transforman de forma inesperada y golpean las plantas más productivas o los animales que hacen posible la alimentación humana, lo que torna más insegura y costosa la salud de nuestra especie, genera y agrava las enfermedades, sobre todo, en los mayores o los más pequeños.

¿Cómo enfrentar con honor el número creciente de obstáculos que los habitantes del planeta sufren?

Pensemos que más de doscientos grupos humanos se disputan los recursos de la Tierra. El patriotismo es simplemente el sentimiento solidario más amplio alcanzado. Nunca digamos que fue poco. Con seguridad se inició por las actividades familiares de grupos reducidos de personas que los escritores de la historia calificaron de clan familiar, para recorrer el camino de la cooperación entre grupos de familias que colaboraban entre sí para cumplimentar las tareas a su alcance. Hubo lucha entre grupos de familias en otras etapas, hasta alcanzar niveles superiores de organización como sin duda fue la tribu. Transcurrieron más de cien mil años. Los recuerdos escritos en sofisticados pergaminos datan, sin embargo, de no más de 4 mil años.

La capacidad humana para pensar y elaborar ideas era ya notable, y no creo sinceramente que los griegos eran menos inteligentes que el hombre actual. Sus poemas, sus textos filosóficos, sus esculturas, sus conocimientos médicos, sus juegos olímpicos; sus espejos, con los que incendiaban naves adversarias concentrando los rayos solares; las obras de Sócrates, Platón, Aristóteles, Galeno, Arquímedes y otros llenaron de luz el mundo antiguo. Eran hombres de inusual talento.

Arribamos, tras un largo camino, a la etapa contemporánea de la historia del hombre.

Días críticos no tardaron en presentarse para nuestra Patria, a 90 millas del territorio continental de Estados Unidos, después que una profunda crisis golpeó a la URSS.

Desde el 1ro de enero de 1959 nuestro país asumió el mando de su propio destino tras 402 años de coloniaje español y 59 como neocolonia. Ya no existíamos como indígenas que no hablaban siquiera el mismo idioma; éramos una mezcla de blancos, negros e indios que integrábamos una nación nueva con sus virtudes y sus defectos como todas las demás. Huelga decir que imperaban en la isla la tragedia del desempleo, el subdesarrollo y un pobrísimo nivel de educación. Poseían conocimientos inculcados por la prensa y la literatura dominante en Estados Unidos, que desconocía, si es que no despreciaba, los sentimientos de una nación que combatió con las armas durante décadas por la independencia del país, y al final incluso contra cientos de miles de soldados al servicio de la metrópolis española. Es preciso no olvidar la historia de la “Fruta Madura”, imperante en la mentalidad colonialista de la poderosa nación vecina que hizo prevalecer su fuerza y negaba al país no solo el derecho a ser libre hoy, mañana y siempre, sino que pretendía anexar nuestra isla al territorio de ese poderoso país.

Cuando en el puerto de La Habana estalla el acorazado norteamericano Maine, el ejército español, integrado por cientos de miles de hombres, estaba ya derrotado, como un día los vietnamitas derrotaron a base de heroísmo el poderoso ejército dotado de sofisticado armamento, incluido el “Agente Naranja” que a tantos vietnamitas afectó para toda su vida, y Nixon, más de una vez, estuvo tentado al uso de las armas nucleares contra aquel pueblo heroico. No en balde luchó por ablandar a los soviéticos con sus discusiones sobre la producción de alimentos en aquel país.

Dejaría de ser diáfano si no señalo un momento amargo de nuestras relaciones con la URSS. Eso derivó de la reacción que tuvimos al conocer la decisión de Nikita Jruschov a raíz de la Crisis de Octubre de 1962, de la que el próximo mes de octubre se cumplirán 51 años.

Cuando supimos que Jruschov había acordado con John F. Kennedy la retirada de los proyectiles nucleares del país, publiqué una nota con los 5 Puntos que consideré indispensables para un acuerdo. El jefe soviético conocía que inicialmente nosotros advertimos al Mariscal jefe de la cohetería soviética que a Cuba no le interesaba aparecer como emplazamiento de cohetes de la URSS, dada su aspiración a ser ejemplo para los demás países de América latina en la lucha por la independencia de nuestros pueblos. Pero a pesar de eso el Mariscal jefe de tales armas, una persona excelente, insistía en la necesidad de contar con algún arma que persuadiera a los agresores. Al insistir él en el tema, le expresé que si a ellos les parecía una necesidad imprescindible para la defensa del socialismo, se trataba ya de otra cosa, porque éramos por encima de todo revolucionarios. Le pedí dos horas para que la Dirección de nuestra Revolución tomara una decisión.

Jruschov se había portado con Cuba a gran altura. Cuando Estados Unidos suspendió totalmente la cuota azucarera y bloqueó nuestro comercio, él decidió comprar lo que dejara de adquirir ese país, y a los mismos precios; cuando meses después aquel país nos suspendió las cuotas de petróleo, la URSS nos suministró las necesidades de ese vital producto sin lo cual nuestra economía sufriría un gran colapso: una lucha a muerte se habría impuesto, ya que Cuba jamás se rendiría. Los combates habrían sido muy sangrientos, tanto para los agresores como para nosotros. Habíamos acumulado más de 300 mil armas, incluyendo las 100 mil que le ocupamos a la tiranía batistiana.

El líder soviético había acumulado gran prestigio. A raíz de la ocupación del Canal de Suez por Francia e Inglaterra, las dos potencias que eran propietarias del canal, con el apoyo de fuerzas israelitas, atacaron y ocuparon aquella vía. Jruschov advirtió que usaría sus armas nucleares contra los agresores franceses y británicos que ocuparon ese punto. Estados Unidos, bajo la dirección de Eisenhower, no estaba dispuesto en ese momento a involucrarse en una guerra. Recuerdo una frase de Jruschov por aquellos días: “nuestros cohetes pueden darle a una mosca en el aire”.

No mucho tiempo después, el mundo se vio envuelto en un gravísimo peligro de guerra. Desgraciadamente fue el más grave que se ha conocido. Jruschov no era un líder cualquiera, durante la Gran Guerra Patria se había destacado como Comisario Jefe de la defensa de Stalingrado, actual Volgogrado, en la batalla más dura que se ha librado en el mundo con la participación de 4 millones de hombres. Los nazis perdieron más de medio millón de soldados. La Crisis de Octubre en Cuba le costó el cargo. En 1964, fue sustituido por Leonid Brezhnev.

Se suponía que, aunque a un precio alto, Estados Unidos cumpliría su compromiso de no invadir Cuba. Brezhnev desarrolló excelentes relaciones con nuestro país, nos visitó el 28 de enero de 1974, desarrolló el poderío militar de la Unión Soviética, entrenó en la escuela militar de su gran país a muchos oficiales de nuestras Fuerzas Armadas, continuó el suministro gratuito de armamento militar a nuestro país, promovió la construcción de una central electronuclear de enfriamiento por agua, en la que se aplicaban las máximas medidas de seguridad y le dio apoyo a los objetivos económicos de nuestro país.

A su muerte, el 10 de noviembre de 1982, le sucedió Yuri Andrópov, director de la KGB, quien presidió los funerales de Brezhnev y tomó posesión como Presidente de la URSS. Este era un hombre serio, así lo aprecio, y también muy franco.

Nos dijo que si éramos atacados por Estados Unidos deberíamos luchar solos. Le preguntamos si podían suministrarnos las armas gratuitamente como hasta ese momento. Respondió que sí. Le comunicamos entonces: “no se preocupe, envíenos las armas que de los invasores nos ocupamos nosotros”.

Sobre este tema solo un mínimo de compañeros estuvimos informados ya que era muy peligroso que el enemigo dispusiera de esta información.

Decidimos solicitar a otros amigos las armas suficientes para contar con un millón de combatientes cubanos. El compañero Kim II Sung, un veterano e intachable combatiente, nos envió 100 mil fusiles AK y su correspondiente parque sin cobrar un centavo.

¿Qué contribuyó a desatar la crisis? Jruschov había percibido la clara intención de Kennedy de invadir a Cuba tan pronto estuvieran preparadas las condiciones políticas y diplomáticas, especialmente después de la aplastante derrota de la invasión mercenaria de Bahía de Cochinos, escoltada por buques de asalto de la Infantería de Marina y un portaaviones yankis. Los mercenarios controlaban el espacio aéreo con más de 40 aviones entre bombarderos B-26, aviones de transporte aéreo y otros de apoyo. Un ataque sorpresivo previo, a la principal base aérea, no encontró nuestros aviones alineados, sino desperdigados en diversos puntos, los que podían moverse y los que carecían de piezas. Apenas afectaron algunos. El día de la invasión traicionera nuestras naves estaban en el aire antes del amanecer en dirección a Playa Girón. Digamos solo que un honesto escritor norteamericano describió aquello como un desastre. Baste decir que al final de aquella aventura solo dos o tres de los expedicionarios pudieron regresar a Miami.

La invasión programada por las fuerzas armadas de Estados Unidos contra la isla habría sufrido grandes bajas, muy superiores a los 50 mil soldados que perdieron en Vietnam. No tenían entonces las experiencias que adquirieron más tarde.

Se recordará que el 28 de octubre de 1962 yo declaré que no estaba de acuerdo con la decisión inconsulta e ignorada por Cuba de que la URSS retiraría sus proyectiles estratégicos, para los cuales se estaban preparando las rampas de lanzamiento que serían un total de 42. Al líder soviético le expliqué que ese paso no había sido consultado con nosotros, requisito esencial de nuestros acuerdos. En una frase está la idea: “Usted puede convencerme de que estoy equivocado, pero no puede decirme que estoy equivocado sin convencerme”, y enumeré 5 Puntos que se mantenían intocables: Cese del Bloqueo económico y de todas las medidas de presión comercial y económica que ejercen los Estados Unidos en todas partes del mundo contra nuestro país; cese de todas las actividades subversivas, lanzamiento y desembarco de armas y explosivos por aire y por mar, organización de invasiones mercenarias, filtración de espías y saboteadores, acciones todas que se llevan a cabo desde el territorio de los Estados Unidos y de algunos países cómplices; cese de los ataques piratas que se llevan a cabo desde las bases existentes en Estados Unidos y Puerto Rico; cese de todas las violaciones de nuestro espacio aéreo y naval por aviones y navíos de guerra norteamericanos; y la retirada de la Base Naval de Guantánamo y devolución del territorio cubano ocupado por los Estados Unidos.

Es harto conocido igualmente que el periodista francés Jean Daniel había entrevistado al presidente Kennedy después de la Crisis de Octubre; este le contó la experiencia muy dura que había vivido, y le había preguntado si yo realmente conocía el peligro de aquel momento. Le pidió al reportero francés que viajase a La Habana, hablara conmigo y esclareciese esa interrogante.

Este viajó a La Habana y pidió la entrevista. Lo cité esa noche y le transmití que deseaba verlo y conversar con él sobre el tema, y le sugerí conversar en Varadero. Llegamos al lugar y lo invité a almorzar. Era el mediodía. Puse un radio y en ese instante un despacho glacial informa que el Presidente había sido asesinado en Dallas.

Prácticamente ya no había de qué hablar. Yo, desde luego, le pedí que me hablara de su conversación con Kennedy; él estaba realmente impresionado con su contacto. Me dijo que Kennedy era una máquina de pensar, estaba realmente traumatizado. No volví a verlo. Por mi parte investigué lo que pude, o más bien supuse lo que pasó ese día. Fue rara la conducta de Lee Harvey Oswald. Supe que este había tratado de visitar Cuba no mucho tiempo antes del asesinato de Kennedy, y se supone que disparó con un rifle semiautomático de mira telescópica contra un blanco en movimiento. De sobra conozco el empleo de esa arma. La mirilla, cuando se hace un disparo, se mueve y el blanco se pierde un instante; lo que no ocurre con otro tipo de sistema de puntería de cualquier fusil. La telescópica, de varios poderes, es muy precisa si el arma se apoya, pero estorba cuando se hace con un objetivo en movimiento. Se dice que fueron dos los disparos mortales consecutivos en fracción de segundos. La presencia de un lumpen conocido por su oficio, que mata a Oswald nada menos que en una estación de policía, conmovido por el dolor que estaría sufriendo la esposa de Kennedy, parece una cínica broma.

Johnson, un buen magnate petrolero, no perdió un minuto en tomar el avión en dirección a Washington. No quiero hacer imputaciones; es asunto de ellos, pero se trata de que en los planes estaba involucrar a Cuba en el asesinato de Kennedy. Más tarde, transcurridos los años, me visitó el hijo del Presidente asesinado y cenó conmigo. Era un joven lleno de vida que le gustaba escribir. Poco tiempo después, viajando en noche tempestuosa hacia una isla vacacional en un sencillo avión, al parecer no encontraron la meta y se habían estrellado. También conocí en Caracas a la esposa y los hijos pequeños de Robert Kennedy, quien fue fiscal, y negociador con el enviado de Jruschov y había sido asesinado. Así marchaba desde entonces el mundo.

Muy próximo ya a terminar este relato, que coincide con el 13 de agosto, 87 aniversario de su autor, ruego se me excuse de cualquier imprecisión. No he tenido tiempo de consultar documentos.

Los despachos cablegráficos casi diariamente hablan de preocupantes temas que se acumulan en el horizonte mundial.

Noam Chomsky, según el sitio Web del canal de televisión Rusia Today, expresó: “La política de Estados Unidos está diseñada para que aumente el terror”.

“Según el prestigioso filósofo, la política de EE.UU. está diseñada de manera que aumenta el terror entre la población. ‘EE.UU. está llevando a cabo la campaña terrorista internacional más impresionante jamás vista [¼ ], la de los drones y la campaña de las fuerzas especiales’¼

“La campaña de drones está creando potenciales terroristas.”

“A su juicio, es absolutamente asombroso que el país norteamericano lleve a cabo por un lado una campaña de terror masivo, que pueda generar potenciales terroristas en contra de uno mismo, y por otro proclame que es absolutamente necesario contar con vigilancia masiva para proteger contra el terrorismo.”

“Según Chomsky, existen numerosos casos similares. Uno de los más llamativos, en su opinión, es el de Luis Posada Carriles, acusado por Venezuela de la participación en un atentado contra un avión en el que murieron 73 personas.”

Hoy guardo un especial recuerdo del mejor amigo que tuve en mis años de político activo —quien muy humilde y pobre se fraguó en el Ejército Bolivariano de Venezuela—, Hugo Chávez Frías.

Entre los muchos libros que he leído, impregnados de su lenguaje poético y descriptivo, hay uno que destila su rica cultura y su capacidad de expresar en términos rigurosos su inteligencia y sus simpatías a través de las más de dos mil preguntas formuladas por el periodista, también francés, Ignacio Ramonet.

El 26 de Julio de este año, cuando visitó a Santiago de Cuba con motivo del 60 aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos M. de Céspedes, me dedicó su último libro: Hugo Chávez Mi primera vida.

Experimenté el sano orgullo de haber contribuido a la elaboración de esa obra, porque Ramonet me sometió a ese cuestionario implacable, que pese a todo sirvió para entrenar al autor en esa materia.

Lo peor es que no había concluido mi tarea como dirigente cuando le prometí revisarlo.

El 26 de julio de 2006 enfermé gravemente. Apenas comprendí que sería definitivo no vacilé un segundo en proclamar el día 31 que cesaba en mis cargos como Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y propuse que el compañero designado para ejercer esa tarea procediera de inmediato a ocuparlo.

Me restaba concluir la revisión prometida de Cien horas con Fidel. Estaba acostado, temía perder el conocimiento mientras dictaba y a veces me quedaba dormido. No obstante, día por día respondía a las endiabladas preguntas que me parecían interminablemente largas; pero persistí hasta que terminé.

Estaba lejos de imaginar que mi vida se prolongaría otros siete años más. Solo así tuve el privilegio de leer y estudiar muchas cosas que debí aprender antes. Pienso que los nuevos descubrimientos nos han sorprendido a todos.

De Hugo Chávez faltaron muchas preguntas por responder, desde el momento más importante de su existencia, cuando tomó posesión de su cargo como Presidente de la República de Venezuela. No existe una sola pregunta que responder en los más brillantes momentos de su vida. Los que lo conocieron bien saben la prioridad que daba a esos desafíos ideológicos. Hombre de acción e ideas, lo sorprendió un tipo de enfermedad sumamente agresiva que le hizo sufrir bastante, pero enfrentó con gran dignidad y con profundo dolor para familiares y amigos cercanos que tanto amó. Bolívar fue su maestro y el guía que orientó sus pasos en la vida. Ambos reunieron la grandeza suficiente para ocupar un lugar de honor en la historia humana.

Todos esperamos ahora Hugo Chávez Mi segunda Vida. Sin él, la más auténtica de las historias nadie podría escribirla mejor.

Fidel Castro Ruz
Agosto 13 de 2013
9 y 5 p.m.

Tomado de la edición digital del periódico Granma, 14/8/2013

Historia, Política

NUESTRO FIDEL, MERECE HONOR


Crecí en la época de Fidel Castro, he tenido el privilegio de ser partícipe, y algo de protagonista, de un proceso que lo tiene a él como epicentro. No existiría la Cuba de hoy si este hombre, intérprete de los anhelos de nuestro pueblo, no hubiese lanzado la primera piedra contra un Goliat que parecía invencible.

El mismo lo dijo en enero de 1959, la Revolución es la que comienza ahora, y este gigante que nació entre nosotros, creció y sigue creciendo como conductor de pueblo, ejemplo de los oprimidos y posibilidad para las naciones en desventajas económicas, para construir una vida honesta, justa y modesta, en medio de las mayores dificultades que gobernante alguno ha tenido en la era contemporánea.

Haberse enfrentando a los Estados Unidos, desafiar la fuerza de su poder imperial, encabezar a un pueblo en días difíciles y gloriosos como los de la Sierra Maestra, Playa Girón, la Crisis de Octubre, las catástrofes naturales que han azotado a este país, el Período Especial, los errores propios de la audacia para construir lo nuevo, su presencia en cada acontecimiento nacional, eso lo hace grande.

Sé que muchos lo odian, piensan en sus propiedades puestas a disposición del pueblo, en sus derechos de millonarios en un país que forjó desde muy temprano una poderosa burguesía nacional, tan rica como sometida a los yanquis, en sus derechos egoístas a sojuzgar a un pueblo, por esas mismas razones nosotros lo queremos.

Por todo eso y por lo que seguirá significando para los pobres de la tierra le deseamos muchas felicidades al COMANDANTE EN JEFE DE LA REVOLUCIÓN EN SU CUMPLEAÑO 87.

Opinión

INAUGURAN EXPOSICIÓN DE DIBUJOS INFANTILES SOBRE JOSÉ MARTÍ


En la mañana del 9 de agosto se inauguró en el Museo Casa Natal de José Martí la exposición de premiados del concurso infantil “Pinta mi amigo el pintor”, que convoca cada año la institución como homenaje al Apóstol. En las palabras de apertura, Ramón Guerra, especialista de la institución, explicó que aunque solo se encuentran expuestos diecisiete trabajos, se presentaron más de 150, procedentes de todos los municipios capitalinos e incluso de otras provincias, como Artemisa y Villa Clara. Los niños premiados fueron: Otoniel Fernández Crespo, Gabriela Padrón Masera y Roberto Campos Verdecia.  La inauguración estuvo acompañada de la presentación del proyecto comunitario Arte Político, de La Habana del Este.

Los asistentes pudieron disfrutar de una danza del Dúo Patria y otra del grupo Melinas, así como del declamador Marlon Zapata. El cierre fue protagonizado por una comparsa en la que participaron todos los miembros del proyecto y el público asistente.

Tomado del sitio digital habana cultural.ohc

Cultura
chatroulette chatrandom