Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Sentido de pertenencia


Como todas las cosas en Cuba, esta frase “sentido de pertenencia” está en boga, al menos entre la población trabajadora que pese a todos los embates de la vida, sigue siendo la mayoría.

Tener sentido de pertenencia es en primer lugar, amar lo que uno hace, tener responsabilidad ante la labor que se desempeña, estar al tanto del buen desarrollo de la actividad laboral que nos incumbe y tratar de por todos los medios que el servicio que prestamos sea bueno, de calidad, de excelencia, como es la aspiración socialista.

Tener sentido de pertenencia es tener también desarrollado ese sentido casi olvidado de que somos “dueños colectivos de todo”, porque en Cuba la propiedad es “social” en beneficio de todos y a la que todos debemos contribuir a cuidar, desarrollar y mantener en los niveles de calidad óptimos.

¡Qué bonito! Es un ideal, tal vez el máximo de la sociedad socialista, pero que el “paternalismo estatal” y el “unanimismo de barricada” han convertido en obligación automática, aplicada a conveniencia y desalentador del desarrollo del ser humano, como ser individual, con aspiraciones y sueños.

¿Cómo tener sentido de pertenencia, cuando los directores, administradores o gerentes, manejan las entidades productivas y de servicios a su pleno gusto y modo, de acuerdo a los mismos métodos con que se mueve todo el engranaje estatal, con una “dirección colectiva”. Donde están “representados” todos los “factores” (administración, partido comunista y trabajadores), donde se decide, se orienta y se exhorta, preparando adecuadamente las “asambleas de trabajadores” a la que se llevará un informe de presupuesto, gastos, ausentismo (de los trabajadores por supuesto) y alguna que otra “orientación que llega desde arriba”. Finalmente “asuntos generales”, que a veces se convierte en la verdadera asamblea, porque los trabajadores plantean sus problemas en cuanto a la calidad de las condiciones laborales, falta de insumos y problemas del colectivo que de hecho inciden en la calidad de su producción o los servicios que prestan.

Mi experiencia como trabajador es que eso, que es el “pollo del arroz con pollo”, queda casi siempre en acta, si a acaso “elevado” a los niveles superiores, que por lo general nunca dan la cara. Resultado, el desaliento, la desmovilización ideológica de la gente, la pérdida de confianza en los que supuestamente deben dirigirnos bien y la pérdida de “sentido de pertenencia”, porque no influyo, me oyen pero no me escucha y a nivel de la realidad se vive un sentido de doble moral donde predomina tristemente aquellos de, “haz lo que yo digo, no lo que yo hago”, sin hablar de la corrupción y los desvíos, parte de lo “real maravilloso” del actual proceso cubano.

El pueblo ha dejado de ser el protagonista real, solo nos queda denunciar, luchar por lo que tanto trabajo nos ha costado, pero sin atrincherarnos creyendo que tenemos la verdad absoluta, esa pertenece a la sociedad en su conjunto, ¡oigámosla!

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Opinión

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi