Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Archivo de Septiembre, 2012

SOS A LOS AMIGOS


Estoy saliendo de una crisis de gripe, catarro le llamamos en Cuba, han sido diez días difíciles por la presión de trabajo y porque no es de juego lidiar con esta falta de aire y pequeños dolores de cabeza en medio de una entorno muy precario donde nada se te facilita, sino al contrario, fundamentalmente para las cosas más cotidianas, trasladarte de un lugar a otro en la ciudad, conseguir lo necesario para la sobrevivencia, …pero bueno esos son problemas enanos y no es lo que le importa al lector medio…, lo importante que quería decirle es que a veces un poco que me bloqueo mentalmente por estos problemas y la escritura no sale tan bonita, sencilla y original como yo quisiera.

Ahora leo que algunos tiene problemas porque los plagian y buscan derechos de autor, bueno yo no tengo esos problemas, yo vivo en una sociedad que me educó en el principio de que mi deber es divulgar lo que he aprendido, multiplicar lo que he aprendido y aprender más yo mismo de los demás y que en ese intercambio crezco como ser humano, individual y colectivo.

Nadie es una isla, menos ahora en época de internet, aunque no todo lo que brilla es oro y lo fundamental es tener criterios propios, tomar la información, someterla a un proceso cultural de asimilación y que eso nos ayude a crecer como seres humanos…lo otro es pura vanidad, yo soy rico en conocimiento y trato de expandirlo, porque he bebido en otras fuentes desde niño.

Un consejo cuando te guste una información, cuando compartas plenamente un criterio, cita al autor, eso es modestia y respeto y espera que el mundo te retribuirá, al menos es lo que he aprendido, el egoísmo es junto a la envidia y la intolerancia, de los más grandes defectos humanos, pero están ahí, tenemos que luchar con ellos y salir adelante en esta vida única que cada uno de nosotros tiene…un abrazo acatarrado.

Opinión

CDR, UNAS SIGLAS AL SERVICIO DEL PUEBLO EN REVOLUCIÓN


El 28 de septiembre de 1960 al pie de la famosa terraza norte del Palacio Presidencial de Cuba[1] se reunía el pueblo habanero para darle la bienvenida a Fidel, recién llegado de su participación en la Asamblea General de Naciones Unidas, era un pueblo entusiasta y decidido el que llenaba aquel amplio espacio, de pronto sonaron unos petardos en los alrededores en medio del discurso del líder cubano; la reacción popular fue enardecida y una oleada de consignas y aplausos llenó aquel espacio majestuoso, y Fidel con esa sagacidad de líder que siempre le caracterizó dijo:

«Estos ingenuos parece que de verdad se han creído eso de que vienen los “marines” (ABUCHEOS), y que ya está el café colado aquí. Vamos a establecer un sistema de vigilancia colectiva, ¡vamos a establecer un sistema de vigilancia revolucionaria colectiva! (APLAUSOS.) Y vamos a ver cómo se pueden mover aquí los lacayos del imperialismo, porque, en definitiva, nosotros vivimos en toda la ciudad, no hay un edificio de apartamentos de la ciudad, ni hay cuadra, ni hay manzana, ni hay barrio, que no esté ampliamente representado aquí (APLAUSOS). Vamos a implantar, frente a las campañas de agresiones del imperialismo, un sistema de vigilancia colectiva revolucionaria que todo el mundo sepa quién vive en la manzana, qué hace el que vive en la manzana y qué relaciones tuvo con la tiranía; y a qué se dedica; con quién se junta; en qué actividades anda. Porque si creen que van a poder enfrentarse con el pueblo, ¡tremendo chasco se van a llevar!, porque les implantamos un comité de vigilancia revolucionaria en cada manzana… (APLAUSOS), para que el pueblo vigile, para que el pueblo observe, y para que vean que cuando la masa del pueblo se organiza, no hay imperialista, ni lacayo de los imperialistas, ni vendido a los imperialistas, ni instrumento de los imperialistas que pueda moverse (APLAUSOS).

«Están jugando con el pueblo y no saben todavía quién es el pueblo; están jugando con el pueblo, y no saben todavía la tremenda fuerza revolucionaria que hay en el pueblo. Y, por lo pronto, hay que dar nuevos pasos en la organización de las milicias; hay que ir a la formación, ya, de los batallones de milicias, zona por zona, en todas las regiones de Cuba, ir seleccionando cada hombre para cada arma (APLAUSOS), e ir dándole estructura a toda la gran masa de milicianos, para que lo antes posible estén perfectamente formadas y entrenadas nuestras unidades de combatientes (APLAUSOS).»

Así nació la más eficaz y masiva de las organizaciones revolucionarias, los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), en cada cuadra de las ciudades y en los pequeños pueblos y las zonas rurales, era y es el instrumento más importante de la Revolución, surgido para defender a la Revolución y como tarea fundamental la vigilancia revolucionaria cuadra por cuadra, aunque con el tiempo fue ganando protagonismo en cuanta tarea política o social ha hecho falta: donaciones de sangre, recogida de materias primas, limpieza y saneamiento, apoyo a obras sociales y sobre todo defensa incondicional al proceso revolucionario.

A la distancia de 52 años la organización se plantea un cambio para ponerse acorde con los tiempo, rejuvenecerse y convertirse en el primer escalón de la democracia cubana, porque sigue siendo la mayor organización de masas del país y debe convertirse en el primer escalón de la democracia participativa real que esperamos todos los cubanos.


[1]Hoy sede del Museo de la Revolución

Política

DEPORTE CUBANO: VÍCTIMA RECURRENTE DEL BLOQUEO


Hace unos días escribí un artículo en mi Blog sobre el Bloqueo Económico al que ha sometido Estados Unidos a Cuba durante más de cincuenta años con la esperanza de rendir por hambre a este pueblo y dificultar al máximo la obra noble, de justicia social e igualdad de oportunidades para todos los cubanos. Alguien me llamó COMUNISTA (no lo niego), pero lo hizo como si ser comunista fuera ser terrorista o troglodita; la intolerancia y el encasillamiento son problemas que los seres humanos debieran superar para vivir en esta “aldea global” que yo concibo, no como un parque temático de las transnacionales, sino como una hermandad de pueblo conociéndose y respetándose.

En cuanto a su segundo insulto, en su momento me pudriré en Cuba, mi país, con mi gente, compartiendo victorias y fracaso, debatiendo duro nuestro problemas, sabiendo que “nuestro vino, de plátano y si sale amargo es nuestro vino”, aunque luchamos porque sea dulce y tenga buen buqué.

Amar algo, tener ideas propias, no es ser oficialista, bien lo saben mis amigos, los de aquí y los de otros lares, sin pelos en la lengua pero sabiendo claro que quiero.

Cuando me llegué la hora, como a todo el mundo, quiero como la gran poetisa matancera Carilda Oliver, toda la tierra de mi isla sobre mi tumba, no aspiro a más.

He aquí un “botón de muestra” sobre el bloqueo:

LA HABANA. — El deporte es otra víctima recurrente de la guerra económica con que hace medio siglo Estados Unidos intenta asfixiar a Cuba, pese al continuo y mayoritario rechazo de la comunidad internacional.

Esa política dificulta las relaciones directas con diversas instituciones internacionales y obstaculiza la participación cubana en torneos de primer nivel en Estados Unidos, expresa un reporte del INDER. Además, la extraterritorialidad de medidas como la Ley Helms-Burton encarece el acceso al financiamiento externo, limita y entorpece la adquisición de recursos.

Por ejemplo, los colchones del salto con pértiga fabricados por la firma estadounidense NORDIC, nuestro país no puede adquirirlos directamente y las pértigas Ucspirit de 155 a 185 kilogramos rondan los 549 dólares en Estados Unidos, pero Cuba las compra a 784, mediante operaciones triangulares y gravadas.

Para encontrar un proveedor emergente, las autoridades deportivas de la Isla tuvieron que recurrir a terceras personas y países, lo cual elevó el costo en concepto de fletes. No solo los pertiguistas sufren las consecuencias del bloqueo estadounidense, otras disciplinas perjudicadas son el béisbol, tiro con arco, softbol, tenis, natación y polo acuático.

Desde mayo del 2011 hasta abril del 2012 solo fue posible realizar operaciones comerciales para tiro con arco y atletismo, muchas veces pagando hasta un 70 % por encima de su valor original. Otros artículos estadounidenses cuya compra se dificulta son los bates Louisville, Wilson y Xbat; los guantes, mascotas y caretas Rawlings, las trusas Speedo y las empuñaduras Hoyt del tiro con arco. Amén de su elevada calidad, tales implementos en muchas ocasiones son normados de uso obligatorio por las federaciones internacionales de sus respectivas disciplinas.

Según datos suministrados por el INDER, el bloqueo arreciado por Washington generó perjuicios económicos superiores al millón 700 mil dólares el pasado año. (PL)

Tomado del periódico Granma. 27/9/2012

Política

RAFAEL BLANCO ESTERA, EL RENOVADOR DE LAS ARTES PLÁSTICAS CUBANA.



El artista plástico más innovador de este período fue Rafael Blanco Estera (1885-1955), quien ha conseguido con sus dibujos una original forma de expresión. Como dibujante que parte de la caricatura pero que no se queda en ella. En su obra hay un reflejo de lo cubano, más allá del costumbrismo decimonónico, con una visión social y estética que no se había alcanzado en las artes plásticas de la isla. En sus dibujos está presente el humor, a veces burlesco y satírico. Algunos críticos opinan que es un impresionista que dibuja lo que ve y lo que siente, sin complacencia, sin engañarse con intenciones de bondad en una obra que galvaniza el entendimiento.[1] Sus dibujos se caracterizan por la economía de líneas y están llamados a decir algo, en tanto el color tiende a resaltar las intenciones del artista.

Blanco estudió pintura en la Academia San Alejandro y fue un asiduo colaborador de la prensa de la época con sus caricaturas y dibujos humorísticos de un costumbrismo ácido y de compromiso político. Expone en el Ateneo de La Habana y en la Academia de Artes y Letras, y participa en los salones convocados por la Asociación de Pintores y Escultores. En 1918 recibe ayuda económica del estado para realizar estudios en Nueva York; pasando luego una estancia en México.

Trabajando la sátira, Blanco se manifiesta como seguidor de la obra de Francisco de Goya, William Hogarth y Honore Daumier. Es un precursor casi desconocido de las renovaciones que se gestan en las artes plásticas de la isla, su aparición en el ámbito habanero coincide con la renovación que está ocurriendo en el dibujo comercial dentro del país.

Su exposición personal en el Ateneo y Círculo de La Habana, en 1912, fue un suceso cultural que marcó el preludio renovador de las artes plásticas cubanas, su amplia producción artística que abarca pintura, dibujo humorístico y caricatura se caracteriza por la crítica aguda e intensa del contexto social cubano de estas dos primeras décadas del siglo XX. Su signo distintivo la frescura de su obra que preludia los cambios que en artes plásticas se producirán en la segunda mitad de los años veinte.

Sus dibujos marcan un giro en el género en el ámbito nacional: escuetos, sobrios, con mucha intensidad y economía de elementos, en el que “(…) el toque del pincel recuerda la nerviosa maestría de los pintores calígrafos de China”[2]


[1] Loló de la Torriente: Imagen en dos tiempos.

[2] Jorge Rigol: “Apuntes sobre la pintura y el grabado en Cuba”. La Habana, 1973

Cultura

PREMIO MEDALLA DE ORO PARA CASA DE LA DIVERSIDAD CULTURAL DE CAMAGÜEY


El Centro Histórico de la ciudad de Camagüey está declarado por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad, categoría que le fue conferida por el nivel de conservación de su patrimonio urbano, desde su declaración y con la creación de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey, se ha desarrollado un amplio programa de restauración y reanimación de este importante centro urbano, con sus características únicas de calles laberínticas, buen número de iglesias y un gran inventario de edificaciones urbanas que hablan del desarrollo social y cultural de la señorial villa principeña.

Traigo el artículo de Yahily Hernández Porto muy ilustrativo del quehacer de esta institución patrimonial para rescatar estas edificaciones y en especial referida al premio recibido por la calidad lograda en esta hermosa edificación:


Yahily Hernández Porto

CAMAGÜEY.— La Casa de la Diversidad Cultural  de esta ciudad obtuvo el premio Medalla de Oro, que otorga la Sociedad de Arquitectura de la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba, por ser la obra de mayor calidad integral presentada en el VIII Salón de Arquitectura, desarrollado en 2011.

La edificación, en la calle Cisneros número 169, en uno de los laterales del céntrico e histórico Parque Agramonte, fue sometida a una restauración capital, considerada como una de las más exigentes que ha acometido la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey.

La joven arquitecta Yaxely González Carmenates, merecedora del galardón, quien estuvo al frente de la investigación científica y de campo y de la intervención constructiva, precisó que el inmueble se destaca entre los que integran el centro histórico agramontino por los marcados y auténticos valores arquitectónicos, artísticos y culturales que en él se establecen.

«Estilísticamente responde a un ecléctico de marcada influencia catalana, que posee en su fachada cuatro arcos de medio punto y cinco pilastras corridas que forman cuerpos profusamente decorados», explicó la también máster en Ciencias y Conservación en Centros Históricos y Rehabilitación del Patrimonio edificado.

Uno de sus rasgos distintivos es que la morada perteneció a Aurelia Castillo, importante poetisa camagüeyana de finales del siglo XVIII.

La arquitecta precisó que a pesar de su historia, no fue hasta inicios del siglo XX que la edificación adquirió su actual construcción, «pues el hacendado Ramón Rovirosa Guerrero, su nuevo dueño, le encargó al maestro de obra catalán Miguel Perullas dicha responsabilidad».

Añadió que la propuesta para su actual función se fundamentó esencialmente en la compatibilidad del edificio con su nuevo uso. «Así surgió el Centro para el estudio y promoción de los rasgos distintivos de los diversos grupos culturales que influyeron en la conformación de la identidad de Camagüey».

Según la especialista, la restauración de esta emblemática edificación exigió la recuperación de la tipología del edificio. Ello permitió eliminar los elementos añadidos que desvalorizaban la armonía del conjunto, y la reparación y restitución de los diversos elementos arquitectónicos y decorativos con características similares a los originales.

Tomado del periódico Juventud Rebelde 25/9/2012

Cultura

ANNA PAVLOVA BAILA EN CUBA


Cuando la Primera Guerra Mundial estalló en Europa, la cultura tuvo que hacerse a un lado para dar paso a los cañones, mientras sus artistas buscaban lugares más tranquilos para enseñar su arte, fue en esta coyuntura que los cubanos de principios del siglo XX pudieron disfrutar del arte de las puntas y los giros de mariposa de la bailarina rusa Anna Pavlova (1882-1931) quien debutó en La Habana el 13 de marzo de 1915 con su compañía de “Bailes Rusos de Anna Pavlova” en la que sobresalían además su compañero de baile Alexandr Volinine y las jóvenes bailarinas Plaskowiska y Svirskaia, la presentación fue en el teatro habanero “Pairet” en una temporada de catorces funciones en los que presentó un programa hecho para  resaltar el talento de la gran bailarina y su cuerpo de baile, pero que no era muy exigente en cuanto al repertorio.

“Cuando danzas, cuando vagas, cuando giras, ¿desciendes a la tierra o te elevas de ella? Nadie puede decirlo. Tu dominio es el aire. Tú misma eres el aire, porque, como el ambiente, transmites a las almas el perfume, la luz y la armonía. Desciendes a la tierra porque nos traes un poco de la gracia del cielo, de su impalpable encanto. Asciendes de la tierra porque la purificas e idealizas con tu arte que es idea y es pureza”. (Federico Uhrbach, El Fígaro)[1]

Su éxito la llevó hasta a los teatros, “Luisa Martínez Casado” de Cienfuegos y “Sauto” de Matanzas, para continuar luego gira  por América.

Dos años después, febrero de 1917, regresa la golondrina rusa esta vez en temporada en el Teatro Nacional[2], entre el 8 de febrero y el 3 de marzo, trae un repertorio con mayor cantidad de ballet reconocido: “Coppelia”, “La flauta mágica”, “Las Ondinas”, entre otros, junto a los imprescindibles solos de ella.

Su tercera temporada habanera será desde diciembre de 1918 hasta principios de 1919, venía acompañada esta vez por una compañía de óperas por lo que interpretó los bailables de las óperas “Aida” y “La Gioconda”, junto a su repertorio habitual que incluyó esta vez su inigualable versión de “La bella durmiente”.

El selecto público habanero que vio a la gran bailarina rusa no olvidó su maestría y sentó en el recuerdo la belleza del baile en punta que llevaría un tiempo después a que la enseñanza del ballet llegara a Cuba por el entusiasmo de estas personas y el magisterio de la escuela rusa del ballet.

Nota: Para más detalle invito a mis amigos a leer el hermoso trabajo de Josefina Ortega en La Jiribilla Digital


[1] Citado por Josefina Ortega, “Cuando Anna Pavlova bailó en Cuba”. La Jiribilla digital. http://www.lajiribilla.co.cu

[2]En la actualidad Gran Teatro de La Habana “Federico García Lorca”

Foto tomada de internet

Cultura

LUIS CASAS ROMERO Y LA DIFUSIÓN DE LA MÚSICA CUBANA


Pianola steinway de 1919 (foto tomada de internet)

La reproducción de música para su difusión en un esfuerzo que tiene desde finales del siglo XIX sus momentos de despegue con la invención de diversos sistemas para reproducir la música y la voz hablada y cantada. Una de estas formas de difundir música fue la pianola de rollo[1] que fueron llegando a Cuba desde los Estados Unidos, a principios del siglo XX, primero mecánicas y luego electromecánicas.

La difusión de esta forma de reproducir la música está unida al compositor y músico cubano Luis Casas Romero quien se interesó por la fabricación de estos rollos perforados para música, que en principio se importaban de los Estados Unidos con música de ese país.

El primer intento por fabricar los rollos en Cuba fue del músico y compositor Francisco (Tata) Pereira quien en 1914 instala una fábrica manual de rollos para pianolas en La Habana. El estallido de la Primera Guerra Mundial frenó este esfuerzo y aunque hubo varios intentos posteriores que involucraron a músicos cubanos como Laureano Fuente y Ernesto Lecuona, será Casas Romero quien creará en 1918  una nueva fábrica de rollos para pianolas, con música cubana y que tuvo tanto éxito en su momento que la firma norteamericana QRS contrató con él la producción de rollos de música a partir de matrices entregadas por ellos, para su difusión en Cuba.

El método utilizado en el taller de Luis Casa Romero se llamó “Rollo Autógrafo”, el cual consistía en que el pianista –muchas veces el autor- ejecutara la obra en la pianola y esta iba perforando el rollo matriz de papel que era utilizado luego para hacer las copias con la perforadora eléctrica que hacía 16 copias por vez.

Entre los compositores cubanos que colaboraron con Luis Casas Romero en esta empresa de divulgación de la música nacional, estuvieron Ernesto Lecuona, Jaime Prats, Moisés Simons y Nilo Menéndez, entre otros.


[1]La pianola era un instrumento que “lee” las perforaciones realizadas en unos rollos de papel y, por medio de un mecanismo similar al de las cajas de música, convertía estas perforaciones en notas musicales.

Cultura

EL BLOQUEO ECONÓMICO, UNA CRUEL REALIDAD EN CUBA


Muchas veces al hablar de temas cubanos y de las grandes dificultades económicas que atraviesa el país, muchos, tanto dentro como fuera, minimizan el peso que en estas dificultades tienen la política de asedio económico que el gobierno de los Estados Unidos mantiene contra Cuba desde hace más de cincuenta años.

El pretexto para tal actitud es considerar al gobierno cubano, un estado terrorista, incumplidor con los derechos humanos de sus ciudadanos y la exigencia de regreso al sistema capitalista y devolución de propiedades a la burguesía cubana y a los empresarios estadounidenses. Esa es la base del BLOQUEO, que no es solo una política de cierre del mercado norteamericano a los cubanos, sino persecución a terceros por negociar con la isla rebelde, multarlos con fariseaicos motivos y hacer todo lo posible por desestabilizar al Estado Cubano, que no será perfecto, pero es el que nos hemos dado la mayoría de los que vivimos en esta isla.

Cuba persiste en denunciar esta política y por ello el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba presentó su informe «Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba» para ser discutido una vez más por la Asamblea General de las Naciones Unidos y aprobado, una y otra vez por la inmensa mayoría de las naciones del mundo. Estados Unidos persiste en argumentar que esto es un diferendo bilateral entre Cuba y ellos, ¿será que Cuba forma parte de Estados Unidos y los cubanos no nos hemos esterado?

Aquí les agrego un reporte de la periodista Aida Calviac Mora del periódico Granma, sobre la comparecencia del Canciller Cubano, Bruno Rodríguez Padilla:

«EL BLOQUEO DE ESTADOS UNIDOS CONTRA CUBA ES UNA CARGA ABRUMADORA»

«El bloqueo aplicado por Estados Unidos contra Cuba durante más de medio siglo clasifica como una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos, y ha dejado un daño invaluable en el país por su impacto en los sectores más sensibles, aseguró este jueves el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla.

«En la presentación del informe Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba, el Canciller fustigó esa política de Washington que constituye un instrumento de carácter coercitivo, ilegal, obsoleto y propio de la guerra fría.

«”Los daños acumulados por más de 50 años por la aplicación del bloqueo a Cuba ascienden hasta el año 2011 a un millón de millones de dólares. Para una economía pequeña como la cubana es una carga abrumadora”, denunció. “La cifra es calculada de manera rigurosa y conservadora sobre la base de la depreciación del dólar respecto al oro, a precios corrientes supera los 100 mil millones de dólares”, dijo.

«Durante la presentación simultánea con la misión permanente de Cuba ante las Naciones Unidas, en Nueva York, el jefe de la diplomacia cubana señaló que el bloqueo provoca sufrimientos, carencias y dificultades que alcanzan a cada familia, niño, mujer y anciano cubanos, y es el principal obstáculo para el desarrollo socioeconómico.

«El cerco afecta el acceso a materias primas, alimentos y medicamentos, algo que las convenciones humanitarias prohíben incluso, en tiempo de guerra.

«El Canciller puntualizó además que durante el gobierno de Barack Obama se ha intensificado esa política hostil, con el aumento de las presiones contra otros países para que suspendan sus negocios con la mayor de las Antillas y la persecución a las transacciones financieras internacionales.

«Al enumerar las ventajas para Washington de levantar la medida, Rodríguez Parrilla mencionó que permitiría a Estados Unidos articular una nueva política creíble hacia América Latina y el Caribe, cuyas naciones han expresado unánimemente su oposición al bloqueo; tendría credibilidad en materia de lucha de Derechos Humanos y dejaría de violar las libertades civiles y derechos constitucionales de los norteamericanos, que para viajar a La Habana necesitan licencias especiales.

«Esa política no funciona para que la Casa Blanca avance en su propósito de cambio de régimen en nuestro país y es también un instrumento que lesiona los intereses de aquel pueblo, expuso.

«”El gobierno de Estados Unidos tiene razones de respeto a su propio pueblo para levantar el bloqueo, que es un instrumento ilegal de abuso de poder que no funciona y es también un instrumento que lesiona los intereses del pueblo norteamericano”, apuntó.

«En ese sentido aseveró que Obama tiene todas las facultades constitucionales que le permitirían introducir modificaciones sustanciales a la aplicación del bloqueo, incluso sin necesidad de decisiones legislativas.

«No obstante, significó que Cuba seguirá desarrollándose en el plano económico y social, lo que reclamará el trabajo duro de todos los cubanos, pero no renunciará ni a su independencia, ni a su soberanía, ni a su desarrollo. »

Aida Calviac Mora

periódico Granma, 21/9/2012

Opinión, Política

LA CULTURA CUBANA, SUS DILEMAS Y FORTALEZAS


La Jungla. Wilfredo Lam

“Injértese en nuestras repúblicas el mundo;

pero el tronco ha de ser el de nuestras repúblicas”

José Martí

En su célebre ensayo “Nuestra América” aparecido en enero de 1889 están estas palabras que resume con certeza su concepción de cultura partiendo del mantenimiento de aquellos elementos que la hace auténtica y única aunque en interacción constante con el resto del acervo cultural humano.

Recordemos que “Nuestra América” fue escrito por José Martí a modo de resumen de sus ideas sobre el neurálgico tema de la identidad latinoamericana en momentos en que se cernía sobre los pueblos de esta parte del mundo los peligros de anexión y absorción cultural por las grandes potencias capitalistas, incluyendo a los Estados Unidos, por entonces un paradigma para la intelectualidad y la gente con poder que veían en esa nación vecina el modelo a seguir, el ideal de nación y la posibilidad de igualárseles.

Frente a ese mimetismo surge la palabra de José Martí advertidora y valiente para reivindicar todos aquellos elementos autóctonos que hacen diferentes a estas naciones de origen latino con fuertes elementos mestizos y una cultura ancestral que tiene su base en las naciones originarias que estaban aquí antes de la conquista.

Era una frase que incluían también a Cuba, aún colonia cuando él escribe esta obra, pero con un pueblo que ya se reconoce otro frente a la metrópoli colonial, España; el pueblo cubano ya ha vivido un largo trecho forjador de su nacionalidad transcultural de más de tres siglo por entonces; que se ha levantado por su independencia y ha hecho una reafirmación de su cultura que se funde con elementos que ya le serán imperecederos: la libertad y el antimperialismos.

Toca a José Martí el reconocimiento pleno de la madurez cultural de su pueblo, reconocerlo en toda su plenitud en los relatos de su emigración revolucionaria que cuenta con orgullo los avatares de la “Guerra Grande”, canta sus canciones, añora sus paisaje, mientras espera el reinicio de la contienda por la independencia para incorporarse a la tarea de hacer libre a su nación.

Él mismo es fruto de esta cultura criolla madura y en transito de cubanía, educado por maestros cubanos que están orgulloso de serlos, que enseñan una literatura nacional que ya ha dado frutos de calidad y poetas como José María Heredia, Plácido, Zenea y otros muchos que primero se reconocieron en el paisaje cubano y luego fueron encontrando sus huellas en el pueblo y la isla que los vio nacer.

Ese es el pueblo cubano que conoce José Martí, al que llama a la unidad y el sacrificio no solo para lograr su independencia de España sino impedir su anexión a los Estados Unidos, esa era para él la mayor obra de este pueblo noble, trabajador y revolucionario.

La muerte de Martí fue una gran pérdida para su pueblo, su prédica vehemente y su ejemplo de vida sirvió de lección para las generaciones de cubanos que en la República se dieron a la tarea de hacer la patria, completando el ideario abarcador del Maestro, luchando contra politiqueros y anexionistas de toda laya que resumieron la cubanía en varios elementos estereotipados y serviles: rumba, mulata y ron; playa, juego y paisaje; vendidos como slogan para turistas.

Cuba era mucho más y la fragua de lo nacional siguió el derrotero martiano: en medio de la frustración y la rebeldía, el pueblo cubano forjó una cultura de resistencia que soñaba en versos de Guillén, pinta en la trasparencias de Carlos Enrique y la mulatez de Wilfredo Lam, canta en los sones y las rumbas de cualquier barrio, se permite el hermetismo creador del Grupo Orígenes, hace teatro con Paco Alfonso y Piñeras y se vuelve compromiso político en Villena, Marinello, Carpentier, Carlos Rafael, Raúl Gómez García, para ir forjando con todos ese tronco fecundo de la cultura cubana al que constantemente se inserta el mundo, para bien.

La Revolución Cubana triunfante el primero de enero de 1959, encuentra una cultura nacional madura y activa, fecunda y representativa, que saluda el cambio y se une a él, acepta el reto y nuevas savias que vienen de lugares disímiles. Fue necesario aceptar el reto de alfabetizar un pueblo, de masificar cultura y vestir el arte de campesino y obrero para fecundar el árbol de lo cubano, sin olvidar que el reto era “…injertar en nuestras repúblicas el mundo” fuera cual fuera el mundo y nuevas formas de ver la cultura y el arte llegaron en medio de las transformaciones y la cultura cubana creció, asimiló la savia nueva y Martí siguió diciéndonos “…pero el tronco ha de ser el de nuestras repúblicas”

Un pueblo crecido en estos cincuenta años de Revolución, ha consolidado una cultura donde “el ejercicio de la soberanía nacional es la mejor escuela del espíritu, y del alma de un pueblo, el único medio de mantener despiertas sus virtudes cardinales.”[1]

Donde puede considerarse que la cultura es una “… estructura asimiladora que digiere materiales extraños y que evolucionan sin perder por ello la conciencia de su identidad. Esa asimilación le enriquece y no puede afectar a su destino.”[2]

Estas palabras escritas casi cien años después de la frase de José Martí, tienen el mismo objetivo de destacar la importancia de mantener las raíces de todas formación cultural como único modo de sobrevivir a los intentos hegemonistas de las culturas dominantes del primer mundo dueñas de los medios de comunicación y por ello vendedoras de modelos para los países de “menor desarrollo” cultural

La vigencia de esta frase cobra fuerza mucho mayor en época de “globalización”, “aldea global”, “Mass Cultural” y todo intento de la maquinaria desculturadora del capitalismo moderno empeñado en hacer una versión sintetizada y sin grandes problemas de la cultura humana en general y de las diversas variantes de la misma según las experiencias de cada grupo humano.

La Revolución Cubana que ya cumple cincuenta y un años, como obra y continuidad histórica de las luchas y el pensamiento de José Martí basa su política cultural en este dilema de intercambio cultural que desde el siglo XIX nos plantea Martí, no para dar la espalda al mundo sino intercambiar con él, asimilar y dar, crecer en la fusión pero teniendo bien claro cuales son las raíces que deben prevalecer para conservar la identidad de una cultura, hija ella misma del intercambio pero rica en peculiaridades que le dan signo de otredad y fuerza.

La Revolución Cubana creó la oportunidad de desarrollo para la cultura nacional al incentivar a todos los creadores, priorizando la educación de un pueblo capaz de disfrutar del arte y la cultura auténtico, teniendo como máxima el hecho cierto de que toda la cultura puede ser popular siempre que se auténtica, refleje el sentir de los seres humanos y no se separe de las bases culturales que le dieron origen.

Otro principio básico para toda cultura revolucionaria está centrado en el hecho de que la cultura está en constante cambio que ese proceso de “fusión” del que tanto se habla en la actualidad en algo inherente a las culturas nacionales en constante interacción unas con otras, para enriquecerse y salir fortalecidas, ese fenómeno es el que recoge José Martí en ese ensayo fundacional que es Nuestra América, donde no se habla de chovinismo, ni nacionalismos estrechos, sino de culturas en constante fusión para dar lugar a otros fenómenos nuevos en el ámbito del arte, la literatura y la vida y que solo el tiempo y el pueblo al que va dirigido avalará con su aceptación y desarrollo.

Otro cubano imprescindible, Fernando Ortiz, no por gusto llamado el tercer descubridor de Cuba, devela este fenómeno de fusión cultural que ha llevado al pueblo cubano al desarrollo de una cultura mestiza de muchos componentes, pero donde se destacan dos grandes conglomerados culturales: los de origen ibéricos, venidos con los conquistadores y los de origen africanos, mezclados a fuerza de dolor e incomprensiones a lo largo del desarrollo de una economía plantacionista que tuvo al esclavo africano como principal mano de obra.

A este proceso de “transculturación”[3] Fernando Ortiz lo comparó con el famoso “ajiaco cubano” al qué constantemente se le está añadiendo un nuevo condimento y ¿qué es este proceso sino el mismo al que José Martí se refiere en la frase que encabeza este trabajo, solo que para Martí esto se completa con un componente ideológico fundamental, la defensa de la autenticidad para mantener la soberanía y la libertad, por eso “el tronco ha de ser el de nuestras repúblicas”, lo cual tiene una vigencia primordial en este siglo XXI en el que se proclama la creación de una sola cultura universal, basada en el consumo de productos culturales, “fáciles de consumir” por todos y alienadores de la condición humana, rica, compleja y en constante desarrollo.


[1]“Los tres pilares de la identidad cultural” Por Cheikh Anta Diop” en Revista UNESCO Nº 5/6 1986

[2] Ídem

[3] Concepto acuñado por Fernando Ortiz para referirse a este constante intercambio y fusión de culturas y aparecido por primera vez en 1940 en su obra “Contrapunteo del tabaco y el azúcar”

Cultura

GRANDES AMIGOS, GRANDES SORPRESAS


Entre amigos y colaboradores

Este vuelve a ser un mensaje personal, cada uno de los que lea el mismo, sienta que es para él o ella estas palabras:

Leo sus mensajes, aunque están en inglés, me valgo del traductor automático y trato de adivinar más que de leer lo que me quieren decir, nada más disparatado que leer de esta forma. Los agradezco y trato de seguir cumpliendo la línea de información que me tracé desde un inicio, dar a conocer la historia, la cultura, las costumbres y la gente de esta isla larga y estrecha con una historia muy hermosa, gente muy noble y un enemigo muy grande que no nos perdona el ser distinto: intolerancia de estado y alianza entre poderosos.

Hay algo que algunos me repiten y trato de entender y es el hecho de que escriba de forma objetiva, de varios temas, muchos me dicen que si soy yo (¿?).

Por nada del mundo le faltaría el respeto a mis lectores, cuando no es mía la idea, la cito, o lo pongo íntegro, creo que esta gran voz social que tenemos los cubanos tiene que escucharse.

Otros me hablan de ser un gran escritor, eso lo dicen ustedes, mi pretensión es servir y lo mejor que pueda, mi ficha técnica la repito por si alguno no la ha leído en mi Blog.

Ramón Guerra Díaz, tengo 61 años (eso no lo digo muchas veces), soy licenciado en pedagogía e historia (esto lo digo en menos ocasiones), lo que más me interesa es conversar y conocer a las personas. Soy investigador, conferencista, escribo (a nadie le ha interesado publicarme), por suerte estoy a diario en contacto con la gente (trabajo en el museo más conocido de Cuba, el Museo Casa Natal de José Martí), estoy es facebook, soy un poco vago para los intercambios sociales y por sobre todas las cosas AMO LO QUE HAGO Y HAGO LO QUE AMO, esa es mi divisa.

Opinión
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda