lig tv izle
justin tv

Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 
promosyonbank.com promosyon canta

RAFAEL BLANCO ESTERA, EL RENOVADOR DE LAS ARTES PLÁSTICAS CUBANA.



El artista plástico más innovador de este período fue Rafael Blanco Estera (1885-1955), quien ha conseguido con sus dibujos una original forma de expresión. Como dibujante que parte de la caricatura pero que no se queda en ella. En su obra hay un reflejo de lo cubano, más allá del costumbrismo decimonónico, con una visión social y estética que no se había alcanzado en las artes plásticas de la isla. En sus dibujos está presente el humor, a veces burlesco y satírico. Algunos críticos opinan que es un impresionista que dibuja lo que ve y lo que siente, sin complacencia, sin engañarse con intenciones de bondad en una obra que galvaniza el entendimiento.[1] Sus dibujos se caracterizan por la economía de líneas y están llamados a decir algo, en tanto el color tiende a resaltar las intenciones del artista.

Blanco estudió pintura en la Academia San Alejandro y fue un asiduo colaborador de la prensa de la época con sus caricaturas y dibujos humorísticos de un costumbrismo ácido y de compromiso político. Expone en el Ateneo de La Habana y en la Academia de Artes y Letras, y participa en los salones convocados por la Asociación de Pintores y Escultores. En 1918 recibe ayuda económica del estado para realizar estudios en Nueva York; pasando luego una estancia en México.

Trabajando la sátira, Blanco se manifiesta como seguidor de la obra de Francisco de Goya, William Hogarth y Honore Daumier. Es un precursor casi desconocido de las renovaciones que se gestan en las artes plásticas de la isla, su aparición en el ámbito habanero coincide con la renovación que está ocurriendo en el dibujo comercial dentro del país.

Su exposición personal en el Ateneo y Círculo de La Habana, en 1912, fue un suceso cultural que marcó el preludio renovador de las artes plásticas cubanas, su amplia producción artística que abarca pintura, dibujo humorístico y caricatura se caracteriza por la crítica aguda e intensa del contexto social cubano de estas dos primeras décadas del siglo XX. Su signo distintivo la frescura de su obra que preludia los cambios que en artes plásticas se producirán en la segunda mitad de los años veinte.

Sus dibujos marcan un giro en el género en el ámbito nacional: escuetos, sobrios, con mucha intensidad y economía de elementos, en el que “(…) el toque del pincel recuerda la nerviosa maestría de los pintores calígrafos de China”[2]


[1] Loló de la Torriente: Imagen en dos tiempos.

[2] Jorge Rigol: “Apuntes sobre la pintura y el grabado en Cuba”. La Habana, 1973

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Cultura

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda