Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

MARTÍN CASANOVAS, UN HOMBRE DE AVANCE


En 1922 llega a Cuba el periodista y crítico catalán Martín Casanovas, en condición de exiliado político, por su oposición al régimen del general Primo de Rivera, nació en Barcelona el 2 de octubre de 1894 y se graduó de periodismo en dicha ciudad.

Es poco lo que se conoce de esta primera etapa de su vida en la que conforma una militancia de izquierda que algunos insisten en llamar anarquista, aunque a su llegada a Cuba tiene una formación revolucionaria y de conocimiento de los movimientos de vanguardia que se están dando en Europa que contribuyen en mucho a su destaque en el ambiente socio cultural cubano de la década del veinte.

Sus primeros pasos en Cuba lo llevan a integrarse al Centro Catalán de La Habana de cuya directiva llegaría a formar parte, pero sus inquietudes políticas y culturales lo llevarán al lado de los intelectuales que por esta fecha se agrupan en el “Grupo Minorista” y del que formaron parte Rubén Martínez Villena, Alejo Carpentier y Jorge Mañach, entre otros.

La presencia de Martín Casanovas revoluciona el ambiente cultural habanero, que ya estaba “inquieto y caldeado”, se convierte en factor de unidad y fortalecimiento de la izquierda de este movimiento intelectual, los minoristas. A su influencia se debe la creación de la “Revista de Avance (1927)”.

La “Revista Avance…” apareció en marzo de 1927, su título real era el del año en que se editaba: 1927, 1928, 1929 y 1930, lo demás era el subtítulo. Tuvo entre sus editores fundadores a: Martín Casanova, Alejo Carpentier, Francisco Ichaso, Jorge Mañach y Juan Marinello.

La “Revista de Avance…”, es la más importante publicación del período, deja una profunda huella en la cultura cubana y se convierte en tribuna de las inquietudes renovadoras de la generación minorista. La revista difundió lo nuevo que se hacía en Europa y América en cuanto a cultura; publica los trabajos de los jóvenes creadores cubanos y aboga abiertamente por los cambios en la cultura y la sociedad, en ella también colaboraron importantes intelectuales latinoamericanos y europeos que hicieron de este un gran momento para la cultura nacional.

La presencia de Martín Casanovas fue vitalizadora para el movimiento cultural que se gestaba en Cuba, pero mucho más fuerte fue su influencia para la renovación de las artes plásticas de la isla, por el impulso que da a los jóvenes creadores cubanos y su auspicio para dar a conocer las nuevas corrientes que se desarrollan en Europa.

Es por ello que en la “Revista de Avance…” colaboran artistas plásticos cubanos jóvenes como: Eduardo Abela, Carlos Enríquez, Víctor Manuel; además de otros artistas como Salvador Dalí, Juan Gris, Pablo Picasso y George Grosz, cuyos trabajos aparecen en la revista. En la publicación se teoriza sobre la pintura, aparecen críticas y reseñas sobre el tema, todo lo cual influye en las artes plásticas cubanas del momento.

El punto culminante de esta subversión fue la “Exposición de Arte Nuevo” organizada por la revista y en particular por Martín Casanovas, hecho que provoca una conmoción que pone fin al academicismo en la isla. La Exposición se organiza en la sede de la Asociación de Pintores y Escultores, del 7 al 31 de mayo de 1927, presentándose ochenta y dos obras.

Entre los expositores aparecen, Eduardo Abela, Rafael Blanco, María Capdevila, Gabriel Castaño, Carlos Enríquez, Víctor Manuel, Antonio Gattorno, María Josefa Lamarque, José Hurtado Mendoza, Luis López, Ramón Loy, Alice Neel, Amelia Peláez, Rebeca Peink, Marcelo Pogolotti, Lorenzo Romero, Alberto Sabas, José Segura y Adia N. Yunkers.

Todos no eran pintores de vanguardia, muy pocos tenían una obra renovadora, otros eran pintores menores y algunos extranjeros residentes en Cuba.

Del impacto de esta exposición dirá Martín Casanovas: “Caían muchos tabús y falsos ídolos, se atentaba contra el retratismo ofiacialesco, los cuadros históricos escenográficos y el paisaje litográfico, contra una escuela timorata sostenida por el esnobismo republicano, y se polemizó agriamente. La Exposición de Arte Nuevo constituyó una verdadera revolución, marcando el fin del academicismo y los primeros pasos del realismo cubano afincado, no en la anécdota pintoresca o los pretextos temáticos, sino en una emotividad causal y esencial”[1]

La presencia de Martín Casanovas se hace tan molesta que el gobierno de Gerardo Machado lo incluye en el Proceso Comunista de 1927, lo encarcela y lo expulsan por extranjero indeseable, pero su impronta estaba sembrada.

Volverá a Cuba en 1964 ya anciano y con la humildad de los grandes a incorporarse al proceso revolucionario cubano, colaboró con el periódico “El Mundo” e hizo la selección para el libro “Orbita de la Revista Avance” (1965), murió en La Habana el 14 de abril de 1966.


[1] Citado por Jorge Rigol en “La Pintura y el grabado en Cuba”

Cultura

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

Una respuesta a “MARTÍN CASANOVAS, UN HOMBRE DE AVANCE”
  1. Max Thermo Burn dice:

    Hi there, I would like to subscribe for this weblog to get hottest updates, therefore where can
    i do it please assist.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom