Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

José Martí contra Herbert Spencer (1)



“La futura esclavitud” es un artículo de José Martí, publicado en abril de 1884 en la revista La América de Nueva York, el mismo es un agudo comentario del Apóstol acerca del ensayo homónimo escrito por el filósofo y sociólogo inglés Herbert Spencer.[1]

De forma minuciosa Martí desmonta el escrito para analizarlo párrafo a párrafo, en un ejercicio que denota cuanto le interesó. El tema central de este ensayo está enfocado en el estudio de las consecuencias de la aplicación de medidas de beneficio social para las clases humildes en la Inglaterra librecambista de fines del siglo XIX en la que predominaba un clima de inquietudes sociales por las enormes desigualdades de la sociedad capitalista que margina a buena parte de la población.

Spencer hace fuertes críticas a los socialdemócratas ingleses porque con estas medidas, según su parecer, estimulan la vagancia, al sostener a una población sin recursos, y asegura, que tal proceder llevará a la formación de un estado basado en un ejército de funcionarios, para controlar y distribuir aquellos beneficios y por ende frenando el libre desarrollo del capitalismo.

Los juicios de Martí son breves pero esclarecedores y a lo largo del artículo muestra más desacuerdos que acuerdos con las ideas del inglés.

En su ensayo Spencer se pregunta, “¿por qué presentamos este cambio como esclavitud futura?[2] - su respuesta es clara- “todo socialismo implica esclavitud[3] , tal pregunta y su respuesta están dadas por las reformas que el Parlamento inglés de esa época había aprobado para mejorar las condiciones de vida de la población más pobre.

Esta herejía, según Spencer, contribuía a implanta la “esclavitud social”, porque la comunidad se apropia de parte de las ganancias de los capitalistas para sostener estas reformas y eso para él era “esclavitud”.

“Si, sin posible opción, ha de trabajar para la sociedad y recibe del fondo común una parte, en este caso llega a ser esclavo de la sociedad. La organización socialista necesita una esclavitud de esta clase, y hacia tal esclavitud nos están conduciendo muchas medidas recientes y aún más, otras por las que se aboga”[4]

El comentario de José Martí desde sus inicios sitúa su posición:”Esa futura esclavitud, que a manera de ciudadano griego que contaba para poco con la gente baja, estudia Spencer, es el socialismo”[5]. Delimita la posición elitista del inglés como en las polis griegas donde poco cuenta el demos con la “gente baja” y redondea su idea al final del párrafo: “Quién no comulga en el altar de los hombres, es justamente desconocido por ellos”[6]

En el segundo párrafo, antes de entrar a explicar los argumentos de Spencer de cómo el socialismo devendría en la “futura esclavitud”, Martí expone su criterio bien claro:

“¿Cómo vendrá a ser el socialismo, ni cómo éste ha de ser una nueva esclavitud? Juzga Spencer como victorias crecientes de la idea socialista, y concesiones débiles de los buscadores de popularidad, esa nobilísima tendencia, precisamente para hacer innecesario el socialismo, nacida de todos los pensadores generosos que ven como el justo descontento de las clases llanas les lleva a desear mejoras radicales y violentas, y no hallan más modo natural de curar el daño de raíz que quitar motivo al descontento. Pero esto ha de hacerse de manera que no se trueque el alivio de los pobres en fomento de los holgazanes; y a esto sí hay que encaminar las leyes que tratan del alivio, y no a dejar a la gente humilde con todas sus razones de revuelta.”[7]

El contestatario joven periodista cubano dedica el tercer párrafo de su artículo a exponer los argumentos de Spencer para estar en contra de las medidas sociales que favorecen a los pobres, que él llama creadoras de holgazanes, culpándolos de su pobreza; en las líneas finales del párrafo está la opinión del Maestro: “(…) como si el nobilísimo y sensato deseo de dar a los pobres casa limpia, que sanea a la par el cuerpo y la mente, no hubiera nacido en los rangos mismos de la gente culta, sin la idea indigna de cortejar voluntades populares; y como si esa otra tentativa de dar los ferrocarriles al Estado no tuviera, con varios inconvenientes, altos fines moralizadores; tales como el de ir dando de baja los juegos corruptores de la bolsa, y no fuese alimentada en diversos países, a un mismo tiempo, entre gente que no andan por cierto en tabernas ni tugurios.”[8]

Estas conclusiones del Apóstol debieran bastarle a los tergiversadores de su pensamiento para convencerlos en que su posición es junto a los “pobres de la tierra” y de apoyo a todo cuanto le beneficie.

En el cuarto párrafo sigue analizando los argumentos de Spencer, tratando el aspecto de la elevación de los impuestos en la medida que se aumentan las prestaciones a los pobres lo cual, según el analista inglés, era la causa de que los pobres vivan sin trabajar.

El quinto párrafo le sirve a Spencer para introducir su tesis fundamental, el crecimiento de un estado burocrático y distribuidor de recursos para los más pobres que crecerá constantemente hasta paralizar la iniciativa individual de la sociedad y con ella “esclavizar” a todos los ciudadanos. Martí comenta estos argumentos y plantea que el inglés tiene en parte razón “(…)pero esto viene de que se quieren legislar las formas del mal, y curarlo en sus manifestaciones; cuando en lo que hay que curarlo es en su base, la cual está en el enlodamiento, agusanamiento y podredumbre en que viven las gentes bajas de las grandes poblaciones, y de cuya miseria(…)pueden sin duda ayudar mucho a sacarles las casas limpias, artísticas, luminosas y aireadas que con razón se trata de dar a los trabajadores, por cuanto el espíritu humano tiene tendencia natural a la bondad y a la cultura, y en presencia de lo alto, se alza, y en la de lo limpio, se limpia. A más que, con dar casas baratas a los pobres, tratase sólo de darles habitaciones buenas por el mismo precio que hoy pagan por infectas casucas.”[9]


[1] Este ensayo es uno de los cuatro trabajos recopilado y publicado en 1883 bajo el título The man versus the State (El hombre contra el Estado) de Herbert Spencer (1820-1903)

[2]http:www.antorcha.net/biblioteca_virtual/derecho/spencer.html

[3] Ídem

[4] Obras Completas de José Martí. Tomo 15:288-292

[5] Ídem

[6] Ídem

[7] Ídem

[8] Ídem

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
José Martí

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

2 respuestas a “José Martí contra Herbert Spencer (1)”
  1. ARI dice:

    ALGUIEN PUSO EN MIS MANOS EL ARTÍCULO DE JOSÉ MARTÍ SOBRE HERBERT SPENCER. NUNCA LO HABÍA LEÍDO NI SABÍA QUIEN ERA SPENCER.
    TENGO LA SUERTE DE TENER ACCESO A INTERNET. EN MI BÚSQUEDA ENCONTRÉ BASTANTE SOBRE SPENCER. LUEGO MUCHOS SITIOS DEL MUNDO QUE MUESTRAN EL ARTÍCULO MARTIANO COMO MUESTRA DE UNA POSICIÓN ANTISOCIALISTA DE MARTÍ. PERO TAMBIÉN ENCONTRÉ EL PRESENTE Y OTRO EN HTTP://WWW.LAJIRIBILLA.CO.CU/2004/N165_07/165_12.HTML.
    QUIERO TRANSMITIRLE MI AGRADECIMIENTO SUS ESCLARECEDORAS PALABRAS.
    LA OBRA MARTIANA ES GIGANTE DESARROLLADA A LO LARGO DE MUCHOS AÑOS. UNA FRASE AISLADA DE SU CONTEXTO PUEDE SERVIR PARA CONFUNDIR TAL COMO LO HACEN QUIENES PONEN EL NOMBRE DEL MAESTRO POR DELANTE DE SUS MALOS PROPÓSITOS.
    TENGO UN PEQUEÑO LIBRO ¨UN DRAMA TERRIBLE¨ EN EL QUE SE RECOPILAN LOS ARTÍCULOS DE JOSÉ MARTÍ REFERENTES A LOS SUCESOS DE CHICAGO. MARTÍ NO MUESTRA ACUERDO CON LOS OBREROS HUELGUISTAS, SIN EMBARGO, A LO LARGO DE LOS NUEVOS ARTÍCULOS, AL FINAL, YA SE PERCIBE UN CAMBIO QUE A MARTÍ HABRÁ DE HABERLE IMPACTADO, A MI PARECER, EN EL DETALLE DE LA VIUDA VIRGEN MARTÍ DEJÓ VER EL RECONOCIMIENTO DEL COMPROMISO PROFUNDO QUE TENÍAN AQUELLOS INDIVIDUOS CON UNA CAUSA QUE CONSIDERON JUSTA.

    GRACIAS POR DIVULGAR Y ESCLARECER LA PALABRA MARTIANA.

  2. Cristòbal Danilo Campos Aveillé dice:

    Formidable artèiculo



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda