Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Archivo de Marzo, 2013

MUJER


Las “criollistas” de Luis Felipe Wilson Varela

El viernes es 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer, fecha para levantar la voz en defensa de sus derechos o para susurrar algo hermosos a los oídos de aquella que amamos, de la compañera del día a día o de la que comparte el trabajo o el oficio en cualquier lugar de la sociedad.

José Martí dijo de Sarah Bernahardt: “Una pobre mujer que se ha abierto tanto paso en el mundo debe ser una gran mujer”, y en su época estas mujeres que alcanzaban un lugar en la sociedad, sacrificaban mucho de su ser femenino para estar a la altura de lo que esperaban, esas sociedades “machistas”, base de estas que aún permanecen pese al paso de los siglos ceñidas a esos patrones reduccionistas en las que para la mujer está el hogar, parir, criar hijos, trabajar en determinadas labores marcadas por las costumbres o por el contrario convertirse en objeto del deseo, muñeca de adorno o marcadoras de status por su lugar al lado de un varón exitoso.

Las cubanas emprendieron con el triunfo de la Revolución en 1959, una “Revolución en la Revolución”, como dijera Fidel Castro, salió del hogar para ocuparse de labores vetadas para ellas, trabajó duro junto al hombre y a lo largo de cincuenta años se ha convertido en más de la mitad de la fuerza profesional con que cuenta la sociedad cubana, son mayoría notable entre las educadoras, el sector de la salud, las ramas científico-investigativas, en el arte y la cultura y en insospechados sectores tienen un lugar privilegiado, ganando lo mismo, aunque a veces preteridas a la hora de dirigir, por aquello de que, “los hombres son mejores mandando”.

El Estado Revolucionario Cubano las ha ido incorporando aceleradamente a las tareas de gobierno, ellas son gobierno y lo hacen admirablemente bien en todos los niveles y no dudo que pronto tendremos una presidenta entre nosotros.

Junto a esta acelerada revolución femenina, las grandes dificultades que ha afrontado y afronta el país en su economía y la vida cotidiana, golpea más a la mujer que al hombre. ¿Por qué? Porque la cubana a pesar de su protagonismo social, sigue siendo el horcón de la familia, muchas de ellas son madres solteras criando a sus hijos a falta de un padre, otras muchas llevan un hogar precario con su salario, atendiendo a enfermos, discapacitados, hijos pequeños o tareas cotidianas, que todo el mundo tradicionalmente le ha encargado a la madre, la esposa, la hija, la tía, la abuela, porque “ella lo hace mejor” o a “ella le corresponde”, los resultados son estresantes para ella con una doble jornada laboral , con más de 14 horas de trabajo , sin que nadie la apoye u obteniendo a lo sumo la “ayuda” del “varón generoso” que la ve como un objeto de satisfacción sexual o la retaguardia necesaria en la casa.

Yo pienso que dadas estas precariedades es por lo que produce el fenómeno interesante y único en sociedades en desarrollo de que la tasa de natalidad en Cuba sea muy baja y directamente proporcional a la calificación profesional de ella, las mujer menores de 40 años en Cuba no promedian más de uno o dos hijos, porque esa es una “carga” más que la sociedad le pone delante a su realización personal, en un país, donde escasean los círculos infantiles, los padres se desentienden del cuidado de sus hijos, varias generaciones comparten una misma vivienda, los salarios son bajos y la precariedad cotidiana la golpea a ella mucho más que a los hombre.

Son muy pocos los hombres preocupados por, ¿qué cocino hoy?, ¿qué se pondrá mi hijo o hija mañana? O tantas otras preguntas cotidianas a las que se enfrenta la mujer, sea ama de casa o una profesional altamente calificada, “eso es tarea de ella”, por eso es también altamente vulnerable y sacrificada.

En Cuba existe un código de la familia, organizaciones femeninas que la orientan y dan a conocer sus derechos, pero la infraestructura subdesarrollada la llevan al trauma, el conformismo, las enfermedades y la inconformidad.

Sin hablar de ese sector minoritario pero real de muchachas, también preparadas y bellas que se dedican a la “prostitución”, abierta o encubierta, o la búsqueda de un matrimonio de conveniencia con un extranjero que al menos hará de ella un “objeto del hogar”, pero sin las preocupaciones de la vida cotidiana.

¿Valió la pena tanto sacrificio, para terminar siendo una prostituta o una muñeca de salón?

La vida dirá, entre tanto, conozco a otras muchas poniendo el hombro en la obra de construir la patria de sus hijos, para todas felicidades y por favor abran los ojos, sigan siendo bellas, tiernas e inteligentes, humanidad completa, necesaria en estas horas de materialismo consumista.

Cultura, Opinión
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda