Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Archivo de Enero, 2013

DE AMÉRICA SOY HIJO Y A ELLA ME DEBO



Un momento importante en la maduración política de José Martí fue su contacto con la sociedad norteamericana. Llega a Nueva York el 3 de enero de 1880, venía de España después de haber sido deportado por el gobierno colonial español de la isla de Cuba algunos meses antes.

El contacto con aquel país en pleno apogeo de su desarrollo económico fue deslumbrante, por eso escribe en el periódico The Hour un artículo titulado “Impresiones de América” en el que expresa: Estoy, al fin en un país donde cada uno parece ser su propio dueño. Poco a poco el conocimiento más profundo de aquel país le hará escribir un año después: (…) este país, señor en apariencias de todos los pueblos de la tierra, y en realidad esclavo de todas las pasiones de orden bajo que perturban y pervierten a los demás pueblos.

En aquella nación vivió las emociones de las grandes transformaciones tecnológica, la expansión de la nación hacia el oeste, las ríadas de emigrantes provenientes de Europa, base de la vertiginosa transformación del país, luchas de los trabajadores, en su mayoría emigrantes, por mejores salarios y ocho hora de labor, acontecimientos que sirvieron para aguzar su pensamiento social, siempre al lado de los humildes, sus críticas a los métodos violentos de lucha y su comprensión paulatina de aquella gente violenta, engañada y víctima del gran capital, es una constancia dialéctica de su maduración.

En los Estados Unidos el Apóstol cubano conoció y puso al descubierto el fenómeno imperialista y advierte sobre el peligro que representaba para Cuba, las Antillas y a la larga para América Latina. El auge económico del país traía la necesidad de mercados y sus clases dominantes apuntaban hacia el dominio de las naciones de la América Latina.

Desde sus crónicas para los periódicos de Hispanoamérica no se cansa de mostrar las luces y las sombras de aquella nación y al organizar el movimiento independentista y liberador de la isla de Cuba, sienta sus objetivos políticos de impedir la anexión de Cuba al país del norte.

Su profundo espíritu analítico y su voluntad de estudiar las interioridades de los Estados Unidos, le permitieron llegar a conclusiones político sociales que aún hoy guardan una gran vigencia:

- La unidad de los países latinoamericanos como contraparte al hegemonismo de los Estados Unidos.

- El desarrollo cultural y económico de nuestra América como antídoto a la dominación de la nación del norte.

- La necesidad del desarrollo desde bases propias como contrapartida a la influencia y penetración de esa cultura basada en el pragmatismo y el individualismo exacerbado

- La esencia humanista de la sociedad, su confianza en el ser humano y su capacidad de ser bueno.

Esas y otras que se me escapan son esencias sociales de la prédica martiana, no solo contenidas en documentos políticos y programáticos, sino en toda su obra intelectual y de vida.

José Martí

“MARTÍ ES LA IDEA DEL BIEN QUE ÉL DESCRIBIÓ”, FIDEL CASTRO



Por estos días se celebra en La Habana una nueva versión de la Conferencia Internacional por el Equilibrio del Mundo, dedicada a divulgar las ideas de Martí y su vigencia en el mundo contemporáneo. Para esta emisión se cuenta con la presencia de relevantes personalidades como son los brasileños Frei Betto, Luis Ignacio “Lula” Da Silva, el Premio Nobel argentino Adolfo Pérez Esquivel, el periodistas hispano-francés Ignacio Ramonet y el ex presidente dominicano Leonel Fernández, entre otros muchos relevantes intelectuales del mundo.

Quiero en esta entrada hacer referencia a las palabras de Fidel Castro en la clausura del primer evento de este tipo, celebrado en enero de 2003, con motivo del 150 aniversario del natalicio del Apóstol.

Fuera de los logros aglutinadores de un evento de este tipo en el que le correspondió a la “Sociedad Cultural José Martí” jugar un rol muy importante, el saldo del evento es medible por las palabras de clausura del Comandante en Jefe Fidel Castro, en torno a la figura de José Martí a quien logra resumir con palabras del propio Martí que extracta en la búsqueda y la práctica del bien el fin ético del hombre, estas palabras al Apóstol son el homenaje mejor de un hombre que con su obra de vida rinde un perenne homenaje a Martí, esto fragmentos del discurso de clausura del evento así lo atestiguan:

“¿Qué significa Martí para los cubanos?

“En un documento denominado «El Presidio Político en Cuba», Martí cuando tenía 18 años, después de sufrir cruel prisión a los 16 con grilletes de hierro atados a sus pies afirmó: “Dios existe, sin embargo, en la idea del bien, que vela el nacimiento de cada ser, y deja en el alma que se encarna en él una lágrima pura. El bien es Dios. La lágrima es la fuente de sentimiento eterno.”

“Para nosotros los cubanos, Martí es la idea del bien que él describió.

“Los que reanudamos el 26 de julio de 1953 la lucha por la independencia, iniciada el 10 de octubre de 1868 precisamente cuando se cumplían cien años del nacimiento de Martí, de él habíamos recibido, por encima de todo, los principios éticos sin los cuales no puede siquiera concebirse una revolución. De él recibimos igualmente su inspirador patriotismo y un concepto tan alto de honor y de la dignidad humana como nadie en el mundo podría habernos enseñado.

“Fue un hombre verdaderamente extraordinario y excepcional. Hijo de militar, nacido en un hogar de padre y madre españoles, deriva en profeta y forjador de la independencia de la tierra que lo vio nacer; intelectual y poeta, siendo un adolescente al iniciarse la primera gran contienda, fue capaz más tarde de conquistar el corazón, el respeto, la adhesión y el acatamiento de viejos y experimentados jefes militares que se llenaron de gloria en aquella guerra.

“Amante fervoroso de la paz, la unión y armonía entre los hombres, no vaciló en organizar e iniciar la guerra justa y necesaria contra el coloniaje y la injusticia. Su sangre fue la primera en derramarse y su vida la primera en ofrendarse como símbolo imborrable de altruismo y desprendimiento personal. Olvidado y aún desconocido durante muchos años por gran parte del pueblo por cuya independencia luchó, de sus cenizas, como ave Fénix, emanaron sus inmortales ideas para que casi medio siglo después de su muerte un pueblo entero se enfrascara en colosal lucha, que significó el enfrentamiento al adversario más poderoso que un país grande o pequeño hubiese conocido jamás.

“Más allá de Cuba, ¿qué recibió de él el mundo? Un ejemplo excepcional de creador y humanista digno de recordarse a lo largo de los siglos.

“¿Por quiénes y por qué? Por los mismos que hoy luchan y los que mañana lucharán por los mismos sueños y esperanzas de salvar al mundo, y porque quiso el azar que hoy la humanidad perciba sobre ella y tome conciencia de los riesgos que él previó y advirtió con su visión profunda y su genial talento.

“El día en que cayó, el 19 de mayo de 1895, Martí se inmolaba por el derecho a la vida de todos los habitantes del planeta.

“Es la ya famosa carta inconclusa a su amigo entrañable Manuel Mercado, que Martí interrumpe para marchar sin que nadie pudiera impedirlo a un inesperado combate, reveló para la historia su más íntimo pensamiento, que no por conocido y repetido dejaré de consignar una vez más: “Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber, (…)de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso.”

“Semanas antes, al suscribir en Santo Domingo el Manifiesto de Montecristi junto al ejemplar patriota latinoamericano Máximo Gómez, de origen dominicano y escogido por Martí como jefe militar de las fuerzas cubanas, próximo a partir hacia Cuba, entre otra muchas y brillantes ideas revolucionarias, Martí escribió algo tan admirable que, aun a riesgo de aburrir, también necesito repetir: “La guerra de independencia de Cuba(…) es suceso de gran alcance humano, y servicio oportuno que el heroísmo juicioso de las Antillas presta a la firmeza y trato justo de las naciones americanas, y al equilibrio aún vacilante del mundo.”

“Cuán precozmente escribió esta frase, que se ha convertido en el tema principal de este encuentro. Nada hay hoy más necesario y vital que ese distante y al parecer utópico equilibrio.

“En este instante en que se conmemora el 150 aniversario del natalicio de José Martí, el hombre que quizás por vez primera en la historia planteó el concepto del equilibrio del mundial, una guerra está por comenzar como consecuencia del más colosal desequilibrio en el terreno militar que jamás existió sobre la Tierra.(…)

“Nadie crea que los individuos hacen la historia. Los factores subjetivos influyen, aceleran con sus aciertos o retrasan con sus insuficiencias y errores los procesos históricos, pero no determinan el resultado final. Ni siquiera un hombre tan genial como Martí –podría decirse igualmente de Bolívar, Sucre, Juárez, Lincoln y otros muchos hombres admirables como ellos- habría sido conocido por la historia de haber nacido por ejemplo treinta años antes o después.

En el caso de Cuba. De haber nacido nuestro Héroe Nacional en 1823 y cumplido 30 años en 1853, en medio de una sociedad esclavista y anexionista dueña de plantaciones y enormes masas de esclavos, y sin existir todavía el poderoso sentimiento nacional y patriótico forjado por los gloriosos precursores, no habría sido posible entonces el inmenso pape que desempeñó en la historia de nuestra Patria.

“Si algo me atrevo a sugerir a los ilustres visitantes aquí reunidos sería lo que veo que ya están haciendo. No obstante, a riesgo de cansarlos me permito repetir y reiterar: frente a las armas sofisticadas y destructoras con que quieren amedrentarnos y someternos a un orden económico y social mundial injusto, irracional e insostenible: ¡sembrar ideas! ¡sembrar ideas! ¡y sembrar ideas!; ¡sembrar conciencia!, ¡sembrar conciencia! ¡y sembrar conciencia!

Muchas gracias.”

José Martí

“LA EDAD DE ORO”, LA REVISTA DE MARTÍ


Hace 123 años apareció en Nueva York una singular revista dedicada a los niños, escrita íntegramente por José Martí y costeada por un comerciante brasileño radicado en esta ciudad, Antonio da Costa Gómez

Corría el mes de julio de 1889 y el Apóstol estaba inmerso en su labor organizativa para lograr la unidad de los patriotas cubanos en busca de la tan anhelada independencia de la isla; pese a ello dedicó un tiempo para realizar uno de sus sueños intelectuales, escribir una revista para los niños y jóvenes.

¿Qué lo inspiró hacer una publicación dirigida a los niños de América Latina? La necesidad de hacer una publicación distinta a las que se estilaba para los niños de la época, en la que junto a las enseñanzas éticas y pedagógicas, el lector aprendiera de la historia de su continente, desde sus orígenes hasta las luchas independentistas, enfatizando en el compromiso que como latinoamericanos tenían, además de estar al tanto de los grandes logros en las ciencias y las técnicas del momento.

Si para él esa América mestiza tenía mucho de que enorgullecerse, mucho más importante era garantizar que las nuevas generaciones fueran conciente de su responsabilidad con sus pueblos, todo esto escrito de un modo novedoso, sencillo, sin caer en maniqueísmos, tratando al niño y al adolescente con la seriedad y el respeto que merecían.

Qué modo más hermoso de contarles sobre los pueblos originarios de América en “Las ruinas indias”, donde la cultura de esas grandes naciones amerindias se describen con sus luces y sombras, pero con el orgullo de tenerlas como pasado vivo en una época en que muchos intelectuales de este continente se avergonzaban de sus orígenes ancestrales.

A las luchas independentistas en América dedicó uno de sus más hermosos trabajos aparecido en “La Edad de Oro”, “Tres héroes; en el que partiendo de las figuras de Simón Bolívar, José de San Martín y el cura mexicano Miguel Hidalgo, resalta con sentidas palabras, en las que no esconde su orgullo, las hazañas de los pueblos latinoamericanos por sacudirse el yugo español.

No se detuvo aquí y en el breve espacio de los cuatro número que pudieron publicarse de la revista, les habla a los infantes sobre la revolución científico técnica que se generaba en los grandes centros del capitalismo, resaltando los cambios que se producían, su utilidad y el provecho que podían sacar los pueblos de nuestra América si sabían poner estas fuerzas al servicio del progreso social, y junto a estas temáticas las narraciones y poemas de hermosa factura y acabada intencionalidad ética en el que su exaltación de la bondad como condición del ser humano se contrapone al racismo, el egoísmo, la avaricia, las ansias de poder y otros muchos antivalores que tienen por antídoto el “bien”.

Este es el proyecto de José Martí para los niños de América Latina, la revista “La Edad de Oro” recopilada hoy en un libro de cabecera del niño y el adolescente cubano y en el que están expresados sus sueños de creador.

Por último queremos transcribir un fragmento del prólogo que escribiera el Maestro para el primer número de la revista:

A los niños que lean “LA EDAD DE ORO”

Para los niños es este periódico, y para las niñas, por supuesto. Sin las niñas no se puede vivir, como no puede vivir la tierra sin luz. El niño ha de trabajar, de andar, de estudiar, de ser fuerte, de ser hermoso: el niño puede hacerse hermoso aunque sea feo; un niño bueno, inteligente y aseado es siempre hermoso. Pero nunca es un niño más bello que cuando trae en sus manecitas de hombre fuerte una flor para su amiga, o cuando lleva del brazo a su hermana, para que nadie se la ofenda: el niño crece entonces, y parece un gigante: el niño nace para caballero, y la niña nace para madre. Este periódico se publica para conversar una vez al mes, como buenos amigos, con los caballeros de mañana, y con las madres de mañana; para contarles a las niñas cuentos lindos con que entretener a sus visitas y jugar con sus muñecas; y para decirles a los niños lo que deben saber para ser de veras hombres. Todo lo que quieran saber les vamos a decir, y de modo que lo entiendan bien, con palabras claras y con láminas finas. Le vamos a decir cómo está hecho el mundo: les vamos a contar todo lo que han hecho los hombres hasta ahora para eso se publica LA EDAD DE ORO: para que los niños americanos sepan cómo se vivía antes, y se vive hoy, en América, y en las demás tierras: y cómo se hacen tantas cosas de cristal y de hierro, y las máquinas de vapor, y los puentes colgantes, y la luz eléctrica; para que cuando el niño vea una piedra de color sepa por qué tiene colores la piedra y qué quiere decir cada color; para que el niño conozca los libros famosos donde se cuentan las batallas y las religiones de los pueblos antiguos. Les hablaremos de todo lo que se hace en los talleres, donde suceden cosas más raras e interesantes que en los cuentos de magia, y son magia de verdad, más linda que la otra: y les diremos lo que se sabe del cielo, y de lo hondo del mar y de la tierra: y les contaremos cuentos de risa y novelas de niños, para cuando hayan estudiado mucho, o jugado mucho, y quieran descansar. Para los niños trabajamos, porque los niños son los que saben querer, porque los niños son la esperanza del mundo. Y queremos que nos quieran, y nos vean como cosa de su corazón

….

Lo que queremos es que los niños sean felices, como los hermanitos de nuestro grabado; y que si alguna vez nos encuentra un niño de América por el mundo, nos apriete mucho la mano, como a un amigo viejo, y diga donde todo el mundo lo oiga: “¡Este hombre de La Edad de Oro es mi amigo!”

La Edad de Oro Nº 1 Julio, 1889

Cultura, José Martí

LA CARTA

El día a día

Queridos lectores:

Recibo cientos de mensajes de ustedes a través de los enlaces con mi blog y en realidad no alcanza en tiempo para escribirle uno a uno, esto lo he dicho otras veces, pero vale redundar cuando siento que no puedo satisfacer a todos con sus preguntas, aunque si recibo el aliento a mi trabajo y eso lo aprecio.

Mi modo de trabajar es sencillo, busco aquellos temas que resulten interesante a ustedes, trato de verificar las fuentes cuando se trata de datos o información histórica, me urge escribir, no para mi lucimiento sino para comunicar, hablar de mi sociedad, que no es muy mediática y cuando es tema de los medios es para denigrarla y tratarla como un “oscuro lugar de la tierra”.

No trato de hacer propaganda, ni postales turísticas, hablo de la gente, de nuestros problemas, de los anhelos que nos embargan y de cosas que se frustran, aún queriendo hacerlas bien.

Yo trato de ser un ente activo en este entramado social y creo que tenemos muchas cosas que mostrarle al mundo: sociedad equitativa, tranquila, con un alto nivel de seguridad social, politizada, como ninguna, con niveles de escolarización alto y un envejecimiento de la población ambivalente (orgullosos de la altísima esperanza de vida, más de 75 años, pero en el equilibrio de una precariedad que nos amarga esos últimos años de vida).

Junto a esto, una bajísima tasa de natalidad, que hace que la población envejezca y el futuro sea contraproducente, porque dentro de muy poco habrá más anciano que niños en Cuba.

La vida no es color de rosa, la cotidianidad se complica mucho con los “pequeños” problemas del sobrevivir, por los altos precios, la escasez, los bajos salarios y las muchas etcéteras que llenan nuestras vidas. En conclusión, la economía es un desastre y ser próspero muchas veces no depende de nuestro esfuerzo.

De política no quiero hablar, porque entre nosotros todo tiene un trasfondo político y una historia larga que afecta a todos los cubanos, en medio de un encrucijada en la que somos protagonistas, pero no tenemos las decisiones en nuestras manos, ¿Qué hacer?, ya estamos haciendo a nuestro modo construyendo el presente, ¿el futuro?…también tiene su base en el día a día.

Los quiero,

Ramón

Costumbres

MARTI SOBRE LOS JÓVENES


A los muchachos y muchachas cubanos que en la noche del 27 de enero reeditaron una tradición combativa en la que tuvo su génesis la respuesta armada de la Generación del Centenario de Fidel, Raúl, Abel, Raúl Gómez García y tantos otros que decidieron darle un giro a la historia hace 60 años, les dedico esta pequeña recopilación de aforismos de José Martí, pensados para ustedes los que marcharon con la antorcha o a los que no lo hicieron pero mantienen la llama viva del espíritu joven e inquisidor que lo cambia todo, el futuro es de ustedes, constrúyanlo, junto a su pueblo y a nosotros, los que mantenemos el alma joven y nos negamos a ser conservadores:

«(…) quien se alimenta de ideas jóvenes vive siempre joven;»

O.C. de José Martí. T. 13: 50

«Los jóvenes impacientes de todos los países debieran tener siempre en la mente el pan salado y el agua amarga de que se han nutrido por mucho tiempo los hombres ilustres.»

O.C. de José Martí. T. 23: 179

«Cuando habla un joven, el alma recuerda dónde se enciende su vigor»

O.C. de José Martí. T. 6 : 201

« Cuando se es joven se crea »

O.C. de José Martí. T. 6 : 449

« La actividad es el símbolo de la juventud »

O.C. de José Martí. T. 21 :232

« La juventud es una mariposa medio enloquecida; quema en la primera luz sus alas frágiles y la carga delicada de sus ensueños»

O.C. de José Martí. T. 28 :146

« La juventud ha de ir a lo que nace, a crear, a levantar a los pueblos vírgenes, y no estarse pegada a las faldas de la ciudad como niñotes que no quieren dejarle a la madre el seno »

O.C. de José Martí. T. 12 : 263

« Es de jóvenes triunfar »

O.C. de José Martí. T. 5 : 344

José Martí

PRESERVAR EL PATRIMONIO LOCAL


Una gran idea que contribuye a que el patrimonio de los artistas plásticos del país esté representado con sus mejores piezas en galería y museos de sus municipios y provincias, amén de que esta iniciativa tiende a crear un mercado interno del arte que redundará en la aparición del coleccionismo privado y el gusto por la posesión de obras de artes creadas por cubanos.

«El proyecto Herencia Humana ha permitido la salvaguarda de obras de más de seis artistas pinareños

«Con el objetivo de resguardar, como parte del patrimonio local, la obra de consagrados artistas de la plástica del territorio y evitar así el éxodo extra fronteras de sus entregas pictóricas, la provincia desarrolla el proyecto Herencia Humana, con más de dos años de trabajo.

«La iniciativa, auspiciada por la Empresa de promociones artísticas y literarias Artex, ha logrado salvaguardar hasta la fecha en el territorio más de una veintena de propuestas plásticas de unos siete creadores de la provincia, según dio a conocer Fermín Cordal Gómez, gerente general de la sucursal Pinar del Río.

«Pinturas originales, grabados, obras artesanales y murales conforman hasta la fecha algunas de las adquisiciones de rúbricas como las de Isaac Linares, Marcos González Llavert, Humberto Hernández (El Negro), Silvio Martínez, Raciel Linares y Juan García Miló.

«La idea parte de adquirir obras con el fin de integrar una colección institucional, ya sea en óleos, esculturas, cualquier formato de esta índole o murales colectivos, con el propósito de proteger y potenciar la cultura local», explicó Cordal Gómez

«Todos los años la Empresa destina un presupuesto para estos fines y se atesoran piezas de artistas destacados en la provincia, que ante la ausencia de un mercado del arte nacional y gracias a esta opción, no sucumben a expenderlas fuera del país», explicó Luisa Cabezas Pérez, especialista de Planeamiento técnico comercial de la institución.

«Ello contribuye a que parte de la producción cultural de este tipo se quede en la Isla y sirva, desde diferentes instituciones, al disfrute del público en general y para venideras generaciones, como tesoro cultural de la nación», arguyó.»

Tomado de la versión digital de Juventud Rebelde 25/1/2013

Cultura

LA CLAVE MARTIANA



José Martí

Autor, Jorge Arche

A principios del siglo XX cuando la decepción y la tristeza se apoderó de un pueblo que había luchado decididamente por su independencia, la gente humilde que había puesto todas sus esperanzas de mejoramiento y cambios en esta Revolución Independentista se encontró frente a la realidad de un continuismo colonial en la “República” que nació en 1902 ahijada de los poderosos que habían apoyado la colonia, los ex dueños de esclavos, los que odiaron a Martí por llamar al pueblo a la lucha por la independencia.

Con tristeza entre los trovadores y cantores populares tomó cuerpo está canción triste que nunca olvidaremos y seguiremos cantando porque simboliza el sueño de una generación frustrada.

En las últimas décadas del siglo XIX se pusieron de moda en La Habana, los Conjuntos de Clave, agrupaciones vocales que llegaron a copar la popularidad del público hasta las primeras décadas del siglo XX. En el barrio del Pilar, como en otros barrios habaneros se crearon conjuntos con este formato, uno de los más conocidos fue “La Llave de Oro”, que tenía como clarina, voz principal, a una bella mulata llamada Caridad Valdés. Dedicado a ella un músico del momento llamado José Tereso Valdés, le escribe la canción “Aquí falta una voz”, que ella no quiso cantar nunca, pero al morir ella, su última voluntad fue que le cantaran aquella clave que le compuso Tereso.

La melodía se hizo popular durante el período de ocupación yanqui y pocos años después otros músico cubano, Emilio Vallillo, le puso una nueva letra a la música de Tereso, esta vez dedicada a José Martí, desencantado por el resultado de la Revolución independentista y el entreguismo de los políticos de la época, se inmortaliza la “Clave a Martí”, que durante los años de la República burguesa vino a la mente de los cubanos cuando tenía delante alguna injusticia que reparar o un mal uso del digno nombre del Apóstol.

Clave a Martí

Autor: Emilio Vallillo

Música: José Tereso Valdés

Aquí falta señores, ¡ay una voz! (bis)

Es la voz del sinsonte cubano

De ese mártir hermano

Que Martí se llamó

¡Ay se llamó!

Martí no debió de morir

¡Ay de morir!

Porque fuera el maestro y el guía

Otro gallo cantaría,

La patria se salvaría

¡Y Cuba sería feliz!

Con el triunfo de la Revolución y el cambio de circunstancias histórica para nuestro pueblo, la maestra Cuca Rivero compuso otra letra para la música de José Tereso Valdés, que reflejaba las alegrías por la justicia conquistada y el deseo de mantener vivo a Martí con la nueva alborada de Cuba.

Clave a Martí

Autor: Cuca Rivero

Música: José Tereso Valdés

Aquí falta señores, ¡ay una voz! (bis)

Es la voz del sinsonte cubano

De ese mártir hermano

Que Martí se llamó

¡Ay se llamó!

Martí ahora vuelve a vivir

¡Ay a vivir!

La Revolución inspira

A Fidel sirve de guía

¡Y mi Cuba ya es feliz!

Cultura, José Martí

EL DERECHO A VIAJAR


Desde la década del 60 del siglo XX, con la agudización del conflicto bilateral entre el Gobierno Revolucionario de Cuba y el Gobierno de los Estados Unidos, no solo se deterioraron las relaciones entre ambos países, sino que el cubano perdió su derecho a viajar libremente, de moverse por el mundo como cualquier habitante de este planeta, sin tener necesidad de dar cuenta de a dónde iba o de perder su derecho a regresar a su país si quería. Eso ha durado hasta hoy.

El 14 de enero de 2013 entró en vigor en Cuba la nueva ley de emigración, que permite la libre entrada y salida de los cubanos a su país, siempre y cuando cumplan con los requisitos de los estándares internacionales a los cuales el estado cubano ha agregado como elemento de legítima defensa del capital humano, las restricciones para la salida del personal de alta calificación, protegiéndose del “robo de cerebro”, tan propio de este mundo desigual.

Esta más que demostrado que las principales razones de viaje del cubano están basada, primero para la reunificación familiar y el mantenimiento de los vínculos con las personas allegadas, segundo el mejoramiento económico, en un país donde los estándares de prosperidad son muy satisfactorios en cuanto a los servicios sociales, pero muy precario en cuanto a la vida privada de la gente, carente en su mayoría de un patrimonio familiar que asegure una prosperidad individual y familiar y tercero, la necesidad en un país con un elevado número de profesionales e intelectuales de poder conocer el mundo y comparar sus ventajas y desventajas con respecto a su vida en Cuba.

Sé que es utópico, muchos cubanos seguirán sin poder viajar, no tenemos dinero ni para sacar el pasaporte que vale 100 CUC, equivalente a 2 500 pesos cubanos, en muchos casos el salario de un año de trabajo para un cubano y para otros una buena erogación, sin contar el valor de los tramites de visa, compra de pasajes y estancia en cualquier país, gastos que por supuesto serán en CUC, que como ya explique se cambia 25 a 1 con el peso cubano, ese infeliz con el que nos pagan.

Gracias a internet seguiremos viendo el mundo con la mirada de otros, si es que puedes acceder a este medio, también caro y no para todos, paradojas de un país “bloqueado” de muchas maneras, primero con un enemigo muy grande, el gobierno de los Estados Unidos, que hace todo lo posible porque todo en Cuba salga mal, con su política de embargos y prohibiciones que no deja siquiera al ciudadano norteamericano venir libremente a la isla; y segundo por las mentalidades de barricada dentro del poder en Cuba, que siguen pensando igual aún cuando las circunstancias los haya obligado a estas aperturas.

Pero el pueblo cubano es grande, creativo y alegre, sigue adelante, aprovechando cada brecha que le dejen, de ambos lados del conflicto, porque a la larga somos víctimas de la intransigencia, sabemos lo que queremos y lo que no queremos.

Opinión, Política

MARTÍ , LA IDEA DEL BIEN


LA ISLA A CUENTA. KAMIL BILLAUDY

En la medida que se acerca el 28 de enero crece la efervescencia en todo el país para celebrar el natalicio 160 del cubano mayor, ese que sigue haciéndonos falta y que para bien o para mal es un comodín en el juego de las conveniencias sociales y políticas.

No le pidamos al hombre de a pié que ha crecido en medio de miles de precariedades y con muchos sueños pospuestos, que no le haga un reproche a este hombre por sus virtudes y la vertical integralidad humana, cada uno ve el mundo según el ángulo en el que le ha tocado vivir. Este hombre desencantado que hace todo lo posible por sobrevivir y que es el blanco más vulnerable al encandilamiento de la sociedad de consumo y oropel que no tenemos, debe saber que Martí dijo en versos: “Denle al vano el oro tierno/ Que arde y brilla en el crisol/ A mi denme el bosque eterno/Cuando rompe en él el sol”

Por eso, estos días deberían de ser de reflexión individual, para repasar nuestras responsabilidades como ciudadanos, esas que muchas veces dejamos en mano de otro para que resuelva nuestros problemas y no ocuparnos.

Días de hacer un alto en la lucha por la vida y llenar nuestras mentes con la espiritualidad necesaria para ser mejores, acercamos a la vida con la disposición de mejorar y de salir adelante, sin caer en fatalismos, buscar lo mejor de nosotros y trabajar arduamente en la mejor de las obras, el crecimiento humano.

Las ideologías tienen el defecto de convertirse en dogma las verdades más claras que en ella se defienden, de pretender tener la verdad absoluta, de ser el “único camino”, olvidando la humildad humana con que nacieron y no en pocos casos cometiendo los mismos errores que reprochan a sus adversarios, Martí se dio cuenta de eso, por eso fue un persuasivo divulgador de sus ideas, pero un hermano para la escucha y el entendimiento del otro. No creo “Iglesias”, porque ese templo ya está en el hombre y lo necesario es juntar esas espiritualidades para el logro de la “mayor cantidad de justicia posible”.

No se conduce a un pueblo como un “rebaño”, oír y ser oído son derechos que defendió, la vida en equidad y cultura en medio de una nación próspera era la noción del “bien” que esperaba para el hombre colectivo e individual, que nunca fue abstracto para él, sino el que estaba a su lado y hasta quien lo adversaba estaba en aquella categoría… recordad: “Cultivo una rosa blanca/ En julio como en enero/ Para el amigo sincero/ Que me da su mano franca/Y para el cruel que me arranca/ El corazón con que vivo/ Cardo ni oruga cultivo/ Cultivo la rosa blanca”

José Martí

EL TRABAJO, FUENTE DE RIQUEZAS


Sobre mi mesa, en un lugar visible, puse hace un tiempo una idea de Martí que me identifica plenamente: “Me consuelo con mi curapena de siempre, que es el trabajo, que es el único que cura las penas reales y las imaginarias y lo deja a uno respetable ante los demás, y ante sí propio…”, ese modo de ver el trabajo como fuente de toda la virtud humana es el norte con el que he crecido y en el que he creído.

Se supone que el socialismo es un sistema de trabajadores y para los trabajadores, en el que los hombres y mujeres se entreguen a una faena febril y consiente para mejorar la existencia de sí mismo y la de los demás. Se supone que la plusvalía que se produce será aprovechada para mantener un sistema de servicios sociales justo y equitativo y que siempre quedará riqueza suficiente en manos del hombre individual para labrarse una prosperidad material y espiritual que lo hará crecer junto a los demás.

En base a estos supuestos es que la formula básica del socialismo es: “Dé cada cual según su capacidad y reciba cada cual según su trabajo”, para nada hay una mención al igualitarismo impuesto y empobrecedor que hace al ser humano depender del Estado y desestimula al trabajo como fuente de riqueza.

El Estado socialista en sus funciones administrativas de los bienes colectivos y decisor de los caminos que han de llevar a la distribución de las riquezas sociales, goza de un poder ilimitado que maquilla con su postura paternalista de abrogarse la representación del “pueblo”, cuando los mecanismos  resultan ahora obsoleto, crean una apariencia formal y lúdica de participación, para aprobar lo que ya nos dan hecho o tan pre-elaborado que es difícil que los simples mortales, tan preocupados de sobrevivir, puedan entender.

Deshacer el mecanismo más monstruoso creado por el socialismo, el burocratismo controlador, es el reto mayor de los que tratan de reformar a un sistema en esencia justo y necesario, pero siguen apegados a las fórmulas gastadas y derrotadas en otros lados, y que a la vez que tratan de liberar y estimular a las fuerzas productivas le crean frenos de todo tipo para evitar su desborde.

La propiedad colectiva, ya no es entendida por la mayoría como propiedad del pueblo, porque no le rinde beneficio para solucionar su situación de precariedad y por eso cada vez más se arraiga el concepto de que es propiedad del estado y no mía y el colectivo se desentiende de los “manejos” de los administradores, tan omnipotentes como sus pares a nivel superior y sometidos a un papeleo arbitrario y a la larga no controlador, sino disociador que favorece el desvío de bienes, el robo y la corrupción.

Estimular al trabajo, pagarlo bien, destrabar los mecanismos para que el hombre que más trabaja reciba más, sin miedo al enriquecimiento, siempre que sea lícito, es la fórmula para ser próspero, otro de los reclamos de José Martí, como necesidad intrínseca de una sociedad justa y para todos.

José Martí, Opinión
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda